12 octubre 2007

LA LOGIA "OVIEDO" EN LA VIEJA RUSA...COMENTA QUE ALGO QUEDA.


La historiadora rusa Tatiana Bakunin, citada por Jean-François Var y por Valerian Obolensky, reuniendo pruebas documentales trató de reconstruir la lista de miembros de la masonería rusa desde sus comienzos hasta 1822. En su trabajo que encontramos muy a menudo rodando por internet sobre la Masonería Rusa , en un momento dado se encuentra este dato:

En diciembre de 1825 estalla contra las autoridades la asonada que después sería conocida como "revolución Decembrista". Algunos decembristas eran masones, como el coronel Batenkow, quien fuera deportado a Siberia por 30 años, pero la mayoría no. Tal el caso del más importante poeta ruso Alexander Pushkin, iniciado en la "Logia Oviedo" el 4 de mayo de 1821 bajo el rito escocés.12 Sin embargo, sus poemas le valieron el exilio, como el dedicado a Chaadaev, que finaliza diciendo: "And on the ruins of autocracy / Will inscribe our names". Es interesante destacar que esta Logia Oviedo no fue clausurada por el "ukase" de Alejandro I ya que se reconoció que su jurisdicción pertenecía a la masonería rumana.

Cuando leí esto me dio un salo el corazón y me pregunté: ¿ Que podían hacer asturianos masones en la Madre Rusia zarista en 1821; Tal vez los distintos periplos de nuestros liberales astures, les llevaron a hasta las estepas rusas, o acaso Pushkin nos había visitado y se quedó prendado de Asturias…y masones en 1821 astures...?

Todo podía ser,

Releído el libro José Fernández Sánchez sobre Viajeros Rusos por la España del Siglo XIX, nada encontré de que el poeta ruso nos hubiera visitado, y menos que los liberales asturianos, revisadas diversas obras entre ellas las de Gloria Sanz Testón sobre Los exiliados Asturianos en Inglaterra, lo hice por temor a que alguno hubiera tenido algún contacto con los rusos, y se hubiera creado una logia denominada Oviedo.

Lo cierto que tras diversas búsquedas me encontré con que Pushkin no fie iniciado en la respetable Logia Oviedo, sino en la logia OVIDIO, que es distinto. Lo que pasa es que como están fácil reproducir, pues al final siempre se repiten los mimos errores y así aparece Pushkin unido indefinidamente con Oviedo

Viene a cuento esto que escribo, porque e hace unos día me llama un Hermano que tiene otro blog MEMORIA MASONICA S para contarme que habian dicho en un programa de radio o TV del Principado, que el Comandante Ross era masón,

Pillado infraganti, me parecía que no, pues un trabajo sobre la masonería en Gijón que me ha quedado pendiente, hay un capítulo precisamente dedicado a los militares, y me sonaba alguna referencia pero de ahí que fuera masón….

Repasados los libros de Paz Sánchez sobre Militares Masones, nada se cita al respecto, busque en los archivos personales y di con el expediente de Salamanca, del cual guardo copia, junto a otros casi 1.500 expedientes de asturianos y poco dice. En el referido blog se dice algo al respecto.

Pero así nos van las cosas, unas veces por equivocación , nos encontramos con una logia Oviedo en Rusia, otras por decir que digo algo, pues se suelta a la pata la llana, pues fulanito en este caso Ross, es masón, y el dicente queda tan tranquilo; y a partir de ahí se monta la historia, acabando como ya sabemos: Zapatero es masón y todo su gobierno viste mandil en el Consejo de Ministros.

Un saludo y ya saben, que nunca hemos puesto un pica masónica en Rusia, al menos los astures.

Victor Guerra

07 octubre 2007

MASONERIA Y UNIVERSIDAD DE OVIEDO



Ahora que la Universidad de Oviedo está en la celebración de aniversarios tan longevos como prolíficos no está de más traer a colación la relación, si se quiere tangencial, de la Universidad de Oviedo y la Masonería.

No es que haya sido una relación de amor y odio, o que los hiramistas sentaran cátedra en la Universidad de Oviedo, pero sí que hubo una relación intensa no tanto entre los cátedros, que alguno hubo como veremos, sino que buena parte de los krausistas de la epóca , y más aquellos que conformaron la rama del Derecho en sus distintas disciplinas y asignaturas sí que formaron una buen caterva de masones los cuales guardan buen recuerdo de ellos (Aranburu, Posada, Altamira) y es más, algunos cuando se leen sus autobiografías y trabajos, despiden esa esencia del hiramismo, tal vez porque Masonería y krausismo en España , estuvieron tan unidos filosofía y concepto, que casi suena lo uno como lo otro.

Y esta relación de cátedros con la masonería, llegó a tal punto que a falta de documentos que confirmaran la membresía de algunos se llegó hasta tal punto que algún historiador a trabajado ese perfil paramasónico de algunos de los krausistas de la época, no tanto porque se hayan encontrado documentaciones de pertenencias, sino porque es tanta la semejanza en los planteamientos que se les ha estudiado bajo esa óptica como ha sido el caso del profesor Altamira.

Tanto es así, que para mi propio coleto tengo la idea personal de que el periplo americanista de Rafael Altamira, estuvo sustentado en base a relaciones masónicas, o que la menos están jugaron un papel importante.

Sobre mi mesilla de trabajo, están desde hace tiempo los trabajos del profesor Melón Fernández sobre “El viaje a América del Profesor Altamira”, y como no, una vieja edición d MI viaje a América, (libro de documentos) e Rafael Altamira. de 1911, con la intención de rastrear esa idea personal de la relación de la masonería y el periplo americanista de Altamira.

Lo cierto es que se amontonan por la casa libros casi concluidos, a falta de correcciones, trabajos medio empezados y atascados por falta de un viaje a Salamanca o Francia, sin dejar de citar las y mil y un lecturas que tengo pendientes, como para poder emprender ahora un trabajo sobre Masonería y la Universidad de Oviedo, pero juro que hay material, tal vez tangencia, pero lo hay; a modo de ejemplo la presencia de Melquíades Álvarez, de Tedomoiro Menéndez, y tanto otros que ya Viky Hidalgo soslayó, solo hay que cruzar nombres y relacionarlos con la Universidad: bances, Argüelles Piedra. Fernández de la Llana; Pérez de Ayala….

Y llegados al caso está la figura de D. Fermín Canella ha sido un hito importante en la historia asturiana, la cual ha sido estudiada con cierta profundidad por díscolos historiadores y catedráticos desde diversos ángulos y disciplinas, quedando en el más oscuro silencio y olvido la figura de Fermín Canella como uno de los padres de la masonería asturiana, es una de las cuestiones menos estudiada, y no es que quiera ver la mano de la masonería en todos los rincones de la historia; pero si uno profundiza en las partes oscuras de la historia, y la de la propia de la masonería asturiana de finales del siglo XIX, uno puede encontrase por poner un ejemplo con dos personajes capitales; Juan González Ríos, lagarero y abogado maliayés con residencia en Oviedo, y a Fermín Canella, cátedro y Rector de la Universidad de Oviedo, ambos miembros de las logias Nueva Luz y Luz Ovetense en las que se encuentran entre 1877 y 1881..

Los dos desde sus respectivas peculiaridades trayectorias personales constituyen los pilares básicos de la masonería en Asturias: Juan González Río por su predicamento entre los masones asturianos que llegan a poner en su memoria su nombre a una de las logias que operaron en Oviedo en el último tercio del siglo XIX, La logia Juan González Ríos que tiene una corta pero intensa visa social y política en los finales de 1.800; El abogado y miembro de la Junta del Principado Juan Ríos como expresa el epitafio del Cementerio Civil de San Salvador de Oviedo, muere en la capital ovetense y su entierro es rememorado por Clarín en su mítica “Regenta “ cuando describe el entierro de D. Santos de Barinaga.

Fermín Canella, con independencia de su estadía dentro de los talleres masónicos ovetenses, su proyección es en cierto modo trascendental, tanto por los proyectos que emprende con conocidos francmasones como Braulio Vigón, con su Academia Asturianista “La Quintana”; muy influenciada por la tesis que dan vida a la Institución de Libre Enseñanza; es de tener en cuenta su amistad con Cesar Argüelles Piedra cuya pluralidad formativa le lleva a fundar en la escolástica ciudad ovetense varias publicaciones de fuerte tendencia republicana y en cuyos ideales también le acompaña otro francamsón de origen salmantino y con residencia en Oviedo y amigo personal de D. Fermin Canella: José Alarcón Jimeno, y así se podría citar como compañeros de asiento en los bancos del taller masónico del cátedro a: Froilán Arias Cabajal o Inocencio Sela Sampil Victor Fedez. Felgueroso pertenecientes a la progresista clase industrial, Rafael Calzada o Benigno Bances, notario uno y abogado el otro a los médicos Carlos Luis Montoto, a Rafael Pumares, y a otros muchos, algunos tienen placa y sitial en el callejero ovetense...

Pero la mano de Fermín Canella, también se ve tras la figura de Rafael Altamira, ya tratado en diversos estudios como prototipo de perfil seudo-masónico, parece claro que Rafael no era masón, pero su periplo hispanoamericano tiene todas las connotaciones de ser un viaje diseñado y realizado desde los parámetros y objetivos de hermandad y fraternidad de las instituciones masónicas, este es un capítulo que está por estudiar, el periplo iberoamericano de Rafael Altamira y su relación con conocidas instituciones universitarias y culturales americanas de clara filiación masónica y con las cuales a buen seguro D. Fermín Canella estaba en contacto..

Pero la proyección de Fermín Canella y su facultad de Derecho, no se queda en el siglo XIX, la podremos rastrear en las figuras que conformaron la masonería asturiana del siglo XX en cuyas aulas de claro matiz krausista,- recordar al hilo de estas notas, la relación y las piedras esenciales que Krausse aportó a la francmasonería y de las cuales bebió la Universidad de Oviedo y sus distintos catédros- y que trasmitieron a distinguidos alumnos como José Díaz Fernández autor de la novela: EL Blocao; a Cesáreo del Valle Junco fundador del Eco de Cabranes , Cesar Alvarez Cascos abogado luarqués , Manuel Rico Avello Diputado y Ministro que puso en marcha el Orfanato Minero de Mieres; José Maldonado último presidente de la República española en el exilio cuyos restos reposaban hasta no hace mucho tiempo en el cementerio de S. Salvador de Oviedo y que hoy han pasado a la soledad del cementerio del Espín en Grao.

Y así bajo la atenta mirada de Fermín Canella se formaron hombres como Augusto Barcia, Diputado y Gran Maestre del Gran Oriente Español, Angel Menéndez Súarez Secretario General de la Federación Agrícola Asturiana y algunos más que han conformado una buena pleyade de personajes de claro matiz progresista y de un innegable amor por una tierra como Asturias.

Valgan pues estas rápidas notas como reivindicación de la faceta de un hombre como Fermín Canella, que aún tiene para los asturianos, aún a pesar de su transcendencia como persona y como Rector de la Universidad de Oviedo, cuartos que se mantienen en el extraño reino del olvido, y cuya figura merece un sitial entre los masones asturianos del siglo XIX y XX, que conformaron una importante y a veces dolorosa parte de la historia de Asturias.

Víctor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...