07 diciembre 2007

Teósofos en el Oriente de Asturias.



Aunque a los teósofos no se les puede considerar como francmasones, algunos de ellos han estado dentro de la teosofía y con notables éxitos. Los casos más reconocidos que reúnen la doble condición de masones y teósofos son el de Mario Roso de Luna, autor de la famosa novela “El misterio de los Lagos de Somiedo, y Fernando Valera, diputado Radical-Socialista, varias veces ministro en los gobiernos republicanos en el exilio.
Sobre la naturaleza de la Teosofía, de cuya doctrina se conoce más bien a una de sus divulgadoras (Mdme. Blavtsky) que la propia esencial doctrinal; los diccionarios al uso nos sitúan ante esta ambivalente filosofía como:
“Doctrina de varias sectas que, despreciando la razón y la fe, presumen de estar iluminados por la divinidad e íntimamente unidos con ella (...) Se encuentra así, como históricamente puede comprobarse, entre aquellas dos fuentes o métodos cognoscitivos. Cuando no se apoya en ellos, se convierte en vana superstición o morboso misticismo y es fruto de una exaltación religiosa sostenida por una idea confusa e imperfecta de la Divinidad. Reproduce las contradicciones del panteísmo naturalista ó idealista y en muchas ocasiones coincide totalmente con él. Por la duplicidad de elementos que encierra ha sido considerada como una religión ó como una metafísica”
Si embargo en la historia de la teosofía se distinguen distintas variedades que se van sucediendo a lo largo de su historia y que conforman dicho cuerpo doctrinal: la Neopitagórica, con Nigidio Filugo, Apolonio de Taina y el ecléctico Plutarco, que esparcen lo que se podría considerar como las semillas de la teosofía primigenia; Grecojuadaica, donde se concilia la Biblia como texto sagrado con la filosofía griega, dándole así un carácter esotérico; Gnóstica, calificada como “pandemoniun” de especulaciones teosóficas; Neoplatónica, la aspiración de las almas privilegiadas al éxtasis y toda clase de comunicaciones divinas mediante ciertos estadios de purificación e iniciación, y Renaciente, que son los primeros que reciben el nombre de teósofos entre los que se encontraban, Cornelio Agripa, Teoffastro, Paracelso, Böhme y Schelling, en conjunción con los filósofos citados, con los denominados Iluminados y ocultistas.

De las denominadas doctrinas del teosofismo, aún siendo muy extensas en contenido y en concepto, se pueden entresacar algunos puntos, que en parte fueron manejados por los teosofistas asturianos en sus respectivos cruces de correspondencia y expuestos en algunas memorias sobre sus actividades teosofistas.

En cuanto a la filosofía que practican los seguidores asturianos de la Estrella del Oriente, se incluye el esoterismo doctrinal, el cual se apoya en que sólo hay una doctrina verdadera, aunque se reviste de dos formas la exotérica y la esotérica, y en ésta última sólo podrían entrar los iniciados.

También se adscriben algunos al panteísmo, que parte de un poder divino universal del que proceden y al que se reducirán todas las cosas, sin ser esto el fiel reflejo de un dios personal (como el cristiano). Cuyo concepto se asemeja en ocasiones el (G.:.A.:.D.::U.:.), que se utiliza en la “regularidad masónica”; y cuyo proceso progresivo del universo, considerado en toda su extensión y duración, se asemeja a una serie eterna de ondas condensadas alternativamente; el proceso evolutivo del hombre, en el que se la considerada el hombre como materia-espíritu, la evolución intelectual, la reencarnación, el karma, el hombre búdico, y el ivanmukta; todo ello unido al ascetismo en sus múltiples variedades teóricas sobre el cuerpo físico , astral.

Todo éstas filosofías y conceptos fueron manejados por los teósofos españoles, que intentaron trasmitir a sus discípulos, en concreto a los asturianos a los que debía resultar extraordinariamente difícil asimilar tanto concepto y doctrina, y de ahí que frente a la dificultad de absorción intelectual y las reticencias clásicas frente a tales postulaciones, fueran considerados por sus tuteladores y maestros como “inútiles por ahora”.

La Sociedad Teósofica en España viene de la mano de los discípulos, de los personajes femeninos más singulares de la teosofía: Mdme. Blavtsky, y Annie Marie Besant. Y serán los los círculos catalanes los que puedan considerarse como los verdaderos impulsores en España de la teosofía, entre los que cabe destacar a José Xifre y a Francisco Montoliu y Togores, presidente del primer grupo teosófico que se funda en España, y que pone en marcha como órgano de expresión de La Sociedad Teosófica Española, la revista “Sophia”, que comenzó a editarse en 1893.

Los distintos grupos que se dan en España, denominados como “ramas” van a estar asentados fundamentalmente en grandes ciudades como Barcelona, Madrid, Valencia, La Coruña y Tenerife. En Asturias, su penetración se produce tardíamente, con respecto a los demás núcleos, formándose a su vez dos corrientes: el grupo Rama de Gijón”, bajo los auspicios de la Sociedad Teosófica Española) que sigue las enseñanzas de Mdme. Blavatsky) y el Rama Asturias” bajo el amparo de la Orden de la Estrella de Oriente, fundada por Annie Marie Besant, una irlandesa nacida en Inglaterra y de religión anglicana. En su vida se cruza con el anticlerical y librepensador Carlos Bradlaugh, que la llevará hacia las tendencias más ateas y revolucionarias, liderando todo un movimiento librepensador que propugnaba el ateísmo y la República como forma de gobierno. Tras sus estudios sobre espiritismo, hipnotismo y los fenómenos psíquicos, en 1911 se convierte al catolicismo y generará la orientación más característica de la teosofía, el llamado “esoterismo cristiano ”, que llega a tener consideración de religión. Así lo manifiesta uno de los miembros de la Orden de la Estrella del Oriente, secretario coordinador del Centro y Sur:
.
.Así lo parece en efecto desde el momento en que habiendo sido instituida después de una amplia difusión de la teosofía, la ciencia de las religiones, se apoya principalmente en las enseñanzas de ésta y puede no sólo ofrecer una buena base para el edificio que se haya de construir después, sino hasta ser ella misma ese edificio que se esté ya levantando como organismo de la religión futura. Su carácter, además, es esencialmente religioso, pues tiene su credo, persigue un fin espiritual y trata de vivir en intima comunión con el Gran Instructor a cuyo servicio se ha consagrado

La implantación pues del teosofismo en Asturias, o al menos de la corriente que se establece en la zona oriental, viene del hecho de que Rafael Velasco, teósofo y miembro del Rama Bilbao”, que se traslada vivir a Villahormes (Llanes), debido a su condición como representante comercial, puesto que ahora llevaría toda la zona de Asturias y Galicia.


Sus primeros movimientos en pro del teosofismo hace que haya una adhesión de ocho socios, fundando así el “Rama Asturias”, cuya fecha de constitución es la de Enero de 1925, ostentando Rafael Velasco la presidencia y José Mª Friera (destacado masón que desempeñó además el cargo de Gobernador Civil en Asturias y en Salamanca) el cargo de Secretario, a pesar de éstos apoyos no logran vertebrar una asociación importante, ni generar un volumen de actividades considerables que pudiera atraer a más adeptos. De hecho las logias masónicas asturianas se mantendrán un tanto distanciadas de tal organización, a pesar de la doble afiliación que mantienen algunos de sus miembros.

El otro núcleo local perteneciente a la Orden de la Estrella del Oriente aún tiene menos actividad, y en una memoria anual de 1923 se recogen sus múltiples problemas: la falta de una saneada economía que pudiera generar una pequeña industria impresora para poder editar sus propias publicaciones, y a ello se suma la falta de conocimientos de idiomas de los afiliados españoles, y más aún, de los asturianos, lo cual les hace imposible acceder a las múltiples obras de carácter teósofico y poder completar su formación al respecto .
Con motivo del cuarenta y nueve aniversario de la fundación de la Sociedad Teosófica, en Enero de 1925, Rafael Velasco planea constituir el “ Rama de Gijón”.

Entre los constituyentes estaban: Joaquín Velasco Corrales, Sofía Garro de Velasco, y Antonio Sánchez Paredes, y con solicitud de ingreso ya formulada y pendientes de admisión, Melquiades Abascal López de Castro (que pertenece a la logia Jovellanos 1 de Gijón, donde se le encuentra con el simbólico de “Olcott”) , José Mª Friera Jacoby (simbólico “Lamartine”, que se halla dentro de la logia Jovellanos)y del que ya se ha comentado algunos de sus cargos, Tomás Ordoñez Paredes y Modesto Alvarez-Laviada y Rodríguez, eran otros de los integrantes de dicho grupo.

Los miembros de la Orden de la Estrella de Oriente en Asturias, todos ellos están radicados en el oriente asturiano, y eran los siguientes:
Nombre y Apellidos Pueblo y Concejo

Modesto Alvarez –Laviada Rodríguez.
Naves – (Llanes)
Andrés Peláez Cueto
Hontoria ( Llanes)
Luis Ruiz Escandón
Arriondas (Parres)
Mª Josefa Cabot de Ruiz
Cofiño (Parres)
Hay, en el expediente abierto contra los teósofos asturianos, un dietario de actividades de meditación que merece la pena ver para observar el programa individual establecido para la formación, y que -según el secretario coordinador- unas orientaciones sobre dichas actividades procuraría los siguientes resultados:

1ª/ Creación de una forma mental capaz de producir y mantener en el mundo un sentimiento de expectación hacia el porvenir ante el mensaje que preconiza la Orden y que fuera a la vez una promesa para los que trabajan en pro de la humanidad y una esperanza para los que sufren. 2ª/ La construcción del carácter en los miembros, por el desarrollo de las cualidades que se consideren necesarias para poder reconocer al Maestro, cuando se halle entre nosotros . Estas formas de meditación (individual y colectiva) se practican en Madrid, pero no me atrevido a hacerlas extensivas a toda la sección por considerar que un asunto de tanta importancia como este requiere la sanción y guía de mis superiores”



[i] Este capítulo ha sido trabajado a base de los distintos expedientes que se hallan el AHNCG de Salamanca, sobre teosofía : Teo 40/2038 y en los correspondientes expedientes personales de los distintos teósofos, abiertos bajo este epígrafe.

04 diciembre 2007

QUIENES SON LOS MASONES ASTURIANOS

Aunque ya llevamos unos cuantos años transitando por el siglo XXI, todo lo relacionado con la masonería sigue llamando la atención de los españoles como si el tiempo no hubiese trascurrido. La semilla de miedo y confusión en torno a sus actividades que plantó Francisco Franco -hermano de masón y obsesionado con el tema después de que a él mismo se le hubiese negado el ingreso en la Fraternidad- prendió bien y actualmente algunos periodistas de éxito se encargan de mantener esta idea culpando a la Fraternidad de todos los males que supuestamente están acabando con España.

En esta página hemos tocado ya alguna vez este tema, pero siempre desde el punto de vista histórico, y así en su momento supimos algo del puñado de iniciados de las Cuencas que formaban parte de las logias asturianas en el siglo XIX, conocimos también los avatares del Triángulo Costa, que funcionó en la década de 1930 en Turón, y señalamos la existencia de un maestro de renombre internacional, Juan Pablo García, nacido en Mieres en 1908 y que desempeñó el cargo de gran comendador del Supremo Consejo del Grado 33.º para España entre 1972 y 1978, hasta que pasó al Oriente Eterno.

Hoy quiero acercarles al estado de esta cuestión en el presente para que vean ustedes la realidad alejada de fabulaciones y fantasías. Antes de nada deben saber que el número de masones asturianos que trabaja en la región no supera el centenar y que se encuentran divididos nada menos que en cinco obediencias distintas, cada una de ellas con su propio taller: dos en Gijón, una en Oviedo y otra con sede en Valladolid, como les explicaré más abajo; aunque resulta difícil conocer la cifra real de hermanos porque algunos se desplazan a otras regiones o se integran en logias del extranjero.

Sus diferencias estriban fundamentalmente en tres puntos: el modo de desarrollar su organización y sus ceremonias según el rito que hayan adoptado, su actitud ante el hecho religioso y la admisión o no de mujeres en las logias.

Esta cuestión, siguiendo la moda de los tiempos, ha conducido a la formación de una obediencia integrada únicamente por ellas: se trata de la Gran Logia Femenina de España, auspiciada por la obediencia francesa, que cruzó los Pirineos en 1984 y pudo abrir un taller en Barcelona en junio de 2005. Seis meses más tarde encendía sus luces en Gijón la R:. L:. Estrella del Norte en la que las francmasonas asturianas se ponían a trabajar con la ayuda de otras hermanas madrileñas y francesas.

También tiene origen galo la más conocida de las logias asturianas, la R:. L:. Rosario Acuña, constituida en el curso 2002-2003 con la confluencia de hermanos de otras obediencias, en algún caso llegados desde las Cuencas, e iniciando a otros nuevos. Depende asimismo del Gran Oriente de Francia, una obediencia que afirma contar con 50.000 miembros en todo el mundo. A pesar de que no admiten mujeres es la agrupación más abierta y en ella conviven masones más reservados con otros que hacen constante gala de su membresía en la prensa y en actos públicos.

En Asturias levanta sus columnas en el barrio gijonés de La Calzada, donde celebran unas ceremonias que presumen de estar más acordes con los nuevos tiempos; en ellas no se exige vestir traje y reconocen que se habla de política -varios de sus integrantes manifiestan su republicanismo- y de temas relacionados con la religión y la sociedad, prohibiciones que siguen manteniendo las otras logias, aunque tal y como manda el Rito Francés continúan siendo obligatorios los mandiles y collares que informan del rango de quienes los exhiben.

La última de las logias de la villa costera es también la más discreta. La R:. L:. Jovellanos, integrada en la Gran Logia de España la cual, con 150 talleres repartidos por el país, es la única obediencia nacional que reconoce la Gran Logia Unida de Inglaterra, lo que la convierte también en la única regular, aunque por supuesto a quienes siguen los otros ritos esto les trae al fresco.

Cumplen estrictamente el Rito Escocés Antiguo y Aceptado y en consecuencia también son los más tradicionales: sólo varones, con la prohibición de tratar en las ceremonias temas políticos ni religiosos, y aunque en teoría da cabida a todas las creencias y a todas las ideas que fomenten el respeto mutuo, la obligación de aceptar la existencia de lo que ellos denominan el Gran Arquitecto del Universo deja fuera a los ateos. Para hacerlo evidente, sus reuniones están presididas por una Biblia (el Corán en un país árabe o la Torá en uno judío) ¿Cuántos son? En Asturias al menos veinte, pero su hermetismo dificulta la comprobación de los datos, ¿Dónde se reúnen? Que se lo digan ellos.

Oviedo también cuenta desde hace un año con otra logia que celebra sus tenidas los últimos sábados de mes y convoca además otras reuniones con periodicidad mensual. Se trata de la R:. L:. Progreso N.º 1850, que a fecha de hoy tiene 23 iniciados y dos hermanos honorarios: Depende de una obediencia fundada en 1893 con el nombre original de Gran Logia Simbólica Escocesa Mixta de Francia: El Derecho Humano, y que pronto cambió su denominación por la de Orden Masónica Mixta Internacional Le Droit Humain-Derecho Humano, que ahora se extiende por todo el mundo. Es de carácter mixto y en ella hombres y mujeres trabajan juntos buscando su perfeccionamiento moral.

Y he dejado para el final a la Logia Indivisible N.º 51, reconocida por la Gran Logia Simbólica Española, con talleres tanto masculinos como femeninos o mixtos; en este caso es mixta y se reúne en Valladolid, a donde llegó después de tener su taller en El Entrego durante dos años; allí se fundó precisamente por la necesidad de incorporar a algunas mujeres de las Cuencas que entonces lo demandaban, cuando no existía en la región ninguna obediencia que las admitiese y ahora conviven en la capital castellana donde trabajan juntos masones de las dos comunidades.

A pesar de admitir mujeres, esta obediencia sigue igualmente el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, por lo que declara su independencia de cualquier creencia religiosa, política o social determinada, así que en sus logias también está prohibido discutir sobre estos temas, pero aquí la invocación al Gran Arquitecto del Universo se hace de manera personal, de manera que pueden aceptarla los creyentes de las diferentes religiones, los agnósticos e incluso los ateos, que la interpretan como un concepto filosófico.

La propaganda antimasónica ha querido que veamos las logias como centros de conspiración con un poder capaz de manejar leyes y gobiernos, cuando no como tapaderas de sectas satánicas o clubes de «comeniños». La verdad es que sus integrantes deben demostrar antes de ser admitidos su condición de personas libres, tolerantes y de buenas costumbres y aceptar con respeto todas las tendencias religiosas y políticas; pero por si eso fuera poco, la masonería ha hecho pública siempre que ha tenido ocasión su plena adhesión a la legalidad democrática de nuestro país, y los francmasones están obligados a defender los valores constitucionales con ejemplaridad, lo que no quiere decir que renuncien a mejorarlos.

¿Hay políticos asturianos en las logias?: pues sí; de la misma forma que encontramos profesores, abogados, médicos, prejubiladosÉ ¿Tienen influencia en la política regional? Evidentemente no, y lo mismo sucede a nivel nacional. La masonería se define como una escuela donde en la mayor paz y concordia se aprende la verdadera ciencia y se practica la virtud, y lo que busca a puerta cerrada no es otra cosa que perseguir el conocimiento de uno mismo y el crecimiento personal mediante el análisis y los símbolos; lo que no hace es elaborar listas electorales o repartir concejalías; si fuese así, en Asturias en vez de cien masones habría mil.

¿Qué interés existe en mantener su leyenda negra? Pues qué quieren que les diga, igual es un asunto que deberían resolver los psiquiatras. Empecé contándoles que el Generalísimo tuvo un hermano masón -el héroe republicano Ramón Franco-, se me olvidaba decirles que a César Vidal, uno de los escritores más empeñados en mantener la idea de la conspiración de las logias y con varios libros publicados sobre el tema, también le pasa lo mismo. Su hermano Gustavo Vidal, escritor y jurista técnico de la Administración del Estado, es también masón y no le duelen prendas cuando califica las ideas del locutor de la COPE sobre este asunto como una «gilipollez». ¡Qué cosas!

El amigo, que no Hermano, Ernesto Burgos, es el autor de este artículo

(Articulo del Diario La Nueva España (edición de las Cuencas)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...