05 enero 2008

JOVELLANOS COMO IDEAL MASÓNICO



Escribía acertadamente hace ya un tiempo Orlando Moratinos un artículo sobre la Masonería en Jovellanos” en el cual decía “que durante el siglo XVIII y XIX, los términos masón y liberal , se confunden y se entremezclan, dándose las situaciones de tal calibre como que se confundan las Sociedades Patrióticas con las logias masónicas”.

Eso es evidente que ha sido así, aunque recientes investigaciones sobre dichos siglos también están aportando nuevas dataciones como las posibles membresías masónicas de Porlier o Carlos Espinosa de los Monteros u otros ilustres asturianos.

Aunque hay que dejar claro que la atracción de la masonería por Jovellanos, tal vez provenga del su perfil de ilustrado, y hombre preocupado por la realidad circundante, que conllevó por ejemplo a que una logia de Luarca, del siglo XIX, escogiera como título distintivo del taller el nombre de Jovellanos,

Taller fundado allá sobre 1891 y en la cual trabajó masónicamente César Álvarez Cascos, pariente de nuestro ex-ministro de Fomento: Francisco Alvarez Cascos o del Alcalde Landeira.

Pero la adopción del mito y de la figura como trascendencia, va a ser adoptada por diversos masones asturianos que trabajan en los talleres asturianos de dicho siglo, que adoptan como nombre simbólico el de gran patricio gijonés “Jovellanos”.

Es una costumbre en todo iniciado como masón tome un nombre nuevo de acuerdo con su nueva condición que suele en la mayoría de los casos tener esa resonancia de acorde a la dimensión humana o ideales que se tienen por elevados. Así tenemos registrados en la masonería asturiana del siglo XIX miembros de la masonería que adoptan tal simbólico: Froilán Arias Carvajal, propietario y Venerable de la logia La Justicia de Avilés; Daniel Cerra de Amigos de la Humanidad de Gijón; Celestino Fdez de Concordia; el relojero José Gonzalez Menéndez de Luz de Luarca ; el militar José Miranda de la Juan Gonzalez Río de Oviedo y el tornero Ramón Vázquez de la logia de Trubia EL trabajo.

Realmente no son muchas las adopciones si tenemos en cuenta el número total de miembros de dicho siglo. La adopción del nombre de Jovellanos como simbólico no se queda solo en Asturias sino que se recoge por toda la hagiografía masónica incluida la latinoamericana.

En el siglo XX , tas el naufragio masónico del 98 los masones asturianos renacidos como el ave fénix vuelven a levantar columnas y su primer taller asentado en el Oriente de Gijón en 1912 va a llevar también el nombre del ilustrado pasando a ser la logia Jovellanos n° 337 del Gran Oriente Español, y más tarde, con la reorgaización en logias regionales pasará a constituirse en la n°1 de la Gran Logia Regional del Noroeste.

Este taller será posiblemente el de más peso específico tanto en cantidad como en calidad, y en el cual trabajaron hombres como el gran tribuno y reformista Melquíades Álvarez, el socialista y diputado Teodomiro Menéndez o el ácrata y maestro Eleuterio Quintanilla, pasando por el abogado comunista José Loredo, o el republicano y concejal del Ayto de Gijón José María Fombona, por citar hombres de las diversas tendencias ideológicas.

La adopción del simbólico Jovellanos por parte de los masones asturianos va ser en esta primera mitad del siglo XX, muy escasa, pues hasta la fecha solo tenemos recogidos con tal simbólico a dos hombres: al contable Celestino Glez Labayen que trabajaba en la logia López del Villar n° 14 y al comerciante José Rodríguez García de la logia Jovellanos n°1 .
Valgan pues estos datos como aportación para ir completando esos acercamientos de diversos estudiosos a la figura de Jovellanos y su adopción por la masonería.

Víctor Guerra

01 enero 2008

ALBERTO DE LERA, El GRAN MAESTRE MASONICO


Uno de los personajes más importantes de la masonería asturiana, es sin duda Alberto de Lera, pero pese a su importancia y su peso dentro de la Gran Logia Regional del Noroeste y de los Altos Grados asturianos, es como digo, uno de los más desconocidos.

Alberto de Lera , nació en Oviedo el 11 de junio de 1864, aunque casi siempre estuvo vinculado a Gijón.

Es de los primeros masones que se inician en la primeriza logia Jovellanos nº 337, él lo hace el 28 de junio de 1912; es exaltado a Compañero (2º) el 7 de Octubre del mismo año, y obtiene el grado de Maestro (3º) el 11 de Abril de 1913.

A partir de aquí entrará en los Altos Grados a cuyo primer grado el 4º llega en 3 de agosto de 1915, será toda una sucesión de exaltaciones hasta concluir en el grado máximo del REAA, el grado 33º al que accede el 12 de febrero de 1924, siendo nombrado Consejero de Supremo Consejo del Grado 33, y luego como Consejero para Asturias el 4 de Septiembre de 1918.

Pero aparte de estos grados tuvo responsabilidades como Venerable Maestro de la Logia Jovellanos desde 1915 hasta 1923, ambos inclusive, a partir de este último año será nombrado Gran Maestre de la Regional del Noroeste del Gran Oriente Español, cargo que desarrollará hasta la fecha de su muerte el 3 de Octubre de 1932

En 1930 Gijón le rinde un homenaje con motivo de aniversario como funcionario público a cuyo banquete asisten todas las clases sociales y políticas de la ciudad y la región, contando el convite con la asistencia de unos 600 invitados.

Su rango en el Ayuntamiento de Gijón en el que entra a formar parte el 5 de febrero de 1900 como Contador de Fondos municipales con un sueldo de de 3.378 pesetas, posteriormente convirtiéndose en Interventor de Fondos del Ayuntamiento con fecha del 1 de abril de 1919, y de cuya labor en tiempos de la Dictadura de Primo Rivera se le tilda como una gestión ejemplar.

En el apartado de Observaciones del libro Registro de los Funcionarios nombrados por la Comisión Municipal Permanente y el Pleno del Ayuntamiento de Gijón, se expone:

La corporación municipal en sesión del 28 de marzo de 1922 “queriendo rendir su justo homenaje a la laboriosidad y acertada gestión en el desempeño de la Contaduría Municipal, y a propuesta de la Comisión de Régimen Interior, acordó reconocer a ducho funcionario para los efectos de su jubilación y pensión, los 19 años de servicios prestados en la Diputación Provincial de Oviedo, anteriores a la toma de posesión del cargo de Contador de este Ayuntamiento. Las distintas corporaciones municipales que se han sucedido desde que el Sr. Lera viene desempeñando su cargo, han acordado los distintos votos de gracias por su gestión. Véanse las actas de 7 mayo 1907; 31 Octubre 1918; 5 y 19 Mayo de 1924 y 8 de noviembre del mimo año

Como Venerable Maestro de la logia más importante de Asturias , la Logia Jovellanos fue el Presidente de la Gran Asamblea Masónica del GOE que este celebra en Asturias en 1915.

Otra de las cuestiones muy olvidadas acerca de Alberto de Lera, es que fue el gran muñidor del reformismo de Melquiades Álvarez en Asturias, y bajo su mano los militantes reformistas y melquiadistas se incardinaron en las logias asturianas.

Se cuenta en algún sitio que tras su muerte hubo un asalto por velar su cuerpo entre masones y curas, pues a buen seguro que los Hermanos del Ilustre y Poderoso Alberto de lera, debieron querer llevarle al templo de la calle La playa y velar su cadáver en la sede de la Gran Logia Regional del Noroeste, pero su familia se debió negar a ello, por lo cual el velatorio debió ser en la casa del finado en Menéndez Valdés nº 34. Pero a la hora de llevarlo al Cementerio de Ceares, por el Paseo de Begoña, se veían dos cortejos uno cada banda del paseo, uno compuesto por los curas y católicos, y el otros por los Hermanos Masones y Republicanos.

En la prensa del momento se hace un llamamiento desde el Comité Republicano Liberal-Demócrata, desde el Círculo Melquiadista, desde la sección femenina y desde las Juventudes del Partido Republicano Liberal Demócrata a que se cauda a la conducción del cadáver, que se retrasaría unas horas para que pudiera acudir D. Melquiades Álvarez.

Así mismo la Gran Logia Regional del Noroeste, publica en diario La Prensa este suelto; " Sabed: Que habiendo pasado al Oriente Eterno el Ilustre Gran Maestro D. Alberto de Lera y Alvarez, Grado 33 y miembro del Supremo consejo de la Masonería Española. 

Esta Gran Logia ordena a todos sus componentes asistan puntualmente al acto de la conducción del cadáver para rendirle el obligado tributo de admiración y respeto.

A su memoria se levantó un taller de Altos Grados que llevó su nombre. Alberto de Lera nº 78.

Victor Guerra

30 diciembre 2007

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...