31 diciembre 2009

UN FELIZ 2010 DESDE MASONERIA EN ASTURIAS

Felicitacion -ENAMO OVIEDO

Hace ya un tiempo empecé una interesante actividad y era la de dar a conocer la realidad histórica masónica, y como no también actual  de esta región, de esa aventura queda el poso un tanto triste que se podía leer estos días atrás, o como uno puede desaparecer de las agendas de los Hermanos más cercanos en un visveo, y en cambio ser reconfortado por esas llamadas, o escritos de Hermanos que se encuentran a muchos miles de kilómetros y que reconocen la labor , el esfuerzo de estar aquí detrás ofreciendo cada semana un escrito, una reflexión, un trabajo, del cual puedo deciros me siento satisfecho.
Como satisfecho me siento de esos 13716  pacientes lectores que ha ido bajando y bajando cada 1o ó 14 días estos trabajos.
La indiferencia de algunos y hasta el desprecio de otros, que de todo hay , suponen todo un acicate para seguir entregando lo que puede llegar a todos, como son estos escritos, y esa rebeldía es la que ha hecho que por ejemplo un trabajo guardado durante años como la Masonería en Asturias y el 34 se haya puesto a disposición de todos a través de este pizarrón, es un trabajo arduo pero gratificante.
Por eso hoy cuando ya entramos en el 2010, deseo entregaros como regalo este nuevo trabajo que he coordinado desde la seriedad de que es la primera vez que  en lengua castellana  se le dedica todo una Revista al RITO FRANCES.
Un trabajo que ha sido posible gracias a la labor de unos cuantos, los escritores y estudiosos  de primer nivel que han hecho su aportación sin esperar nada a cambio, simplemente porque un Hermano Masón acudió a ellos en demanda de ayuda en pro del Rito Francés, A todos ello gracias y aquí os dejo este  regalín

 

 image

http://masonica.es/cm/revista_cm_enero_2010.pdf

A todo daros las gracias ,

Víctor GUERRA. Maestro Masón del Gran Oriente de Francia

28 diciembre 2009

HOMENAJE A UN HERMANO. En el día de los Santos Inocentes

DSCN0340
El maquiavelismo es una de las cuestiones que más pesan en la organización logial. Los grupos cerrados , las camarillas enrocadas en la luz suprema , convencidos de que de la masonería no es una escuela de formación del ciudadano, sino un largo brazo con prolongación política con mandil , que se se envuelve en ocasiones de una final y sutil maraña de lazos entretejidos para la continua perpetuación de sí mismos.
Todo ello este extraño revoltijo ha pasado factura, y por eso han de ser para todos días pesarosos , pues al final hay como una sensación de derrota, más que eso, de infinita soledad, ya que he hemos decir que se ha ido un Hermano.

Y se ha ido en medio de una tristeza inmensa no porque hubiera concluido su ciclo en un proyecto que no era el suyo, muy al contrario se ha ido porque al final de todo un proceso lleno de dudas , el último día, en el ultimo minuto, la realidad tan tozuda como siempre se mostró nítida y a la vez de forma cruda y es que uno se va solo, y no hay nadie que le acompañe hasta la puerta y le diga: Hermano esta puerta siempre estará abierta, gracias por tus desvelos, por tu entrega y por tu presencia. Ni eso hubo ese día de la despedida. Cruel si quieren, pero ello muestra un talante, una forma de actuar que llama la atención tras tanta andadura juntos.

Ese tipo de actuación es lo que algunos entienden por fraternidad , y suena paradójico leer al mismo tiempo que esto sucede entre loas a discursos y oradores, presentándolos en medio de una intima fraternidad, mientras el Hermano, al lado, aquel con el que uno se ha cruzado en debates, en tantas charlas, en tantas horas de tenida, y de embates, poniendo cara al anonimato de otros y echando sin castañuelas los arrestos necesarios para que todo fuera adelante... pues bien tras todo eso el Hermano no merece ni la mano amiga o si quieren hipócrita, el triple abrazo fraternal que tanto prodigamos en cartas y que se le niega a un Hermano, y por esos es doloroso ver alguien irse solo hundido en toda esa soledad, una soledad que además de la propia , deja lugar a otra más peligrosa la del fracaso colectivo.

Pero somos así, y a cada uno las caretas se le van cayendo como máscaras de escayola que nada sujetan sino el rictus de una vanidad controlada y controladora, que ha visto y sufrido... que ha sido aupado por todos y para todos, y que se ha quedado quieto y mudo cuando se nos va un Hermano, sin que por otra parte ninguno de los resortes logiales de la tradición hayan funcionado, ni los oficios del consenso, ni siquiera el hospitalario ha saltado como resorte. digamos que la FRATERNIDAD está de brazos caídos.

Cuando en una logia la fraternidad medieval de los operativos o la “ciudadana” de los especulativos decae hasta estos extremos esto nos indica que existe un gran cáncer está corroyendo la estructura masónica en la que nos movemos, porque si perdemos la fraternidad perdemos la esencia.

De nada nos valdrán loas a los poderoso si damos la espalda a quien trabaja con nosotros. Las ideas no pueden estar por encima de las personas, aunque en la filosofía del “Príncipe” todo vale para mantenerse y mantener la “idea” , sui idea retorciendo leyes y tradiciones, todo sirve para el fin y el proyecto , incluso ver a un Hermano doblegado por la cruel soledad de comprobar de que casi nadie le echará de menos en la bancada de los Maestros, nos faltará la voz escasa pero oportuna y lúcida que a veces tanto hiere: pero la cruda realidad es que ya no es una pieza valida en el ajedrezado de las vanidades, es prescindible en ese gran juego de caprichosos proyectos liberticidas y liberadores de corralitos con gallinas de ala cortada, está claro que en este gran juego los peones incordiantes sobran, y los lúcidos se van. Esa es la partida.

Desde esta columna Querido Hermano, siento esa soledad porque defendiste a costa de la tuya la mía, y que e yo tuviera un trozo de libertad y de espacio y de reconocimiento. Finalmente te ha costado descubrir de que todo eso se paga de forma cruel, no con el debate reñido , sino con el precio de la indiferencia que es una mala moneda en todo caso para usar en masonería.

Nadie mejor que yo habrá visto como has ido labrando tu piedra, como has ido encontrando el hueco, la arista a trabajar , y como te has ido posicionando frente a esa piedra descubriendo que la masonería al final se aleja de todo eso que nos cuentan.., para descubrir al final de todo el trayecto que uno encuentra su propia piedra con sus herramientas, y lo mejor de todo encuentra la esencia, esa que no le es revelada a los necios por mucho verbo florido que luzcan, la esencia se busca y se vive, y en ese transcurso uno se va dando cuenta que la encuentra en lo íntimo. y eso es lo que le hace a uno fuerte, incluso para decir: Me voy.

Desde la soledad del que se va solo sin un mal gruñido, haciendo bueno el refrán del no aprecio. Querido Hermano te agradezco tu lucidez y tus escuetas palabras, tan lúcidas como sólidas, y espero que de todo ello algún día saquemos una lección importante, que la fraternidad es lo último que una logia debe perder.
¡Que el mundo te sea leve ¡

Víctor Guerra MM.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...