13 noviembre 2011

MASONERIA EN GIJON SIGLO XX (ultima Entrega)


 
5. 7 El Respetable Triángulo Astúrica
En el mes de marzo de 1925 se recoge la noticia procedente del Boletín de la Gran Logia Española, que en los valles de Gijón se ha constituido un nuevo taller denominado triángulo Astúrica  supeditado o bajo los auspicios de  la Gran Logia Regional Catalana-Balear. De este taller se ignoran casi todos los datos de origen, cuadros lógicos, fechas de constitución... etc. Parece que viene de la mano de uno de los miembros de la Jovellanos que no quedaron muy complacidos con el omnipresente poder del Gran Maestre Alberto de Lera y por supuesto de la reorganización que se estaba dando en el seno de la orden en Asturias, además del matizado carácter republicano de su fundador.

Tampoco debía encontrarse muy a su gusto en un taller tan heterogéneo como el jovellanista, con lo cual emprende una medio aventura con un tal Federico Fernández, “teniendo su centro de propaganda en las sociedades republicanas, Ateneo Obrero, Asociación Náutica, Sociedad Espiritista y Sociedades Obreras”, según comenta en su acta de retractación Gervasio de la Riera.[1]

Quien pone en marcha tal proyecto es José María López Fombona. Este fue un Procurador y Secretario Judicial que nació en Gijón en 1882. De formación autodidacta y muy implicado ya desde muy joven con el Partido Republicano Federal, por cuya representación se sienta en el consistorio gijonés en 1916 como Concejal y ejerciendo como tal hasta 1920. En 1922 vuelve a ser elegido y renuncia a su cargo con la entrada de la Dictadura de Primo Rivera.

Por sus supuestas colaboraciones en las huelgas del 17, sufrió prisión en el cárcel del Coto, la cual visitaría en más de una ocasión debido a sus constantes y airadas protestas por la actuación represora de las fuerzas del orden en los conflictos obreros gijoneses.

En 1931 contribuyó a la proclamación de la República como representante de Acción Republicana de Gijón de la que fue uno de sus fundadores presidiendo además el primer Congreso Nacional, por representación de tal partido sale concejal  haciéndose cargo de la alcaldía de Gijón provisonalmente, pasando a u cargo habitual como Teniente Alcalde, (en su haber tiene el  haber organizado el Congreso Municipalista),   del cargo consistorial   es destituido en 1934 por orden del Gobernador General de Asturias. Durante la Guerra Civil organizó como funcionario de la Consejería de Sanidad la primera asistencia sanitaria y se encargó a su vez como abogado que era de la recuperación de los archivos parroquiales por parte del Gobierno del Frente Popular de Asturias. [2]

La región va cayendo en manos fascistas y Fombona huye con el resto de los masones y frentepopulistas a Francia, y realiza el clásico periplo de volver a entrar a la España republicana, para  ponerse al servicio de la República, que de nuevo  le envía como secretario de juzgado a Valdepeñas, y de ahí a la Audiencia de Albacete.

Perdida la Guerra Civil, se exilia a Méjico de donde vuelve en 1956, aún en plena vigencia del Decreto de Represión de la Masonería que sería derogado en 1964. Dos años más tarde (1966) deja éste mundo para ir a la  Gran Logia del Oriente Eterno.

Su historial masónico comienza cuando “ve la luz” en la masonería, casi acabada ésta de asentarse en Gijón, y en el único taller existente en aquellos momentos  Jovellanos 337. Es aceptado al regazo de los secretos hiramistas como Aprendiz Masón (1º),[i]con el simbólico de “Tholomeo”, el 3 de Enero de 1913. En septiembre del mismo año es exaltado al grado de Compañero (2º), dos años más tarde se le da de baja por falta de asistencia a las tenidas y pago de las correspondientes capitaciones o cuotas. La siguiente noticia  masónica que tenemos sobre él es su simpatía por los movimientos que se lideran que se lideran desde la Regional Catalano-Balear y la puesta en pie del triángulo que se acaba de reseñar.


5.8 Respetable Logia López del Villar
Unos años más tarde, en el mes de marzo de 1933 se “instala “ un nuevo taller al “Oriente de Gijón en el lugar solo conocido por los Hijos de la viuda”. La Respetable Logia López del Villar, que se conforma con miembros provenientes de las logias Jovellanos y Riego. Su cuadro lógico lo van a constituir José Antonio Vigil como Venerable Maestro; Manuel Tejedor (Comisionista) afiliado a la masonería desde 1924 cuyo simbólico es el de “Jaurés” y con el grado 13º, que ejerce  como 1º Vigilante; Ramiro del Olmo (viajante) de simbólico “Felix” y grado 4º, será el 2º Vigilante.

La comisión instaladora proveniente de la GLRN,  y estará compuesta por Rogelio García como Gran Maestre, y Antonio López del Villar como Gran Secretario y en cuyo honor se ha constituido tal logia..

¿Quién es ese personaje López del Villar, para que se erija un taller en su memoria, aun cuando no se había muerto? “El Ilustre y Poderoso hermano Antonio López del Villar grado 33º pasó al Oriente Eterno el 5 de Marzo de 1934 en cuya memoria se celebrará una Tenida Fúnebre en la desde del taller. Así despedían  los francmasones asturianos a su hermano: Antonio López del Villar Mejido, un madrileño que había venido al mundo en 1864 y cuya residencia habitual fue durante algunos años Tánger, de hecho el se inicia en la logia Saeïda nº 220 que trabajaba bajo los auspicios  el Gran Oriente de España, (GOE) y en la cual adopta el simbólico de “Riego”.
Dicho taller abate columnas al extinguirse el Oriente, aunque antes recibirá los grados de Compañero (2º) y de Maestro Masón (3º). En 1895 se afilia a la logia Abd- el Aziz nº 326, y es elegido 1º Vigilante. En 1900 ya tenía en su poder el grado 9º de la masonería y por esas fechas traslada su domicilio a Madrid, afiliándose a la logia Esperanza nº 8, con el grado 18º, siendo elegido Gran Consejero de la Orden un año más tarde al recibir el grado 30º.

 En la capital de España mantiene una doble pertenencia puesto que también está en la logia Ibérica nº 7 donde desarrolla el cargo de Experto, igualmente está trabajando en Cámara de Caballeros Kadosch Igualdad n º 1.

No será hasta Diciembre de 1920, cuando traslada su domicilio a dicha villa de Gijón y  cuando se afilie a la logia Jovellanos nº 337. Aquí de nuevo empezará una imparable actividad masónica ocupando cargos como secretario primero del taller antes mencionado y luego como tal en la Gran Logia Regional del Noroeste, (que se constituye en Octubre de 1923), y cuyo secretariado no dejará ya hasta su pase al Oriente Eterno, y que conjugará de modo indiscutible con su amigo y hermano y protector el Venerable Alberto de Lera.
Durante todo ese tiempo mantuvo todo tipo de cargos honoríficos y de representaciones de otras logias extrajeras en los distintos eventos masónicos que hubo en España.

La logia López del Villar, apenas si ha legado documentación alguna, a excepción de algún documento como la presentación de una terna de “Garantes de Amistad”, hay poca documentación más, tal vez el documento más curioso de este taller es el recibo nº 88 de un hermano que paga su “capitación “ correspondiente a los meses de Noviembre y Diciembre de 1936, un total de 10 pesetas. Este hermano que aún tiene la baveta levantada, en señal de su grado de Aprendiz Masón no es otro que José Maldonado. Un tinetense que allá por 1931 se vio enfrascado en las labores consistoriales como representante republicano, para pasar más tarde a la política regional como Diputado y finalmente ya en el exilio como el último Presidente de la  II República Española.


5. 9 La Logia Jovellanos nº 1
Tras la reunificación administrativa de efectivos bajo la supervisión de la GLRN, trajo consigo a finales de 1923 que la Jovellanos 337, pasase a ser renumerada como la logia Jovellanos nº 1. de la Gran Logia Regional del Noroeste.

Si en un principio por ser el primer y único taller masónico aglutinante de todos los efectivos , ya tenía un prestigio importante, y más dada la cantidad y cualidad de sus miembros,  aún lo va a ser más a partir de 1923, donde arranca toda una labor que llega a situar al taller en el año 1932 en todo un récord con unos 125 miembros, aunque la masonería ya había gustado de mejores tiempos y mieles.

¿Quién había estado, estaba   dentro del taller gijonés? A pesar de las especulaciones que se han hecho sobre sí determinados francmasones solo habían estado  unos pocos días dentro de la masonería, hoy la existencia  de nuevas notas que se añaden a los cuadros lógicos ya existentes y nuevas referencias, nos dicen que Melquíades Álvarez, simbólico “Triboniano”, (el gran tribuno y jefe del Partido Reformista) aún estaba en esa época , al menos así aparece en el listado de miembros de la logia, aunque eso sí con escasísima actividad (si es que alguna vez tuvo alguna) pues su última exaltación data de 1917 al grado de Maestro Masón (3º), por lo que se ve la intensidad de los trabajos o la asistencia de Melquíades era más bien baja, aunque no pidió al menos hasta ese momento su plancha de quite,[ii] lo mismo pasará con algunos otros como Eleuterio Quintanilla simbólico “Floreal”, que no pasará del grado de Aprendiz Masón o del abogado Luis Cinfuentes González, simbólico “Fiore”.

Frente a ellos, en la logia gijonesa persisten los ovetenses Fernando García Vela, “Platón” escritor y mano derecha de Ortega y Gasset y sostenedor de la Revista de Occidente, que llega al grado de Maestro Masón (3º); José María Suárez de simbólico “Begón”, tipógrafo, escritor y orador que fundó con Teodomiro Menéndez y Aurelio Cuartas las Juventudes Socialistas de Oviedo, fue director de “La Aurora Social”  llegando también al banco consistorial de la ciudad de Oviedo; otro de los último masones fue Rogelio García Fernández, “Washington”, ultimo Gran Maestre de la GLRN que fue el encargado de llevar hasta el exilio francés el pequeño aparato administrativo que aún se sostenía en pie y que colaboraría en suelo catalán y luego en Francia a las operaciones de la AMI (Asociación Masónica Internacional) para el acogimiento de hermanos masones en el duro exilio.

Pero si hay un acto en el cual los masones de las logias gijonesas van a dejar una vez más patente su fidelidad al orden constitucional, será con la llegada de la II República, cuando de nuevo se vuelve casi a repetir casi miméticamente lo sucedido en 1873.

“ El 14 Abril de 1931 en la villa de Gijón ... EL Alcalde hasta la fecha D. Claudio Vereterra y Polo teniendo en su presencia a D. Carlos Martínez.... declara que ha recibido un telegrama de fecha de hoy de Oviedo a las 21 h. que dice: Gobernador Civil al Alcalde. Por acuerdo de la Junta Autoridades he cesado en el desempeño Gobierno Civil, encargándose D. Teodomiro Menéndez. Salúdole y expresóle profunda gratitud por su cooperación y habiendo recibido por conferencia verbal telefónica orden del nuevo Gobernador de entregar el mando civil de la localidad al dicho Carlos Martínez, en este momento hace entrega de dicho mando con todas sus consecuencias”[3]

El nuevo gobernador era Teodomiro Menéndez , miembro de la logia Jovellanos, y como testigos de la transmisión firmaban como no, dos destacados francmasones viejos residentes de Gijòn como eran: Antonio López del Villar y Alberto de Lera .

Aún habrá una tercera vez, en la cual serán los masones quienes de nuevo  estén presentes en la comunicación y cambio de poderes: el 22 de febrero de 1936 se presentan en las consistoriales de la Villa de Gijón, cuatro señores que vienen a dar posesión a la Comisión del Frente Popular que ha de formar la Comisión Gestora del Ayuntamiento de forma  interina, haciéndose cargo de la alcaldía uno de los presentes. Estos cuatro señores eran los Diputados a Cortes: Luis Laredo Vega, Inocencio Burgos Riestra, Angel Menéndez Súarez, Mariano Moreno Mate , salvo Inocencio Burgos, el resto son  miembros activos de la masonería pertenecientes a los talleres bajo la Gran Logia Regional del Noroeste. No podemos adscribirlos a los talleres exactos, por falta de documentación específica, aunque documentalmente está probada su adscripción a la masonería, junto con otro diputado José Díaz Fernández escritor de la novela  “El Blocao” e hijo adoptivo de Castropol, y que perteneció a la logia Jovellanos con el simbólico de “Wagner”.

Otros destacados miembros de la logia Jovellanos 1, han sido ya tratados,  y otros pertenecen más al ámbito ovetense, puesto que toda su actividad, a excepción de la masónica, se desenvuelve en esa ciudad y no tendría mucho sentido dado el corto espacio del que se dispone tratarlos aquí.

Tal vez reseñar por último, aunque ya de pasada, uno de los capítulos más negros y silenciado de la historia como fue la Represión de la Masonería tras el final de la Guerra por un régimen paranoico con relación a dichos tema. Según iban cayendo los frentes las checas falangistas y los instrumentos que Franco iba creando para su represión iban incautándose de toda la documentación masónica de las logias ubicadas en las distintas ciudades y villas y deteniendo aquellos que los listados o las acusaciones de particulares les indicaban, los procesos, en algunos caos ni los hubo fueron largos y variados. He aquí un ejemplo de ello, el caso del médico Honesto Súarez Alvarez de simbólico “Cajal “que se inicia en la masonería en la logia Jovellanos nº1 en 1924 y concluye dicha estancia en 1936, su periplo nos lo cuenta Marcelino Laruelo Roa en su libro La libertad es un bien muy preciadoGijón 1.999, del que tomamos ésta larga cita.


Orden de proceder contra el médico Honesto Suárez:
En Gijón, a los cuatro días del mes de Febrero de 1938, II Año Triunfal, ante mí, don Emilio Muinelo Quesada, capitán jefe del cuerpo de Seguridad de esta plantilla de Gijón, y auxiliado por el cabo don Bonifacio López Uriarte, cabo del 37 compañía de Asalto de esta plantilla, por el presente atestado hago constar:

COMPARECENCIA: En la fecha arriba indicada comparece el alférez de la 42 compañía de Asalto don Fernando Rubio de la Riva, destacado en esta plaza, el cual manifiesta: Que suponiendo por confidencias obtenidas que don Honesto Suárez, que durante el movimiento rojo había ocupado el cargo de presidente del Tribunal Médico, se encontraba escondido en un caserío del pueblo de Rioseco de Caldones habitado por una tal Josefa, que durante varios años había estado al servicio de don Honesto, el declarante, junto con don José Mª Basterrechea Azcue y don Pedro Ibarra Iriarte, de Investigación de Falange, y varios números de Falange de Segunda Línea, se trasladó a dicho pueblo de Rioseco, sorprendiendo en el caserío antes citado a don Honesto Suárez, (...), por lo que, convenientemente custodiado, se trasladó al cuartel de Asalto de esta plaza. Que no tiene más que decir, que lo dicho es la verdad y que se ratifica, una vez leída por sí mismo la presente declaración, firmándola conjuntamente."
Declaración de Honesto Suárez Alvarez.
Dice que el día anterior a la entrada de las fuerzas nacionales fue trasladado de la cárcel del Coto a la de la Residencia, siendo puesto en libertad en el momento de la liberación de esta plaza, trasladándose de esta prisión a Rioseco de Caldones, donde permaneció escondido en la casa de la madre de Josefa García Meana, que era sirvienta suya desde 1930. Había entrado en la logia "Jovellanos" en 1928; pertenecía al capítulo de Caballeros de Rosacruz, Alberto de Lera nº 78; fue Venerable Maestro de la logia "Jovellanos" en 1931 y 1932, Guarda-Templo y Vigilante en algunas ocasiones; la última reunión masónica se celebró en Enero del 37. Era presidente del Colegio de Médicos de Gijón y por decisión de la mayoría de los colegiados se afiliaron a la CNT una vez iniciada la guerra.

La pena de muerte impuesta por el Tribunal Popular republicano de Gijón a Honesto Suárez le fue conmutada gracias a los trabajos de otro ilustre hermano masón Martínez Barrio. Al derrumbarse la resistencia en Asturias, Honesto  estuvo escondido, siendo detenido por las tropas franquistas, y fue nuevamente juzgado y sentenciado, he aquí el resultado:
 Sentencia:

RESULTANDO: Que el procesado en esta causa era con anterioridad al GMN un de los dirigentes más destacados de la política izquierdista en Asturias, figurando como directivo (vicepresidente en Gijón) del Partido Radical Socialista desde su fundación y, al disolverse éste, como miembro relevante de Izquierda Republicana, habiendo desplegado en todo momento, y muy particularmente en el último período electoral, una gran actividad en favor del llamado Frente Popular, (...). Fue nombrado después jefe de los servicios médicos locales, ya con la categoría de capitán-jefe del personal de Sanidad Militar, desde cuyo puesto nombró todos los sanitarios militares de Asturias. Desempeñó igualmente los cargos de director general de hospitales militares y presidente del Tribunal Médico Militar.(...). Fue nombrado también presidente del Tribunal Médico del Ejército del Norte, de cuyo cargo no llegó a tomar posesión por haber intentado huir a Francia en el mes de Julio de 1937, siendo detenido por las sedicentes autoridades rojas, que le juzgaron y condenaron a la última pena, no llegando a ejecutarse ésta por orden directa del gobierno de Valencia, permaneciendo en prisión hasta que fue libertado por el entonces coronel Franco Mussió un día antes de la entrada de las fuerzas nacionales en la plaza de Gijón. Este procesado era elemento activo de la secta masónica, en la que había ingresado en el año 1928, siendo iniciado en la logia "Jovellanos" (...) alcanza hasta el año treinta y siete, durante el que se tiene conocimiento asistió a una tenida celebrada en la citada logia "Jovellanos". Al ser detenido trató de negar su personalidad, presentándose con nombre supuesto y documentación falsa de súbdito cubano.
HECHOS PROBADOS.

FALLAMOS: Que debemos de condenar y condenamos al procesado Honesto Suárez Alvarez a la pena de muerte como responsable, en concepto de autor, de un delito de rebelión militar con las circunstancias agravantes antes dichas.

Finalmente su suegro  un hombre de derechas que había perdido dos hijos, uno militar y otro  que había sido “paseado” estando preso en “La Iglesiona de Gijón” intercedió ante  el propio Franco, que paradójicamente le perdonó la vida a Honesto Suárez.

Este era el periplo de muchos masones. Recordar tan sólo que en el Archivo de Salamanca existen expedientes que se abrieron contra sesenta mil personas acusadas de masonería , cuando en realidad no llegaban a 6.000 miembros.

Víctor Guerra. Miembro del Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española (CEHME)
NOTA: Este trabajo es propiedad del autor, y por tanto su uso, reproducción, y explotación debe contar con el permiso del autor.

[1] Expediente personal .AHN A-166/2
[2] Notas mecanografiadas del archivo de Luciano Castañón, facilitadas por su hijo Chema Castañon.
[3] AMG. Actas de la Corporación de 1931


[i] Aprendiz. Grado primero de la masonería admitidos además en todos los Ritos y Sistemas, este grado se adquiere mediante la ceremonia de la Iniciación,; su mandil es blanco y con la baveta levantada siendo sus medidas las correspondientes al número dorado (350x210 x105) la altura de la baveta. Sus herramientas son el mazo, cincel y regla de 24 divisiones.

[ii] Plancha de Quite. Es el documento que extiende la logia a un masón que quiere afiliarse a otra logia o pasar a la condición de “Durmiente”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...