02 febrero 2012

El GRAN ORIENTE de FRANCIA en ASTURIAS (2ª Entrega)


Aporto la segunda entrega de este libro sobre las logias del Gran Oriente de Francia en Gijón, cuya  de la elaboración de este texto ya he contado de forma resumida en el preámbulo de la 1 ª entrega, y que dio paso a toda una labor de investigación y reflexión sobre la masonería.

VG



LA PRIMERA LOGIA EN GIJON: AMIGOS DE LA NATURALEZA Y HUMANIDAD.

LOS ORIGENES

La implantación de la masonería bonapartista, como nos dice Ferrer Benimeli: “siguió dos vías o caminos de reconocimiento” por un lado las logias que venían impulsadas por los estamentos hospitalarios de los ejércitos bonapartistas, y por otro las que se situaban bajo el manto protector de José I, y el Gran Logia Nacional de España, integradas en su mayor parte por los afrancesados, pero igualmente bajo la vigilancia del GOdF y radicadas fundamentalmente en la ciudad de Madrid, Barcelona, Vitoria, Madrid, Salamanca, Santander, Sevilla, Zaragoza, Ciudad Real, Gerona, San Sebastián, Toledo y Cádiz, y de las cuales existen muy pocos datos[1], tal vez resaltar cuando hablamos sobre afrancesados, resaltar como digo, la pertenencia a la Orden francesa del pedagogo José Narganes de Posada, oriundo de San Vicente de la Barquera y que tuvo en dicha época mucho predicamento entre los afrancesados como tal pedagogo que fue.

El caso de Gijón está en otra órbita, muy distinta de este tipo de logias y de movimientos, y ello nos lleva a un salto temporal y punto de inflexión que se puede fijar en el año de 1850. Año en que se constata documentalmente la implantación de los talleres masónicos como entidades orgánicas y por tanto con carta patente[2], o sea con una estructura regularizada y normalizada y reconocida por una Obediencia masónica.

Este establecimiento crecerá al calor del crisol industrial que en esas épocas vive la ciudad Gijón, que en esos momentos con una numerosa población que sobrepasaba uno cuantos miles de habitantes. La instalación de diversas fábricas de vidrio en Avilés y Gijón a partir de 1844, contribuyen en buena medida al establecimiento de la masonería, ya que la necesidad de una mano de obra especializada trajo consigo la arribada de técnicos cualificados, cuya nacionalidad tenemos constatada por el primer censo de extranjeros radicados en la ciudad de Gijón y luego por la propia documentación masónica que se ha traído desde Francia. La mayoría de estos primeros masones eran trabajadores de la fábrica de vidrio La Industria. Este tipo de industria tiene sus prolegómenos en la ciudad de la mano de D. José Pintado, que allá por 1827, puso manos a la obra para sacar adelante tal manufactura, que hay que anotar que no tuvo mucho éxito, lo mismo le sucedió a otro prohombre gijonés a D. Ramón Toral.

Será el calvinista D. Luis Truhán, respaldado por una sociedad anónima que se constituye al efecto por los señores: Cinfuentes, Mariano Pola, Juan Menéndez y Luis Truhán, que se denominará La Industria[3], la cual no sólo consolida tal explotación, sino que será a su vez la que acoja a todos estos obreros especializados del vidrio dando así ocupación a casi seiscientos asalariados, algunos de ellos, como veremos más adelante, serán así mismo miembros de la masonería.

Otra de las fábricas de vidrio que acogió a los vidrieros masones estaba en Avilés, y probablemente podría tratarse de Osorio y Cia, fábrica que venía funcionando desde 1844, y empleando a total de unos ciento veinte operarios.


El ya citado censo gijonés de extranjeros nos indica que la mano cualificada provenía de diferentes países, entre los que destacaba un país como Francia, que fue quien más compatriotas especializados aportó, seguidos de otros aportes de mano de obra especializada de origen belga, alemán, italiano, o suizo[4]. De la mano de estos inmigrantes cualificados que recibían unos jornales muy superiores a los de tipo medio de la época, -un decorador de vidrio rondaba las 3000 Pts. al año, que promediando los días de trabajo unos 280, venían a ganar unas 10,5 pts./día- será pues con quienes se implante la sociabilidad masónica, a la que también se unen otros trabajadores peninsulares que acudirán al reclamo de dicha oferta laboral.

 Parece lógico pensar que algunos de estos trabajadores ya hubiesen tenido algún tipo de contacto con la francmasonería en sus respectivas localidades de origen, a raíz de la documentación parece que en general no eran masones, aunque la actividad masónica no les debía ser muy extraña, ni totalmente desconocida. Todos ellos serán el germen sobre el que se va a implantar la primigenia masonería asturiana, y en consecuencia será la ciudad de Gijón la primera en la que se establezcan los primeros talleres masónicos.

 La posible herencia masónica que pudiera haber venido o hubiese podido ser trasmitida a través de elementos autóctonos, o de las personalidades liberales de principios de siglo, se puede decir que parece nula a luz de las pesquisas, pues bien los viejos masones liberales habían muerto, o ya eran muy viejos para nuevas aventuras. Amén de que para algunos debió calar mucho la pesadumbre de las persecuciones y la represión, como para volver a repetir escenarios y compromisos, de ahí que sean ciudadanos extranjeros, o al menos ajenos a la ciudadanía gijonesa, los que levanten las nuevas columnas masónicas, y nunca se menciona referencia alguna a estos prebostes liberales asturianos.

Esta primera logia que se instaló en la urbe gijonés, de la cual se tiene constancia documental, tiene fecha de fundación el 27 de diciembre de 1850, que es el día en que se juntan los hermanos fundadores, a saber: el médico cirujano de origen madrileño Joaquín Cabrera, el sastre Jesús de Gracia, natural de La Mancha, y el intérprete mallorquín José Victory. Eso sí, como dice el mismo Hermano Torrijos en un informe que enviaba desde su exilio sobre lo acontecido con la logia, habían comenzado “con el mayor secreto y prudencia por que aquel país estremecido, ocupado y dominado por el fanatismo religioso”[5].

El día en que se reúnen para constituir el taller toman el acuerdo de dar taller como título distintivo el de Amigos de la Naturaleza y Humanidad, e intenta ponerse bajo el amparo del Gran Oriente de Francia, (GOdF). El título que adoptan tiene una cierta tradición francesa,  puesto que ya aparecen n ese país varias logias con ese nombre de Amigos de la Humanidad, en concreto tenemos 1806 con ese título una logia en el valle de Rozoy-en Brie, de la que es Venerable el Marqués de La Fayatte. Aunque sobre 1840 hay también diversas logias españolas que toman dichos nombres como títulos distintivos

Por otro lado, el tema de incluir la locución de Amigos es tradicional en la masonería francesa, donde tenemos la famosa logia Los Amigos Reunidos de París que trabajaba entre 1771 y 1891, aunque de muy distinto tinte socioprofesional al del incipiente proyecto gijonés.


ADSCRIPCION AL Gran Oriente de Francia

Los miembros de la iniciativa masónica gijonesa, como casi siempre ocurre en los casos en que no hay otras logias u Obediencias cercanas, se constituyen como una logia simple, también llamado “triángulo”[6], este proyecto no adopta un tipo de adscripción obedencial concreto, quedando como un “grupo masónico salvaje”[7]. Aunque no por ello dejan de lado otras cuestiones, y por tanto deciden, a sabiendas de cual va a ser su posible orientación o inclinación obedencial adelantarse y adoptar como ritos de sus tenidas aquellos que se practicaban en ese momento: el Rito Francés (RF) y el Rito Escocés Antiguo y Aceptado (REAA), que eran los practicados en el seno de las logias del Gran Oriente de Francia, aunque uno refleja mejor que otro las inclinaciones positivistas como sucede con el Rito Francés, y otro las deístas como el REAA.

Esta situación refleja además las opiniones dominantes en el seno de las élites masónicas entre las cuales va a primar durante la primera mitad del siglo XIX el Rito escocista (REAA), y en la segunda mitad el Rito Francés (RF) con un carácter más mecanicista[8].

Será el 24 de junio de1851, cuando ya constituidos en “Logia Perfecta”[9], al contar con los Maestros Masones necesarios cuando se dirijan al Gran Oriente de Francia en estos términos:
            “Animados del deseo de trabajar con regularidad para gloria de la francmasonería y el bien general de la humanidad, les rogamos nos admitan en el centro común de los masones franceses concediéndonos Constituciones que regularicen las logias constituida en el oriente de Gijón”[10].

 Como se puede observar en la búsqueda de Oriente o Gran Logia que les acogiera éstos primigenios masones no dudan un momento en solicitar la protección del Gran Oriente de Francia, opción que parece deberse tanto a que el Venerable José Victory se había iniciado en una logia La Virtud e Ilustración de Mahón, que trabajaba bajo los auspicios del Gran Oriente de Francia, tal logia desapareció en 1838[11], y por otro lado el inquieto José Victory, como nos dice la profesora Victoria Hidalgo, no tenía muy buenas relaciones con las Obediencias españolas como el Gran Oriente Nacional y el Gran Oriente Hespérico, a las cuales no las consideraba “regulares”; a ello hay que hay que sumar la persecución emprendida en 1848 contra la masonería española por el gobierno de Narváez, lo cual lleva a que diversas logias y masones busquen Obediencias extranjeras, como el Grande Oriente Lusitano Unido, Gran Oriente de Francia, Gran logia de Inglaterra, para que éstas les den amparo.

Al respecto de la figura de José Victory, decir que en el trabajo del investigador balear Sanllorente sobre la masonería en Baleares, apenas si éste nos aporta datos sobre estas primeras sociabilidades mahonesas, y menos aún sobre la saga Victory, quedando el estudio reducido a la mención de la estancia de la saga (José y Bartolomé Victory) en la logia Amigos de la Humanidad, pero ya avanzado el año 1860. Esta última logia trabajaba bajo los auspicios el Supremo Consejo de Francia.

En España, como venimos exponiendo podemos afirmar que había una cierta presencia masónica francesa que podríamos agrupar en dos grandes bloques, uno que comienza en 1807, con la fundación de la Double Alliance de Cádiz y que concluiría en 1823 con La Perfecta Unión Indisoluble, con asiento en Rubí (Ávila); el segundo bloque arrancaría con la logia en la cual se inicia José Victory Virtud e Ilustración en 1837, y concluiría en la logia barcelonesa Fraternidad, que comienza su andadura 1866.

En el momento que los masones de Gijón buscan el manto protector del Gran Oriente Francia ésta Obediencia estaba pasando por unos momentos no de crispación pero sí de grandes cambios que se venían dando desde 1845 pues se estaba discutiendo un cambio de status y un firme apoyo por parte de algunos sectores para que la Obediencia caminara hacia el objetivo de entroncar con las aspiraciones de la sociedad civil, tal concepción que viene de la mano de los sectores masónicos más republicanos son desplazados por otras concepciones más afines al Imperio[12].

Aunque un poco más tarde, ya con el corto periplo masónico gijonés finiquitado, se abolirán los Altos Grados del filosofismo masónico y aún restaban unos pocos años para que al seno del GOdF se llegara a la discusión sobre la obligatoriedad de la invocación del Gran Arquitecto del Universo (GADU), cuestión que si tocará de lleno a la segunda logia francesa que se implanta en tierras asturianas.

Los Grandes Maestres que van a liderar el Gran Oriente de Francia, durante la existencia de la logia gijonesa, serán Desanlis, abogado de la Corte de París y representante particular del Gran Maestre, cargo que entre 1814 a 1852 estaba vacante.

Entre 1851-1852 Saint-Albin de Berville, primer Abogado General de la Corte de Apelación de París, que ejercía de Maestro Adjunto, hasta que en 1852 es elegido como Gran Maestre Lucien Napoleón, Príncipe Murat, cuya maestría fue calificada como de autoritaria y muy mal soportada por ciertos sectores del GOdF. Ya que Murat tenía entre sus objetivos lograr un Gran Oriente fiel al Imperio, abandonando en buena parte el espíritu republicano que hasta entonces lo había caracterizado, e incentivando además, entre sus objetivos, la práctica de la caridad y la reagrupación de las creyentes masones con la idea de reforzar la función del GADU en el seno de la Obediencia.

Está era pues la Obediencia bajo la cual se colocaban los masones de Gijón, un Oriente muy poderoso pero en esos precisos momentos con problemas de orientación ideológica, aunque paradójicamente será esa misma fortaleza y estructura monárquica la que los libere de las condenas de las condenas a galeras.

Esa adscripción tan buscada en junio de 1851, se hará de rogar, pues pasarán los meses y la ansiada llegada de la Carta Patente, no acababa de llegar a las manos de los masones instalados en Asturias. En cualquier caso la logia gijonesa se enfrentaba a ciertos temores, por un lado había miedo a no poder llegar al pago de los 282 francos que había que entregar al GOdF, por los trámites para la obtención de la Carta Patente. A su vez al no encontrar una interlocución valida que les ayudara a superar las trabas para su definitiva incorporación en el seno de la Obediencia gala, concluyen en que deben buscar la intermediación de la logia barcelonesa de La Sagesse, que se constituye en una especie de extraña logia madre, con la cual José Victory tiene ciertas dificultades a causa de un conflicto personal con el Venerable de dicho taller.

Los catalanes aunque aparentemente se conducen como verdaderos “padrinos” de la logia gijonesa, aunque en realidad ponen toda suerte de trabas hasta el extremo de no remitir una buena parte de la documentación que los hermanos de Gijón enviaban al GOdF, tal actuación respondía al gran desacuerdo que mantenían con respecto a las actuaciones y carácter de Victory. Ante los nefandos intentos de boicot la logia gijonesa intenta hacerse con la famosa Carta Patente y ello deriva en un cruce de variadas cartas con el Hermano Hubert, responsable del asunto en el seno del Gran Oriente de Francia[13].

Ante tal situación el Gran Oriente de Francia, les hace llegar a los francmasones gijoneses que no se preocupen pues están en buena línea, como así lo demuestra el hecho de que la logia Amigos de la Naturaleza y Humanidad celebre el 26 de febrero de 1852 el acto de elección del Príncipe Murat como Gran Maestre, y se produzcan en dicha magna tenida varios discursos de alabanza y de llamada a la tranquilidad por parte de los cargos electos del taller al resto de los miembros de la logia, ya que los dignatarios veían resuelta su demanda de amparo.

Será en junio de 1852, casi un año más tarde, cuando consigan que el Gran Oriente de Francia se entere de toda la problemática, y se ponga todos “al orden” con el asunto, pues parecía que también la Obediencia se había relajado con respecto al proyecto asturiano. Finalmente, la Obediencia toma una decisión que les comunica el Hermano Chiloret, que les anuncia que se dan como cumplidas todas las formalidades exigidas para levantar columnas de logia y por tanto que pueden realizar el levantamiento de columnas y proceder al encendido de luces, eso sí advirtiendo a la logia de Gijón, que al desconocer los procedimientos de la Obediencia, éstos se creían regularmente constituidos en logia dependiente del GOdF, cuando en realidad no era tal, motivo por el cual Chirolet les llamaba a solucionar los flecos pendientes para totalizar tales trámites.

En cualquier caso atendiendo a que debían resolverse los conflictos que mediaban en la situación, por un lado de desidia por parte de La Sagesse, a la cual la Obediencia sólo afeaba su conducta con el término “suave” de negligencia, y los conflictos personales entre Victory el venerable del taller catalán. La Obediencia gala atendiendo a toda esa situación y a la voluntad de los masones, que ya trabajaban en Gijón, de proseguir en su firme voluntad seguir la línea emprendida, el Gran Oriente de Francia da como aprobada la constitución del taller y se ordena: “le sean concedidas las Constituciones. Que sus trabajos sean regularizados, y que la instalación y encendido de luces lo realice ella misma”[14].
Cuestiones ceremoniales y rituales que serán efectuadas el 27 de diciembre 1852.
LOS MIEMBROS DE LA LOGIA

EL CRECIMIENTO.

A tenor de la primera relación de miembros del taller, fechada el 24 de agosto de1851 y las posteriores sabemos que el taller había ido creciendo paulatinamente, en un principio estaba compuesto por catorce masones, con cierto equilibrio entre el número de extranjeros y españoles, aunque este equilibrio se perderá en el transcurso del tiempo y la paulatina incorporación de nuevos miembros y más a medida que avanza el siglo. Como singularidad anotar que ninguno de los miembros asturianos que componían la logia era gijonés, la naturaleza de los asturianos presentes en los trabajos masónicos era la siguiente: dos de Oviedo, uno de Pola de Siero, y otro de Lastres.

A continuación exponemos la pequeña nómina de francmasones que podemos considerar como los primeros “hiramistas” que conforman la incipiente masonería asturiana bajo los auspicios del GOdF:

1º CUADRO LOGICO (24 Junio 1851)

El taller gijonés aporta un primer cuadro lógico con catorce hermanos de los cuales había ocho franceses, seis españoles de ellos cuatro eran asturianos.

De José Victory, que fue el primer Venerable de esta logia gijonesa, con referencia a su persona se podrá completar su curriculun con la siguiente aportación donde se narra tanto su periplo asturiano como latinoamericano[15].
Victory no era ningún novato en las lides masónicas, puesto que reunía todo un currículo, como podemos comprobar en esta carta que envía en junio de 1851, al Gran Oriente de Francia:
“Yo José Victory (Torrijos) empleado en la colocación del Ferrocarril de Langreo. Mi domicilio, c/ Instituto nº 10. [a donde viene a trabajar desde Barcelona] Soberano Príncipe Rosa Cruz grado 18º.: Fundador Venerable de esta Respetable Logia Los Amigos de la Naturaleza y Humanidad y miembro de la respetable Logia francesa de San Juan de Jerusalén, bajo el título distintivo de La Sagesse, al Oriente de Barcelona en 5850.
Digo, fui iniciado en la R:. L:. española Virtud e Ilustración al Oriente de Mahón en 5837. Miembro de la R:. L:. Francesa La Belisarire, al oriente de Alger (África) en 5839-40-41. Miembro del Capt:. de la R:. L.. Fidelidad Masónica al Oriente de Herodon bajo la bóveda del Zenith (Mallorca).. Fui miembro de la R:. L:. española Constantes Amantes de la Humanidad y miembro de la R:. L:. francesa La Sagesse ambas al O:. De Barcelona en 5848-49-50.
Visitador en la R.. L:. de San Juan La Fénix n1 132 de Gibraltar, en la R:. L:. Unión Africaine al O. De Oran en 5838, en la Gran Logia Anciens Free-Masons de South Carolina y en la Strict Observance nº 73 y Pytagorian nº 21 ambas bajo el rito americano y en la R:. L:. francesa La Candeur nº 36 ambas al Oriente de Charleston, Estados Unidos en 5850”[16].

El mahonés no concluye su vida en España. Una vez se ha librado de ir a galeras, y tras un pequeño exilio en Marsella, se va a Argentina, concretamente a Buenos Aires donde funda la logia Verdadera Iniciación bajo los auspicios del Gran Oriente de Uruguay. Pasará al Oriente Eterno en la ciudad Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1873.
Joaquín Cabrera: Médico Cirujano, natural de Madrid nació en septiembre de 1802, es iniciado en la logia española Los Hijos de la Virtud de Mantua, y está en posesión del grado de Maestro Masón (3º) y respondía al simbólico de Zurbano.
En la logia va a ocupar el cargo de velar por la formación de los Compañeros como 1º Vigilante de la logia durante el curso masónico de 1850; así mismo se encargará de los Aprendices como 2º Vigilante en 1851, y luego ocupará la Veneratura, y o será sobre su persona sobre quien recaiga todo el peso de la persecución que se desata en 1853.

Jesús de Gracia: Sastre, natural de Santa Cruz de Mudela, La Mancha, nacido el 17 de febrero de 1817, y miembro también de la mima logia que Joaquín Cabrera, al que va complementar como oficial de la logia al ocupar el cargo de 2º Vigilante en ese primer curso de la logia.

Benoit Jean Pauque: Dentista natural de Vay (Francia), Maestro Masón, proveniente de la logia francesa con sede en Madrid. Ecole Morale Universelle. En el taller gijonés va a ocupar el cargo de Orador [17]de la logia.

Vicente González Palermo. Impresor, nacido en Oviedo 29 diciembre 1821, y Maestro Masón. Ningún dato nos indica donde obtuvo su exaltación a Maestro Masón, que data del 5 de enero 1851

José Pla: Escribiente e intérprete. Natural de Pola de Siero donde ve la luz el 15 marzo de 1796, se regulariza su situación masónica el 19 de enero 1851, sin que sepamos el motivo, ni de que logia provenía.

Santos Beltrán. Empleado, natural de Lastres (Colunga) donde nace el 18 de julio 1828, de profesión empleado. De condición en el taller de “afiliado” por tanto proveniente de otro taller, del cual ignoramos todo. Ocupó asimismo el cargo de Orador en el curso de 1852.

 Adolphe Séllier: Forma parte de una extensa familia, cuyos apellidos van sufriendo diversas alteraciones como Salier, Selier, etc. Según la base documental fabril que se maneja:
“René Séller, hijo de Jacinto Séller y de Ana Gerdole, nació en el Dpto. de Meurthe (Lorena), trabajó de planeador en la fábrica de La Coruña, y fue el primer director facultativo de la fabrica de Avilés, a cuya fundación contribuyó desde el primer momento tomado parte en una Sociedad de Vidrieros formada en La Coruña el 6 de mayo de 1844 y, en la definitiva sociedad Fábrica de Vidrios de Avilés, con 20.000 reales[...] Los Séller debieron regresar a La Coruña, donde en 1857 uno de ellos se establece una tienda de óptica, en la que estuvo asociado Juan Bautista Avrillon. Años más tarde en 1889, aparece un José Séller, fotógrafo, que será quien realice las primeras experiencias cinematográficas en La Coruña en 1896”.

A esta familia pertenece Adolphe Séllier, nacido el 15 de julio de 1813 de profesión tenedor de libros, que ocupará el secretariado del taller en los cursos masónicos en 1851 y 1852 y, la veneratura de 1852 hasta la disolución de la logia, y al cual le afectaron igualmente las persecuciones que hubo contra la formación masónica, aunque por el hecho de ser extranjero, no tuvo la misma repercusión que recayó sobre el hermano Victory.


Santiago Menéndez. Sastre, a buen seguro que fue captado por Jesús de Gracia dentro del gremio de los sastres. Nacido en Oviedo el 8 de julio de 1824 y con titulo de Maestro Masón, o “afiliado” el6 de abril 1851. En el taller va a ocupar el cargo de Maestro de Banquetes.

Alejo Nuñez. Natural Orduña (Vizcaya), donde había nacido el 4 de enero 1827, trabajaba en el sector del comercio, tenía el grado de Aprendiz. En el cuadro lógico se hace una observación sobre su situación como “Ausente”.

Pierre Louis Guilbau: Pintor retratista, nacido en París el 21 de enero de 1816, con residencia en 1852, en la calle San Bernardo de Gijón.
La profesora Victoria Hidalgo, ha confundido el apellido de dicho retratista con el de Guilhou, vinculándolo así con el famoso industrial Numa Guilhou, que se estableció y propagó por la región una intensa actividad industrial.
Pierre Louis trabajó en la fábrica La Industria, como pintor retratista de vidrio. Su estancia dentro de las filas masónicas está constatada entre 1851 y 1853. Este primigenio proyecto masónico asturiano le elige como Diputado ante el Gran Oriente de Francia, de cuyo cargo o nombramiento desiste, puesto que según explica estaba en ciernes un futuro viaje y por tanto le era imposible ocuparse de tales menesteres.
 De Pierre Louis, nunca más se vuelve a saber y no consta que haya desempeñado cargos dentro de la logia.

Baptiste Cardonne: natural de Faurques (Francia) donde nació el 30 de noviembre de 1819. Afiliado o iniciado el 3 de agosto 1851.

Etinne Vikel. Este vidriero francés nacido el 23 de enero de 1810 participa en la constitución de la fábrica de Avilés en 1845 con 10.000 reales. Irá apareciendo en diversas formaciones masónicas con distintas ocupaciones profesionales, en el cuadro lógico de 1851-53 de la logia Los Amigos de la Naturaleza y Humanidad, en la cual ocupa la dignidad de Orador, consta como socio de la fábrica de vidrio. En 1871-1875 año en que se constituye otro nuevo proyecto masónico se constituye el taller Los Amigos de la Naturaleza y Humanidad, en el que ocupa la misma dignidad, pero se le consigna con esta simple nota: “ocupación de fabrica de fundición” y, finalmente en 1880 en la logia La Justicia de Avilés, aparece como fabricante.

Juan Claude Escot: natural de Girors o Pivois du Rhone, cambios que se observan según con que documentación se trabaje
Nace el 11 abril 1809[18], está casado y cuenta con sesenta años de edad y, con catorce años de residencia en la región.

Según los datos de los registros consta que su esposa era Rosalía Pentiner de 56 años, natural Lyon, tenían un hijo de quince años, nacido en La Coruña. Muy posiblemente a esta unidad familiar pertenezca una tal Eugenie Escot, que llega a Gijón en 1860 con 26 años, y que estaba casada con Julio Errule,  con él cual tenía dos hijos.

Jean Claude, tanto en el curso masónico de 1852-1853, como el siguiente, va a ocupar el cargo de 1º Vigilante, oficial de la logia que se ocupara junto con el resto de los oficiales de llevar a buen término el taller. Su función será en encargarse de los Compañeros (2º) y se sentaran en el lado de la columna Jakin de orden jónico, en el REAA, y en el Rito Francés ocupara lugar al lado de la columna  Boaz.

 Continuará dentro de unos 14 días

 Víctor Guerra.




[1] Ferrer Benimeli, J. A.: Implantación de logia y distribución geográfica de la masonería española. La Masonería En la España del Siglo XIX. II Symposiun de Metodología Aplicada a la Historia de la Masonería Española. Salamanca. 1985. Pág. 57 sgtes.
[2] Documento acreditativo que aporta una Obediencia a las logias que se acogen al auspicio de dichas Obediencias.
[3] Fuertes Arias, Rafael: Asturias Industrial. Editorial Alvízoras Llibros. Oviedo 1999.
[4] Al respecto se pueden consultar un artículo de Luis Miguel Piñera: Los primeros extranjeros en Gijón, Publicado en el diario La Nueva España, 9 y 10 de diciembre del 2000. Así mismo existe en el Ayuntamiento de Gijón, Archivo Municipal, (AMG) el expediente 58/1859, y otro de 1866 que contiene una lista de 225 ciudadanos extranjeros residentes en Gijón. También en dicho archivo se encuentra el expediente que se ha conseguido traer de la Biblioteca Nacional de Francia (BNF). Mss. FM2 848, microfilm referente a las logias asturianas del GOdF,y que ha se ha reseñado.
[5] AMG. Microfilm Logia Amigos de la Naturaleza....Informe de José Víctory al Consejo de la Orden del 17 diciembre de 1871.
[6] Núcleo masónico compuesto por tres o más masones, entre los cuales debe haber al menos un Maestro Masón.
[7] Lo que significa que la reunión de tres masones pueden constituirse en un núcleo mínimo de trabajo, el triángulo, en este caso no dependiente de ninguna estructura como Gran Logia o Gran Oriente. Como grupo denominado “salvaje”, más adelante irán buscando la estructura que más convenga a sus intereses.
[8] Marcos, Ludovic. Historie de Rite Français au XIX siécle. Colecc. Encyclopedie Maçonnique. Editions Maçonniques de France. Paris 2001.
[9] Las logias justas y perfectas, son aquellas que cuentan con un mínimo de siete miembros, de los cuales cinco han de poseer el grado de Maestro (3º) y dos el de Compañero (2º).
[10] AMG. Microfilm Logia Amigos de la Naturaleza....Carta de la logia al GOdF...., fechada el 24 de junio de 1851.
[11] Dato que aporta Sanllorente Barragán, Francisco: La masonería en las Islas Baleares .1800-1940. Miquel Font Editor. Mallorca 1999. Pág.69-78.
[12] Combes, André. Le Gran Orient de France au XIX siègle (1814-1865. Editions maçonniques de France. París 2000.
[13] Esprit-Eugene Hubert, nació en Toulouse 1819. Este era un empleado de la Contribución, y luego Consejero de la Prefectura. Fue iniciado el 10 de enero 1848 en La Parfaite Harmonie de Toulouse. Espiritualista apasionado que se adhiere al Rito de Misaraim y que forma parte de los Chevaliers Croisés. El 25 de abril de 1851 deviene en Jefe del secretariado particular del Gran Oriente de Francia, aunque en esos momentos atraviesa por grandes problemas en su cargo y poco puede hacer por resolver los conflictos asturianos, frente a los suyos propios que son graves por su oposición al Imperio.
[14] AMG. Microfilm. Logia Amigos de la Naturaleza...
[15] Guerra García, Víctor. La masonería al socaire del Ferrocarril en Asturias. El masón José Victory y le Ferrocarril de Langreo. 150 Aniversario del Langreo y del Ferrocarril en Asturias. III Congreso Historia Ferroviaria. Gijón. Septiembre 2003.
[16] AMG Microfilm de la Biblioteca Nacional de París. Manuscritos. Fondos FM2 848.La logia Amigos....
[17] Orador Para la logia representa la igualdad y el derecho de la Tradición, el representa la regularidad y la justicia de los trabajos, y da a la logia el sentido y espíritu de la Ley. Es por tanto, el guardián y conservador de los Landmarks, los Estatutos y Reglamentos de la Orden y los Reglamentos interiores de la propia logia, además será quien instruya a los hermanos en sus distintos grados. Después de su intervención tras dar sus conclusiones, ningún hermano puede tomar la palabra.
[18] El investigador Francisco Cabriffose, le da como originario en Lyon.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...