09 junio 2012

MASONES EN LA CUENCA DEL CAUDAL, a propósito de Molleda Valdés…

Si la envidia fuese tiña….entre Edipo y Narciso


Hace unos días daba una conferencia en el Valle del Caudal (Mieres), sobre Masonería en la Cuenca del Caudal, al igual que lo hice  hace unos meses  junto a mi amigo Ernesto Burgos, aunque en esa ocasión el tema estuvo más relacionado con la temática de La Masonería y la revolución del 34.

En estas conferencias aporté algunos nombres ya conocidos de masones, divulgados también  por algunos otros historiadores, y recientemente por  Ernesto Burgos, cuya labor de divulgación  se basa en sus propias pesquisas,  pero tambien en el trabajo que vamos desarrollando a modo de labor colectiva con intención de levantar el edificio de la memoria histórica, otros historiadores y estudiosos del tema, y como parece que eso enfada y fastidia, y saca rosáceas ronchas a algunos hiramistas de pro, pues parecen que se dedican a presentar lo publicado, como fruto de un trabajo personal que lo es como sucede en el  caso de Ernesto Burgos, pero también hay algo más que no se dice y se sabe, al menos por quien presenta la cuestión en un post reciente. y me explico.

Estos días  me  he encontrado con un post de un Hermano Masón asturiano  que reseñaba  el trabajo de Ernesto Burgos sobre Juan Molleda Valdés,  estoy hablando del Blog Memoria social y Masónica***  en el cual se  presentaba como el no va más de la investigación un artículo que se publicaba en el Diario La Nueva España, edición local de Las Cuencas, y firmado por el  amigo Ernesto, desde aquí debo decir que sabe trabajar muy bien los temas masónicos. Pero este cicatero Hermano tal vez por aquello de meter dedos en los ojos ajenos y negar  el pan y la sal a otros, a la vez que  demuestra que ignora su propia historia masónica, pues hay que tener en cuenta que varios de los trabajos sobre Juan Molleda Valdés, se escribieron de mi mano cuando compartía con dicho Hermano responsabilidades en la logia Rosario Acuña, o sea  que nunca leyó una sola línea de lo que escribía en aquellos lejanos años  2005 y se le entregaba;  y ahora nos presenta el artículo de Ernesto Burgos, yo creo que pasa fastidiar  meter en el lío, sin venir a cuento intentando decirnos que la buena labores que hacen otros, y lo malo que somos los demás...

Bendita cultura la que tienen algunos notables masones que no leen aquellos trabajos que se les ha entregado en el taller  por lo cual dado lo que dicen  ni si quieran han ojeado ni una sola pagina de los entregado o lo publicado, o si lo hicieron todavía es peor, porque supone bastante mala leche ignorar...

A este Hermano Masón de la logia Rosario Acuña, habrá que recordarle que sobre Juan Molleda Valdés se escribió esto:

“Masonería y la Revolución de Octubre de 1934
 LOS TERRITORIOS MINEROS y LA MASONERÍA.
En Asturias la presencia de la masonería, tanto en un siglo como en otro, (siglo XIX y XX)  mayoritariamente hay que significar que su presencia se recoge en las grandes ciudades, en el caso que nos ocupa, la presencia masónica se circunscribe a Gijón, Oviedo y Avilés,  y con alguna otra ramificación hacia el Occidente asturiano llegando su registrase su presencia en los concejos de Belmonte, Luarca y Navia en el siglo XIX, y en Grandas de Salime en el siglo XX; y menos hacia el Oriente; donde los únicos talleres que se registran son Luz de Bimenes en el siglo XIX, en el Concejo del mismo nombre y el Triángulo Ferrer en la primera mitad del siglo XX en Nava.[1]

Si echamos pues, un vistazo al mapa de Asturias, veremos que el espacio que queda por cubrir es toda la parte sur del territorio, aquella donde la presencia agroganadera es importante, sector que no suele vincularse a la masonería, no sé si llega a tan solo dos casos de agricultores asturianos en el seno de los Hijos de la Luz; otra ausencia importante de la Orden es la que se registra en el ámbito minero, donde solo tuvo una pequeña punta de lanza en Turón con el triángulo Costa.

Pero si bien los territorios mineros asturianos no fueron fértiles a la hora de suscitar el trabajo en logia, no por ello dejó de haber una presencia entre las gentes mineras de singulares francmasones muy incardinados en la vida social y cultural de dichos valles.

En cuanto a la presencia de francmasones  en el valle del Caudal, si bien no fue un enclave masónico importante pues tan solo se registra la presencia de un pequeño taller en Turón, no por ello dejó se ser una excelente cantera de la denominada Orden Hijos de la Viuda, más en el siglo XIX, que en el XX. Aunque en honor a la verdad también hay que decir que no están vaciados al completo las nóminas de masones del siglo XX, y menos aún definidas sus pertenencias u orígenes.

Un primer acercamiento pues a la masonería o francmasones que provenían u eran originarios del valle del Caudal nos presenta un interesante cuadro que tuvo esta membresía masónica[VGG1] :

Molleda Vázquez, Juan

Nataniel

Caballeros de la Luz 1886 * Mieres Empleado particular
Álvarez Robles, José Cazalla Nueva Luz 1880 Mieres Secrt. Ayuntamiento
Álvarez Cienfuegos , Carlos Rcchefort Nueva Luz 1880 Mieres Suplente “
Suárez Torres, Manuel Pelayo Nueva Luz 1880 Mieres Capataz de Minas
Vázquez Prada, Braulio Villalar Nueva Luz 1880 Mieres Propietario
Sela Sampil, Inocencio Oviedo Nueva Luz 1880 Santullano Abogado
Álvarez Clos, José Trafalgar Nueva Luz 1880 Mieres Industrial
Sela Castañón, José Aristóteles Nueva Luz 188 Mieres Capataz de Minas
Rozada Diaz, Paulino Torrijos Nueva Luz 1880 Mieres Militar
García Canteli, Rafael Milan Nueva Luz 1880 Mieres Maestro Tornero
Belugan Cabibel, Agustín Cambronne Nueva Luz 1881 Mieres Pagador
García Cañete, Rafael Ordoño 18º J. González Río Mieres Tenedor
Fernández, Julio César J. González Río Mieres Comisionista
Vigón Braulio Martinez Marina J. González Río Mieres Comisionista
Fernández Nespral, Demetrio Arístides J. González Río Mieres Empleado
Muñiz, Dionisio Estrabón J. González Río Mieres Empleado FC
Quintana Lavilla, Eugenio J. González Río Mieres
Esta nómina de  hiramistas, algunos son desconocidos, y es muy difícil  la localización de su currículo social y masónico más allá de los datos que se recogen en la actas de las logias y en los escasos cuadros lógicos de las logias.”


Pero es más,  por ejemplo de Juan Molleda Valdés, sabemos  también desde hace un buen porrón de años lo que escribió  Pedro Álvarez Lázaro en su libro: La Masonería . Escuela de formación del Ciudadano. La educación interna de los masones españoles en el ultimo tercio del siglo XIX. (Madrid 1998) en cuyo libro  nos da la referencia de su carta a Las Dominicales de Librepensamiento.

También se hace eco de esa carta de Las Dominicales de Librepensamiento, el profesor de la Universidad Libre de Bruselas, Jean Pierre Bastian,  y también Manuel León en el trabajo” Protestantes y Masones”  con el cual he trabajado y avanzamos sobre este personaje varios apuntes en un trabajo conjunto sobre evangélicos y librepensamiento, y   en él aventuramos que por la adopción del nombre simbólico, es muy posible que estemos ante  un masón evangélico, lo cual explicaría su posición muy consubstancial con la expuesta  por otros famoso masón y evangélico: Juan Emeterio Fuente:

la masonería no es una religión, y por eso no tiene dogma religioso alguno; es una asociación de hombres libres y honrados, y por eso no solo admite cristianos de todas las religiones, sino también judíos, mahometanos y hasta paganos y salvajes son miembros de ella... Y solo exige la creencia en el G.A.D.U. (Gran Arquitecto del Universo) dejando que cada uno busque a Dios a su manera y sin mezclarse en su conciencia... La masonería no se mezcla con la vida de la Iglesia, los medios de que se vale para alcanzar su objetivo son muy diferentes... La masonería busca primero el amor, le anima y le fortalece primero la fe y la esperanza, La iglesia forma el ser espiritual del hombre en contraposición con su naturaleza carnal, le hace dirigir su mirada hacia el cielo, a la vida eterna”.  Con estas palabras se abría la sesión inaugural del templo masón gijonés, pero las actuaciones en el campo civil y en especial la defensa de las libertades, estarían apoyadas también por las iglesias de Oviedo y Gijón, siendo José García Rubiera, primer protestante de Gijón, otro de los activistas que promovían la libertad frente la dominación clerical.

Nos dice Víctor Guerra que los combativos hermanos “Prin” y “Gravina” con el visto bueno Venerable “Melanchton”, atacaron duramente a los jesuitas que estaban construyendo el Colegio de la Inmaculada, expresándose en términos como estos: “ ellos intentarán apoderarse de la enseñanza para sembrar sus perniciosas doctrinas. Mas ¿lo conseguirán? ¿Verá impasible el espíritu de Jovellanos desaparecer su obra? ¿Dejará que la tierra donde nació sea humillada bajo la despótica tiranía? ¡Oh ! No. El jesuitismo lleva consigo la maldición de Dios y la maldición de la sociedad; la sentencia de muerte está promovida contra él
Más datos  sobre este tema, los pueden encontrar en Historia del Protestantismo en Asturias” de Manuel León

En todo caso  hay que significar que sobre el Hermano  Molleda, por mi parte  escribí esto en el año 2005: ( Es una pena que el Hermano Masón estuviera en esos momentos y ahora más atento a sus labores personales, y a crear sus propias redes propias y estrategias de eliminacion  de competencias  que al trabajo de los Hermanos de su taller)


Decía o más bien escribñia en el año 2005    “Luego tenemos otro librepensador en la figura del mierense Juan Molleda Vázquez, miembro de la logia Caballeros de la Luz, y de simbólico Nataniel, que tanto recuerda a estereotipos religiosos protestantes. 

Este mierense es autor de la novela El hijo del infortunio, o historia de un desgraciado, editada en 1882 en la Imprenta y Litografía Vicente de Madrid.   Escribirá varios artículos en prensa tanto en “La Verdad” de Oviedo,  como en Las Dominicales del Librepensamiento, en cuyo nº 68 de del 8 de junio de 1884, exponía lo siguiente:

“Es indudable que cuantos hemos tenido la gratísima satisfacción de haber transpuesto los umbrales de una logia, vendados los ojos, para abrirlos allí a luz, profesamos las nobles, benéficas y generosas ideas del libre pensamiento. Es así mismo innegable que todos absolutamente todos los libre-pensadores tienen sus creencias similares a las de los masones, hasta tal punto, que me atrevo a asegurar, sin temor a que se desmienta que hoy no hay un solo masón que deje de ser libre-pensador, como tampoco no hay -ningún libre-pensador que, en condiciones para ello y excitado a serlo por algún hermano, dejase de entrar en esta universal asociación, que contando millones de prosélitos se extiende en mil diversa ramificaciones por los más apartados confines del globo”.

Ponencia con el título: En anticlericalismo Masónico del Siglo XXI, al socaire del simbólico “Giordano Bruno, adoptado por los masones asturianos, dictada  con motivo de un Simposio del CHEME, (no editada publicada por ciertos problemas del CHEME)  pero publicada en este mismo blog el 14 de noviembre del 2008 como: EL anticlericalismo Masónico y las Cámaras Giordano Bruno . ( Como digo es una pena que tan significado  masón tan atento a la prensa local, no lea este blog, pues igual aprendía tambien algo, aunque sea de la mano de este modesto estudioso de la masonería asturiana, que se ha dedicado a estas labores desde hace años y en convivencia con el citado masón  que por cierto cuando le conocí allá por 1996 y le preguntaba por  la masonería astur, se levantaba de hombros, porque no tenía más idea que lo que había reseñado Benimeli, y poco más.

Esa una pena que algunos masones basen su cultura masónica en base a rastreos de prensa, y se dediquen  a querer meter el dedo en el ojo a otros, o tengan como misión y objetivo  o destejer la labor que uno va haciendo, y  es de lamentar que no  dediquen su brillante tiempo a conocer su propia historia, esa que ensalzan de otros y que resulta que tienen inserta en su propia pagina web logia, eso sí como está firmada por quien tienen como enemigo... pues ya se sabe a estos ni agua...http://www.asturmason.es/v1/index.php?option=content&task=view&id=77&catid=36&Itemid=72


En este sentido, decir que  hay un trabajo colgado en la pagina de Turón, y que espero que podamos completar tanto mi amigo Ernesto Burgos, como yo mismo,  con un trabajo a dúo tal  y como quedamos durante le conferencia que dimos hace unos meses en la Casa de Cultura de Turón.

Confío en  que este verano salga las galeradas  de ese trabajo, y mientras tanto pueden leer parte de ese trabajo en: http://www.elvalledeturon.net/historia/masoneria-en-turon/la-masoneria-y-la-revolucion-del-34-i.

Víctor Guerra.

[1] GUERRA, Víctor.: “La Masonería en Asturias 1850-1938 – Los francmasones de la Comarca de la Sidra” Edt. KRK. Oviedo 2000.
[2] Se denomina triángulo, a un taller masónico que lo componen como mínimo tres masones, de los cuales uno ha de ser maestro masón (3º).
[3] Logias donde se inicia el francmasón, cuando se cambia de logia es habitual hablar de logia madre
[4] Levantar Columnas es la expresión ritual que expresa la instalación de un taller en un valle u oriente, en este caso en el de Turón.
[5] Se dice del iniciado como masón que por su propia voluntad abandona la actividad masónica.
[6] Título de Constitución dado por una obediencia que garantiza la regularidad de una taller, esa carta solo puede ser entregada a los hermanos fundadores, en el momento que una logia abata columnas, o sea deja de estar activa, debe entregar su Carta Patente. De no hacerlo pasaría a ser considerada como “taller salvaje”.
[7] Toman para el triángulo el nombre de Costa en homenaje a Joaquín Costa, político y escritor español. En su obras se denota una gran preocupación por la idea de modernizar España. Fue un prolífico escritor sobre tema temas sociopolíticos. Y en cuya memoria levantaron diversos talleres, y también muchos francmasones adoptaron su apellido como simbólico.


Página: 1
[VGG1] A este cuadro le faltan los masones del siglo XX

*** Al final gracias a estos rifirrafes tal blog terminará subiendo de lectores. Me alegro. Sonrisa)

07 junio 2012

Conferencia de Masoneria en Mieres de Victor Guerra

Guerra: «La masonería se fijó en los mineros, pero en las logias estaban los patronos»

El escritor analizó en Santullano la presencia del movimiento masón en la región y su vinculación con los obreros

Guerra: La masonera se fij en los mineros, pero en las logias estaban los patronos
Guerra: «La masonería se fijó en los mineros, pero en las logias estaban los patronos»  
 DIARIO LA NEUVA ESPAÑA

Mieres del Camino,  J. A. GAYOL
La Feria de Mieres acogió ayer una charla titulada «Masonería en las Cuencas». La disertación corrió a cargo del escritor Víctor Guerra. Para presentar al ponente se contó con el también escritor Roberto García, quien dijo que «Víctor Guerra es uno de los mayores expertos de masonería en España y, en particular, sobre la masonería asturiana». El evento fue organizado por el colectivo de asociaciones que integran «FIMI Project», en colaboración con el Club LA NUEVA ESPAÑA en las Cuencas.

Víctor Guerra habló de la masonería «como un tema complicado, donde se mezclan mitos y distorsiones». A la hora de definir este movimiento que se asienta sobre las logias, tuvo que extenderse: «Es un movimiento del espíritu dentro del cual tienen cabida todas las tendencias y convicciones favorables al mejoramiento moral y material del género humano. La masonería no se hace órgano de ninguna tendencia política o social determinada, y su misión es la de estudiar desinteresadamente todos los problemas que conciernen a la vida de la humanidad para hacer su vida más fraternal», señaló Víctor Guerra.


La masonería se organiza en logias, que buscan la heterogeneidad, sin ideología obligatoria, trabajando cuestiones sin recibir ninguna respuesta como definitiva. Está compuesta de racionalistas, intelectuales y artesanos, pobres o ricos, de izquierdas o de derechas, con el fin principal de reunir personas que de otra forma seguirían ignorándose. De esta forma se rompen desniveles sociales, profesiones o ideológicos, apuntó el ponente.

«Dibujado el contorno teórico de las logias y la masonería, se dice que la masonería en Asturias nace posiblemente en el siglo XIX, concentrándose los núcleos en Oviedo o Gijón, si bien también hubo logias en Avilés, Belmonte, Bimenes, Luarca, Navia o Trubia», precisó Víctor Guerra. Respecto a la Cuenca del Caudal «no hubo masonería como tal, aunque los prohombres de las logias ovetenses siempre estuvieron muy empeñados en que hubiera movimiento obrero, mineros, dentro de las logias, e incluso plantearon no cobrar la cuota de entrada para facilitar el ingreso de obreros». Sin embargo, los obreros tenían «cierta reticencia porque muchos de los hermanos masones eran los propios patronos».

La incidencia de las logias en Mieres o Langreo es reducida porque los masones de las Cuencas desarrollan su labor en Oviedo, aunque trabajen en las Cuencas. «Así que no hubo logias en el Caudal, pero sí masones integrados en las logias de Oviedo o Gijón», puntualizó ayer Víctor Guerra.



05 junio 2012

Paz Rodríguez. Venerable Logia Estrella del Norte (GLFE)

«Las masonas creemos en la duda, la masonería es una escuela de ciudadanía»

«Partimos de la libertad de conciencia, así que no estamos en contra de la religión católica ni de ninguna otra, trabajamos en la tolerancia»


Paz Rodríguez,  en Oviedo. Foto de  Miki lópez


PAZ RODRÍGUEZ Abogada avilesina, venerable maestra de la logia Estrella del Norte
entrevistada por Javier NEIRA (LNE)

La abogada avilesina maestra -presidenta- de la logia Estrella del Norte, con sede en Gijón, única logia femenina de Asturias. Está formada por 14 mujeres. En España hay nueve logias femeninas y en conjunto suman unas doscientas mujeres. Las masonas asturianas ofrecerán hoy, a las siete y media de la tarde, una conferencia en Avilés, en el Centro Municipal de Arte y Exposiciones «El Arbolón» con el título «La mujer en la masonería». Presentará Paz Rodríguez e intervendrán Ana María Lorente, gran maestra de la Gran Logia Femenina de España y Concha Pedrosa, licenciada en Historia. Mañana, en Gijón, Estrella del Norte se hermanará con la logia francesa Diotima.
-¿Cómo y por qué se hermanarán con la logia Diotima?

-El sábado, en Gijón, vamos a hacer una ceremonia de hermanamiento de dos logias Estrella del Norte, de la Gran Logia Femenina de España, con una logia de la Gran Logia Femenina de Francia que se llama Diotima que está en Marmande, entre Toulouse y Burdeos. Tres hermanas de Diotima son fundadoras de Estrella del Norte y nos traen la luz para abrir los trabajos.
-Lo dicho, ¿cómo?

-Lo hacemos como una tenida ritualística a desarrollar con dos actos. Primero en el mes de abril hicimos una ceremonia en Marmande y ahora, en Gijón, celebraremos la segunda parte. Todo según un ritual que es muy bonito y pensando siempre en unir lazos de fraternidad. Pertenecemos al Rito Escocés Antiguo y Aceptado.


-¿Por qué el nombre de Estrella del Norte?
-Porque somos del Norte ya que vivimos en el Norte y porque buscamos una luz, de ahí la referencia a la estrella.


-¿Para qué?
-Buena pregunta. Cada persona busca una cosa distinta en la masonería. Cada cual tiene su perspectiva. La razón común, el motivo, es mejorar como persona para, de esa forma, mejorar la sociedad; también cuenta mucho el deseo de encontrar respuestas. La masonería quiere que mejore la Humanidad y por eso estoy yo ahí; y como yo, las demás y los demás.


-¿Cómo?
-Es una escuela de aprendizaje para los ciudadanos. Es muy necesaria, siempre ha sido necesaria y más ahora con todo lo que está cayendo. Hay que recuperar los valores, aunque no sé si es correcto ese argumento porque para recuperar algo hay que haberlo tenido antes y no está claro qué valores eran ya seguros en nuestras sociedades actuales. Están ocurriendo cosas muy complicadas y hay desconcierto en los valores y en los planteamientos éticos, y la masonería ayuda en ese sentido. La gente se compromete al formar parte de una logia donde se asumen responsabilidades que después se pueden trasladar a la vida profana. De esa forma pueden ir modificando para mejor las cosas que le rodean. Si así se hace, el entorno irá modificándose positivamente.


-¿La masonería es un sindicato de intereses? Eso se dice.
-No, no estoy de acuerdo. No sé cómo funcionan otras obediencias, no sé si se comportan como sindicatos o grupos de apoyo, pero en lo que yo conozco la masonería predica y debe trabajar para la fraternidad; de manera que no es un sindicato. Nos ayudamos, pero no por que seamos hermanos sino porque hay que ayudar al prójimo en general. Debemos ayudar a la Humanidad en su conjunto y también a cada cual, ése es nuestro ideal. Si por la cercanía de la logia conectamos más directamente, mejor; pero nada más. No es un sindicato en absoluto.
-Es relativista.-La masonería sí cree.-¿En qué?-Las masonas creemos en la duda, la masonería es una escuela de ciudadanía. Te enseña a dudar. Te ayuda a dudar. No relativiza las cosas, sino que te anima a cuestionártelas y de ahí sale la libertad, esa actitud es una gran fuente de libertad.

-Es anticatólica.
-Incierto.


-Demuéstrelo.
-Demuestre usted su afirmación.
-Bueno...


-La Gran Logia de España, que representa lo que se llama regularidad, tiene como requisito de pertenencia creer en Dios o en un ser supremo. Esa crítica, esa suposición de que la masonería es anticatólica, choca al menos con el criterio de la regularidad. Más aún. En la masonería partimos de la libertad de conciencia, así que no estamos en contra de la religión católica ni de ninguna otra, trabajamos en la tolerancia, según los criterios de la tolerancia de manera que respeta profundamente todas las religiones y quiere que todas sean respetadas.


-No así la masonería francesa, me temo.
-Tampoco es correcta esa afirmación. La masonería francesa es genuinamente laica y ése es un principio de la masonería. No tiene nada de anticatolicismo ni de anti-Iglesia ni está en contra de ninguna religión. Al revés, el laicismo enlaza directamente con la tolerancia y eso es bueno para las religiones. Las críticas que se hacen en ese sentido ponen sencillamente las cosas del revés.


-Los ideales masónicos se han cumplido, vivimos en sociedades libres, con las necesidades básicas cubiertas...-No, mientras haya gente con necesidades no están cumplidos los ideales masónicos; y mientras haya gente que no tiene libertad, tampoco. Mientras haya gente que no puede decidir por sí misma, no están cumplidos. Todo eso se cumple a nivel de Estado con la Constitución y las normas que garantizan los derechos, pero hay que ver si esos derechos están también en la calle. No creo que todos gocen de esos derechos.
'La mujer en la masonería', en el CMAE
Las protagonistas de la charla de ayer en el CMAE. :: Foto de MARIETA (Diario El COmercio)
-¿Por qué hay tan pocos masones en España?
-Creo que en España hay miedo. Ésa es una responsabilidad de los propios masones. No se sabe quiénes son, no dan la cara, tienen miedo de que los señalen con el dedo. Las personas que me conocen y que no saben que soy masona y que lo sabrán ahora, por esta entrevista, espero y deseo que no me ven y califiquen de otra manera en lo sucesivo. La masonería puede parecer una secta con un tabú, pero al ubicar en la masonería a una persona que es de una determinada manera se deja de ver como una institución problemática con determinadas etiquetas. Por otra parte, la masonería no está para ponerse medallas sino para mejorar y, a partir de ahí, construir el resto. Un cargo no es una medalla, es una responsabilidad.


-¿Y la familia?
-La masonería compromete a la familia y quizá más en el caso de la masonería femenina. Muchas hermanas son jóvenes y llevan a sus hijos a las tenidas y eso implica también un mayor compromiso.

La masonería en la Cuenca del Caudal en los siglos XIX y XX


Víctor Guerra.
Víctor Guerra, uno de los máximos expertos en masonería, Maestro Masón y autor de numerosas publicaciones sobre el tema, presenta esta tarde en el Recinto Ferial de Mieres (Feria de Mieres) un charla complementada con imágenes sobre la Masonería en Las Cuencas Mineras
La conferencia lleva por título «La Masonería en Las Cuencas Mineras, y su incidencia en el Valle del Caudal en los siglos XIX y XX»
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...