10 marzo 2013

MASONERÏA EN CABRANES (II)


Fotografía de Ana.P. Paredes

Siguiendo con la estela de investigaciones dentro del Diccionario Biográfico y bibliográficos sobre Masonería en Asturias, aporto una nueva entrega del Capítulo dedicado a la MASONERÏA DE CABRANES.

Los distintos Hermanos masones de Cabranes pese a reunir un numero importante de masones en un concejo tan pequeño como Cabranes jamás pudieron levantar un taller  en su querido Concejo, la falta de compresión de los Hermanos de Villaviciosa, y Nava. algunos de ello  más centrados en sus proyectos, la incomprensión de las burocracias obedienciales y la espalda que los Indianos cabraneses les dieron a la líder masónico de la zona echaron por tierra todo un esfuerzo de querer levantar columnas masónicas en  dicho Concejo.

Para evaluar más si cabe la importancia de dicho proyecto de levantar logia  presento lo efectivos que se dieron en dicho concejo asturiano hoy situado dentro de la Comarca de la Sidra.

Francisco Corrales Sánchez es hijo de emigrados cabraneses que le traen al mundo un 29 de marzo de 1903, en el estado de Jalapa (Méjico), trasladándose más tarde a la tierra paterna, donde ejerce la profesión de comerciante. Como hijo de masón se inicia en la logia Jovellanos 337 el 8 Septiembre de 1922 donde adopta el simbólico de “Panuco” en memoria del Río oriental de México, unión del Moctezuma y el Tamuín y que desemboca en el Golfo de México.

Pasará a engrosar las columnas de la Jovellanos 1 , en la cual pedirá su “plancha de quiteen Mayo de 1926 aún con el grado de aprendiz. Este francmasón muere el 18 de Agosto de 1931 junto con su padre Andrés Corrales Corrales, y están enterrados los dos juntos en un nicho en el cementerio de Cabranes Según informaciones de los familiares, murieron en un accidente

Gonzalo Corrales Huerta nacido el 22 de Abril de 1896 en Cabranes, también dedicado al comercio y soltero igual que Francisco, ingresa en la logia Jovellanos 337 el 20 Octubre de 1922, en cuyo balance anual de componentes del de la logia aparece con el simbólico de Piles, pasando más adelante a formar parte de la logia Jovellanos 1 hasta 1926, donde aún sigue con el grado de aprendiz. Sin embargo, en la Causa General 155 de 1937, en el Folio 278 del Rollo 16, aparece con el grado de Maestro (3º).

La tónica en este grupo de cabraneses es que al no poder constituir un taller propio y mantener una labor masónica teniendo que desplazarse constantemente desde Cabranes hasta Gijón, a partir de 1926 y 1928 empiezan a solicitar o bien la plancha de quite o a dejar de asistir a las tenidas, por lo cual se les acaba dando de baja por falta de pago y asistencia.

Gonzalo murió en Mayo de 1962 en su tierra natal, en cuyo cementerio está hoy enterrado.

Enrique Calle Revorio: nace en Santa Eulalia de Cabranes el 29 de Junio de 1880, y se postula para ingresar en masonería el 22 de Septiembre de 1922 en la logia Jovellanos 337, iniciándose un mes más tarde de la petición de entrada. Adopta el nombre simbólico de “César”. Enrique está casado y su profesión es la de obrero, sin que se especifique su especialidad profesional.

En 1928, según comunicación de la G.L. Regional del Noroeste al Gran Consejo Federal Simbólico del 28 de Septiembre de 1928, se dice: “.. Que por omisión en las listas enviadas de hh:.; dados de baja por sanción, quedo sin anotar el citado h:., por falta de asistencia y pago”, y firman como Gran Maestre Alberto de Lera y como Gran Secretario Antonio López del Villar.

Juan Rodríguez Naredo nace el 24 de Junio de 1896en Torazo, (Cabranes) del matrimonio habido entre Alberto y María.

Juan según su expediente es un empleado del Banco Gijón con domicilio en Gijón, concretamente en la calle Avenida Hermanos Felgueroso; llama poderosamente la atención el hecho de que casi todos los masones habiten en las cercanías de la sede del taller. Si cogiéramos todos los listados de los masones de dicha época, podremos observar que aparte de los que vivían en el entorno rural, el resto residía en las inmediaciones de la logia.

Naredo, ya había tenido contactos con la masonería allende las fronteras, aunque dichos contactos no debieron pasar de la asistencia a “Tenidas Blancas” .[i] Se da una curiosa anécdota entre él y Cesáreo Lavandero, reflejadas en las actas de retractación se acusan mutuamente de haber llevado uno al otro a las tenidas masónicas. Esto declaraba Cesáreo Lavandero: “En Cuba fue Juan Rodríguez Naredo quien me llevó a algunas tenidas blancas”, y Juan declaraba a su vez “que había sido Cesáreo quien le había llevado a tales tenidas”.

Fuera como fuere, Juan Rodríguez Naredo, se inicia en la logia Jovellanos 1 el 25 en Marzo de 1925 adoptando el simbólico relativo al pueblo de sus padres, “Torazo. El 11 de Agosto del mismo año se aumenta el salario[ii] al grado de Compañero (2º); para ser exaltado por la Cámara del Medio a Maestro (3º) el 2 de Abril de 1926; ejerciendo ese año el cargo de Experto[iii] en el cuadro de dignidades de la logia Jovellanos1.

Algunas documentaciones relacionan a éste miembro de la Orden, con el único taller que se levanta en Oviedo la logia Argüelles nº 3 que fundara el odontólogo Jaime Benjamin Viliesid, y el comerciante Crisanto Alonso Peréz, y en cuyos cuadros lógicos estaban Juan Pablo García y el también odontólogo Teodoro López Cuesta, ambos miembros del Partido Socialista. 

Este taller estaba también bajo los auspicios de la Gran Logia Regional del Noroeste, pero no se ha podido constatar que hubiera habido alguna reafiliación, tal la explicación es que los Servicios de Documentación franquista hicieran tal atribución en tanto que el nombre de Juan R. Naredo hubiera estado ligado a alguna ceremonia o acto en que se hubiera relacionado con dicha logia ovetense que hubo de haberla al ostentar cargos dentro de la Gran Logia Regional del Noroeste, de hecho desempeñó el cargo de Gran Consejero en 1930. E ese mismo año se le otorga el grado de Maestro Perfecto (5º).

En su acta de retractación minimiza su participación en la masonería ante la presión de los tribunales franquistas y da como fecha de ingreso 1927. Junto a dicho acta están también diversos papeles que nos cuentan su periplo: durante el Frente Popular es detenido por haber pertenecido al Partido Liberal Demócrata e ingresa en un Batallón de Trabajadores, del cual es puesto en libertad por las gestiones que desarrolla su mujer. Con la llegada del nuevo régimen es nuevamente detenido y es recluido en la Cárcel del Coto, donde intenta suicidarse dándose un corte en la parte anterior del cuello y otro en la región mamilar izquierda y produciéndose ciertas contusiones en la cabeza, ante tal situación interviene una vez más su mujer buscando entre directivos y personas influyentes del Banco Gijón, entre los que se encontraba José María Rodríguez, a la sazón Consejero también del Banco Herrero y antiguo Diputado Reformista, y con éste y con algunos avales más que reunió, consigue poner a Juan R. Naredo en libertad el 16 de Febrero de 1938.

Aún con todo, no se libra del procesamiento y se le termina encausando en la Causa General nº 155 de 1937 de Asturias y Galicia, puesto que no puede negar que su participación en la masonería que era larga y abundante, ya que su nombre no sólo estaba en lo cuadros lógicos incautados por los servicios de información, sino que también se le encontró como socio de la Escuela Neutra, proyecto que auspiciaba la logia Jovellanos en colaboración algunos ricos masones - como Marcelino González García - que invertían influencias y dinero en el proyecto educacional.

En su defensa y como atenuante para minimizar su condena aduce “ que dentro del Banco Gijón se dedicó durante la dominación roja a sabotear la situación, sobre todo en lo que respectaba al Impuesto de Guerra “

Como casi todos sus convecinos, Juan Rodríguez Naredo perteneció primero al Partido Reformista y luego siguió a su jefe Melquiades Alvarez cuando creó el Partido Liberal Demócrata, donde de nuevo encontramos a algunos significados masones; aunque parece que sus posiciones no del todo extremistas, puesto que aún en 1933 seguía dentro de la Orden. Aunque la basculación del Reformismo definitivamente hacia posiciones derechistas se van a producir a partir de estos momentos.

Alfonso Benigno Naredo es el siguiente de la saga de los apellidados Naredo, apellido éste que ha creado diversos problemas de identificación con relación a otras personas que portaban tal apellido. Un problema de identificación, que no sólo ha sido patrimonio de los departamentos policiales de recuperación de documentos masónicos, que se han peleado con aclarar las identidades de unos y otros, sino también de este autor, que cincuenta años más tarde tras conseguir los diferentes expedientes y confrontarlos con otros datos, ha podido malamente desentrañando, quien era quien, y donde estaba cada uno.

La complicación en esa identificación que ha traído de cabeza a los servicios policiales, es al no utilizar tanto el anterior francmasón reseñado como Alfonso Benigno su primer apellido y suprimir además éste último su segundo nombre, lo que dio lugar a un obligado e intenso cruce de correspondencia entre los distintos servicios policiales pidiendo aclaración sobre las diversas identidades de este francmasón que reúne en torno así muchas curiosidades.

Según su expediente nace el 24 de Enero de 1890 en (Cabranes), está soltero y es un obrero sin cualificar. Se inicia en la Jovellanos 337 el 15 de septiembre de 1922 adoptando el simbólico de “Productor,” en poco menos de un año ya tiene el grado de Compañero (2º); a partir de aquí Alfonso Benigno Naredo inicia un periplo latinoamericano con la documentación masónica en el bolsillo, con la cual buscó incesantemente los lazos de la unión y fraternidad masónica para ir adscribiéndose a diversas logias y hacerse con los medios necesarios para subsistir, aunque al tenor de los pocos años que allí estuvo, no pareció que su andanza americana le fuera muy bien. Primero le tenemos exaltándose a Maestro Masón (3º), diploma que la logia Dindurra de Cuba le otorga el 24 de Abril de 1925; más tarde, según los datos de su expediente, se reafilia en 1927 a la logia Acacia de Buenos Aires, expresando que su profesión es la empleado de comercio; dos meses más tarde solicita la “ plancha de quite” y pasa a la condición de “hermano en sueños o durmiente”

Según el boletín del GOE el 13 de Abril de 1928 es de nuevo afiliado aun taller, pero ya en tierras españolas y como no, en su tierra asturiana, esta vez es la logia Jovellanos 1 la que le admite en su seno con el grado de Maestro (3º), siendo más tarde irradiado debido a la comisión de varios delitos profanos, sin que se consignen en la carta de dicha comunicación de irradiación cuáles eran esos delitos.

En 1934 hay un Alfonso Naredo al que se le acusa de atraco a mano armada por motivos políticos, y posiblemente sea nuestro francmasón, del que tendremos noticias un poco más adelante: el 22 de Septiembre, el Frente Popular (según Decreto publicado por el l Noroeste del 15 de Septiembre del citado año,) se constituye la Junta Gestora de Cabranes, y Alfonso Naredo es propuesto por el Partido Comunista, que le presenta como candidato a alcalde, saliendo elegido por 15 votos frente a Martín Vilamor, de Izquierda Republicana.

Nuestro flamante alcalde tiene una elegante firma secundada de tres significativos puntos en su rúbrica que comienza aparecer en varios documentos en los que realiza una serie de “...peticiones a favor de varios soldados, para que se les deje regresar a sus casas por un tiempo..”.

Es un alcalde de significadas ideas y proyectos como lo califican los servicios de información franquistas. En Diciembre de 1936 se dirige como Regidor del Concejo de Cabranes al Director de la Caja Central de Depósitos para pedirle un crédito de 20.000pts, cuyos fines eran los siguientes:

“..para llevar a cabo diferentes obras públicas en el municipio como de primera necesidad y de las que siempre se han carecido, de cara a poder explotar riquezas, incrementar las existentes y facilitando el desenvolvimiento económico de Concejo... y facilita un catálogo de actuaciones; agua , alumbrado, teléfono, mejora de caminos vecinales..”[iv]
El régimen franquista le tiene fichado como masón de marcadas tendencias marxistas, lo que no deja de ser verdad al tenor de la incesante actividad que despliega tanto políticamente como sindicalmente desde su puesto de alcalde.

Rafael Barrera Cano, es un francmasón que aún habiendo nacido en Constantina[v] (Sevilla) el 7 de Mayo de 1893, fija su residencia en Cabranes. Este es el clásico emigrado a Cuba, donde contrae matrimonio con una oriunda de Cabranes; se inicia en Cuba en el seno de la logia Bartolomé Massó , de donde trae en su bolsillo el grado de Maestro Masón (3º) y el simbólico de “Sevilla, que recuerda a su tierra de nacimiento, tal y como comunica la logia Jovellanos 337 al Gran Oriente Español el 20 de Junio de 1923. Sigue la misma línea de sus convecinos y permanece en la misma logia tras la transmutación de Jovellanos 337 a la Jovellanos 1, donde permanecerá durante tres años; concluye su periplo masónico al ser dado de baja por falta de asistencia y pago a finales de 1925.

Cesáreo Lavandero Rodríguez, nace un 21 de Septiembre de 1884 en Cabranes, y pronto emigra a tierras caribeñas, según su acta de retractación, ahí fue donde conoció la masonería de la mano de Juan Rodríguez Naredo, ”quien le había llevado a algunas tenidas en Cuba”

Tras el regreso a su tierra natal se incardina en la vida soicio- económica del concejo llegando a ocupar el puesto de vocal asociado de la Junta Municipal en Marzo de 1912, siendo alcalde Jesús Arango, aunque las actas no nos dan detalle de las decisiones en las cuales intervino.

Cesáreo se inicia en la Jovellanos 337 en los valles de Gijón perteneciente a la Federación del Gran Oriente Español, el 14 de Abril de 1918, adoptando el simbólico de su lugar de origen “Cabranes”, aunque su residencia estaba fijada en la calle Asturias de Gijón,, donde le había llevado su profesión de industrial.

Sus vinculaciones con Cuba, vuelven a intensificarse, pues de nuevo a la isla caribeña, de donde trae un diploma como Maestro Masón de la logia Mártires de la Libertad, situada en los Valles de la Habana (Cuba), con fecha del 29 de Septiembre de 1921. En el cuadro balance de la Jovellanos 337 del 31 de Diciembre de 1922 de nuevo vuelve a estar presente en los trabajos de la logia gijonesa con el citado título de Maestro. En 1923 se da de baja en el taller anterior y pasa a constituir las filas de la nueva logia Riego nº 2, en la fecha del 19 de Enero 1924 , estando aún el taller en “instancia”; [vi] el cuadro lógico de esa fecha ya no ésta presente el hermano “Cabranes”, según una “comunicación de incidencias de la G:. L:. Regional. del Noroeste de España (con fecha del 31 de Diciembre de 1926) se comunica su expulsión sin decir el motivo de ésta.



[i] Tenidas de un taller masónico en las que pueden participar profanos, y que pueden realizarse con ritual o sin ritual.
[ii] Se dice así a la remuneración que recibe un obrero masón tras dar el toque el signo y la palabra de grado: el aumento d e salario es el acceso a un nuevo grado de la escala masónica, se adquiere mediante las ceremonias o ritos de exaltación, para recibirlo es necesario haber alcanzado “la instrucción y la edad”. Los compañeros ese aumento de salario lo reciben en la columna J\ y los maestros en la Cámara del Medio.
[iii] Oficial de logia encargado de dirigir y preparar las operaciones de las ceremonias de iniciación, aumento de grado acompañando a los candidatos, también se encarga de reconocer a los visitantes, recoger los escrutinios de las votaciones.... Es el representante en la logia del ideal iniciático y por ello le corresponde restaurar y retirar las tres grandes luces y los símbolos de cada grado durante la tenidas. Su herramienta es la espada y su joya que llevará colgada en las tenidas y cuya representación es la siguiente: una espada y una regla cruzadas .
[iv] Archivo Municipal de Cabranes. Actas del Pleno de Cabranes nº 7
[v] Curiosamente en este pueblo hubo una feroz resistencia de los masones izquierdistas, y la represión revolucionaria se cobró unas noventa y dos víctimas de significada tendencia derechista, puesto que las milicias locales de tendencia anarco-sindicalista no hicieron distingos entre burgueses, monárquicos, falangistas republicanos o masones...texto de Juan Ortiz Villaba “La persecución contra la masonería durante la Guerra Civil y la Post-guerra” III Symposiun de Metodología Aplicada a la Historia de la Masonería Española
[vi] Término que se da a los Talleres masónicos, que aún no han recibido su carta patente definitiva

@ Texto Victor Guerra







































Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...