06 septiembre 2013

HOMENAJE DE LOS MASONES A JOVELLANOS


Cada año en el mes de agosto la  ciudad de Gijón brinda un homenaje a la figura de Jovellanos, que se realiza ante la estatua del  prohombre gijonés que está situada en la plaza 6 de Agosto.


Victor Guerra y Ricardo Fernández en una ofrenda ante la estatua de Jovellanos 

A esta cita anual acuden las instituciones publicas  como el Ayuntamiento que normalmente es representado por el el Alcalde/sa de turno, y a cuyo ofrenda floral y  demás..   van otras instituciones publicas como sociedades culturales, deportivas  y hasta acuden a la ofrenda los dos  periódicos de la ciudad LA NUEVA ESPAÑA y EL COMERCIO.

Acuden como no, los familiares del tribuno Melchor Gaspar de Jovellanos, y lo que es más extraño, desde que la Logia Rosario de Acuña, del Gran Oriente de Francia levantó sus columnas en el Oriente de Gijón, suele acudir a estos actos a colocar su ofrenda floral en homenaje a Jovellanos, con alguno de sus miembros.

Pero este homenaje ciudadano tiene  para los  masones un doble significado, uno es el rendirle homenaje a Melchor Gaspar de Jovellanos, en virtud de su sabiduría u buena hombría y como buen representante de su quehacer político social y cultural.

Y el otro acto es más íntimo y más desconocido para el gran publico y a buen seguro que para lo propios masones también, y es que esta estatua de Jovellanos responde a la querencia y deseo de otros antiguos masones que en la a tarde antes de la proclamación, de la 1ª República se presentan ante el Sr. Alcalde la siguiente embajada de vecinos, compuesta por Francisco Pérez Carreño, Eduardo Guilmain y Apolinar Menéndez Acebal[Masones], y manifiestan que traen órdenes verbales del Gobernador Civil para que la Corporación Municipal dimita y resigne el mando consistorial en el Diputado Provincial D. Alejandro Blanco. Tal orden es tomada en consideración por lo cual se adopta la siguiente providencia:

«Gobierno de la Provincia de Oviedo: Atendiendo a las consideraciones en que esa Corporación Municipal, funda su dimisión he acordado aceptarla nombrando provisionalmente a los individuos que al margen se expresan mientras por la superioridad no se resuelva lo más procedente. Lo que participo a Vd. Para su conocimiento y el de los interesados, a los efectos oportunos.
Oviedo, 13 de marzo de 1873»

De los veinticinco nombres que se propugnan como concejales que se consignaban al margen del documento, además de otros distinguidos masones como Justo del Castillo, están los componentes de la citada embajada: Pérez Carreño, Guilmain y Menéndez Acebal, * que serán a su vez los proponentes de un acto y realizadores por delegación consistorial de su desarrollo para:

«Perpetuar la memoria de la proclamación de la República, legando a la posteridad un monumento digno de aprecio y veneración se levante un pedestal sobre el que se ha de colocar en mármol del tamaño natural la estatua del gran patricio Jovellanos».

Y es por esto que la estatua de Jovellanos, que tardaría unos años en lograrse, es inaugurada en 1891 y  preside la ciudad desde la plaza 6 de Agosto, y a la cual los masones debiéramos brindar nuestra ofrenda floral en ese doble sentido como tributo a  un acto que tuvo su origen por otros notables masones  en 1873.

NOTAS: *
  • Eduardo Guilmail, nacido en Madrid y tenedor de libros. Logia  Amigos de la Naturaleza y Humanidad, 1873-74 y concejal en  1873.
  • Jesús Menéndez Acebal. Agente Marítimo Logia  Amigos de la Naturaleza y Humanidad, 1873-74 y concejal en  1873.
  • Francisco Perez Carreño. Capitán de Navío.Logia Logia  Amigos de la Naturaleza y Humanidad, 1871-74 y concejal en  1873.
Víctor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...