07 febrero 2014

La masonería (asturiana) busca hermanos

clip_image002
V.:.M.:. de la Logia Progreso 1850 del  Derecho Humano.

Hace unas semanas en la edición de ASTURIAS 24  se ha editado este artículo de Fernando Romero que referenciamos en su extenso contenido. Como todo artículo tiene cosas apara matizar y explicar, pues no siempre se consigue recoger de forma certera lo que los masones quieren transmitir. Como que unos están más a la izquierda que otros, u sean grados más altos, o los basamentos sean unos u otros.
En todo caso aquí dejo  el artículo para la lectura:

VG
“El Principado cuenta con cuatro logias masónicas en Oviedo y Gijón, tres de ellas progresistas y una, que sigue el rito inglés” 
  • Foto de PABLO LORENZANA
  • Texto de : Fernando Romero @luchayescribe
La masonería es un fenómeno que crece en Asturias paralelamente al desencanto generalizado hacia partidos y sindicatos y asociaciones de corte convencional. No son una secta secreta. No ocultan su rostro tras un capirote, no conspiran. No hacen ritos satánicos. No son los dueños del poder a la sombra. Nada de ello dicen hacer los masones (los albañiles) o francmasones (albañiles libres), que viene a ser lo mismo. Y es que durante siglos, los del mazo y el cincel han sido perseguidos, etiquetados y temidos por gobiernos de todo tipo y ese sello histórico les ha hecho ser discretos y casi semiclandestinos aunque, poco a poco, aseguran, se van quitando de encima la pesada leyenda negra que les persiguió.

En Asturias son cuatro las logias que conviven y que buscan “mejorar a la humanidad”. Están integradas por unos 60 “hermanos”. Tres de ellas, la Gran Logia Femenina España:  Estrella del Norte, Gran Oriente de Francia: logia Rosario Acuña (ambas de Gijón) y Derecho Hermano: Logia Progreso (Oviedo), son progresistas o de tendencia liberal, aunque existe en Gijón otra “obediencia”, la Gran Logia de España con la Logia Jovellanos, que sigue la filosofía británica y es más conservadora, ya que no acepta mujeres ni ateos y mantiene la biblia abierta en sus ritos, además de invocar al “Gran Arquitecto del Mundo”.

Estas diferencias provienen de una “escisión” histórica entre la Gran Logia Unida de Inglaterra, considerada como logia “regular” y el Gran Oriente de Francia, de tendencia liberal. De esta segunda surgió otra más a la izquierda llamada Derecho Humano. La diferencia es que las logias regulares exigen “creer en algo divino” y la francesa permite la presencia de ateos.

ASTURIAS Y LOS MASONES
En Asturias la masonería siempre tuvo buena acogida. A ella pertenecieron ilustres hombres del pasado astur como Melquiades Álvarez, Maldonado o el diputado liberal Agustín Argüelles e incluso un antepasado de Álvarez-Cascos.

Conceptos abstractos, símbolos, vestuario propio, herramientas de albañil, metáforas… abundan en el lenguaje masónico, como una herencia del idealismo neoclásico del siglo XVIII del que son hijos, aunque dicen hundir sus raíces en la misma Edad Media y en el Antiguo Testamento.

Pedro José Vila es el masón de mayor grado de Asturias (14) y “vigilante” de la Logia Progreso y niega que los masones se oculten o que formen un gran lobby mundial con el objetivo de gobernar el mundo. “De hecho hay poca vinculación entre las distintas logias ya que cada una va a lo suyo, aunque hay lo que se llama un Espacio Masónico de España y cada dos años trabajan en común y abordan la situación social del país”. Su grupo forma parte de Derecho Humano (DH) que es la obediencia decana de la masonería en España y que existía antes de que Franco, un masón frustrado al que no se le admitió entrar, acabara con todas.

La logia Progreso, presidida por Iván Fernández González, su “Venerable Maestro”, se creó hace 8 años a partir de un grupo de gallegos trasladados a Oviedo y está constituida por “hermanos” de diversa condición social: jubilados, obreros, profesores, abogados, médicos, aunque el “taller” (el espacio de reunión y vida de la logia) está constituido sobretodo por docentes. Son unos 18 y han ido creciendo en los últimos años.

Y aunque, dice Vila, “entra casi todo el mundo que lo solicita”, el proceso de ingreso es complejo: primero se vota la solicitud, luego se le realizan al neófito tres entrevistas con tres maestros y hacen un informe con tres conclusiones y se vuelve a votar. Posteriormente llega el pase “bajo venda” en donde el postulante, con los ojos vendados, responde a preguntas en el taller relacionadas con sus entrevistas. Todavía queda una última votación final.

“Nosotros lo que buscamos son personas libres y de buenas costumbres, es decir que sean honestas”. Una vez dentro  se pasa por tres etapas: aprendiz, compañero y maestro. Pero además hay una gran cantidad de especialidades que desempeñan los hermanos y que también les sitúan en uno u otro puesto jerárquico. El que preside el taller es el Venerable Maestro, aunque sus mandatos son de dos años. Luego están el primer y segundo vigilante, que se dedican a instruir a los nuevos, el secretario, el orador, que interpreta los reglamentos, el gran experto, encargado de la ceremonia, el hospitalario, cuyo cometido es mantener la fraternidad del taller y otros.

Según explica Pedro Vila es una gran hermandad en donde se ayudan unos a otros, hasta incluso económicamente (si hay recursos para ello) porque alguien esté pasando una mala racha o incluso en la enfermedad. “De ahí parte el concepto de fraternidad, que no es lo mismo que amistad”, añade.

ROSARIO ACUÑA Y EL GRAN ORIENTE
La logia Rosario Acuña pertenece al Gran Oriente de Francia y su  Venerable Maestro no puede darse a conocer por petición personal, explica su portavoz Ricardo Fernández: “es lógico porque todavía hay masones que tienen problemas por serlo. Yo mismo, que soy abogado, cuando un procurador mayor se enteró de mi condición de masón, dejó de hablarme”. 

Esta logia gijonesa nace en el año 2004 y tiene 28 miembros y una gran actividad social y pública. Han realizado debates sobre la situación económica, el derecho a la muerte digna y ciclos de cine. También hacen lo que se llaman “tenidas blancas” en donde admiten la presencia de no masones y en donde explican lo que es la masonería y sus aportaciones a la historia. En estas charlas han participado desde la ex-alcaldesa Paz Fernández Felgueroso, el historiador Juan Pocuelo hasta la abogada Charo Hevia, entre otros. En 2007 consiguieron que acudiera a Gijón el gran maestro del Gran Oriente, Jean Michelle Quillardet.

La Rosario Acuña tiene una tendencia ideológica “constitucionalista y laica” y buscan la “convivencia democrática” y aunque reconocen la importancia de la logia ovetense Progreso, “el corazón de la masonería asturiana está en Gijón, en donde hay tres logias”. La Rosario Acuña es heredera de Amigos de la Naturaleza y la Humanidad, logia del Gran Oriente de Francia que se constituyó en Gijón en 1850 y que fue la primera logia asturiana. Ha tenido un crecimiento importante ya que en diez años ha multiplicado por cinco el número de miembros “a pesar de que la situación económica afecta mucho al asociacionismo en general”.

En las logias conviven diversas ideologías. En la de Progreso el espectro abarca desde posiciones de centro político hasta anarquistas y aunque, en principio las logias deben admitir a cualquier persona sin discriminación política, lo cierto es que “a algunos no se les admite, en concreto a los maltratadores, homófobos, xenófobos, machistas, organizaciones políticas que persiguen la dictadura… de hecho una persona que fue condenada por maltrato fue expulsada de la logia”.

Ricardo Fernández explica que en su logia no se da el elitismo “somos una obediencia mixta, de hombres y mujeres y no se exige un perfil, solo que tengan un compromiso con la democracia e interés en aprender y debatir y ser tolerantes”.

PODER POLÍTICO
Se dijo que la masonería extendía sus tentáculos sobre el poder político y económico. Esta afirmación, según Pedro Vila,  “ha sido propalada por la extrema derecha como muestra de la incultura de este país que se creyó la conjura judeomasónica que se inventó Franco. Entonces no podíamos estar en la calle ni en las redes sociales como ahora para defendernos. Por desgracia no tenemos ninguna influencia sobre el poder aunque nos gustaría influir con nuestra filosofía”.

Como vestuario utilizan el mandil y guantes blancos, salvo los maestros cuyos mandiles van ribeteados en rojo. Utilizan además en sus “trabajos” y de manera simbólica, las diferentes herramientas clásicas de los albañiles. Los trabajos son llamados “planchas” o “trazados” y pueden ser simbólicos, filosóficos o sociales. En las “tenidas” (se hacen dos al mes) que son las reuniones del taller, “no discutimos. Hablamos a partir de una idea y se va aportando” explica Vila. Por su parte Ricardo Fernández, portavoz de la logia Rosario Acuña de Gijón, añade que el método se basa en la “inteligencia de la contradicción”, en el sentido de que a partir de dos posiciones encontradas cada uno de los que escucha va sacando su propia conclusión. En el fondo, explican, se trata de aprender a escuchar.

RITO INICIÁTICO
Hay un gran interés en la masonería por lo simbólico y los ritos iniciáticos, de tal manera que cuando alguien se hace masón “aunque se marche de la logia será masón para toda la vida” asegura Vila, que lo compara con el bautismo cristiano. Sin embargo no abundan los católicos en las logias asturianas, aunque los hay. 

Esos ritos no son iguales en todas las logias. Así la de Oviedo se rige por el llamado “rito escocés antiguo y aceptado” que permite la existencia de 33 grados. El otro rito es el francés, que usa la Rosario Acuña. Sus diferencias son menores, en las posturas, en las palabras, en el vestuario… porque “el rito no es más que una herramienta para trabajar que busca que el hermano se relaje para poder hacer bien el camino, que no es más que pulir la piedra bruta, es decir el mejoramiento personal para llegar a una sociedad igualitaria, libre y fraterna.”

En las “tenidas” de taller los aprendices no pueden hablar durante el primer año para que aprendan a escuchar. En la logia Rosario Acuña trabajan por su parte con el Rito Francés de tres grados: aprendiz, compañero y maestro “y aquí no vale más un voto que otro. Aunque el que es maestro, si quiere, puede subir cinco grados más por medio de los llamados Capítulos. En esta logia hay algún personaje conocido en Asturias, como  Paulino Lorences, propietario del restaurante Chigrin de Malleza.

La filosofía masónica es bastante común entre todas las logias, aunque con matices. Y nace fundamentalmente del lema de la Revolución Francesa:  “Libertad, Igualdad y Fraternidad”. El masón tiene que creer en esos tres conceptos y ponerlos en práctica. Todas las logias cada año hacen un trabajo de tipo social y cada cinco años hay una asamblea general. Se han hecho trabajos sobre la esclavitud en el siglo XXI, comunicados de apoyo a lo público, reivindicaciones de la enseñanza laica, denuncias contra la corrupción, etc.

ANTIGUO TESTAMENTO
El origen y la fuente de toda la masonería, explica Pedro Vila, es el Antiguo Testamento y la Edad Media. Los dos primeros grados beben de la Edad Media y de sus canteros. El tercer grado nace con la “leyenda del tercer grado” y el resto, de otras leyendas de la Biblia, aunque interpretadas desde cualquier óptica, porque para los masones la Biblia no es un libro religioso sino de sabiduría. Sólo a partir del cuarto grado se superan las leyendas y se inician en la filosofía, cuyos maestros en este caso varían, aunque en Oviedo su principal referente es Kant.

Dos masones que no se conozcan pueden identificarse por diversos toques de mano al saludarse, explica Vila, aunque es algo que está cayendo en desuso. Ahora disponen de un “pasaporte masónico” y diplomas de grado que se expiden en Francia. Además cada Logia cuenta con su logotipo.

@Texto de  Fernando Romero @luchayescribe
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...