Mostrando entradas con la etiqueta Alberto de Lera. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Alberto de Lera. Mostrar todas las entradas

07 agosto 2017

MASONERIA EN GRANDAS DE SALIME

IMG_5228

Ya he comentado alguna que otra vez, que el perfil territorial del desarrollo de la masonería en Asturias, tuvo muy distinto desarrollo, bien se trate del siglo XIX, o del Siglo XX.

Durante el siglo XIX, la masonería astur tuvo en dicho siglo un modelo, en cierto modo expansivo, teniendo en cuenta varios factores como eran los efectivos masónicos astures, la conformación poblacional de la región y sus comunicaciones, y teniendo en cuenta además los modelos de sociabilidad masónica, muy relacionados con el republicanismo a través de los cuales extendieron sus redes por buena parte de la región, con este espectro:
Formaciones masónicas en la Asturias del siglo XIX[1]
GIJON:
  • v Logia Los Amigos de la Naturaleza y Humanidad, 1850-1854 (31 miembros).
  • v Logia Los Amigos de la Naturaleza y Humanidad, 1871-1875 (34 miembros).
  • v Logia Amigos de la Naturaleza y de la Humanidad, 239; 1879-1888 (76 miembros).
  • v Logia Amigos de la Humanidad, nº 61; 1889-1894 (59 miembros).
  • v Logia La Perla del Cantábrico, nº 75; 1891-1892 (16 miembros).
  • v Logia La Razón, n º l24; 1878-1888 (8 miembros).
  • v Logia Ciencia y Virtud, nº 128 .
OVIEDO:
  • v Logia Luz Ovetense, 1874-1877 (52 miembros).
  • v Logia Nueva Luz, 1877-1886 (98 miembros).
  • v Logia Los Caballeros de la Luz 1886-1888 (11 miembros).
  • v Logia Juan González Río, nº 42; 1888-1893 (129 miembros).
  • v Capitulo Vigilantes de Asturias, 1889-1892 (29 miembros).
  • AVILES:
  • v Logia Justicia, nº 123; 1879 (24 miembros).
  • v Logia Concordia, nº 375; 1887 (24 miembros).
BELMONTE: Logia Fraternidad, nº 128; 1879 (11 miembros).
BIMENES: Logia Simbólica Luz de Bimenes, nº 87; 1891
LUARCA:
  • v Logia Estrella Benéfica, nº 169; 1882
  • v Logia Luz de Luarca, nº 236; 1883-1888 (12 miembros).
  • v Logia Jovellanos, nº 128; 1891(18 miembros).
NAVIA:
  • v Logia Antorcha Civilizadora, 1879-1888 (20 miembros);
  • v Triángulo Rafael del Riego, 1892 (5 miembros);
TRUBIA: Logia El Trabajo, nº 39; 1872 (53 miembros)

Sin embargo, en el siglo XX, hasta el momento en que la masonería se extinguió debido a las persecuciones franquistas, durante este primer tercio del siglo, esta sociabilidad mostró menos ímpetus en cuanto a la expansión, debido por un lado a la atomización del reformismo melquiadista, muy celoso de dar rienda suelta a inquietudes masónicas ligadas a otros movimientos como pudiera ser el socialista, y dada la precariedad de efectivos para la expansión, fue como Gran Logia Regional del Noroeste remisa a promover o facilitar proyectos fallidos.

Por tanto, la configuración resultante de ese establecimiento masónico, va a estar muy ligado a la ciudad de Gijón, con una casi que nula presencia en el resto de la región, pese a las posibles potencialidades que pudieran tener algunas localidades de levantar columnas logiales
Formaciones masónicas en la Asturias del siglo XX [2]
GIJON:
  • v Triángulo AMESE, n0 68; 1911. (GOE).
  • v Logia Jovellanos, n0 337-1912. (GOE).[3]
  • v Logia Jovellanos, n10; 1924- 1936. (GOE).
  • v Logia Riego, n 02; 1923. (GOE).
  • v Logia Astúrica, n° 27; 1925. [4] (GLE).
  • v Logia López del Villar, n° 14; 1933. (GOE).
  • v Capitulo Rosacruz Alberto de Lera, 78, 1933. (S. Gr. Consejo del Grado 33º ).
  • v Triángulo Evaristo S. Miguel de Jove, 1923. (GOE).
  • v Gran Logia Regional del Noroeste.[5] (GOE).
AVILES: Triángulo José Rizal, nº 13, 1934. (GOE).
GRANDAS DE SALIME: Logia Amor y Trabajo, 10. (GOE).
OVIEDO: Logia Argüelles, nº 3; 1931-1936. (GOE).
TURON: Triángulo Costa, nº 5,1928. (GOE).
NAVA: Triángulo Ferrer, nº 2, 1924. (GOE).

Masonería en Grandas de Salime
En este contexto, y con algunas peculiaridades más, nace en diciembre de 1931 al calor del nacimiento de la II República, como lo hbia sucedido en Oviedo, y en el occidente astur se encienden las pasiones de una serie de masones indianos que levantará un taller en Grandas de Salime.

No sabemos muy bien su tendencia, ya que la información que hay es muy poca, al menos documental, más allá de la que se pudiera obtener por los trabajos de investigación oral, sobre militancias y sociabilidades de los masones que componían un pequeño grupo, un triángulo masónico en el apartado rincón de Grandas de Salime, un concejo del occidente interior astur, ubicado en los límites geográficos con Galicia. Según algun historiador astur, Jose Naveiras, era del Frente Popular...?

En ese contexto politico y social, nace junto con el proyecto ovetense de la Logia Arguelles, la posibilidad de alzar columnas de logia en Grandas, mediante un primer paso,que es la constitución de un triángulo masónico, constituido al menos por tres masones. Uno de ellos vemos que aporta el alto grado 18º  de Caballero Rosacruz  del REAA.

La primera noticia documental que tenemos es la comunicación ante la secretaría del Gran Consejo Federal Simbólico por parte de la Gran Logia Regional del Noroeste, cuya misiva firman Alberto de Lera como Gran Maestro de la regional y Arturo del Villar como Gran Secretario, en la cual comunican que habiendo sido presentados los Queridos Hermanos regularmente documentados en toda regla se ha constituido con fecha (1 de diciembre 1931 de nuestra Regional en Grandas de Salime, el triángulo masónico Amor y Trabajo nº 10, cuyas condiciones detallamos en el cuadro lógico adjunto.

En la escasa documentación existente de la Gran Logia Regional del Noroeste, no constan comentarios acerca de la creación de este taller, del cual tampoco hemos tenido noticias por otros medios, y queda la duda razonable sobre la procedencia de tales masones ya que no estaban registrados en los circulos masónicos astures, pero pronto la duda se deshace ya que una una nota al margen, del cuadro lógico, nos indica que todos los componentes del triángulos proceden de la Gran Logia de la Isla de Cuba.

El cuadro lógico que se adjunta, aporta también poca información, ya que este nos indica lo siguiente

Nombre y apellidosProfesiónFecha nacimientoResidenciaGrado y Cargo
José Naveiras Pastur
Comerciante
1 marzo 1888
Grandas
18º. Presidente
J. Antonio Rodriguez Braña
Comerciante
6 septiembre 1890
3º. Secretario
Antonio Alvarez Mesa
Comerciante
3 febrero 1892
2º. Tesorero

De este taller nunca más se tendrá noticia, al menos por los papeles incautados a la masonería española por el franquismo, por tanto, ignoramos su duración, aunque en líneas generales debió ser muy corta, pues ya en 1934 la Regional del Noroeste, daba instrucciones de depuración de los elementos reformistas que secundaran el pacto de los melquiadistas con la CEDA, y luego ya en 1936 se llama a la reunificación de efectivos masónicos de cara a la graves situación que se avecinaba.

De los miembros del taller, sabemos por un lado que Antonio Alvarez Mesa, fue alcalde de Grandas de Salime, y que fue ejecutado el 24 de febrero de 1937 en Lugo. Consta un expediente simple en el Archivo de Salamanca por el delito de Comunismo.

Del que si sabemos algo más, es del sastre Jose Naveiras Pastur, pariente de de otro José Naveiras, el famoso Pepe el Ferreiro, quien fue el impulsor del Museo Etnográfico de Grandas.

En el expediente de Naveritras Pastur, contienen tres menciones, siendo la ES.37274.CDMH/10.8.8.11//SE-MASONERIA B,C.642,EXP.14, la más voluminosa.con 32 hojas.
Parte de ese expediente además de los datos masónicos, está la condena a muerte a la cual fue condenado  y dice: Arturo García Perez. Secretario de Causas del Jugado Militar nº 5 de Gijón y siendo juez Instructor el alférez honorífico del Cuerpo jurídico Militar D. Antonio Nores Castro, se certifica un Sumarísimo de Urgencia nº 74 contra Jose Naveiras Pastur , en la plaza de Gijón a 6 de diciembre de 1937. SGUNDO AÑO TRIUNFAL Reunido el Consejo Permanente de Guerra nº 1 de Asturias. Y dada cuenta de la causa en audiencia pública y citadas la acusación fiscal y defesan y RESULTANDO que al iniciarse la revolución marxista en España durante la dominación en la provincia de asturias, Jose Naveiras Pastur de ideas avanzadas se distinguió antes del Movimiento Nacional por su propaganda subversiva con la cual logró envenenar a todo el pueblo. Masón, se le considera organizador de la Logia Masónica de Grandas de Salime, alma de los dirigentes revolucionarios ¡y autor moral de todos los atropellos y desmanes cometidos en dicho pueblo. Después de las elecciones de febrero de 1936 fue elegido Delegado Gubernativo, donde se distinguió por las persecuciones que hizo objeto a los elementos de Falange Española, más tarde fue nombrado Gestor Municipal… FALLAMOS que debemos condenar uy condenamos a Jose Naveiras Pastur a la PENA DE MUERTE, lo que mandamos y firmamos: Luis de Vicente; Manuel Tiomil; Benigno Lebon, Jose Álvarez Vazquez. 11 de diciembre de 1937.

José Naveiras Pastur sería fusilado el 21 de diciembre de 1937.

Así concluyó la existencia de algunos de los masones que tuvieron el honor de ser fundadores de un triángulo masónico en su tierra natal.

Victor Guerra

[1] El número y la adscripción de las distintas logias a veces no corresponderá con otras informaciones, puesto que al haber logias que unas veces pertenecieron a un Oriente u Obediencia, y luego se pasaron a otro, dichas numeraciones sufrieron alteraciones, de ahí que haya una misma logia con dos o tres números distinto, según el cambio obediencial que hubiera hecho y la política de numeración que tuviera dicha Orden, las hubo que respetaron el numeral y otras que reasignaron nuevos números.
[2] Hay que tener en cuenta que este estudio solo alcanza hasta 1938, al final del siglo XX se registran otros proyectos masónicos: Gran Logia Asturiana; la Logia Rosario de Acuña; Logia Amigos de la Naturaleza y Humanidad; Logia Caballeros de la Luz; que merecen un estudio aparte.
[3] Esta Logia pasaría más tarde a redefinirse como Jovellanos nº 1, cuando el Gran Oriente Español, pasa constituirse como un conglomerado federal de grandes Logias Regionales.
[4] La noticia de la creación de este triángulo no está clara, se da como fecha de levantamiento de columnas 1925, puesto que así se recoge en el Boletín de la Gran Logia de española de Marzo de 1925.
[5] Existe ya una referencia a este proceso de las Grandes Logias Regionales en la nota nº 12 que en parte explica la creación de estos entes regionales. Sí se desea profundizar más en el tema debe consultarse a Mª Dolores Gómez Molleda, obra citada pag. 3.





































29 junio 2015

Masones y Jesuitas en Gijón y el olvido de Ferrer Benimeli

En la entrevista a   Ferrer Benimeli, publicada estas semanas atrás en el Diario La Nueva España en su edición  gijonesa, con motivo de su conferencia sobre La masonería gijonesa y la Primera Guerra Mundial


El buen amigo y mejor periodista J.M Ceinos, conocedor de la historia gijonesa y de las peleas habidas con el emplazamiento de los Jesuitas  en Gijón, y los encontronazos entre masonería republicanismo  y el jesuitismo,  le preguntó al  masonólogo  Ferrer Benimeli sobre si -¿Existía alguna relación entre la campaña de prensa del diario de Gijón "El Noroeste" contra la Compañía de Jesús, a quien acusa de espiar para Alemania, y la masonería?

La contestación no se hizo esperar  y Ferrer Benimeli, como buen jesuita pues eludió la pregunta«echando balones fuera» de esta manera: El Noroeste" sólo lo estudié por el hundimiento de un barco italiano por un submarino alemán, cuyos supervivientes fueron llevados a Gijón por una goleta inglesa y los masones los recibieron en el puerto y los atendieron mientras estuvieron en Gijón, pero no estudié sobre lo que me pregunta».

No deja de ser curiosa la respuesta, por varias razones, puesto que si Ferrer estudió las logias del siglo  XIX, a las cuales María Victoria Hidalgo,dedicó su  libro sobre la masonería asturiana del siglo XIX, a buen seguro que ya se topó con las malas relaciones entre jesuitas y masones astures, y máxime si como dice  ha estudiado la figura de Alberto de Lera,  el cual no solo era un militante republicano y librepensador, sino que pertenecía a la corriente masónica  anticlerical y como tal dedicó alguna que otro trabajo sobre el tema eclesial, y la propia GLRN no dejó de tener importantes desencuentro con los jesuitas

Puesto que la refriega entre Jesuitas y Masones,  viene de finales del siglo XIX realmente ha sido intensa de fuerte naturaleza, más en el siglo XIX , donde hubo varias logias ovetenses y gijonesas que tuvieron que lidiar con el toro del jesuitismo astur, tal vez con menos pujanza que en el siglo XX, aunque es cierto que nos falta información, pues el tema de los Jesuitas en Gijón nunca ha sido tratado por los historiadores locales, y además las actas de las logias gijonesas del siglo XIX y XX son escasas   como para poder tener una opinión acertada, más allá de que queda por estudiar El Noroeste cierto es que no se veían con buenos ojos desde la masonería el establecimiento de escuelas de los Jesuitas,,  y máxime cuando la Gran Logia Regional del Noroeste, con  Alberto de Lera como Gran Maestro estaba apoyando con todo  su empuje un proyecto como la  Escuela Neutra..”la escuela sin dios” que decían las derechas del  aquel momento.

De hecho los masones , y en concreto, los asturianos se las tuvieron que ver con personajes eclesiales y penitentes antimasones astures como fueron: el obispo Victoriano Guisasola; Maximiliano Arboleya que siguió las trazas de su tío el Obispo Martinez Vigil y su liga Antimaónica, por no remontarnos al inquisidor  Mier y Campillo, Don Ramón del Busto Valdés, o Don Pedro Inguanzo y Rivero, entre otros

De hecho así responden en el siglo XIX, los masones astures que hacen un llamamiento ..«.a combatir contra esas hordas vandálicas del oscurantismo, que tienen aprisionada a la sociedad con los lazos de la superstición, del fanatismo y la ignorancia y que intentan ahogar todo suspiro de amor, todo gemido de libertad, todo destello de luz que salga de un pecho noble y generoso; contra los hijos de Loyola, que han escogido a Asturias por teatro de sus hazañas y que dentro de poco se establecerán en Gijón»

Aunque los masones gijoneses, pretendían impedir que los jesuitas se emplazaran en Gijón, no lograrían tal propuesta, puesto que el soberbio edificio del jesuitismo se levantó y se encargó durante generaciones de formar a los hijos de la burguesía gijonesa.

Está claro que ambos colectivos siempre se  miraron de soslayo, pero aunque no se puede decir que la masonería  astur  hubiera intervenido de forma directa en  la expulsión, y el posterior  desarrollo para hacerse con las propiedades de los Jesuitas,tampoco se puede negar,que la activa Corporación  gijonesa,  con escasa presencia masónica en la bancada municipal con 2 masones como Concejales, tuvieran problema alguno como sociabilidad  jugar un papel importante, con Alberto de Lera y otros, para lograr algo que se venia en lo cual los masones desde hacía años habían puesto su punto de observación.

Masones activos que estuvieron presentes en las dos proclamaciones republicanas (1871-1931)  tal menos en  Gijón,  estuvieron como testigos y transmisores  de ese testigo hacia un regimén republicano , por lo cual   no podemos desafectarles también de un hecho de que Gijón fuera una de las ciudades que impulsó la expulsión de los Jesuitas a través de diversas acciones que ya venían dando  tiempo atrás:

De hecho El 17 de abril de 1931 el Ayuntamiento se dirigía mediante telegrama al Presidente del Gobierno de la República Española: Le participo que el Ayuntamiento por unanimidad acordó pedir la expulsión de España de la Compañía de Jesús por considerarlo conveniente a los intereses nacionales y principalmente esta población para evitar alteración de Orden público, pues ha tenido esta alcaldía que intervenir para apaciguar excitados ánimos contra la citada Comunidad religiosa.

Pero no se va a quedar ahí sino que el Concejal José Suárez propone a la Corporación gijonesa la siguiente consideración que se dirigiera si se estimara conveniente a las capitales de las distintas provincias españolas solicitando se adhirieran a las proposiciones que, en su día se envió al Gobierno Provisional de la gloriosa República Española en demanda de esa bandada de aprovechados comisionistas espirituales que responde a la Compañía de Jesús.

Se firmaba tal proposición el 30 de abril de 1931, en aquellos momentos ostentaba la alcaldía Isidro del Río, aunque ejercía de Alcalde en funciones: Carlos Martínez. En el momento de la votación salen los miembros de la Minoría Monárquica.

En dicha corporación tan solo se registran uno o dos masones: José María López Fombona, miembro de Alianza Republicana, y Jose Maria Pis.

El 6 de mayo de 1931 el concejal José Suárez, planteaba a la Corporación que esta se dirigiera en súplica al Gobernador Civil de la Provincia , para que en vista de los rumores que corrían por la ciudad, se sirvieran ordenar una inspección en la Residencia y Colegio de los Jesuitas a fin de comprobar si en dichos locales se ocultaban armas, cosa muy posible pues en el primero de los lugares se ha ocasionado recientemente una muerte , en la cual para nada han intervenido los dioses y sí las mortíferas armas de fuego.

Y la  reclamación venía en base a la excitación que según el concejal  había en la Gijón,  y a causa de lo sucedido  en Bilbao, donde se habían encontrado armas en la residencia de los Jesuitas....

Mientras, iban llegando las adhesiones de los Ayuntamientos en pro de la expulsión de los Jesuitas, hay que decir  que se tiene registrada la llegada de unas 63 corporaciones que se sumaban al llamado de los Republicanos gijoneses.

Entre los que adherían estaban ayuntamientos como Badajoz, Ceuta Murcia, Barcelona, Águilas, León, Málaga, Teruel, Yepes, Grao , Laredo, Parres, Montbuy, etc.. no sabemos si solo fueron esos 63 (que son los que constan en el expediente AMG 450/1931) o cuando ya se decidió la expulsión se dejaron de recoger las adhesiones. Tenemos constancia de que por ejemplo la Alcaldía Constitucional de Vilalonga (Tarragona) contestó afirmativamente el 16 de julio de 1931, tampoco tenemos constancia de a cuantos ayuntamientos se hizo llegar la petición…

Volviendo a la petición de la búsqueda de armas la respuesta fue que tal petición era desestimada en tanto que el alcalde gestionaría sí habían entregado las armas los somatenes y se procuraba la lista de ellos.

Llegada la notificación oficial de la disolución en el territorio español de la Compañía de Jesús y la nacionalización de sus bienes para dedicarlos a los fines benéficos –docentes, el 25 de Enero de 1932, una serie de concejales, entre ellos de nuevo José Suárez proponen se felicite al Gobierno de la República por el decreto promulgado, alentándole a proseguir con igual diligencia en la resolución de las demás cuestiones religiosas que plante la Constitución de la República, hasta llegar al completo Estado Laico, como es la aspiración de todos los que de verdad sentimos la idea de Libertad.

Firman y votan la carta de felicitación 12 Concejales (entre ellos había dos masones Fombona y Pis ), y en contra había 11 votos.

En función del decreto de disolución de la Compañía de Jesús, en su desarrollo, los Concejales gijoneses vuelven a la carga y firman la petición (1º de febrero del 1932), indicando que el artículo 5º de tal decreto que dice : Que los bienes de la Compañía pasan a ser propiedad del Estado, el cual los destinará a fines benéficos y docentes, y teniendo constancia de los Jesuitas gijoneses tenían la Residencia entre las calles Instituto y Begoña y el Colegio situado en la Carretera de Ceares, fueran entregados mediante las condiciones que procediesen para convertirlos en primero en colegio y el segundo en un hospital municipal, lo cual queda encima de la mesa de la Corporación para su estudio.
Unos días más tarde el Alcalde gijonés se dirige al Presidente de Consejo de Ministros para que el edificio que fue construido ex profeso y por tanto reuniendo condiciones inmejorables para continuar destinado a tales usos,… por lo cual pide se sirva disponer de que el referido edificio que fue colegio de Jesuitas sea destinado a Instituto-Escuela por cuenta del Estado .

La Minoría Socialista no se queda quieta tampoco y solicita que la Corporación determine una Comisión para el estudio para sostener ante el Estado la incautación de una serie de inmuebles que constaban como propiedad de los Jesuitas sitos en la calle del Carmen, Langreo, Álvarez Garaya y el Centro de Acción Católica de la calle Cabrales, queda constituida la comisión por los Concejales firmantes Leoncio García Moriyón y Francisco Ruiz Calvo, teniendo en frente a Manuel González García a Manuel Tuya Cifuentes y Guillermo Suarez Sánchez, Severino Cadavieco.

La investigación sigue su curso y el Registrador de la Propiedad certifica que el expediente de propiedades de los Hijos de la Monita” tenían en Gijón pues el número 49 de la calle Cabrales, el 4 de la calle del Carmen, las casas los números 8,10,12,14,16, 18 ,20 y 22 de la calle del Humedal , el patio y almacenes y talleres entre las casas 30 y 26 de la calle Álvarez Garaya, dos trozos de terreno en Santa Catalina, los números 12, 14 y 16 de la calle Álvarez Garaya , y las casa de los números 10,12,14,16,18,10 y 22, 19 de la calle Pedro Duro.

Un importante patrimonio levantado desde su emplazamiento a finales del siglo XIX

Este es el contenido del expediente municipal acerca de la Expulsión de los Jesuitas, muy poco sabemos lo que hacían o decían los masones de la Gran Logia Regional del Noroeste, pues su actas fueron quemadas por ellos mismos con la caída de Gijón en manos facciosas, y por tanto nos quedamos sin saber que diría Alberto de Lera y y  toda la  activa membresía masónica asturiana, aunque tal vez haya que rastrear la prensa local para dar con alguna opinión de las cuales el profesor aragonés no había encontrado por no haber trabajado El Noroeste. El cual ya puede consultar vía telemática. http://hemeroteca.gijon.es/ 

Valgan estas deshilachadas notas para situar al profesor Ferrer Benimeli, sobre el tema de Jesuitas y masones, a cuyo tema le invitamos a tratar.

Víctor Guerra.

02 noviembre 2011

LA GRAN LOGIA REGIONAL DEL NOROESTE. MASONERIA EN ASTURIAS (5ª Entrega)

5.4 La Gran Logia Regional del Noroeste
A partir de 1922 el poder central del Gran Consejo Simbólico del Grado 33º, que regía los destinos de la masonería española dentro del GOE, estaba siendo contestado por las propias logias que requerían un mayor control tanto en la organización interna como en la territorial. Tal era la tensión en esos momentos dentro de la masonería, que termina fraguándose en abril de 1924 un documento donde los Grandes Maestres Regionales deciden asumir el poder sobre los grados de la masonería simbólica. Por tanto, el Supremo Consejo del Gran Oriente Español (GOE), integrado por los Grandes Maestres Regionales que tendrán plena jurisdicción sobre los tres primeros grados simbólicos (Aprendiz, Compañero y Maestro), y el Supremo Consejo del grado 33º, tendrá plena jurisdicción sobre los altos grados filosóficos (desde el 4º al 33º) del Rito Escocés Antiguo y Aceptado.[i] Ello configura una nueva forma de organizarse y de regirse.

De ahí la constitución de las Grandes Logias Regionales: Gran Logia Regional del Mediodía; Gran Logia Regional del Nordeste, Logia Regional del Centro, Logia Regional Catalano-Balear, Logia Regional de Noroeste, la Gran Logia Regional del Sudeste y la Gran Logia Regional del Levante.

Con motivo de ésta reorganización se constituye la Gran Logia Regional del Noroeste (GLRN) bajo cuyo amparo se ponían los siguientes talleres en Asturias las Logias Jovellanos; Argüelles; Riego; y los triángulos Ferrer en Nava, Costa en Turón, Evaristo San Miguel en Gijón; en las provincias gallegas la organización dependiente de la GLRN, se estructuraba de esta manera en Coruña: Suevia, y Curros Enriquez; en Lugo: Lucus; en Santiago: Libredón; en Pontevedra: Helenes; y en Vigo: Vicus, los triángulos gallegos eran Adelante en Orense, y Solón en Pontevedra, y luego estaba el triángulo Libertad en León. En líneas generales se contaba con un total de unos 300 miembros sobre 1930, y cuatro años más tarde, este número ya ascendía a unos 500 afiliados, aunque es muy posible que realmente hubiera más.

Las figuras más importantes dentro del panorama que abarcaba la GLRN, y que representaban a su vez la heterogeneidad política, que se hallaba dentro de dichos bancos masónicos, eran las siguientes en Asturias se contaba con la presencia del socialista Teodomiro Menéndez; de los reformistas Melquíades Álvarez y Alberto de Lera; los anarquistas eran representados por Eleuterio Quintanilla, y finalmente si hubiera que sacar de entre el variopinto conjunto republicano dos nombres de distinta época, estos podrían ser representados por Gervasio de la Riera y José María López Fombona; en Galicia la cosa no era tan distinta, tal vez un poco más matizada por el tema nacionalista que arrojaba esta representatividad: Casares Quiroga y Poza Juncal por Acción Republicana Gallega y Abad Conde, López Varela, y Vega Barrera por el Partido Radical; y León estaría representada por el diputado socialista Alfredo Nistal.

Durante los primeros años hubo dentro de la GLRN fuertes encontronazos entre los miembros más jóvenes en cierta manera muy retraídos sobre el funcionamiento de la Orden y los veteranos, un número muy reducido y muy bragados en las cuestiones internas, que son en definitiva los que orquestan la articulación del elemento aglutinador como la GLRN y que están alineados en la corriente simbolista en completa disconformidad con los otros dos asturianos como Barcia y José María Rodríguez que representaban a los altos grados (filosofismo).

Todas las formaciones que estaban bajo el GOE, al pasar bajo la dependencia del elemento coordinador vuelven a renumerarse, así el taller Jovellanos nº 337, con la constitución de la Gran Logia Regional del Noroeste, pasará renumerarse pasando a ser la Respetable Logia Jovellanos nº 1.

Este taller con sede en Gijón, se constituirá en el mayor baluarte masónico del noroeste español. Ya que en diciembre de 1930, el sólo cuenta con 90 miembros, aunque hay que anotar que unos años antes se había producido una cierta desbandada debida en parte a las distintas fricciones políticas, por otro lado hay una cierta obligación de poner las cuentas al día puesto que no se puede capitar al GOE, por hermanos que ya no estaban ni asistiendo ni pagando sus obligatorias cuotas, lo cual produce una fuerte purga por falta de pago y asistencia, y luego hay otro descuelgue de algunos miembros al constituir nuevas formaciones masónicas en integrarse en ellas.

5. 5 La Respetable Logia Riego nº 2
Uno de ésos los talleres que se descolgaron de la logia madre en dicha época, y que llegó a consolidarse fue Respetable Logia Riego nº 2 , que en enero de 1923, levantaba columnas con 19 miembros, provenientes todos ellos de la logia Jovellanos. El nuevo taller trabajará bajo los auspicios del Gran Oriente Español (GOE) y bajo el Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

Esta nueva formación, viene de la mano de Alberto de Lera, que a buen a seguro auxiliará a las tres luces del taller, [ii] compuestas por Marcelino Aguirre Victorero como Venerable Maestro, de simbólico “Atenas”; Pedro Fernández del Fueyo, natural de Pola de Lena y de profesión sastre), que ocupaba el cargo de 1º Vigilante, hermano de otro reconocido masón encuadrado dentro de los talleres orensanos y que llegó a ser Alcalde de la ciudad de manos de la autoridad gubernativa en 1934, como representante de la tendencia más derechista del lerrouxismo; y José Antonio de la Riera con el grado de Maestro Masón (3º) que ocupaba el cargo de 2º Vigilante. El cargo de Orador lo ocupaba un hijo del venerable, Marcelino Aguirre. Otro de los elementos significativos de dicha formación es Julio Peinado Alonso, fotógrafo (son varios los fotógrafos afiliados a la masonería y todos ellos de una cierta entidad profesional).

En 1926 en uno de los recuentos anuales para la Gran Logia Regional, el taller Riego nº 2, registra treinta y tres miembros. Su composición socioprofesional será la siguiente: 6 miembros dedicados al comercio, otros 6 figuran como empleados, 5 son industriales, varios son maquinistas, 2 fotógrafos, 1 médico, 1 periodista, 1 castrador, 1 viajante, 1 relojero y 1 pintor. No será pues esta logia tan multitudinaria y heterogénea ideológicamente como de la que provienen muchos de ellos. En éste taller (dedicado a la memoria del tinetense y masón General Rafael del Riego[1]), hay una monocromatismo ideológico liderado por el reformismo que preside Alberto de Lera.

Esta logia terminará abatiendo columnas en Septiembre de 1935, al quedar disueltas tanto ella, como la López del Villar nº14, dadas las precariedades y los momentos políticos tan críticos por los que se está pasando, los menguados efectivos de todas ellas serán reunificados bajo la logia Jovellanos 1. Los momentos críticos vendrían expresados, por un lado, por los procesos revolucionarios del 34 que salpicaron a la orden en toda su línea de flotación, al ser acusados varios miembros del triángulo Costa de Turón de dar muerte a los religiosos maristas, de cuyo crimen se acusó al masón y presidente el citado triángulo Leoncio Villanueva. Otros implicados, pero desde la vertiente represora fue el General López Ochoa que no se le perdonaría más adelante sus implicaciones en el 34, para unos por ser excesiva su represión sobre los revolucionarios asturianos, aunque para las derechas su mando en la región fue contestado por ser demasiado pusilánime.[2]

Si a esta implicación le unimos el nudo gordiano que se había formado entre reformismo y masonería, con lo cual ésta última se ve en una difícil tesitura, al establecerse el pacto del Partido Reformista con la derecha más recalcitrante como era la CEDA. Ante ello el Gran Consejo de la Orden, viendo las repercusiones que ello podría traer se desmarca rápidamente de tal operación y rompiendo con ese indigerible nudo, cursa la petición a todos los talleres bajo sus auspicios “para que irradien aquellos hermanos que colaboraban con partidos, que a su vez actuaban en contra de los fines de la masonería, en concreto esa acción se dirige contra los militantes del Partido Demócrata Reformista Liberal. Con la misma intención y siguiendo tales directrices la GLRN envía a todas sus logias y triángulos, una circular donde se comunicaba la obligatoriedad de efectuar de una declaración expresa por escrito de no estar militando en partidos políticos, cuyo ideario fuera hostil a los principios que defendía la masonería.[3]

Años antes ya se había empezado a notar los primeros síntomas de que las cosas no venían demasiado bien rodadas para el colectivo masónico. Tal “movida” se empieza hacer manifiesta dentro de los talleres gijoneses, cuando en 1933 Marcelino Aguirre, grado 30º de la logia Riego , escribe una carta a Rogelio García y Antonio López del Villar como Gran Maestre y Gran Secretario del a GLRN, solicitando la “plancha de quite” por una excesiva cohabitación de la política dentro de los talleres, ante lo cual contesta el Gran Maestre que la culpa estaba en aquellos que se habían dejado influenciar por opciones partidistas:

“...en los que nos han inducido a llegar a esta situación... se trata, no ya de una alianza con las derechas, como desgraciadamente ocurre, que por sacar provecho se alían en vergonzoso conglomerado de toda calaña. Desde luego miserables y faltos de dignidad, más en este caso , se ha llegado a la exageración implicándose en el contubernio con lo más denigrante y opuesto a nuestros principios, nada menos, que con jesuitas y católicos de la clase más fanática y cerril.” [4]

5. 6 El respetable Triángulo Evaristo San Miguel (Jove)
Fruto no de estos últimos acontecimientos, pero sí del mismo malestar que en parte aquejaba a la masonería, la politización, y del uso que se hacía de ésta en función de intereses partidistas, que como se ve ya estaba presente en 1923, nace una nueva formación que se produce a finales de 1923, y que se denominará Respetable Triángulo Evaristo San Miguel, el cual tendrá su sede en Gijón, concretamente en el barrio de Jove. 

Quien propicia la nueva partición de la logia Jovellanos para constituir un pequeño triángulo de apenas cuatro miembros, es un veterano masón y político Gervasio de la Riera. Además de haber sido una activo concejal e industrial y propietario de los Astilleros Riera; está inserto en la promoción cultural de Gijón a través del Ateneo Obrero de Gijón del cual es directivo. Precisamente en 1904, se había reunido la Junta Directiva de dicho Ateneo con el objeto de debatir la propuesta de Gervasio de la Riera sobre la posibilidad de crear una sucursal de tal Ateneo Obrero en el populoso barrio de La Calzada. Es precisamente en este nuevo proyecto donde Gervasio de la Riera va a jugar un papel importante, puesto que se va a constituir en el principal promotor de la idea y cuyo concepto expone en el acto inaugural:

“La gloria de este nuevo acto de vida dado por el Ateneo, a la sociedad, correspondía, pues ella, con su constancia, y con su amor a la instrucción, era merecedora de todos los homenajes. El Ateneo de que manera se había sabido mantener alejado de toda cuestión política y social que hubiera podido apartarlo de su verdadero objeto y para probar con hechos su actual prosperidad citó uno de ellos: el número de socios que llegó a mil en Enero último”[5]

Hay que tener en cuenta que La Calzada en 1910 contaba con 2.500 habitantes, y que dicha cantidad era doblada en la década de los años 30. En éstos primeros tiempos la infraestructura de dichos conglemerados urbanos era mínima, como también lo era la instrucción y más cuando buena parte de esa masa provenía del agro y tenía que desenvolverse en un medio industrial como La Calzada. De ahí que empiece a considerarse la formación sociocultural como una de las piezas claves para resolver tales problemáticas, esa es la idea que propugna esta burguesía progresista que encabeza Gervasio de la Riera y que en parte provenían de la vieja escuela que se había formado en la Universidad de Oviedo con Fermín Canella y grupo de Institucionistas que representaban las ideas del krausismo en Asturias.

Gervasio de la Riera, llega a la masonería entre 1913 y 1916, éstas dos, son las fechas de los cuadros lógicos entre los cuales picó a la puerta de la logia Jovellanos, el republicano Gervasio de la Riera. En 1922, ejerce de 2º Vigilante en dicho taller, habiendo alcanzado el grado 18º y utilizando el simbólico de “Benot”. En 1923 Gervasio parece que no está dispuesto a secundar los movimientos que se dan en la masonería asturiana encabezadas por Alberto de Lera, y producto de ese cisma, tal vez también influido tal conflicto por los posicionamientos políticos republicanos un tanto encontrados con el reformismo, funda el triángulo Evaristo San Miguel, llevándose tras él a otro de sus familiares, a José Antonio de la Riera de simbólico “Neptuno” cuya llegada a la masonería es un poco más tardía en 1922, seguramente habría llegado a ésta de la mano de su pariente, que le habría encaminado hacia los secretos hiramistas, a este grupo se unen Víctor Álvarez Cuervo “Garrigós; y un natural de Lieres y domiciliado en Veriña, cuyo topónimo adopta como nombre simbólico (este debe ser de los pocos masones que habitan fuera del casco urbano gijonés), por otra parte la adopción de dicho simbólico es una cuestión muy típica entre algunos autóctonos y los indianos.

Esta nueva formación parece contar con el beneplácito de la GLRN, pero va a sufrir un gran descalabro a finales del año 1924, cuando los dos Riera, junto a varios pesos pesados de la masonería: José Tenas, Mariano Merediz, Patricio Fernández Armayor y Pedro Fernández Fueyo, serán expulsados de la Orden, quedando el triángulo completamente desmantelado, de hecho los dos miembros del pequeño taller que no son expulsados, vuelve al seno de su logia madre.

¿ Es la constitución de este nueva formación y el pretendido espacio que querían ocupar, lo que en parte causa su expulsión? No lo sabemos a ciencia cierta, pero es muy posible que desde dicho triángulo se hiciesen algunas maniobras en pro de lograr algunos apoyos, no bien entendidas y que ello provocara tan drástica situación. Hay que tener en cuenta que quien firma tal sentencia es Alberto de Lera, que con ello pierde varios de sus más valiosos bastiones del reformismo, por lo cual la “posible pifia” debió ser grande para que el vetusto venerable tuviera que irremediablemente estampar su firma comunicando al Orbe Masónico tan ejemplarizante castigo, tal como se publica en bando tipografiado por la GLRN, y la comunicación al Supremo Consejo del Grado 33 y Gran Consejo Federal.[6]


[1] Se ha discutido muchos sobre si el General Riego, fue masón y las últimas conclusiones así lo atestiguan: aunque pertenece a esa diseminada masonería del siglo de finales de finales del siglo XVIII.
[2] A este respecto, anotar que el autor de este trabajo está trabajando en la investigación sobre los sucesos del 34 y la repercusión en la masonería.
[3] Circular de la Gran Logia Regional del Noroeste .AHN A-737/8-6
[4] AHN. Expediente personal de Marcelino Aguirre B-752/2
[5] Alonso, Avelino:. “El Ateneo Obrero de La Calzada, 1904-1937”. Diario El Comercio (Historia Vivida) Gijón 1999.
[6] AHN. A-738/1-9

[i] El Rito Escocés Antiguo y Aceptado. Es uno de los más antiguos de la orden masónica, y que ha creado polémica en cuanto a su origen y fundación. En Francia en el año 1786, hubo una separación de obediencias, las cuales para distinguir sus ritos continuaron uno con el título de Rito Escocés y otra con el Rito Escocés Antiguo y Aceptado. La denominación Escocés Antiguo y Aceptado, deviene de cuando en 1717 se constituye la Gran Logia de Londres algunos masones que no compartían los principios de esta primera federación de logias y constituyeron otra, pasarían a llamarse los antiguos en oposición a los modernos, que también recibían el nombre de adoptados. Tras el reconocimiento de las Grandes Logias de Escocia e Irlanda, agregaron a su título la palabra Aceptado. El Rito Escocés Antiguo y Aceptado conforma un sistema ritual de 33 grados, en los cuales los tres primeros (Aprendiz, Compañero y Maestro) corresponde a la Logias Simbólicas. Independientemente de éstos tres primeros grados, pero muy ligados también con ellos, están se hallan los grados filosóficos que van desde el 4º al 33º.
[ii] Tres luces. Las luces masónicas son seis: tres inanimadas: El Libro, La Escuadra y el Compás y las otras tres personales o físicas: el Venerable y los dos Vigilantes de la logia.

Víctor Guerra. Miembro del Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española (CEHME) y Director de la Academia Internacional Vº Orden del Rito Moderno (UMURM)

NOTA: Este trabajo es propiedad del autor, y por tanto su uso, reproducción, y explotación debe contar con el permiso del autor.


































02 octubre 2011

MASONERIA EN GIJÓN. SIGLO XX (3ª Entrega)

 
image
Panteón de la los  Riera en Gijon.

5.- LA MASONERÍA GIJONESA DEL SIGLO XX
La masonería asturiana del siglo XIX, se disuelve en las distintas problemáticas que se suscitan a raíz del desastre del 98, y también por las tensiones que hay dentro de las distintas obediencias que imperan en el territorio español y que evidentemente repercuten en las pequeñas masonerías regionales, que lleva al desgaste de algunos de sus miembros y su posterior abandono.
A partir de 1902 el Grande Oriente Español propugna una reforma interna de sus Constituciones y se inscribe con propia personalidad jurídica según disponía la Ley de Asociaciones y ello facilitará la reorganización y recuperación de aquellos en los que aún prende la llama masónica. que serán los encargados de constituir el primer taller que se dé en el primer tercio del siglo XX.
5.1 El Triángulo “AMESE”
El 15 de Octubre de 1911 se reúnen en Gijón, tras diversos encuentros, a iniciativa de uno de ellos, el fotógrafo Luis Medina Farias simbólico “André” exaltado al grado 2º de Compañero [i] en 1905 (se ignora en qué taller), que propone a Francisco Seguí Marty grado 32º de simbólico “Gurrea”, y a Nicanor Alonso Maceda que es el único que se recoge en los cuadros lógicos del siglo anterior, concretamente en la logia Amigos de la Naturaleza y de la Humanidad en1880 en el cual adopta el simbólico de “Lincoln”, más tarde se vuelve a afiliar al taller Amigos de la Humanidad, prácticamente desde su fundación hasta su abatimiento en 1894. Con sesenta y siete años y viudo, emprende una nueva aventura con un taller que será el primero que se instale en Asturias en el siglo XX, y que tendrá como sede de instalación la ciudad de Gijón. 
 
El resultante de esos encuentros será la formación de un triángulo que se denominará “AMESE”, acróstico formado por las iniciales de los apellidos de sus tres componentes. Así comienza una larga andadura masónica que concluirá años más tarde con el conflicto de la Guerra Civil española y los procesos de persecución por parte del régimen franquista.
 
Pero hasta ese instante final, ¿Qué pasa en el desarrollo de la masonería asturiana? 
 
Habría que hablar más bien de una masonería gijonesa, dada la atomización de talleres que se da en este siglo en la ciudad natal de Jovellanos. Esta inicial formación el triángulo AMESE en Junio de 1912, cuenta con doce miembros uno de ellos Segundo Goñi Araiz, será un militar y “masón durmiente”, que había estado afiliado a la logia Juan González Río que trabajaba en los valles de Oviedo en 1888. Otro será un indiano a juzgar por la adopción del simbólico “Buenos Aires”, y el resto se habían ido iniciando en éste entretiempo. Un mes más tarde, todos ellos dan el paso de solicitar al Grande Oriente Español, “que dados los efectivos del taller se les conceda la carta patente[ii] como logia justa y perfecta”, por lo cual optan por poner el taller bajo la advocación del gran ilustrado gijonés, pasando a denominarse logia Jovellanos.
 
5.2 La Respetable Logia Jovellanos nº 337
 
La Respetable Logia Jovellanos, aún en “instancia” trabaja en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, y sus tenidas las celebrará los viernes de cada semana a la 7 de la tarde, en el domicilio de la Calle Comercio 18, 2º. Siendo su primer cuadro de luces el siguiente: Francisco Seguí Martí como Venerable; Nicanor Alonso Maceda como 1º Vigilante; José María Rodríguez como 2º Vigilante, y Antonio Moriyón Díaz como Orador.
 
El Ayuntamiento de Gijón, va convertirse si no en la cantera de donde provengan estos primeros masones, si al menos su punto de encuentro, [1] puesto que el primer cuadro lógico de Julio de 1912 de la logia Jovellanos hay varios masones que ocupan cargo en el Consistorio bien como concejales o bien como empleados, así tenemos a José María Rodríguez, Eleuterio Alonso Alvarez, Casimiro Acero Méndez como concejales y Alberto de Lera Álvarez y a José Morilla Solís, como trabajadores del Ayuntamiento. Pero vayamos desgranando, quienes son cada quien, aunque ello signifique adelantar acontecimientos.
 
José María Rodríguez es una de las figuras más destacadas de la masonería asturiana con proyección nacional e internacional que, junto a Augusto Barcia, otro asturiano de la parte occidental, concretamente de Navia, compartió el gobierno del Grande Oriente Español durante un tiempo. Será en el Congreso Masónico de 1926, el cual depondrá a ambos de sus altos cargos. 
 
Este activo “indiano” , con residencia a caballo entre Gijón y Madrid. Nace en Bospolin (Cabranes) en marzo de 1872, con diez años emigra a la Argentina de ahí que utilice el nombre simbólico de “Argentino”. Regresa en 1905, fijando su residencia en Gijón y vinculándose políticamente primero con el republicanismo, el cual abandona para militar en el partido reformista de Melquíades Álvarez. Todas estas circunstancias han llevado a algún historiador a confundir a José Mª Rodríguez con otro José Mª Rodríguez, alias Pepín Rodríguez.[2]
 
El hiramita de simbólico “Americano” aspira al acta del Diputado, pero la reticencia de Melquíades Álvarez acerca de sus pretensiones, le lleva a optar al cargo de Concejal, saliendo elegido y nombrado Teniente Alcalde por el Partido Reformista en la ciudad de Gijón en 1909. En el banco de la Corporación, no se encontrará sólo, sino que estará acompañado por varios masones, o que lo serían en breve. 
 
Como concejal tiene un objetivo primordial, que el puerto gijonés se convierta en punto de atraque y escala para los vapores trasatlánticos, a cuyo proyecto se vincularán prohombres como Antonio Morillón (consignatario) o Justo del Castillo, (que tenía grandes fincas en la zona donde se pensaba construir el puerto del Musel) y que comparten con José María la condición de ser o haber sido francmasones. En 1910, a mediados del mes de diciembre, José Mª Rodríguez presenta ante la Corporación la renuncia del acta de Concejal, por tener que ausentarse temporalmente. Finalmente desde la regencia municipal se opta por sustituirle ante su reiterada petición y sus largas ausencias, por otro miembro de la masonería: Casimiro Acero Menéndez.[3]
 
José María Rodríguez obtiene el grado de Compañero (2º)que se le otorga por delegación en la logia Ibérica de los valles de Madrid donde estaba asistiendo a diversos trabajos. En el seno del taller gijonés ejerce las labores de dirigir la marcha durante las diferentes ceremonias, y de introducir y acompañar fuera del templo a los hermanos colocándolos según cargos y dignidades tal y como corresponde en logia al cargo de Maestro de Ceremonia.[iii]
A partir de este momento comienza un rápido ascenso en la masonería, en junio de 1913 se le exalta a Maestro (3º), y al año siguiente ejerce en la logia Jovellanos de Venerable, con el grado capitular de Maestro Perfecto (4º); en 1915 se le otorga el grado de Maestro Elegido de los Nueve (9º), para concluir en 1916 por acuerdo unánime de la Asamblea de Supremo Consejo se le otorga el grado de Soberano Gran Inspector General (33º) último grado del Rito Escocés Antiguo y Aceptado. 
 
José María accede en 1924 a la Gran Maestría del Oriente Español que estaba vacante desde 1922. Su veneratura es considera como un equipo de transición o de consenso entre los poderosos maestres que presidían las Grandes Logias Regionales, que se mostraban un tanto rebeldes ante la autoridad del Gran Consejo del Grado 33º.[4] A consecuencia de los problemas por los que pasaba el Gran Consejo y tras el denominado asunto Torres Campañá quedan descabalgados los dos asturianos ( Barcia y Rodríguez) cesando en su alta Veneratura en mayo de 1926, período durante el cual se consolidó el régimen autonomista de la obediencia que fue presidido por la articulación de las Grandes Logias Regionales, que habían sido aprobadas unos años antes. 
 
En Gijón entre los días 18 y 24 de junio de 1928, en la sede de la Gran Logia Regional del Noroeste se celebra la VII Asamblea Nacional Simbólica del Grande Oriente Español, y tras ello José María solicita su plancha de quite de la Jovellanos 1 para incardinarse definitivamente en los valles de Madrid en el seno de la logia Condorcet nº 13, que había fundado su amigo Augusto Barcia, y recreada en 1929 para mantener erguida la bandera del apoliticismo de la orden masónica.
 
Como premio a su meritoria labor en 1934, José Mª Rodríguez fue nombrado Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo, falleciendo unos meses más tarde, 11 de diciembre de 1934, en su domicilio de Madrid, ciudad donde actualmente está enterrado.
 
Alberto de Lera Álvarez. Sí el anterior francmasón rigió los destinos de la masonería española y ocupó en ella grandes cargos, Alberto de Lera, lo hizo sobre la masonería asturiana sin contestación a su alta autoridad. Alberto había nacido en Oviedo en junio de 1864. Con diecisiete años entra a trabajar en la Diputación de Oviedo, y será con el comienzo del año 1900, cuando opte por una plaza de Contador de Fondos Municipales en el Ayuntamiento de Gijón, doce años más tarde se incardina en la logia Jovellanos que aún esperaba su carta patente. A finales de 1912 De Lera ya tiene el “mandil con la baveta doblada”, [iv] en señal de que ya ostenta la formación necesaria para sentarse en el banco de los Compañeros (2º ) ejerciendo el cargo de Maestro de Ceremonias .
 
En 1916 aparece en los cuadros lógicos y los balaustres[v] como Venerable Maestro de su logia, cuestión que no abandonará hasta que se constituye la Gran Logia Regional del Noroeste (GLRN), (elemento coordinador de todos los talleres que abarcaba su territorio, que eran Asturias, Galicia y León) pasando a regir los destinos de dicho órgano constituyéndose en un Gran Maestre Regional, de enorme prestigio y muy combativo, vena que mantenía en 1916 como Venerable de la Jovellanos 337, en la cual ya mostraba de este talante:
 
Recordad que, en cambio, allá por el otro siglo nuestros Hermanos fabricaron un ambiente ciudadano amenazando siempre revolución, donde no existía esta inestabilidad actual, sino la protesta, la indignación, la lucha. Y esto todo lo hizo la Masonería de tal modo que las decisiones de las logias forman la historia de aquel tiempo. Nosotros creemos que este papel es el que debe jugar nuestra Orden. Hay buena masa, sólo falta un desinteresado y cariñoso director. La Orden, si quiere ser una institución eficaz, debe ponerse al frente de este movimiento para encauzar la opinión liberal por el verdadero camino[5]
Alberto de Lera una vez accede a la gran maestría de la GLRN, abandona la logia Jovellanos n° 337 (que pasa a convertirse en la Jovellanos 1), y desembarca en un nuevo taller aún en “instancias” la logia Riego, con sede en los valles de Gijón, en la cual se va a integrar no solo él, sino también dieciocho hermanos más que le secundan en esta nueva aventura, y cuya característica común a todos ellos es la causa Reformista. No en vano Lera, es el gran organizador del reformismo gijonés. En parte esa labor organizadora y aglutinadora de Alberto de Lera es aprovechada por Melquíades Álvarez para ir acrecentando las bases de su reformismo a través de las logias. Estructurándose un difícil binomio de Masonería y Reformismo, que tantos problemas acarreará a la masonería asturiana, y cuyas repercusiones son las expulsiones de la orden o la creación de nuevas logias. Fuera como fuere, Alberto de Lera junto a su inseparable Gran Secretario Antonio López del Villar, van a comandar los designios de la masonería asturiana hasta la muerte del Gran Maestre en cctubre de 1932.
El mandato del tanden Lera y López del Villar, se va a notar enseguida. Hasta 1922 la logia Jovellanos va creciendo de forma lenta, pero será a partir de ésta fecha, cuando los talleres se revitalicen llegando en 1930 a ostentar en toda la Regional unos 284 afiliados, de los cuales 99 provenían de las filas de la Jovellanos 1. En 1933 superadas diversas dificultades internas (en un momento políticamente delicado), se llega a contabilizar en la GLRN unos 482 masones encuadrados en unos 15 talleres, repartidos a su vez por toda la franja astur-leonesa y las provincias galaicas.
 
Otro de los masones significados en esta primera época es Casimiro Acero, un rico propietario que utiliza el simbólico libertario de “Proudhon” dentro de la primigenia formación Jovellanos aún en “instancias” donde tiene asignado el cargo de Experto, ostentando el ribeteado mandil de Maestro Masón (3º). Por esa misma época sustituye a José Mª Rodríguez como concejal en el consistorio gijonés. Otro miembro, pero esta vez empleado del Ayuntamiento como 2º Oficial de Aguas es José Morilla Solís, dentro de la masonería adopta el simbólico de “Ferrer” y ejerce como limosnero de la logia, aún con la baveta levantada como Aprendiz Masón (1º) que es. Comparte taller y proyectos con su jefe de trabajo Alberto de Lera, que éste en esos tiempos está muy interesado en todo el abastecimiento de aguas a la ciudad de Gijón, por lo cual se apoyará en aquellos subordinados que además reúnen la condición de “hermanos”, y de aquellos otros que pueden ayudarle en conseguir sus objetivos, como la traída de agua del Peranchu de Nava a Gijón. Para conseguir tal fin se va apoyar en los hermanos masones de Nava, enmarcados en el triángulo Ferrer: Rafael Zapatero y Gustavo Acebo, ambos en el consistorio de Nava. 
 
En la logia Jovellanos 337 de finales de diciembre de 1912, se van a dar diversas incorporaciones entre ellas dos hombres de Oviedo que también marcaran fuertemente a la Orden. Su presencia en la sociedad es de igual forma decisiva y en parte buscada puesto que de Melquíades Álvarez , el luego sería el gran tribuno del reformismo, ya sale mentado en diversas cartas de las logias de finales del siglo XIX, como individuo interesante. Melquíades se inscribirá en la logia gijonesa adoptando el simbólico de “Triboniano”. La otra gran figura destacada es la del que luego llegaría ser diputado socialista Teodomiro Menéndez, que adopta el simbólico de “Europa”. En esos momentos, también se afilia la masonería el catedrático gijonés Ulpinano Alonso que adopta el simbólico “ Saturno”.
 
No será hasta 1922 cuando el taller Jovellanos 337, alcance la cifra de ochenta y ocho miembros entre los cuales se destacan el indiano y carreñense José Bango León, José Antonio de la Riera, o Cesáreo del Valle Junco (Cabranes).


[1] Ver cuadro anexo de la presencia de masones en el Ayuntamiento de Gijón.
[2] Hay en esos momentos en Gijón, otro personaje que se confunde con nuestro “americano”, y es Pepín Rodríguez hijo del propietario del Banco Gijón, Florencio Rodríguez, que ocupó además de varios consejos de bancos asturianos, optó por la política llegando a ser Diputado por Villaviciosa en 1914 y 1916, aún cuando tenía el domicilio en Gijón. Estas similitudes de apellidos y nombre, además de la curricular, han generado una confusión entre algunos historiadores al tratar a uno y otro personaje.
[3] AMG. Actas de la Corporación de 1910.
[4] Dolores Gómez Molleda, en el libro ya citado, desarrolla de forma muy interesante los conflictos entre el filosofismo y el simbolismo.
[5]Memoria” de Alberto de Lera, Venerable de la logia Jovellanos Gómez Molleda. obra citada.

[i] Compañero. Segundo grado del simbolismo, adoptado en todos los Ritos. Viene a representar la segunda edad del hombre, el grado de compañero implica un profundo estudio filosófico y social. La instrucción del grado de compañero le inculca que debe pensar, sentir y obrar cognición, emoción y actividad. La edad de dicho grado es de cinco años, que a su vez, son los mismo que se dedicaban los pitagóricos al estudio antes de poder optar al grado de Maestro Masón. El compañero en el taller lleva su mandil con la baveta doblada en señal de haber aprendido a manejar las herramientas de su grado que son el cincel, el mallete, la plomada, el nivel, la regla, la palanca y la escuadra.
[ii] Carta Patente. Se llama así al título de Constitución dado por una Obediencia a una logia, capítulo o triángulo masónico, lo cual es signo de su regularidad.
[iii] Cargos u Oficiales de la Logia. Son los que ejercen un oficio o función dentro de la logia y son designados mediante votación de todos los miembros del taller: los cargos son Venerable Maestro, Presidente del Taller; 1º Vigilante, Director de los Compañeros; 2º Vigilante, Director de los Aprendices; Orador, Guardián de las Constituciones y censor de las Ceremonias.; Secretario, Memoria de la logia y de la relación con el exterior; Maestro de Ceremonias, dirige éstas y adentra a los hermanos en el taller; Experto, Hace observar el ritual; tesorero, conserva los fondos de la logia; Hospitalario o limosnero, administra los fondos de la beneficencia; Guardas Templo, serían los custodios dentro y fuera de la seguridad del templo y el Guarda Sellos, que verifica la autenticidad de los sellos y firmas de los documentos.
[iv] Mandil. Es cuando menos el símbolo distintivo más destacado de la masonería, al menos de puertas a fuera, y su simbolismo es el trabajo, que recuerda al masón que debe tener una vida activa y laboriosa. Su estructura es un pequeño rectángulo y una baveta triangular. En los dos primeros grados: Aprendiz y Compañero, el mandil es blanco y no lleva ornamentos, en el grado de Maestro los mandiles llevan símbolos bordados, y sus colores variaran en función del Rito.
[v] Balaustres. Se denomina así a las actas que redacta el secretario sobre todo lo tratado dentro de cada Tenida. 

Víctor Guerra. Miembro del Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española (CEHME)
NOTA: Este trabajo es propiedad del autor, y por tanto su uso, reproducción, y explotación debe contar con el permiso del autor.

24 julio 2011

La saga de los “ De Lera” en la Masonería asturiana.



Con motivo del 75º Aniversario de la Guerra Civil, el diario La Nueva España del 22 de julio del 2011 realiza una entrevista con María Teresa Machicaro y que titula “La niñina del milagro”.

El motivo de que hoy traiga hasta estas páginas esta referencia, es porque Maria Teresa habla de algunos de sus parientes relacionados con la masonería, y los que son las cosas al final resulta que hubo dos rectores de la Universidad de Oviedo relacionados con la masonería de forma indirecta José Miguel Caso, casado con Maria Teresa, y López Cuesta, que es hijo de masón, aparte claro está del rector Canella que fue preclaro masón ovetense.

María Teresa, nos da noticia en su entrevista de varios “de Lera” que fueron masones, por un lado nos dice que su “tío abuelo fue Jefe de la logia de Gijón” y que su otro “tío Pepe lo depuraron por masón aunque nunca fue a la cárcel”.

En realidad si nos remontamos al establecimiento de los “de Lera” en la masonería pues nos encontramos con varios de ellos

En las logias del siglo XIX, nos encontramos con el primer “de Lera”, se trata de: Miguel de Lera, de simbólico “Sixto Cámara” que ejercía en la logia El Trabajo (Trubia) 1786 de Orador, y cuya profesión era la de Cirujano, y estará en la logia trubieca entre 1876 y 1880, y en el cuadro de miembros de la logia de 18… residía en Trubia y era viudo y tenía 61 años, ostentaba el grado 15 de REAA, habiendo sido iniciado en 1872, y su ultimo grado databa 1877, y en esos momentos era el Secretario de la Logia.

En 1880 en el cuadro de logia aparece como grado 18º del REAA, como 2º Vigilante (adjunto)

En el año de 1876 lo tenemos firmando como Orador con el grado 3º una carta enviada por la logia Trabajo bajo los auspicios del Gran Oriente Nacional de España, al Hermano Sócrates (Anastasio García López) nombrándole garante de la logia, y la verdad es que en el resto de papeles de la logia ya no aparece Miguel de Lera, pero un primer rastreo por la zona tampoco nos aparece Miguel de Lera, y no sabemos el grado de parentesco si es que lo había con algunos de sus predecesores.

En segundo lugar, tenemos a otro “de Lera” en este caso a Alberto de Lera, que como nos dice su sobrina nieta, no era precisamente el jefe de la logia Jovellanos, sino que en primer tiempo tras su iniciación formó parte de la logia de la cual llegó a ser sus Venerable, pero fue mucho más que todo eso ya que durante casi más de una década fue el Gran Maestre de la Gran Logia Regional del Noroeste, una vez el GOE decidió separar los grados simbólicos de los altos grados. De Alberto de Lera ya hemos escrito en este mismo blog algún que otro artículo que reseño para el general conocimiento:

01 Ene 2008. Uno de los personajes más importantes de la masonería asturiana, es sin duda Alberto de Lera, pero pese a su importancia y su peso dentro de la Gran Logia Regional del Noroeste y de los Altos Grados asturianos, ...

15 May 2009. Ya hemos hablado alguna vez de Alberto de Lera, el que fuera el Gran Maestre Regional del Noroeste, ovetense de nacimiento, y gijonés de adopción, fue una de las “alma mater “ de la masonerías astur, yo creo que hay tres ...

04 Jun 2009  Regional del Noroeste: Alberto de Lera, Félix Alonso Miyar, Gerardo Abad Conde; Maximo Mata Cubría; Luis Santos Freire. Los dos último como suplentes). Regional de Levante: José Estruch: Vicente Marco Miranda; ...

21 Jun 2008 Presidente: Alberto de Lera Álvarez 1º Vicepresidente: José María Infante Franco 2º Vicepresidente: José María López Orozco Orador: Manuel M. Álvarez Secretario: Joaquín Gómez Márquez Maestro de Ceremonias: Antonio López ...

10 Feb 2009 ... los Jesuitas, no podemos negar que en el seno de la Corporación existía una presencia masónica mínima, reducida a uno documentado como Concejal y dos o tres más masones en los aledaños del poder como ALberto de Lera, ...

28 Ene 2009 Firman el documento Alberto de Lera como Gran Venerable Maestro de la GLRN y López del Villar como Gran Secretario de la GLRN,- ambos dos líderes asturianos abanderan una opción de un mayor compromiso social y político

Creo que con este repertorio de trabajos queda reflejada la figura de Alberto de Lera, al que queda por hacerle todo un reconocimiento por toda su labor y dedicación en la masonería asturiana.

Otro componente de la saga “de Lera”, este sí que sabemos que es familiar del primero es Pío de Lera Súarez, que es hijo del Gran Maestre Alberto de Lera. De Pío de Lera, los servicios documentales de la Represión contra Masonería que monta el franquismo, le abren el correspondiente expediente al igual que a su padre, en dicho expediente vemos que Pío se inicia unos años más tarde que su progenitor, y lo hace el 16 de abril de 1917, tomando como referente simbólico para su nombre el de “Quiroga” ; siendo exaltado a los siguientes grados el 4 de junio de 1918 (Compañero) y a el 20 de abril de 1920 al de Maestro Masón.

Su profesión según nos indica las fichas policiales era la de Viajante, aunque veremos que su situación con los años irá a peor, lo cual le hace recurrir a el 13 de julio 1933 a Diego Martínez Barrio, solicitándole ayuda ya que sus hijas parecen enfermas, la carta se envía desde la Calle General Orán 14 pral,; de Madrid, su situación administrativa en cuanto a la masónico, era de “BAJA por falta de asistencia y pago”, aún así recurre a la Orden en demanda de ayuda, y será Martínez Barrio a la sazón Diputado a Corte por Sevilla a quien le dirige una nota, y el cual le adjunta la carta dirigiendo a su vez unas notas a Aselo Plaza, y en dicha misiva se escriben a mano varios notas indicando que “se podría sacar algo de dinero del Tronco del Gran Consejo”, y se menta a Iniesta para que “este mirase si se podía hacer con algo de los fondos de la Republica”; otra nota margina en la misma carta indica que un tal Hermano Lino le entregara 50 pesetas a modo de préstamo.

A Pío de Lera, sí que va a tener problemas cuando el franquismo empieza su caza de masones, ya que se abrirá expediente que concluirá con una condena que emite el General Saliquet, y como vocales Ulibarri y el General Cánovas y que firman en Madrid el 1 de diciembre de 1944, Expediente 765/44 del Jugado Especial.

Pese a que Pio de Lera había hecho abjuración canónica de sus errores, y haber facilitado nombres afiliados a la masonería: como Friera Jacoby, Marcelino Gonzalez; Gervasio del Riera, pues termina condenado a 12 años y un día de reclusión menor y sus accesorias legales como a inhabilitación absoluta y perpetua para ejercer ningún cargo en Estado o Corporaciones publicas…, ya que por lo que expresa la citada sentencia, Pio de Lera era un funcionario del Ministerio de Educación.

Otro de los expedientados por masones, e un pariente de Alberto de Lera , en este caso José de Lera Cristóbal, nacido en Gijón el 26 de Diciembre del 1907, iniciado en la Logia Riego el 30 de mayo de 1930, y del cual Maria Teresa Machicaro, dice que no fue masón, aunque lo depuraron como tal. El expediente de Jose de Lera, es un pequeño, pero a buen seguro que siguió el mismo proceso que todos los masones, aunque como no consta nada más que una Inicación, es muy posible que no sufrieses, como indica Maria Teresa , prisión, pero a buen seguro que en las dependencias de Ferrol sí que estará todo su proceso dentro de la Causa General 155.

Luego tenemos un Lera Ruiz miembro de la Logia barcelonesa Lealtad , que había fallecido en 1932, y que no parece tener relación con la saga de los “de Lera”
Estos son los expedientes de “los “de Lera”

Principio del formulario
TÍTULO SIGNATURA FECHA CREACIÓN FECHA FORMACIÓN
Rollo catorceavo de la causa número 155|937 instruida por el Juzgado Especial de la Auditoría de Guerra de la VIII Región Militar (folios 2435 a 2654). Contiene: parte documental de la pieza número 9 relativa a las actuaciones judiciales desarrolladas en Gijón, principalmente certificados y otros escritos presentados por los encartados como pruebas de exculpación. Contiene: ejemplar del reglamento interior del Soberano Capítulo de Rosa Cruz 'Alberto de Lera' número 78 de Gijón. TERMC,C.1263,EXP.3 1936-06-18 / 1938-08-04 
Sumario 1217 contra Benjamín Lera Ruiz por delito de masonería. TERMC,11316 1944-10-20 / 1945-12-20 
Sumario 765-44 contra Pío de Lera Suárez por delito de masonería. TERMC,10290 1944-06-10 / 1949-02-28 
Sumario 821-44 contra José de Lera Cristobal por delito de masonería. TERMC,10403 1944-06-27 / 1947-02-15 

 Víctor Guerra. Miembro del Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española.
(CEHME)


This work is licensed under a Creative Commons license.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...