Mostrando entradas con la etiqueta Amigos de la Naturaleza y Humanidad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Amigos de la Naturaleza y Humanidad. Mostrar todas las entradas

10 noviembre 2012

Dos placas, dos historias....

A pesar de las estrategias de invisibilización... la memoria emerge por cualquier lado

Lo que son las cosas, hace ya unos años, un grupito que estábamos trabajando masónicamente en la Logia Amigos de la Naturaleza y la Humanidad, heredera de aquellas otras que se dieron en la primigenia masonería asturiana entre 1850 y 1890. [ Aunque la herencia solo tocaba al título distintivo, que no a la orientación masónica de la logia] pues como digo, un pequeño reducto, que ya es mucho decir, porque la logia era casi que liliputense, además de viajar más que el baúl de la Piquer, o sea itinerancia permanente: Madrid, Valladolid, etc.. , pues eso, planteamos como acción innovadora con motivo del cincuentenario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sacar un folleto con la declaración y nuestros simbolos.

Era todo un acto que rompía con la introspección masónica que amenazaba con sepultarnos a base de trabajos del más puro esoterismo cabalístico que predicaba desde su estrado de Vigilante el Hermano Daza.

El grupo, o facción social de la logia en cuestión, compuesta por Paulino Lorences, Ricardo Fernández y el que suscribe (Victor Guerra), capitaneamos la colocación de la primera placa de la masonería en el Cementerio del Sucu.

Y allá nos fuimos con nuestra placa un frío 10 de Noviembre de 1998, para proceder al acto de la inaguración.La fotos del momento delatan la soledad de aquel pequeño grupo de profanos (no masones) y masones, estos últimos queriendo patentizar la inclinación masónica y social dentro de lalogia y como no de la propia Obediencia.
(foto de masones y no masones el 10 del 11- 1998, en el Cementerio del Sucu)

La soledad era completa, asistieron al llamamiento muy pocas personas, y casi ninguna organización salvo los compañeros de la Sociedad Cultural Gijonesa, el resto se sitúo en lo correctamente político y  no verse mezclados con temas de compases y escuadras. Se rompía de este modo aquel hacer de antaño donde las logias iban en comandita con las organizaciones sociales, culturales y políticas para patentizar un lugar , su sitio en la historia.

Y allí clavamos la placa de la Logia Amigos de la Naturaleza y la Humanidad, con espíritu abierto, pues sabíamos  que tanto por un bando como por otro habían dado muerte a Hermanos Masones, aunque hay que reconocerlo, que más bien fueron pocos, pues casi todos se fueron al exilio.

Nuestra Obediencia en aquel momento: La Gran Logia Simbólica Española, como estructura apenas si hizo algo más que darnos permiso para el uso de logotipos y títulos, y salvo por un suelto con foto, que publicó en Diario El Comercio,  el acto no tuvo más repercusión.

Había escaso sentimiento de pertenencia dentro del ámbito obedencial, y por tanto eso se manifestó en una ausencia total de representantes de la Gran Logia Simbólica Española.




Nueve años más tarde Se colocaba otra Placa  por la Logia Rosario de Acuña, pero esta ya respondía a más cosas aunque había actores comunes a ambos proyectos pero  esta es  otra historia que contaremos en otra ocasión, cuando haya un aniversario significado.



Victor Guerra. MM.:.

19 julio 2009

Los fotógrafos masones en Asturias: Jose Bastide

Producto de una larga investigación que espero vea la luz para finales de año, primero  se editará La Masonería en el Oriente de Asturias, luego, pues eso le tocará a la Masonería gijonesa XIX al XXI., pues parte de ese trabajo es esta pequeña reseña sobre los distintos fotógrafos que ocuparon sitial masónico en las logias gijonesas
VGG
076D2GIJ-SOC-xxx-P1_1

En 1886 tenemos localizado a otro fotógrafo asentado en Gijón y, que estuvo en activo hasta 1889, es José Bastide.[1] El estudioso de la fotografía F.Crabifosse, le adjudica un posible origen francés y, lo vincula a la colonia extranjera relacionada con la fábrica de vidrios La Industria. Bastide como fotógrafo se establece en Gijón con un primer estudio hacia 1872, que ubica en la calle Álvarez Garaya, para trasladarse en un par de años más tarde a una buhardilla de la calle Corrida nº 37, que hacía esquina con la calle Munuza,.[2] Un estudio fotográfico que será con mucho el estudio de mayor tradición de la ciudad al ser ocupado por varios fotógrafos, alguno de ellos miembro de la masonería.

El trabajo de adaptación de la buhardilla para su futura expansión como estudio fotográfico, es todo un documento acerca de las ideas que manejaba Bastide que eran de una cierta envergadura, pues dicho establecimiento servirá de morada para otros profesionales, hasta que las reformas urbanas que sufre Gijón entre la Dictadura de Primo de Rivera y el período republicano harán desaparecer el preciado edificio.[3]

La vinculación de este precursor de la fotografía con la masonería va a estar relacionada con la logia Amigos de la Naturaleza y de la Humanidad (1879-1888), en cuyo taller aparece con el simbólico de Demócrito.

Bastide pertenece a una logia de la cual solo existen los cuadros lógicos de 1879 y, 1880, luego hay un vacío documental de seis años en los cuales se carece de cualquier noticia de las actividades o cuales fueron sus miembros durante esos años, tal carestía termina al encontrar un pequeño filón de cartas firmadas por José Bastide como Venerable, y que están escritas entre 1887-1888, en ellas deja traslucir sus preocupaciones acerca de que Oriente pudiera auspiciar el taller que lidera, pues si bien el taller dependía del Gran Oriente de España (GOE), la querencia era irse con el Oriente que lideraba el Vizconde de Ros, el Gran Oriente Nacional de España (GONE).

También sus cartas dejan traslucir la persecución que sufrían los más combativos miembros de la masonería, que debido a dicha militancia eran expatriados profesionalmente a otros destinos, como deja entrever la carta que dirige Bastide como Venerable al Vizconde de Ros para que éste influyera en el Cuerpo de Telégrafos, de cara a que un hermano del taller pudiera regresar desde Pravia, destino al que había sido expatriado por un superior de ideas carlistas, a Gijón y poder así incorporarse a las labores masónicas y a sus otras ocupaciones que le ayudaban a complementar su escaso sueldo de funcionario de telégrafos .

Profesionalmente Bastide era un aventajado fotógrafo que desde su inicial especialidad de “carte de visite” va a participar de una forma activa en las labores de divulgación de la profesión como medio de comunicación, para lo cual tomando como base el Ateneo-Casino Obrero imparte diversas conferencias de tipo científico, las cuales va a ilustrar con diapositivas, como así lo recoge la prensa local del momento.[4]

Bastide va a tener además un fuerte repercusión profesional en prensa, pues de su estancia y trabajos en la ciudad de recogen muchas noticias en la prensa local y regional.

Textos @ Victor Guerra del futuro libro Masonería en Gijón

[1] Expediente de la logia AHN A-737/10-3.
[2] Dato que aporta Crabifosse en su libro de la historia de la fotografía en Gijón, y que se confirma en las cartas de Bastide al Vizconde de Ros, en una de ellas fechada el 4 de junio de 1888, aparece un sello de José Bastide “fotógrafo” C/ Corrida 37- Gijón.
[3] Proyecto que puede verse en el libro citado de Crabifosse, pag 30-31.
[4] Vesubio y las Ruinas de Ponpeya. El Comercio, Gijón, 16/11/188. ; Los animales prehistóricos. El Comercio, Gijón, 27/11/1888.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...