Mostrando entradas con la etiqueta Asturias masónica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Asturias masónica. Mostrar todas las entradas

12 abril 2016

Los «Cuesta» y la Masonería Gijonesa Siglo XIX y XX


Hermanos Marceliano y Jesus Cuesta (fotografía de la saga familiar)

Ahora que los «Cuesta» nuclear familia gijonesa en Gijón parecen estar de moda por el tema  ciclista, a cuya actividad fueron muy aficionados, pues ahora gracias a la labor de Dani Garcia de la Cuesta, y al programa 30 dias en Bici  y partiendo de que en algunas cuestiones  fueron unos adelantados de su época, traigo a estas paginas una reseña masónica de la familia de los Cuesta,

Marceliano Cuesta. Sus posibles  apellidos podían ser si seguimos las indicaciones del investigador en temas fotograficos Crabiffosse; García Menéndez Cuesta y García, y según dicho investigador,  le  da como nacido en Gijón, cuando es probable que fuese originario de Muñás de Arriba perteneciente en el concejo de Valdés de donde era proveniente su familia. Será a través de los contactos que tuvo con distintos fotógrafos, concretamente con Carlos Mieg como este característico personaje se inicie en la fotografía hacia 1866.

Abre su estudio en 1867 en la céntrica calle de Los Moros, lo cual le supuso un fuerte desembolso, para lo que procede a hipotecar varios inmuebles que tenía en su tierra natal, aunque las dificultades de pago son claras ya que tendrá que posponer los pagos hasta 1869.

Realmente le costará salir adelante con dicho emplazamiento lo que le obligará a deambular con la cámara al hombro entre Gijón, Oviedo y Avilés, siendo en esta última villa donde ocupará un estudio cedido por u hermano de banco masónico: Louis Rapp,

Marceliano Cuesta se inicia en la logia Amigos de la Naturaleza y de la Humanidad (1879-1886), en la cual le encontramos mediante un cuadro lógico de 1886.

En dicha logia procede a imponerse en la ceremonia de iniciación, el simbólico de Arquímedes. A pesar de tan expresivo nombre simbólico, Marceliano con su imaginaria palanca no puede levantar o sostener  a su familia con la fotografía, profesión que abandona para dedicarse a otras labores más fructíferas, de hecho en ese cuadro de miembros de la logia queda consignada su profesión como industrial.

Sabemos que fue socio de una tejera en Cayés (Llanera) y, también entró en el sector de la destilería a través de la Alcoholera de Veriña, donde no solo terminó haciéndose con la propiedad, sino que además sus licores obtuvieron una medalla de oro en la Exposición Universal de Bruselas.

Este inquieto francmasón activo republicano, cuya faceta política tocaremos más adelante, estuvo implicado así mismo en otras empresas y proyectos como fue la memoria sobre la piscicultura, que fue premiada en la Exposición Regional celebrada en 1899 en Gijón.

Su posible descendencia, fruto del matrimonio con Ramona González López, fallecida ya centenaria, le reportó siete hijos entre los que destacaron Jesús y Marceliano, por su afición al ciclismo en cuya actividad eran famosos, puesto que aglutinaban a su alrededor el mundo del velocípedo tanto lúdico como deportivo, del cual no solo conocían todos sus secretos, sino que además eran muy diestros en su manejo. Una foto de Marceliano (hijo) vestido de ciclista la podemos contemplar en el libro ya citado libro de  Crabiffosse[1].

Ambos hijos, fueron a su vez miembros de la masonería, Marceliano (hijo) [2] fue iniciado en febrero de 1924 en la logia Riego con el simbólico Watt y llegará a vestir el mandil de Maestro Masón (3º) en diciembre d e 1928, a causa de lo cual terminará siendo citado en la Causa General 155.

Su hermano Jesús,[3] que había nacido en Veriña (Gijón), el 26 de julio 1879, en su simbólico intentará recuperar sus viejas raíces familiares, para lo cual se autoimpondrá el nombre de Cangas de Tineo en una ceremonia que se celebra el 6 de octubre 1922, en el seno de la logia Jovellanos, donde pedirá la plancha de quite para poder constituir de forma regular la logia Riego, cuestión que se comunica al Gran Consejo del Grado 33, en diciembre de 1923.

En marzo de 1931, Jesús Cuesta será dado de baja por falta de asistencia y pago. Y al igual que su hermano será citado como masón en la Causa General 155.

Marceliano, padre, siguiendo buena parte de las pautas que se dan en los miembros de la masonería gijonesa va integrarse en el republicanismo federal, formando parte activa del Círculo Republicano Gijonés en cuya organización desempeñó en 1869 el cargo de secretario, formando parte de la candidatura para la Diputación Provincial de Asturias junto con Eladio Carreño y Melquíades Álvarez. Este último con el paso del tiempo formará parte de la masonería gijonesa del siglo XX.

Una cosa bastante extraña es que los «Cuesta» no huyesen de Gijón en los tiempos de las requisitorias contra los masones que descerrajó el franquismo, sino que pudieran tener toda una labor social en torno al ciclismo como tuvieron, cuando fueron encausados en la Causa General 155 como masones. 

Asunto que  queda para la investigación masónica, pero el expediente masónico de los tres «Cuesta» sito en Salamanca es muy escaso al respecto de facilitar más datos

Tal vez todas sus propiedades fueran parte del botín de guerra para quedar medio en paz.

En fin, valgan estas breves notas 

Victor Guerra
 

  • [1] Ibidem Pág. 134.
  • [2] AHN Expediente personal 6 Legajo 750.
  • [3] AHN expediente nº 17. Legajo 407.

10 noviembre 2012

Dos placas, dos historias....

A pesar de las estrategias de invisibilización... la memoria emerge por cualquier lado

Lo que son las cosas, hace ya unos años, un grupito que estábamos trabajando masónicamente en la Logia Amigos de la Naturaleza y la Humanidad, heredera de aquellas otras que se dieron en la primigenia masonería asturiana entre 1850 y 1890. [ Aunque la herencia solo tocaba al título distintivo, que no a la orientación masónica de la logia] pues como digo, un pequeño reducto, que ya es mucho decir, porque la logia era casi que liliputense, además de viajar más que el baúl de la Piquer, o sea itinerancia permanente: Madrid, Valladolid, etc.. , pues eso, planteamos como acción innovadora con motivo del cincuentenario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sacar un folleto con la declaración y nuestros simbolos.

Era todo un acto que rompía con la introspección masónica que amenazaba con sepultarnos a base de trabajos del más puro esoterismo cabalístico que predicaba desde su estrado de Vigilante el Hermano Daza.

El grupo, o facción social de la logia en cuestión, compuesta por Paulino Lorences, Ricardo Fernández y el que suscribe (Victor Guerra), capitaneamos la colocación de la primera placa de la masonería en el Cementerio del Sucu.

Y allá nos fuimos con nuestra placa un frío 10 de Noviembre de 1998, para proceder al acto de la inaguración.La fotos del momento delatan la soledad de aquel pequeño grupo de profanos (no masones) y masones, estos últimos queriendo patentizar la inclinación masónica y social dentro de lalogia y como no de la propia Obediencia.
(foto de masones y no masones el 10 del 11- 1998, en el Cementerio del Sucu)

La soledad era completa, asistieron al llamamiento muy pocas personas, y casi ninguna organización salvo los compañeros de la Sociedad Cultural Gijonesa, el resto se sitúo en lo correctamente político y  no verse mezclados con temas de compases y escuadras. Se rompía de este modo aquel hacer de antaño donde las logias iban en comandita con las organizaciones sociales, culturales y políticas para patentizar un lugar , su sitio en la historia.

Y allí clavamos la placa de la Logia Amigos de la Naturaleza y la Humanidad, con espíritu abierto, pues sabíamos  que tanto por un bando como por otro habían dado muerte a Hermanos Masones, aunque hay que reconocerlo, que más bien fueron pocos, pues casi todos se fueron al exilio.

Nuestra Obediencia en aquel momento: La Gran Logia Simbólica Española, como estructura apenas si hizo algo más que darnos permiso para el uso de logotipos y títulos, y salvo por un suelto con foto, que publicó en Diario El Comercio,  el acto no tuvo más repercusión.

Había escaso sentimiento de pertenencia dentro del ámbito obedencial, y por tanto eso se manifestó en una ausencia total de representantes de la Gran Logia Simbólica Española.




Nueve años más tarde Se colocaba otra Placa  por la Logia Rosario de Acuña, pero esta ya respondía a más cosas aunque había actores comunes a ambos proyectos pero  esta es  otra historia que contaremos en otra ocasión, cuando haya un aniversario significado.



Victor Guerra. MM.:.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...