Mostrando entradas con la etiqueta Ateneo Obrero. Gijón. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ateneo Obrero. Gijón. Mostrar todas las entradas

22 noviembre 2008

El Rotary de Gijón

Ahora que el Rotary de Gijón está en la celebración de su 80 aniversario , puede estar bien traer a la palestra este artículo que en su día se publicó en el Diario La Nueva España, no como un ataque como a veces se interpreta sino como una cooperación a su historia.

ROTARISMO Y MASONERÍA EN GIJON

Tanto la francmasonería como el rotarismo estaban, y a veces aún lo están, rodeados de una especie de tabú y de prohibición que tiene mucho que ver con al aforismo medieval de Graecum est, non legitur.



La apertura que se está notando desde distintos medios de comunicación, entre los que hay que destacar al diario La Nueva España, está cooperando a que el tupido velo histórico se descorra y puedan verse y apreciarse con meridiana nitidez todos estos temas tan secretistas. Frente a las noticias que se vienen publicando sobre el Rotary Club y la Masonería, algunos lectores y amigos, me preguntan sobre las divergencias y convergencias que existen o han existido entre rotarios y masones: ¿Sí son la misma familia iniciática, sin han trabajado juntos, sus orígenes... etc?



Tema curioso y complejo como para abordarlo en unas líneas, y más si tenemos en cuenta sus ramificaciones que en muchas ocasiones han sido confundidos y entremezclados, tanto por el vulgo como por los distintos servicios policiales franquistas que en 1936 les consideraban a ambos casi por un igual, de tal forma que les abren a ambos movimientos expediente de persecución dentro de la paranoia franquista de persecución contra la “masonería y el comunismo”, y cuya documentación tanto de la Francmasonería como del Rotary , hoy compone el Archivo Histórico Nacional de la Guerra Civil- sección Masonería.



Aunque no se puede negar que hubo lazos fraternales y amplias conversaciones, en las cuales ambos movimientos se veían con buenos ojos, llegando a tener un grado de colaboración importante, y evidentemente nutriéndose recíprocamente de diversos elementos que llegaron a considerar a ambas organizaciones como hermanas, de hecho el anarconsindicalista y masón Avelino González García, Director del periódico CNT veía al rotarismo “como el ensayo de una Asociación internacionalista”.



Es más, el rotarismo español de entre la década de 1927-1937, va a sufrir un atroz ataque por parte de la iglesia española, lo que despierta aún más las simpatías de una buena parte de la masonería que veían al Rotary, como un aliado para poder ir desbastando a los enemigos de la Orden masónica. Esa confusión generada entre masonería y el rotarismo, hizo al Grande Oriente Español encargar la elaboración de un informe para clarificar conceptos, cuyas conclusiones se presentaron en la VII Asamblea Nacional Simbólica de Junio de 1928 celebrada en Gijón, la cual se expresaba del siguiente modo: “por sus orígenes, los Clubes Rotarios cumplen una función internacional muy parecida a la masónica, aunque la limitación de sus fines los coloque en la situación de hermanos menores de nuestra Orden



En términos generales dentro de la masonería, había una parte de sus miembros que veía con buenos ojos al movimiento rotario, aunque en la citada gran asamblea masónica de Gijón, había quien también argumentaba “que el desarrollo del rotarismo en España es un poco raro, pues la patrocinan hombres muy significados en la actividades políticas derechistas, los que por otra parte procuran reducir aún más el área espiritual de la Institución.



En Asturias, y más en concreto en Gijón, no existía ese reconocimiento mutuo, como en otros lugares de la península, que viene afirmado por la escasa nómina de miembros rotarios- masones o viceversa en las logias y en los Clubs Rotarios, que queda reducida a poco menos que a la presencia del doctor mierense Vital Aza, y poco más.



Evidentemente había una razón para esa escasez de simpatía y es que el año 1927 en que se funda el Rotary Club en Gijón, éste lo hace desde una perspectiva diametralmente opuesta a la masonería tanto en lo ideológico como en lo social, y los únicos postulados coincidentes entre ambas organizaciones eran las ”obras de beneficencia y la ayuda mutua”.



Los masones gijoneses del siglo XX comienzan su andadura en 1911, como orden iniciática que tiene como divisa la “Libertad, Igualdad y Fraternidad”, apuestan por una democratización de la cultura desde criterios burgueses progresistas que conllevaron a la apuesta firme y decidida por experiencias de una singularidad excepcional como fue la Escuela Neutra.
Las logias masónicas gijonesas de aquel momento optaban a su vez por la pluralidad interclasista, tanto en lo social como en lo político, lo cual les lleva por un lado a ser en cierto modo garantes del espíritu republicano, y por tanto fieles defensores de la 2ª República como lo demuestran con su presencia en la comunicación y transmisión de los poderes constitucionales en Gijón 1931 y 1936; aunque por el camino hubieron de dejar a muchos otros hermanos masones alineados reformismo que pactó con la CEDA.



Y ahí está la radical diferencia con el Rotary Club gijonés, que nace de la mano del conservadurismo más reaccionario en el cual se encuadraban hombres como: Enrique Cangas, los hermanos Paquet, el cónsul inglés Arthurt Lovelace o, director del diario “La Prensa” Joaquín Bonet, por poner los ejemplos más significativos y extremistas.



.Entre los cincuenta y nueve miembros del Rotary Club de Gijón, que fueron fichados por los servicios policiales franquistas en su causa de persecución y represión de la masonería y el comunismo estaban entre otros: Angel María Azcoitia, Faustino Cangas Argüelles, Juan del Castillo, Justo Ojeda, Manuel Martínez Laviada, Velasco Heras, Pedro Silva, Jesús Gargallo, Secundino Fernández Felgueroso, Amado y Romualdo Alvargonzález, Celso Arango; Mariano Flórez Villamil, Alfonso Muñoz de Diego, Arturo Toral del Pozo, Dionisio y Antolín Velasco etc y aunque es verdad que había miembros rotarios encuadrados en Acción Nacional, había otros que estaban al margen de dicho movimiento fascista



La década de 1927 a 1937, va a poner también de manifiesto las preocupaciones personales e ideológicas de uno y otro colectivo, mientras en las filas masónicas la preocupación por la duración de la Dictadura de Primo de Rivera es intensa y aspiran con cierta ansiedad la arribada de un régimen republicano, se preparan para ello liberándose en parte de la presencia en sus filas de elementos que cada vez se tornaban más contrarios al espíritu democrático.

Por el contrario en las filas del Rotary Club gijonés, tal y como dejan traslucir las distintas actas que se conservan de Junio de 1933, hay más espíritu de ser un club social y recreativo que un ente preocupado por su entorno.



En dichas actas se explayan, el secretario y vicepresidente del Rotary Club nº 2483 del distrito 60 (Gijón) Enrique Cangas, a consecuencia de un viaje realizado a Andalucía con motivo de un Congreso del Rotary Club en Málaga y se extiende forma pormenorizada sobre los aspectos festivos del evento del cual “vino mareado del viaje, del montilla y la sangría ingeridos en las fiestas taurinas de Córdoba”. Sin que se explique o se deje constancia en las susodichas actas de los puntos abordados en dicho Congreso del Rotary”



Otra diferencia radical que separó a ambos colectivos, sobre manera en aquellos momentos últimos de la debacle, fue el grado de permisibilidad social y política que uno y otro tuvieron, mientras los rotarios no sufrieron más percance que ser objeto de apertura de expedientes personales, los masones asturianos sufrieron una dura persecución que tuvo como consecuencia directa , salvo alguna rara excepción, el dictado de duras sentencias de cárcel que iban desde 6 a 12 años de presidio, cuando no fueron condenados a la pena capital, siendo eso sí en la mayoría de los caos conmutada por cadena perpetúa.



Estas son en líneas muy generales, la sucinta historia de dos organizaciones, tenidas como hermanas, y que en Gijón, nunca llegaron a entenderse ni a reconocerse mutuamente, caso distinto fue el Rotary ovetense cuyas preocupaciones sociales estaban más en la línea de las que propugnaba la masonería asturiana del primer tercio del siglo XX.



Sin que esto presuponga un enjuiciamiento ni de la masonería ni del Rotary actuales, es conveniente recuperar para la memoria histórica estas consideraciones para una mejor compresión de fenómenos que luego se dieron en la sociedad gijonesa.

Victor Guerra   Miembro del CEHME y IDERM

21 junio 2008

Un acontecimiento masónico en Gijón de 1928

Sede de la Gran Logia Regional del Noroeste en plena construción

Lo que son las cosas durante los días 18 al 24 de Junio de 1928, en la calle La Playa de Gijón donde se situaba la Gran Logia Regional del Noroeste del Grande Oriente Español, se desarrolló lo que fue la Séptima Asamblea Nacional Simbólica del Gran Oriente español a la que asistieron diversos delegados.

Los Delegados asistentes fueron :

Regional del Centro: Démofilo De Buen ; Daniel Anguiano; José Giral; Manuel Torres Campaña; Manuel M. Álvarez; Antonio Lezama.Los dos últimos como suplentes
Regional del Noroeste: Alberto de Lera, Félix Alonso Miyar, Gerardo Abad Conde; Maximo Mata Cubría; Luis Santos Freire. Los dos último como suplentes).
Regional de Levante: José Estruch: Vicente Marco Miranda; Julio María López Orozco; Pedro Vargas Guerendiain y Marin Civera. Los dos último como suplentes.
Regional del Mediodía: Diego Martínez Barrio, Fernando de los Ríos Urruti, Jose María Infante Franco, Gabriel Morón Diaz, Ramón González Sicilia . Los dos último como suplentes.
Regional del Sudeste: (no asiste)
Regional del Nordeste; No tenía representación, dado que se había auto-disuelto y envían un escrito al respecto.
Agrupación Masónica Española de la República Argentina: Antonio López del Villar en representación delegada.

Pues bien, pese a la estancia de estos personajes en la ciudad durante unos días, y con un viaje a Covadonga donde coinciden con la boda de una hija de Paquet, la prensa del momento no se hace eco de la estancia de delegados como Martínez Barrio , Estruch; Daniel Anguiano o José Giral.


Fotografia tomada por Merás en Covadonga a loa asamblearios masónicos

La Mesa de discusión de la VII Asamblea la forman:

Presidente: Alberto de Lera Álvarez
1º Vicepresidente: José María Infante Franco
2º Vicepresidente: José María López Orozco

Orador: Manuel M. Álvarez
Secretario: Joaquín Gómez Márquez

Maestro de Ceremonias: Antonio López del Villar
Hospitalario: Félix Alonso Miyar Guarda Templo: Máximo Mata Cubría

Entre otras cuestiones se tratan: LAS FINANZAS DEL GOE

Tras los saludas y demás se presentan las finanzas del GOE, que presentan Un Activo de 5.915,5o pesetas frente a un pasivo de 1.055,95 pesetas.



El presupuesto de gastos e Ingresos del Gran Consejo Federal Simbólico previsto para el ejercicio de 1928 a 1929 (Abril a Marzo)

Grandes Logia Regionales

Centro: 1.000 pts
Noroeste: 500 pts
Nordeste: 1.000 pts
Levante: 700 pts
Mediodia: 2.500 pts
Sudeste: 300 pts

Talleres directamente auspiciados directamente por el Gran Consejo federal a razón de 2,50 pesetas por afiliado y año. Valor calculado: 2.000 pts

EFECTIVOS DEL GRAN ORIENTE ESPAÑOL


Por las actas de la VII asamblea, sabemos loes efectivos del Gran Oriente Español en ese momento:

Regional Centro contaba con 326 miembros repartidos 10 logias y 6 triángulos;
Regional del Noreste contaba con 97 miembros, repartidos en 5 logias (3 en Asturias, y dos en Galicia, la Jovellanos tenía ella sola en Gijón unos 102 miembros., paralelamente había 2 triángulos.
Regional del Nordeste, tenía 8 logias con un total de 264 masones.
Regional del Levante: 273 masones, en 8 logias y 2 triángulos.
Regional del Mediodía: 1.124 miembros en 33 logias 17 triángulos
Regional del Sudeste: 79 miembros radicadas las logias entre Cartagena y Murcia, que sumaban 3 talleres .

Luego Talleres que dependían del Gran Consejo Federal Simbólico estaban por un lado 274 miembros recogidos en 7 logias que estaban en Salónica, Tánger, Casablanca, y Santa Cruz de Tenerife, y otros 211 Oberros que se encuadraban en las logias de Agrupación Masónica Española de la Republica de Argentina.

En total estamos hablando aproximadamente de unos 2.784 masones en una estructura de 84 logias y 27 triángulos.

Temas que se tratan en la magna Asamblea:

CONVENTO DE LA AMI


Del Convento celebrado entre los días 2 7 29 de Diciembre de 1927 se trata el tema de la situación internacional del GOE, y se relata que tras las intervenciones de Barcia Trelles, muy afortunadas “la política internacional del GOE no ha sido muy diligente y certera que debiera ser, y sobre todo, ha faltado, orientación y continuidad” De tal forma que la AMI creía que el GOE era una Organización masónica extinguida, y por ello la Comisión Permanente llama a realizar una labor importante por mantener una relación permanente con las Obediencias extranjeras, y asistir a las reuniones internacionales, haciendo además extensible los trabajos internacionales para que estos tuvieran cabida en la Revista oficial del GOE.


Hay que comentar al respecto que había cierto distanciamiento con relación a la AMI ya que la marcha de Gran Oriente de los Paises Bajos, estaba atravesando una grave crisis, lo cual mediando una cierta divergencia también de por medio, los masones españoles, buscan otro tipo de paraguas bajo el que trabajar sin que por ella se tuviera que abandonar la AMI.


En ese Convento se planteo y aceptó el apartado de la declaración de principios de la AMI: “La Francmasonería es un movimiento del espíritu, dentro del cual tienen cabida todas las tendencias y convicciones favorables del mejoramiento moral y material del mismo” planteando que el segundo párrafo fuera el siguiente: La Francmasonería no se hace órgano de ninguna tendencia política determinada, su misión es la de estudiar todos los problemas que conciernen a la vida de la Humanidad para hacer su vida fraternal”.


Y así se van dictando hasta siete articulados más.


Pero Demófilo de Buen no estaba de acuerdo, no los articulados , sino con los tratamientos que la AMI dedicaba a la Gran Logia Española, cuando el GOE había abandonado por el principio de no injerencia territorial de tener logias en otros Orientes, y por tanto había abandonado la Gran Logia Hispano-Americana de Puerto Rico; y la Gran Logia del Archipiélago de Filipino, lo que hacía a los ojos de De Buen que se hubiera tratos con la Gran Logia Española, y sí s elo hace saber al Presidente de la AMI, en aquellos momento desempeñado por un miembro del Gran Oriente de Francia: A. Groussier.

Temas Doctrinales


La asamblea celebrada en Gijón toma decisiones sobre el tema doctrinal del GOR y acuerda que:


Primero.- Como norma masónica general la propaganda por la emancipación integral del hombre, se realizará mediante conferencias, estudios, ensayos, y en general por cualquier medio de influencia social, para que del estudio del sistema pafalogico de la lucha de clases nazca una fórmula que las concilie y las anule para llegar a la verdadera democracia.


Segundo.- Teniendo en cuenta que el hombre social no será feliz y completo hasta que, al lado de la satisfacción legítima de sus necesidades materiales, por la justa remuneración de su trabajo , reciba todo el desarrollo intelectual de que su naturaleza es susceptible, se propone la organización de un campaña general para que el privilegio de la ciencia y de la instrucción en general, no sea patrimonio exclusivo de las clases pudientes, contrarrestando la acció de las enseñanzas jesuíticas por la creación de escuelas laicas.


Cuestión que la Asamblea pasa para la aprobación de la Gran Asamblea Extraordinaria, encargada de conocer y votar la declaración de principios y Constitución de GOE.


Victor Guerra




17 marzo 2007

Las Obras Reunidas de Rosario de Acuña


Nuestra Rosario de Acuña, esa mujer y francmasona para más señas, iniciada en la la Logia Constante Alona de Alicante, la cual da nombre al el titulo distintivo de una logia del Gran Oriente de Francia en Asturias, cada vez tiene más interés para los historiadores, para los estudiosos del feminismo, y hasta para los hispanistas, de ahí que el amigo José Bolado se haya empeñado desde hace ya siete duros años en sacar a relucir no solo su obra teatral, lo más conocido, sino sus dispersos artículos.
Una obra capital, la pena es que teniendo tanto apoyos la edición por parte de Cajastur, el Gobierno Regional y Ayuntamiento de Gijón, no comprendo como el precio se haya disparado hasta los 60 Euros por tomo.
De todas formas felicidades desde blog a José Bolado por recuperar a quien es nuestra permanente referencia masóncia.
UN TAF, querido José Bolado por tu trabajo de "reunir lo disperso".
El texto que exponemos se ha publicado en el Diario La Nueva España por J. C. GEA y la Foto del acto es de Marcos León


Desde que Rosario de Acuña dejase puesto por escrito su voluntad de que sus herederos compilasen y ordenasen cronológicamente su obra hasta el momento en que ese deseo se ha materializado ha pasado un siglo entero.

No han sido sus herederos legales, pero sí sus herederos intelectuales, ideológicos y políticos los que se han ocupado de salvar esos cien años entre la negligencia y el olvido. Pero ayer, finalmente, un acto celebrado en la colegiata de San Juan Bautista sirvió como presentación de los dos primeros hitos de ese rescate: los tomos I y II de las «Obras reunidas» de la librepensadora, feminista, ateneísta y escritora madrileña afincada en Gijón Rosario de Acuña.

El esfuerzo conjunto del Ayuntamiento de Gijón, el Instituto Asturiano de la Mujer y Cajastur ha posibilitado la publicación en la colección «Días de diario», de la editorial KRK, de una obra que viene a concretar también largos años de pasión e investigación de José Bolado, responsable de la edición, que ayer reivindicó a Rosario de Acuña como «una literata de muchísima, pero muchísima envergadura».

El filólogo, poeta y ateneísta intervino ayer en la presentación de las «Obras reunidas» junto a la alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso, la directora del Instituto Asturiano de la Mujer, Begoña Fernández, y el responsable de Relaciones Institucionales de Cajastur, César Menéndez Claverol. La Alcaldesa habló de «celebración» y dejó ver su «emoción a título personal» por la recuperación de la obra de «la suma sacerdotisa del feminismo y la causa de la igualdad en Gijón y Asturias». Fernández Felgueroso se felicitó por una publicación que culmina un proceso de vindicación que ya iniciaron obras como la biografía de Macrino Fernández o la obra de Marta Fernández Morales, y que -dijo la regidora- con estas «Obras completas» redondean una «victoria moral» frente al olvido en que «los reaccionarios y los mezquinos» sumieron el legado de Rosario de Acuña.

Por su parte, Begoña Fernández retrató a la autora como «una librepensadora y una escritora prolífica» que tuvo «una vida difícil», en la que padeció el ostracismo social, las críticas e incluso el exilio por sus posiciones políticas y feministas.


No ha sido fácil, con todo, para José Bolado cumplir la voluntad de Rosario de Acuña y materializar, de paso, una devoción personal que se le reveló cuando vino a vivir a Gijón e ingresó en el Ateneo Obrero.


«Además de haber sufrido un olvido considerable, había que enfrentarse a una
obra dispersa, particularmente difícil de encontrar por lo que se refiere a la
primera parte de su vida», recuerda el estudioso. Y eso que, como lo manifiesta
su testamento de 1907, la autora «tenía una clara conciencia de sí misma como
escritora, y del modo en que su obra y su estilo fueron cambiando
significativamente, sobre todo en el estilo, a lo largo de su vida».

Pero no se trataba, para Bolado, de recordar sólo a «una escritora a la que su propia leyenda quizá le perjudica». El halo de «mujer interesante, pero rara, vinculada a la masonería y aislada en su casa del Cervigón es atractivo, pero no es eso lo que interesa, sino la gran calidad literaria de su obra».

Y eso que la joven Rosario de Acuña empezó con un sonado triunfo en el teatro, con el éxito, «sorprendente» según Bolado, de su drama «Rienzi el tribuno», del que se dijo que «iba a renovar el teatro histórico» y que mereció elogios de críticos tan acerados como el mismísimo Clarín, que aplicó a la pieza calificativos como «ilustrada, libre y bonita».

Un éxito, naturalmente, aminorado «por el paternalismo que se reservaba en aquel tiempo para una mujer». Las loas no domaron, sin embargo, a una escritora «que nunca fue dócil, que demostró siempre tener su propio criterio literario» y que rompió los moldes convencionales de la mujer escritora de su tiempo alejándose de la lírica intimista y afectada para encararse con su tiempo, tal como lo demuestran los artículos incluidos en los dos primeros volúmenes de sus «Obras reunidas», correspondientes, respectivamente, a los años 1881-1884 y 1885-1923. «En sus artículos, sale casi siempre al paso de los mecas cruciales de su época, con una hondura que los hace muy vigentes, aunque naturalmente a veces se resientan de una sintaxis muy decimonónica», comenta José Bolado

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...