Mostrando entradas con la etiqueta Bimenes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Bimenes. Mostrar todas las entradas

30 septiembre 2007

D Lino Vázquez Cordero, un masón en Bimenes


Lino Vázquez Cordero es uno de esos masones que residen en el concejo de Bimenes el cual se trasladan a realizar las tenidas a Gijón, sin que parezca querer incorporarse al taller de Gustavo Acebo o Rafael Zapatero, que proyectaban en Nava . Lo que le convierte en una especie de lobo estepario.

Lino Vázquez nace en la Vega de Villalobos, en la provincia de Zamora, el 29 de Abril de 1886, desde cuya aldea llega a Asturias, aunque no sabemos en qué momento, ni por qué circunstancias. Las únicas referencias que de él tenemos nos llegan a través de su andadura masónica, que también arroja alguna confusión pues en algunos cuadros lógicos se le cambia segundo apellido por Súarez, pasando de un año a otro dicho error tal vez por la inercia del copista.

Se le inicia en los secretos del “Maestro Hiran” , el 10 de Mayo de 1918, en la logia Jovellanos 337, en cuya iniciación adopta el simbólico de “Bienvenido”, aunque parece que la adopción de dicho simbólico no es muy acertada, dadas las problemáticas en las que se va ver envuelto.

Permanece en los cuadros lógicos de la logia Jovellanos1, hasta que tienen su punto final en 1926, por la desaparición y quema de los archivos, en esos cuadros balances aún se le halla con el mismo grado masónico, profesión profana y residencia.

Las noticias que se obtienen de este hiramista son a través de la documentación del Ayuntamiento de Bimenes, donde ejerce de Secretario Municipal desde finales de 1915 hasta Octubre de 1931, fecha en que se traslada como Secretario al Ayuntamiento de Caso.

Por esa misma documentación tenemos conocimiento de un largo “affaire” con la Corporación de Bimenes, cuestión que se registra abundantemente en el Archivo Municipal de Bimenes. [i]

El “affaire” se comienza hacer más o menos público con la sesión extraordinaria del 29 de Mayo de 1924 bajo la presidencia del alcalde D. Lázaro Vigón Martínez que da cuenta a los ediles presentes de una comunicación en los siguientes términos

:... Con relación al Secretario en propiedad del citado Ayuntamiento de Bimenes: D Lino Vázquez Cordero, de que con fecha de 26 del corriente se me notificó por el Sr. Juez de Instrucción de Siero, el auto de procesamiento que lleva la suspensión en el ejercicio del cargo de Secretario de este Ayuntamiento, por lo que me veo precisado en virtud de tal sus pensión de cesar mientras esto dure en el referido cargo. 28 de Marzo de 1924. Lino Vázquez.

En esa misma sesión se da cuenta además de la comunicación del Sr. Gobernador Civil de la Provincia, en la cual comunica:
... que habiéndose recibido en este Gobierno del Juzgado de Instrucción de Siero testimonio y suspensión contra el Secretario D. Lino Vázquez Cordero, en el que se hace constar que se ha librado igual testimonio a esta alcaldía, sirva darme cuenta del cumplimento de dicho auto y remítanse las diligencias de notificación al interesado de la suspensión en el cargo de secretario.

Procediéndose en ese momento a nombrar nuevo secretario. Un año más tarde llega la sentencia del Juzgado de Pola de Siero la cual le exonera de los cargos, y ordena sea reintegrado en su plaza como Secretario Municipal.

Como secretario y hombre adscrito a la masonería se nota en un principio su mano para que el concejo se inscriba en la órbita cultural y de forma decidida, haciendo que los expedientes para la tramitación de escuelas sea rápidamente atendidos y tramitados, cuestión por la cual un concejal hace la propuesta de que “se le den las gracias públicamente por su celo en este asunto y que conste en acta,” cuestión que se aprueba por unanimidad el 30 de Octubre de 1929.

Sin embargo las problemáticas relaciones de la Corporación con Lino salen de nuevo a la palestra, pues el 2 de Agosto de 1931 pide un mes de permiso, cuestión que se le concede, pero que es protestada por un concejal que argumenta que dadas las circunstancias en que se encuentra la Corporación, no es de recibo la marcha del Secretario por tanto tiempo; tal vez detrás de todo esto están los resultados de las pasadas elecciones de Abril y algún otro trasunto que las actas no dejan traslucir, al menos hasta que el 21 de Octubre se presenta en el Consistorio un Delegado del Gobierno Civil: Aurelio Novoa de los Ríos para resolver ciertas problemáticas municipales y entra ellas la del nombramiento del médico titular del concejo, asunto que hacía tiempo era un total rifirrafe dentro de la Corporación y en la cual parece que estaba implicado el Secretario Municipal, Lino Vázquez. En esa visita gubernativa un concejal comenta que el 11 de Octubre se procedió a la destitución del 1º Teniente de Alcalde y del Médico Titular, cuya actuación había sido promovida por varios ediles en connivencia con el Secretario Municipal .

Lino parece que, ante la avalancha que se le viene encima, pide la renuncia del cargo ante el Gobierno Civil; y un mes más tarde, el 29 de Noviembre 1931, un concejal presenta una moción apoyada por varios ediles más que exponen lo siguiente:
...que habiendo sido presentada una renuncia el 21 de Octubre 1931 por Lino Vázquez se tome en consideración puesto que ha habido abandono del cargo y que está dando origen a diversos problemas.....

La protesta queda sobre la mesa y pasan dos meses sin que se haya nombrado otro Secretario, aunque como dice el concejal "el Ayuntamiento está manga por hombro", y se empieza a reflejar cierto malestar, puesto que afloran supuestos “pasteleos” por parte del Secretario, como las cantidades entregadas para socorro de los damnificados por la catástrofe de Candanal, que no habían sido entregadas en el banco.

A partir de aquí, Lino entra ya en una conflictiva dinámica con la Corporación de Bimenes, a la cual le reclama, según sentencia, los haberes desde Octubre de 1931 hasta Julio de 1933, fecha en que presenta su petición de cese por traslado como Secretario al Ayuntamiento de Caso. Este nuevo conflicto que llega hasta finales de 1934, viene motivado por su abandono del trabajo, y aunque envía desde León diversos instancias para que se le concedan sucesivos permisos dada una supuesta enfermedad que no se precisa. El 14 de Febrero de 1932 se le abre de nuevo expediente por dichas ausencias.

¿Qué había ocurrido..? ¿Se había ido por motivos políticos...? Realmente nada dicen las actas ni los expedientes encontrados, salvo que se han observado muchas irregularidades en los libros de arqueo, en el reflejo de actas, y en cobros indebidos por tramitación de expedientes..., y así una larga lista de irregularidades que detalla el concejal Sr. Corte en la sesión del 28 de Julio de 1932.

De las supuestas irregularidades de las cuales es acusado el Secretario Municipal, el Tribunal Provincial del Contencioso Administrativo, exonera de los cargos al ex-secretario municipal condenando a su vez, en auto del 28 de junio de 1934 a la Corporación a pagar a Lino Vázquez los sueldos atrasados. El montante del adeudo con el interés legal del dinero que impone el Juez llega a las 10.000 pts, una cantidad que la Corporación tiene problemas en pagar, puesto que hacer frente a esa cantidad requiere una petición de crédito que la Corporación no está en condiciones de pedir.[ii]

Está claro que la sintonía entre el Secretario Municipal y la Corporación resultante de las elecciones de Abril de 1931, era nula, y se agrava cuando la Corporación propone realizar a dos reconocidos masones sendos homenajes: uno al Capitán Galán, al que se le dedica una placa en la Plaza que fue de María Cristina (15 Septiembre de 1932), y otro a Teodomiro Menéndez, a la sazón Subsecretario de Obras Públicas y diputado, y con el cual coincidió Lino en la logia Jovellanos1. (Teodomiro fue propuesto por el Ayuntamiento de Ribadesella como Hijo Predilecto de Asturias), a lo que se sumó el Ayuntamiento de Bimenes alabando su obra “exenta de sectarismo partidista y distinciones políticas”. Lino como Secretario y como francmasón podía jugar un papel importante en sendos homenajes, pero es totalmente marginado por los ediles que llevan a cabo la organización de los actos.

Ante toda esta convulsa situación, Lino Vázquez pide el traslado al Municipio de Caso, donde se pierde su pista, las indagaciones policiales para la formulación del correspondiente expediente masónico, en nada ayudan, puesto que vuelven a caer en grandes errores, ya que le dan como nacido en Bimenes, y lo encuadran como Secretario del Ayuntamiento del mismo Concejo, y nos estamos refiriendo a petición de información para la confección de los expedientes en el año 1953, el mismo en el cual fue incluido en la Causa General de Asturias. nº 155.


[i] Actas de la Corporación de Bimenes desde el año 1915 a 1935. Archivo Municipal del Ayuntamiento de Bimenes.
[ii] Archivo Municipal de Bimenes. Toda la documentación sobre dicho conflicto está reflejada en las Actas de la Corporación desde 1918 hasta su conclusión en 1935.

Victor Guerra

15 abril 2007

La Masonería en Bimenes y la presencia femenina

Logia Simbólica Luz de Bimenes nº 87
Nombre y apellidos de sus integrantes y los años en que están en dicha logia
Bernardo Montes Iglesias, Militar en 1892
José Linares Lobato, 1892
Antonio Cerujedo Carbajal,1892
Manuel Rodríguez,1892
Salvadora Rodríguez Vigón, Sus ocupaciones,1892

En el cuadro lógico [i] de miembros de la Luz de Bimenes encontramos a un viejo masón que debió ser el alma mater de la logia, éste era Bernardo Montes Iglesias, un Teniente de Infantería que provenía de la logia Juan González Río de Oviedo donde lo encontramos con el simbólico de “Ordoño” entre 1881 y 1888, donde obtiene el grado de Soberano Príncipe Rosacruz (18º), pasando más tarde a formar parte de la logia La Perla del Cantábrico y paralelamente levantar la logia Luz de Bimenes, todo ello en muy corto espacio de tiempo. A juzgar por lo ajustado de las fechas se trata de una doble afiliación, cuestión muy típica en la masonería: se pertenece a una logia mientras se ayuda a levantar columnas de otra, de la cual al final se termina formando parte. Eso fue lo que debió pasar, salvo que tras la publicación del Boletín de Procedimientos del Soberano Gran Consejo General Ibérico del 14 de febrero de 1892, donde se da noticia de las altas y bajas de los miembros de la logia Perla del Cantábrico, (entre los que se encuentra Montes Iglesias), y el boletín del 21 de Febrero, en que se da noticia de la constitución de la logia Luz Bimenes nº 87, la logia Perla del Cantábrico ya hubiera fenecido o estuviera a punto de sucederle de un momento a otro.

Por otro lado, ninguna de las dos logias bajo dicha Obediencia se dejaron ver en el año 1892, que no pasa desapercibido para la familia masónica. En concreto para la Gran Logia Simbólica, puesto que en ese año se celebraba el IV Centenario del Descubrimiento de América, y dada la componente americana de la masonería española, donde a decir de algunos autores: “del total de aproximadamente 1.762 logias que se formaron entre 1868 y finales de siglo, la quinta parte lo fueron en ultramar”.

Este IV Centenario fue celebrado por la masonería española en los día 25, 26 y 27 de Noviembre, entre los talleres que asisten no se encuentran las dos logias asturianas, registrándose, por otro lado, la presencia de otras dos logias leonesas, pertenecientes al mismo Oriente. Efectivamente el declive que ya debía estar cebándose en las logias Perla del Cantábrico y la recién levantada Luz de Bimenes, cooperaba a la poca disposición que podían tener como para enviar una delegación a tal evento.

Con relación a la logia “Luz de Bimenes”, nada sabemos de los componentes de este taller, salvo que Bernardo Montes Iglesias era compañero de armas de los francmasones: Elvira Prida, natural de Libardón, y de Arturo García Lerroux.

Los archivos municipales de Bimenes tampoco nos aportan o indican razón alguna de un acuartelamiento en esa zona, ni dan noticia de militares destacados o residentes en dicho Concejo. Las hipótesis para disipar la duda es que algunos fueran nada más que residentes de forma temporal en el concejo, y tal vez eso sirva para explicar el porqué, salvo la mujer, no aparece ningún otro miembro en los registros municipales.

¿ Cómo es posible que un militar funde un pequeño taller en un Concejo tan apartado como Bimenes? Esta será pues una de esas dudas a despejar, y más cuando en ese taller existe un miembro de condición femenina: Salvadora Carmen Rodríguez Vigón. Por las partidas de bautismo y matrimonios[ii], sabemos que era hija de Manuel Rodríguez Rodríguez, natural de Valdesoto, y de Josefina Vigón Llamedo natural de Cuestaverniz, ésta última aldea pertenecía a la parroquia del Concejo de San Emeterio ( Bimenes) en la cual nace Salvadora el 14 de Marzo de 1864, y como tal es vecina de Bimenes.

Contrae matrimonio en 1888 con José García Piñera, natural de la misma parroquia, aunque no obtuvo del padre “el consejo matrimonial positivo, razón por la estuvo en depósito el tiempo legal.”

Apenas pasan seis años cuando de nuevo la vemos sobre el altar, pues ha quedado viuda y contrae matrimonio de nuevo en 1894, con Vicente Canteli Campal aunque pocos datos más se pueden aportar al respecto, puesto que los archivos municipales y parte de los parroquiales fueron quemados durante la Guerra Civil.

Los pocos registros existentes en el Archivo Municipal de Bimenes con respecto a esa época nos dicen que, entre los años 1910 y 1912, Salvadora está pleiteando en diversos casos por falta del recibo de deudas o bien por la falta de pago en el arrendamiento de sus fincas, [iii] y acude en demanda de los tribunales municipales para recabar los dineros adeudados.

En esos pleitos actúa con el poder de su marido, Vicente Canteli Campal, que no pertenece a la masonería y que unos pocos años antes, exactamente en el año en que se constata la presencia del taller masónico en Bimenes (1892), aún faltarían dos años para que se casase con él, lo encontramos en el Padrón de Incorporaciones a Filas, pidiendo se le considere como exento de la milicia por tener que cuidar de sus padres, cuestión que se le aprueba dada la situación de su familia.
Otra duda que entra en juego es sí Manuel Rodríguez, del cual no se aportan más datos que los insertos en el cuadro lógico del taller de Bimenes, es el padre de Salvadora, y si, a su vez, es el mismo que aparece en la logia Juan González Río con el simbólico de “Robespierre” en 1893 sin apenas más datos que su nombre y apellidos

Ese vacío documental con respecto a este avanzado taller nos impide también saber cuáles fueron los trabajos que desarrolló dicha logia en un concejo tan activo socialmente como Bimenes, que ya en el siglo XIX contaba con una intensa vida cultural. La única noticia que volvemos a tener de que haya vecinos de este municipio adscritos a otras logias de la región es ya en el siglo XX.


[i] Se denomina así al listado de masones que constituyen la logia

[ii] Datos facilitados por el Párroco José Manuel Fueyo de la Parroquia de San Emeterio de Bimenes

[iii] Pleito contra Celestino Montes con fecha del 24 de 1910 "Juicio verbal" Ref. 4200, 293, 3193. Archivo Municipal de Bimenes. "Juicio verbal" Ref. 4200, 295 , 3296 . Archivo Municipal de Bimenes
Victor Guerra
Miembro del CEHME Centro Estudios Históricos de la Masonería Española
IDERM 'Institut d'Etudes et de Recherches Maçonniques
ITEM ('Institut Toulousain d'Etudes Maçonniques )

25 marzo 2007

MASONERIA EN BIMENES


El Concejo de Bimenes está situado como se expresa en algunos documentos pertenecientes a la masonería, en los Valles de Asturias. Dicho concejo está ubicado entre los 43º 2´27´´ y los 43º,17´32´´ latitud N y los 01º 55´8´´ y los 01º 49´2´´ latitud O de Madrid, es decir, en la zona centro-suroriental de la región asturiana.

En ese contexto geográfico, y en otro más prosaico como el económico que oscila entre el desarrollo agrario en combinación con la incipiente industria minera, le da al Concejo una singular idiosincrasia sociológica con un carácter combativo tanto en lo ideológico como en lo social. En ese contexto, tal vez pueda explicarse el levantamiento de columnas masónicas en este apartado rincón, dando origen a un singular taller masónico como la Respetable Logia Simbólica Luz de Bimenes.

Dicha logia se inspira en ese período de ilustración que se da en Asturias, con Jovellanos a la cabeza seguido de una serie de ilustrados masones como Argüelles “el Divino”, Flórez Estrada, etc.

Más tarde esa tradición será secundada dentro de los primeros talleres masónicos que se establecen en la región por la presencia de intelectuales y hombres tremendamente inquietos, donde cabe destacar no solo las figuras de la elite cultural como Fermín Canella, los García Somines o Braulio Vigón, sino también de aquellos otros que desde el anonimato también aportaban su serena reflexión y norma conductual, que por otra parte serán los que de verdad perseveren dentro de la orden y en el empeño de que ésta no ceje en su presencia entre los asturianos. Hubo otro buen número de personas que estando fuera de las logias creaban “modelo de conducta y comportamiento”, cuya trayectoria estaba a su vez muy cercana a los perfiles masónicos, en los cuales a veces se les encuadraba sin tener en principio nada que ver con la masonería, salvo su inquietud personal, y los distintos ideales que profesaban y sus los lazos de amistad con reconocidos francmasones, a veces les hacía pasar por tales.

Entre estos hombre considerados como perfiles paramasónicos se encontraban: Félix Aramburu, Adolfo Posada, o el propio Rafael Altamira,[i] cuyas ideas de igualitarismo y republicanismo impregnan a la sociedad en general y a los movimientos asturianos más progresistas, entre los que se encontraban los talleres masónicos que no eran ajenos a esa influencia.

Del taller simbólico Luz de Bimenes nº 87 no hay mucha referencia que la aportada por Victoria Hidalgo en su trabajo sobre la masonería, donde nos dice que es un taller de escasa vida, que trabajaba bajo los auspicios de la Gran Logia Simbólica Española del Rito Menphis y Mizrain [ii]. Tal obediencia estaba inspirada en la denominada masonería egipciaca, y ello conlleva la creación de un nuevo Gran Oriente bajo un Rito, hasta ese momento desconocido en la península, con una proyección exterior un tanto singular y muy politizada, donde prima la preocupación por los problemas sociales, dentro de una órbita burguesa reformista con notables inclinaciones republicanas federalistas y apostando por una decidida inclinación hacia la igualdad de la mujer. Dicha masonería no será bien vista por el resto de las masonerías, pero se constituye como una auténtica alternativa, y una ventana abierta a los nuevos tiempos.

En Asturias dicha Gran Logia, contaba con efectivos de cierta importancia, tenía como logias dependientes de su Oriente a la ya citada de Bimenes, más la Perla del Cantábrico de Gijón que como curriculum vitae presenta un balance de 16 miembros y un año de vida. También dependiente de este Oriente había un Capítulo [iii] en Gijón y otro en Oviedo [iv], de los cuales ignoramos su composición y trabajos. Del cuadro lógico de la Perla del Cantábrico sorprende encontrar a un militar: Arturo García Lerroux, hermano del presidente masón Alejandro García Lerroux.

La logia Luz de Bimenes, cuyo cuadro lógico nos aporta escuetamente Victoria Hidalgo, sacamos que está compuesto por cinco miembros, entre los que se detecta la presencia de una mujer, Salvadora Rodríguez Vigón, una de las dos mujeres que encontraremos dentro de los talleres masónicos asturianos durante todo el siglo XIX; la otra es Eulalia Menéndez Vizcaíno, que en 1888 trabaja en el seno de la ovetense logia Juan González Río. Esta cuestión de la presencia de ambas mujeres en los talleres masónicos tiene mucha importancia, puesto que no se trataba de logias de adopción,[v] sino de logias masculinas en las cuales estaban adscritas dichas mujeres con plenitud de derechos.

Pero si bien se puede comprender la tolerancia acerca de la presencia de una mujer en una obediencia como la que auspiciaba al taller yerbato[vi], que hubiera otra fémina en un taller tan ilustrado como la logia Juan González Río, que no profesaba un Rito tan avanzado como el de Memphis y Mizrain,, [vii] llama la atención.

La presencia de Salvadora R. Vigón en un taller tan avanzado como Luz de Bimenes no sería tanto si estuviera en una gran ciudad, pero que dicho hecho se dé en una pequeña villa, con una sociedad tan cerrada como la de Bimenes, demuestra no sólo la valentía personal de Salvadora , sino lo progresista y democrático de algunos talleres masónicos al dar cabida dentro de sus cuadros al elemento femenino que, por otra parte, no hacían nada más que sintonizar con las distintas corrientes del movimiento emancipativo que se estaba dando a finales de siglo, y que buscaron en ocasiones la alianza y el cobijo tanto de los círculos librepensadores como de las logias masónicas, como fue el caso de los talleres Constancia de Madrid, o Hijas de la Regeneración en Cádiz. etc.[viii]

El taller de Bimenes estaba bajo los auspicios de una obediencia progresista en la cual tuvo mucho que ver un venerable maestro: el italiano Garibaldi, que ya en aquellos tiempos criticaba el retraso social que significaba negarse a la enmacipación femenina. Aunque en la Asturias rural pudiera sonar un tanto lejanos esos sones, no lo eran en las urbes industriales un tanto más abiertas, pues por esas mismas fechas tenemos a una sufragista como Rosario Acuña, reconocida francmasona y librepensadora, iniciada en Alicante, con residencia en Gijón, que estaba en sintonía con aquellas otras mujeres de la logia Creación del Grande Oriente Español que se expresaban de esta forma:

El fin de la masonería es el perfeccionamiento social y en particular la emancipación de la mujer. Para lograrlo resulta indispensable que la mujer, parte integrante y factor clave de la humanidad, aporte sus propios esfuerzos con miras de impulsar esta evolución favorable a su sexo. Y aunque no se den hoy las condiciones necesarias para ello, las conseguirán por medio de la instrucción. La mujer podrá así desarrollar sus fuerzas intelectuales y llegará a conocer sus derechos y deberes para con la humanidad [ix].

Es esta proclamación de 1889, junto con el tema de la instrucción a los más necesitados, será uno de los temas principales de la masonería no sólo española, sino internacional, durante el siglo XIX

[i] De hecho hay un trabajo sobre Rafael Altamira, de Rafael Asín Vergara: “ Relaciones e influencias entre masonería y la Institución Libre de Enseñanza: el caso de Rafel Altamira.,Publicado en el tomo La Masonería en la España del Siglo XX (VII Symposiun Internacional de Historia de la Masonería Española. Toledo 1995. Personalmente sostengo que es muy probable que el periplo americanista de Rafael Altamira sea más bien obra de un masón como Fermín Canella, en cooperación con las entidades masónicas americanas. Bajo ese prisma es posible entender algunas cuestiones de ese viaje y sus repercusiones.

[ii] Dicha Obediencia data su creación de 188, puede consultarse el excelente trabajo de Pedro Alvarez Lázaro. “La masonería, escuela de formación del ciudadano”. Universidad Pontificia de Comillas

[iii] Capítulo Nombre que reciben los talleres capitulares en los grados filosóficos.

[iv] El capítulo que aquí se cita es el Juan de Padilla, e ignoramos que Logia era la radicada en Gijón.

[v] Logia de Adopción o de Damas, se llama así al taller que está compuesto exclusivamente por mujeres, pero que tenían que estar bajo la protección de un taller simbólico regular (masculino) que velaba y atendía sus trabajos. (Diccionario de Francmasonería . J.C. Daza.)

[vi] Denominación que reciben los originarios de Bimenes

[vii] EL Rito de Misrain o egipciaco fue patentado en 1814, su nombre fue tomado de los faraones de las primeras dinastías.. Un manifiesto nos dice que “la Orden se sitúa en la línea de la masonería iniciática tradicional..., su existencia asegura la permanencia en el mundo de un antiguo mensaje de fe, de confianza en los destinos póstumos del hombre. Este rito se extendió con mucha rapidez por Francia en tanto en cuanto que el Gran Oriente había sido tomado pro una “burguesía conservadora” encontrando los bonapartistas, republicanos y clase social media un gran interés por la reorganización de la masonería. Sus alianzas con los carbonarios fue el soporte imprescindible para su desarrollo.
El Rito de Menfis se remonta al denominado Rito de Narbona. En 18798, oficiales del ejército bonapartista, dignatarios del antiguo Rito Primitivo, se unieron a miembros de las escuelas iniciáticas egipcias, creando así logias independientes. Entre los que pertenecieron a este sistema encontramos a A. Besant; Spencer Lewis; y a Blavatsky... Se tiene la opinión de que este Rito es una continuación de los antiguos misterios practicados en la antigüedad en la India y Egipto y con fuertes vinculaciones con la Orden del Temple.
La reforma masónica hecha por Garibaldi refunde los dos ritos, cuyo resultado titula como Rito Antiguo Primitivo y Oriental. Su constitución fue promulgada en Sebeto (Nápoles) el 30 de Mayo de 1883. La instalación por primera vez del rito en España tuvo lugar en febrero de 1887 y los propósitos que la animaban estaban : 1º/ Practicar de modo verdadero la Fraternidad y , como consecuencia so serían los primeros en ofender o provocar. 2º/ Amor a la patria por la que se sacrificarían gustosos. La bandera sería : Patria, Progreso y Civilización. 3º/ Amor a la humanidad, con muestras de un espíritu humanitario y fraternal. 4º/ Llegar a formar una masonería” fuerte, poderosa , práctica y verdadera” sin misticismo ni ridiculeces.
Sobre esta Gran Logia Simbólica se puede consultar el trabajo de Eduardo Enríquez del Arbol : “ AL filo de un centenario: el último Gran Oriente Hispano del Siglo XIX: “La Gran Logia Simbólica Española del Rito Primitivo y Oriental (1889-1898)”

[viii] Hay un excelente trabajo sobre la mujer en la masonería con abundante bibliografía en el libro de Pedro Alvarez Lázaro “La masonería escuela de formación del ciudadano” Edit. Universidad Pontificia de Comillas 1998.

[ix] Esta cita está tomada de Francesca Vigni sobre: Emancipación femenina y masonería a fines del XIX y en siglo XX, publicado en el tomo I , del VII Symposiun Internacional de Historia de la Masonería Española. Toledo 1995
Victor Guerra
Texto tomado del libro Masoneria en Asturias. 1850-1938

18 febrero 2007

Masoneria y Mujer, en Asturias


Como habrán visto los lectores de este modesto blog sobre la historia masónica asturiana, en el artículo sobre Masonería del siglo XIX se reproducía un cuadro lógico de una logia que tuvo sus reales en Asturias, en concreto en la ciudad de Oviedo.

En ese cuadro lógico, que vuelvo a reproducir, llama la atención la presencia en el cuadro de las Columnas de Honor de la Logia, de una mujer: Eulalia Menéndez Vizcaino, la cual ostentaba el grado 9º del REAA de Maestro Elegido de los Nueve

Esta circunstancia se da en una logia vanguardista como era la logia Juan González Río, que no tenía Cámara o Logia de Adopción y que recogía como una igual a una mujer.

Esta logia estaba adscrita al Gran Oriente Nacional del Vizconde de Ros, Obediencia con tintes muy republicanizantes, que vemos reflejada por ejemplo en Asturias en la edición del semanario “La Verdad” que abría todas las semanas su edición con un editorial republicano zorrillista y otro dedicado a la masonería.

En esa logia encontramos a esta mujer, de la cual desconocemos prácticamente todo, aunque nos inclinamos a relacionarla maritalmente con un Hermano de la logia citada, por más que la buscamos no encontramos referencia suya en la prensa de la época.

Pero no es un aso insólito pues por esas mismas fechas (1890-1892) encontramos a otra mujer con mando en plaza, o sea con peso en la logia y se trata de Salvadora Rodríguez Vigón, que fue miembro de la Logia Luz de Bimenes que trabajaba bajo los auspicios de de la Gran Logia Simbólica Española del Rito Memphis Mizrain, y en ella encontramos a Salvadora en pleno ejercicio de sus facultades y como combativa mujer que rastreamos luego por la zona de Bimenes, Laviana.

Esta mujer presumiblemente iniciada en Asturias, y es más que posible que en su propio taller representa junto con Eulalia las dos primeras mujeres iniciadas en Asturias, fuera de la región y con mucha ascendencia enel seno de Gijón estaría Doña Rosario de Acuña.

Pero no solo, eso sino que estas dos mujeres trabajaban en logias “regulares” y con todo el derecho de ocupar sitio entre columnas com o miembros natos y activos, por lo cual no es del todo verdad, como se dice en algunos medios masónicos astures, que hay una logia que ha iniciado por primera vez mujeres en Asturias, ha habido dos casos constatados en el siglo XIX, y luego ya en pleno siglo XX ha habido otras logias que han dado este paso, pero eso es harina de otro costal que contaremos en su momento.

Sobre Salvadora Carmen Rodriguez Vigón podemos aportar estos datos, aparte de que en otra entrega podamos exponer datos sobre su Logia.

Por las partidas de bautismo y matrimonios (1) sabemos que era hija de Manuel Rodríguez Rodríguez, natural de Valdesoto, y de Josefina Vigón Llamedo natural de Cuestaverniz, ésta última aldea pertenecía a la parroquia del Concejo de San Emeterio ( Bimenes) en la cual nace Salvadora el 14 de Marzo de 1864, y como tal, era vecina de Bimenes.

Contrae matrimonio en 1888 con José García Piñera, natural de la misma parroquia, aunque no obtuvo del padre “el consejo matrimonial positivo, razón por la estuvo en depósito el tiempo legal.”

Apenas pasan seis años cuando de nuevo la vemos sobre el altar, pues ha quedado viuda y contrae matrimonio de nuevo en 1894, con Vicente Canteli Campal aunque pocos datos más se pueden aportar al respecto, puesto que los archivos municipales y parte de los parroquiales fueron quemados durante la Guerra Civil.

Los pocos registros existentes en el Archivo Municipal de Bimenes con respecto a esa época nos dicen que, entre los años 1910 y 1912, Salvadora está pleiteando en diversos casos por falta del recibo de deudas o bien por la falta de pago en el arrendamiento de sus fincas, (2) y acude en demanda de los tribunales municipales para recabar los dineros adeudados.

En esos pleitos actúa con el poder de su marido, Vicente Canteli Campal, que no pertenece a la masonería y que unos pocos años antes, exactamente en el año en que se constata la presencia del taller masónico en Bimenes (1892), aún faltarían dos años para que se casase con él, lo encontramos en el Padrón de Incorporaciones a Filas, pidiendo se le considere como exento de la milicia por tener que cuidar de sus padres, cuestión que se le aprueba dada la situación de su familia.

Otra duda que entra en juego es sí Manuel Rodríguez, del cual no se aportan más datos que los insertos en el cuadro lógico del taller de Bimenes, es el padre de Salvadora, cuyo nombre aparece en la logia Juan González Río con el simbólico de “Robespierre en 1893, sin apenas más datos que su nombre y apellidos

Ese vacío documental con respecto a este avanzado taller nos impide también saber cuáles fueron los trabajos que desarrolló dicha logia en un concejo tan activo socialmente como Bimenes, que ya en el siglo XIX contaba con una intensa vida cultural. La única noticia que volvemos a tener de que haya vecinos de este municipio adscritos a otras logias de la región es ya en el siglo XX.

Victor Guerra (Miembro del CEHMEy del IDERM)


(1) Datos facilitados por el Párroco José Manuel Fueyo de la Parroquia de San Emeterio de Bimenes

(2) Pleito contra Celestino Montes con fecha del 24 de 1910 "Juicio verbal" Ref. 4200, 293, 3193. Archivo Municipal de Bimenes. "Juicio verbal" Ref. 4200, 295 , 3296 . Archivo Municipal de Bimenes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...