Mostrando entradas con la etiqueta Diputado. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Diputado. Mostrar todas las entradas

11 octubre 2010

AUGUSTO BARCIA TRELLES, un masón de Vegadeo

clip_image002
L:. Iberica [1],
Ya hemos visto en el capítulo dedicado al siglo XIX, que dicha logia tenía una larga trayectoria que se remontaba a 1870. En esta nueva época y siglo, el 1 de enero de 1909, se le anexiona la logia El Progreso, nº 88 de la valles de Madrid.

Al referirnos al tema de la logia Dantón, vimos en parte, lo que venía sucediendo dentro de los talleres madrileños, y sobre manera con la Ibérica, que pese a su gran solera, compartida con la Hispanoamericana, sufrían las incidencias que a su alrededor se iban creando, lo cual era lógico como logias madre que eran de algunos de los talleres que levantan a partir de la segunda década del siglo.

Es en ese tiempo, 1920, el taller contaba con 32 Maestros Masones (3º) ,más 6 Maestros anotados como ausentes; 7 Compañeros (2º), más otros 7 ausentes, y 12 Aprendices (1º); luego en Navalcarnero, donde se levanta un numeroso triángulo se registran 24 miembros, lo que hace un total de 88 francmasones. En la denominada época "Torres Campañá"[2], la potente logia madrileña sube en cantidad y calidad, puesto que se coloca con 108 asociados a la cabeza de la Gran Logia Regional del Centro.

Entre los afiliados que se adentran en el hiramismo a través del citado taller, hay una gran monto de republicanos federales, con nombres tan conocidos como Julio Alvarez del Vayo, Benito Artigas, o Fabra Rivas, aunque también hay representantes de otros sectores ideológicos como el socialista Rodolfo Llopis, el gallego Abad Conde, Botella Asensi, o Pedro Rico.

A diferencia de otras logias, en la Ibérica, se va dando otra sociología profesional y social, en cuyos cuadros lógicos encontramos un clase más bien media baja, y clase baja, compuesta por gran cantidad de empleados, comerciantes y funcionarios, y muy esporádicamente médicos o abogados, que son las clases que pululan por otras logias.

En el primer cuadro lógico encontramos al vegadense Augusto Barcia Trelles.

Hablar de los Barcia Trelles es mentar a una amplia saga de masones y de supuestos
miembros, como el caso de Camilo, o el reconocido masón Segundo Moreno Barcia, tío de los primeros.
La página del Palacio de la Moncloa, ya que Augusto Barcia fue ministro en la República, nos lo presenta con este insulso texto:

“Nació en Vegadeo (Asturias) en 1881 y falleció en Buenos Aires en 1961. Abogado. Diputado en las Cortes desde 1916 a 1923. Durante la II República se afilió a la Izquierda Republicana, a la cual encabezó en las Cortes de 1935. Fue el defensor de Comapnys y sus compañeros de la Generalitat catalana por su participación en el alzamiento contra la República de octubre de 1934. Tras el triunfo del Frente Popular de 1936 fue nombrado ministro de Estado en los gobiernos de Azaña, Casares Quiroga, Martínez Barrio y Giral. Tras la guerra se exilió a Argentina”.

Un poco más expresiva es la página de la Real Federación de Atletismo que nos dice:

Nacido en 1881, fue abogado, político y escritor. Diputado por el Partido Reformista de Melquíades Álvarez desde 1916 a 1923 (13-9-23 Directorio de Primo de Rivera) y en 1933 y 1936 con Acción Republicana de Indalecio Prieto. Ministro de Estado con los gobiernos de Azaña y Casares Quiroga, murió exiliado en Argentina en 1961. Gran maestro de la Masonería Española y Gran Comendador de su Supremo Consejo.

Es ahí donde radica, en parte la importancia de Augusto Barcia Trelles, su vinculación a la masonería.

Al respecto habrá que darle la razón al refrán:con aquello de “raza le viene al galgo” pues en el siglo XIX, encontramos entre las comitivas republicanas que firmaron en La Coruña el Pacto Galaico-Asturiano, y por consiguiente miembro del Comité Republicano Federal de Lugo a : Segundo Moreno Barcia, tío, como ya comentamos de de Augusto y Camilo.

D. Segundo era un francmasón que trabajaba la piedra bruta en la logia Brigantina, que levanta columnas en 1877, bajo los auspicios del Gran Oriente de España, sobre este taller coruñés hay muy poca información por lo que carecemos de información abundante para configurar la actividad masónica de Moreno Barcia, al que en 1888, vemos ejerciendo como Venerable con el máximo grado del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, el grado (33º)[3]

En 1892 año se le pierde la pista en esta logia que continuará sus trabajos hasta 1895.[4]

Luego le volvemos a encontrar en el seno del orientalista Rito Memphis y Mizrain[5] al que se va a acoger la Gran Logia Regional Galaica, que recibe la Carta Patente[6] el 10 de mayo de 1890, residenciando su sede, como no podía ser menos en la ciudad de La Coruña. Esta logia se denominará unos meses más tarde Gran Logia Regional de Asturias y Galicia nº 2.

Su sobrino Augusto Barcia, nació en Vegadeo el 5 de marzo de 1881, hace sus primeros estudios en su tierra natal, para luego pasar a Oviedo a estudiar la carrera de Derecho, en cuya facultad se va a encontrar con los antiguos vestigios de la masonería del XIX: Fermín Canella, Braulio Vigón..., y buena parte de la plana del krausismo.

Augusto termina trasladándose a Madrid, siendo allí donde se doctora en Derecho, pasando a residir de forma permanente en la capital de España, pasando a forma parte de la vida intelectual madrileña a la cual se vincula a través del Ateneo Científico, Literario y Artístico, primero como secretario general y después como presidente de la sección de Ciencias Morales y Políticas.

Compagina muy pronto sus labores profesionales como abogado con la política.
Como abogado es notoria su participación con otro conocido masón: Joaquín Costa, contra la Ley de Terrorismo que haba presentado Maura en 1908, ante el Congreso de los Diputados, que no pasara del trámite parlamentario.

En 1910 Augusto Barcia Trelles[7] da un paso esencial en su vida, al picar a la puerta de la masonería, descorriendo así los velos del misterio hiramista, solicita la entrada en el seno del Gran Oriente Español, el cual le da su consentimiento y mediante la realización de las ceremonias pertinentes obtiene el grado de Aprendiz[8] que se celebran el 30 de septiembre en el seno de la logia, donde toma el nombre simbólico de La Salle.

Su carrera masónica comienza a despuntar unos meses ms tarde, ya pronto es exaltado al grado de Compañero(2º) lo que efectúa el 28 de febrero de 1911; en ese mismo año pero en junio es exaltado a los secretos de Hiran[9], recibiendo el decorado mandil de Maestro Masón (3), último de los grado simbólicos.
La carrera a partir de aquí es fulgurante, pues a primeros de enero de 1913, solicita la plancha de quite abandonando su logia madre para fundar la logia Condorcet,[10] ubicada también en los valles de Madrid, trabajo masónico que comparte con el Soberano Capitulo Rosa Cruz Esperanza donde obtiene el grado 4º de Maestro Secreto, entrando as en los llamados Grados de Perfección.

Pero su participación como notorio político será en 1916, cuando se le elige Diputado por el distrito de Vera (Almería) ocupando dicha circunscripción hasta la Dictadura de Primo Rivera, volviendo a salir elegido de nuevo en 1933 por el mismo lugar.

Pero antes en junio 1921, tras el fallecimiento de doctor Simarro, es escogido para desempeñar la labor de la Gran Maestra de Gran Oriente Español (GOE) para cuya gran maestría es vivamente recomendado por el consejo saliente, puesto que desde 1918, Augusto, tenía mucho predicamento en la organización masónica española, no en vano era uno de los altos grados: Soberano Comendador, (33), del Rito Escocés Antiguo y Aceptado (REAA) [11].

Ante la polémica que se viene desarrollando en las logias españolas que están bajos los auspicios del GOE, sobre la participación activa en política compendiando en el tema del "apoliticismo o compromiso político", su postura es la de no intervención de las logias en los pleitos políticos, o en lo que dio en llamar como las pasiones profanas. Esa postura le va a ir alejando de las tesis del simbolismo, o sea dentro de los tres grados básicos de la masonería: Aprendiz,(º) Compañero (2º) y Maestro(3º), que a su vez eran, dichos talleres, mucho más combativos en el plano social y político, a diferencia de los Grandes Grados Capitulares y Filosóficos (grados van desde el grado 4º al 33º del REAA) más contemporizadores y moderados en lo social y en lo político, e intentando mediar en la lucha entre ambos organismos: Consejo Federal Simbólico y el Supremo Consejo del Grado 33, para que redirigieran sus pasos masónicos.

La cuestión se ve agravada con su intervención ante la Asociación Masónica Internacional de octubre de 1925, que versó sobre el apoliticismo en las logias, cuestión que fue desautorizada por los Grandes Maestres Regionales en noviembre de ese mismo año, tanto es así que otro reconocido masón el socialista Simeón Vidarte, le acusa de que jugar con dos barajas frente a la dictadura de Primo de Rivera.

Llega hasta tal punto la polémica que tiene problemas con la concesión que se le hace de la Cruz de la Legión de Honor del Gobierno de Francia, que según algunos miembros de la Asamblea Simbólica de Sevilla, responde al trato de neutralidad del GOE con respecto a la Dictadura de Primo de Rivera que Barcia haba firmado con el embajador de España en París.
Ante tales circunstancias Augusto Barcia, toma la decisión de abandonar el simbolismo como Gran Maestre del GOE, para pasar a liderar el Supremo Consejo del Grado 33º de carácter menos politizado, línea por la cual seguirá el resto de su vida masónica.

Parte de su trabajo a partir de ahí será respaldar el trabajo de la Gran Logia del Archipiélago de Filipinas, trabajo que le convertirá en su valedor ante los organismos españoles e internacionales, como premio a sus esfuerzos le nombran Miembro Honorario y su representante ante otros grandes organismo masónicos.
Sus trabajos políticos, múltiples y variados, le llevan como ya hemos adelantado en 1916 a ser Diputado por el distrito de Vera (Almería). Con la proclamación de la II República fue nombrado representante en las Conferencias Internacionales de Trabajo.

En el año de 1933 concurre de nuevo a las elecciones encabezando la lista de Izquierda Republicana, antes había militado en el bando del reformismo liderado por otro reconocido masón asturiano D. Melquíades Álvarez. Por Izquierda Republicana es elegido de nuevo Diputado por el distrito de Vera, y eso le lleva a la jefatura del partido en el Congreso de los Diputados.

En 1935 a causa del levantamiento de Octubre del 34, se encarga de la defensa de otro miembro de la Orden de los Hijos de la Viuda,[12] Luis Companys.[13].

En febrero de 1936, durante el gobierno Manuel Azaña, (que se había hecho masón no volviendo a poner un pie en una logia nunca ms)[14], es nombrado Ministro de Estado, y llamado a ocupar de forma interina la presidencia del Consejo de Ministros, luego siguió en idénticas labores como Ministro en los gabinetes de los presidentes Casares Quiroga, Martínez Barrio y Giral (todos ellos miembros de la masonería).

Fue además Presidente del Consejo Superior Bancario, Presidente de las Cámaras de Compensación Española, y a pesar de toda su actividad política y social no dejaría de tener una proyección literaria y sociológica con obras como: Materiales para una biografía de las doctrinas de Marx; El pangermanismo; San Martín en América, o Francisco de Vitoria y su obra; y Covadonga y Jovellanos.

Tras la Guerra Civil se exilia a Argentina, falleciendo en 1961, no sin antes saber que el Tribunal Especial de la Represión del Comunismo y la Masonería le habían condenado a 30 años de reclusión mayor.

Anotar que dentro de la logia Ibérica fue propuesto para su iniciación el escritor asturiano Ramón Pérez de Ayala[15], autor de la famosa novela A.M.D. G, compañero en la labores republicanas de Clarín, y que además ocupó la alcaldía de Oviedo, solicitó la iniciación en agosto de 1910 a la logia Ibérica, lo que se ha constatado en el Boletín Oficial del Grande Oriente Español nº 220, con fecha del 27 de agosto de 1910, aunque no se ha encontrado aún el resto de documentación que nos confirme si de verdad se llegó a consumar tal ceremonia.

Ferrari Biloch en su libro La masonería al desnudo, lo recoge como masón desde 1913.

[1]AHNS. Expediente A 550.
[2]Manuel Torres Campañá, fue Secretario General del Partido Radical de Lerroux y diputado , se inicióan en la Ibérica en 1922 con el simbólico de Juvenal, llegando a ocupar el cargo de Venerable de la logia, aunque tuvo serios problemas por las actividades políticas desarrolladas por la logia que el lideraba. Desarrolló además el cargo de Secretario del Consejo Federal Simbólico.
[3] En la Masonería la palabra rito tiene dos aspectos. Por un lado designa un determinado sistema o estructura masónica, léase Rito Escocés Antiguo y Aceptado, Rito de York, Rito Emulación, Rito Escocés Rectificado, Rito Francés, etc. Por otro, el rito es propiamente el gesto ritual, que en la Masonería recibe el nombre de "signo", como por ejemplo pueden ser los llamados "signos de reconocimiento". Podríamos entonces decir que la Masonería es ella misma un rito, de ahí que también se denomine "la Orden
[4] Años antes junto a otro reconocido masón coruñés Santiago Casares Paz, (padre del también francmasón Quiroga Casares) una generación más joven que Moreno Barcia, van a trabajar codo con codo en el proyecto de la Constitución Federal Española.
[5] Este Rito fue patentado en 1814 en París, aunque se ha escrito en varios tratados que se practicaba con anterioridad en Italia, y en cuyo desarrollo intervinieron dentro de la masonería diversos grupos como los Carbonarios que resultaron ser el soporte imprescindible para su desarrollo. Se compone de 90 grados tomados del Escocismo, y del Martinismo y de la llamada Masonería Hermética.
[6] Carta constitutiva entregada por una Obediencia a siete maestros masones, por la cual se autoriza y reconoce la facultad para constituirse en un taller masónico.
[7] AHPA, Expediente 67/401; 4/ 401; 1/196. Es toda la documentación que da noticias de su vida masónica.
[8]Aprendiz El Aprendiz es el iniciado virtual, un estado que corresponde al primero de los tres grados simbólicos de la Francmasonería. Este número de grados "es absoluto: no podrá haber sino tres, ni más ni menos" (Oswald Wirth, citado por René Guenón en Etudes sur la Franc-Maçonnerie et le Compagnonnage, tomo II, Editions Traditionnelles, pg. 258) puesto que "los grados iniciáticos corresponden al triple programa perseguido por la iniciación masónica" (ibid.), a saber, "el descubrimiento, la asimilación y la propagación de la Luz. Estas fases están representadas por los tres grados de Aprendiz, Compañero y Maestro, que corresponden a la triple misión de los Masones, la cual consiste en buscar en primer lugar, a fin de poseer a continuación y poder finalmente difundir la Luz.
[9] El Maestro Hiran, es para los francmasones la representación del Gran Maestro, y su leyenda se desprende de la Biblia como un hombre de Tyro llamado Hiran Abiv y su historia está relacionada con la construcción del Templo de Salomón.
[10] En esta logia encontramos catedráticos como Demófilo De Buen, abogados como José Gómez de la Serna, o el médico Rosendo Castells Ballespi y Luis Massip .
[11]R.E.AA Este rito es uno de los más antiguos de la orden masónica, y que ha creado polémica en cuanto a su origen y fundación. Las primeras referencia de este rito se tienen, datan de 1733, y es uno de los ms usados; en Francia en el año 1786, hubo una separación de obediencias, las cuales para distinguir sus ritos continuaron un con el titulo de Rito Escocés y otra con el Rito Escocés Antiguo y Aceptado. El número de grados que se utilizan es de 33, en los cuales los tres primeros (Aprendiz, Compañero y Maestro) corresponde a las logias simbólicas que se federan y constituyen una obediencia, regida por un Gran Consejo, luego estarán los grados filosóficos que irán desde el 4 al 33 constituyendo una masonería filosófica regida por el Supremo Consejo del Grado 33.
[12] La Masonería también es llamada Orden de los Hijos de la Viuda, o Hijos de la Luz..
[13] Iniciado en 1922 en la logia Lealtad de Barcelona, en la cual encontramos también a López Ochoa, de triste recuerdo en los sucesos de Octubre del 34 en Asturias.
[14] Según Riva Cherif, Azaña se inició en la Francmasonería en gracia a los deseos de muchos de sus amigos Grados Importantes y menos convencido de lo que pudiera parecer acerca de la eficacia de la decisión. Entre esos grados importantes que pudieran sugerir tal cuestión se pueden aventurar los nombres de Augusto Barcia; Casares Quiroga, sin dejar de lado a Honorato de Castro procedente de la Condorcert a quien Azaña consideraba muy fiel y militante de Acción Republicana.
[15]AHNS. Expediente 8 /317.

@textos de Victor Guerra, del trabajo: Los Masones Asturianos en la Diáspora.

27 abril 2010

RAFAEL MARIA DE LABRA, un poco más allá de la Memoria Histórica

Ayer se celebró en Oviedo con la masiva convocatoria de la Junta General del Principado y la Consejería de Cultura  del Principado de Asturias, un acto en memoria del insigne republicano Rafael María de Labra.

varias 015

El citado acto consistió en la presentación del libro de la profesora Dolores Domingo Acebrón y contó con la presencia de la autora e investigadora, y con las presentaciones a cargo de Presidenta de la Junta General  María Jesús Álvarez y del Vice-Consejero de Cultura Jorge Fernández León, y la verdad aunque todos pusieron empeño en darle dignidad al acto, es que a uno se le cayeron los palos del sombrajo al suelo, pues no acabo de entender como un acto de esta naturaleza, la aproximación a una figura del republicanismo no ha atraído a tantos nuevos republicanos que ahora se entorchan en la bandera republicana, tal vez la explicación haya de ser buscada en el concepto de Republicano “suelto” que propugnaba Rafael Maria de Labra.

Tal vez pudiera entender que la hornada republicana de nuevo cuño esté más preocupada por la memoria histórica frentepopulista, que reivindicar  la señeras figuras de nuestro más docto progresismo, pero no entiendo ni comprendo otras ausencias, no entiendo como los civilistas, los defensores de las máximas libertades civiles para hombres y mujeres,  ayer nos estaban entre el escasísimo publico que acudimos a saber algo más sobre sobre este prócer de ascendencia asturiana y que fue todo un ejemplo de lucha contra la esclavitud, que hoy pudiéramos extender a otras latitudes de los derechos.

Pero hasta puedo comprender que  la institucional  convocatoria no les haya alcanzado, pero lo que ya no me encaja, y llevo bastante  mal como autodidacta que soy , es que nuestros docta Universidad  ni tan siquiera haya enviado ni una representación, por respeto a los convocantes, o por sentido corporativo con una colega de profesión,(e hija de sus doctas aulas aunque se haya formado en otra Universidad), por no estar,  no estaban ni los más insignes, ni incluso los más nimios,  historiadores, ni los regionales,  ni locales  como escuchantes para dar cobertura a un acto que precisaba de ellos para dar la posibilidad de conocer más allá de las bibliografías al uso la figura de Rafael María de Labra.

Por no estar no estaba ni la representación institucional de los pueblos  con los que tuvo relación Rafael María de Labra: Oviedo, de cuya ciudad es hijo adoptivo, Infiesto por cuyo distrito fue Diputado, Cangas de Onís de donde era originario su padre…,y por supuesto nuestros representantes culturales, institucionales y privados,  todos ellos parecieron dar la espalda a una acto en que se habló de un representante genuino miembro importante del Ateneo de Madrid , de un  docto integrante de la Institución Libre de Enseñanza.. etc…

En fin pudiéramos llamar al acto un fracaso en toda regla, si no fuera porque el acto tenía también otros componentes afectivos y de trabazón de relaciones, pero ello nos ha de llevar a preguntarnos acerca de esas nimias asistencias, frente a cuestiones como estas, ahora que tanto se habla de Memoria Histórica.

Se ha desarmado todo el andamiaje de la cultura popular que se fue desarrollando a lo largo de los estertores del franquismo en favor de  una cultura institucional que lo abarcó todo, y que ahora presenta una total bancarrota, tal vez porque estemos en la sociedad informacional y cultural de  la “ mitomanía  de la Esteban”  a la  vez que tenemos instalados todos nuestros popes culturales en sus torres de marfil , y por tanto su búsqueda del saber se ha quedado estancado … y petrificado .

Debiéramos todos reflexionar sobre este fracaso, que no deja de ser un fracaso colectivo en el que todos estamos implicados.

En todo caso gracias la Junta del Principado a la Consejería de Cultura y a la propia autora por darnos esos retazos de Rafael María de Labra, y por supuesto  a los pocos asistentes: GRACIAS.

¡ Y que me maten si entiendo tanta ausencia ante nuestra propia historia.¡

Víctor Guerra

22 abril 2010

Rafael María de Labra…, en Asturias..de nuevo


image
La importancia que ha tenido ´Rafael María de Labra, (liberal –republicano) hijo de una gijonesa y cangués, estudiante en derecho en Oviedo  en tiempos revueltos, su liberalismo le pasó factura como a tantos otros.

La región asturiana que ha sido  un referente inestimable para su persona, le tiene un tanto olvidado, y  aunque se halle un tanto perdida en la memoria histórica regional, es idea de la una profesora e investigadora de la UNED ,y de  compromiso de la Consejería de Cultura,  salvar ese escollo y salvaguardar de ese modo su memoria, de ahí que  la Consejera de Cultura  del Principado de Asturias, con la inestimable colaboración de la Junta General del Principado y su presidenta al frente, se complacen  en invitarnos al acto de presentación del libro.

RAFAEL MARIA DE LABRA. Cuba, Puerto Rico, Las Filipinas, España y Marruecos en la España del sexenio democrático y la Restauración 1781-1918.
obra de la investigadora:  María Dolores Domingo Acebrón

El acto tendrá lugar el 26 de abril a la  19 horas  de la tarde en la calle del Sol 8 de Oviedo (Consejería de Cultura)

tarjeta invitación

Les dejo un enlace con relación a Rafael María de Labra publicado en la web de filosofía  y una  reseña que hizo otro asturiano residente en Mestas de Con (Asturias) tras la muerte Rafael María de Labra

D. Rafael María de Labra 
 
Elías José Con y Tres 

! Acabo de leer en la prensa periódica provincial, el telegrama que participa el fallecimiento de don Rafael M.ª de Labra, el venerable anciano cuya noble figura recordaba la de los patriarcas bíblicos y que desciende a la tumba, respetado de los adversarios, amado de los adeptos y bendecido por pueblos y razas, a cuya libertad y bienestar dedicó su actividad insuperable, su inteligencia poderosa y su corazón rebosando generosos sentimientos.

! Don Rafael M.ª de Labra nació en La Habana a fines de 1840. Contaba pues 77 años de una vida consagrada desde la adolescencia a constante labor, progresiva y humanitaria. No había cumplido los diez años de edad cuando vino a la Península y en Madrid cursó las carreras de Derecho y Filosofía y Letras, simultaneándolas con el estudio de varios idiomas que hablaba a la perfección. Su padre, don Ramón, General de nuestro ejército había nacido en Cangas de Onís; su madre, hija de un Intendente de Cuba, también era asturiana; la sangre asturiana que llevaba en sus venas explica su predilección por nuestros
valles y su amor a nuestras montañas.

! A los veinte años había terminado sus estudios de abogado; un año después, pronunciaba su primer  discurso en el Ateneo de Madrid, recordando su oratoria la de aquel gigante de la tribuna que se llamó Alcalá 
 
Galiano. Labra como orador era un polemista terrible, frío en la expresión, correcto en el decir, persuasivo, obedeciendo sin arrebatos, la palabra al pensamiento, dulce en la pronunciación, diciendo lo que quería
decir en párrafos llenos de poesía en la forma y de sólida argumentación en el fondo y demostrando sus profundos conocimientos en la materia de que trataba, tuvo siempre para el adversario la consideración debida sin molestarle jamás con frases claras ni reticencias ofensivas.

! Como abogado, cuando la edad le permitió ejercer la profesión, su bufete adquirió una renombradía  justificada. Durante muchos años, importantes y numerosas casas francesas e inglesas, le tenían encomendado todos sus litigios de derecho y abogado fue aunque parezca paradoja de los Centros de la Unión Constitucional de nuestra Antillas de antaño y de los conservadores más significados de Cuba y Puerto Rico.

! No es posible enumerar las obras publicadas, los folletos, las conferencias, los artículos más notables, los discursos parlamentarios es decir, la labor intelectual realizada por don Rafael María de Labra. Pasan de cincuenta las obras y folletos de diversas materias que dio a luz: históricas como “La revolución americana del siglo XVIII”; políticas como “Las Cortes de Cádiz” y “Política y Sistemas Coloniales”; de derecho, como “Estudios de Derecho internacional novísimo” y “El Derecho de gentes” y “La cuestión colonial”; sociales, como “La Colonización en la Historia” y “La Abolición de la esclavitud”; literarias y consagradas a nuestra provincia “De Madrid a Oviedo” y “Una villa del Cantábrico”.

Muchos de estos libros y folletos, especialmente los de propaganda fueron editados por el mismo Labra y regalados a sus amigos y admiradores. El que estas líneas escribe entre otros trabajos debidos a la amistad del autor, conserva como verdadera reliquia un ejemplar de “La Abolición de la esclavitud”, con expresiva dedicatoria. ! Cuando se leen hoy los escritos y los discursos de Labra, acerca de las diversas cuestiones que afectaban a Cuba y Puerto Rico, admírase en ellos la profecía del genio. El tiempo, gran reparador de injusticias le dio la razón y así, el filibustero, el mal español, el antipatriota, el separatista, fue después un apóstol a quien ofrendaban culto aquellos que más le ultrajaron y que continuamente le calumniaban. —¡Si hubiéramos hecho lo que proponía Labra!—decían. ¡Y que campaña infamatoria realizada contra Labra! Llegose hasta pretender el asesinarle. Residente en La Habana algún tiempo me vi, no pocas veces en verdadero compromiso, quizás de perder mi carrera por exteriorizar mis sentimientos de indignación contra 

los difamadores del hombre virtuoso y del ciudadano ejemplar, cuya cabeza pedían aquellos equivocados o imbéciles que se llamaban conservadores españoles.

! D. Rafael M.ª de Labra fue un verdadero redentor del humilde. Luchó con el tesón de los convencidos en pro de la abolición de la esclavitud de los negros y logró ver rotas las cadenas del esclavo; trabajó en favor de la autonomía colonial, de la reforma penitenciaria, de las reivindicaciones obreras, de la cultura femenina, del libre cambio, de la difusión de la enseñanza, de todas las causas justas y de todas las tendencias progresivas. Honró muchas veces, además de la tribuna del parlamento, las tribunas del Ateneo, de la sociedad abolicionista española, del Fomento de las Artes, del Círculo de la Unión Mercantil, y de la Institución libre de enseñanza. Maestro en Derecho Internacional cuyas opiniones en esta clase de asuntos era respetabilísima, desempeñó en la Institución libre de enseñanza las cátedras de Derecho civil, Derecho internacional público e Historia política contemporánea. Antiesclavista, el más tenaz en trabajar porque  desapareciese aquel horroroso crimen, fue el director de la revista “El Abolicionista” órgano de la sociedad constituida en España para laborar por la libertad de los esclavos. Por cierto, que dicha revista acogió en sus columnas, modestos artículos del autor de estas líneas, muy joven a la sazón, referentes a la raza negra, que merecieron al insigne maestro laudables y alentadoras frases, recordadas siempre con gratitud.

! Labra fue diputado a Cortes, la primera vez, por el Distrito de Infiesto, el año 1871, a pesar de la cruda guerra que le hicieron los americanos de aquel entonces. Antes ya, en 1869, se había presentado candidato por la circunscripción del Oriente de nuestra provincia y obtenido 13.000 votos; por doscientos votos, causa de la derrota, no perteneció a las memorables constituyentes. Distribuida la circunscripción en distritos fue el primer diputado que representó al Distrito Infiesto-Cangas de Onís. Llegó a las Cortes afiliado al partido radical dinástico del demócrata Amadeo I, pero renunciada por éste la corona, vota Labra la República el 11 de febrero de 1873 a cuya forma de gobierno ha permanecido fiel, sin desmayos ni eclipses, hasta la hora de su muerte, aún cuando apartado de las diversas fracciones que integran el partido republicano. Pudo ser ministro en la época de D. Amadeo y en tiempos de la República, pues tanto Ruiz Zorrilla como Salmerón, insistieron en que desempeñase una cartera y siempre rehusó la oferta.

! El primer discurso que pronunció en las Cortes —6 de julio de 1871— pidiendo reformas liberales para Cuba, con objeto de terminar la guerra, provocó una crisis ministerial ahondando la división entre radicales y constitucionales. En las Cortes posteriores, hasta las primeras de la restauración a las que no perteneció, fue diputado unas veces por Cuba y otras por Puerto Rico. En su discurso en la histórica noche del 2 al 3 de enero de 1874, recomendaba a Castelar buscase hombres que defendieran la República con lealtad y fuesen circunspectos. En el discurso pronunciado el 24 de febrero de 1880, desplegó en la parlamento la bandera de la autonomía colonial. Después de su célebre discurso, en la noche del 27 de julio de 1886 que fue aclamado por la Cámara, esta acordó unánimemente la abolición del patronato, últimos restos de la esclavitud de los negros. Más tarde dejó de ser diputado y pasó al Senado representando a las Sociedades Económicas de La Habana, Santiago de Cuba y Puerto Rico. Perdidas las colonias diéronle el acta de senador las Sociedades económicas de León y Asturias.

! El último periodo de su vida consagrado estuvo a estrechar lazos de unión por las relaciones comerciales y la fraternidad por el idioma entre España y las repúblicas americanas de hispano origen. Puede afirmarse que fue el alma de la asamblea americanista, celebrada en Barcelona en 1911 y hace años, representando a la América latina, constituyó la figura de mayor relieve en las fiestas del Centenario de Cádiz  pronunciando en aquella cuna de las libertades españolas uno de los discursos más hermosos de su vida. Ha muerto siendo representante de los Centros cubanos que con más encarecimiento le combatieron. ! Actualmente era presidente del Ateneo de Madrid, donde realizó brillante labor. Al tomar posesión de la presidencia pronunció uno de sus mejores discursos; en él dijo que había considerado el Ateneo, en un periodo de cerca de cincuenta años, como si fuese su propia casa, recordó que en el Ateneo había pronunciado su primer discurso y desempeñado su primera cátedra y que antes de llegar a la presidencia había pertenecido a la Junta directiva siendo secretario bajo la presidencia de Olózaga y vicepresidente en la que presidió Moreno Nieto.

! Hace muchos años que nadie duda del amor a España que atesoraba el esclarecido sabio don Rafael M.ª de Labra. Tuvo la fortuna de vivir para que la patria española le hiciese justicia. “Si yo me hubiera muerto en 1895 —dijo en carta escrita a un amigo— el mundo había que se había muerto un filibustero”. Jamás mereció este ultraje; pedía para Cuba y Puerto Rico, bajo el pabellón español, la autonomía que gozan Canadá y Australia bajo el pabellón inglés. Es seguro que de haberse concedido en tiempo oportuno esta autonomía, la bandera roja y gualda no se hubiese arriado en aquellas hermosas islas. Ha muerto en 1918 y en vez del dictado de filibustero lleva a la tumba el agradecimiento de la raza libertada, el cariño de los  pueblos hispano-americanos, la admiración de los españoles y el respeto del mundo, como merece, por la obra que realizara durante su vida.

! Cubano de nacimiento fue español de corazón y asturiano por la sangre. Dedicó su juventud a combatir la esclavitud de los negros y a defender el libre cambio; consagró su edad adulta a pedir la autonomía para las Antillas que fueron nuestras y difundir la cultura que irradiaba su fecundo talento; empleó su ancianidad en establecer corrientes de armonía entre la madre patria y las naciones de idioma castellano, siendo el verdadero apóstol de la unión ibero-americana. Cerca de sesenta años de intensa labor cultural, de enseñanza progresiva y de arraigado patriotismo es la característica de este insigne maestro en cuestiones de derecho internacional. Hubiera sido el ministro de Estado más idóneo. No recuerdo que haya ocupando ningún cargo oficial retribuido; paréceme que no tenía ni una sola condecoración; ignoro si sería Académico de la Historia o de Ciencias morales y políticas. Tan sólo se que fue un cerebro de mentalidad privilegiada, una conciencia de inmaculada honradez y un espíritu magnánimo defensor de todas las causas justas, de todas las ideas nobles y rindiendo culto a las creencias democráticas.

LEÓN DE ENOL
Mestas de Con—Abril—1918.
CON Y TRES, Elías José, “D. Rafael María de Labra” en El Popular, Cangas de Onís, 30 de abril de 1918, año III, núm. 81, pp. 1-2.

21 septiembre 2009

El francmasón Manuel Rico Avello,

Con esposa Castora e hijos Elisa y Carlos
En la logia madrileña Progreso se inicia ,[1] El prócer Rico Avello, miembro de otra larga saga asturiana de escritores e investigadores, con cierta presencia en la masonería asturiana: los Rico[2], con quien estaba emparentado Jose Maldonado, francmasón asturiano y último Presidente de la extinta II República Española en el exilio.

Manuel Rico, nació en Villanueva de Trevías (Luarca) el 20 de noviembre de 1886. Su estudios los realizó en la villa natal, y los de Derecho los realizó en Oviedo y Madrid, obteniendo en la licenciatura y el doctorado, premio extraordinario, teniendo como profesores en dichas materias a los afamados krausistas Sela, Posada, Altamira, etc.

Dada su relevancia como abogado, prontamente es nombrado abogado de la Compañía Minera y Sociedad Patronal de Mineros de Asturias, conciliando los intereses ente la patronal y la clase trabajadora, coadyuvando a poner en pie el Orfanato de Mineros Asturianos, que además requirió su personal atención.

Su vida política la inicia como diputado por Asturias en la Cortes Constituyentes de la II República, bajo la bandera de la Agrupación al Servicio de la República en el que estaban Ortega y Gasset, Pérez de Ayala, Marañon. Etc.

Alcanza la subsecretaría de la Marian Mercante, y en 1933 es nombrado en el gabinete de Martínez Barrio de 1933, como Ministro de Gobernación, gobierno en el que había cinco ministros y el propio presidente que eran masones[3].

Tras la caída de este Gobierno, Lerroux recibe el decreto de disolución de las Cortes y el encargo de convocar a elecciones, en la cuales sale el francmasón Lerroux como presidente y de nuevo Manuel Avello se hará cargo de Gobernación, más adelante se le enviará al frente de la Alta Comisaría de España en Marruecos, en cuyo equipo estará el general Franco como Jefe de las fuerzas militares. En tal posición y mandato Manuel Avello, tiene como mérito haber creado una zona de protectorado, y como premio a su empresa en la zona, en 1934 es nombrado "Hijo Preclaro Adoptivo de Larache" .

Obtuvo al acta de Diputado, en esta ocasión por Murcia, y ocupó en el gobierno de Portela Valladares[4], la cartera de Hacienda, de la cual dimite en el momento que entra el Frente Popular.

Se reincorpora a sus labores como profesional del derecho en Oviedo y Madrid, siendo es detenido en los primeros momentos de la Guerra Civil y asesinado el 23 agosto de 1936 en el asalto a la Cárcel Modelo de Madrid por un grupo de milicianos.

Aunque parece estar siempre rodeado de masones, su vida masónica es muy corta, puesto que se inicia el 16 de abril de 1904 en la logia Progreso nº 88, siendo aún un estudiante, y es dado de baja por falta de asistencia y pago el 21 de marzo de 1905. Aquí parece concluir toda su carrera masónica.


[1]AHNS. Expediente personal. 40/317.
[2]Angel Rico Gonzalez era miembro de la logia Jovellanos de Gijón, y utilizaba el simbólico de Cadavedo; Marcelino Rico de simbólico Méjico, fue igualmente mimbro de la Jovellanos.
[3]Miembros masones en este gobierno de l 8 de octubre al 16 de diciembre de 1933, eran o habían sido masones: Martinez Barrio; Manuel Rico; Btella Asensi; Rafael Guerra, Emilio Palomo.
[4]Iniciado como masón en la logia Fenix, y llego a ser Venerable Maestro de la Gran Logia Regional, y grado 32º del REAA.

Texto@ Víctor Guerra

13 junio 2009

AUGUSTO BARCIA TRELLES, un masón de Vegadeo


L:. Iberica [1],
Ya hemos visto en el capítulo dedicado al siglo XIX, que dicha logia tenía una larga trayectoria que se remontaba a 1870. En esta nueva época y siglo, el 1 de enero de 1909, se le anexiona la logia El Progreso, nº 88 de la valles de Madrid.

Al referirnos al tema de la logia Dantón, vimos en parte, lo que venía sucediendo dentro de los talleres madrileños, y sobre manera con la Ibérica, que pese a su gran solera, compartida con la Hispanoamericana, sufrían las incidencias que a su alrededor se iban creando, lo cual era lógico como logias madre que eran de algunos de los talleres que levantan a partir de la segunda década del siglo.

Es en ese tiempo, 1920, el taller contaba con 32 Maestros Masones (3º) ,más 6 Maestros anotados como ausentes; 7 Compañeros (2º), más otros 7 ausentes, y 12 Aprendices (1º); luego en Navalcarnero, donde se levanta un numeroso triángulo se registran 24 miembros, lo que hace un total de 88 francmasones. En la denominada época "Torres Campañá"[2], la potente logia madrileña sube en cantidad y calidad, puesto que se coloca con 108 asociados a la cabeza de la Gran Logia Regional del Centro.

Entre los afiliados que se adentran en el hiramismo a través del citado taller, hay una gran monto de republicanos federales, con nombres tan conocidos como Julio Alvarez del Vayo, Benito Artigas, o Fabra Rivas, aunque también hay representantes de otros sectores ideológicos como el socialista Rodolfo Llopis, el gallego Abad Conde, Botella Asensi, o Pedro Rico.

A diferencia de otras logias, en la Ibérica, se va dando otra sociología profesional y social, en cuyos cuadros lógicos encontramos un clase más bien media baja, y clase baja, compuesta por gran cantidad de empleados, comerciantes y funcionarios, y muy esporádicamente médicos o abogados, que son las clases que pululan por otras logias.

En el primer cuadro lógico encontramos al vegadense Augusto Barcia Trelles.

Hablar de los Barcia Trelles es mentar a una amplia saga de masones y de supuestos
miembros, como el caso de Camilo, o el reconocido masón Segundo Moreno Barcia, tío de los primeros.

La página del Palacio de la Moncloa, ya que Augusto Barcia fue ministro en la República, nos lo presenta con este insulso texto:

“Nació en Vegadeo (Asturias) en 1881 y falleció en Buenos Aires en 1961. Abogado. Diputado en las Cortes desde 1916 a 1923. Durante la II República se afilió a la Izquierda Republicana, a la cual encabezó en las Cortes de 1935. Fue el defensor de Comapnys y sus compañeros de la Generalitat catalana por su participación en el alzamiento contra la República de octubre de 1934. Tras el triunfo del Frente Popular de 1936 fue nombrado ministro de Estado en los gobiernos de Azaña, Casares Quiroga, Martínez Barrio y Giral. Tras la guerra se exilió a Argentina”.

Un poco más expresiva es la página de la Real Federación de Atletismo que nos dice:

Nacido en 1881, fue abogado, político y escritor. Diputado por el Partido Reformista de Melquíades Álvarez desde 1916 a 1923 (13-9-23 Directorio de Primo de Rivera) y en 1933 y 1936 con Acción Republicana de Indalecio Prieto. Ministro de Estado con los gobiernos de Azaña y Casares Quiroga, murió exiliado en Argentina en 1961. Gran maestro de la Masonería Española y Gran Comendador de su Supremo Consejo.

Es ahí donde radica, en parte la importancia de Augusto Barcia Trelles, su vinculación a la masonería.

Al respecto habrá que darle la razón al refrán:con aquello de “raza le viene al galgo” pues en el siglo XIX, encontramos entre las comitivas republicanas que firmaron en La Coruña el Pacto Galaico-Asturiano, y por consiguiente miembro del Comité Republicano Federal de Lugo a : Segundo Moreno Barcia, tío, como ya comentamos de de Augusto y Camilo.

D. Segundo era un francmasón que trabajaba la piedra bruta en la logia Brigantina, que levanta columnas en 1877, bajo los auspicios del Gran Oriente de España, sobre este taller coruñés hay muy poca información por lo que carecemos de información abundante para configurar la actividad masónica de Moreno Barcia, al que en 1888, vemos ejerciendo como Venerable con el máximo grado del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, el grado (33º)[3]

En 1892 año se le pierde la pista en esta logia que continuará sus trabajos hasta 1895.[4]

Luego le volvemos a encontrar en el seno del orientalista Rito Memphis y Mizrain[5] al que se va a acoger la Gran Logia Regional Galaica, que recibe la Carta Patente[6] el 10 de mayo de 1890, residenciando su sede, como no podía ser menos en la ciudad de La Coruña. Esta logia se denominará unos meses más tarde Gran Logia Regional de Asturias y Galicia nº 2.

Su sobrino Augusto Barcia, nació en Vegadeo el 5 de marzo de 1881, hace sus primeros estudios en su tierra natal, para luego pasar a Oviedo a estudiar la carrera de Derecho, en cuya facultad se va a encontrar con los antiguos vestigios de la masonería del XIX: Fermín Canella, Braulio Vigón..., y buena parte de la plana del krausismo.

Augusto termina trasladándose a Madrid, siendo allí donde se doctora en Derecho, pasando a residir de forma permanente en la capital de España, pasando a forma parte de la vida intelectual madrileña a la cual se vincula a través del Ateneo Científico, Literario y Artístico, primero como secretario general y después como presidente de la sección de Ciencias Morales y Políticas .

Compagina muy pronto sus labores profesionales como abogado con la política.

Como abogado es notoria su participación con otro conocido masón: Joaquín Costa, contra la Ley de Terrorismo que haba presentado Maura en 1908, ante el Congreso de los Diputados, que no pasara del trámite parlamentario.

En 1910 Augusto Barcia Trelles[7] da un paso esencial en su vida, al picar a la puerta de la masonería, descorriendo así los velos del misterio hiramista, solicita la entrada en el seno del Gran Oriente Español,el cual le da su consentimiento y mediante la realización de las ceremonias pertinentes obtiene el grado de Aprendiz[8] que se celebran el 30 de septiembre en el seno de la logia, donde toma el nombre simbólico de La Salle.

Su carrera masónica comienza a despuntar unos meses ms tarde, ya pronto es exaltado al grado de Compañero(2º) lo que efectúa el 28 de febrero de 1911; en ese mismo año pero en junio es exaltado a los secretos de Hiran[9], recibiendo el decorado mandil de Maestro Masón (3), ultimo de los grado simbólicos.

La carrera a partir de aquí es fulgurante, pues a primeros de enero de 1913, solicita la plancha de quite abandonando su logia madre para fundar la logia Condorcet,[10] ubicada también en los valles de Madrid, trabajo masónico que comparte con el Soberano Capitulo Rosa Cruz Esperanza donde obtiene el grado 4º de Maestro Secreto, entrando as en los llamados Grados de Perfección.

Pero su participación como notorio político será en 1916, cuando se le elige Diputado por el distrito de Vera (Almería) ocupando dicha circunscripción hasta la Dictadura de Primo Rivera, volviendo a salir elegido de nuevo en 1933 por el mismo lugar.

Pero antes en junio 1921, tras el fallecimiento de doctor Simarro, es escogido para desempeñar la labor de la Gran Maestra de Gran Oriente Español (GOE) para cuya gran maestría es vivamente recomendado por el consejo saliente, puesto que desde 1918, Augusto, tenía mucho predicamento en la organización masónica española, no en vano era uno de los altos grados: Soberano Comendador, (33), del Rito Escocés Antiguo y Aceptado (REAA) [11].

Ante la polémica que se viene desarrollando en las logias españolas que están bajos los auspicios del GOE, sobre la participación activa en política compendiando en el tema del "apoliticismo o compromiso político", su postura es la de no intervención de las logias en los pleitos políticos, o en lo que dio en llamar como las pasiones profanas. Esa postura le va a ir alejando de las tesis del simbolismo, o sea dentro de los tres grados básicos de la masonería: Aprendiz,(º) Compañero (2º) y Maestro(3º), que a su vez eran, dichos talleres, mucho más combativos en el plano social y político, a diferencia de los Grandes Grados Capitulares y Filosóficos (grados van desde el grado 4º al 33º del REAA) más contemporizadores y moderados en lo social y en lo político, e intentando mediar en la lucha entre ambos organismos: Consejo Federal Simbólico y el Supremo Consejo del Grado 33, para que redirigieran sus pasos masónicos.

La cuestión se ve agravada con su intervención ante la Asociación Masónica Internacional de octubre de 1925, que versó sobre el apoliticismo en las logias, cuestión que fue desautorizada por los Grandes Maestres Regionales en noviembre de ese mismo año, tanto es así que otro reconocido masón el socialista Simeón Vidarte, le acusa de que jugar con dos barajas frente a la dictadura de Primo de Rivera.

Llega hasta tal punto la polémica que tiene problemas con la concesión que se le hace de la Cruz de la Legión de Honor del Gobierno de Francia, que según algunos miembros de la Asamblea Simbólica de Sevilla, responde al trato de neutralidad del GOE con respecto a la Dictadura de Primo de Rivera que Barcia haba firmado con el embajador de España en París.

Ante tales circunstancias Augusto Barcia, toma la decisión de abandonar el simbolismo como Gran Maestre del GOE, para pasar a liderar el Supremo Consejo del Grado 33º de carácter menos politizado, línea por la cual seguirá el resto de su vida masónica.

Parte de su trabajo a partir de ahí será respaldar el trabajo de la Gran Logia del Archipiélago de Filipinas, trabajo que le convertirá en su valedor ante los organismos españoles e internacionales, como premio a sus esfuerzos le nombran Miembro Honorario y su representante ante otros grandes organismo masónicos.

Sus trabajos políticos, múltiples y variados, le llevan como ya hemos adelantado en 1916 a ser Diputado por el distrito de Vera (Almería). Con la proclamación de la II República fue nombrado representante en las Conferencias Internacionales de Trabajo.

En el año de 1933 concurre de nuevo a las elecciones encabezando la lista de Izquierda Republicana, antes haba militado en el bando del reformismo liderado por otro reconocido masón asturiano D. Melquíades Álvarez. Por Izquierda Republicana es elegido de nuevo Diputado por el distrito de Vera, y eso le lleva a la jefatura del partido en el Congreso de los Diputados.

En 1935 a causa del levantamiento de Octubre del 34, se encarga de la defensa de otro miembro de la Orden de los Hijos de la Viuda,[12] Luis Companys.[13].

En febrero de 1936, durante el gobierno Manuel Azaña, (que se había hecho masón no volviendo a poner un pie en una logia nunca ms)[14], es nombrado Ministro de Estado, y llamado a ocupar de forma interina la presidencia del Consejo de Ministros, luego siguió en idénticas labores como Ministro en los gabinetes de los presidentes Casares Quiroga, Martínez Barrio y Giral (todos ellos miembros de la masonería).

Fue además Presidente del Consejo Superior Bancario, Presidente de las Cámaras de Compensación Española, y a pesar de toda su actividad política y social no dejaría de tener una proyección literaria y sociológica con obras como: Materiales para una biografía de las doctrinas de Marx; El pangermanismo; San Martín en América, o Francisco de Vitoria y su obra; y Covadonga y Jovellanos .

Tras la Guerra Civil se exilia a Argentina, falleciendo en 1961, no sin antes saber que el Tribunal Especial de la Represión del Comunismo y la Masonería le habían condenado a 30 años de reclusión mayor.

Anotar que dentro de la logia Ibérica fue propuesto para su iniciación el escritor asturiano Ramón Pérez de Ayala[15], autor de la famosa novela A.M.D. G, compañero en la labores republicanas de Clarín, y que además ocupó la alcaldía de Oviedo, solicitó la iniciación en agosto de 1910 a la logia Ibérica, lo que se ha constatado en el Boletín Oficial del Grande Oriente Español nº 220, con fecha del 27 de agosto de 1910, aunque no se ha encontrado aún el resto de documentación que nos confirme si de verdad se llegó a consumar tal ceremonia.

Ferrari Biloch en su libro La masonería al desnudo, lo recoge como masón desde 1913

[1]AHNS. Expediente A 550.
[2]Manuel Torres Campañá, fue Secretario General del Partido Radical de Lerroux y diputado , se inicióan en la Ibérica en 1922 con el simbólico de Juvenal, llegando a ocupar el cargo de Venerable de la logia, aunque tuvo serios problemas por las actividades políticas desarrolladas por la logia que el lideraba. Desarrolló además el cargo de Secretario del Consejo Federal Simbólico.
[3] En la Masonería la palabra rito tiene dos aspectos. Por un lado designa un determinado sistema o estructura masónica, léase Rito Escocés Antiguo y Aceptado, Rito de York, Rito Emulación, Rito Escocés Rectificado, Rito Francés, etc. Por otro, el rito es propiamente el gesto ritual, que en la Masonería recibe el nombre de "signo", como por ejemplo pueden ser los llamados "signos de reconocimiento". Podríamos entonces decir que la Masonería es ella misma un rito, de ahí que también se denomine "la Orden
[4] Años antes junto a otro reconocido masón coruñés Santiago Casares Paz, (padre del también francmasón Quiroga Casares) una generación más joven que Moreno Barcia, van a trabajar codo con codo en el proyecto de la Constitución Federal Española.
[5] Este Rito fue patentado en 1814 en París, aunque se ha escrito en varios tratados que se practicaba con anterioridad en Italia, y en cuyo desarrollo intervinieron dentro de la masonería diversos grupos como los Carbonarios que resultaron ser el soporte imprescindible para su desarrollo. Se compone de 90 grados tomados del Escocismo, y del Martinismo y de la llamada Masonería Hermética.
[6] Carta constitutiva entregada por una Obediencia a siete maestros masones, por la cual se autoriza y reconoce la facultad para constituirse en un taller masónico.
[7] AHPA, Expediente 67/401; 4/ 401; 1/196. Es toda la documentación que da noticias de su vida masónica.
[8]Aprendiz El Aprendiz es el iniciado virtual, un estado que corresponde al primero de los tres grados simbólicos de la Francmasonería. Este número de grados "es absoluto: no podrá haber sino tres, ni más ni menos" (Oswald Wirth, citado por René Guenón en Etudes sur la Franc-Maçonnerie et le Compagnonnage, tomo II, Editions Traditionnelles, pg. 258) puesto que "los grados iniciáticos corresponden al triple programa perseguido por la iniciación masónica" (ibid.), a saber, "el descubrimiento, la asimilación y la propagación de la Luz. Estas fases están representadas por los tres grados de Aprendiz, Compañero y Maestro, que corresponden a la triple misión de los Masones, la cual consiste en buscar en primer lugar, a fin de poseer a continuación y poder finalmente difundir la Luz.
[9] El Maestro Hiran, es para los francmasones la representación del Gran Maestro, y su leyenda se desprende de la Biblia como un hombre de Tyro llamado Hiran Abiv y su historia est relacionada con la construcción del Templo de Salomón.
[10] En esta logia encontramos catedráticos como Demófilo De Buen, abogados como Jos Gomez de la Serna, o el médico Rosendo Castells Ballesp y Luis Massip .
[11]R.E.AA Este rito es uno de los más antiguos de la orden masónica, y que ha creado polémica en cuanto a su origen y fundación. Las primeras referencia de este rito se tienen, datan de 1733, y es uno de los ms usados; en Francia en el año 1786, hubo una separación de obediencias, las cuales para distinguir sus ritos continuaron un con el titulo de Rito Escocés y otra con el Rito Escocés Antiguo y Aceptado. El número de grados que se utilizan es de 33, en los cuales los tres primeros (Aprendiz, Compañero y Maestro) corresponde a las logias simbólicas que se federan y constituyen una obediencia, regida por un Gran Consejo, luego estarán los grados filosóficos que irán desde el 4 al 33 constituyendo una masonería filosófica regida por el Supremo Consejo del Grado 33.
[12] La Masonería también es llamada Orden de los Hijos de la Viuda, o Hijos de la Luz..
[13] Iniciado en 1922 en la logia Lealtad de Barcelona, en la cual encontramos también a López Ochoa, de triste recuerdo en los sucesos de Octubre del 34 en Asturias.
[14] Según Riva Cherif, Azaña se inició en la Francmasonería en gracia a los deseos de muchos de sus amigos Grados Importantes y menos convencido de lo que pudiera parecer acerca de la eficacia de la decisión. Entre esos grados importantes que pudieran sugerir tal cuestión se pueden aventurar los nombres de Augusto Barcia; Casares Quiroga, sin dejar de lado a Honorato de Castro procedente de la Condorcert a quien Azaña consideraba muy fiel y militante de Acción Republicana.
[15]AHNS. Expediente 8 /317.

@textos de Victor Guerra, del trabajo Los Masones Asturianos en la Diáspora.

02 junio 2007

BOSQUEJO SOBRE LA FIGURA DE ALVARO DE ALBONOZ


Hablar de las distintas figuras que han sido puntual referencia de nuestra intelectualidad o de la actividad política de nuestro país durante los siglos XIX y XX, es un arduo trabajo encaminado a desenterrar una pesada losa en pro de la recuperación de la memoria histórica, de la cual mucho se habla, pero poco se prodiga, a tenor de las dificultades que se hallan a la hora de saber algo de nuestros grandes prohombres.

Y habrá que tener en cuenta también como se tegirvesa la historia por todos los sectores hasta la porpia masonería, como puede verse en el retrato que hace la GLE en una Exposición que está realizando en Granada que presenta a los masones, como cándidos e inocentes... (Ver post del blog Masonería siglo XXI.)

Como ejemplo, lo que decía una sobrina-nieta de D. Álvaro: Conchita de Albornoz, en el Diario La Nueva España de Oviedo, editado el 30 septiembre del 2004, en el que comentaba que “ignoraba que su tío abuelo fuera masón”.

Es de esa condición, o de otras, de las cuales se desnuda a nuestros prohombres, presentándoles como apolíneos intelectuales o políticos neutros y hasta desfigurados paladines demócratas, por evitar llamarlos republicanos.

Álvaro de Albornoz y Limiana es uno de esos casos que pese a su preeminencia como político, varias veces ministro, e incluso Presidente de la República, y hombre de letras, apenas tal intelectual rebasa las 600 referencias en el famoso buscador Google, y eso teniendo en cuenta que en él se mezclan desde direcciones postales a las más diversas citas o variopintas referencias, como las que le presentan para dar relieve a su abogada defensora Victoria Kent, como si el propio personaje no tuviera entidad propia.

A esto parece quedar reducida nuestra memoria histórica.

Adentrarse por tanto en la figura de Álvaro de Albornoz y Limiana, es un ejercicio prometeico de buscar y buscar entre las referencias de unos y otros, revisando extintos periódicos y viejas reseñas de compañeros de fatigas políticas y e intelectuales para poder confeccionar una tenue imagen, pues aún siendo hijo adoptivo de su villa natal Luarca como lo es, apenas si la referencia a su figura ocupa un par de líneas, lo que ya adelanta lo que nos vamos a encontrar.

En realidad quién fue Álvaro de Albornoz y Limiana?

Asturias es su referencia vital. Álvaro de Albornoz y Liminiana, nació en Luarca el 13 de junio de 1879, en dicha villa realiza los primeros estudios, luego pasará como el resto de los estudiantes asturianos a desarrollar sus estudios universitarios en la Universidad de Oviedo, donde se inscribe en la facultad de Derecho en la que termina obteniendo la licenciatura de Derecho, siendo el alumno más joven.

En sus años de estudiante vive la inquietud política en los círculos intelectuales ovetenses, en la que impartían clases los socialistas de cátedra, y en la que pululaban un buen de formadores de futuros masones.

El se encontraba cerca de maestros como Clarín y Adolfo Álvarez Buylla, conocedor este último del marxismo y creador de un Seminario de Sociología que funcionó en la biblioteca de la Facultad.
Las primeras lides políticas las realizó Álvaro en el seno del partido socialista en cuya organización participo activamente, de hecho se tiene constancia de su actuación en varios actos de la agrupación valdesana, y en otros mítines repartidos por la región en los que co participaba con destacados líderes del socialismo asturiano, con los que además compartía estrado y mantel, incluso hay diversas colaboraciones suyas en el periódico socialista La Aurora Social.

Su primer mitin se va a celebrar en 11 de febrero de 1897 en Teatro Fontán de Oviedo. Tal y como nos cuenta Andrés Saborit, Albornoz al participar en la vida política y cultural asturiana y dada la influencia de sus profesores krausoinstitucionistas (Sela, Posada, Buylla) va evolucionando hacia el republicanismo que encabezaban tales profesores, junto con un brillante Melquíades Álvarez que en aquello momento ya estaba siendo objeto de admiración.

En este ambiente primero, y más tarde en Madrid, en el entorno de Francisco Giner de los Ríos y la Institución Libre de Enseñanza, y el propio Ateneo de Madrid, refuerzan en sus convicciones ideológicas y religiosas, llegando a escribir cosas como ésta: "yo soy, como el inolvidable Azcárate, un cristiano sin dogma y sin milagros”.

La acción políticaLa figura del asturiano Álvaro de Albornoz Limiana, que va ir derivando desde las posiciones socialistas de cátedra hacia el republicanismo reformista en primer lugar para dar paso a una nueva andadura que va a tener una gran trascendencia en conjunción con Marcelino Domingo San Juan, pues ambos van a emprender una aventura política al romper con la organización en la que ya militaban: Alianza Republicana, y poner, para disgusto de muchos, en marcha el Partido Radical Socialista, en cuyo proyecto van a participar muchos de los miembros de la logia madrileña Dantón, aunque los dos citados lideres, no cuenten ni con las simpatías del sector republicano, ni del mundo masónico en esta aventura.

Activo miembro del Comité Revolucionario en 1930, fracaso por el que fue fueron fusilados en Jaca los capitanes Galán y García Hernández, él mismo fue detenido y procesado junto con otros correligionarios (Gracó Marsa*, Luis Salinas*, López Ochoa*, Cabanellas*, Alcalá Zamora*, Lerroux*, Indalecio Prieto, Martínez Barrios*...), como decía SimeónVidarte*:

"Masones, republicanos y socialistas seguíamos trabajando activamente por un República democrática".



Indalecio Prieto y Tuero toma posesión de la cartera de Obras Públicas.A su derecha, Gordón Ordax, y a su izquierda, Álvaro de Albornoz (Ministro de Justicia)

Hombres que luego ocuparan plaza en el comité que da lugar al gobierno provisional de la II República (14 de abril de 1931), siendo Álvaro de Albornoz, Ministro de Fomento con el republicano cón Niceto Alcalá Zamora (abril de 1931) al que algunos le tienen por francmasón.

Posteriormente será nombrado Ministro de Justicia con Manuel Azaña*, durante tal mandato se aprobaron las leyes laicas de la República (disolución de la Compañía de Jesús, divorcio, supresión del presupuesto de Culto y Clero, reglamentación de las Ordenes Religiosas, etc.
Lo cual supuso toda una lucha y controversia en el seno de las logias del GOE, y en los partidos republicanos, donde Álvaro de Albornoz y su secretario Pérez Madrigal* lideraban junto con otros diputados masones y no masones la tendencia más radical.

El valdesano obtendrá el acta de Diputado en las Cortes Constituyentes por Asturias con la candidatura de la Alianza republicano -socialista.

Realmente las posturas de Álvaro de Albornoz, nacido al calor del lerrouxismo, tras ser rescatado del coto cerrado del socialismo que imperaba en Asturias, recibe de manos de Lerroux el acta de Diputado por Zaragoza, y evoluciona luego hacia el reformismo melquiadista, embarcándose en diversas aventuras políticas como ya hemos visto, para terminar en el seno de la estructura política que mueve la presidencia de la República, aunque sus ideas no eran muy bien acogidas dado el tono:

" Vino la guerra civil, a pesar de esa actitud tímida y medrosa del liberalismo español; vino la guerra civil, y lo peor fue que la guerra civil concluyó mediante el famoso abrazo de Vergara, que es - no quiero dejar de decirlo es este recinto y en estas circunstancias- uno de los hechos más funesto de nuestra historia; abrazo que sirvió para pactar con las fuerzas del pasado, con los enemigos irreconciliables de la ideas modernas [...], abrazo mediante el cual el carlismo, que caía en los campos del Norte, pero que resucitaba en Madrid, infundió su aliento, su espíritu, en las entrañas de la monarquía constitucional. Si esos elementos creen que pueden hacer la guerra civil, que la hagan; eso es lo moral, eso es lo fecundo; pero bajo ese temor no se puede hacer una Constitución ni fundar una República
Lo que le vale que algunos, como Lerroux, tengan una opinión de su persona y condición de esta calaña:
Me parecía bueno para embajador en la luna, donde no hubiera que hacer más que leer revistas tumbado en una hamaca colgada de ambos cuernos de nuestro satélite, pero tampoco me oponía a que fuese ministro; eso era cosa de su partido, porque, apartado del mío fundó con otros disidentes y amargados aquella quisicosa que se llamó partido Radical Socialista, a la moda de Caen... Y así quedó Periquito hecho fraile, es decir, nombrado ministro de Obras Públicas Alvarito de Albornoz, que no quería ser nada"
Albornoz y la Masonería

La filiación masónica de Álvaro de Albornoz esta fijada en el seno de una logia madrileña con el título distintivo de Dantón.

De dicha logia hay un expediente más bien escaso, aunque ello no impide reseñarla como una de las logias más “políticas” del Gran Oriente Español, puesto que es un taller al que arriban diversos activistas políticos, decididos agotar en la masonería sus propios recursos frente a la dictadura de Primo de Rivera.

Es el momento en que se estaba cociendo la celebre Sanjuanada, en la cual se conjuntaban hombres y fuerzas tan diversas como un sector del ejército, políticos del antiguo régimen, y los emergentes nuevos valores republicanos, y algunas de las logias más combativas de Madrid.

Varios masones de la logia Ibérica: José Salmerón, Antonio Lezama y Marcelino Domingo, fundan el 5 de noviembre de 1925 el triángulo, (embrión de una logia) que un año más tarde da lugar a la Respetable Logia Dantón, en la que ingresan José Giral, o Martí Jara, y tras ellos un buen número de militares, políticos e intelectuales, cuyo trasvase al trabajo masónico explica así Martí Jara en una carta a Unamuno:"Escribimos a usted en nombre de la logia Dantón, un grupo – un poco los de siempre- que ahora hemos entrado en la masonería para infiltrarle nuestra pasión política”. Este proceso de creación de la logia y de otras de nuevo cuño, venía precedido de la crisis abierta desde 1925 con el enfrentamiento abierto entre el Supremo Consejo del Grado 33º y la logia Ibérica, a lo cual se sumó una serie de circunstancias como nos recuerda Gómez Molleda:"
Se agravó con la aparición avasallante de la nuevas y brillantes logias políticas la Dantón, la Mare Nostrum y la Unión. Los desastroso resultados de los complots y conspiraciones contra el Dictador propiciados desde aquellas logias, y que habían ocasionado la detención de miembros muy significados de la Centro, y la prisión prolongada durante bastante meses del Gran Maestre Regional, Daniel Anguiano, en la Cárcel Modelo de Madrid, hicieron de espoleta para el estallido del conflicto"
Este pequeño taller de no más 31 miembros, llegando su tope a uno 36 miembros, será en adelante el instrumento para enlazar la acción política en las directrices del Grande Oriente, mediante la participación en las grande Asambleas Generales de 1927 y 1928, con el objetivo de poder estrechar lazos entre las logias y la Alianza Republicana, de cuyo protagonismo va a recelar la Gran Logia Regional de Mediodía, pues además de producirse exaltaciones al 2º y 3º grado masónico en un mismo día (Martí Jara y José Giral y el propio Álvaro) dichos actos no acababan de gustar a algunos sectores masónicos.
Este estado de cosas no se pudieron atemperar, pese a las componendas de Martínez Barrio, y concluyen con la creación de una Junta Interina en la Gran Logia Regional del Centro que termina suspendiendo de derechos a las dos logias en litigio: Dantón e Ibérica, como así se comenta en un documento enviado al Consejo Federal Simbólico:

"No es grato manifestaros que nuestra circular de fecha de diciembre de 1930 ha producido en los Valles de Madrid el efecto que nos proponíamos; es decir, sencantar a algunos queridos hermanos que por tener captada toda su excelente buena voluntad en apasionamientos de orden político no habían tenido la fuerza necesaria para reaccionar hacia una actividad masónica deslindada de la profana [...]. Creemos haber dado, si no la solución categórica a las hondas divergencias de la Regional Centro, por lo menos abrir una era de posibilidad para que se vaya solucionando la crisis de fraternidad que emanan de los apasionamientos a que hacemos referencia"
La carrera masónica de Álvaro de Albornoz Limiana, se resume pues en breves líneas a diferencia de sus otras actividades.

Fue iniciado en la logia Dantón, y existen ciertas divergencias sobre sí fue el 18 o el 23 de marzo de 1927, lo que es seguro, es que fue exaltado a los grados 2º y 3º en un solo día, en concreto tal ceremonia ritual se celebró el 23 de mayo del mismo año. En la ceremonia ritual de iniciación masónica adopta el nombre simbólico de Juan Prouvaire.

Su expediente masónico nada nos indica de que hubiera obtenido los altos grados masónicos, explicación que podemos encontrar en lo rápido de su carrera masónica más proclive a las preocupaciones políticas, y a la utilización de la logia y sus miembros como instrumento político, tendencia muy proclive entre los miembros de la Dantón, que vieron menguar su influencia cuando la logia perdió el pie, frente a los masones "apolicistas" como el asturiano y convecino: Augusto Barcia y el resto de los sectores republicanos que no veían con buenos ojos al asturiano y sus actividades en el seno del Partido Radical Socialista, lo que sin duda debió influir en su trabajo masónico.

Albornoz como casi todos los masones será juzgado por el Tribunal Represión de la Masonería que se le acusa de los siguientes hechos: aparecer en el cuadro lógico de la logia Dantón de Madrid, el 31 de Agosto de 1927, con el grado de Maestro y también haber sido citado en la VIII Asamblea Nacional Simbólica celebrada los días 8-9-10 -11 de Julio 1929 como H:. Juan Prouvaire, que había sufrido prisión, también aparecía mencionado en algunos escritos masónicos, y en cartas dirigidas a él en los términos de "hermano"Álvaro de Albornoz y el Ateneo de Madrid.

El ateneo de Madrid va a suponer para algunos autodidactas la escuela de formación ciudadana y republicana, y para intelectuales como Álvaro de Albornoz va a constituir la Universidad de la vida, pues en su seno van poder lidiar espadas con los referentes del momento.

Si desde que Canovas inaugurara el Ateneo ya era una referencia más lo era para aquellos que venían de provincias como Álvaro de Albornoz, que nada más aterrizar en la capital se va hacer socio obteniendo el nº 6.875 con fecha del 10 de diciembre de 1899, con apenas 20 años. Luego habrá otra alta fechada el 18 de octubre de 1926.

Suponemos que causó baja cuando regresó a su tierra y su nuevo emplazamiento en Madrid, momento en que se hará masón participa activamente en la vida cultural y política madrileña. Su baja definitiva no será hasta el momento más dramático de España el 1 de febrero de 1936.Pero aunque no sabemos a ciencia cierta sus periplos vitales, sabemos que en el Curso de 1921-1922 participa en las conferencias impartidas en el Ateneo de Madrid por la Comisión de Ciencias Morales y Políticas , donde participa junto con Castrovido, Zulueta, Unamuno, y Royo Villanova pidiendo el restablecimiento de las garantías constitucionales.

En abril de 1922 Álvaro de Albornoz toma la palabra en otro acto celebrado por la Liga de los Derechos del Hombre, en la que también intervienen otros, algunos de ellos reconocidos masones: el asturiano Augusto Barcia, o Jiménez de Asúa.

Lo propio a estas alturas no debería ser sobre Álvaro de Albornoz en solitario sino sobre la presencia de la masonería en el Ateneo, pues si bien las logias madrileñas eran auténticas escuelas de formación ciudadana dicha formación era a su vez complementada con la que se obtenía en los salones y pasillos del propio ágora madrileño.

De la estancia o actividades de valdesano en el Ateneo no volvemos a saber nada hasta 1930 en que reingresa con lo que Antonio Ruiz Salvador denomina “Vieja y nueva presidencia: la de Gregorio Marañon. En ese momento se dan de alta varios miembros de la activa política y vida cultural que además les cabe haber sido masones; Eduardo Barriobero, Melquíades Álvarez, Marcelino Domingo, José Salmerón, ,Niceto Alcalá Zamora, Lerroux, etc. Los cuales algunos van a ocupar cargos en las actividades que va a desarrollar el Ateneo: Azaña* como Presidente, Fernando de los Ríos* de Ciencias Morales y Políticas, en Responsabilidades entre otros Marcelino Domingo*, Alcalá Zamora*, Miguel Maura e Indalecio Prieto; Ángel Galarza* y Julio Álvarez del Vayo* en la Junta de Gobierno; José Giral* en Ciencias Exactas.

El Ateneo va a ser punto de fricción al igual que las logias que van a correr en esos momentos vida paralela y es cuando se cierra el Ateneo al producirse la Sublevación de Jaca y el posterior encarcelamiento de varios miembros de la junta directiva, al respecto sería bueno seguir a Ruiz Salvador y a la profesora Gómez Molleda, para ver los paralelismos en el ágora cultural madrileño y en las propias logias

“que esquivando unas veces la oposición de sus dirigentes y contando otras con su expresa o tácita autorización, las logias del GOR y también de la Gran Logia Española, de Madrid, arcelona y Valencia, colaboraron activamente en los preparativos y desarrollo de la célebre Sanjuanada frente al desarrollo de esta graves crisis política”.

En esos momentos, y una vez fuera de la cárcel Álvaro de Albornoz dará una conferencia (4 de abril) sobre Bolívar, el libertador encadenado.Será a partir de este momento cuando se empiecen a estructurar nuevas logias con el objetivo de acoger a las fuerzas inconformistas como La Unión o la Dantón , en las que veremos a esos activos socios del Ateneo que ya hemos citado como Pedro Rico, los González Blanco, Simeón Vidarte. Joaquín Dicenta. Etc..

Pero eso ya es otra historia muy larga y compleja en la que también tiene su parte el propio Ateneo de Madrid, pues no sería extraño que después de las tenidas masónicas algunos miembros luego pasasen por los salones de tan distinguida sociedad.

La última actividad ateneísta de Álvaro de Albornoz y Limiana se va a producir l 22 de marzo de de 1935 con el tema La proyectada revisión constitucional, [Cuestión tan curiosa como coincidente con los tiempos actuales donde parecen estar de moda tantos los masones como la revisión de la Constitución].

Esto decía Albornoz:

“Pero si yo soy un partidario entusiasta de la
Constitución del 9 de diciembre de 1931, lo soy mucho menos de su revisión, y esto por tres motivos: primero porque me parece una iniciativa inoportuna, segundo porque me parece una iniciativa sospechosa; tercero porque me parece una iniciativa encaminada, más que a revisar la Constitución a revisar la República [y concluía…] es preciso afirmar e imponer el respeto a la Constitución. La constitución es la República y la República, porque así lo ha querido el pueblo es una institución nacional que combatida por unos y traicionada por otros, pero amada y defendida por el pueblo, será el instrumento que forje una patria nueva, digna de aquella España que no es la de los que confunden la bandera de los Borbones con la bandera de la patria
Sería como vemos todo un presagio y una premonición, pues como se había dicho la Constitución en la Republica y viceversa, a los cuatro años justos de la conferencia, después de tres de guerra y al precio que se pagó comenzaba tras periodos liberales que no llegaban a trienios a los períodos reaccionarios que se podrían contar por décadas y en aquel momento comenzaba un largo periodo que llevó al exilio a muchos de aquellos prohombres de la triple enseña republicana, entre ellos a Álvaro de Albornoz que pasó al Oriente Eterno masónico allá en Méjico.

Y al cual dedicarían sus correligionarios un encomiable número 92 del año XV, (septiembre –octubre) del periódico mensual Izquierda Republicana, varios compatriotas escribían esto de Albornoz:“Era un hombre, lo repito, más aún todavía que en lo intelectual, con serlo tanto, en los moral. SU desinterés como abogado de los pobres, su gran gesto romántico al renunciar por dignidad a la Presidencia del Tribunal de Granarías Constitucionales, su vida austera y sencilla, su fe inquebrantable en la libertad, su amor encendido por la República..” (Gordón Ordás).

“Una
vida política tan activa y agitada como la suya, en un medio ambiente contra el cual se revelaba, había de tener la consecuencia de innumerables persecuciones, procesos y encarcelamientos; Todos ellos fueron timbres de gloria de nuestro ilustre amigo que siempre los soportó con paciencia rayana a veces en el estoicismo”. (José Giral).

Cabe mayor romanticismo que el de ser republicanos sin creer posible implantar la República, sin esperar premios ni galardones por una conducta heroica que tiene la cárcel por única recompensa. Pues de esos fue , a mi juicio Álvaro de Albornoz” (Indalecio Prieto)

En definitiva, Álvaro de Albornoz no era un republicano histórico más, sino la encarnación viva de la República Española, tal y como la entendían los republicanos de siempre y para siempre.

Víctor Guerra

Miembro: Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española (CEHME)
Instititut d´ Études et de Recherches Maçonniques (IDERM) Francia

NOTA:Los personajes marcados con un asterisco * eran miembros de la masonería.Pérez Madrigal derivaría más tarde hacia posiciones reformistas.

Andrés Saborit Colomer. Asturias y sus hombres. Ediciones KRK. Oviedo 2004.
AHNS. Expediente personal masónico de Álvaro de Albornoz. A733/22.
Antonio Ruiz Salvador: Ateneo, dictadura y República. Fernando Torres. Editor.
Dolores Gómez Molleda: La Masonería en la crisis española del siglo XX. Editorial Universitas. Madrid 1998.
Gomez Molleda, ibidem, pág 122.
Heraldo 25 de marzo de 1935.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...