Mostrando entradas con la etiqueta Francia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Francia. Mostrar todas las entradas

06 febrero 2011

JOSE MALDONADO Y JOSE ARTIME, DOS MODELOS MASONICOS y la LOGIA TOULOUSE, Y UN EXILIO DE POR MEDIO. (III)

Sigo la con la entrega de esta ponencia que he dividido en 4 entregas sobre dos personajes como José Maldonado (Ultimo presidente de la Republica Española en el Exilio, y José Artime que protagonizó parte de aquel Tren Fantasma que recorrió Francia
VG
En ese sentido el litigio por el retorno y la ocupación del suelo masónico estaba compuesto por el “celebre trío” -así denomina Olegario Pachón- a Francisco Espinar, José Torrente y Rafael Villaplana; luego estaba el otro grupo, el que componían Arroyo, Blanco, Torregrosa y Samper, al que se unen Gil de Terradillos y alguno de sus amigos, que según Olegario, “eran todos de militancia socialistas, tanto los unos como los otros”.

Este dilema de la univoca militancia partidista- Pachon- lo ve como un problema a la hora de aglutinar a masones de otras tendencias, por ello urge que Maldonado hable con Juan Pablo García, que era Soberano Comendador del Supremo Consejo del Grado 33 en Méjico, y cuya llamada telefónica o carta, debía hacerse antes de que Juan Pablo hiciese el traspaso de poderes, ya que de por medio había una serie de cuestiones que exponía de este modo “Se habla mucho de Terradillos, pero aquello que hizo el Hermano Araujo expulsando a Morlanes nada menos que del escocismo además de ser completamente irregular…”[1]

El 18 abril de 1978 el mismo grupo que encabeza Jaime Gil de Terradillos le dicen al grupo contrario que ellos en nombre de la Comisión Permanente del Gran Consejo Federal Simbólico constituido en Madrid con fecha 18 de marzo de 1978 y como sucesión legitima del Gran Consejo Federal Simbólico en Méjico actúan de acuerdo a esto poderes y por tanto todos los demás deben quedar bajo tal subordinación incluida la logia Unión Hispana que no había concurrido a la asamblea.

Lo que pasó después ya lo sabemos, el grupo de Espinar y Rafael Villaplana fueron los ganadores en la carrera de los reconocimientos.. Pero esto ya es otra historia de la cual José Maldonado debió estar enterado, pero hay que apuntar que pese a su membresía masónica al regreso a España se le dedican varias páginas y artículos en diarios y revistas, y aunque le preguntan a cerca de esa membresía y la propia masonería nada dice al respecto ni confirma su propia pertenencia a la Orden..

Ese es nuestro hombre, un ser espontáneo que parece decir a todo que sí, pero que luego se ve incapacitado de dar resolución a todos sus compromisos.

La Respetable Logia Toulouse, punto de encuentro.
Nuestros dos biografiados van a tener un punto en común, y ese va a ser precisamente la logia Toulouse, radicada en dicha ciudad francesa, y punto de encuentro de varios exiliados masones y no masones. Los que formen la logia Toulouse serán expresión la viva de la vida masónica de los españoles en el exilio francés.

El GOE y algunas Grandes Logias Regionales, habían intentado preparar la llegada de sus miembros a territorio francés, tal y como lo hizo la Gran Regional del Noroeste (GLRN) en colaboración con el Consejo Soberano de Asturias y León, recogiendo listados de evacuados, y enviando como por ejemplo la GLRN, al masón villaviciosino David Alonso Fresno [2], con fin de preparar el arribo de los hermanos masones y su familias, en un más que inminente proceso de evacuación que se anunciaba por parte de las potencias masónicas como el GOE y de la Asociación Masónica Internacional (AMI) y las potencias masónicas francesas.

Pero la realidad es que la llegada de los masones españoles al país vecino, tras los diversos periplos personales, se puede decir que en líneas generales, que estos fueron bien acogidos por las logias del otro lado de los Pirineos, aunque la gran debacle desbordó cualquier previsión y preparativo. Es cierto que la masonería tanto española como la francesa reaccionó pronto para intentar sacar de los campos de concentración a “suyos”, pero conseguido ese primer objetivo y con un cierto restablecimiento de la vida en Francia, y consecuentemente la vida de los masones españoles en Francia se fue normalizando, y se intentaron relanzar sus trabajos logiales.

Tenemos varias misivas de la llamada Familia Masónica Española, constituida en Paris, en el seno de la Gran Logia de Francia, dirigiéndose al Comité de Secours de la Maçonnerie Francaise aux Refugies Espanols, comunicando la composición de un Comité que presiden a dúo: Lucio Martínez Gil (GOE), y Fernández Armengol (GLE), y diversos masones que estaban en la logia Plus Ultra (GLF) al que además de comunicar la composición del Comité se les solicita la posibilidad de tener alojamiento para algunos de sus miembros para que pudieran desarrollar su tarea entre los que se encontraba el Diputado Alfredo Nistal.

Los objetivos de esta Familia Masónica, (que no era una Obediencia propiamente dicha), para evitar intromisiones era:

1º Hacer un censo completo de los Hermanos emigrados de Españas, localizándolos y proveyéndoles de la necesaria documentación masónica. (Cosa que harián creando dos modelos distintos de documentación uno para el GOE y otro para Gran Logia Española, del primero recibiría Maldonado su correspondiente pasaporte masónico como Maestro Masón)
2º Promover las ayudas de ayuda material, y colocar a los Hermanos en condiciones de rehacer su vida.
3º Procurar con todo ahínco una solución honorable al problema de la emigración masónica española, evacuando a los Hermanos a países donde puedan orientar sus actividades, y obtener además la protección masónica necesaria. Por ejemplo este costo lo evaluaban en unos 2.500 ff. Por persona

Así se iba desgranando los objetivos de querer representar a la Masonería Española ante todas las potencias masónicas, a la vez que se asentaban las bases para unidad masónica española , aunque de alguna manera ya se estaban colocando la tirita en la próxima herida, pues en dicho documento ya se acentuaban que “estar juntas no puede ni deben revestir carácter ritual, no pueden ni deben levantarse columnas en tierra extranjera y en jurisdicciones ajenas, ni menos realizar iniciaciones, ni en general actos ritualísticos, intrínsecamente unidos a la territorialidad que henos perdido

En estos momentos es cuando empezaron a surgir los primeros desajustes en cuanto a poder desarrollar los trabajos de logia, tal y como ellos tenían en la cabeza, desarrollar una masonería española en suelo francés de forma autónoma” ya que ello se vio enturbiado por varios motivos que iremos reseñando

La Familia Masónica era consciente de algunos problemas que se estaban dando por parte de grupos o seudo-logias, que llegaban hasta repartir fondos, de lo cual se queja el citado Comité de Secours de la Maçonnerie Française, y cuya procedencia no parece controlar la comisión paritaria de la Familia Masónica. Por otro lado en 1940 se produce una desbandada de masones españoles que se van de Francia hacia el exilio hispanoamericano, y se crea como cabeza de puente en Méjico, señeras logias recordando a diversos presidentes: de este modo se levantasn las logias : Cárdenas, Compañys o Azaña, dependientes todas ellas de la Gran Logia de “Valle de Méjico”, desenvolviéndose el trabajo masónico no sin algún que otro problema ligados a la territorialidad y a los reconocimientos

En 1943 se empieza a colocar las primeras piedras para que se reconozca al GOE y a su Soberano Supremo Consejo, lo cual tendrá su culmen con el reconocimiento en 1945 del Gran Oriente Español en el Exilio cuyo Gran Maestre era Lucio Martínez Gil,[3] cosa que no tendrá replica en Francia, y no solo eso, sino que en Méjico se terminará reconociendo a la Gran Logia Española, dándoles a ambos organismos la posibilidad de ser oídos en los organismos masónicos internacionales.

Este restablecimiento en suelo mejicano no estará exento de problemas los cuales se dan en el seno de la Obediencia hispanoamericana que se ha creado al efecto, y cuyas problemáticas llevarían a una serie de masones españoles a crear el Gran Oriente Federal de España que se adhiere al Rito Primitivo, y se aleja de este modo de la masonería yorkina, y de claras referencias anglosajona.[4]

La marcha de los masones españoles desde el exilio francés a Hispanoamérica conlleva que la facción que quedaba en Francia se quedase desasistida de cabezas jerárquicas y de referentes claros, y el GOE, como una voz única. Al no existir un elemento aglutinador de los masones en Francia, salvo la llamada “Familia Masónica Española”, con el agravante de que en algunas zonas de Francia estaban confluyendo miembros de las dos potencias que habían existido en España, por un lado el Gran Oriente Español, y por otro la Gran Logia Española, dos potencias masónicas, que tenían su ubicación , perfil y membresía en el territorio nacional muy localizados, pues cuando arriban a Francia no diremos que estaban enfrentados, pero llevan consigo las dos visiones que tenían de la España y el trabajo masónico. Con el éxodo de muchos Hermanos, sin apenas referentes de vital importancia, van a tener que convivir juntos, y luchar por un espacio masónico propio.

Como además no había una organización que los agrupase salvo el ente citado de la Familia Masónica Española, con muy poca capacidad de reacción, pues como hemos visto el catálogo de miembros de la masonería española en el exlio se encontraba muy repartido por el territorio francés, lo que hace que se de en determinados lugares de Francia en donde confluían hermanos masones de diferentes regiones, logias, y Obediencias, una gran problemática al intentar todos ellos articular un trabajo masónico sin la afinidad adecuada, y es más sin objetivos claros; e ignorando muchas veces la realidad circundante y legislativa.
Lo cual viene lo viene a confirmar una comunicación del ente paritario citado, en la cual se dice que se quería abrir un taller compuesto por quince Hermanos procedentes del GOE y de GLE y cuyo título distintivo era Hispania y cuyo Oriente se situaba en Paris, a la vez que se comunicaba que se había llegado a este acuerdo con la logia Plus Ultra de la Gran Logia de Francia también en Paris.

No debemos olvidar tampoco que esa pujanza de los masones españoles movilizando a las logias de las Obediencias francesas, para recabar de éstas ayuda y colaboración, creaba a las propias Obediencias autóctonas francesas (GODF y GLF) graves problema y desajustes, ya que por en medio estaba el principio de Territorialidad, lo que hacía que los masones españoles se vieran atenazados por una doble decisión o circunstancia, o bien se integraban en las logias francesas ante lo cual había muchas resistencia, o era muy difícil, por no decir imposible, establecer logias españolas en Francia, dados los ya comentados principios de territorialidad de las Obediencias francesas.

Esta problemática que parece banal, podemos decir que en clave masónica, ponía en graves apuros a los españoles que no se arredraban ante la situación y con la ayuda hermanos de logias del GODF o de la GLF, o de forma autóctona tras la liberación de Francia se lanzaban a levantar logias cuasi “salvajes.

En conjunto recogemos las siguientes logias funcionando: España (París) Ambrosio Ristori (Burdeos); Exilio en Mompelier; Franklin-Roosevelt (Montauban); Reconstrucción (Toulouse) Libertad en Bayona, estas son las que expone el Diputado de la Logia España en 1948, José Ballester Gonzalvo, las cuales trabajan o habían trabajado bajo los auspicios de la Gran Logia de Francia; y luego estaban Iberia en Paris; Esperanza (Marsella) 27 Noviembre en Montauban, y la Logia La Toulouse; todas ellas bajo la tutela del GODF.

Está claro que nada se recoge cerca de las logias o grupos de Hermanos masones españoles trabajando bajo la “Bóveda Celeste”, o como “logias salvajes” aunque tenemos certeza de que las haberlas las hubo, tal y como se demuestra con el embrión que van a poner en marcha en Toulouse, una serie de masones españoles que con la estimable ayuda de masones del GODF, los cuales van a decidirse a crear un taller masónico español, instalando en diciembre de 1944 el primer colegio de oficiales de la logia Toulouse en la que participan: Eduardo Caron (VM); Manuel Palma (1º VG); Miguel Casas (2ºVG); Josa Albert (Or); Armando Rebello (SEC) Salvador Guerrero (ME); Jaime Cabanach (MC); Francis Guerra (GT) Antonio Difort (H); y Santiago Alfonso (GT); todos ellos provenían de logias, como Themis (Barcelona); Trafalgar (Algeciras); Riego (Asturias); LIFE (Madrid); Lealtad (Alicante) Álvarez Castro (Gerona) Isis y Osiris (Sevilla) etc[5]; colegio de oficiales que será secundado por unos treinta masones. Dicha logia se desarrolla bajo la tutela de los propios españoles, siempre con la esperanza y el objetivo de la reconstitución de los entes masónicos españoles, y con la mirada puesta en el retorno a España.

Diversos jarros de agua fría les van viniendo encima, por un lado la instalación de las bases americanas en España, el debut de la guerra fría, y la poca contundencia de algunas diplomacias europeas sobre el régimen franquista iban haciendo ya muy largo el posible retorno, a la vez que se complicaba su existencia masónica en Francia, y aunque ellos siguen con la idea de desarrollar un modelo masónico propio en Francia que fuese el germen de la reconstrucción, y es más se empeñan en dotarse de los mimbres necesario, entre 1945 y 1947 inician unos once profanos, entre ellos a Manuel Anguerra, que luego jugará un papel importante en el devenir de la logia, no será suficiente para poder resistir.
La problemática en la que desenvolvían los masones españoles y que salpicaba a las Obediencias francesas, se ve observa muy bien, aunque faltan datos para llegar a tener una idea cabal del proceso, pero aun así ello nos aporta los datos necesarios para hacernos una composición de lugar a través del “Compte[6] Rendu” del Gran Oriente de Francia de 1945.

En este documento se recoge el conflicto interlogial, en que se ve envuelta la logia Iberia, en aquellos momentos trabajaba bajo los auspicios del GODF; y cuyo delegado expone las condiciones de funcionamiento del taller y de los masones españoles en tanto que eran agrupados en logias de lengua española y adheridas bien al GODF o a la GL; , pero manifiesta, el miembro que informa al Consejo de la Orden del GODF, que había algunas logias que no estaban adheridas a ninguna Obediencia; cuestión que debería estar creando una compleja situación, al decir un Consejero de la Orden (GODF) que estaba presente en tal reunión: “ la situación de los masones españoles era simple. Que quizá lo complicado era quizá las dificultades que ellos mismos tenían para concretizar su pensamiento, y que en todo caso su idea es constituir una Masonería Española sin la obligación de incorporarse a la GLF o al GOD u otras Obediencias”

El Hermano Groussier, presente en la reunión plantea que la situación era compleja, ya que algunos demandaban lo contrario, y es más había quien en ese Consejo planteaba que la solución era, según para quien, crear una Masonería española en ligazón con el GOE refugiado en Méjico con la posibilidad de aliarse con la Gran Logia Española; carambola difícil realización, aunque los Hermanos masones franceses tenían claro que su rol era el de ayudar moralmente a reconstruir de forma independiente de esa masonería, como estaba sucediendo en Marsella o en otros lugares.

Para Artur Groussier, Gran Maestro del GOdF en aquellos momentos, exponía que tal vez la mejor solución era crear una Obediencia provisional en territorio francés, pero también observaba que había logias adheridas a diferentes Orientes que presentaban entre ellas profundas divisiones, ya que el Gran Oriente Español se había reorganizado en Méjico, pero no en Francia. Ante ello un Hermano español, que no se identifica en el acta, y al que se le invitan a expresarse en tal reunión, aporta varias pistas sobre la situación, la cual retrataba de este modo:

“ La logia Iberia, no es una logia española es una logia francesa sumida bajo la disciplina de masonería francesa y no comprende a los españoles masones que trabajan en la masonería francesa.. y nuestra situación es igual que en 1939, una masonería representada por el GOE y por la Gran Logia de España”

La situación como vemos en el exilio francés era complicada, y tal vez ello explique el baile de fechas y Obediencias que presenta el currículo de José Maldonado. No olvidemos que hacia Méjico y hacia otros lugares se habían ido tanto el Gran Maestre y parte del Consejo Federal Simbólico, y como decía el delegado en el “Compte Rendu” diversos Hermanos habían: “Encontrado en la Obediencia Mejicana una hospitalidad más completa”.

En dicho Consejo, el Hermano Fournier, miembro de dicho organismo del GODF, el cual había ayudado a los Hermanos masones españoles siendo director de un centro de acogida en los Pirineos, planteaba que el GODF renunciara al principio de territorialidad, y permitieran a los masones españoles trabajar en Francia para que estos pudiesen desarrollar su masonería, y trabajar en pro de un posible retorno a España, para de este modo recuperar sus viejos trabajos logiales.

Si bien era un objetivo loable, para lograrlo antes era preciso que el GODF y la GLF renunciasen a ese principio de territorialidad ya comentado, y tanto una Obediencia como otra no parecían estar muy por la labor de ceder tal potestad; aunque en tal sesión del Consejo de la Orden del GODF, se arranca un compromiso, la menos en lo que respectaba a la logia Toulouse, se tomaba el acuerdo de que fuera una logia puramente española, y que trabajara en ella y en común los Hermanos de las dos Obediencias españolas, y con el visto bueno de la Comisión del GOdF y previa consulta con la AMI, lo cual planteaba un futuro esperanzador.


[1] Este es un tema interesante ya que demuestra los desencuentros que había entre un exilio y otro, no solo ya de Méjico, y Francia, sino que Morlanes hacía llegar ese descontento a Marruecos, y causaba de ello Arauz con una intromisión en los temas del simbolismo importante cuando carecía de poder para ello, por cuyo motivo se decide crear una Gran Logia Nacional Española a la que Morlanes le da el beneplácito y adhesión. El GOE, tal como expone Morlanes en marzo de 1971- se iba convirtiendo en una Obediencia irregular, en tanto que se le iban cayendo las logias, como la Anteo de Tánger, y masones como Morlanes, que presenta su baja en la Unión Hispana, y ante el Gran Delegado para Europa del GOE. Aunque veinte meses después vuelve a solicitar su reincorporación a dicha logia, “ al haber desaparecido las causas que me impulsaron a ello y muy en contra de mis deseos”.
[2] GUERRA GARCIA, Victor, La Masonería en el Oriente de Asturias, Oviedo. Masonica.es, 2009,pp. 168-231
[3] Lucio Martínez Gil, de profesión zapatero, ingresó en la logia Hispanoamericana el 24 de noviembre de 1919, en 1931 lo encontramos en la logia Primero de Mayo de Madrid. Fue nombrado Gran Maestre interino en la Asamblea Extraordinaria de GOE del 14 mayo 1938.
[4] Lo cual hace que Angel Rizo Bayona con Juan Pablo Jarcia, Justo Caballero, Enrique Barea y otros Hermanos envíen a “Todos los Hermanos Masones del Grande Oriente Español esparcidos por la superficie de la Tierra” para que acudieran a votar una candidatura a Gran Maestre, ya que Lucio Martínez Gil se negaba a ello, ocupando éste último de forma interina tal puesto cuando debía haber hecho elecciones en tanto que los Reglamentos lo ordenaban de forma precisa
[5] ARNAL. F. Le 25 avril 5998. Cinquantenaire R. :.L . :. Toulouse, Toulouse 1998.
[6] GODF. Compte Rendu. Aux Ateliers de la Federation des Travaux de L´Assemblée Générale du 17 au 2o septembre 1985. Paris.

TRABAJO ORIGINAL DE VÍCTOR GUERRA .MIEMBRO DEL CEHME (Zaragoza) y DEL IDERM (Francia)

This work is licensed under a Creative Commons license.

14 noviembre 2010

Manuel Díaz Ron, político y empresario asturiano, y francmasón

Fallece en París a los 86 años «Soy francés hasta el fondo de mi alma, pero he seguido siendo asturiano»

A la vuelta de un viaje masónico por tierras portuguesas, donde fuimos llamados a presenta unos libros sobre el Rito Francés, me encuentro con la noticia de la muerte de un Hermano Francmasón de origen asturiano, Manuel Diaz Ron y perteneciente  al ala “ortodoxa” o Masonería tradicional, que también se caracteriza como “regular”   aunque digamos que la masonería “Regular “ asturiana , desvencijada en mil una escisiones , vencida y desarmada” ha perdido uno de sus más importantes bastiones. miembro de una Gran Logia Nacional Francesa, inmersa en cientos de problemas  y siempre rayando el filo de navaja como “affaristas”

Manuel Díaz Ron, era un Hermano masón al que conocí por medio del ahora eurodiputado: Antonio Masip, del que creo tenía como  ahijado, el cual  un día me convocó para que el chófer de Manuel Diaz Ron me recogiese y me llevase a comer con él a Tazones, puesto que estaba interesado en conocer de primera mano  la masonería asturiana, en aquellos momentos apenas si en Asturias ,éramos un puñadin de masones, y yo estaba en medio de la publicación del libro de Masonería en el Occidente de  Asturias

De esa manera conocí a un hombre y Hermano  abierto y franco, y acompañado de su esposa una francesa de las que en Tazones ponía  a las langostas del cantábrico mahonesas que se traía consigo de París. En aquella reunión hablamos de la masonería en Villaviciosa, que fue territorio abundante en presencias masónicas, entre los cuales no estaba su padre, un republicano socialista y también de ciertas noticias con relación al proyecto regular astur que se plantaba en aquellos momentos con su ayuda y economías, en un local de La Calzada, en el cual luego tuvimos la logia Rosario de Acuña sede, hasta que por cambalaches fraternos de reconocimientos, nos pusieron los Hermanos “regulares” de patitas en la calle, más tarde ellos cerrarían taller y se verían obligados a pedir a la Logia Rosario de Acuña albergue, lo que son las cosas

Manuel Díaz Ron y yo estábamos en equidistantes extremos masónicos, lo cual no era un impedimento para que hubiera  habido una serie pequeña de reuniones para conocer de primera mano , situaciones y opiniones relacionadas con la masonería ya que él estaba interesado en  implantar en su tierra natal en Asturias, una logia de “Carácter Regular”  como así hizo apoyando a los grupos “regulares astures”  algunos  llegaron a levantar sus talleres en Gijón y Oviedo ; Talleres de vida tan efímera  y complicada, dado el carácter de algunos de sus integrantes.

Su existencia y asistencia  con la región de nacimiento:  Asturias, en avión privado y con chofer que venía rodando con el choche desde París  tenía siempre una cita anual con motivo de los Premios Príncipe de Asturias, motivo además que aprovechaba por cercanía  con el firmante de esta crónica de La Nueva España , para ofrecerle alguna información algún padrinazgo a la vez para  ofrecerse o conceder  alguna larga entrevista.

Como digo su existencia también estaba relacionada con la masonería, realidad más discreta aunque no exenta de candidez , como aquella gran finca que se quería adquirir para montar la logia a la vez que un a cierta residencia, se le relacionó  con un hecho que la LNE se hizo eco en su día de un viaje de una serie de notables “astures” que fueron invitados pro Manuel Díaz Ron a Córcega , y de los cuales el periódico bajo la firma del colectivo Arturo Román, (julio 2001)  comentaba que  alguno de los presentes se habían dejado en el avión una prenda típica de cocineros, luego en los mentideros se decía que dicha  foto había sido filtrada por Juan Luis Rodríguez Vigil que no habría  participado en aquel evento, Habladurías de aquellos tiempos, pero no deja ser curiosa la foto de los presentes y su repercusión en los medios astures.

Así fue como conocí a Manuel Díaz Ron que debió ser sentirse interesado por un joven masón que publicaba un buen montón de trabajos en prensa, aunque algunas de las noticias que en aquellas reuniones le comenté no le gustaron nada, y ahí comprobé la sumisión  o presencia importante de la GLNF  en la masonería regular española, pues tras alguna de esas noticias vi como ser ponía firme al ex-Gran Maestre Sarobe por algunas triquiñuelas en la marcha de los proyectos masónicos “regulares “ astures. Luego aunque mantuvimos más bien un contacto postal , ninguno de los dos hizo por tener un acercamiento  y la distancia creció entre nosotros, reconociéndonos cada uno donde en su cualidad  y calidad.
VGG

Ahora Les dejo con la crónica de Javier Neira publicada en LA NUEVA ESPAÑA

Exiliado siendo aún un niño, desarrolló una gran carrera pública y empresarial, llegando a vicealcalde de la capital gala

Manuel Díaz Ron, político y empresario asturiano, fallece en París a los 86 años «Soy francés  hasta el fondo      de mi alma, pero       he seguido siendo asturiano»
Manuel Díaz Ron, político y empresario asturiano, fallece en París a los 86 años «Soy francés hasta el fondo de mi alma, pero he seguido siendo asturiano» 

Oviedo, Javier NEIRA
El empresario y político Manuel Díaz Ron, asturiano de Abres recriado en Francia, falleció en París el pasado jueves, a última hora de la noche, a los 86 años de edad. 

Exiliado siendo aún un niño, desarrolló en el país vecino que le acogió una extraordinaria carrera profesional, alcanzado la presidencia de empresas multinacionales y participando en primera línea en muchas actividades industriales, comerciales y agrícolas, al tiempo que realizaba una destacada labor política que le llevó a ser vicealcalde de París cuando el después presidente de la República Jacques Chirac era el alcalde de la capital francesa.

Una reciente publicación consideraba a Díaz Ron como una de las ocho personas más influyentes de Francia por su peso en el mundo de la empresa -también se le consideraba como una de las seis mayores fortunas del país vecino- por su carisma dentro de las formaciones políticas de carácter liberal conservador y, quizá de forma especial, por su fuerte personalidad que le convertía aún, a su avanzada edad, en el consejero natural de las personas más destacadas de su país de adopción como, por ejemplo, el presidente Sarkozy.
Enamorado de Asturias, tuvo hasta hace pocos años en Villaviciosa, de donde era su padre, una espléndida finca -de las mejores de la región- y siempre mantuvo un grupo de amigos que inevitablemente, en cuanto ponía un pie en Oviedo, arrastraba a beber sidra por la zona de Santa Clara o hasta la Gascona. Si de comer se trataba, a La Tortuga, en Tazones.

En Asturias, citar a Manolo Ron era y es mencionar a la masonería. Efectivamente  era masón y quizá porque en España aún las cosas son distintas a lo que ocurre en otros países europeos o americanos, si no chocaba al menos siempre se destacaba esa condición al referirse a él. Pertenecía a la Gran Logia Nacional Francesa, una obediencia regular, teísta, apolítica y liberal. Y también estaba muy vinculado a la Gran Logia de España, de iguales características. En todo caso, y contra algunas suposiciones que se llegaron a hacer, la masonería no influyó en su carrera política y profesional siquiera, sea porque se inició cuando ya había cumplido 50 años.

Manuel Díaz Ron abandonó Asturias y España durante la Guerra Civil, acompañando a su padre que era concejal en Oviedo de Izquierda Republicana. Regresó años después y en 1960 tuvo que traer, al menos por unos días, a su padre porque «sencillamente se moría si no veía un poco Asturias». Una visita accidentada porque, como alguna vez contó, tuvieron una constante vigilancia de las fuerzas del orden.
En Francia se enroló en la resistencia y llegó a ser un héroe nacional, liberó la ciudad de Millau de la que después fue alcalde y ya durante los años de paz desarrolló en Francia una labor multiempresarial en la construcción -incluso en Marbella, hasta que la dejó cuando empezaron a aflorar asuntos turbios- y la finanzas. Nunca se jubiló, hace aún muy pocos años participó en las frustradas conversaciones a tres para fusionar BNP Paribas -«el presidente es como mi hijo», declaró-, el primer banco galo, y Société Générale, el segundo banco, de la que era consejero. Fue alto directivo de Alstom y de ITT Europa.

En 2007, el Rey le concedió la Encomienda de la Orden del Mérito Civil que le entregó el delegado del Gobierno, Antonio Trevín, en un acto celebrado en Oviedo. «Tenía una gran personalidad, era muy inteligente y carismático»

Blas Herrero; Empresario «Era un ejemplo de la elegancia del exilio español y asturiano, recuperó lazos»
Antonio Trevín ;Delegado del Gobierno «Se sentía muy asturiano, era muy feliz entre nosotros»
<Graciano García > Director emérito de la Fundación Príncipe

Cuando recibió la condecoración real recordó que «en mi época política me han llamado capitalista y bebedor de sangre, pero jamás oí a nadie llamarme extranjero por mi origen español. Francia tiene una fama chovinista que no es merecida. Soy francés hasta el fondo de mi alma, pero he seguido siendo asturiano».

En sus frecuentes visitas a Asturias solía realizar una escala previa en Santander o Madrid para ver al financiero Emilio Botín y otra posterior en Santiago de Compostela para visitar a Manuel Fraga, al menos cuando era presidente de la Xunta de Galicia.

En nueve ocasiones fue jurado de los premios de Cooperación Internacional de la Fundación Príncipe de Asturias. Era uno de los pocos patronos de la Fundación a título personal y no en representación de una firma o institución.

En 2005 declaró a LA NUEVA ESPAÑA: «Zapatero es listo, no creo que se deje llevar por el romanticismo socialista». Un año después dijo: «Aquel sueño de hacer unos Estados Unidos de Europa está muerto». Y en 2008 afirmó: «Estamos pagando años y años de imprudencias y de falta de respeto al orden financiero internacional». El próximo martes será enterrado en París.

23 agosto 2009

RECORDANDO A LOS NUESTROS

De nuevo volvemos a la labor cotidiana, tras un corto período vacacional, en e l cual tampoco estuvo ausente el rastreo  de ir recuperando la memoria histórica.

Y aunque tampoco sé si en esta caso mi hallazgo sea de componente masónica, ni siquiera sé, ni he podido rastrear su origen, lo traigo aquí a este pizarrón como una muestra más de la espalda que le damos a nuestra propia historia.

Paseando por la bella ciudad del Quercy, (Francia)  FIGEAC donde hace poco se celebró el Congreso Regional del GODF perteneciente a la Región 17 a la que pertenecemos los masones españoles del GODF, me encontré con varias cosas que me llamaron la atención.

Por un lado una bella ciudad de viejas reminiscencias románicas, y góticas
DSCN2001 
Por otro lado un viejo barrio que ocupa todo el centro de la ciudad cargado de símbolos templarios , y otros que tanto nos recuerdan a los masones

Simbolos Figeac

Pero una cuestión que me llamo la atención fue una placa dedicada a un español, yo creo que por los apellidos puede ser un asturiano, al cual en plan ciudad se le ha dedicado esta placa.

DSCN2005
A Luis Suarez-Cueto Cabeza-Iglesia  (1893-1952)  y a su esposa Rafaela (1895-1960).

Este Luis Suarez,  Maestro de Armas del rey Alfonso XIII, y oficial de la Armada del Aire, Combatiente Republicano , fue arrestado en Figeac 3 de diciembre de 1942, y torturado por la policía franquista y de Vichy, siendo deportado por la Gestapo al Campo de Dachau, donde también estuvo recluido  José Artime Francmason de la Logia Toulouse y oriundo de Verdicio (Luanco)  .

Aquí lo dejo el testimonio, de como los franceses han reconocido a extraños, y sin embargo nosotros , damos la espalda a los nuestros, pues en España nada he encontrado sobre Luis Suárez Cueto , y casi que sucede lo mismo con  José Artime que no cuenta en su tierra natal: Luanco, ni con un simple recuerdo, cuando ha sido un importante referente asturiano y socialista en Toulouse, al que los compatriotas socialistas gozoneses y asturianos en general  parecen la espalada

Así dejaba constancia de este Hermano Jose Artime hace ya cuatro años

2006/05/27


Jose Artime, en el recuerdo

El día 27 de mayo de 2006 se cumple el primer aniversario del fallecimiento de José Artime Fernández, socialista, masón,  miembro de la Logia Toulouse del Gran Oriente de Francia.

Por su personalidad y compromiso se le nombró Presidente honorario de la Logia Rosario Acuña, en Gijón. José Artime vivía en Toulouse.

Jose, aquel lariguirucho hombre que conocí en Toulouse, tras haberme hablado tanto y tanto el Hermano Antono Machado: Llegó a Francia por el camino del exilio tras haber combatido defendiendo la legalidad republicana.

José Artime, el Hermano Dantón, fue un luchador infatigable durante toda su existencia: perdió un brazo en la guerra de España y, no obstante, siguió defendiendo aquello en lo que creía.

Con el final de la guerra de España, su vida en el exilio comenzó con el internamiento en el Campo de Concentración de Vernet, en el Sur de Francia. De allí salió en 1944 en el que se conoció como "el tren fantasma", vagando por las vías de Europa varios días y noches, hacinado, en condiciones terribles, hasta llegar a Dachau.

Sobrevivió al campo nazi. La Francia libre, la Francia liberada, le acogió finalmente.

Le visitamos en su casa de Toulouse en 2004 y pudimos escucharle, enérgico y emocionado, recordando aquellos años terribles, y aunque estaba menguado de fuerzas, todavía tenía suficiente coraje de luanquin para darnos un abrazo.

Un día, el 27 de mayo del año pasado, un aviso de un Hermano de la Logia Toulouse nos informó que José Artime Fernández había pasado al Oriente Eterno.
Su voluntad, materializada por Kathy, su entrañable y querida compañera, fue que sus cenizas se repartieran simbólicamente en dos lugares: Unas habrían de ser depositadas en su Luanco natal, y el resto en el Campo de Vernet.

En ese acto de volver sus cenizas al mar se nos entregó su mandil de Maestro a laLogia Rosario de Acuña. Hoy, cada día que pasa, le recordamos.
Queda con nosotros el ejemplo honesto y heroico de un hombre que vivió una época terrible, quizá la más terrible de las épocas de Europa, para que generaciones como la nuestra no sufrieran y supieran también evitar ese mismo dolor a quienes nos sigan en el futuro.

Te recordamos, Hermano.
Así se cuenta la historia.
textos y fotos @ Víctor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...