Mostrando entradas con la etiqueta GLRN. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta GLRN. Mostrar todas las entradas

07 agosto 2017

MASONERIA EN GRANDAS DE SALIME

IMG_5228

Ya he comentado alguna que otra vez, que el perfil territorial del desarrollo de la masonería en Asturias, tuvo muy distinto desarrollo, bien se trate del siglo XIX, o del Siglo XX.

Durante el siglo XIX, la masonería astur tuvo en dicho siglo un modelo, en cierto modo expansivo, teniendo en cuenta varios factores como eran los efectivos masónicos astures, la conformación poblacional de la región y sus comunicaciones, y teniendo en cuenta además los modelos de sociabilidad masónica, muy relacionados con el republicanismo a través de los cuales extendieron sus redes por buena parte de la región, con este espectro:
Formaciones masónicas en la Asturias del siglo XIX[1]
GIJON:
  • v Logia Los Amigos de la Naturaleza y Humanidad, 1850-1854 (31 miembros).
  • v Logia Los Amigos de la Naturaleza y Humanidad, 1871-1875 (34 miembros).
  • v Logia Amigos de la Naturaleza y de la Humanidad, 239; 1879-1888 (76 miembros).
  • v Logia Amigos de la Humanidad, nº 61; 1889-1894 (59 miembros).
  • v Logia La Perla del Cantábrico, nº 75; 1891-1892 (16 miembros).
  • v Logia La Razón, n º l24; 1878-1888 (8 miembros).
  • v Logia Ciencia y Virtud, nº 128 .
OVIEDO:
  • v Logia Luz Ovetense, 1874-1877 (52 miembros).
  • v Logia Nueva Luz, 1877-1886 (98 miembros).
  • v Logia Los Caballeros de la Luz 1886-1888 (11 miembros).
  • v Logia Juan González Río, nº 42; 1888-1893 (129 miembros).
  • v Capitulo Vigilantes de Asturias, 1889-1892 (29 miembros).
  • AVILES:
  • v Logia Justicia, nº 123; 1879 (24 miembros).
  • v Logia Concordia, nº 375; 1887 (24 miembros).
BELMONTE: Logia Fraternidad, nº 128; 1879 (11 miembros).
BIMENES: Logia Simbólica Luz de Bimenes, nº 87; 1891
LUARCA:
  • v Logia Estrella Benéfica, nº 169; 1882
  • v Logia Luz de Luarca, nº 236; 1883-1888 (12 miembros).
  • v Logia Jovellanos, nº 128; 1891(18 miembros).
NAVIA:
  • v Logia Antorcha Civilizadora, 1879-1888 (20 miembros);
  • v Triángulo Rafael del Riego, 1892 (5 miembros);
TRUBIA: Logia El Trabajo, nº 39; 1872 (53 miembros)

Sin embargo, en el siglo XX, hasta el momento en que la masonería se extinguió debido a las persecuciones franquistas, durante este primer tercio del siglo, esta sociabilidad mostró menos ímpetus en cuanto a la expansión, debido por un lado a la atomización del reformismo melquiadista, muy celoso de dar rienda suelta a inquietudes masónicas ligadas a otros movimientos como pudiera ser el socialista, y dada la precariedad de efectivos para la expansión, fue como Gran Logia Regional del Noroeste remisa a promover o facilitar proyectos fallidos.

Por tanto, la configuración resultante de ese establecimiento masónico, va a estar muy ligado a la ciudad de Gijón, con una casi que nula presencia en el resto de la región, pese a las posibles potencialidades que pudieran tener algunas localidades de levantar columnas logiales
Formaciones masónicas en la Asturias del siglo XX [2]
GIJON:
  • v Triángulo AMESE, n0 68; 1911. (GOE).
  • v Logia Jovellanos, n0 337-1912. (GOE).[3]
  • v Logia Jovellanos, n10; 1924- 1936. (GOE).
  • v Logia Riego, n 02; 1923. (GOE).
  • v Logia Astúrica, n° 27; 1925. [4] (GLE).
  • v Logia López del Villar, n° 14; 1933. (GOE).
  • v Capitulo Rosacruz Alberto de Lera, 78, 1933. (S. Gr. Consejo del Grado 33º ).
  • v Triángulo Evaristo S. Miguel de Jove, 1923. (GOE).
  • v Gran Logia Regional del Noroeste.[5] (GOE).
AVILES: Triángulo José Rizal, nº 13, 1934. (GOE).
GRANDAS DE SALIME: Logia Amor y Trabajo, 10. (GOE).
OVIEDO: Logia Argüelles, nº 3; 1931-1936. (GOE).
TURON: Triángulo Costa, nº 5,1928. (GOE).
NAVA: Triángulo Ferrer, nº 2, 1924. (GOE).

Masonería en Grandas de Salime
En este contexto, y con algunas peculiaridades más, nace en diciembre de 1931 al calor del nacimiento de la II República, como lo hbia sucedido en Oviedo, y en el occidente astur se encienden las pasiones de una serie de masones indianos que levantará un taller en Grandas de Salime.

No sabemos muy bien su tendencia, ya que la información que hay es muy poca, al menos documental, más allá de la que se pudiera obtener por los trabajos de investigación oral, sobre militancias y sociabilidades de los masones que componían un pequeño grupo, un triángulo masónico en el apartado rincón de Grandas de Salime, un concejo del occidente interior astur, ubicado en los límites geográficos con Galicia. Según algun historiador astur, Jose Naveiras, era del Frente Popular...?

En ese contexto politico y social, nace junto con el proyecto ovetense de la Logia Arguelles, la posibilidad de alzar columnas de logia en Grandas, mediante un primer paso,que es la constitución de un triángulo masónico, constituido al menos por tres masones. Uno de ellos vemos que aporta el alto grado 18º  de Caballero Rosacruz  del REAA.

La primera noticia documental que tenemos es la comunicación ante la secretaría del Gran Consejo Federal Simbólico por parte de la Gran Logia Regional del Noroeste, cuya misiva firman Alberto de Lera como Gran Maestro de la regional y Arturo del Villar como Gran Secretario, en la cual comunican que habiendo sido presentados los Queridos Hermanos regularmente documentados en toda regla se ha constituido con fecha (1 de diciembre 1931 de nuestra Regional en Grandas de Salime, el triángulo masónico Amor y Trabajo nº 10, cuyas condiciones detallamos en el cuadro lógico adjunto.

En la escasa documentación existente de la Gran Logia Regional del Noroeste, no constan comentarios acerca de la creación de este taller, del cual tampoco hemos tenido noticias por otros medios, y queda la duda razonable sobre la procedencia de tales masones ya que no estaban registrados en los circulos masónicos astures, pero pronto la duda se deshace ya que una una nota al margen, del cuadro lógico, nos indica que todos los componentes del triángulos proceden de la Gran Logia de la Isla de Cuba.

El cuadro lógico que se adjunta, aporta también poca información, ya que este nos indica lo siguiente

Nombre y apellidosProfesiónFecha nacimientoResidenciaGrado y Cargo
José Naveiras Pastur
Comerciante
1 marzo 1888
Grandas
18º. Presidente
J. Antonio Rodriguez Braña
Comerciante
6 septiembre 1890
3º. Secretario
Antonio Alvarez Mesa
Comerciante
3 febrero 1892
2º. Tesorero

De este taller nunca más se tendrá noticia, al menos por los papeles incautados a la masonería española por el franquismo, por tanto, ignoramos su duración, aunque en líneas generales debió ser muy corta, pues ya en 1934 la Regional del Noroeste, daba instrucciones de depuración de los elementos reformistas que secundaran el pacto de los melquiadistas con la CEDA, y luego ya en 1936 se llama a la reunificación de efectivos masónicos de cara a la graves situación que se avecinaba.

De los miembros del taller, sabemos por un lado que Antonio Alvarez Mesa, fue alcalde de Grandas de Salime, y que fue ejecutado el 24 de febrero de 1937 en Lugo. Consta un expediente simple en el Archivo de Salamanca por el delito de Comunismo.

Del que si sabemos algo más, es del sastre Jose Naveiras Pastur, pariente de de otro José Naveiras, el famoso Pepe el Ferreiro, quien fue el impulsor del Museo Etnográfico de Grandas.

En el expediente de Naveritras Pastur, contienen tres menciones, siendo la ES.37274.CDMH/10.8.8.11//SE-MASONERIA B,C.642,EXP.14, la más voluminosa.con 32 hojas.
Parte de ese expediente además de los datos masónicos, está la condena a muerte a la cual fue condenado  y dice: Arturo García Perez. Secretario de Causas del Jugado Militar nº 5 de Gijón y siendo juez Instructor el alférez honorífico del Cuerpo jurídico Militar D. Antonio Nores Castro, se certifica un Sumarísimo de Urgencia nº 74 contra Jose Naveiras Pastur , en la plaza de Gijón a 6 de diciembre de 1937. SGUNDO AÑO TRIUNFAL Reunido el Consejo Permanente de Guerra nº 1 de Asturias. Y dada cuenta de la causa en audiencia pública y citadas la acusación fiscal y defesan y RESULTANDO que al iniciarse la revolución marxista en España durante la dominación en la provincia de asturias, Jose Naveiras Pastur de ideas avanzadas se distinguió antes del Movimiento Nacional por su propaganda subversiva con la cual logró envenenar a todo el pueblo. Masón, se le considera organizador de la Logia Masónica de Grandas de Salime, alma de los dirigentes revolucionarios ¡y autor moral de todos los atropellos y desmanes cometidos en dicho pueblo. Después de las elecciones de febrero de 1936 fue elegido Delegado Gubernativo, donde se distinguió por las persecuciones que hizo objeto a los elementos de Falange Española, más tarde fue nombrado Gestor Municipal… FALLAMOS que debemos condenar uy condenamos a Jose Naveiras Pastur a la PENA DE MUERTE, lo que mandamos y firmamos: Luis de Vicente; Manuel Tiomil; Benigno Lebon, Jose Álvarez Vazquez. 11 de diciembre de 1937.

José Naveiras Pastur sería fusilado el 21 de diciembre de 1937.

Así concluyó la existencia de algunos de los masones que tuvieron el honor de ser fundadores de un triángulo masónico en su tierra natal.

Victor Guerra

[1] El número y la adscripción de las distintas logias a veces no corresponderá con otras informaciones, puesto que al haber logias que unas veces pertenecieron a un Oriente u Obediencia, y luego se pasaron a otro, dichas numeraciones sufrieron alteraciones, de ahí que haya una misma logia con dos o tres números distinto, según el cambio obediencial que hubiera hecho y la política de numeración que tuviera dicha Orden, las hubo que respetaron el numeral y otras que reasignaron nuevos números.
[2] Hay que tener en cuenta que este estudio solo alcanza hasta 1938, al final del siglo XX se registran otros proyectos masónicos: Gran Logia Asturiana; la Logia Rosario de Acuña; Logia Amigos de la Naturaleza y Humanidad; Logia Caballeros de la Luz; que merecen un estudio aparte.
[3] Esta Logia pasaría más tarde a redefinirse como Jovellanos nº 1, cuando el Gran Oriente Español, pasa constituirse como un conglomerado federal de grandes Logias Regionales.
[4] La noticia de la creación de este triángulo no está clara, se da como fecha de levantamiento de columnas 1925, puesto que así se recoge en el Boletín de la Gran Logia de española de Marzo de 1925.
[5] Existe ya una referencia a este proceso de las Grandes Logias Regionales en la nota nº 12 que en parte explica la creación de estos entes regionales. Sí se desea profundizar más en el tema debe consultarse a Mª Dolores Gómez Molleda, obra citada pag. 3.

02 noviembre 2011

LA GRAN LOGIA REGIONAL DEL NOROESTE. MASONERIA EN ASTURIAS (5ª Entrega)

5.4 La Gran Logia Regional del Noroeste
A partir de 1922 el poder central del Gran Consejo Simbólico del Grado 33º, que regía los destinos de la masonería española dentro del GOE, estaba siendo contestado por las propias logias que requerían un mayor control tanto en la organización interna como en la territorial. Tal era la tensión en esos momentos dentro de la masonería, que termina fraguándose en abril de 1924 un documento donde los Grandes Maestres Regionales deciden asumir el poder sobre los grados de la masonería simbólica. Por tanto, el Supremo Consejo del Gran Oriente Español (GOE), integrado por los Grandes Maestres Regionales que tendrán plena jurisdicción sobre los tres primeros grados simbólicos (Aprendiz, Compañero y Maestro), y el Supremo Consejo del grado 33º, tendrá plena jurisdicción sobre los altos grados filosóficos (desde el 4º al 33º) del Rito Escocés Antiguo y Aceptado.[i] Ello configura una nueva forma de organizarse y de regirse.

De ahí la constitución de las Grandes Logias Regionales: Gran Logia Regional del Mediodía; Gran Logia Regional del Nordeste, Logia Regional del Centro, Logia Regional Catalano-Balear, Logia Regional de Noroeste, la Gran Logia Regional del Sudeste y la Gran Logia Regional del Levante.

Con motivo de ésta reorganización se constituye la Gran Logia Regional del Noroeste (GLRN) bajo cuyo amparo se ponían los siguientes talleres en Asturias las Logias Jovellanos; Argüelles; Riego; y los triángulos Ferrer en Nava, Costa en Turón, Evaristo San Miguel en Gijón; en las provincias gallegas la organización dependiente de la GLRN, se estructuraba de esta manera en Coruña: Suevia, y Curros Enriquez; en Lugo: Lucus; en Santiago: Libredón; en Pontevedra: Helenes; y en Vigo: Vicus, los triángulos gallegos eran Adelante en Orense, y Solón en Pontevedra, y luego estaba el triángulo Libertad en León. En líneas generales se contaba con un total de unos 300 miembros sobre 1930, y cuatro años más tarde, este número ya ascendía a unos 500 afiliados, aunque es muy posible que realmente hubiera más.

Las figuras más importantes dentro del panorama que abarcaba la GLRN, y que representaban a su vez la heterogeneidad política, que se hallaba dentro de dichos bancos masónicos, eran las siguientes en Asturias se contaba con la presencia del socialista Teodomiro Menéndez; de los reformistas Melquíades Álvarez y Alberto de Lera; los anarquistas eran representados por Eleuterio Quintanilla, y finalmente si hubiera que sacar de entre el variopinto conjunto republicano dos nombres de distinta época, estos podrían ser representados por Gervasio de la Riera y José María López Fombona; en Galicia la cosa no era tan distinta, tal vez un poco más matizada por el tema nacionalista que arrojaba esta representatividad: Casares Quiroga y Poza Juncal por Acción Republicana Gallega y Abad Conde, López Varela, y Vega Barrera por el Partido Radical; y León estaría representada por el diputado socialista Alfredo Nistal.

Durante los primeros años hubo dentro de la GLRN fuertes encontronazos entre los miembros más jóvenes en cierta manera muy retraídos sobre el funcionamiento de la Orden y los veteranos, un número muy reducido y muy bragados en las cuestiones internas, que son en definitiva los que orquestan la articulación del elemento aglutinador como la GLRN y que están alineados en la corriente simbolista en completa disconformidad con los otros dos asturianos como Barcia y José María Rodríguez que representaban a los altos grados (filosofismo).

Todas las formaciones que estaban bajo el GOE, al pasar bajo la dependencia del elemento coordinador vuelven a renumerarse, así el taller Jovellanos nº 337, con la constitución de la Gran Logia Regional del Noroeste, pasará renumerarse pasando a ser la Respetable Logia Jovellanos nº 1.

Este taller con sede en Gijón, se constituirá en el mayor baluarte masónico del noroeste español. Ya que en diciembre de 1930, el sólo cuenta con 90 miembros, aunque hay que anotar que unos años antes se había producido una cierta desbandada debida en parte a las distintas fricciones políticas, por otro lado hay una cierta obligación de poner las cuentas al día puesto que no se puede capitar al GOE, por hermanos que ya no estaban ni asistiendo ni pagando sus obligatorias cuotas, lo cual produce una fuerte purga por falta de pago y asistencia, y luego hay otro descuelgue de algunos miembros al constituir nuevas formaciones masónicas en integrarse en ellas.

5. 5 La Respetable Logia Riego nº 2
Uno de ésos los talleres que se descolgaron de la logia madre en dicha época, y que llegó a consolidarse fue Respetable Logia Riego nº 2 , que en enero de 1923, levantaba columnas con 19 miembros, provenientes todos ellos de la logia Jovellanos. El nuevo taller trabajará bajo los auspicios del Gran Oriente Español (GOE) y bajo el Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

Esta nueva formación, viene de la mano de Alberto de Lera, que a buen a seguro auxiliará a las tres luces del taller, [ii] compuestas por Marcelino Aguirre Victorero como Venerable Maestro, de simbólico “Atenas”; Pedro Fernández del Fueyo, natural de Pola de Lena y de profesión sastre), que ocupaba el cargo de 1º Vigilante, hermano de otro reconocido masón encuadrado dentro de los talleres orensanos y que llegó a ser Alcalde de la ciudad de manos de la autoridad gubernativa en 1934, como representante de la tendencia más derechista del lerrouxismo; y José Antonio de la Riera con el grado de Maestro Masón (3º) que ocupaba el cargo de 2º Vigilante. El cargo de Orador lo ocupaba un hijo del venerable, Marcelino Aguirre. Otro de los elementos significativos de dicha formación es Julio Peinado Alonso, fotógrafo (son varios los fotógrafos afiliados a la masonería y todos ellos de una cierta entidad profesional).

En 1926 en uno de los recuentos anuales para la Gran Logia Regional, el taller Riego nº 2, registra treinta y tres miembros. Su composición socioprofesional será la siguiente: 6 miembros dedicados al comercio, otros 6 figuran como empleados, 5 son industriales, varios son maquinistas, 2 fotógrafos, 1 médico, 1 periodista, 1 castrador, 1 viajante, 1 relojero y 1 pintor. No será pues esta logia tan multitudinaria y heterogénea ideológicamente como de la que provienen muchos de ellos. En éste taller (dedicado a la memoria del tinetense y masón General Rafael del Riego[1]), hay una monocromatismo ideológico liderado por el reformismo que preside Alberto de Lera.

Esta logia terminará abatiendo columnas en Septiembre de 1935, al quedar disueltas tanto ella, como la López del Villar nº14, dadas las precariedades y los momentos políticos tan críticos por los que se está pasando, los menguados efectivos de todas ellas serán reunificados bajo la logia Jovellanos 1. Los momentos críticos vendrían expresados, por un lado, por los procesos revolucionarios del 34 que salpicaron a la orden en toda su línea de flotación, al ser acusados varios miembros del triángulo Costa de Turón de dar muerte a los religiosos maristas, de cuyo crimen se acusó al masón y presidente el citado triángulo Leoncio Villanueva. Otros implicados, pero desde la vertiente represora fue el General López Ochoa que no se le perdonaría más adelante sus implicaciones en el 34, para unos por ser excesiva su represión sobre los revolucionarios asturianos, aunque para las derechas su mando en la región fue contestado por ser demasiado pusilánime.[2]

Si a esta implicación le unimos el nudo gordiano que se había formado entre reformismo y masonería, con lo cual ésta última se ve en una difícil tesitura, al establecerse el pacto del Partido Reformista con la derecha más recalcitrante como era la CEDA. Ante ello el Gran Consejo de la Orden, viendo las repercusiones que ello podría traer se desmarca rápidamente de tal operación y rompiendo con ese indigerible nudo, cursa la petición a todos los talleres bajo sus auspicios “para que irradien aquellos hermanos que colaboraban con partidos, que a su vez actuaban en contra de los fines de la masonería, en concreto esa acción se dirige contra los militantes del Partido Demócrata Reformista Liberal. Con la misma intención y siguiendo tales directrices la GLRN envía a todas sus logias y triángulos, una circular donde se comunicaba la obligatoriedad de efectuar de una declaración expresa por escrito de no estar militando en partidos políticos, cuyo ideario fuera hostil a los principios que defendía la masonería.[3]

Años antes ya se había empezado a notar los primeros síntomas de que las cosas no venían demasiado bien rodadas para el colectivo masónico. Tal “movida” se empieza hacer manifiesta dentro de los talleres gijoneses, cuando en 1933 Marcelino Aguirre, grado 30º de la logia Riego , escribe una carta a Rogelio García y Antonio López del Villar como Gran Maestre y Gran Secretario del a GLRN, solicitando la “plancha de quite” por una excesiva cohabitación de la política dentro de los talleres, ante lo cual contesta el Gran Maestre que la culpa estaba en aquellos que se habían dejado influenciar por opciones partidistas:

“...en los que nos han inducido a llegar a esta situación... se trata, no ya de una alianza con las derechas, como desgraciadamente ocurre, que por sacar provecho se alían en vergonzoso conglomerado de toda calaña. Desde luego miserables y faltos de dignidad, más en este caso , se ha llegado a la exageración implicándose en el contubernio con lo más denigrante y opuesto a nuestros principios, nada menos, que con jesuitas y católicos de la clase más fanática y cerril.” [4]

5. 6 El respetable Triángulo Evaristo San Miguel (Jove)
Fruto no de estos últimos acontecimientos, pero sí del mismo malestar que en parte aquejaba a la masonería, la politización, y del uso que se hacía de ésta en función de intereses partidistas, que como se ve ya estaba presente en 1923, nace una nueva formación que se produce a finales de 1923, y que se denominará Respetable Triángulo Evaristo San Miguel, el cual tendrá su sede en Gijón, concretamente en el barrio de Jove. 

Quien propicia la nueva partición de la logia Jovellanos para constituir un pequeño triángulo de apenas cuatro miembros, es un veterano masón y político Gervasio de la Riera. Además de haber sido una activo concejal e industrial y propietario de los Astilleros Riera; está inserto en la promoción cultural de Gijón a través del Ateneo Obrero de Gijón del cual es directivo. Precisamente en 1904, se había reunido la Junta Directiva de dicho Ateneo con el objeto de debatir la propuesta de Gervasio de la Riera sobre la posibilidad de crear una sucursal de tal Ateneo Obrero en el populoso barrio de La Calzada. Es precisamente en este nuevo proyecto donde Gervasio de la Riera va a jugar un papel importante, puesto que se va a constituir en el principal promotor de la idea y cuyo concepto expone en el acto inaugural:

“La gloria de este nuevo acto de vida dado por el Ateneo, a la sociedad, correspondía, pues ella, con su constancia, y con su amor a la instrucción, era merecedora de todos los homenajes. El Ateneo de que manera se había sabido mantener alejado de toda cuestión política y social que hubiera podido apartarlo de su verdadero objeto y para probar con hechos su actual prosperidad citó uno de ellos: el número de socios que llegó a mil en Enero último”[5]

Hay que tener en cuenta que La Calzada en 1910 contaba con 2.500 habitantes, y que dicha cantidad era doblada en la década de los años 30. En éstos primeros tiempos la infraestructura de dichos conglemerados urbanos era mínima, como también lo era la instrucción y más cuando buena parte de esa masa provenía del agro y tenía que desenvolverse en un medio industrial como La Calzada. De ahí que empiece a considerarse la formación sociocultural como una de las piezas claves para resolver tales problemáticas, esa es la idea que propugna esta burguesía progresista que encabeza Gervasio de la Riera y que en parte provenían de la vieja escuela que se había formado en la Universidad de Oviedo con Fermín Canella y grupo de Institucionistas que representaban las ideas del krausismo en Asturias.

Gervasio de la Riera, llega a la masonería entre 1913 y 1916, éstas dos, son las fechas de los cuadros lógicos entre los cuales picó a la puerta de la logia Jovellanos, el republicano Gervasio de la Riera. En 1922, ejerce de 2º Vigilante en dicho taller, habiendo alcanzado el grado 18º y utilizando el simbólico de “Benot”. En 1923 Gervasio parece que no está dispuesto a secundar los movimientos que se dan en la masonería asturiana encabezadas por Alberto de Lera, y producto de ese cisma, tal vez también influido tal conflicto por los posicionamientos políticos republicanos un tanto encontrados con el reformismo, funda el triángulo Evaristo San Miguel, llevándose tras él a otro de sus familiares, a José Antonio de la Riera de simbólico “Neptuno” cuya llegada a la masonería es un poco más tardía en 1922, seguramente habría llegado a ésta de la mano de su pariente, que le habría encaminado hacia los secretos hiramistas, a este grupo se unen Víctor Álvarez Cuervo “Garrigós; y un natural de Lieres y domiciliado en Veriña, cuyo topónimo adopta como nombre simbólico (este debe ser de los pocos masones que habitan fuera del casco urbano gijonés), por otra parte la adopción de dicho simbólico es una cuestión muy típica entre algunos autóctonos y los indianos.

Esta nueva formación parece contar con el beneplácito de la GLRN, pero va a sufrir un gran descalabro a finales del año 1924, cuando los dos Riera, junto a varios pesos pesados de la masonería: José Tenas, Mariano Merediz, Patricio Fernández Armayor y Pedro Fernández Fueyo, serán expulsados de la Orden, quedando el triángulo completamente desmantelado, de hecho los dos miembros del pequeño taller que no son expulsados, vuelve al seno de su logia madre.

¿ Es la constitución de este nueva formación y el pretendido espacio que querían ocupar, lo que en parte causa su expulsión? No lo sabemos a ciencia cierta, pero es muy posible que desde dicho triángulo se hiciesen algunas maniobras en pro de lograr algunos apoyos, no bien entendidas y que ello provocara tan drástica situación. Hay que tener en cuenta que quien firma tal sentencia es Alberto de Lera, que con ello pierde varios de sus más valiosos bastiones del reformismo, por lo cual la “posible pifia” debió ser grande para que el vetusto venerable tuviera que irremediablemente estampar su firma comunicando al Orbe Masónico tan ejemplarizante castigo, tal como se publica en bando tipografiado por la GLRN, y la comunicación al Supremo Consejo del Grado 33 y Gran Consejo Federal.[6]


[1] Se ha discutido muchos sobre si el General Riego, fue masón y las últimas conclusiones así lo atestiguan: aunque pertenece a esa diseminada masonería del siglo de finales de finales del siglo XVIII.
[2] A este respecto, anotar que el autor de este trabajo está trabajando en la investigación sobre los sucesos del 34 y la repercusión en la masonería.
[3] Circular de la Gran Logia Regional del Noroeste .AHN A-737/8-6
[4] AHN. Expediente personal de Marcelino Aguirre B-752/2
[5] Alonso, Avelino:. “El Ateneo Obrero de La Calzada, 1904-1937”. Diario El Comercio (Historia Vivida) Gijón 1999.
[6] AHN. A-738/1-9

[i] El Rito Escocés Antiguo y Aceptado. Es uno de los más antiguos de la orden masónica, y que ha creado polémica en cuanto a su origen y fundación. En Francia en el año 1786, hubo una separación de obediencias, las cuales para distinguir sus ritos continuaron uno con el título de Rito Escocés y otra con el Rito Escocés Antiguo y Aceptado. La denominación Escocés Antiguo y Aceptado, deviene de cuando en 1717 se constituye la Gran Logia de Londres algunos masones que no compartían los principios de esta primera federación de logias y constituyeron otra, pasarían a llamarse los antiguos en oposición a los modernos, que también recibían el nombre de adoptados. Tras el reconocimiento de las Grandes Logias de Escocia e Irlanda, agregaron a su título la palabra Aceptado. El Rito Escocés Antiguo y Aceptado conforma un sistema ritual de 33 grados, en los cuales los tres primeros (Aprendiz, Compañero y Maestro) corresponde a la Logias Simbólicas. Independientemente de éstos tres primeros grados, pero muy ligados también con ellos, están se hallan los grados filosóficos que van desde el 4º al 33º.
[ii] Tres luces. Las luces masónicas son seis: tres inanimadas: El Libro, La Escuadra y el Compás y las otras tres personales o físicas: el Venerable y los dos Vigilantes de la logia.

Víctor Guerra. Miembro del Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española (CEHME) y Director de la Academia Internacional Vº Orden del Rito Moderno (UMURM)

NOTA: Este trabajo es propiedad del autor, y por tanto su uso, reproducción, y explotación debe contar con el permiso del autor.


































15 octubre 2011

LA ESCUELA NEUTRA. HISTORIA de la MASONERÏA EN GIJON Siglo XX (4ª Entrega)


5. 3 Un proyecto socio educativo de la masonería : La Escuela Neutra

García Rúa asistió, de los seis a los trece años, a la Escuela Neutra Graduada de Eleuterio Quintanilla.

Esta primera masonería además de estar presente en el tejido asociativo gijonés de carácter industrial, político y cultural, todo ello en pro de ir caminando hacia un modelo societario distinto y enraizado en la triple proclama masónica de Igualdad, Libertad y Fraternidad, un nuevo modelo de intervención socioeducativa, ya que la transformación no vendría por más que lo quisieran algunos a través de los procedimientos revolucionarios, sino a través del cambio de individuos imbricados de una visión igualitarista (concepto de trabajo interno y uno de los objetivos de la masonería). Ese anhelo que viene de la necesidad, ya desde el siglo anterior de poner en marcha un proyecto que satisfaga sus inquietudes se plasma en este arranque de 1900, con toda la “fuerza y vigor” en un proyecto como la Escuela Neutra .

Si bien el esfuerzo educativo que la masonería puso siempre en marcha puede, en ocasiones considerarse como estéril, sus resultados deben ser analizados desde otra perspectiva y es la del enconado debate por que la parcela de la libertad y del libre pensamiento no estuviera sojuzgada:

“La escuela neutra deslinda el campo de las creencias; a un lado todos los que moldean y sistematizan la divinidad; del otro lado la ciencia donde las almas que pueden ver y oír encontraran fácilmente a su Dios. Esta escuela, por tanto, no es atea; coloca al hombre en el camino de la fé: el estudio de las leyes de la naturaleza es una oración clarividente al Sumo Hacedor . Conocer a Dios es su ser, no es imposible; admirarle en sus obras, de la obligación de toda alma racional y ¿ Qué es si no una admiración profunda y avasalladora el conocimiento de las leyes que rigen la tierra y la vida, el cuerpo y el alma?

¡ Este es el ateísmo de la escuela neutra! Ella le dice al niño: “Mira, oye, observa, estudia y deduce (...) es necesario desterrar la enseñanza sectaria que infunde odio, y la imagen del diablo para sustituirla por una enseñanza que desarrolle “la Sensibilidad piadosa que nos hace ver en cada hombre un hermano. (...) es preciso enseñar que los hombres,, todos los hombres, judíos, moros, protestantes o budistas, católicos o salvajes todos son acreedores a nuestro amor ” [1]
 
Lo cual no nos indica que la Escuela Neutra quisiera acabar con la formación religiosa, sino muy al contrario era capaz de invocar una cierta  neutralidad  invocada desde las filosofías krausistas y reformistas  y que estaban por ende encarnadas en un sector del librepensamiento de carácter deísta, que representaba Rosario de Acuña, un sector que era metido en el mismo saco general de librepensadores, masones y sectarios, y  que tan vituperado estaba siendo desde los sectores católicos y eclesiásticos.

Este proyecto educativo de la Escuela Neutra nace a raíz de la  creación del triángulo AMESE,  la lección inaugural y la puesta a punto oficial del taller masónico, tan sólo median unos días de diferencia, el primero se fundó el 15 de Octubre de 1911, y la lección inaugural de la Escuela se celebró en los Campos Elíseos por Rosario de Acuña, el 29 de septiembre del mismo año, (y no como comenta Victoria Hidalgo en un artículo, que data la creación “un año antes”).  Detrás del proyecto de la Escuela Neutra estaba la masonería que aunaba en torno suyo y a su experiencia educativa un buen número de colaboradores y benefactores que tutelaban de forma delegada tal experiencia a través de la Sociedad Amigos de la Enseñanza.

No es que hubiera más o menos vinculación al taller, sino que éste proyecto era una actividad más de los masones, que agrupaban en torno suyo a librepensadores y a las gentes más progresistas de la sociedad gijonesa para poner en marcha una de las experiencias educativas, que además de ser un objetivo primordial para la masonería, que venía buscando desde largo este proyecto, va a marcar  a su vez,  una pauta educativa dentro de la historia de la enseñanza.

En el primer acto oficial en el Teatro de los Campos Elíseos, están ocupando la presidencia destacados masones como Rosario de  Acuña (iniciada en Alicante en la logia Constante Alona), Melquíades Álvarez (que aparece en el cuadro lógico de la Jovellanos de finales de 1912). Abre el turno de intervenciones Eleuterio Alonso  que además de ser concejal y Alcalde accidental, entre 1908 y 1909, será uno de los integrantes del primer cuadro lógico de AMESE, en el cual ocupará el cargo de secretario, con el grado de Compañero (2º) y el simbólico de “Salmerón”, intervendrá para explicar el proceso y puesta a punto de la idea, “que viene de la mano de una serie de librepensadores que se reúnen en torno al Centro Instructivo Republicano, donde se forma una comisión de filántropos”.

Entre éstos notables ciudadanos se encuentran Marcelino González García, el mismo que otorga su patronímico y el de algunos de su hijos para diversas calles del barrio gijonés del Llano. Marcelino se afiliará a la logia Jovellanos en 1918 y perseverará dentro de ella, al menos se tiene constancia de la presencia de tal hiramita de simbólico Nalón” hasta al menos 1926, año a partir del cual se registra un vacío documental. Este rico propietario cede a la Escuela Neutra un local en la calle Covadonga esquina Concepción Arenal, donde habían estado los talleres de diario El Noroeste. Otro de los indianos que apoyan el proyecto es Laureano Súarez y el ya mencionado José Mª Rodríguez que además presidirá durante años la sociedad que se constituye para el patronazgo de la Escuela Neutra.

La Sociedad Amigos de la Enseñanza, de la cual existe el libro de actas desde Julio de 1918 hasta Enero de 1930, nos va desgranando en dicho dietario de reuniones de la Junta Directiva, las distintas vicisitudes por la cual pasa la experiencia educativa que tuvo como primer director a Aurelio Guerra, maestro de primera enseñanza y escritor, nacido en Puerto Rico en 1888, y que en 1911dirige el proyecto laicista, para más tarde en 1915 se trasladarse a Grado par dirigir la escuela Luz y Guía, volviendo más tarde  a dirigir en Gijón las escuelas sostenidas por el Ateneo Obrero en el barrio del Llano, llegando a obtener en 1929  la escuela municipal de Villar (Cenero).[2]

A este proyecto se va a similar  Eleuterio Quintanilla, primero como profesor  y más tarde como director, llegando a tal grado de identificación con el proyecto  que a veces en la historiografía no se habla de la Escuela Neutra, sino de la “Escuela de Quintanilla”.

Eleuterio Quintanilla: El libertario Quintanilla no sólo reunió sobre sí la condición de pasar de chocolatero a admirado director de la Escuela Neutra, sino que como anarquista forma parte del patrimonio masónico, y ello por varios motivos que van desde el espíritu de la instrucción que le llevan a través del autodidactismo a formarse con tal profundidad que en unos años asume la dirección de una de las experiencias educativas más importantes del pasado siglo, por otra porque él,  junto a otros afiliados a la masonería con claros planteamientos ideológicos y reconocidas militancias partidistas, van a representar la pluralidad ideológica y la tolerancia que había dentro de las logias asturianas.

No deja de sorprender la presencia de los anarquistas en la masonería, cuestión esta que se da fundamentalmente en Cataluña y en Asturias, lugares al menos donde la presencia ácrata es más fuerte, la atracción de los anarquistas por la masonería habría que tratarla desde el punto de vista del carácter anticlerical de la masonería, un factor que fue en un momento dado aglutinante, puesto que la jerarquía católica española muy reaccionaria y tramontana representaba la mayor opresión y dominación de la clase obrera.

Por otra parte, la visón secularizada del mesianismo de ambos colectivos les lleva a trabar lazos en pro de constituirse como una alternativa totalizadora , puesto que de alguna forma beben de las mismas fuentes, la intelectualidad anarquista bebe del optimismo filosófico de los ilustrados, que prepara al hombre, y la masonería es heredera directa de la Ilustración, que entre otras cuestiones pretende transformar la sociedad.
Esto fue en esencia lo que arrojó en manos de la masonería a los más importantes pensadores anarquistas, que generaron dentro de la orden cierta tensión por su (a veces) radicalismo, pero también es cierto que las tensiones por la doble pertenencia no se dio tanto en los talleres masónicos como en las propias filas anarquistas,  y cuya aportación ha sido realmente interesante.

Eleuterio nació en 1886 en Gijón, siendo atraído desde muy joven por las ideas libertarias, en las cuales se fue reafirmando por la amistad que mantuvo con Ricardo Mella. Fue un colaborador periodístico infatigable y sus artículos pueden verse en la prensa libertaria del momento: “Solidaridad Obrera”, “EL Libertario y funda con Mella “Acción Libertaria”. Eleuterio Quintanilla propugnó dentro de la organización libertaria la alianza con la UGT, que también defendía desde las posiciones socialistas el hermano masón y compañero de taller en la Jovellanos, Teodomiro Menéndez, ambos salieron derrotados frente a sus organizaciones ante la petición de tal alianza. También responde en parte, a posicionamientos masónicos, la negativa de Quintanilla en el Congreso de 1919 a entrar en la III Internacional, puesto que entrar en ella irremediablemente conllevaría la expulsión de los militantes anarquistas dentro de la masonería.

Eleuterio se incorpora a la masonería en Agosto de 1917 en la logia Jovellanos nº 337, con el simbólico de “Floreal”, prácticamente Eleuterio no pasará del grado de Aprendiz (1º), pues que como él mismo dice en un informe para la Comisión Depuradora de Organismos Civiles de Asturias, “sus ocupaciones políticas y profesionales y su mala salud, hacen que esté en la situación de durmiente”. Aunque sus intenciones eran las de pasar al mundo del trabajo activo en logia: “Ultimamente tenía solicitado la reincorporación al taller, que quedó sin efecto por atenerme a los acuerdos nacionales de Federación Anarquista Ibérica (FAI) sobre la pertenencia a la masonería”

En Enero de 1933 la logia Jovellanos nº 1, comunica mediante escrito a Eleuterio “que dadas sus faltas y la deuda con el tesoro habéis causado baja sin plancha de quite”.

A Eleuterio durante la Guerra Civil se le confió la custodia del tesoro artístico de Asturias y Santander, para su traslado a Francia[3]. Salió definitivamente de España en 1939 al frente de una colonia infantil, puesto que, presidía el Congreso Nacional de la Infancia Evacuada. Y además dirigía el Orfanato Minero.Murió en Burdeos en 1966.

Volviendo a la citada junta que presidía los destinos de la Escuela, encontramos en ella buena parte de la plana mayor de la masonería gijonesa. En Septiembre de 1919 están como Presidente Mariano Merediz Díaz Parreño, de simbólico “Giner”; Secretario: Pío de Lera de simbólico “Quiroga”; Contador: Marcelino Aguirre de simbólico “Marx”; y como vocal Gaspar Citolé (dentista) simbólico “Marne”; todos ellos vinculados a la logia Jovellanos en uno u otro momento (para ver las fechas exactas y el tiempo de estancia consultar las tablas anexas al final del documento). En 1921 ocupan la Junta Directiva como Presidente Desiderio Martín “Duero”; Secretario: Jesús Fernández simbólico “Veriña”; Contador Manuel Acebal “Euclides”, todos ellos en las logias Jovellanos y alguno en la Riego, y el único que militaba en otra logia concretamente en la ovetense Argüelles  era el   vocal Luis de Santos.

De los datos documentales que se han salvado sobre la “Escuela sin Dios”, como la denominaban los sectores católicos, extraemos que se impartían clases todo el año sin interrupción vacacional alguna, que la media de matriculación estaba situada en torno a los 70 alumnos año, que los índice de participación más alta se registran en torno al año 1923 y 1924 con 94 alumnos, decayendo a partir del 1928 que registra tan sólo 47 alumnos y en Enero de 1931, (punto en el cual concluyen los registros), tan solo hay matriculados 41.

La escuela como todo proyecto necesitaba fondos, y en parte estos provenían de los socios protectores, otra de la propia logia que le pasaba a la institución una asignación mensual que a su vez provenía de la capitación (aportación que debe todo masón a su logia o proyectos afines),y que en este caso aportaban los distintos masones de las logias asturianas en pro del proyecto que apadrinaban. Para sufragar los cuantiosos gastos del proyecto se contaba con la colaboración de las instituciones obreras: metalúrgicos, vidrieros...etc, (con las que tenía muy buena mano Eleuterio Quintanilla) y que soportaban una buena parte del  sostenimiento de la Escuela, de la cual se beneficiaban ampliamente, todas estas aportaciones eran complementadas con subvenciones por parte del propio Ayuntamiento, (que a su vez  eran apoyadas por los distintos concejales reformistas y masones que había dentro del Consistorio, cuestión que  se rompe en la época de la Dictadura). Hay que tener en cuenta que la aportación del alumnado era muy escasa, puesto que en 1922 tan solo  se pagaba unas 5 pesetas por alumno y mes, llegando en 1933 a las 10 pesetas.

La Escuela finalmente contará con local propio gracias a que la Sociedad Amigos de la Enseñanza y la logia Jovellanos que se hacen con un solar, abordando la construcción de un edificio que será sede de los distintos talleres masónicos y de la GLRN así como de la Escuela Neutra, con absoluta independencia una entidad de la otra, como así se recoge en las actas de la Sociedad que rige los destinos del proyecto socieducativo. Dicho solar estaba ubicado en la calle la Playa nº 5-7, llamada también Vázquez Mella.[4]


[1] Discurso de Rosario Acuña leído en la inauguración de la Escuela Neutra Graduada el 29 de septiembre de 1911. Biblioteca del Padre Patac.
[2] Suárez, Constantino.: “Escritores y Artistas Asturianos”. Tomo IV. IDEA. Oviedo 1955.

[3] Referenciado por Miguel Angel González Muñiz.
[4] En dicho solar se terminó construyendo la sede de los talleres dependientes de la GLRN, que finalmente fueron incautados al final de la Guerra Civil por los servicios de Recuperación y Tribunales de Represión de la masonería, y sacados a subasta años más tarde. 

Víctor Guerra. Miembro del Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española (CEHME) y Director de la Academia Internacional Vº Orden del Rito Moderno (UMURM)
NOTA: Este trabajo es propiedad del autor, y por tanto su uso, reproducción, y explotación debe contar con el permiso del autor.

27 noviembre 2009

Masonería y la Revolución de Octubre del 34 en ASTURIAS (V)

COMIENZO DE UNA CRISIS

El ambiente  de crisis sociolaboral que se manifestaba en las múltiples huelgas obreras, se tradujo en una represión a mediados del 34. La derecha exigía del Gobierno radical el desbaratamiento de la Alianza Obrera “por no tener otro objetivo que la revolución” ,y a cuya petición se sumaban las patronales.

Aspectos éstos que distintos autores ya han descrito y analizado en multitud de libros, [1] no viniendo al caso extenderse una vez más para decir lo que ya se ha dicho y analizado en multitud de ocasiones. Pero si que sería necesario, y es objetivo de este estudio es acotar cual era en realidad la posición y vinculación de la masonería ante la situación revolucionaria de 1934.
Si en la calle había preocupación y un ambiente tenso que desembocaría en el proceso revolucionario, la masonería como grupo social no va estar ajena a esa preocupación, que se viene arrastrando desde la proclamación de la República., y que se puede palpar en la documentación 1932-33, donde ya se registra cierta “movida” dentro de los talleres, dependientes del elemento coordinador de las logias asturianas (GLRN); aunque no sólo esta situación era patrimonio de los masones asturianos, sino que a su vez dicho proceso se estaba dando en el seno de toda la masonería española.
Concretamente en la logia Jovellanos 1, hay un documento que nos retrata muy bien dicha situación: Marcelino Aguirre, grado 30º, en noviembre de 1933 escribe una carta a Rogelio García y Antonio López del Villar, como Gran Maestre y Gran Secretario, respectivamente GLRN, en la que solicitaba la “plancha de quite [2] por una excesiva cohabitación de la política dentro de los talleres, ante lo cual contesta el Gran Maestre que la culpa estaba en aquellos que se habían dejado influenciar por opciones partidistas:
“...en los que nos han inducido a llegar a esta situación... se trata, no ya de una alianza con las derechas, como desgraciadamente ocurre, que por sacar provecho se alían en vergonzoso conglomerado de toda calaña. Desde luego miserables y faltos de dignidad, más en este caso, se ha llegado a la exageración implicándose en el contubernio con lo más denigrante y opuesto a nuestros principios, nada menos, que con jesuitas y católicos de la clase más fanática y cerril.”
Evidentemente se estaba hablando del pacto que Melquíades Álvarez había echo con las fuerzas más reaccionarias de la derecha y que habían conformado la CEDA, que terminan entrando en el gobierno del republicano y masón Lerroux, y que es en parte el detonante, más tarde, del proceso que se dio en llamar la Revolución del 34.
En otra plancha de mayo de 1934, de la GLRN al Gran Consejo Federal Simbólico, la GLRN, manifiesta su descontento y desacuerdo con la forma en que ha sido aprobada la Ley de Amnistía que primaba la liberación de militares monárquicos; de esta forma se expresaban los talleres asturianos, vaticinando la tormenta que estaba al caer:
“... se ha dicho con este motivo- y desgraciadamente nadie lo ha desmentido- que el actual Gobierno había masones y que masones habían votado la Ley de Amnistía, como esto no puede ser y como creemos que la Masonería ha de velar por su prestigio, en estos últimos tiempos un poco empañado, por excesiva benevolencia con ciertas conductas políticas. Entendemos que nuestra querida Institución está en el deber de hacer pública su disconformidad con la Amnistía, no ya porque pueda ser anticonstitucional, por excesiva mente parcial y antiliberal.”
Esa postura combativa dentro y fuera de los talleres, ya no se trataba de una cuestión política, sino de ética y de justicia; lo cual hará muy próximos a los masones al
sentimiento revolucionario que se da en Asturias y Cataluña, viéndose implicados algunos de ellos en dichos conflictos y no pudiendo sustraerse a lo que sucedía en su entorno dada su condición de militantes políticos, y como masones que perseguían la triple bandera programática de la masónica: Libertad, Igualdad y Fraternidad.
La generalización de huelgas políticas van adquiriendo cada vez más la consideración de huelgas generales (casi treinta conflictos laborales que se contabilizan entre Enero y
Octubre), configuran una situación prerrevolucionaria que se acentúa cuando empiezan a coartarse las libertades individuales con registros indiscriminados a activistas y a significados masones.
De hecho el miedo estaba instalado en los talleres, así se manifiesta en la balaustre que dirige GLRN al Gran Consejo Federal Simbólico en Madrid en Marzo de 1934:
“Dadas las circunstancias anormales que atravesamos, y ante el temor de algún incidente desagradable, agradeceríamos nos digáis si creéis prudente suspender momentáneamente los trabajos de nuestros talleres, (...) puesto que al no estar registrados en el Gobierno Civil dentro del Registro de Asociaciones podrá ser un obstáculo para reunirse como hasta ahora”
Ese era el ambiente que había en esos momentos dentro de los talleres asturianos, desde luego nada halagüeño, en los ambientes obreros era aun más tenso y con ciertos temores frente a las reacciones de la patronal que empezaba a crear una fuerza casi paramilitar alrededor de sus instalaciones, en Turón en las empresas mineras, que dirigía el ingeniero Del Riego en Turón se cuenta que:
“... se venían fraguando unas tensas relaciones desde hacía tiempo entre obreros y patronal, optando ésta por contratar a cuarenta guardas jurados armados para su protección personal .”
Todo éste ambiente ya presagiaba de forma “suave” algo que ya habían denotado las elecciones de noviembre de 1933, la fracturación de la fuerzas republicanas, donde la derecha republicana representada por los Liberales-Demócratas de Melquíades Álvarez se presenta en coalición con Acción Popular, obteniendo 13 diputados, dos de ellos antiguos masones (Melquíades Álvarez, Merediz Díaz Parreño[3]) Los socialistas tan solo sacan 4 diputados entre los que se encontraba el masón Teodomiro Menéndez.
Ante esa fuerte basculación política de Melquíades Álvarez,( cuyo Partido Reformista gozó durante años de las simpatías de la masonería asturiana que coadyuvó además a su vertebración en la región), la masonería rechazará no solo tal opción política , sino que será denostado “por sus inclinaciones pre-fascistas”, contrarias por otra parte a los intereses de la Orden. El pacto con la CEDA, va a traer como consecuencia que el Gran Oriente Español de instrucciones precisas para que se expulse fuera de las logias aquellos hermanos que colaboraran con las organizaciones de tendencia derechista como el Partido Liberal. Demócrata
De hecho la logia Riego de Gijón recibe el siguiente balaustre de la GLRN, con relación a la afiliación de los masones al PLD :
“ Se hace saber que todos nuestros hermanos:. Que militen en partidos como (PLD) están en el deber de hacer y una declaración expresa y por escrito de no hallarse conformes, ni aceptar tales amalgamas con esas organizaciones jesuizantes y de todo punto reaccionarias y contrarias en un todo a nuestros principios L\I\F\, comprometiéndose a negar su voto a favor de tal alianza, la cual integran en parte MM\m, expulsado de la Orden y haciendo, constar a la vez que se dan de baja en el partido.”

LA REVOLUCION y la MASONERIA
Tras la escalada socio-política que se estaba librando, acentuada por la detención del alijo de armas del barco “Turquesa” se entra en una dinámica que Paco Ignacio Taibo nos relata casi día día en su Historia General de Asturias:
“5 de septiembre acaba la huelga de los tranviarios en Oviedo; 8 de septiembre huelga general en toda Asturias; 10 de septiembre Duro Felguera cierra indefinidamente el Pozo Fondón y la patronal castiga a los trabajadores del muelle de Gijón; 12 de septiembre, detenciones de socialistas y anarquistas, destitución de nueve alcaldías socialistas decretados por el Ministerio de Gobernación; 20 de septiembre la Alianza Obrera emplaza públicamente al Gobernador de Asturias para que resuelva en diez días el conflicto de EL Fondón; 23 de septiembre los detenidos del “Turquesa” son visitados por una marcha obrera; 24 de septiembre la policía decomisa bombas y pistolas en la Casa del Pueblo de Turón; el 25 de septiembre “Avance” en su titular de primera página “AL DIA SIGUIENTE DE LA REVOLUCION; 29 de septiembre el gobernador moviliza las fuerzas del orden(....) 30 de septiembre la revolución social toca a la prensa.”
El Concejo de Mieres, junto con la cuenca del Nalón van a constituirse en las claves de la insurrección asturiana, pues no en vano, tan sólo, en el territorio mierense habitaban siete mil ochocientos mineros y unos mil metalúrgicos que en su levantamiento toman por completo la villa, constituyendo los primeros comités revolucionarios el primero será el de Mieres, que se compone en un primer momento por dos miembros de cada organización política: socialistas, cenetistas, comunistas y un miembro del Bloque Obrero y Campesino (BOC). En este Comité los socialistas estaban representados por : Juan Pablo García, que se había iniciado en la masonería en el seno de la madrileña logia Concordia, luego de vuelta a su tierra, se adscribió a la logia Argüelles de Oviedo, donde aparece nuevamente afiliado el 24 de diciembre de 1931, con el nombre simbólico de “Espartaco”.
A lo largo de la primera jornada revolucionaria se van configurando las distintas tareas a abordar por el Comité, y estructurando a su vez pequeñas células encargadas de las tareas del transporte y evacuación de los heridos, de las vituallas, etc. Paralelamente además se va extendiendo el movimiento revolucionario que sube Caudal arriba hasta llegar a Santullano donde se ataca el cuartel de la Guardia Civil que ante el asedio se refugia en la casa de otro ex -miembro de la masonería José Sela Castañón patrón de las minas: Hulleras de Riosa, Tres Amigos, Peñón y Poca Cosa; su casa es destruida y tras la muerte de dos guardia civiles José Sela es detenido por los milicianos ante el riesgo de linchamiento por parte de los obreros, puesto que “se le acusaba de avaricia y mal trato de éstos”, hecho que e contrastaba vivamente con la actuación de otro capataz minero y exmasón: Víctor Felgueroso.
José Sela se inició dentro de los talleres del siglo XIX, concretamente dentro del taller ovetense “ Nueva Luz” en 1880 y donde adopta el simbólico “Aristóteles” obteniendo el grado de Compañero (2º) en 1881.
Los milicianos trasladan a José Sela para que recomiende a la Guardia Civil de la localidad de Ujo su rendición Confirmar si es Sela Sela o Sela Castañon??
La revolución se extiende valle arriba hacia Turón, donde están los pozos : Hulleras de Turón, San Vicente y la Mina Riquela, cuyos trabajadores están en su mayoría afiliados al Sindicato Minero socialista (SOMA), que cuenta con casi cuatro mil afiliados en la zona, seguidas muy de lejos, por el resto de organizaciones como el Partido Comunista o la CNT.
En la noche del cuatro de octubre las milicias que habían establecido las Juventudes Socialistas asaltan las oficinas de Hulleras de Turón, en cuya empresa había habido fuertes tensiones, entre la patronal y los elementos obreros, y tras hacerse con dinamita y distintas armas consiguen rendir también el cuartel de la Guardia Civil de La Rabaldana.
En esos momentos, el día 5 ya se había detenido al ingeniero de Hulleras de Turón Rafael del Riego, (descendiente del general y masón Rafael del Riego nacido en Tuña y pariente también de Joaquín del Riego Martínez que fue Venerable de la logia Argüelles entre 1926 y 1927), el día 6 llegaban procedentes de diversos lugares los ingenieros: Luis Bertier, Emilio Durán, Francisco de la Brena que son trasladados a la antigua Casa del Pueblo, donde llegan a juntarse 26 detenidos, y entre los cuales se hallaban también el jefe de los guardias jurados, y dos miembros de este cuerpo, ocho religiosos de La Salle, un sacerdote Pasionista de Mieres, y tres sacerdotes de Turón, dicho grupo se ira incrementando con la llegada de dos militares el teniente coronel Luengo Varea y el comandante Muñoz.
En la noche del día ocho de octubre son fusilados los ocho Hermanos de La Salle y el sacerdote Pasionista y los oficiales mencionados. La decisión sobre el fusilamiento de éstos religiosos, recae directamente en el Comité en el que participa Leoncio Villanueva compañero y amigo de Silverio Castañón que comandaba el citado Comité.
Parece ser al tenor de algunas informaciones, que en
la sesión en la que se decide la muerte de los religiosos, el Comité estaba compuesto por seis socialistas, seis comunistas y un cenetista; dos de los miembros del citado Comité: Fermín López dirigente de Juventudes Socialistas y el masón Leoncio Villanueva concejal del PSOE, se opusieron al resto supuestamente formado entre otros por: Jacinto Salaberría, Fermín López Navas, Aurelio Choya y Fernando Castañón...., lo cual no fue suficiente para detener tal el fusilamiento que fue muy criticado dentro de las filas revolucionarias. [1]
El ataque a la iglesia, y en esta caso a los Hermanos de la Salle, proviene de la identificación de la iglesia con el poder político, y de hecho el clero católico de aquellos momentos estaba dando muestras de adhesión a la fuerzas vivas encarnadas en la Guardia Civil, que había tenido fuertes desaciertos en Asturias y más en las cuencas mineras, además de crear y colaborar con la patronal en los sindicatos amarillos y de adscripción política en el sector más derechizante la CEDA, hicieron que estos fueran víctimas a veces, injustificables como el caso de los religiosos citados, del algunos Comités revolucionarios. Pero en general en el 34, se recogen, (treinta y tres religiosos muertos por distintas causas) causas de protección de los Comités revolucionarios, frente al propio pueblo.
Con respecto a la participación de Leoncio Villanueva en el caso de los “Mártires de Turón “ en la obra de Pedro Chico González , se recoge así:
“ Leoncio Villanueva (...) no era incompatible con su compadreo cotidiano con el capellán D. Tomas con quien no perdonada la partida de cartas después de la comida ( ...) sobre los aireados en los procesos legales que se siguieron a la revolución, el masón no tuvo que ver en la muerte de los religiosos de Turón. Sin embargo múltiples testimonios le implican en la misma, al menos por omisión”.[2]
En cuanto al resto de las actuaciones de los masones asturianos en la revolución del 34, se pueden resumir del siguiente modo: en Nava, prácticamente el triángulo ”Ferrer” estaba sin actividad y muy dividido en aquellos momentos, puesto que algunos de sus miembros ya estaban instaladas dentro de las filas derechistas como el farmacéutico Gustavo Acebo. En Villaviciosa el anarquista Cristóbal Cano y su hijo son detenidos en los primeros días de octubre:
No parece que a Villaviciosa le haya afectado de forma contundente el movimiento revolucionario, pues apenas si en los documentos municipales es tratado el tema de las insurrecciones. Hay que tener en cuenta que en la zona hubo un fuerte contingente armado que imposibilitaba cualquier movimiento de los insurgentes, aún así a algunos dirigentes maliayeses les costó, penas de prisión.
Decía antes, que en realidad la participación de Cano en la revolución del 34 y otros fue mucho menos revolucionaria y más prosaica, como suele a veces ser la realidad. Puesto que el 6 de Octubre, estaban reunidos una serie de personajes de la “Villa” en la Ferretería de Máximo, y entre ellos Cano y su hijo Carlos, y al pasar por allí un Teniente de la Guardia Civil que denominaban “Cucharón“, se lo llevó detenido y junto a él a su hijo Carlos por protestar, su causa fue sobreseída, aún así estuvo tres meses encarcelado, el semanario “El Progreso” de Diciembre del 34 una vez concluida su prisión se hace eco de su retorno a Villaviciosa en un suelto que decía: “tanto Cristóbal como su hijo Carlos se han reintegrado a sus hogares”.[3]
En Gijón que se recibió la orden de inicio del movimiento revolucionario en el curso de la noche del 4 de octubre, emprende su propio periplo revolucionario, pero a pesar de que en dicha ciudad está radicado todo el aparato masónico,( pues es allí donde residen la mayor parte de las logias y ente coordinador la GLRN), no parece a la vista de los documentos que la participación directa de la masonería en el movimiento revolucionario haya sido importante, de hecho en el Comité Revolucionario de la CNT de Gijón no había reconocidos masones, y en los expedientes que se instruyeron tras la Guerra Civil apenas hablan de penas o detenciones sufridas durante dicha época, sin embargo masones como Eleuterio Quintanilla, Mallada,... reconocidos masones, por fuerza debieron tener su actuación, aunque no debió ser

[1] Sobre el 34 en Asturias, existe mucha bibliografía, aunque los datos aquí expuestos se ha tomado de la Historia de Asturias, tomo 7, de Paco Ignacio Taibo II. Edto Silverio Cañada; existe también un trabajo sobre Rafael del Riego de Eduardo García publicado en el Diario La Nueva España del 21 de Noviembre de 1999 en su suplemento Siglo XXI
[2] Chico González, Pedro “Testigos de la escuela Cristiana” 1989, Edición privada con licencia eclesiástica.
[3] V. Guerra. obra cit.[1] “Insurrección defensiva y revolución obrera (el Octubre español de 1934)” de David Ruiz, Barcelona 1988. Aporta una buen referencia bibliográfica. Historia General de Asturias. Paco Ignacio Taibo Tomo 7º - 8º “Octubre del 34” Gijón 1978.[2] Documento que extiende la logia a un hermano que o bien desea afiliarse a otra logia o permanecer en “sueños”[3] Este último fue expulsado de la Orden masónica en Diciembre de 1924, junto con otros destacados masones como Gervasio de la Riera, o el lenense Pedro Fernández Fueyo. Merediz muere además en una de las “sacas de prisioneros de la Guerra Civil.

Textos@ Victor Guerra, Trabajo inédito sobre el 34 y la masonería.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...