Mostrando entradas con la etiqueta Gijon. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Gijon. Mostrar todas las entradas

01 mayo 2012

EL GODF RETORNA A ASTURAS. SIglo XX


SIGLO XXI.  EL RETORNO DEL GRAN ORIENTE DE FRANCIA

CONTEXTO DEL RETORNO


 Un cuarto de siglo después del levantamiento de columnas de la primera logia que se asienta en Gijón en 1850,  a través del impulso de tres hombres: José Victory, Joaquín Cabrera y Jesús de Gracia,  y de los sucesivos proyectos habidos en esta tierra, tanto en el seno del Gran Oriente Francia con el proyecto que se da en la ciudad de  Gijón en 1871, que acabamos de presentar y que  también concluye años más tarde sobre 1875.

Hubo otros proyectos y otras logias bajo los auspicios de otras Obediencias,   muy famosas y prolijas en su desarrollo y presencia,  en el seno de la sociedad asturiana, tanto ovetense como gijonesa, sin descuidar otros talleres que se dieron en Belmonte, Bimenes, Luarca, Trubia, Navia o Aviles, sin olvidar los triángulos de Turón  o de Nava.

Pero el Gran Oriente de Francia ya no estará presente en esa evolución, salvo tangencialmente  cuando la alargada sombra del general Franco se cierne sobre el trabajo masónico y sea, entre otras Obediencias, el Gran Oriente de Francia quien recoja fraternalmente a los españoles exiliados en los distintos talleres, o coopere  a  organizar la evacuación de los republicanos españoles de los insanos campos de   

Pero han tenido que pasar múltiples procesos, a veces hasta rocambolescos, para que el Gran Oriente de Francia  retornara de nuevo a  los Valles de Gijón, y lo va hacer  de la mano de nuevo de  otros tres masones, en esta ocasión la componente de origen  de los fundadores va a tener un carácter más autóctono puesto que dos son  gijoneses, y un  tercero es oriundo  de Malleza, (Salas) y que van hacer retornar  tras la friolera de 126 años de la ausencia de la actividad masónica de carácter francés que representa en este caso el Gran Oriente de Francia a Gijón.

Aunque este regreso no llevó como en los casos anteriores una inactividad o ausencia de los trabajos masónicos, sino que en ese ínterin la ciudad de Gijón vio levantar columnas de otras logias y Obediencias, tanto en el siglo XIX, amén de los ya citados  tenemos las siguientes logias: Amigos de la Humanidad  nº 61  (1889-1894) La Perla del Cantábrico nº 75 (1891-1892) La Razón nº 124 (1878-1888), Ciencia y Virtud nº 128.

En siglo  XX, se cuenta en la historia de la ciudad con las logias  y triángulos siguientes: T\ AMESE nº 68 (1911) T\ Evaristo San Miguel (1923) y luego las logias: Jovellanos (1912-1938) Riego (1923-1936) Astúrica  (1925) López del Villar  (1933)  y el Capítulo Rosacruz Alberto de Lera (1933),  tiempo este último en que hubo un predominio en la atomización de trabajos bajo la tutela de la Gran Logia Regional del Noroeste, y dependiente todos del GOE, a excepción del taller levantado por los hermanos bombona,  que bajo los auspicios de la Gran Logia Española levantaban en Gijón la logia Astúrica que  fueron todos ellos los buques insignias de la masonería regional con  logias tan importantes como la Jovellanos.

Tras un largo proceso inquisitorial por parte del franquismo que duró sus cuarenta años llenos de días y noches, retornó la masonería con la incipiente democracia y lo hizo a través de aquellas viejas gentes que retornando desde el exilio de México o de Francia ponían de nuevo la ilusión en colocar el bastión masónico en la nueva España, y lo hizo como era de suponer preñada de inquietudes y de problemáticas tan singulares como singulares eran los periplos de los retornados, con visiones tan distintas y en ocasiones  tan contradictorias, pues no en vano los periplos americanistas y franceses  arrojaron una singular visión  de la España y del quehacer político, que tuvo su correspondiente replica en el asentamiento de la masonería española de 1978.

La evolución o llegada a las tierras asturianas de la masonería se hará de rogar y lo hará mediante  la presencia de una Gran Logia Masónica Asturiana, que trajo tantos quebraderos de cabeza a sus integrantes allá en la decaída de los  90. Será concretamente en abril del 1.992 cuando se presente ante la delegación del gobierno del Principado de Asturias los estatutos de esa Gran Logia de carácter “salvaje”[1] como ellos mismo recogen ,y que se conforma alrededor de las logias Hermes y Clío, y Mercurio Activo. Aunque su capitalidad la van a tener en Oviedo en la calle Postigo Bajo.  Talleres que terminarán derivando sus problemas internos en los juzgados,  dos años más tarde.

Los periplos masónicos asturianos son escasos  y ello hace que en parte aquellos que seguían en la luz masónica, tuvieran que hacerlo en los valles de Madrid, volviendo a encontrarse nuevos y viejos mimbres astures en la Gran Logia Simbólica Española, y que pronto la llegada de nuevos miembros y refuerzos y la insistencia del gastrónomo  José Juan Iglesias del Castillo, Venerable el nuevo taller que se va abrir en el  Oriente de Gijón,  una logia que aunque recoge el título distintivo de la primera: Los Amigos de la Naturaleza y Humanidad, ésta se pondrá bajo la tutela de una masonería adogmática y liberal como la Gran Logia SimbólicaEspañola (GLSE) que aquellos momentos presidía el jurista alavés Javier Otaola. Estamos hablado que esto sucedía en 1998.

En ese ínterin y buscando los miembros salientes del proyecto de la GLSE establecido en Gijón una Obediencia dispuesta a abrir trabajos en Asturias, pero con orientaciones racionalistas, y adogmáticas desde el punto de vista de interpretación de las Constituciones de Anderson, Gijón vuelve a ser sede de un proyecto alineado bajo la visión anglosajona y más conservadora de la masonería  que representa la Gran Logia de España,  que abre en Gijón un taller de la mano de su Gran Maestre Ton Sarobe, que luego sería irradiado, y que toma como título distintivo del Luces Miles o más comúnmente Caballeros de la Luz [2]. Y que presidiría por poco  tiempo David Rivas Infante miembro de la Organización política  Andecha Astur.


LA LOGIA ROSARIO DE ACUÑA

Al igual que en los casos anteriores, la llama masónica que en algunas personas no se apaga nada más que con le periplo vital dos  masones de la década de los 90: Paulino Lorences, Maestro Masón (3º)  y Ricardo Fernández Rodríguez, Compañero Masón (2º) , provenían ambos del malogrado proyecto de la  Gran Logia MasónicaAsturiana, en la que hubo una alta y cualificada participación, aunque terminó como el rosario de la aurora,  y algunos de sus miembros terminaron sumándose a otro plan menos “salvaje” y más enraizado en la cultura y regularidad masónica que representaba en esos momentos  la Gran Logia Simbólica Española, (GLSE) encarnado esa incorporación a  la logia madrileña  Gran Atanor nº 27, de la GLSE,  en la cual se circunscribe todo el grupo de masones asturianos y vallisoletanos que trabajando de forma conjunta alternando la sede de los trabajos de forma alternativa, coinciden con otra pieza del núcleo que conformará la piñata del GOdF en Gijón.

En ese contexto  me inicio (Víctor Guerra García),  en esta logia madrileña el 14 de diciembre de 1997, y que más adelante conformaré el primigenio triángulo Rosario de Acuña dependiente del GOdF.

Tras numerosos viajes a Madrid y Valladolid para la realización del trabajo masónico, actividad y viajes que va desmoralizando a un sector, concluye toda esa actividad con la fundación de una logia en Asturias, con base en Gijón que toma de la antigua tradición masónica gijonesa el título distintivo: Amigos de la Naturaleza y Humanidad, pero esta vez trabajará bajo los auspicios de la GLSE, trabajo con mucha precariedad de medios y recursos, reuniéndose en hoteles, casas particulares o restaurantes, y con la concurrencia de masones de los valles de Valladolid, o asistiendo a éstos cuando realizan sus tenidas en dicha ciudad castellana.

Esta situación muy dura en la condiciones de trabajo, gasto y concepciones, unido al desconocimiento masónico de unos, y las discrepancias y desencuentros personales pero también de proyección y de concepción masónica, todo ello  van aflorando cada vez más,.... y máxime cuando el grupo asturiano va cogiendo madurez y conocimiento sobre la estructura masónica de la GLSE. 

En el taller gijonés  bajo la égida de la GLSE, pronto se van darán  dos visones distintas: una de carácter deísta y muy enraizada en el simbolismo de René Guenón, y por tanto influida por conceptos y materias que la otra visión  que se daba en el taller creía  que debía estar exenta y que se constataba como contaminaciones de la masonería.
Estos  últimos  Hermanos entre los que yo me alineaba  formando corriente más racionalista y laica,, que bien representaba el Gran Oriente de Francia, pero cuya idiosincrasia desconocíamos, imbuidos como estábamos en el albur masónico español.

 La falta de entendimiento entre algunos miembros y con posturas cada vez más contrapuestas, apura la salida sin otra opción de varios miembros que encabezo en una tenida-agape e Cangas de Onís , donde entrego el mandil a los lideres de esa primeriza logia: Pepe Igleisas y Juan Carlos Daza

En esa inestabilidad y divergencia intervienen en gran medida las directrices que marcan desde el Oriente de la logia gijonesa,  José Juan Iglesias del Castillo como Venerable y Juan Carlos Daza, como 1º Vigilante, que van dotando a la logia de un corpus simbolista cada más esotérico,  como en parte lo demuestra la edición del diccionario delJuan Carlos Daza sobre la masonería, en cuyo tomo  hace compone  un extraños corpus masónico mezclando cábala, esoterismo, hermetismo con la tradición masónica,.

Si bien las dos concepciones pudieron haber sido complementarias, no se logra el consenso entre los dos grupos, en tanto que unos estaban muy alineados en la estructura escocista y simbolista guenoniana, con una práctica muy interna y negándose a una proyección exterior, el otro  pequeño grupo conformado por Paulino Lorences, Ricardo Fernández y Víctor Guerra empezaba a tener claro que hay había otras maneras de ver y ejercitar la masonería, con una proyección más vital y social, al estilo de la masonería francesa y relacionándose con el entorno masónico del resto de la península, aunque por en medio estaba también las propias contradicciones de la Obediencia en España.

Tras diversos tira y afloja, las divergencias son cada vez mayores, y no se accede a la petición de la creación de un triángulo dependiente de la logia, de tal forma que pudiera haber bajo el mismo paraguas obediencial dos concepciones distintas como bien recogía que pudiese ser la GLSE, aunque la Obediencia como tal en manos de Javier Otaola en aquellos momentos desconocía bastante la situación interna, magnificándose una vez la organización en base a baronías  y reinos de Taifas un tanto aislados unos de otros, como bien se magnificó en la entrega de Carta Patente de la logia gijonesa en Madrid, donde el VM  Pepe Iglesias, se quedó en el ágape totalmente aislado, al igual que el grupo asturiano, ya que la figura central era Javier Otaola y su Gran Consejo.


Finalmente el grupo citado Paulino, Ricardo y el que suscribe, concluye su presencia en la GLSE, solicitando su Plancha de Quite, la primera que se presenta es la mía (Victor Guerra)  es la mía como Aprendiz y la cual se produce en 1999,  después de un intento de volver a atraerme a la logia por parte de Ricardo Fernandez y Paulino Lorences, estos abandonan la GLSE al vez que yo no cambiaba de opinión y a  partir de ese  momento  se abre un largo paréntesis en el cual los tres citados masones ya en plena facultad de movimiento iniciamos la búsqueda de una Obediencia que recogiera nuestras inquietudes, una vez descartada la GLSE, y el DH, éste último por creerlo aún muy ubicado en la línea simbolista, y porque en parte resultaba más idóneo para nuestras particulares visiones una figura aún lejana en esos momentos, y que representaba  muy bien el Gran Oriente de Francia.

Se había mirado hacia el Gran Oriente de Francia, Obediencia que había tenido logias en Asturias, y que además conocían de primera mano tanto  Paulino Lorences como Ricardo Fernández, pero de refilón y el desconocimiento en esencial del GODF, casi que era supino pero mediaba para que dicho proyecto fructificara que el Gran Oriente de Francia quisiera o se decidiera ocupar masónicamente suelo español, cosa que finalmente se hizo a través de un largo proceso en el cual participaban logias en parte desgajadas de la GLSE, y de la Gran Logia de España, y de ahí que todo parte de la Respetable Logia Blasco Ibáñez, que lideraba Juan Antonio Sanchez (Jass) y Sorolla al oriente de Valencia y Constante Alona al Oriente de Alicante que lideraba Rafael García Messeguer.

De éstos dos talleres mencionados retornaría la presencia a España del Gran Oriente de Francia de la mano  de las logias  Blasco Ibáñez y de  Constante Alona, logia en la que precisamente se inicia una personalidad que aunque no era gijonesa, sino valenciana,  tendrá mucho que ver con Gijón constituyéndose en todo un símbolo, la librepensadora  Rosario de Acuña.

De nuevo había presencia en suelo patrio del trabajo masónico de carácter adogmático, liberal y laico que representa  la masonería francesa cuyo liderazgo ejerce el Gran Oriente de Francia, y que incorpora  como miembros de pleno derecho y reconociéndoles como masones a: Paulino Lorences, Ricardo Fernández y Víctor Guerra, con fecha de abril del 2001 y en la cual  prometen respetar, lo que en parte venían desde tiempo persiguiendo:

Trabajar en una “institución esencialmente filantrópica, filosófica y progresiva, la francmasonería tiene por objeto la búsqueda de la verdad, el estudio de la moral y la práctica de la solidaridad Trabaja por el mejoramiento material y moral, y el perfeccionamiento intelectual y social de la humanidad. Tiene por principios la tolerancia mutua, el respeto a los otros y a uno mismo, la libertad absoluta de conciencia. Considerando las concepciones metafísicas como del dominio exclusivo de la apreciación individual de sus miembros, ella se abstiene de toda afirmación dogmática y tiene por divisa: Libertad, Igualdad y Fraternidad”[3].

Atrás habían quedado los tiempos de Murat, o  la discusión sobre la obligatoriedad del GADU en los trabajos masónicos del GOdF, las ideas racionalistas y de proyección se habían abierto camino entre el esoterismo y simbolismo mesiánico que otros predicaban, y ahora había ocasión de presentar ante los asturianos una Obediencia liberal y laica, con una pujanza de 45.000 miembros y casi 300 logias, y abierta reconocer aquellos que desde posiciones agnósticas o ateas podrían picar libremente a sus puertas de la masonería.

Con ello se deshacía la vieja contradicción que se ha dado en buena parte de la masonería española que suponía trabajar desde dichas concepciones de agnosticismo o ateismo, o de carácter republicano en logias u Obediencias que invocaban todos sus trabajos al GADU, haciendo de este concepto un chicle tan extenso y digerible en tanto en cuanto que para unos  era la trascendencia y para otros podían ser el bing bang o algo etéreo, y  teniendo que jurar en muchos casos  o prometer sobre Biblia,  o libros blancos y practicando rituales con viejas y prístinas presencias cristianas y caballerescas.

La incorporación de los elementos asturianos se hace a través de la logia Blasco Ibáñez de Valencia, que pronto se construyen en Triángulo y vuelven a repetir en parte el ciclo que se había dado durante la primera y segunda experiencia masónicas dentro del GOdF en Asturias, presión por ser reconocidos como tal, ralentización administrativa de la logia de la cual se depende, extravío de documentaciones, unido todo ello a una expectante paciencia por parte del GOdF en ver que va sucediendo al Sur de la región del sureste francés, y observando  el  cariz que toma el proyecto español del GOdF, muy criticado por la GLE y en parte por la GLSE, que ven invadidos sus dominios territoriales.

Si bien el proyecto gijonés de un  establecimiento de una masonería adogmática y laica, no parece en principio que tenga fuerza, pues se solapan a su presencia la de otros grupos masónicos bajo la égida de la GLE, o el otro sector de la masonería mixta dependiente de la GLSE, que tras pasar por diversos periplos concluye con la culminación de una pequeña logia sobre la reconstrucción de la anterior, pero ahora optando por otro título distintivo: La Indivisible [4]; la prueba esa fuerza esta ahora demostrada con el levantamiento de columnas.

Así es como el proyecto del Gran Oriente de  Francia en Asturias, va renaciendo, abriéndose paso poco a poco, y dando a conocer a través de artículos y diversos trabajos de investigación que la masonería ha tenido peso en la región, y que el GOdF, ocupó un importante espacio en esa sociabilidad masónica de comienzo y finales del siglo XIX.

Ese trayecto y proyecto masónico  se va consolidando al tener ya un reconocimiento como futura logia, que se aprueba definitivamente el 29 de enero del 2003 en el seno del Congreso Regional celebrado en Toulouse que aprueba  la constitución de la futura logia Rosariode Acuña al Oriente de Gijón.

Llama la atención que una logia como la gijonesa adscrita al GOdF,  tomara en esos momentos  como título distintivo el de una mujer. La intención de esta preferencia por la figura de Rosario de Acuña, tiene su base mostrar una inclinación hacia una masonería que se concibe por este grupo como mixta, pero las opciones y posibilidades son las que hay, el adoptar un titulo distintivo como el de Rosario de Acuña, ya deja clara la proyección social, política y cultural que desea tomar como taller,  a ejemplo de la que ejercitó la también masona Rosario de Acuña iniciada en la Respetable logia Constante Alona de Alicante y en la cual adoptó el simbólico de Hiparía.

Por otro lado la aceptación de tal patronímico es una reivindicación del librepensamiento que tan bien defendió desde diversas páginas la librepensadora madrileña, pero gijonesa de adopción,  y que constituyó todo un símbolo para las clases menos pudientes de la sociedad gijonesa.


Así es como la logia Rosario Acuña a día de hoy presenta unas columnas preñadas de la presencia de 13 masones, empeñados en la puesta en valor de la masonería laica y adogmática y liberal que representa la masonería  que proyecta el Gran Oriente de Francia, que esperamos rompa el círculo histórico en que se movió la masonería francesa en Asturias.

He dicho en Villaviciosa en el día de la republicana efeméride del  14 de Abril del 2004
Víctor Guerra


[1] Cuando una logia no depende o se adscribe a una Gran Logia u Oriente, se la considera “salvaje” aunque pueda estar constituida regularmente. 
[2] A esta logia se le dedico un trabajo en la Revista del RIDEA. Guerra García, Víctor: El título distintivo de Caballeros de la Luz en la masonería asturiana. BIDEA n º 159, Enero-junio del 2002
[3]
[4] Logia que deriva de la extinta logia Amigos de la Naturaleza y Humanidad de 1998. levantada bajo los auspicios de la GLSE.


Texto @Víctor Guerra.


13 abril 2012

El Gran Oriente de Francia en Asturias (5ª entrega)

Sigo  haciendo llegar por entregas este pequeño librito que hice con motivo del levantamiento de columnas de la logia de la cual he sido co-fundador (la Logia Rosario de Acuña( del Gran Oriente de Francia, y como este  libro está prácticamente agotado, que mejor manera que entregarlo en este blog dedicado a la masonería asturiana.
Víctor Guerra 
LOS PROBLEMAS

La falta de documentación como las “Planchas de arquitectura”, o sea los trabajos que realizan los masones durante las tenidas no nos permiten saber el grado de incidencia de esta logia, ni en que ámbitos se movía, si es que lo hacía. No nos han llegado noticias de que tal sociabilidad hubiera tenido una presencia destacada en la sociedad gijonesa, situación que en parte es explicable y que vendría derivada de su condición de extranjeros y el recuerdo de tiempos pasados, condicionantes que debieron afectar a la proyección de la logia hacia el exterior. Por eso nunca se entendió qué había sucedido para que este nuevo proyecto hubiera desaparecido sin motivos aparentes, en un momento tan álgido. Tampoco la historiadora de la masonería asturiana ya citada lo hace en su trabajo de investigación, y es ahora con el recibo de toda la documentación cuando vemos resuelta la pregunta que nos hacíamos ¿Qué había pasado para qué tras esta segunda experiencia no volviera haber un taller en Gijón hasta 1878?.

La respuesta a esta pregunta nos llega el 5 de marzo de 1873, cuando el Maestro Masón François Bronner envía una carta al Gran Oriente de Francia en la cual echa pestes de la saga Criner, que a la sazón ocupaban la cabeza del taller: Antonie como Tesorero, François como Secretario y Georges (padre) como 2º Vigilante de la logia, a los cuales les acusa de abrir la correspondencia dirigida a la logia sin estar él presente como Venerable, y a que éstos influencian a la hermanos masones españoles para que aprueben y apoyen el traspaso de la logia hacia el Gran Oriente Nacional de España.

Tal situación trae consigo un cruce de correspondencia que desemboca en que los Crinner reaccionan y junto con la mayoría de los miembros del taller, que están de su parte, y previas las formalidades que requiere el caso convocan la Cámara de Justicia de la logia gijonesa, en tal estamento masónico se determina que una vez estudiados los cargos contra el Venerable, se decide aplicar los artículos el 5 y 7 de los Procedimientos judiciales masónicos, que conllevan la expulsión del Hermano y Venerable Bronner.

Éste no se queda quieto y recurre dados sus contactos a la Cámara de Apelaciones del Gran Oriente de Francia, que se ve de repente bombardeado por una serie de memoranduns que enviaban bien r el taller, bien por el propio Bronner, rebatiéndose unos a otros las acusaciones que se lanzaban.

La acusación de la que es objeto François Bronner, y de la cual se defiende en un largo memorandun, estaba argumentada en los siguientes puntos:

1º/ Que el ex –Venerable (Bronner) había cobrado a tres miembros de la logia, que habían venido a la Instalación del taller desde Avilés en caballería, los gastos de su manutención, propia y la de los caballos, anotando como Tesorero que era de la logia la cantidad de 62 reales.
2º/ Que había presionado a un profano Luis Lombard, hermano de sangre del francmasón Claudio Lombard para que entrara en la logia, y así podría saldar con más facilidad una deuda contraída con el Venerable.
3º/ Por la actitud poco masónica de haber arrojado el mandil en la tenida del día 19 abril, y roto el ritual cuando se estaban formulando los cargos en logia. Y cerrar asimismo los trabajos sin las formalidades acostumbradas y sin motivos, teniendo además a la puerta a traes hermanos visitantes del Grado 18º sin ser recibidos.4º/ Haber querido presionar a dos Masones del Grado 18º visitantes para que estos estamparan sus firmas en informe favorable a su conducta, cuestión a la que éstos se negaron.5º/ Se le acusaba a su vez de haber sustraído parte del tesoro masónico, y las cotizaciones de los miembros cuando ejerció de Tesorero.

Si ya éstas eran acusaciones ya de por si graves, los hermanos una misiva en la que hacen llegar al GOdF, que abrigan la sospecha de que Bronner mantiene comunicación secreta con el Venerable de Verdadera Iniciación al Oriente de Barcelona, a la sazón José Victory, que se hace titular Venerable Ad Vitan de la logia gijonesa, y que además auguran y anuncian que tienen algún dato más acerca de las aptitudes morales de Bronner.

El Gran Oriente de Francia , tal y como se opera en estos caos hace una llamada a conciliación y concordia entre las partes y hermoso todos ellos de la logia Los Amigos de la Naturaleza y de la Humanidad, la parte acusante ante ello aún se cierran más en banda ante cualquier solución, y más aún se complica tal opción cuando Bronner hace llegar al Gran Oriente de Francia, diversos avales acerca de su intachable conducta social, avales que son firmados por personas de fuera de la logia, entre ellas la del Alcalde y republicano Eladio Carreño, contándose entre otras con la de Gaspar Cinfuegos de Jovellanos, o la del párroco José Prado y Sierra, y firmando igualmente avales los Sres. I. Paquet, Nemesio Sanz Crespo, y Luis Truhán, en fin lo más granado de la sociedad gijonesa, y cuyo abanico social y político va desde lo más conservador al republicanismo federal que tutelaba Eladio Carreño, y todo ello en pos de que Bronner pudiera rebatir la mala conducta que había tenido dentro de la logia..

También entra en acción el inquieto José Victory, y lo hace mediante una carta que se escribe en Paris, donde éste había arribado el 19 de junio 1873, y en la que expone que el fue quien trabajó con Bronner para reunir de nuevo a los hermanos de Asturias, y ”trabajó con mis instrucciones hasta que llegó a reunir al número de miembros, y faltándole los materiales suficientes nuestra logia Verdadera Iniciación, con mucho interés les envió sin cargo un reglamento particular de nuestra logia e impresos para empezar los trabajos”, comenta a su vez que en el archivo de la logia catalana están la correspondencia mantenida con Gijón, y con referencia a su cargo honorífico de Venerable Ad Vitan, es de 1850, y comenta que es lógico que los hermanos después de tantos años no tengan un recuerdo fresco de ese nombramiento.

Lo que más asusta al resto de la logia que aliena detrás de los Crinenr, y así se lo hacen llegar al GOdF, es que puedan salir datos de los trabajos de la logia de cara a justificar una conducta tal como hizo Bronner, salvo que los firmantes ignoraran la razón de lo que estaban firmando y por tanto no tienen sentido dichos avales, asimismo argumentan sobre cómo es posible que se inmiscuya en dicho conflicto y expediente a personas ajenas al trabajo masónico, como lo eran los firmante de los vales presentados por Bronner.

Ante todo este problema el Gran Oriente de Francia, reúne su Cámara de Apelaciones el 8 de noviembre de 1873, y donde se demuestra que Bronner era un hombre bien conectado viendo que su defensor es Mr.- Hubert director de la revista de la Obediencia La Chaine d´Unión.[1]

La Cámara de Apelaciones la componen las siguientes logias: Les Amis de la Patrice (1839); Bienfaiteurs Reunis (1839); Avenir (1839) Amis Bienfaisantes (1829) Française (1867) Ahtenée Français, y Perseverance todas ellas al Oriente de Paris; logia Renovateurs de Clichy, Ere Nouvelle de San Denis, y Bienfaisance et Progres de Boulogne sur Siene, y Le Globe de Vincennes.

Para sus deliberaciones como Cámara se reúnen en la Rue Cadet de París, los delegados que deben asistir a esa Cámara en representación de sus logias aunque no asisten los delegados Moreaux de L´Ere Nouvelle, Mr. Chambord de Le Gobe, y Dubois de Les Renovateurs, aunque e se advierte en la comunicación de la sentencia que tales delegados serán reprendidos por su infracción, al no excusar su asistencia.

El hermano Hubert, realiza una encendida defensa del acusado, en la cual habla de un complot de los Crinner, y que además la acusación que se hace sobre su defendido no tiene ningún sentido. Estudiadas todas la partes y documentos, esta alta Cámara masónica determina que estando el informe viciado en la forma, y que los cargos contra Bronner han sido regularmente establecidos y dada la honorabilidad del acusado, ordena que François Bronner le sean restituidos sus derechos y prerrogativas masónicas, aduciendo que tal sentencia será inserta en el boletín de la Obediencia.

El hermano F. Bronner, ante tan favorable sentencia reacciona rápidamente y solicita al Gran Oriente, en carta fechada el 17 de diciembre de 1873, que éste haga la mediación necesaria para reponerle de nuevo en su puesto, como tal derecho que le asiste, y para proceder en la puesta en marcha del taller gijonés.

El resto de los miembros de la logia gijonesa, tras el chasco sufrido se dirigen de nuevo a la Orden, en carta fechada el 23 de diciembre, en la que muestran su más airada protesta por la sentencia y manteniendo su postura de seguir tras los Crinner, que dicen acatar el fallo, pero no sin antes hacer a la sentencia algunas consideraciones, como era el desconocimiento de la realidad gijonesa por partes de los miembros de la Cámara, el hecho del que el Hermano Hubert hubiera hecho descansar toda la culpabilidad en el H.:. Crinner, y de atender como prueba los avales profanos “sabiendo como se obtienen estos”.

A su vez la obediencia responde con una carta con fecha del 21 de enero de 1874, en la cual se ratifica en la condena y en proseguir con lo establecido, pero la respuesta de los gijoneses no se hace esperar y responden rápidamente afirmando en que Bronner efectuó sustracción de metales cuando ejerció como Tesorero, y que se puede comprobar por el libro de cuentas, artículo nº 5 de la acusación, y que además han descubierto el mismo día del juicio, una falsificación de el libro de Arquitectura de la logia, en el cual se agregó una hoja, y por tanto se preguntan y demanda respuestas al propio GOdF y a la Cámara de Apelaciones ¿Sí el jurado no había visto esas dos pruebas? , que según su entender en un juicio profano serían pruebas tan poderosas como para proceder como se procedió por parte de la logia.

La logia reunida enrono al conflicto y los Crinner, atacan al H.:.Hubert por haber empleado frases en la defensa del ex –Venerable, contra el resto de lo miembros del taller tachándoles de “indigno corrillo, y principal agente nuestro el H Crinner “ y muestran su extrañeza por cuanto que un taller en pleno, y en uso de sus facultades pueda ser calificado de esta manera, ante lo cual toman la decisión no expresada, pero si sugerida, en la carta que se desprende de este comentario: “pero comprenderéis que la situación en que se nos colocó nos precisa a tomar una determinación que en el fondo de nuestra alma sentimos”.
 Escrito al que le siguen unas 30 firmas. De miembros y dignatarios de la logia establecida en Gijón.

Aún así los miembros de la logia Amigos de la Naturaleza y la Humanidad, hacen otra opción de fuerza, aunque en ese ínterin Bronner ya está dispuesto a abandonar la masonería, e insisten en que sí el GOdF persiste en llevar a cabo tal sentencia, pedirán su Plancha de Quite en masa. En una palabra que se irán con la logia a otro Oriente En el mes de julio de 1874, la cosa no parece haber evolucionado favorablemente para Bronner y éste por tanto solicita la devolución al GOdF, de ciertas cantidades ya que rescinde su suscripción al boletín de la Obediencia, e indica determinadas cantidades que ha satisfecho para que le fuera expedida la correspondiente Plancha de Quite.

Tras esta tétrica situación que parece la ideal que se diera en el expediente no se encuentra mucha más documentación al respecto de cómo ha evolucionado la cuestión, hasta que en diciembre de 1874, se comunica a la Obediencia que François Crinner es de nuevo elegido por unanimidad Venerable del taller.

¿Qué fue lo que sucedió? Pues no los sabemos con exactitud, el taller parecía estar muy fuerte y compenetrado, aunque es muy posible que fueran dejando de lado su relación con el GOdF y empezaran a mirar hacia otros Oriente o Grandes Logias nacionales, dada la equivocada reacción que a mi juicio mantuvo GOdF, y ante la tenue respuesta que éstos encontraron por parte de la Obediencia, de ahí optaran por trabajar en el seno de la logia sin preocuparse del resto, tal vez esa es la razón por la cual no haya más noticias hasta 1878.
Parece quedar claro que Bronner, no tenía otra opción, puesto que no contaba con partidarios dentro de la logia y todos sus intentos de hacerse con el taller era a través de la fuerza de la Obediencia, situación que no dejaba de ser calamitosa y que en parte debilitó a la propia logia.

Y la prueba de la firmeza de es que aunque la logia parece caer en el nuevo levantamiento de columnas que se va a producir volveremos a encontrar a buena parte del antiguo taller de 1871-1875, pero este tercer proyecto masónico Amigos de la Naturaleza y de la Humanidad” que tendrá una vida entre 1879-1888, lo hará bajo los auspicios del Gran Oriente Nacional de España, como ya se venía venir, dando que este Gran Oriente de carácter nacional estaba de algún modo heredando las logias francesas del GOdF. 
LOGIA AMIGOS DE LA NATURALEZA Y HUMANIDAD (GOdF) (1871-1875)
Juan A. Arenchandieta 2º Experto 1872 Cabranes (AS) Comerciante
Enerst Boch Guarda Sellos 1872 Bélgica Vidriero
Joseph Boischot Rive de Gier (F) Vidriero
Joaquín Bonnet Aldecona (ES) Labrador
François Bronner Venerable 1872 Rive de Gier (F) Jefe de Talla de Vidrio
Justo del Castillo Cantabria (E) Ingeniero
François Casthrain Rive de Gier (F) Vidriero
Antonie Crinner Tesorero 1873 Rive de Gier (F) Vidriero
François Crinner Venerable 1873 Rive de Gier (F) Director Fábrica
Georges Crinner 1º Vigilante 1872 Melun (F) Vidriero/ Hacendado
Armand Dabadie Bayona (F) Arboricultor
Marcial Degousse Gran Experto 1873 Trelon Nord (F) Moldeador
Valentín Díaz Gijón (AS) Capitán M. Mercante
Jean Claude Escot Givors (F) Viajante
Francisco Fdez.Fernández Gijón (F) Oficial Marina Mercante
Domingo García Moya Secretario 1873 Madrid (E) Oficial Telégrafos
Segundo González Prada Hospitalario 1873 Gijón (AS) Comerciante
Eduardo Guilmain Orador 1873 Madrid (ES) Tenedor de libros
Modesto Gutiérrez Plot Gijón (AS) Ebanista
Charles Heitch
Bélgica
Vidriero
Louis Lamboley Experto Ronchange (F) Director de fábrica
José Mauricio Lapedagne Secretario 1875 Madrid Interprete
Claude Lombard M. Ceremonias 1873 Thorens (Saboya) Vidriero
Timoteo Martínez Arroes (AS) Librero
Jesús Menéndez Orador Adjto. 1874 Gijón (AS) Agente Marítimo
Santiago Menéndez Negociante
Felix Mouton M. Ceremonias 1874 Bélgica Vidriero
Francisco Pérez Carreño Secretario 1872 Lastres Capitán M. Mercante
Joseph Py Marsella (F) Vidriero
Melchor Raspillaire Rive de Gier (F) Vidriero
François Saunier Fontaine (F) Dtor. Fabrica del Gas
Jean Baptiste Schilte 2º Vigilante 1872 Helke (S) Vidriero
Louis Veilich 1º Vigilante 1873 Vars (F) Vidriero
Etienne Vikel Orador 1872 Nievre (F)? Fabrica de Fundición
Ulysse Vincelles G. Templo 1873 Col de Valencia (I) Vidriero
Louis Vinck Vidriero
Carlos Writh Bélgica
[1] Esprit Eugene Hubert, nacido en Tolouse en 18919 era un empleado del Servicio de Impuestos y después Consejero de la Prefectura, y será en 1839 cuando debute como periodista. Iniciado el 17 de marzo de 1848 en la Parfaite Harmonie. Dentro del GOdF es relavado de sus funciones por su oposición al príncipe Murat en 1853. Cuando los masones proscritos en Londres crean La Chaine d´ Union y la distribuyen entre los exiliados de la metrópoli Hubert es su corresponsal en Francia, y desde tal revista se hace oposición a la III Republica. Comienza una segunda carrera masónica al dirigir desde 1869 la revista, ya citada, y desde 1872 a 1889 será una de sus habituales más prolíficas e independientes plumas. Hubert es un nostálgico del anciano Gran Oriente de Francia con sus reuniones bimensuales, el es un defensor del deísmo dentro de la Obediencia y por tanto defiende el tema del GADU dentro del GOdF, aunque al final se pliega a la ley de la mayoría. Republicano de siempre se abstiene e hablar de la Comuna puesto que además condena vigorosamente el boulangisme ( coalición de radicales, blanquistas y nacionalistas y masones patriotas).


Texto @Víctor Guerra.

15 octubre 2011

LA ESCUELA NEUTRA. HISTORIA de la MASONERÏA EN GIJON Siglo XX (4ª Entrega)


5. 3 Un proyecto socio educativo de la masonería : La Escuela Neutra

García Rúa asistió, de los seis a los trece años, a la Escuela Neutra Graduada de Eleuterio Quintanilla.

Esta primera masonería además de estar presente en el tejido asociativo gijonés de carácter industrial, político y cultural, todo ello en pro de ir caminando hacia un modelo societario distinto y enraizado en la triple proclama masónica de Igualdad, Libertad y Fraternidad, un nuevo modelo de intervención socioeducativa, ya que la transformación no vendría por más que lo quisieran algunos a través de los procedimientos revolucionarios, sino a través del cambio de individuos imbricados de una visión igualitarista (concepto de trabajo interno y uno de los objetivos de la masonería). Ese anhelo que viene de la necesidad, ya desde el siglo anterior de poner en marcha un proyecto que satisfaga sus inquietudes se plasma en este arranque de 1900, con toda la “fuerza y vigor” en un proyecto como la Escuela Neutra .

Si bien el esfuerzo educativo que la masonería puso siempre en marcha puede, en ocasiones considerarse como estéril, sus resultados deben ser analizados desde otra perspectiva y es la del enconado debate por que la parcela de la libertad y del libre pensamiento no estuviera sojuzgada:

“La escuela neutra deslinda el campo de las creencias; a un lado todos los que moldean y sistematizan la divinidad; del otro lado la ciencia donde las almas que pueden ver y oír encontraran fácilmente a su Dios. Esta escuela, por tanto, no es atea; coloca al hombre en el camino de la fé: el estudio de las leyes de la naturaleza es una oración clarividente al Sumo Hacedor . Conocer a Dios es su ser, no es imposible; admirarle en sus obras, de la obligación de toda alma racional y ¿ Qué es si no una admiración profunda y avasalladora el conocimiento de las leyes que rigen la tierra y la vida, el cuerpo y el alma?

¡ Este es el ateísmo de la escuela neutra! Ella le dice al niño: “Mira, oye, observa, estudia y deduce (...) es necesario desterrar la enseñanza sectaria que infunde odio, y la imagen del diablo para sustituirla por una enseñanza que desarrolle “la Sensibilidad piadosa que nos hace ver en cada hombre un hermano. (...) es preciso enseñar que los hombres,, todos los hombres, judíos, moros, protestantes o budistas, católicos o salvajes todos son acreedores a nuestro amor ” [1]
 
Lo cual no nos indica que la Escuela Neutra quisiera acabar con la formación religiosa, sino muy al contrario era capaz de invocar una cierta  neutralidad  invocada desde las filosofías krausistas y reformistas  y que estaban por ende encarnadas en un sector del librepensamiento de carácter deísta, que representaba Rosario de Acuña, un sector que era metido en el mismo saco general de librepensadores, masones y sectarios, y  que tan vituperado estaba siendo desde los sectores católicos y eclesiásticos.

Este proyecto educativo de la Escuela Neutra nace a raíz de la  creación del triángulo AMESE,  la lección inaugural y la puesta a punto oficial del taller masónico, tan sólo median unos días de diferencia, el primero se fundó el 15 de Octubre de 1911, y la lección inaugural de la Escuela se celebró en los Campos Elíseos por Rosario de Acuña, el 29 de septiembre del mismo año, (y no como comenta Victoria Hidalgo en un artículo, que data la creación “un año antes”).  Detrás del proyecto de la Escuela Neutra estaba la masonería que aunaba en torno suyo y a su experiencia educativa un buen número de colaboradores y benefactores que tutelaban de forma delegada tal experiencia a través de la Sociedad Amigos de la Enseñanza.

No es que hubiera más o menos vinculación al taller, sino que éste proyecto era una actividad más de los masones, que agrupaban en torno suyo a librepensadores y a las gentes más progresistas de la sociedad gijonesa para poner en marcha una de las experiencias educativas, que además de ser un objetivo primordial para la masonería, que venía buscando desde largo este proyecto, va a marcar  a su vez,  una pauta educativa dentro de la historia de la enseñanza.

En el primer acto oficial en el Teatro de los Campos Elíseos, están ocupando la presidencia destacados masones como Rosario de  Acuña (iniciada en Alicante en la logia Constante Alona), Melquíades Álvarez (que aparece en el cuadro lógico de la Jovellanos de finales de 1912). Abre el turno de intervenciones Eleuterio Alonso  que además de ser concejal y Alcalde accidental, entre 1908 y 1909, será uno de los integrantes del primer cuadro lógico de AMESE, en el cual ocupará el cargo de secretario, con el grado de Compañero (2º) y el simbólico de “Salmerón”, intervendrá para explicar el proceso y puesta a punto de la idea, “que viene de la mano de una serie de librepensadores que se reúnen en torno al Centro Instructivo Republicano, donde se forma una comisión de filántropos”.

Entre éstos notables ciudadanos se encuentran Marcelino González García, el mismo que otorga su patronímico y el de algunos de su hijos para diversas calles del barrio gijonés del Llano. Marcelino se afiliará a la logia Jovellanos en 1918 y perseverará dentro de ella, al menos se tiene constancia de la presencia de tal hiramita de simbólico Nalón” hasta al menos 1926, año a partir del cual se registra un vacío documental. Este rico propietario cede a la Escuela Neutra un local en la calle Covadonga esquina Concepción Arenal, donde habían estado los talleres de diario El Noroeste. Otro de los indianos que apoyan el proyecto es Laureano Súarez y el ya mencionado José Mª Rodríguez que además presidirá durante años la sociedad que se constituye para el patronazgo de la Escuela Neutra.

La Sociedad Amigos de la Enseñanza, de la cual existe el libro de actas desde Julio de 1918 hasta Enero de 1930, nos va desgranando en dicho dietario de reuniones de la Junta Directiva, las distintas vicisitudes por la cual pasa la experiencia educativa que tuvo como primer director a Aurelio Guerra, maestro de primera enseñanza y escritor, nacido en Puerto Rico en 1888, y que en 1911dirige el proyecto laicista, para más tarde en 1915 se trasladarse a Grado par dirigir la escuela Luz y Guía, volviendo más tarde  a dirigir en Gijón las escuelas sostenidas por el Ateneo Obrero en el barrio del Llano, llegando a obtener en 1929  la escuela municipal de Villar (Cenero).[2]

A este proyecto se va a similar  Eleuterio Quintanilla, primero como profesor  y más tarde como director, llegando a tal grado de identificación con el proyecto  que a veces en la historiografía no se habla de la Escuela Neutra, sino de la “Escuela de Quintanilla”.

Eleuterio Quintanilla: El libertario Quintanilla no sólo reunió sobre sí la condición de pasar de chocolatero a admirado director de la Escuela Neutra, sino que como anarquista forma parte del patrimonio masónico, y ello por varios motivos que van desde el espíritu de la instrucción que le llevan a través del autodidactismo a formarse con tal profundidad que en unos años asume la dirección de una de las experiencias educativas más importantes del pasado siglo, por otra porque él,  junto a otros afiliados a la masonería con claros planteamientos ideológicos y reconocidas militancias partidistas, van a representar la pluralidad ideológica y la tolerancia que había dentro de las logias asturianas.

No deja de sorprender la presencia de los anarquistas en la masonería, cuestión esta que se da fundamentalmente en Cataluña y en Asturias, lugares al menos donde la presencia ácrata es más fuerte, la atracción de los anarquistas por la masonería habría que tratarla desde el punto de vista del carácter anticlerical de la masonería, un factor que fue en un momento dado aglutinante, puesto que la jerarquía católica española muy reaccionaria y tramontana representaba la mayor opresión y dominación de la clase obrera.

Por otra parte, la visón secularizada del mesianismo de ambos colectivos les lleva a trabar lazos en pro de constituirse como una alternativa totalizadora , puesto que de alguna forma beben de las mismas fuentes, la intelectualidad anarquista bebe del optimismo filosófico de los ilustrados, que prepara al hombre, y la masonería es heredera directa de la Ilustración, que entre otras cuestiones pretende transformar la sociedad.
Esto fue en esencia lo que arrojó en manos de la masonería a los más importantes pensadores anarquistas, que generaron dentro de la orden cierta tensión por su (a veces) radicalismo, pero también es cierto que las tensiones por la doble pertenencia no se dio tanto en los talleres masónicos como en las propias filas anarquistas,  y cuya aportación ha sido realmente interesante.

Eleuterio nació en 1886 en Gijón, siendo atraído desde muy joven por las ideas libertarias, en las cuales se fue reafirmando por la amistad que mantuvo con Ricardo Mella. Fue un colaborador periodístico infatigable y sus artículos pueden verse en la prensa libertaria del momento: “Solidaridad Obrera”, “EL Libertario y funda con Mella “Acción Libertaria”. Eleuterio Quintanilla propugnó dentro de la organización libertaria la alianza con la UGT, que también defendía desde las posiciones socialistas el hermano masón y compañero de taller en la Jovellanos, Teodomiro Menéndez, ambos salieron derrotados frente a sus organizaciones ante la petición de tal alianza. También responde en parte, a posicionamientos masónicos, la negativa de Quintanilla en el Congreso de 1919 a entrar en la III Internacional, puesto que entrar en ella irremediablemente conllevaría la expulsión de los militantes anarquistas dentro de la masonería.

Eleuterio se incorpora a la masonería en Agosto de 1917 en la logia Jovellanos nº 337, con el simbólico de “Floreal”, prácticamente Eleuterio no pasará del grado de Aprendiz (1º), pues que como él mismo dice en un informe para la Comisión Depuradora de Organismos Civiles de Asturias, “sus ocupaciones políticas y profesionales y su mala salud, hacen que esté en la situación de durmiente”. Aunque sus intenciones eran las de pasar al mundo del trabajo activo en logia: “Ultimamente tenía solicitado la reincorporación al taller, que quedó sin efecto por atenerme a los acuerdos nacionales de Federación Anarquista Ibérica (FAI) sobre la pertenencia a la masonería”

En Enero de 1933 la logia Jovellanos nº 1, comunica mediante escrito a Eleuterio “que dadas sus faltas y la deuda con el tesoro habéis causado baja sin plancha de quite”.

A Eleuterio durante la Guerra Civil se le confió la custodia del tesoro artístico de Asturias y Santander, para su traslado a Francia[3]. Salió definitivamente de España en 1939 al frente de una colonia infantil, puesto que, presidía el Congreso Nacional de la Infancia Evacuada. Y además dirigía el Orfanato Minero.Murió en Burdeos en 1966.

Volviendo a la citada junta que presidía los destinos de la Escuela, encontramos en ella buena parte de la plana mayor de la masonería gijonesa. En Septiembre de 1919 están como Presidente Mariano Merediz Díaz Parreño, de simbólico “Giner”; Secretario: Pío de Lera de simbólico “Quiroga”; Contador: Marcelino Aguirre de simbólico “Marx”; y como vocal Gaspar Citolé (dentista) simbólico “Marne”; todos ellos vinculados a la logia Jovellanos en uno u otro momento (para ver las fechas exactas y el tiempo de estancia consultar las tablas anexas al final del documento). En 1921 ocupan la Junta Directiva como Presidente Desiderio Martín “Duero”; Secretario: Jesús Fernández simbólico “Veriña”; Contador Manuel Acebal “Euclides”, todos ellos en las logias Jovellanos y alguno en la Riego, y el único que militaba en otra logia concretamente en la ovetense Argüelles  era el   vocal Luis de Santos.

De los datos documentales que se han salvado sobre la “Escuela sin Dios”, como la denominaban los sectores católicos, extraemos que se impartían clases todo el año sin interrupción vacacional alguna, que la media de matriculación estaba situada en torno a los 70 alumnos año, que los índice de participación más alta se registran en torno al año 1923 y 1924 con 94 alumnos, decayendo a partir del 1928 que registra tan sólo 47 alumnos y en Enero de 1931, (punto en el cual concluyen los registros), tan solo hay matriculados 41.

La escuela como todo proyecto necesitaba fondos, y en parte estos provenían de los socios protectores, otra de la propia logia que le pasaba a la institución una asignación mensual que a su vez provenía de la capitación (aportación que debe todo masón a su logia o proyectos afines),y que en este caso aportaban los distintos masones de las logias asturianas en pro del proyecto que apadrinaban. Para sufragar los cuantiosos gastos del proyecto se contaba con la colaboración de las instituciones obreras: metalúrgicos, vidrieros...etc, (con las que tenía muy buena mano Eleuterio Quintanilla) y que soportaban una buena parte del  sostenimiento de la Escuela, de la cual se beneficiaban ampliamente, todas estas aportaciones eran complementadas con subvenciones por parte del propio Ayuntamiento, (que a su vez  eran apoyadas por los distintos concejales reformistas y masones que había dentro del Consistorio, cuestión que  se rompe en la época de la Dictadura). Hay que tener en cuenta que la aportación del alumnado era muy escasa, puesto que en 1922 tan solo  se pagaba unas 5 pesetas por alumno y mes, llegando en 1933 a las 10 pesetas.

La Escuela finalmente contará con local propio gracias a que la Sociedad Amigos de la Enseñanza y la logia Jovellanos que se hacen con un solar, abordando la construcción de un edificio que será sede de los distintos talleres masónicos y de la GLRN así como de la Escuela Neutra, con absoluta independencia una entidad de la otra, como así se recoge en las actas de la Sociedad que rige los destinos del proyecto socieducativo. Dicho solar estaba ubicado en la calle la Playa nº 5-7, llamada también Vázquez Mella.[4]


[1] Discurso de Rosario Acuña leído en la inauguración de la Escuela Neutra Graduada el 29 de septiembre de 1911. Biblioteca del Padre Patac.
[2] Suárez, Constantino.: “Escritores y Artistas Asturianos”. Tomo IV. IDEA. Oviedo 1955.

[3] Referenciado por Miguel Angel González Muñiz.
[4] En dicho solar se terminó construyendo la sede de los talleres dependientes de la GLRN, que finalmente fueron incautados al final de la Guerra Civil por los servicios de Recuperación y Tribunales de Represión de la masonería, y sacados a subasta años más tarde. 

Víctor Guerra. Miembro del Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española (CEHME) y Director de la Academia Internacional Vº Orden del Rito Moderno (UMURM)
NOTA: Este trabajo es propiedad del autor, y por tanto su uso, reproducción, y explotación debe contar con el permiso del autor.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...