Mostrando entradas con la etiqueta Iglesia Catolica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Iglesia Catolica. Mostrar todas las entradas

06 abril 2007

La prensa masónica gijonesa



Se publicaba no hace muchos el novísimo Diccionario Histórico de Asturias publicado por el Diario La Nueva España, y en el el epígrafe Anticlericalismo decía que el periodista Isaac Pacheco era un referente anticlerical, y como tal había publicado el semanario de carácter masónico titulado El Hombre Encadenado, aunque hay que aclarar diversas cuestiones al respecto, tanto de precisión histórica, como de conocimiento general, sobremanera para evitar nuevas confusiones, aunque habrá que dejar para más adelante el tema de anticlericalismo masónico.

Al respecto hay que apuntar que Isaac Pacheco era un periodista que se jugará el todo por el todo, al sacar a la calle una revista de carácter librepensador en un ambiente de guerra y con una situación política delicada; constituyéndose de alguna manera tal publicación en esos momentos en el “órgano oficioso de la masonería asturiana” , puesto que no llevaba el sello oficial de ninguna logia.


Este atrevido periodista era Isaac Pacheco, madrileño, afincado en Asturias a donde viene desplazado como Oficial de Telégrafos.


Sobre 1917 pone en la calle la revista titulada “El Hombre Rojo” cuya redacción y administración estaba en la Plaza del 6 de Agosto nº 1, en el mismo local que ocupaba la librería de Arsenio González Arriba. La revista se editaba en la Imprenta del periódico El Noroeste.

Isaac entra en masonería a través de la logia Jovellanos n° 337, el 1 de Mayo de 1917, en cuya ceremonia de iniciación previas las formalidades del Rito adopta el simbólico Voltaire. En 1922 parece causar baja en el taller por falta de asistencia y pago, aunque en un documento de la GLRN se comunica a las altas instancias de la Orden que su baja data de 1925.


Más tarde vuelve a reingresar en la masonería, pero esta vez en una Obediencia distinta en la Gran Logia Española, insertándose en la logia Life de Madrid, donde ocupa en 1935 el cargo de Orador y presidente de la Comisión de Asuntos Generales, siendo a su vez vocal de las comisiones de Justicia y Hacienda.

Durante su estancia en Asturias como trabajador de telégrafos ejerce además como redactor del diario reformista El Noroeste, junto con otros masones como Fernando Dicenta Alonso, natural de Madrid y hermano del escritor Joaquín Dicenta.

Será dentro del ambiente masónico y con la ayuda de determinados hermanos franc-masones con los cuales sacará adelante diversos números de la revista el “El Hombre Rojo” ( hasta nuestras manos tan solo nos han llegado los nº 9-10- 11-12-13 y 15, gracias a la labor de recopilación de Luciano Castañón.)

Aclarar a este respecto que Gabriel Santullano en su referencia en la Enciclopedia Asturiana sobre este semanario confunde el nombre de la revista y lo titula “El Hombre Encadenado.

En uno de los números publicados, Abraham Lozano escribe sobre “La Escuela y la Iglesia “ cuyo artículo va a ser en parte el causante del secuestro judicial de la revista por orden del juez de 1ª Instancia de Gijón. Sr. Gabriel Cayón (miembro Terciario Franciscano). Sobre dicha acción judicial se va a desencadenar toda una serie de artículos provenientes en su mayoría de francmasones, que escriben no solo en la revista paramasónica citada, sino también en El Noroeste, como Eleuterio Alonso, activo concejal gijonés, que en 1914 había solicitado editar el periódico El Norte, como órgano del Partido Republicano Único, que saldría todos los sábados, y sería editado en los talleres de El Comercio.

Con la salida del nº 10 de la revista El Hombre Rojo, el diario gijonés El Noroeste también sufrirá los ataques del Sr. Juez, en base a un artículo sobre los “Estados Unidos en Guerra”, cuyos contenido le acarreará al periódico una serie de multas.


En el nº 11 del EL Hombre Rojo, cuya salida ya anunciaba el diario El Noreste se inserta un artículo- contestación de Abraham LozanoYo y la Iglesia” , y también escribirá Isaac Pacheco un intenso artículo sobre “Despreciemos a los culpables”, y un poco más adelante será José Tenas Pons que firma como J. Tena, quien hable sobre “Ignorancia y fanatismo” en disimulada referencia al Sr. Juez y sus creencias religiosas; (José Tenas se había iniciado con el simbólico de Sol, en 1912 en la logia Jovellanos nº 337).

Con cada salida de la revista, se produce un secuestro ordenado por parte del Juez del distrito de Occidente, Sr. Cayón, de cuyo acontecimiento se hace eco el periódico El Noroeste del que a su vez era redactor Isaac Pacheco.


El siete de enero de 1918 escribía una columna en dicho diario que titulaba: “La democracia y la Iglesia” y en ella se planteaba lo siguiente . “¿ Puede ser el clero demócrata y formar parte de una humanidad socializada? No, y por tanto será siempre rival de la democracia y la lucha entre ambas posiciones será eterna”

Tanto El Noroeste, como El Hombre Rojo, eran atacados por el Pueblo Astur, al que respondía Isaac con artículos como “Libertad de pensamiento”, en el cual hacía esta afirmación “Cuando un librepensador hace una afirmación contraria a la religión admitida, debe exigírsele responsabilidad intelectual , pero no penal”. Afirmaciones de este calibre debían enardecer aún más los ánimos del Sr. Juez, a cuyo celo se le unió otro Juez, en este caso del distrito de Oriente, Sr. Santaló; también a resultas de lo cual también serían procesados los periódicos El Noroeste y La Aurora Social..


Ante tal situación se crea una Comisión Gestora para hacer llegar al Gobierno y al Presidente del Congreso unas serie de peticiones en pro de reformar la Constitución, de cara a que ésta recogiera la “libertad de conciencia y de culto”. En dicha comisión estaban representados los Republicanos Federales por Juan Alonso; por los Republicanos Radicales: J.M García; por la logia Jovellanos: Marcelino Aguirre; por El Noroeste : Antonio L. Oliveros, y por El Hombre Rojo : Isaac Pacheco.

El nº 12 de la revista titulado “Continúa la persecución” y “Sinceridad y sacrificio” habla de que puesto: “ que somos pobres, no hay caja de caudales de donde podamos sacar la cantidad suficiente para nuestra vida, que con las tres denuncias está sentenciada a morir. ¿Qué haremos? Pues morir, pero dando vivas al librepensamiento. Moriremos pero sin confesión

Y no lo decían en vano, pues además del secuestro judicial, fueron detenidos los comisionados de la revista , cuya libertad condicional se cifraba en 10.000 pts.

Y así irán peleando por su sitial librepensador hasta concluir su vida un 1º de Mayo de 1918 dedicado a la “Sociedad y los Hombres”. Que con un tono ya totalmente provocador y con una tirada de casi cinco mil ejemplares, va a cerrar el periplo existencial de la revista, puesto que ante la avalancha de secuestros y multas era imposible que una pequeña revista hiciese frente a todo ello, de hecho días más tarde el 21 de mayo de 1918, en un suelto en el diario El Noroeste, se anuncia la suspensión temporal de la edición del El Hombre Rojo, “ a causa de reformas en la administración y redacción“

La experiencia publicista del “ EL Hombre Rojo” produciría una total bancarrota en la arcas de la logia Jovellanos, que estuvo al borde desaparecer debido a las innumerables deudas, multas, débitos e incobrados, de esa penosa situación no se hará cargo ninguno de los citados sino el activo quirosan Herminio Álvarez, que irá reduciendo las deudas al punto justo, haciendo cobrable lo que parecía imposible, y lo que ya parecía una auténtica debacle se convirtió en una amarga experiencia.


Una sección importante dentro de la revista que también trajo sus problemas fue la titulada “Figuras Sociales” en las cuales se tocaron la vida y obra de M. Bakunin, Giner de los Ríos, Jesús de Nazaret, Goethe, o Lutero.

Concluida la experiencia de El Hombre Rojo; Isaac Pacheco se trasladará a La Coruña, concretamente a Curtis, (período que coincide con su poca asistencia y posterior baja en la masonería y en Curtis hablan de el Pacheco de esta manera




Con estos maestros y la ayuda del telegrafista Isaac Pacheco,
alcanza Curtis un nivel cultural elevado para la época. Se forma una Sociedad
Cultural que encauza el ocio de la juventud, con excursiones, los primeros
partidos de fútbol, bailes y g rupo teatral. Isaac Pacheco se encarga de realizar
decorados para cada una de las funciones, llegándose a representar varias partes
la zarzuela «La rosa del azafrán», que el grupo de Curtis lleva a Guitiriz,
Arzúa, Melide, etcétera)

Desde Curtis le escribe una carta a Pablo Iglesias, comentándole su afiliación al Partido Socialista Obrero Español; tras la guerra Pacheco terminará en el exilio, llegando a ocupar el cargo de Canciller de la Embajada de la República en Buenos Aires, donde escribirá obras como “Se necesita un primer actor”; “Ginebra S.A”;Dos personajes y un fantasma” y “Pablo Iglesias


Víctor Guerra.
Miembro del Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española (CEHME)

y del IDERM
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...