Mostrando entradas con la etiqueta José Bolado. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta José Bolado. Mostrar todas las entradas

02 agosto 2015

DESCUBRIENDO A ROSARIO DE ACUÑA


Hace ya un tiempo  Luis Felipe Capellín, presentó  un documental en video (DVD) , titulado Descubriendo a Rosario de Acuña, que puede decirse que es un interesante acercamiento a la figura de Rosario de Acuña, y que ahora comento  porque me he podido hacer con un ejemplar, ya que me fue imposible acudir a sus estreno.

Durante 30 minutos del documental  podemos asistir a una puesta en escena de un mítico personaje femenino del siglo XIX,  que siendo oriunda de Madrid, y habiendo pasado sus últimos 15 años en la ciudad de Gijón quedará vinculada a esta región y ciudad  de varias formas, como una bruja que habitaba unos lares como eran los del Cervigón (a los cuales ni los atrevidos guajes  playos de entonces no se atrevían a rondar; fue el referente ideológico de una época,  y por supuesto fue el marco  materno biográfico en el cual se miró la clase obrera gijonesa, que dio muestras de su franca adhesión en el momento del pase al Oriente Eterno de la escritora y librepensadora, y sus cuerpo fue enterrado en el Sucu, Cementerio Civil de  Gijón con un impresionante cortejo fúnebre del proletariado gijonés.

Acuña

Yo creo que siendo el trabajo de Luis Felipe Capellín un acercamiento loable, que salva, como siempre, la puesta en escena como gran cátedro y enseñante  José Bolado, el cual  nos acerca al personaje,  y nos lo centra a nivel bibliográfico y por supuesto en el contexto histórico.

Soy de la opinión  que en el documental hay cierto desenfoque en el tratamiento del personaje por parte de Luis Felipe Capellín, que se ha dejado llevar el oropel masónico, que es evidente que le da juego estético al documental, por un papel predominante que toma en el arranque del personaje, pero que desenfoca la figura de Rosario de Acuña, ya que la presencia potente de la masonería  con varios figurantes, que deberían jugar un papel menor  y  los recursos de grabados y demás hacen aparecer a Rosario de Acuña , como un referente netamente masón, cuando yo creo que es una faceta menor y más en el contexto de la ciudad de Gijón de aquellos momentos, pero más que hoy una logia gijonesa del GOdF lleva su nombre como título distintivo, pero hay que recordar que el GODF combatió contra la masonería no de adopción sino contra la masonería mixta de aquellos momentos en Francia. Hoy la realidad es muy otra.

Por mi parte desde una visión  desmitificadora al menos en el tema que conozco , la masónica,  creo que la importancia de Rosario de Acuña en esta faceta de su vida, su iniciación, digamos que fue tangencial, digamos que ambos, Rosario de Acuña y la masonería, se sedujeron mutuamente  en pos de los variados intereses que se de dieron en tono a la iniciación de Rosario de Acuña y los momentos históricos en los cuales hacerse con la figura de Rosario como abanderada de unas ciertas ideas era todo un parangón

Y es más, pese a esa constante presencia de la  masonería gijonesa en torno a Rosario de Acuña en el documental, hay que decir que la masonería del primer tercio del siglo XX, con la por ejemplo  con la Logia Jovellanos a la cabeza, y su gran amigo Alberto de Lera, estos  hicieron más bien poco apara que  la Hermana Hipatía formara parte de la logia, en activo como referente presidencial en su oriente,  o de la Gran Logia Regional del Noroeste como miembro notable masón y por su condición y grado, aunque era difícil para la masonería asturiana del GOE aceptar, aunque fuese a un miembro de  la masonería de adopción, por el simple hecho que en ese momento el GOE, había renunciado a la masonería de adopción, pero creo que la combativa masonería asturianas  podía  haber ido más allá de tener su busto en la logia Jovellanos, y tenerla como el "alter ego" que podía haber sido de la combativa masonería del siglo XX, y máxime partiendo de que «compañero existencia» era un masón de la Logia Jovellanos.

Tanto es así ese «relegamiento» que a Rosario de Acuña, se la ve en otras compañías y no en las masónicas, pues digamos que sus opciones sociales y políticas le van a aproximar  al proletariado femenino gijonés, como bien comenta Boni en el documental, y que no estaba dentro de las coordenadas de la masonería de aquellas épocas..

Creo que el desenfoque es  presentarla netamente como  masona, y personalmente creo que fue algo circunstancial, lo cual ya  he contado en el trabajo Encuentro y Desencuentros masónicos  de Rosario de Acuña

Con el documental se ha perdido la gran oportunidad,  y es dar a conocer el  intenso y combativo  sector  de librepensamiento, y a Rosario de Acuña , como librepensadora y gran referente  dentro de un contexto muy determinado que esboza muy bien José Bolado, con la existencia del periódico Las Dominicales del librepensamiento, razón además por la cual la masonería alicantina de Constante Alona, buscaba  junto con el entorno masónico de Rosario de Acuña  que buscaron denodadamente su adhesión a las ideas masónicas.

Porque Rosario de Acuña es esencialmente una LIBREPENSADORA, no por el hecho de ser masona,que aunque se suele realizar ese sinónimo. librepensador=masón, no siempre esa resultante es cierta, por tanto lo que coloca a Rosario de Acuña en el campo de la ideas y del batallaje político es su esencia como librepensadora que deja muy bien recogida  en su obra, de recopilación de José Bolado sobre Rosario de Acuña.

Por otro lado creo que algunas comparaciones que se presentan en el documental  digamos que están un tanto forzadas, porque Rosario de Acuña, va a ser sobre todo una mujer masona en el campo de la " masonería de adopción" , estatus que no le gusta y que en parte es el que hace que se aleje un tanto de la masonería, y  también porque su tiempo de acaba, es de otra generación , y ella no va saber, también porque vive en la apartada región asturiana,  empatar con las ideas más avanzadas de Belén Ságarra o Angeles López de Ayala, que van a tirar porque la masonería femenina salga de las garras acomodaticias del «masonismo de adopción» ,

En el cual para nada estaba el otro referente con el cual los Hermanos de la logia Febus del GOdF de Pau,  la comparan, en este caso con  Lousie Michel, la cual  se inserta en otra corriente distinta de la masonería, como es la masonería mixta. militando primero en  Gran Logia Escocesa y luego en el  Droit Humain (DH). cuestión distinta a Rosario de Acuña, que tenia matices importantes republicanos, frente a la combativa Louise Michel, arrebata por las ideas libertarias, y por tanto en otro completamente distinto Rosario de Acuña.  De haber querido hacer algún tipo de comparación tale vez la figura de Marie Deraisme se hubiera ajustado mejor a las comparaciones, aunque estaba no en la masonería e Adopción, sino en la masonería mixta como fundado del DH:

En todo caso la intención de Capellin  es buena, se recoge la figura de Rosario de Acuña, pero creo que el guión de Luis Felipe Capellin, flojea en varios  apartados a la hora del acercamiento a la figura y su contexto, donde queda fuera por ejemplo el tema de su enterramiento como paragón de lo que significó sus figura para el proletariado gijonés, y de lo cual apenas si se recoge su esquela, la relación de Rosario de Acuña y el Ateneo Obrero de Gijón que fueron quienes le ayudaron a comprar la casa del Cervigón, y la presencia tan importante que tuvo en las diferentes asociaciones culturales que han llevado su nombre, en fin toda una relación de Gijón y el republicanismo que apenas si ha sido soslayado.

En todo caso recomiendo tener este documental, que espero de lugar a una revisión y puesta al día con otros actores y figurantes versados en la figura de Rosario de Acuña como lo es Macrino Fernández que junto con Bolado, son los máximos exponentes de la recuperación de la figura de Rosario de Acuña

Macrino Fernández Riera, mantiene toda una base documental en torno a  Rosario de Acuña:

TRABAJOS DOCUMENTALES de Luis Felipe Capellín  https://www.youtube.com/user/Lufecasan

El citado documental se puede adquirír en la Librería PARADISO de Gijón

Víctor Guerra MM.:.

11 junio 2013

ROSARIO DE ACUÑA. ENCUENTROS Y DESENCUENTROS MASONICOS (I)

  IMG_3281p_thumb[1]
Visita de Masones ante la tumba de Rosario de Acuña en el Cementerio del Sucu (Gijón)

Hace unas semanas daba una conferencia sobre el tema de la relación de Rosario de Acuña con la masonería, dicha presentación fue fruto de un bosquejo rápido por lo que que representó la vida masónica de Rosario de Acuña, lo cual más allá de los datos cogidos de aquí y de allá, cuando uno los confronta se encuentra con ciertas singularidades en lo que a las prácticas masónicas al uso se refiere, tanto por parte de la estructura masónica, como de la propia interesada.

Tanto es así que a esta insigne escritora, librepensadora y también masona, a la cual creo que en parte se ha la idealizado un tanto…[Me llamó la atención que la asistencia a las diferentes conferencias fuera más bien escasa, y casi diría que sin presencia de masones y masonas] de hecho cuando entramos con el bisturí histórico de la objetividad documental, se observa una cierta idealización colectiva rayana en la mitificación, que creo es lo que sucede en el aspecto masónico, lo cual no es un tema nuevo o que yo haya sido el que lo haya puesto sobre la mesa, puedo decir que María Victoria Hidalgo en una conferencia que dio en Ateneo Obrero de Gijón en julio de 1981 ya exponía de modo crítico el "modo en que la figura de Rosario de Acuña resultaba atractiva para la masonería", y en términos parecido ha hecho Macrino Fernández Riera[1].

Y es lo que ocurre en estos momentos con Rosario de Acuña, que desconociendo los entresijos de su vida y quehacer, en este caso el que nos compete el aspecto masónico, uno tiene en la cabeza que cuando se habla de la masona Rosario de Acuña, se piensa en un trabajo "orgánico" de una masona, o sea una labor desarrollada en una logia, que a su vez se haya bajo una obediencia, y por tanto es de suponer que estaría trabajando en dicha taller de forma regular y cotidiana, sino en su logia madre como fue Constante Alona, pues en cualquier otra logia de su Obediencia el GOE o de alguna otra….

En fin mi intención en este trabajo es analizar esa membresía y de cómo esta fue de algún modo circunstancial… sin menoscabar su importancia como referente del compromiso intelectual y masónico.

Cuando analizamos el conjunto de documentos y trabajos publicados sobre el quehacer masónico de Rosario de Acuña, observamos que el planteamiento que se nos ha transmitido es debido a que hasta ahora nadie ha trabajado sobre la vertiente masónica de Rosario de Acuña, analizando pros y contras, salvo las aproximaciones de Macrino Fernández Riera.

Por ese motivo cuando abordamos el bosquejo hagiográfico masónico de la escritora de Pinto, se llega a la conclusión de que estamos ante un "verso suelto dentro de la masonería" aunque encarnaba maravillosamente los ideales masónicos, pero estaba lejos de una práctica masónica al uso, en incluso se observa que era ajena a entrar en ciertas dinámicas de trabajo, organizativas y estructurales.

Por tanto estas aproximaciones a la figura de Rosario de Acuña desde la perspectiva masónica, intentan enmarcar a la librepensadora madrileña, en sus justos contornos, intentando alejarme todo lo posible de los tópicos al uso y las mitologías rosas. Intentaré escudriñar los motivos del porqué de esa membresía y bandería, de su construcción y desarrollo, y como no, sobre la construcción de toda un imagen colectiva que nos ha llegado hasta nuestros días.

Sé que es una misión ingrata al tener que desmontar mitos y mitologías, pero creo que la invitación de Luismi Piñera, y el Aula de La Nueva España son un buen acicate para entrar en ese análisis de la vida masónica de Rosario de Acuña, y escudriñarla desde la objetividad documental e histórica.

ANTECEDENTES Y PUNTO DE ARRANQUE
Para entrar esa adscripción a la masonería de Rosario de Acuña que mejor que hacerlo entrando de la mano de los estudiosos de la figura de su figura y obra, los cuales nos dicen en el caso de Natividad Ortiz Albear[2] nos indica Rosario de Acuña" el 12 de febrero de 1886 solicita si ingreso en la logia Constante Alona de Alicante".

A este respecto hay que decir que en el seno del desarrollo biográfico-literario Rosario de Acuña, y en el despegue social e intelectual, es esencial entender el binomio del librepensamiento y masonería que se va a dar cuando la escritora de Pinto, en 1885, al modo de Saulo, queda embelesada tras leer un ejemplar de semanario librepensador Las Dominicales del Librepensamiento, será a raíz de esa lectura cuando le escriba una carta a Ramón Chíes, adhiriéndose explícitamente a la causa de librepensamiento, lucha que en esos momentos encarnaba el citado semanario, su adhesión la titulará: "Carta a D. Ramón Chíes" (diciembre de 1884) y se expresaba Rosario de Acuña con estos términos:
"…Me pareció haber soñado cuando terminé de releer Las Dominicales, porque en ellas palpitaba la vida de la libertad, de la justicia, de la fraternidad. No como una abstracción del pensamiento, sino como una realidad viviente, enérgica, activa, llena de promesas de redención y de esperanzas de felicidad. Aquel periódico, extendido ante mis ojos, con aquel lenguaje de sublimes sinceridades; con aquella altivez indómita que se manifestaba en cada uno de sus líneas, con aquel entusiasmo arrojando, vehementemente, despreciativo de lo convencional, y al mismo tiempo lleno de generosidad y de austeridades, era el grieto de un pueblo que despierta, de un pueblo que desperezándose, como león harto de míseros despojos, lanza candentes hierros si no logra, con su vigorosa fuerza, romper las cadenas que lo aprisionan"[3]
Adhesión que es recogida en la primera página del nº 98 del semanario en cuestión con fecha de diciembre de 1884, entrando de esta sencilla forma Rosario de Acuña en dos estadios bien diferentes, primero a codearse con la intelectualidad masónica y librepensadora del país que en ese preciso momento se aglutinaba entorno a las "Dominicales"; y el segundo estadio tenía otro cariz puesto que colaborar con dicho periódico, en el cual también escribían Ángeles López de Ayala y Amalia Carvia, (ambas masonas) era arrostrarse el sarcasmo, la sátira y exponerse a vivir fuera del pensamiento colectivo muy codirigido por la iglesia católica, y si eso venía de la acción de una mujer pues aún peor, pues no en vano por ejemplo el Obispo de Oviedo Fray Martínez Vigil había decretado tal edicto: "
"Reprobamos y condenamos las publicaciones periódicas tituladas "las Dominicales del Librepensamiento y el Motín que se publican en la corte[…]y prohibimos formalmente, bajo precepto de santa obediencia a todos y cada uno de los fieles de nuestra diócesis, seculares, militares o eclesiásticos, que se suscriban, compren, vendan, lean, retengan en su poder o difundan cualesquiera de las citadas publicaciones"[4]
La carta adhesión titulada "Señor D. Ramón Chíes" , va a encender los ánimos de algunas logias que aplauden tal acto, como la logia Acacia nº 25 que presenta a Rosario de Acuña como la "Heroína del Librepensamiento", y en parecidos términos van a expresarse logias como Alces, de Alcázar de San Juan, o la logia Finisterre nº 4 de Ferrol, cuyo Venerable era José R. Álvarez, y que junto con el Orador Darlión se expresaban por orden de la logia en esto términos:
"..por nuestros enemigos que apoderándose de la mujer en el púlpito y en el confesionario introducen en el seno mismo de nuestro hogar la idea enemiga y nos roban el supremo sacerdocio del padre de familia, la dirección de las conciencias de sus hijos[…] por eso saludamos vuestra adhesión con doble entusiasmo porque traeréis a nuestra causa no solo vuestro inmenso talento, no solo vuestro estro poético, sino también vuestro corazón de mujer. […] Señora: los días de la prueba, si llegasen, estaría esta logia a vuestro lado, y con ella toda la masonería como lo está hoy que habéis hecho vuestra profesión de fé…"
No menos iba a ser la logia gijonesa Amigos de la Naturaleza y Humanidad, que se expresaba en abril de 1885: también de esta manera:
"…la más alta admiración a vuestro talento y al arrojo y valentía con que os presentáis en el escabrosísimo campo de batalla a combatir y arrostrar los tiros del más implacable y feroz de los enemigos… os consagráis aún hoy a coronar la más grandiosa empresa, empuñando el arma exterminadora contra aquellos que con malvada e irónica sonrisa se jactan de que su imperio no se bamboleará, mientras sobre la tierra existan niños y mujeres"
Sí grande fue la repercusión en el seno interno de las logias, más lo va a ser aún en el ámbito de la prensa masónica que van a repicar la adhesión de Rosario de Acuña a Las Dominicales de Librepensamiento, y por lo cual dicha acción se verá quintuplicada su repercusión de tal forma que ello va a constituir todo un acontecimiento masónico y para-masónico, y por tanto digamos que habrá un antes y después en la vida de Rosario de Acuña, a partir de esa declaración y su relación con el librepensamiento.

ENTORNO MASONICO Y LIBREPENSADOR
A partir de esa afección a Las Dominicales, entorno a Rosario de Acuña se irá conformando toda una cohorte de amigos "masones" de primera talla, que serán sus guardias de corps en algunos de los asuntos y polémicas que le irán sucediendo a lo largo de toda esta trayectoria, y lo mismo hará ella con sus leales amigos, ya que Rosario de Acuña siempre será muy fiel a sus amigos pese a ese deje de misantropía que tenía.

Son de reseñar entre sus amistades, que nacen al calor de esa colaboración que comienza con las Dominicales; Odón de Buen, Antonio García-Vao, Fernando Lozano, Miguel de Morayta o Rodríguez Francos, con los cuales la veremos en su compañía en varias y variadas ocasiones, todos ellos masones de reconocido prestigio, que además le facilitaran el poder publicar en distintos medios, al menos en los que algunos de ellos ejercían cierto labres de edición, dirección o influencia...

Tras esta primera tanta de amigos y colaboradores tendríamos a otros librepensadores como Luis Paris Zejín, amigo desde la niñez de Rosario de Acuña, tanto es así que actuará como ejecutor testamentario del legado bibliográfico de la escritora madrileña, junto a quien sería su amigo y compañero y Carlos Lamo Jiménez, pieza importante en la vida de Rosario de Acuña, pero que dejaremos para más adelante.

Por tanto las labores masónicas no le debían resultar lejanas, ni los planteamientos ideológicos de las distintas estructuras masónicas que en aquellos momentos mantenían una extensa red de logias a la vez mantenían distintos medios de difusión como semanarios, revistas, editoriales etc, y en algunos de ellos irá publicando y colaborando Rosario de Acuña

Es de suponer que todo este ambiente de acción y de reflexión y de posibilidades de seguir escribiendo y publicando hizo como dice Jose Manuel Bolado que Rosario de Acuña "estuviera en una posición favorable para dar el paso a la iniciación masónica, pero solamente podría hacerlo en una rama que permitiese la entrada de mujeres"
Veamos pues como fue ese paso que Rosario dio para abrazar la fraternidad de la Acacia.

LA INICIACION DE ROSARIO DE ACUÑA
Ese ambiente de reconocimiento y júbilo que arranca en diciembre de 1884 con la adhesión de Rosario a las "Dominicales" se va prolongar durante bastante tiempo con cartas de agradecimiento a la escritora por su importante paso y adscripción, y también por los distintos artículos laudatorios masónicos, y no masónicos, que se recogen como un reguero por la extensa red de medios de comunicación de habla hispana, que abarcan tanto lo masónico como el campo republicano, tal y como nos explica Sergio Sánchez Collantes: Rosario de Acuña. Ídolo y mentora de las Republicanas[5].

Es de suponer que esto propicia que Rosario de Acuña llegase a la ciudad de Alicante, donde ya había instalada cierta pretensión en el ambiente por querer captar a la escritora y librepensadora a las filas masónicas, no en vano Mercedes Vargas, de simbólico "Juana de Arco " y miembro de la Logia de Adopción Constante Alona n18 de Alicante, le había dirigido algunas cartas laudatorias y de acercamiento, publicadas en el órgano oficial de la logia La Humanidad.

Será en el verano de 1885, cuando desde Alicante se le facilite entre otras cosas colaborar con el periódico La Humanidad, y entiendo que a su vez se tendían lazos para que la librepensadora durante su viaje a Alicante, con motivo de unas conferencias sobre la libertad y el librepensamiento, pudiese recibir la Iniciación masónica.

Tal es así que en una carta del francmasón Eduardo Oarrichena, grado 32 del REAA y miembro importante de la estructura del GOE, deja en claro cuáles eran las intenciones de la masonería alicantina de utilizar de gancho la figura de Rosario de Acuña para reforzar las columnas masónicas, y lo expresa de este modo " su incorporación fue un poco precipitada" y justifica el aceleramiento de trámites para su incorporación a la Orden de la Acacia, en tanto que se "trataba de una gloria nacional por sus brillantes escritos y que la masonería patria adquiriría con su integración un gran columna que por medio dela propaganda atraerá a nuestros templos gran número de adeptos"

Esto que expongo y que parece fuerte, se expone sin ambages en los documentos manejados por Pedro Álvarez Lázaro[6], donde nos aporta la correspondencia que se dio en todo el acontecer durante la estancia de la Rosario de Acuña en la capital alicantina, y nos relata cómo se desarrollaron los acontecimientos en torno a esa captación que dio por parte la masonería alicantina.

Tanto es así que otra notable investigadora, en esta ocasión María José Lacalzada, nos habla de la preparación que hubo por parte de las logia de Adopción Constante Alona , en la que estaba prevista la intervención de Mercedes de Vargas "Juana de Arco", la cual "puso especial cuidado en reconocerle ( A Rosario de Acuña) bien la jerarquía del entendimiento", dado que entre las logias Alona nº 276, y Constante Alona nº 8 (ambas del GOE) van a estar en permanente contacto para poder organizar un recibimiento de talla al llegar la escritora a estación de ferrocarril de Alicante (carta del 10 de julio 1885).[7]

En enero de 1886 se cruzan de nuevo otra misiva ambas logias invitando también a la logia Numancia nº 49 ,(GOE) a participar en el evento y poniéndose todos ellos a disposición de recibir a " esta señora que no está iniciada en nuestros misterios su preclaro talento, el gran renombre que goza en la República de las Letras, y la brillante campaña que viene haciendo en pro de la libertad, el progreso, ideales que persigue la masonería, creemos que la hacen del todo digna de esta manifestación" tal y como expresaba el Venerable Padilla.
Por esas mismas fechas (12 febrero 1886) los Hermanos Adan grado 18, los Maestros Masones Atila, Ruperto y otro más que no se reconoce su firma que junto al Compañero (2º) Guttemberg , van a solicitar a su logia que se inicie a la escritora ya que según indican en su carta "la cual (Rosario de Acuña) permanecerá un corto número de días, por lo cual suplicamos al Taller acelere la iniciación puesto que esta señora es muy conocida por sus escritos e ideas"[8]

Curiosamente ese mismo día, Rosario de Acuña dirige una carta a la logia Constante Alona nº 8, solicitando su iniciación " conforme con las doctrinas de la masonería que he leído, y creyendo que puedo prestar algunos servicios a tan noble causa solicito ingresar en dicha orden y ser iniciada en sus misterios"[9]

Estaba clara la operación de captación de Rosario de Acuña, que de este modo daba su consentimiento, aunque esta carta que la escritora dirige al Venerable de la logia choca por el estilo al ser escrita por una profana, aunque fuera una notable escritora, pero el misterio de ese modelo masónico de petición pata iniciarse en los misterios masónicos se deshace, cuando se observa que en esa misma carta había una posdata firmada por el Maestro Masón Jose María Escuer que decía: "En atención a el escaso tiempo que permanecerá Doña Rosario de Acuña en esta ciudad suplicamos se admita y vote iniciándola a la mayor brevedad" , o sea que la petición fue escrita al dictado de un masón como Escuer.[10]
A partir de este momento es cuando interviene el Delegado del GOE: Eduardo Oarrichena que asumiendo los intereses que hay de por medio, y que no había logia para pedir informes en Pinto, donde residía Rosario manifiesta que "considerando las altas cualidades… la propaganda de nuestros ideales… que es una gloria nacional.. y considerando el caso presente como algo excepcional en imprevisto en nuestras Constituciones, y haciendo uso de mis poderes como Delegado… vengo a autorizar y autorizo a la Respetable Logia Constante Alona para que proceda a la iniciación de tan distinguida señora de la forma más breve posible, relevándola de las tramitaciones ordinarias por exigirlo así el bien de la Orden (13 de febrero 1886)[11], lo cual es respondido el mismo día por el Venerable Padilla comunicándole que sería iniciada el lunes 15 de febrero de 1886.

Aunque Rosa Elvira Presmanes y Macrino Fernández nos dicen que en estando la escritora el día 14 de febrero en la localidad de Elche, ésta ya conocía que su aceptación era un hecho. Personalmente creo que eso ya lo sabía de antemano el mismo día que escribió la carta que es fácil que fuese el día 12, pues el 13 se entregaba al venerable, y está claro que no hubo reunión de logia para aprobar la iniciación, sino que viendo ya el desarrollo de los acontecimientos y los considerandos que ponía para definir su decisión el Delegado del GOE su petición era una pura formalidad puesto que llevara esa posdata del Maestros Masón Esquer, y las pocas horas de la entrega ya había una carta de respuesta y una fijación de fecha de iniciación hace pensar que hubo un total acuerdo entre los agentes implicados como eran su padrino Escuer, el Venerable Padilla de la logia Constante Alona, Eduardo Oarrichena Delegado del GOE, y los hermanos peticionarios, para que la cosa saliese adelante.

Sabemos por tanto, que Rosario de Acuña fue iniciada y que durante la ceremonia de iniciación tomó el nombre simbólico de Hipatía, aunque ignoramos todo lo que allí aconteció, tanto en lo que se refiere a discursos, presencias, etc. e incluso impresiones de la propia iniciada,. sobre las cuales nunca se manifestó, ni en público ni en privado, al menos que sepamos. ¿Cuál sería su impresión al verse en aquella cámara de Adopción sumida a los postulados patriarcales… y hacerse masona en ella…?

Pero algo no debió salir como se esperaba, pues un par de días después de la recepción a los altos misterios masónicos, cuando había en marcha un banquete de homenaje a la escritora por parte de las logias, en el cual leería una poseía Mercedes de Vargas, su "Venerable" en la logia de Adopción, pues todo quedó en un pozo pues Rosario de Acuña se ausentó sin más.

Tal vez la clave de esa ausencia esté en lo que expone muy sagazmente María José Lacalzada en su libro "Mujeres en Masonería", que retrata así el ambiente de las logias de adopción: "El ambiente no parece que fuese el adecuado ni para el temperamento ni para el discursos masónico que llegó a desarrollar que Rosario de Acuña más tarde".

Mercedes de Vargas referente de la logia de Adopción Constante Alona va fomentar en el seno de su taller un prototipo de mujer masona defensora de los valores femeninos y la minoría de edad que necesita la instrucción y protección del elemento masculino, en sus antípodas se sitúa Rosario de Acuña cuyo discurso va a estar más enrolado en la "perfectibilidad como ser humano equiparando hombres y mujeres antes unos mismos valores referenciales, asumiendo la lucha y armonía contrarios."[12]

No sabemos qué fue lo que motivó la ausencia de Rosario de Acuña de forma repentina de Alicante, pero dejó a sus anfitriones con dos palmos de narices, aunque, en parte deja patente esa huida en un poema titulado "Un pensamiento y un beso"; pero atendiendo a como se desarrollaron las cuestiones y comprobando esas equidistancias Rosario de Acuña con lo acontecido se empieza a motivar esa ausencia sin explicación alguna de Alicante.
Macrino Fernández Riera, en su citado trabajo, nos indica que durante su estancia en Alicante solo tuvo contactos protocolarios con algunas de sus hermanas, y que su la sumisión de la Cámara de Adopción no le debió hacer gracia, tanto es así, y en ello coincido con Macrino cuando dice: Tengo la sensación que su recién estrenada pertenencia a la masonería no supuso ningún cambio significativo en la línea de pensamiento que venía manteniendo públicamente, lo que resultó trascendental fue la declaración pública de la adhesión al campo de los defensores de la libertad de pensamiento.[13]

Por otro lado algunos autores se refieren a la hermana Hipatía, casi siempre como miembro de la logia Constante Alona, pero hemos de decir que esta logia la da como "ausente" dos años más tarde de su iniciación, o sea que de antemano se sabía que no asistiría a los trabajos, y es de suponer que el resto de las hermanas/os no serían incapaces de poder afrontar la capitación correspondiente a la ausente hermana masona Hipatía, que por cierto no sabemos sí volvió a su logia madre.



  • [1] Rosario de Acuña y Villanueva. Una heterodoxa en la España del Concordato. Ediciones Zahorí. Oviedo 2009.
  • [2] Mujeres Masonas en España: Diccionario biográfico (1868-1939).Ediciones Ideas. Canarias 2007
  • [3] José Manuel Bolado. Rosario de Acuña y Villanueva. Obras Reunidas. Ediciones KRK. Oviedo 2007.
  • [4] Ibidem. Jose Manuel Bolado.
  • [5] http://www.asturmason.net/2013/05/rosario-de-acunaidolo-y-mentora-de-las.html
  • [6] Masonería y Librepensamiento en la España de la Restauración.
  • [7] Ibidem.
  • [8] Ibidem.
  • [9] Ibidem.
  • [10] Ibidem
  • [11] Ibidem.
  • [12] Maria José Lacalzada. Prototipos e imágenes de la mujer en los siglos XIX y XX. Universidad de Málaga. Año 2000.
  • [13] Ibidem.
CONTINUARA…

Víctor Guerra MM.:.

05 mayo 2010

ROSARIO DE ACUÑA Y LA FRANCMASONERIA, Una reflexión al margen, y con un Homenaje de fondo

15042010017María José Lacalzada  en la conferencia del Ateneo Obrero de Gijón

Hace Apenas   dos semanas que en el marco del Ateneo Obrero de Gijón presentaba una conferencia la profesora María José LacalzadaRosario de Acuña: libre y con buenas costumbres entre las logias de la Francmasonería.

Conferencia que  se dictó   ante  un más que escaso auditorio, en el cual la ausencia de la ciudadanía y del pueblo masónico asturiano fue más que notable, pese a las presencias masónicas en Asturias, sus desarrollos, sus pragmáticas y títulos distintivos que llevan alginas logias , digamos que en general  no están en la tesitura de “ a Dios rogando y con el mazo dando” sino más en algunos ocasiones ubicadas en el malentendido secreto masónico, o bien en la bambalinas de lo mediático.

El tema expuesto por María José Lacalzada fue muy interesante ya que abrió nuevas perspectivas a la reflexión sobre la presencia y relaciones de Rosario de Acuña y la masonería, lo cual  demás tuvo mucho que ver con la coletilla  del tema expuesto libre y  de buenas costumbres.

La conferencia que se enmarcó en los veneros ya conocidos que ya han adelantado tanto  Maria Jose Lacalzada, como José Bolado,   no por ello  la charla dejó en el ambiente   para la reflexión y el debate la duda de: ¿Cuál fue la relación de Rosario de Acuña con la masonería en sus años finales?

Ello me va permitir abrir una reflexión en torno a las  concepciones de Libertad o sentirse libre y tener buenas costumbres, cuestiones presentes en la masonería

Quedó claro en el transcurso de la conferencia  que Rosario de Acuña era una mujer o para ponerlo en su boca , y no dar lugar  a un concepto de género , digamos que era un “ser libre”.

Esto que tanto se dice en masonería de “libre” un masón libre una logia libre  viene motejado además  por lo de las  “buenas costumbres”, ya que en masonería, al menos en una buen parte de ella,  el hecho de “ser libre” de pensar fuera de las estructuras, de los estereotipos e historiografías y los tópicos y latiguillo al uso  pues  se perdona mal, tal vez peor en la España cainita

Ya lo he comentado varias veces, no conocemos la historia de la  heterodoxa masónica, digamos que  está está como enterrada;   claro está si exceptuamos la corriente villamorzista y pascualiana, si es que se  las quiere considerar como heterodoxias;  lo demás es un desierto de esterilidad historiográfica, lo que en parte viene a demostrar que las corrientes estructurantes de las logias y la Obediencias, y digo  en parte, por que no creo  que todas estén en esas dinámicas de ejercitar una aplastante presión para formar opinión y modelos “tópicos y típicos” de hombres y mujeres de buenas costumbres.

Pero es innegable la presencial patriarcal y su orbe conceptual en el entorno de la masonería, creando modelos de “buenos ciudadanos”, en cierto modo cortados por el mismo patrón, no hay nada más que ver las” originalidades” que hay en masonería cuando preguntamos sobre el origen de la masonería, o la misión del trabajo masónico,  o la conceptualización de este. Las respuestas suelen ser en genera  además de muy estereotipadas, muy incrustadas en los tópicos.

En ese sentido Rosario de Acuña, rompió moldes,  era un caso como otros muchos,  difíciles para digerir por la propia masonería del siglo XIX y de  principios del siglo XXI, cuyos patrones eran los de la maculinidad más absoluta. Digamos que las experiencias de años atrás quedaban cerradas , y por tanto, un ser libre, una masona libre, encajaba mal en una masonería que se había alineado en una estructura cuasi regular” que excluía  a la mujer de sus trabajos, por y para siempre,   ya que en todo caso, en la masonería del siglo XX que estaba atomizada en torno al GOE  se pedía a las Hermanas que canjearan esos títulos y grados por otros más honoríficos  y sin peso masónico;  por tanto la figura de Rosario de Acuña, de la Hermana HIPATIA , encajaba mal en la masonería , en concreto en la asturiana de aquellos momentos.

La figura y la presencia de Rosario de Acuña  estoy persuadido de que constituía en parte todo un  estorbo  institucional  y relacional; masónico   primero no se la podía reconocer como masona , porque eso sería poner un brete a la a organización masónica : la Obediencia por aquellos momentos en pleno auge: el GOE. Reconocer los titulo a Rosario de Acuña u a otras Hermanas. ello  constituía toda una afrenta ante ciertas Potencias MAsónicas, y ya  que no sería querer perder  los reconocimientos de dichas  potencias masónicas, por tanto había que negar cualquier posibilidad de una masonería de corte femenino o mixto en su seno.

Por tanto la  propia situación y ubicación  de Rosario de Acuña como masona y Alto Grado en Gijón, no dejaba de  colocar en un brete a las posibles logias que la pudieran acoger en cuanto a los temas institucionales y masónicos. Por tanto la figura  de Rosario de Acuña  era en el contexto  gijonés como de una pieza de loza en el estante masónico.

NO sabemos si Rosario Acuña, visitaba algunos talleres masónicos astures, todo parece indicar que no , su rutilante apuesta de ser una masona libre, un ser libre  con buenas costumbres pero muy alejada y muy crítica con los modelos patriarcales y femeninos al uso que además protagonizaban también otras significadas mujeres masonas , sobre el perseverar  en  el ser madre, o mujer sumisa  y  fiel esposa  o  sea lo que algunos entendían como  “las buenas costumbres” sociales del momento colocaban a Rosario Acula en une extraño limbo  siempre inquietante  por un lado, por  ser la referente de las clases obreras, y en otro contexto por  sentirse como una “extrañada “por la propia masonería asturiana y esapñolaç
Su concepción de ser libre y  buenas costumbres, la colocaban en oposición con notros moldes institucionales y hasta  contextos conceptuales dentro y fuera de la masonería, con los que además era combativa.

Ese es un debate interesante que planeó sobre la conferencia, y que debiera suscitar otros muchos debates  en torno a esos temas de la libertad , las buenas costumbres …y los intereses personales.

-----------------                ----------------------                 ---------------------------
He vuelto hace unas horas de una presentación de unos libros sobre Rito Francés en Madrid, y no he podido asistir como otros años al  Homenaje que todos los años le brinda el Ateneo Obrero de Gijón  y la logia del Gran Oriente de Francia que lleva su nombre.

Una vez más el recato masónico, los secretos y las discreciones que creo mal entendidas han hecho que pese a todo lo que se dice en otros lares la presencia gijonesa ante la figura de Rosario de Acuña ha sido más bien raquítica, y es una pena no hace tanto que le escribía una carta abierta a la alcaldesa Paz Felgueroso, la cual escandalizó más a propios más preocupados por sus intereses  que a la propia edil que comprendía las razones expuestas en mi carta al periódico.

DSCN0325
Acto de Homenaje  a Rosario de Acuña en el 2009

Atrás quedan aquellos actos conmemorativos llenos de bandas y testigos de una membrecía masónica, ayer día 8 de Mayo se brindaba por parte del Hermano Paulino Lorences,  en presencia de Paz Felgueroso , Dulce Gallego y el Ateneo Obrero de Gijón un sencillo homenaje en el Cervigón.

Supongo que todos examinaran las causas, dejando de mirarse el ombligo, de porqué Gijón y la propia masonería asturiana no tiene una fuerte presencia en un acto en memoria de la “Deraisme” astur Rosario de Acuña.


Textos y Fotos @ Víctor GUERRA

17 marzo 2007

Las Obras Reunidas de Rosario de Acuña


Nuestra Rosario de Acuña, esa mujer y francmasona para más señas, iniciada en la la Logia Constante Alona de Alicante, la cual da nombre al el titulo distintivo de una logia del Gran Oriente de Francia en Asturias, cada vez tiene más interés para los historiadores, para los estudiosos del feminismo, y hasta para los hispanistas, de ahí que el amigo José Bolado se haya empeñado desde hace ya siete duros años en sacar a relucir no solo su obra teatral, lo más conocido, sino sus dispersos artículos.
Una obra capital, la pena es que teniendo tanto apoyos la edición por parte de Cajastur, el Gobierno Regional y Ayuntamiento de Gijón, no comprendo como el precio se haya disparado hasta los 60 Euros por tomo.
De todas formas felicidades desde blog a José Bolado por recuperar a quien es nuestra permanente referencia masóncia.
UN TAF, querido José Bolado por tu trabajo de "reunir lo disperso".
El texto que exponemos se ha publicado en el Diario La Nueva España por J. C. GEA y la Foto del acto es de Marcos León


Desde que Rosario de Acuña dejase puesto por escrito su voluntad de que sus herederos compilasen y ordenasen cronológicamente su obra hasta el momento en que ese deseo se ha materializado ha pasado un siglo entero.

No han sido sus herederos legales, pero sí sus herederos intelectuales, ideológicos y políticos los que se han ocupado de salvar esos cien años entre la negligencia y el olvido. Pero ayer, finalmente, un acto celebrado en la colegiata de San Juan Bautista sirvió como presentación de los dos primeros hitos de ese rescate: los tomos I y II de las «Obras reunidas» de la librepensadora, feminista, ateneísta y escritora madrileña afincada en Gijón Rosario de Acuña.

El esfuerzo conjunto del Ayuntamiento de Gijón, el Instituto Asturiano de la Mujer y Cajastur ha posibilitado la publicación en la colección «Días de diario», de la editorial KRK, de una obra que viene a concretar también largos años de pasión e investigación de José Bolado, responsable de la edición, que ayer reivindicó a Rosario de Acuña como «una literata de muchísima, pero muchísima envergadura».

El filólogo, poeta y ateneísta intervino ayer en la presentación de las «Obras reunidas» junto a la alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso, la directora del Instituto Asturiano de la Mujer, Begoña Fernández, y el responsable de Relaciones Institucionales de Cajastur, César Menéndez Claverol. La Alcaldesa habló de «celebración» y dejó ver su «emoción a título personal» por la recuperación de la obra de «la suma sacerdotisa del feminismo y la causa de la igualdad en Gijón y Asturias». Fernández Felgueroso se felicitó por una publicación que culmina un proceso de vindicación que ya iniciaron obras como la biografía de Macrino Fernández o la obra de Marta Fernández Morales, y que -dijo la regidora- con estas «Obras completas» redondean una «victoria moral» frente al olvido en que «los reaccionarios y los mezquinos» sumieron el legado de Rosario de Acuña.

Por su parte, Begoña Fernández retrató a la autora como «una librepensadora y una escritora prolífica» que tuvo «una vida difícil», en la que padeció el ostracismo social, las críticas e incluso el exilio por sus posiciones políticas y feministas.


No ha sido fácil, con todo, para José Bolado cumplir la voluntad de Rosario de Acuña y materializar, de paso, una devoción personal que se le reveló cuando vino a vivir a Gijón e ingresó en el Ateneo Obrero.


«Además de haber sufrido un olvido considerable, había que enfrentarse a una
obra dispersa, particularmente difícil de encontrar por lo que se refiere a la
primera parte de su vida», recuerda el estudioso. Y eso que, como lo manifiesta
su testamento de 1907, la autora «tenía una clara conciencia de sí misma como
escritora, y del modo en que su obra y su estilo fueron cambiando
significativamente, sobre todo en el estilo, a lo largo de su vida».

Pero no se trataba, para Bolado, de recordar sólo a «una escritora a la que su propia leyenda quizá le perjudica». El halo de «mujer interesante, pero rara, vinculada a la masonería y aislada en su casa del Cervigón es atractivo, pero no es eso lo que interesa, sino la gran calidad literaria de su obra».

Y eso que la joven Rosario de Acuña empezó con un sonado triunfo en el teatro, con el éxito, «sorprendente» según Bolado, de su drama «Rienzi el tribuno», del que se dijo que «iba a renovar el teatro histórico» y que mereció elogios de críticos tan acerados como el mismísimo Clarín, que aplicó a la pieza calificativos como «ilustrada, libre y bonita».

Un éxito, naturalmente, aminorado «por el paternalismo que se reservaba en aquel tiempo para una mujer». Las loas no domaron, sin embargo, a una escritora «que nunca fue dócil, que demostró siempre tener su propio criterio literario» y que rompió los moldes convencionales de la mujer escritora de su tiempo alejándose de la lírica intimista y afectada para encararse con su tiempo, tal como lo demuestran los artículos incluidos en los dos primeros volúmenes de sus «Obras reunidas», correspondientes, respectivamente, a los años 1881-1884 y 1885-1923. «En sus artículos, sale casi siempre al paso de los mecas cruciales de su época, con una hondura que los hace muy vigentes, aunque naturalmente a veces se resientan de una sintaxis muy decimonónica», comenta José Bolado

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...