Mostrando entradas con la etiqueta La Calzada. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La Calzada. Mostrar todas las entradas

16 diciembre 2014

Masonería en gotelé

La logia Rosario de Acuña celebra su tercera tenida blanca abierta

Logia Rosario de Acuña, situada en La Calzada. masones, masonería, Gijón Logia Rosario de Acuña, situada en La Calzada.

Pablo Batalla Cueto
Pablo Batalla Cueto   @pbatallacueto   ASTURIAS 24
 
Cuando la mayoría de la gente se imagina una logia masónica, la imagen viene a ser algo así como una lujosa pero oscura catedral subterránea, donde se dan cita hombres poderosos ataviados con togas y sombreros extravagantes, prestos a diseñar, como en un Risk real, las líneas maestras del porvenir del mundo mientras cantan aquello de «Who controls the British crown? Who keeps the metric system down? We do! We do!»

La realidad de la sede que en Gijón alberga a la logia Rosario de Acuña no podría ser, empero, más distante de aquélla. Hablamos de un pequeño bajo de La Calzada, con una tosca puerta de metal tras la cual se extienden dos modestas estancias de paredes revocadas con gotelé; unas encantadoras antípodas del lujo en las cuales se reúnen, dos veces al mes, los en torno a treinta masones de la hermandad para debatir tranquilamente sobre eutanasia, laicismo, la deuda o el misterio radical de la existencia humana.

 A nadie controlan y ningún hilo mueven estos hombres y mujeres cuyos ágapes son de tortilla, jamón serrano y Trina de limón en platos y vasos de plástico blanco. El lujo mayor es un cartel de metacrilato que lanza una consigna vieja y nueva a quien entra en el local: «¿Por ventura es la sociedad otra cosa que una gran compañía en que cada uno pone sus fuerzas y sus luces y las consagra al bien de los demás?».

La logia celebró el jueves su ya tradicional tenida blanca abierta, que en el críptico argot masónico significa una especie de jornada de puertas abiertas, mediante la cual buscan darse a conocer a fin de deshelar los mitos en ocasiones rocambolescos que pesan, siguen pesando, sobre esta asociación de librepensadores. De estas tenidas, la logia Rosario de Acuña ya ha celebrado tres, siempre por estas fechas y siempre con el mismo orden del día: una introducción sobre qué es la masonería y, seguidamente, una ponencia de en torno a una hora sobre algún tema de interés relacionado con la masonería en general o la logia en particular. 

Ambas corren siempre a cargo del abogado Ricardo Fernández, miembro de la logia y experto autodidacta en la procelosa historia de los masones. En esta ocasión, su plancha —así se llama a las charlas en el argot— versó sobre la figura, injustamente olvidada, de la excepcional mujer que da nombre a la logia, única entre más de mil trescientas que lleva nombre femenino en el Gran Oriente de Francia, federación a que pertenece.

Fernández abordó durante en torno a una hora la intensa biografía de Acuña, que nació en Madrid pero murió en Gijón, en una famosa casa en La Providencia que llegó a convertirse en meca de las manifestaciones del Primero de Mayo, después de siete decenios de republicanismo y lucha feminista sazonados de escándalos desatados por la desoladora incomprensión de aquella sociedad atrasada y cainita. 

Antes, otro de los hermanos había inaugurado la tenida encendiendo ceremoniosamente varias velas dispersas por la segunda sala, llamada templo aunque en ella no se celebre culto religioso alguno y llena de detalles de simbolismo a veces evidente y a veces no: un busto de la República y dos columnas corintias con las letras “B” y “J” inscritas en sus fustes; la bandera francesa y una profusión de triángulos: mesas triangulares, sillas triangulares, un triángulo luminoso. Todo remite al tres, el número de principios del trilema de aquel agridulce 1789. La ausencia de dogmas se revela clara cuando uno ve una gran bandera rojigualda compartiendo el espacio con enseñas tricolores dispuestas aquí y allá. No se trata de catequizar, sino de debatir y reflexionar con la ayuda de símbolos que sólo son extraños porque datan de hace dos siglos, tiempos clandestinos de lucha antiabsolutista, y se han conservado así por un saludable respeto a la tradición.

Fernández quiso cerrar la plancha con un pasaje escrito por la propia Rosario de Acuña, de singular hermosura: “El estrecho criterio que informa a todos los mercenarios de la fe nos llevaría de nuevo al légamo hirviente de las edades prehistóricas. Es preciso que apartemos de nuestro camino, con misericordia, pero con firmeza, a esas almas que se yerguen al paso de la razón adulta del hombre, como bloques de granito en abrupta costa; que las rompientes las circunden, y aunque no sean derribadas de pronto, el manso vaivén de las aguas irá desmenuzándolas hasta convertirlas en suave arenal, donde rodarán luego las olas, vistiéndolas de espuma. Nuestra labor sea acaso de siglos, pero su desmenuzamiento es seguro. 

Los límites de nuestro esfuerzo se pierden en las profundidades del porvenir, así como sus durezas se hunden en las oscuridades del pasado. Nosotros vamos hacia el paraíso; ellos vienen del caos». Después se abrió un breve turno de preguntas, que el público aprovechó para preguntar, entre otras cuestiones, por qué Rosario de Acuña acabó en Gijón o si hubo alguna actividad masónica, por mínima que fuese, durante la larga noche del franquismo. Las respuestas a estas preguntas fueron, respectivamente, porque se lo ofreció el Ateneo Obrero y no, nada de nada: el franquismo arrasó la masonería más de lo que arrasó el comunismo, que ya es decir. Sólo desde hace unos veinte años, vuelve a haber masones en España. Si en Francia hay alrededor de 50.000, en toda España no pasan de los 3000.

Acabado el encuentro, el mismo hermano que había encendido las velas al comienzo fue apagándolas con el mismo cuidado con un apagavelas metálico. Un delicado aroma a cera quemada impregnó entonces la estancia mientras salían los asistentes








10 febrero 2008

Gervsario de La Riera , masoneria y el Ateneo


La relación de la masonería, o los masones con la cultura, es un idilio inacabable y de muy estrecha e intensa relación. Primero fue el Ateneo Casino Obrero de Gijón, donde se constata la presencia de diversos masones asturianos en su juntas directivas y membresía.

Luego será un proyecto acariciado largamente el que pondrán en pie La Escuela Neutra, esa que los enemigos de la Orden tildaban como la Escuela sin Dios, un proyecto que comienza en 1912 y que llega a las puertas de la Guerra Civil, no sin problemas.

Y ahora se cumplen 100 años de Ateneo de la Calzada, ese mismo Ateneo en el que hemos estado inscritos y trabajado diversas generaciones, aunque a mí personalmente me tocó lidiar en la convulsa época de José Picos, José Gayol, etc.

Pero no se trata aquí de recordar tiempos cercanos, sino recordar y refrescar quien fue uno de los impulsores del Ateneo de la Calzada un proyecto que ahora cumple 100 años y que vino de la mano, entre otros de D. Gervasio de la Riera.

Gervasio de la Riera, es un hombre que supedita incluso su concepción ideológica en pro del desarrollo una ciudad que lo había visto crecer, y es más en numerosas ocasiones deja patentizado su cariño por el barrio de la Calzada, en se le puede considerar como un concejal cercano a la tesis reformistas pero de carácter independiente.

Nace el 13 de agosto de 1888, de profesión industrial, concretamente era el propietario de los Astilleros Riera, complejo naviero muy vinculado al barrio de la Calzada, tanto fue así que se le nombró Socio Benefactor del Ateneo Obrero de La Calzada, en cuya fundación participa además desde su cargo de concejal del Ayuntamiento de Gijón.

Así mismo fue un gran impulsor de la gestación y puesta a punto, no solo de dicho Ateneo, donde además participaron prohombres y diversos masones entregando importantes donaciones, como así lo hicieron Lucas Merediz, José María Friera, José María Rodríguez, , éstos dos últimos miembros de masonería gijonesa, sino que aportaron también para el funcionamiento de las Escuelas de La Caridad, un centro de enseñanza privada que se crea en 1902 y que se constituye como el primer equipamiento de enseñanza con que cuenta el barrio de La Calzada, y cuya gestión residía en un patronato compuesto por los tutores familiares y los propietarios de diversas empresas de la zona entre ellas la del Astillero Riera. Este tipo de entidades son el punto de confluencia entre el reformismo republicano y los movimientos obreros del momento.

Panteón de los Riera en el Cementerio de Ceares. Gijon

Pero Gervasio de la Riera va a marcar no solo industrialmente al barrio de la Calzada, sino que va a estar presente en el Ateneo Obrero y fundará en dicha zona, concretamente en la parroquia de Jove el Respetable Triángulo Evaristo San Miguel con sede en Jove y bajo los auspicios de la Gran Logia Regional del Noroeste (GLRN).

El nacimiento de este triángulo masónico, es fruto del uso que se hace de la masonería en ocasiones de los intereses partidistas, motivo por el cual nace esta nueva formación a finales de 1923.

Quien propicia la nueva partición en el seno de la logia Jovellanos, para iniciar la aventura de una nueva logia en Jove es el veterano masón y político: Gervasio de la Riera.
Gervasio de la Riera, se inicia en la masonería en 27 de octubre de 1913 y es exaltado el 19 de mayo de 1916,a Maestro Masón en el seno de la logia ocupa el cargo de 2º Vigilante en 1917 y el de Limosnero al año siguiente y en 1920 . En el año de 1922 ejerce como 1º Vigilante de la logia.

En 1922, ejerce de 2º Vigilante en dicho taller con el grado 18º, y utilizando el simbólico de Benot. En 1923 Gervasio parece que no está dispuesto a secundar los movimientos que se dan en la masonería asturiana encabezadas por Alberto de Lera, y el ala reformista, y producto de tal decide fundar, como ya expuso, el triángulo Evaristo San Miguel. Esta nueva formación masónica de Jove, parece contar con el beneplácito de la GLRN, y dicho pequeño grupo masónico levanta columnas como tal el 31 de diciembre de 1923, Gervasio de la Riera junto con José Antonio de la Riera, Jesús Fernández Álvarez y Víctor Álvarez Cuervo, todos ellos provenían de la logia Jovellanos nº 337

.Un año más tarde se vuelve a tener noticias de este pequeño grupo y de otros masones al dictarse el edicto de expulsión de la Gran Logia Regional del Noroeste, cuestión que se comunica a todos los Cuerpos y Talleres con fecha del 15 de diciembre de 1924 y que firman Alberto de Lera y Antonio López del Villar ambos como Gran Maestre y Gran Secretario de la G:. L:.R:.N:.

Su salida de la vida masónica se produce junto con la de otros veteranos masones como José Tenas Pons, Mariano Merediz Díaz Parreño, ambos miembros de la logia Jovellanos; la salida de Patricio Fernández. Armayor, y Pedro Fernández Fueyo miembros de la logia Riego, a las que hay que sumar la de José Antonio de la Riera y la del propio Gervasio, estos dos últimos como miembros del Triángulo Evaristo S. Miguel.

¿Es la constitución de esta nueva formación y el pretendido espacio que querían ocupar, lo que en parte causa su expulsión? No lo sabemos a ciencia cierta, aunque Gervasio de la Riera en su obligatoria retractación ante los grupos policiales franquistas, dice que había salido de la Orden, porque un hermano masón y consignatario Desiderio Martín acusaba a Mariano Merediz de malversar fondos de la esposa de este, y como Gervasio no creyera en tal versión no adoptó tal resolución que se tomó contra Merediz, y fueron expulsados todos ellos, de lo cual se hizo eco un periódico local.

Aunque es muy posible que desde dicho triángulo se hiciesen algunas maniobras en pro de lograr algunos apoyos políticos no bien entendidos y que ello provocara tan drástica situación.

Pese a su alto grado en la masonería, le valió tal y como recoge la sentencia del General Saliquet su expulsión de Orden en 1924 y la aportación de numerosos datos sobre masones, que firmo y aportó en la retractación, lo cual como se aporta le hicieron beneficiario de resultar absuelto en la Causa General 155.

Esta ha sido la intención, ampliar el conocimiento de un personaje al que la Calzada le debe un especial reconocimiento.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...