Mostrando entradas con la etiqueta Navia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Navia. Mostrar todas las entradas

20 enero 2010

A MASONEIRÍA ENTRE EL NAVIA Y EL EO, en lengua del Occidente astur

image

Nos anos corenta del siglo pasao ser masón en España era el pior dos pecaos posibles y el réxime oficial hasta yes botaba a culpa de crucificar a Cristo. Ese aire sacreto y conspirativo col que sempre pintaron as sociedades masónicas quedóu ben caltrido na nosa mentalidá colectiva. Peró, como ben nos diz el autor d’este artículo, nun hai nada como os datos históricos pra botar lluz sobre as solombras y as invencióis. Víctor Guerra, nembro del Instituto de Estudios Históricos de la Masonería Española (cehme), é especialista nestas cuestióis en Asturias y sobre ellas ten escrito abondos llibros y artículos. Esta é a primeira parte del sou achegamento a un tema desconocido na nosa zona... y ben interesante.

El lliberalismo que recorréu terras y venas de muitos homes del occidente asturiano, botóu a semente pra que s’asentara nellas el ideario masónico que xa encontrara sito en búa parte d’Inglaterra y Europa. En Asturias, na primeira metá del s. XIX, temos dalgúas figuras que tán claramente vinculadas cua masoneiría. Entre ellas podemos destacar al xeneral Rafael del Riego —que según nota del Gran Conseyo Federal Simbólico del Supremo Conseyo del Grao 33, foi Gran Maestre entre 1821 y 1822—, a Agustín Argüelles —que tamén parez como tal en 1823— y, como alto dignatario masónico, al somedano Flórez Estrada.

Ta ben empezar nese punto —unde sabemos qu’a invención y a charlataneiría quedan na porta— pra poder ver con clarencia algo que sempre tuvo na solombra peró que mui poucas veces foi un sacreto como tal, a lo menos pr’aquellos qu’eran buscadores fieles de valores como «a tolerancia, a libertá y a fraternidá», valores qu’a masoneiría ten como base de trabayo. Peró primeiro tíamos qu’esplicar ¿qué é, al cabo, el trabayo masónico? Esto é el que nos esplica el Gran Oriente Español nun dos sous folletos:

«A Francmasoneiría é úa fraternidá que xunta a os sous nembros con un vínculo d’harmonía, verdá y amor fraternal. Peró, ademáis de ser úa fraternidá, a francmasoneiría coye el llabor d’enseñar y inculcar nos sous nembros os valores de rectitú y responsabilidá personal y miyorar el carácter moral d’úa persona y, a través d’éste, miyorar a Humanidá. Ese llabor failo cua realización dos rituales propios de cada grao, qu’exerce a súa acción pedagóxica d’un xeito dramatizao. É un movemento del espírito dentro del que tein acoyida todas as tendencias y conviccióis favorables á miyora moral y material del xénero humano. A Francmasoneiría nun se fai órgano de ningúa tendencia política ou social determinada. A súa misión é a d’estudiar desinteresadamente todos os problemas que concernen á vida da humanidá pra fer a súa vida máis fraternal. A Francmasoneiría declara reconocer por base del sou trabayo un principio superior y ideal que se conoz xeneralmente pola denominación de Gran Arquitecto del Universo. Nun aconseya nin lluita contra ningúa convicción relixosa y amez que nin pode, nin ten, nin quer poñer fronteiras con afirmacióis dogmáticas sobre a Causa Suprema ás posibilidades de investigación llibre da verdad».

Poderíamos dicir qu’a masoneiría é úa “actividá” d’esclarecemento permanente por medio d’un método que desarrolla a introspección, a especulación simbólica y a profundización non solo personal y individual, senón tamén naquellos temas qu’esmolen al home. Toda esa reflesión y debate faise alredor d’un espacio que se chama templo, taller ou loxa[1]. Ese xuntoiro d’homes que tein un mesmo sentir frente a ellos mesmos y frente á sociedá, con úa perspectiva peculiar en conto al trabayo personal y social, é a que fexo nacer un tipo d’organización ou sociabilidá —en Asturias, sobre todo a partir del último tercio del s. XIX— que se define, siguindo os métodos que xa mencionamos, como loxa masónica.

A masoneiría entra en Asturias da mao d’obreiros franceses y d’emigrantes que train hasta as nosas terras a idea masónica que, gracias a semente lliberal que xa nombramos, vai atopar un bon sito pral establecemento de talleres masónicos. Anque al empezo s’asentan, como era d’esperar, nas ciudades grandes como Xixón ou Uviéu, col tempo a semente vai estendéndose polas alas territoriales asturianas. Hai que dicir qu’a medría foi muito máis ruía y deuse igual tanto nel oriente como nel occidente asturiano. Esta última parte d’Asturias conocéu nel s. XIX loxas nos conceyos de Valdés y Navia, y úa mui pequena, un pouco máis llonxe d’estos sitos y d’estos tempos, nel s. XX, en Grandas de Salime: Amor y Trabajo, que lidera el grao 18º de Rito Escocés Antiguo y Aceptao (R:.E:.A:.A:.)[2], José Naveiras Pastur.

Nun se tía que falar da masoneiría entre el Navia y el Eo sin antias nombrar outros proyectos masónicos que se deron al pé y que tuveron muita influencia na zona. Por exemplo, en novembre de 1882, el Capítulo Provincial d’Asturias mandaba un informe favorable al Gran Oriente Nacional de España[3] pra que se ye concedera a un taller qu’había tar nos valles de L.luarca a carta constitutiva ou patente col título distintivo d’Estrella Benéfica n° 169. D’este taller quedaron ben poucas noticias. Us meses máis tarde, en xeneiro de 1883, fúndase outra loxa al aveiro del Gran Oriente de España, que lleva por título distintivo el de Luz de Luarca n° 236; axina paran os sous trabayos masónicos, porque seguro qu’el ambiente social unde fían el llabor nun era el máis gracioso, anque eso nun los botóu pr’atrás y volveron poñer en pé el taller en setembre de 1888. Quen vai ser el cabezaleiro d’ese taller é el abogao y llibrepensador lluarqués César Álvarez Cascos, que coye condo empeza como activo francmasón el alcuño simbólico de “Fulton” y que manda como Venerable —querse dicir, como presidente da loxa— el treito d’esta segunda singladura que vai dende 1888 hasta 1891. El resto de taller compóinlo sete nembros máis unde destacan el industrial Enrique Arias Viña, el propietario Juan Fernández Longa, ou os ermaos González Álvarez.

En L.luarca volve “llevantar as columnas” outro taller, concretamente en agosto de 1891. Por título, tres de ben sesióis preparatorias prá fundación, presentáronye al Gran Oriente Español el del gran patricio xixonés vinculao col occidente asturiano, “Jovellanos”, y puxéronye el nº 128. As dignidades que rixen ese taller son Camilo Navarrete Melín, grao 30° da masoneiría y militar retirao, que exerce como Venerable, y al que vai sustituir F. Navarro de la Linde, tamén militar; Ramón Asenjo, grao 18° y propietario qu’exerce como y 2° Vixilante, que son os oficiales encargaos dentro del taller masón dos Aprendices y Compañeiros masóis.

Us anos antias —y polo tanto marcando a llinia qu’había que siguir— temos que na mesma veira del Río Navia, en xeneiro de 1879, y acoyidos al Gran Oriente Nacional de España, llevanta columnas a loxa Antorcha Civilizadora, que la compóin nun primeiro momento decisete nembros mui variaos tanto na orixe como na súa actividá profesional. Seis eran del Espín, cuatro da villa de Navia, dous d’Anlleo, dous de L.luarca y os outros era d’Ortigueira, A Caridá, Bual, Samiguel d’Eiros y Pontevedra.

NEMBROS DA LOXA ANTORCHA CIVILIZADORA DE NAVIA (1879-
1888)

NOME ALCUÑO SIMBÓLICO
CARGO NA LOXA
PROFESIÓN
Demetrio Abello Pardiñas Esperto Maquinista
José Alonso Narciández Saladino 1º Vixilante Telegrafista
Francisco Bárzana Castaños Escribinte
Francisco Casariego
Garibaldi
Carpinteiro
Manuel Cortés Espartero Sacretario Cuntable
Domingo F. Santa Eulalia Platón Bibliotecario Propietario
Manuel Fernández Churruca Carpinteiro
Rafael Fernández Calzada
Viriato
Venerable Notario
Manuel Fernández Pérez Pompeyo M. Ceremonias Perito Agrimensor
Pedro Fernández Pumariega Palafox 1º Diácono Axudante Inxenieiro
Eugenio G. Manso Franklin 2º Vixilante (1882) Médico
Casto Lavandera Colón Orador Axudante Maquinista
Bernabé Leirana Pavía Aspirante a Notario
Carlos Marqués Pelayo Xefe d’estación de telégrafos
Fernando Méndez Lara Carpinteiro de ribeira
Fructuoso Méndez Victor Hugo Guarda Templo Carpinteiro de ribeira
José Méndez
Covadonga
2º Diácono Propietario
Agustín Pérez Villamil Cervantes Propietario
Santiago S. Del Campo Velarde Cerruyeiro
Alonso Seves Pizarro 2º Vixilante Propietario


Úa das cuestióis que chama el atención d’este cuadro de masóis é que, condo coyen el alcuño simbólico, os máis d’ellos fain mención a militares ou grandes personaxes, mentres que noutras loxas vén habendo máis diversidá nos nomes que se coyen condo s’empeza na masoneiría.

Podemos falar máis a fondo de dúas das personas que perteneceron a este taller: José Alonso Narciández y Rafael Fernández Calzada.

José Alonso Narciández ve a lluz masónica na súa iniciación como francmasón[4] el 23 de mayo de 1877 en Uviéu, dentro da loxa Luz Ovetense. Nel sou taller propón pra iniciar al que había ser el sou xefe de Telegrafía en L.luarca, el profano y máis tarde xa francmasón Carlos Márquez. Máis alantre entrambos pasan a formar parte da loxa Antorcha Civilizadora. El taller amáñanlo varios nembros, entre os que ta José Alonso acupando el cargo de 1º Vixilante, qu’exerce dous anos (1880-82), constituíndose nel asistente lleal del infatigable Venerable Maestro Fernández Calzada. El taller sufríu dalgúas crisis hasta que lo desamañóu, como imos ver, un tal Juan Manrique.

Pode qu’el personaxe máis importante pola súa proyección y empeño é el naviego Rafael Fernández Calzada. Despóis de non poucos trabayos tres de pasar pola loxa Luz Ovetense en 1877, é quen a amañar este outro taller na súa terra d’orixe. Na loxa d’Uviéu convivíu con Ramón Álvarez Buylla, os ermaos Pumares y con Fermín Canella que, na morte del sou amigo el 14 de febreiro de 1910, ye dedicóu úa introducción ben llarga nel llibro de semblanzas qu’a súa familia fora compoñendo a base de recoyer aquí y alló noticias y recordos das andanzas d’este naviego notable.

Rafael Fernández Calzada veu al mundo en 1821 nel llugar de Talarén (Navia). Despóis d’estudiar Lleis na Universidá d’Uviéu, incorpórase al mundo notarial como titular en 1848. Rafael —igual qu’outros muitos ermaos masóis asturianos y peninsulares— militóu activamente nel Partido Republicano Federal que lideraba outro conocido masón, Pi y Margall. Os siguidores del republicanismo tuveron en Xixón un períódico, El Porvenir de Gijón, que yes valía d’órgano de espresión y unde encontramos masóis ben activos como Tapia Segade, Moreno Barcia ou Pérez Costales, del outro llao del Eo.

El ermao Viriato —qu’ese era el sou alcuño simbólico— ha ter que trabayar duro pra poñer en marcha el sou proyecto masónico, recuperando ermaos d’outros proyectos y d’outras loxas, y iniciando máis profanos, peró, como nos diz a profesora Victoria Hidalgo nel sou llibro La masonería en Asturias en el siglo XIX, «la llegada a Navia en 1882 de un elemento perturbador, Juan Manrique, trastocó su buena marcha». ¿Quén era este personaxe escuro que fai peligrar el proyecto masónico? Nun lo sabemos, pero debéu esmoler de verdá a Fernández Calzada que, núa carta al Gran Maestre Morayta, ye recordaba feitos d’este tal Manrique.

Tamén vai xugar en contra del proyecto naviego el que daquella se tuvera debatendo a pertenencia a ún ou outro Oriente ou Obediencia, y eso tría á loxa dalgúas disensióis que fixeron qu’ésta entrara en “sonos” de ‘dormir’ (sonos)?], querse dicir, na suspensión temporal dos trabayos. Tamén a lluita del notario naviego contra a “clericalla”, os qu’os masóis chamaban “da capa negra”, ye costara ben disgustos y el pago de 4.000 pts. d’entoncias.

El demáis, como representante da súa loxa ha acudir al Asamblea da Obediencia de 1888 en Madrid quen fora el primeiro Venerable Maestro Pedro Fernández de la Pumariega, qu’acaba por meterse nos trabayos masónicos madrileños, unde lo encontramos entre os anos 1892-1896, dentro da loxa Fraternidad Ibérica. Nesta tamén trabayaba Eduardo Guilmain Abarca[5], que fora nembro da loxa Los Amigos de la Naturaleza y la Humanidad de Xixón. Na loxa madrileña sentábanse nos bancos, según os sous graos y calidades, xente como el músico Tomás Bretón ou el Venerable Maestro Eduardo Caballero de Puga.

A partir d’este ano 1892 nun volve haber novas da loxa naviega.

En xunio de 1892 a loxa Jovellanos de L.luarca, einda en activo, pídeye á súa Obediencia —neste caso al Gran Oriente Español— úa carta patente pra outra formación nova qu’iba llevantar as súas columnas en Navia, tres dos esforzos de Rafael Calzada por manter os ánimos enteros y al orde. Como nun foi quen, ha llevar col sou amigo José Alonso Narciández, simbólico Saladino, un taller novo que coye el nome d’outro lliberal asturiano ben conocido y nembro da primeira masoneiría asturiana: Rafael del Riego.

MIEMBROS DEL TRIANGULO RAFAEL DEL RIEGO NAVIA (1892)
NOMBRE Y APELLIDOS ALCUÑO SIMBÓLICO PROFESIÓN
José Alonso Narciández Saladino Telegrafista
Emiliano Cepeda Navia Abogao
Manuel Fernández Churruca Propietario
Rafael Fernández Calzada Viriato Abogao
José Menéndez Propietario

 

Este é, polo tanto, el panorama dos talleres que se dan entre el Eo y el Navia, peró anque poda pintar qu’é úa presencia pequena, queda muito trabayo por fer y muito que pescudar. Fai falta buscar a presencia de todos estos Fiyos da Viuda[i] dentro del sou ámbito social y cultural, y valorar a súa proyección política y institucional, que tuvo que ser importante namáis botando úa oyuada al mapa xeopolítico da zona

A os nembros da masoneiría chámanyes os Fiyos da Lluz, ou Fiyos da Viuda y tamén os Ermaos tres puntos ou hiramistas.

A dimensión que tuvo a masoneiría na zona coye máis importancia se reparamos na presencia de dalgús francmasones que, anque eran nacidos nestas terras, nun trabayaron por diversas razóis a súa pedra bruta[ii] nas loxas da zona, senón que lo fixeron noutros sitos como Xixón ou Uviéu. Mesmo fora d’Asturias temos trabayando a varios masóis como é el caso del veigueño Augusto Barcia Trelles, Gran Maestre de Gran Oriente Español y Soberano Comendador del Supremo Conseyo del Grao 33º, que tuvo úa importancia capital dentro da masoneiría española y d’ultramar[iii]. Peró nun foi namáis Barcia, senón muitos masóis máis que foron compoñendo a base d’outras loxas como Jerónimo Alvarez Freije, Roque Gayol ou José Iglesias Fernández, de Castropol; Francisco F. Casariego, Luis Méndez Calzada, Demetrio Avello, Manuel Rodriguez, entre outros de Navia; y da zona de Ribadeo, como Francisco Díaz Díaz ou Francisco Caramés Riopedre, nacido en Castropol, criao na villa luguesa y vinculao por vía matrimonial con Tapia


Texto @ Víctor Guerra

[i] A os nembros da masoneiría chámanyes os Fiyos da Lluz, ou Fiyos da Viuda y tamén os Ermaos tres puntos ou hiramistas.
[ii] A pedra na masoneiría representa todas as obras morales y todos os materiales da sabiduría usaos nel trabayo masónico. El trabayo de llabrar a piedra —simbolizando os gremios veyos de canteiría— é un trabajo simbólico de ir trabajando nuestra propia personalidad, ajustándolos a los criterios de equidad, igualdad y fraternidad
[iii] Sobre Barcia xa adelantamos un trabayo nel nº 38 (outubre de 2002) da revista La Vega da Veiga.
Por outro llao, outra aportación fundamental —que fai coyer al occidente asturiano entidá masónica— é a presencia de nacidos d’estas terras nas loxas d’ultramar. Os “americanos” fóronse integrando por úas ou outras razóis na vida masónica de Cuba, Puerto Rico, Venezuela, Arxentina, etc., y con mui distinta proyección social, profesional y mesmamente política.

[1] El templo ou taller masónico é el sito unde trabayan os masóis, espacio singular que pon úa fronteira de separación col mundo profano. Dentro d’él faise a “actividá masónica” espresada cuas que chaman tenidas. Cada Rito incorpora al Templo, según a súa particularidá simbólica, diferentes elementos —ou os mesmos peró repartidos d’outro xeito—, aspecto que vai afectar a os contidos según se trabaye nos graos de: Aprendiz (1º); Compañeiro (2º) ou Maestro (3º).
[2] El Rito Escocés Antiguo y Aceptao é ún dos muitos que se practican dentro da masoneiría, anque é el máis practicao nel mundo. Ta composto por 33 graos.
[3] Úa das distintas Obediencias que se deron en España y na que s’acoyeron dellas loxas.
[4] Cualquer profano aceptao pra formar parte d’úa loxa ten que pasar polas que chaman probas da iniciación, y é desa condo coye el alcuño simbólico, que pode fer referencia a cualquer elemento, personaxe ou cualidá.
[5] Guilmain era parente del famoso Conde d’Aranda (de tempos de Carlos III), qu’hasta hai pouco considerábanlo masón.
[6] A os nembros da masoneiría chámanyes os Fiyos da Lluz, ou Fiyos da Viuda y tamén os Ermaos tres puntos ou hiramistas.
[7] A pedra na masoneiría representa todas as obras morales y todos os materiales da sabiduría usaos nel trabayo masónico. El trabayo de llabrar a piedra —simbolizando os gremios veyos de canteiría— é un trabajo simbólico de ir trabajando nuestra propia personalidad, ajustándolos a los criterios de equidad, igualdad y fraternidad
[8] Sobre Barcia xa adelantamos un trabayo nel nº 38 (outubre de 2002) da revista La Vega da Veiga.

18 marzo 2008

NAVIA Y LA MASONERÏA



Habrá otras expansiones masónicas en las alas astures, pero la más al occidente, se da concretamente en el concejo de Navia, que en enero de 1879 y bajo los auspicios del Gran Oriente Nacional de España, levantan las columnas de la logia Antorcha Civilizadora, que la compondrán en un primer momento diecisiete miembros de una heterogénea diversidad socioprofesional y de origen.

Miembros de la logia Antorcha Civilizadora de Navia (1879-1888)

Nombre de los miembros   Nombre Simbólico    Cargo en Logia        Profesión

Demetrio Abello
Pardiñas
Experto
Maquinista
José Alonso Narciandez
Saladino
1º Vigilante
Telegrafista
Francisco Barzana
Castaños
Escribiente
Francisco Casariego
Garibaldi
Carpintero
Manuel Cortés
Espartero
Secretario
Tenedor de libros
Domingo F. Santa Eulalia
Platón
Bibliotecario
Propietario
Manuel Fernández
Churruca
Carpintero
Rafael Fernández Calzada

Viriato

Venerable
Notario
Manuel Fernández Pérez
Pompeyo
M. Ceremonias
Perito Agrimensor
Pedro Fernández Pumariega
Palafox
1º Diácono
Ayudante Ingeniero
Eugenio G. Manso
Franklin
2º Vigilante (1882)
Médico
Casto Lavandera
Colón
Orador
Ayudante Maquinista
Bernabé Leirana
Pavía
Aspirante a Notario
Carlos Marqués
Pelayo
Jefe de Estación telégrafos
Fernando Mendez
Lara
Carpintero de ribera
Fructuoso Méndez
Victor Hugo
Guarda Templo
Carpintero de ribera
José Méndez
Covadonga
2º Diácono
Propietario
Agustín Pérez Villamil
Cervantes
Propietario
Santiago S. del Campo
Velarde
Latonero
Alonso Seves
Pizarro
2º Vigilante
Propietario

La residencia de estos masones tenía esta distribución: seis eran del Espín, cuatro de Navia; dos en Anleo; dos en Luarca; y luego uno por localidad Pontevedra; Ortiguera; La Caridad; otro en Boal, y finalmente otro en San Miguel de los Eiros.

Una de las cuestiones que llama la atención de este cuado de masones, es la adopción del nombre simbólico, la mayoría de ellos hacen mención a militares o grandes personajes. Y llama la atención porque en otras logias suele haber una mayor diversidad simbólica en los nombres que se adoptan en el momento de la iniciación masónica.

Dos de los personajes que podemos desarrollar y que pertenecieron a este taller son:

José Alonso Narciández : ve la luz masónica en su iniciación como francmasón el 23 de mayo de 1877 en Oviedo, en el seno de la logia Luz Ovetense en cuyo taller propone para iniciar al que sería su jefe de Telegrafía en Luarca, el profano y más tarde ya francmasón Carlos Márquez; más adelante ambos pasan a formar parte de la logia Antorcha Civilizadora.

El taller lo constituyen diversos miembros, entre los que se encuentra José Alonso ocupando el importante cargo de 1º Vigilante, [i] que ejercerá durante dos años (1880-82), constituyéndose en el fiel asistente del infatigable Venerable Maestro Fernández Calzada. El taller sufrió varias crisis hasta ser desbaratado por un tal Jorge Manrique, que es citado por la profesora Victoria Hidalgo, pero que no nos indica quien era, puesto que su existencia se sabe a través de una carta de Calzada al Gran Maestre Morayta .

Debido a un traslado de trabajo, a la capital asturiana, nuestro biografiado, se adscribe a la ovetense logia Nueva Luz donde ocupa el cargo de 2º Experto, para dos años más tarde “Saladino” (nuestro culto e irónico cangués, que nació a los pies de la Cuna de la Reconquista: Covadonga, toma el nombre simbólico de un sultán, posiblemente el más importante del islamismo y que tenía por objetivos la unidad y la propagación del mundo musulmán); pasa a engrosar la nómina de miembros de la Juan González Río, donde le encontramos en plena viudedad con 51 años y con domicilio en Oviedo, o al menos esa es la referencia en cuanto a la dirección que se consigna: Foncalada nº 14.

En este taller se le referencia con el grado capitular el de Soberano Príncipe Rosacruz (18º).
Tras varios años en la capital, retorna al occidente asturiano y se adscribe al taller correspondiente al valle donde ejerce su profesión de telegrafista, pasando a formar parte de un nuevo proyecto el Triángulo Rafael del Riego.

El otro personaje, tal vez el más importante por su proyección y tenacidad es el naviego Rafael Fernández Calzada: que tras no pocas vicisitudes tras pasar por la logia Luz Ovetense en 1877, logra articular este nuevo taller en su tierra de origen. En la logia ovetense convivió con, con Ramón Álvarez Buylla, los hermanos Pumares y con Fermín Canella, que a la muerte de su amigo el 14 de febrero de 1910, le dedicará una larga introducción e el libro de semblanzas que su familia había ido componiendo a base de recoger de aquí y de allá noticias y recuerdos de la andadura de este notable naviego..

Rafael Fernández Calzada vino al mundo en 1821 en el lugar de Talarén perteneciente a la parroquia de San Antolín de Navia, tras estudiar Derecho en la Universidad de Oviedo, se incorpora al mundo notarial como titular en 1848.

Rafael al igual que otros muchos hermanos masones asturianos y peninsulares militó activamente en el Partido Republicano Federal que lideraba otro conocido masón Pi y Margall, seguidores que en Gijón tuvieron un órgano de expresión EL porvenir de Gijón.

El hermano Viriato, tendrá se trabajar duro para poner en marcha su proyecto masónico, recuperando hermanos de otros proyectos y de otras logias, e iniciando nuevos profanos, pero como nos dice la profesora Victoria Hidalgo “ la llegada a Navia en 1882 de un elemento perturbador, Juan Manrique?, trastocó su buena marcha” ¿Quién era este oscuro personaje que hace peligrar el proyecto masónico?, No lo sabemos, pero debió de preocuparle y seriamente a Fernández Calzada que en una carta al Gran Maestre Morayta le rememoraba hechos producidos por este tal Manrique.

Tan bien va jugar en contra del proyecto naviego, el que en aquellos momentos se estuviera debatiendo la pertenencia a uno y otro Oriente u Obediencia, y ello traía al seno de la logia ciertas disensiones, que hicieron entrar a la logia en “sueños” (suspensión temporal de los trabajos), por otra parte la lucha contra la clericalla “los de capa negra” a pesa de haber sido absuelto por la Audiencia Criminal de Tineo, le había costado no solo serios disgustos al notario naviego, sino también el pago de 4.000 pts.

Aún así a la Asamblea de la Obediencia de 1888 en Madrid, acudirá como representante de su logia quien fuera el primer Venerable Maestro de la logia Pedro Fernández de la Pumariega, que se terminará incardinando a los trabajos masónicos madrileños donde le encontramos entre los años 1892-1896 en el seno de la logia madrileña Fraternidad Ibérica, donde también trabajaba Eduardo Guilmain Abarca que había sido miembro de la logia Los Amigos de la Naturaleza y la Humanidad (Gijón). En la logia madrileña se sentaban en los distintos bancos según sus grados y calidades: el músico Tomás Bretón y el Venerable Maestro Eduardo Caballero de Puga.

A partir de este año no vuelve a haber noticias de la logia naviega.

Será en junio de 1892 cuando la logia Jovellanos de Luarca, aún en activo solicite a su Obediencia en esta caso al Gran Oriente Español, una carta patente para otra nueva formación que levantaría sus columnas en Navia, tras los esfuerzos de Rafael Calzada por mantener los ánimos enteros y al orden, pero no pudiendo lograrlo liderara con su amigo José Alonso Narciández simbólico Saladino (y que ha hemos tratado) un nuevo taller que tomará el nombre de otro conocido liberal asturiano y miembro de la primigenia masonería asturiana: Rafael del Riego.

Miembros del Triangulo Rafael del Riego Navia (1892)
Nombre y Apellidos N. Simbólico Profesión
José Alonso Narciandez
Saladino
Telegrafista
Emiliano Cepeda
Navia
Abogado
Manuel Fernández
Churruca
Propietario
Rafael Fernández Calzada
Viriato
Abogado
José Menéndez

Propietario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...