Mostrando entradas con la etiqueta Orador. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Orador. Mostrar todas las entradas

06 julio 2010

FERNANDO VELA y LA MASONERIA


IMG
 Hace unos días se hablaba en la prensa regional de Fernando Vela , con motivo de la presentación de sus “Ensayos”  una recopilación que ha publicado la Fundación  Banco Santander en su colección  Obra Fundamental , donde además de recoger algunos de sus textos, pues hay una bibliografía  de Eduardo Creus Visiers  y que se recogía en la LNE el 23/Junio/2010,

Tres días más tarde escribía sobre su vida como “Aduanero de las IdeasJavier Neira  en el mismo periódico , y me ha extrañado entre tanto sesudo intelectual  de tan profunda investigación, no se haya ido más allá de lo ya conocido y haya profundizado por ejemplo en la esfera masónica de Fernando Vela , como además siempre da la casualidad de que es una membrecía o inclinación que se le suele olvidar al personal, propio y ajeno, como hemos visto, pues traigo hasta este pizarrón unos apuntes de carbayón metido a Playu como fue Fernando Vela , y lo hago por Eduardo Creus, ignorante o no de la membresía masónica de Vela, la ha dejado fuera y creo que es interesante como referencia, que además puede explicar algunas cuestiones.

Uno de los grandes publicistas francmasones, que irá desgranando toda una visión singular y, sobre la cual sería interesante realizar un estudio crítico para comprobar cuanto hay de realidad en su obra de esa esencia masónica, es Fernando García Vela,[1] aunque es nacido en Oviedo (27octubre de 1.888), su vinculación con la vida cultural de la ciudad y sus trabajo en el diario El Noroeste y, la logia Jovellanos le van convertir en todo un “playu[2]

Su recuerdo se nos va desdibujando, tal vez como él quería, pero le debemos un homenaje que se le ha hurtado y, que merece este homenaje por intelectual y por hombre de bien y hombre leal. En él se dan dos ambiciones supremas: el periodista y el periodismo. Las dos en una y, en sí mismo y para los demás, aquí radica la significación del ser periodista y la ambición que quiere satisfacer el periodismo fundamentalmente, faceta a la cual se dedicaba con total ansia de conocimiento y aplicación, sabiendo los sinsabores que ya recogía en su libro “El grano de pimienta”:

“Las condiciones de la vida literaria española obligan al escritor a gastar buena parte de sus esfuerzos en artículos de periódicos.... El escritor no puede encerrarse en su poesía, en su novela o su filosofía; tiene que estar al tanto, al tanto de todo y hablar de ello”.

Fernando Vela, al que tenemos batiéndose como articulista en el extinguido periódico: El Noroeste y, como redactor de la Revista Región (Revista de Asturias)[3]. Desde sus inicios  como masón  en cuyo seno de la Orden  entra un  11 octubre de 1912 como aprendiz masón adoptando  el simbólico “Platón” en la logia Jovellanos, desarrolla no solo importantes “planchas”, sino que andando el tiempo va a  desempeña el cargo indispensable para la buena armonía del taller de Orador.

Pero antes deberá ir saltar desde la columna del Norte  a la del Mediodía como Compañero  cosa que logra el 4 de abril de 1913  en la logia Jovellanos, En dicha logia compartía ilusiones y ansiedades culturales y filosóficas con el anarquista Eleuterio Quintanilla; Teodomiro Menéndez, diputado socialista y con el carreñense Bango León.

Su periplo masónico prosigue  y es elevado a la Maestría en la misma logia   el 19 de diciembre  de 1913, siendo como antes comentaba Orador en  curso de 1914-1915 y 1916.

Se inicia en los Altos Grados del Rito Escocés Antiguo y Aceptado el 30 de octubre de 1916 y aparece  anotado con el numero 19 de la logia con el grado 4º.  se exalta  al 9º grado  de Maestro Elegido de los Nueve (9º) del REAA como miembro en los cuadros lógicos de la Gran Logia Regional del Noroeste el 31 de Mayo de 1917 y así irá apareciendo en los años sucesivos  1921. 1923 –1924- 1925 y 1926 en lso distintos cuadros lógicos que emite la logia.
Luego desaparece de la logia sin que se sepa muy bien la causa.
Pero además entre las funciones profesionales como empleado de aduanas, García Vela ejerce como un activo secretario del Ateneo Obrero de Gijón que consigue de Magnus Blisktad una contribución de 50.000 pts que permitió llevar a cabo el traslado a su nueva sede en la calle Escurrida, en dicha asociación vamos a encontrará a varios hermanos de logia como fieles asociados.
Será pues con la organización de unos de estos actos del Ateneo cuando conozca a Ortega y Gasset. En un posterior reencuentro en Madrid, ambos “se reconocen” y serán ya inseparables, hasta tal punto que Ortega en 192o le reclamará para que ocupe una plaza como redactor del Diario Sol, pasando a prestar a su vez sus servicios en la Dirección General de Aduanas.

En Madrid asiste a los cursos universitarios de Ortega y, a la tertulia diaria que éste tenía en el Café de la Granja de Henar, su relación va en aumento hasta tal punto que 1923 se materializa un querido proyecto de Ortega y reclamará a Vela que pase a ser precisamente su principal apoyo y, mano derecha, ejerciendo hasta 1936 como secretario en la revista: Cuadernos de Occidente. Revista que pretendía poner a los españoles en contacto con Europa y con la intelectualidad más moderna del mundo.

Vela sigue con sus colaboraciones como redactor en el diario El Sol que abandona en 1930 cuando éste cambia de orientación ideológica. Pasa por los periódicos Crisol, y Luz, retornando a el Sol, cuando éste cambia de orientación, como director, aunque por poco tiempo. Dirige el Diario Madrid entre 1934-1935, que es el exangüe período de vida del diario. Con el gobierno republicano se le desposee de su cargo de funcionario (1937) y una año más tarde lo hace el general Franco. Fue alertado por Marañón y se refugió en el consulado de Haití en Madrid, para después dirigirse a Francia y finalmente medio oculto se estableció en San Sebastián donde conoce a Gregorio Corrochano con quien funda en 1938 el Diario España, pasa a exiliarse a Tánger residiendo en dicha ciudad hasta 1943, donde colabora con el realizado la crónica internacional con lo seudónimos de Luís Longoria.

Este periplo le llevó primero a encontrarse con el gobierno republicano y ser repudiado por estos y luego por el bando franquista, cuestión muy habitual de todo aquel que militaba o militó en las filas reformistas, y así les sucedió a diversos masones militantes del reformismo.

El duro exilio, es algo que le puede y tras la muerte de su amigo y mentor Ortega y Gasset regresa a España; con esa muerte se cierra un ciclo que él exponía así: “...mi vida- quiero decir, la parte de actividad intelectual, literaria que puede haber en ella; en suma, mi vida- está comprendida entre las muertes de Leopoldo Alas y Ortega y Gasset – que muere en 1955-. Se abre con una y se cierra - virtualmente se cierra- con la otra”

En 1963 reaparece de nuevo la Revista de Occidente y existe un intento de recuperar a Fernando Vela para la secretaría, cuestión que no acepta, sin que ello signifique que se desvincule del proyecto en el cual seguirá durante años colaborando, aunque esta vez dentro del Consejo Asesor y, publicando algunas notas, artículos y, recensiones filosóficas, pues como antes comentaba él mismo, su ciclo intelectual había concluido.

Como decía Avello, en el homenaje que la Sociedad Asturiana de Filosofía le dedicó en 1977 a Vela:
“Tuvo que pasar algo para que Vela no haya llegado a ser bien conocido, algo que es suyo y no solo imputable a la modestia o la timidez. Algo que no fue suyo. Un quiebro, vibración, descuido...” [4]
¿Tal vez el haber sido masón influyó para ese olvido histórico? Es más que posible si nos atenemos a que a día de hoy los masones asturianos y españoles siguen si tener un reconocimiento oficial, como lo han tenido otros colectivos que sufrieron las consecuencias de la Guerra Civil.

La vinculación de Vela con Asturias se acentúa y volverá de forma intermitente a Llanes, donde finalmente recalará donde una tarde de 6 de septiembre 1966 jugando una partida de ajedrez en l Café Pinín partirá hacia la Logia Eterna.[5]


[1] AHN Expediente 42. Legajo 412. También se puede leer el libro de Teófilo Rodríguez Neira “Fernando Vela y Asturias. Biblioteca Académica Asturiana (Caja de Ahorros de Asturias) 1985.
[2] A los naturales de Gijón, también se les denomina “playos” como a los ovetenses “carbayones”.
[3] Se sacaron muy pocos números, y era editada en los talleres del periódico El Noroeste. Este periódico tenía dos cabezas redactoras: una en Oviedo y otra en Gijón que dirigía Fernando García Vela.
[4] Avello F; Manuel: Recuerdo de Fernando Vela BIDEA. Año XXXI, Septiembre –diciembre nº 92, y existen además trabajos en el nº 99: 101 y 105-106.
[5] Más trabajos biográfico y de acercamiento a su personalidad se pueden encontrar en La Nueva España del 6/03/1983 y del 9 /05/2000 firmado por Ramón Baragaño el primero y por Bastián Faro el segundo. Y Fernando Vela en el recuerdo del 23 /09/1999: La Nueva España firmado por Víctor Guerra.

Víctor Guerra. Maestro Masón
Miembro del Centro de Estudios de la Historia de la Masonería Española (CEHME), y del Institut d´etudes et de Recherche Maconnique (IDERM) del Gran Oriente de Francia,  y Presidente del Círculo de Estudios del Rito Francés Roettiers de Montaleau.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...