Mostrando entradas con la etiqueta Oriente de Asturias. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Oriente de Asturias. Mostrar todas las entradas

15 octubre 2012

Perfiles masónicos de Indianos del Oriente de Asturias en logias de Cuba Siglo XIX

 

Seguimos con la entrega de este trabajo sobre la presencia de asturianos del Oriente de Asturias en la masonería cubana y de un  total del listado que a dia de hoy tengo sobre posibles masones asturianos en Cuba, decir que tendré  unos 375, pues de todo ellos, lo pertenecientes al Oriente de Asturias  y que tenga algún que otro dato solo son unos cincuenta  y cuatro masones inscritos en los talleres sitos en la Isla de Cuba que son del Oriente de Asturias  y de algunos de ellos  tenemos algunos datos:

Eugenio Allende. Aunque su simbólico es el de “Eón”, éste no nos indica su procedencia, pero si nos atenemos a que hay “Allendes” con capital indiano en Ribadesella, y además está en la misma logia que Juan Alvarez García de simbólico “Ribadesella”, con el cual comparte no sólo la profesión de “comerciante”, sino que coinciden en el tiempo dentro del taller sito en ciudad de Cienfuegos, no sería muy aventurado considerarle como originario de dicho concejo.

Juan Amieva García. Nacido en 1868, su simbólico es “Llanes”, lo que indica a tenor de dicha adopción y de sus apellidos que es nacido en dicho concejo. Se encuentra adscrito a la masonería desde 1893 y en 1895 obtiene el grado de Maestro Masón, ejerciendo de Secretario del taller 2ª Unión y Concordia 194, ubicado en los Valles de La Habana.

Se le abrió expediente por la Dirección General de Seguridad Española.

Severo Ardisana Noriega. Se le ha adscrito a la zona de Llanes de donde son oriundos sus dos apellidos. Está soltero y su profesión es la regazador.
En la logia La Santiaguense 46 es conocido por un simbólico, muy típico por otra parte, entre los originarios de la zona, que tienen predilección por el personaje de “Pelayo”. A su vez, éste francmasón figura con el cargo de Portaestandarte y tiene el grado de Maestro Masón.

Se le abrió expediente por la Dirección General de Seguridad Española.

Manuel Atalaya Cossío De este francmasón apenas si había unas notas perdidas por los expedientes de su logia, la Porvenir 94, y a través de ello y de sus crónicas como periodista en el órgano oficial de la Liga Universal de los Librepensadores “El Librepensamiento”, se ha podido ir desentrañando su pequeño historial. Proviene de una familia de la zona de Abandames, con un posterior asentamiento en Villaviciosa. Adopta nuestro biografiado el simbólico de “Giordano Bruno” en recuerdo del pensador italiano del Renacimiento encarcelado y quemado vivo por la Inquisición.

De muy joven emigra a América, donde, tras un accidentado periplo, llega a Cuba, ingresando en la logia antes citada, donde le encontramos con el grado de Maestro Masón y el cargo de Orador e incardinado en los movimientos independentistas de la isla caribeña.

Francisco Balbín: ocupa el cargo de Gran Maestro de Ceremonias dentro de la Gran Logia Simbólica de la Isla de Cuba, y es de los pocos asturianos que están adscritos a las logias de marcado carácter antillano: La Gran Logia Simbólica de la Isla de Cuba, que surge de la fusión entre el Gran Oriente de Colón y la Gran Logia Isla de Cuba, y cuyo resultado es la Gran Logia Unida de Colón e Isla de Cuba bajo los auspicios del GONE.

José Barros Coviella es natural de Villaviciosa, o al menos así se estima, tras encontrar a otro individuo con los mismos apellidos en una relación de “Hijos de Villaviciosa y su Concejo en la Habana”. Está adscrito a la logia Unión Hispano- Americana 132, donde hay un originario de Villaviciosa y varios del área de este estudio.

Juan Bautista Naredo, “Infiesto”: su simbólico nos indica su origen, y más si tenemos en cuenta que hay fichados diversos “Naredos” en la zona de Villaviciosa y Cabranes. Tiene el grado de Maestro Masón (3º) y figura en 1880 como lismonero de taller Beth-ila 142 de Matanzas.

Se le abrió expediente por la Dirección General de Seguridad Espoañola.

Rafael Carriles Carrera: su simbólico “Hontoria”, nos traslada al verde valle llanisco de donde es originario este francmasón, que ocupa el cargo de 1º Vigilante dentro del taller Hijos de Palestina nº 40, que ayudará a fundar junto con otro medio centenar de hermanos masones. Entre ellos se encuentra el Guarda Templo con el simbólico “Pelayo”, que corresponde a Justo Cueto Peláez, y que no hemos incluido en el listado por ofrecer dudas su pertenencia al oriente asturiano, aunque sus dos apellidos son de neta raigambre en esta comarca.

El hermano “Hontoria no está en los listados de Ferrer Benimeli, sino que sale de una referencia de Castellanos Gil sobre logia antes citada, que cuatro años más tarde de su fundación abandona el GONE para pasar al GOE, por razones relacionadas con el enfrentamiento entre Obediencias, tal y como se recoge en el siguiente texto:

“...puesto que se les había prohibido a principios de 1893 las vistas de masones pertenecientes a otras obediencias. Esta medida fue enjuiciada por los miembros del taller como una intromisión del Capítulo y que atentaba contra la “ Libertad, Igualdad y Fraternidad, Además consideraban que con dicha medida se pretendía evitar la discusión de temas importantes como el “capital y el trabajo” y” la pena de muerte” y otros que afectaban a cuestiones y problemas sociales

Y acuerdan romper de una vez y para siempre el circulo de hierro y las cadenas del opresor que arbitrariamente trataban de aprisionar y cohibir los derechos de libres masones honrados a los que componen la Respetable Logia Hijos de Palestina ..”[i]

José Cossío, simbólico “Panes”, no muestra ninguna duda a cerca de su origen, el concejo mas oriental de Asturias, Peñamellera Alta. El hermano “Panes” trabaja en los valles de Santiago de las Vegas, en el seno de la logia Los Templarios, donde ocupa el importante cargo de 2º Vigilante, donde además su Venerable ostenta también un conocido apellido de la zona, Trespalacios, y otros más de origen asturiano como Montoto, Arias o Calzada, que ocupan un lugar en el cuadro de dignidades del taller.

Manuel Cué. Simbólico “Nemo”, no nos confirma lo que presagia su primer apellido de claro matiz llanisco. Cué es un hiramita que se halla en un taller dependiente del GOE, Los Girondinos nº 16, ubicado en los valles de Victoria de Tuna, donde ocupa el cargo de Orador con el grado 18º; según su ficha, su profesión es la de hacendado.

¿Pero quién era Manuel Cué?
El libro de semblanzas titulado “Indianos del Oriente de Asturias” de Gracia Noriega, aporta alguna referencia sobre quién es éste hiramita:

“...nace en el caserío de La Arquera, el 9 de Junio de 1834, y pasó sus primeros años en casa de su abuelo a la sazón comerciante que anima al joven Cué con 17 años a emigrar a Cuba. Embarcó en la corbeta “Villa de Gijón” en 1851, ejerciendo diversos trabajos en comercios de emigrantes llaniscos, formando sociedad con uno de ellos que se refleja como Cué Gutiérrez y Cía, dedicada a la importación y exportación de mercancías...”

En 1865 se registra como la primera vez que Manuel Cué viene a Asturias, y volverá a Cuba en 1872, para regresar y casarse en 1874 en Santander, creando una casa comercial..

Hay ciertas discrepancias en fechas, pues si nos atenemos a la semblanza realizada por Gracia Noriega, es como si Manuel Cué, no se hubiera movido ya más de Asturias desde 1874, puesto que no se aportan más referencias de viajes y estancias de éste llanisco a las Antillas, que las debió de tener como hacendado que era, con propiedades y sociedades en aquellas tierras.

Era bastante típico que dichos indianos tuvieran residencia en ambas orillas del océano, como ya hemos visto con algunos personajes ya tratados en la masonería de 1900, que aún estando afiliados en la masonería asturiana sus domicilios estaban en las tierras de ultramar o viceversa.

Como todo indiano que volvía rico, y con la condición de ser o haber sido francmasón y con el grado de Príncipe Rosacruz (18º), tal vez sean más explicables sus preocupaciones filantrópicas, aunque también es cierto que era muy común entre los indianos no masones el prodigarse en tales hechos. Según nos cuenta Gracia Noriega la preocupación de Manuel Cué por la labor educativa era grande:

el indiano Manuel Cué permanece unido al recuerdo del colegio de la Arquera que levantó a sus expensas en las inmediaciones de Llanes(...), se preocupaba principalmente por la formación y en proporcionar toda la enseñanza que la carrera de comercio exige para que los jóvenes emigrantes encuentren rápida colocación...”

La escuela que manda construir el hermano “Nemo”, tenía una capacidad para 140 alumnos de escasa economía y cuyas edades oscilaban entre los 10 y 14 años. El coste de las escuelas fue de unas 20.000[ii] pts de la época, que aún se pueden contemplar en el pueblo del que toman el nombre. Esta institución educativa va estar regida por los Hermanos de la Doctrina Cristiana, los famosos “hermanos baberos” que habrían de regir varias instituciones educativas en Asturias, y que algunos de ellos fueron víctimas en los sucesos revolucionarios del 34.

José Cuétara. Este “hijo de la viuda” es una nueva incorporación al listado base, anteriormente mencionado. Hay diversos miembros con ese apellido y con el origen referenciado, lo cual lleva signarlo como procedente de Ribadesella o sus entornos, aunque el simbólico que adopta ,“Favila” , no clarifica mucha tal aseveración.

Favila” ejerce de Limosnero dentro del combativo taller Los Comuneros 144, cuyos ideales simbólicos se sustentaban en las figuras de Maldonado, Padilla y Bravo.

“... que son sus nortes y fieles defensores de sus recuerdos para inmortalizarlos, nos servirán d escudos por siempre y cual de ellos para llegar al cadalso moral de nuestras glorias y seguiremos sus huellas para llegar cual sólo uno, cual ellos hicieron en Castilla para morir con gloria por nuestros fueros y libertades”.

Tal y como comenta Castellanos Gil, la actividad de esta agrupación fue un tanto agresiva y poco fraternal, tal y como se desprende de sus palabras:
Hemos matado por completo la agrupación irregular de Colón y Cuba, (dos obediencias ubicadas en dicha isla).. pero nuestra obra no está cumplida, necesitamos trabajar, y levantar colegios colombinos y organizar otro taller...[iii]

José Díaz Benito. Su simbólico “Infiesto”, nos vuelve a llevar a los verde valles piloñeses, donde nace en 1866. En 1893 lo tenemos adscribiéndose a la masonería dentro del taller la 2ª Unión y Concordia 1893.
Se le abrió expediente por la Dirección General de Seguridad Española .

Ramón Díaz González, que adopta el simbólico de una pequeña aldea bien de Cangas de Onís o de Piloña, “ Cardes” de donde debe ser originario. Trabaja en una logia de corta vida, “por la apatía de su primitivo cuadro de dignidades y por la anulación de su Carta Patente”. Aunque de nuevo el taller vuelve a cobrar vida en 1890 en el valle de la Habana, donde nuestro hiramita ocupa en 1888 el cargo de Maestro de Ceremonias, y en cuyo cuadro de dignidades está con otros asturianos procedentes de Proaza y Gijón.

Julián Faya González. Pertenece a la logia Santiaguense nº 46 ubicada en los valles de Santiago las Vegas, su grado es el de Maestro Perfecto (5º). Su simbólico, “Sella”, le delata como originario de los concejos que riega el río del que toma dicho nombre, posiblemente de Cangas de Onís, Parres o Ribadesella , puesto que hay otro “ Sella” y con el mismo apellido: Ramón Faya, que trabaja en la logia con Francisco Cuétara, de simbólico “Alea” (conocido pueblo del concejo de Ribadesella). En este caso son un efecto palpable del refrán de que “ un clavo saca a otro clavo”.

Se les abrió expediente por la Dirección General de Seguridad Española.

Bernardo García González . Tabaquero que reside en Cabañas, donde se ubica la logia Samper nº 278 bajo los auspicios del GONE. Ingresa en 1890 y tiene el grado de Gran Elegido Sublime y Perfecto Masón (grado 14º). Nace en Piloña, como así indica la adopción del simbólico “Infiesto”. Quien comparte también dicho simbólico es otro piloñés, Francisco García Valdés, grado capitular Soberano Príncipe Rosacruz (18º), que está adscrito a la Logia Antonio Pío 26 ubicada en Regla, y que ignoramos la Obediencia a la que pertenece.
José Mª Pérez Ardavín, “Pumarada”, un simbólico adoptado en recuerdo de las plantaciones de manzanos de su tierra; tiene apellidos de origen piloñés, al menos el segundo de ellos, y la razón de inscribirlo como originario de tal zona no solamente es debido a su apellido, sino que además en la logia 2ª Unión y Concordia 194 convive con otro pilonés, José Díaz, de simbólico “Infiesto” y con un llanisco, Juan Amieva García . En el taller figura como 2º Experto.

Se le abrió expediente por la Dirección General de Seguridad Española.

Quien nos ha quedado fuera del cuadro y que puede ser un claro ejemplo de “dudoso origen su pertenencia al oriente asturiano” ha sido José del Fresno, de simbólico “ Miguel Angel” y de profesión sastre, que se recoge como natural de Oviedo y trabaja en la logia Hijos de Hiran donde hay tres asturianos más uno de Llanes, otro de Ribadesella y el último de Colunga. El apellido “Fresno” tiene en Miravalles (Villaviciosa) masones portadores de dicho apellido trabajando en los talleres asturianos de 1900, concretamente a Ramón y Maximino del Fresno, aunque su padre era D. Ramón del Fresno. A falta de otros datos que contrasten su identidad, se ha preferido dejarlo fuera por el momento, aunque anotándolo para posteriores trabajos investigación.

De los distintos masones que se creen oriundos del Oriente y que por la adopción de un nombre simbólico de carácter genérico podrían arrojar serias dudas estarían: “Johnson” cuyo simbólico corresponde a Ramón Sanfeliz Peláez, su primer apellido le hace originario de la zona de Villaviciosa, puesto que hay otro oriundo de tal concejo con el mismo apellido, sin embargo hay datos que lo constatan como natural de Cabranes. Lo que si sabemos es que Ramón Sanfeliz era miembro en 1922 del Centro Asturiano de la Habana, donde ocupa el cargo de vocal de la junta directiva, su ligazón a tal sociedad en la que siempre ocupará cargos directivos llega hasta 1937. 

Otro apellido originario de Villaviciosa es Obaya Vallín, que adopta el simbólico de “Pelayo”, común entre los oriundos de la zona oriental asturiana. Este simbólico también lo adopta Constantino Junco Junco, cuyos apellidos tienen solar en el pueblo de Junco (Ribadesella) y por último tendríamos a “Socrátes”, que corresponde a José González García, supuesto hermano de Carlos González García, “Infiesto”, con el que además comparte fecha y estancia en la logia Obreros del Progreso 174, por cierto la más numerosa en asturianos originarios del surco prelitoral del Oriente de Asturias.

Los demás francmasones en cuanto a la adopción de su simbólico, no ofrecen dudas como asignados a la zona del Oriente de Asturias, pues hacen claras referencias a sus lugares de nacimiento, o a las entidades ó villas donde vivieron; en todo caso, la adopción del simbólico en la logia por parte de estos francmasones ( los 222 de Benimeli) presenta esta composición: ciento once de carácter geográfico; unos catorce de estructura simbólica o míticos: Eón, Babel; otros cinco de referencia al mundo vegetal: Margarita, Roble, Pino; la posición ideológica a través de simbólicos como Libertad solo se registra en seis masones asturianos; y setenta y siete hacen referencia a personajes históricos, donde destacan: Pelayo con dieciséis; Jovellanos con siete; y finalmente Riego con cinco; y en el resto no consta su simbólico

Este es el panorama de las adopciones de simbólicos por parte de los doscientos veintidós masones donde se registra una mayor inclinación por los simbólicos de carácter geográfico y por los personajes históricos como Pelayo, o Riego.


[i] Texto de Castellanos Gil, ya citado , página 166; proveniente a su vez del AHNSGC signatura 785-A-7 Memoria de la logia Hijos de Palestina.
[ii]Llanes Fin de siglo XIX”. de Mª Cruz Morales.
[iii] Este texto como el anterior, están extraídos del libro de Castellanos Gil, en la obra ya citada y que se pueden encontrar en la página 169 y en el Archivo Sig. 748-A-13 ubicado en AHNSGC (Salamanca).

Víctor Guerra.
























































12 agosto 2010

ASTURIAS MAGICA Y ESOTERICA . Costa Oriental

El Camino de los San Salvadores

Durante unas semanas, estimado lectores, éstas del verano permítanme que abandone la docta ciencia de la investigación, aunque en mi caso no llegue más que al plumilleo investigativo, y les ofrezca unas relajantes paginas referidas también a esta tierra asturiana, y vista desde los mágico y lo esotérico, pero desde una visión divertida y locuaz y un tanto alocada, y sin mucho son, pero que me relaja y que durante ese verano les iré martirizando con las diversas entregas. 
 
Por tanto aprovechando que el Camino de Santiago por orden y mando del Principado se ha convertido a su ven en  el Gran Recorrido (GR ) E-9 me he lanzado a los juegos sincréticos que les dejo para su lectura.
1º Etapa: BUSTIO-LLANES. LA PUERTA MAGICA DE ASTURIAS

Comenzamos nuestro viaje por el GR–E9, un sendero de largo recorrido que ya su bautizo corresponde a una curiosa coincidencia, seguramente no buscada por sus autores y diseñadores, aunque debamos saber lo que tal signatura significa exotericamente : Gran Recorrido (GR), que se señaliza con bandas blancas y rojas. La letra E corresponde a España, y el nº 9 correspondería a la numeración Internacional.

Por tanto para comenzar nuestro camino es bueno dejar volar la imaginación y adentrarnos en el juego hermético y cabalístico que nos va poniendo delante el propio camino, que además nos pide una mente y un corazón abierto, no para terminar creyendo en ovnis o en fantasmagóricos espíritus andantes, sino para entrenar nuestros sentidos a percibir y relacionar todo con el Todo, o la nada con el Universo, que por algo se empieza.

Eha pues, ésta es la propuesta, un símil juego de la oca lleno de interpretaciones y simbolismos, abierto a múltiples interpretaciones y relaciones, tan objetivas y subjetivas como nuestra razón lo estime oportuno,.
En nuestra mano está descifrarlo, y por supuesto vivirlo y recorrerlo para ver sie es cierto lo que digo.

Pero el inocente GR E-9 guarda celosamente todo un contenido esotérico de juegos malabares de proyección cabalística, la primera en la frente y eso sin echar a caminar, pero debemos prepararnos a loq que se nos viene encima pues la conjunción de letras y números del sendero que iniciamos tiene todo un significado cabalístico y por ende esotérico.

Vayamos por partes: la letra G es todo un pozo de significaciones, pues la G griega tiene forma de escuadra (símbolo esencial en el oficio de los constructores que además dejaron su saber a través del camino como iremos viendo); en otra vertiente la Ghimel hebrea evoca la Gran Tríada, luego veremos que pasa con la tríada, que a su vez es el símbolo del Centro, que bien pudiera corresponder a esta Vereda que comenzamos.

La G es una letra esencial en la masonería pues aparece asociada a la Estrella Flamígera y utilizada por las escuelas pitagóricas y la masonerías operativa y especulativa. El estudioso René Guenón le asimila una clave simbólica en la cual juega un papel importante que se relaciona con los Fideli d´Amore, hermandad templaria a la que perteneció el poeta Dante, y que a su vez estuvo relacionada con la masonería; auqnue más adelante veremos que por aquí también andan todos caballeros, poetas, constructores y hasta masones.
La letra R tiene menos trascendencia hermética, para los hebreos representa la independencia, que tal vez podamos referirla al sentido de como debe recorrerse el camino; por otro lado tal letra es para los musulmanes el vigésimo nombre de dios “Rabb”, y la letra G para estos mismo creyentes representa el vigésimo octavo nombre de dios “Ghafur” que quiere decir el “Gran Perdonador

Ese mismo que encontramos en cada etapa representado en basílicas y catedrales como El Salvador. Por todo ello, cada vez queda más claro que ir a Santiago de Compostela no es lo importante, sino que lo esencia es realizar el camino, en cuya esencia radica la búsqueda de Rabb y del Ghafur, el encuentro con uno mismo en ese atanor que es el viaje iniciático.

Asimismo la letra E representa el Este, en esta caso al Oriente, que en masonería es la cabeza del templo donde trabajan los masones, lugar donde se coloca el Venerable, el Orador y el Secretario y lugar en el que también se colocan las tres grandes luces que lo conforman el compás, la escuadra y el libro de las Constituciones o el libro sagrado, que bien puede ser la Biblia, o el Corán, y como no las herramientas necesarias para los constructores: el compás y la escuadra.

Si tales cuestiones en sí mismas nos pudieran decir más bien poco o casi nada por escépticos y para aquellos que no creen en cosas raras o extrañas, no se apuren pues ya saben ese apotegma de “ no creo en brujas pero haber haylas”. Llegados a este punto habría que preguntarse: ¿Qué hace un incrédulo de tal calibre, como usted, leyendo unos párrafos de esta calaña? Textos donde se dan la mano lo esotérico y lo exotérico, y todo ello envuelto en el más puro hermetismo,que iremos disfrutando o maldiciendo a bordo de la escoba histórica que me creado para el momento.

Se trata pues de hacer más “diver” el camino; de hacerlo más entretenido y si por casualidad tocamos la flauta y la fibra sensible de las personas y el territorio, pues mejor que mejor, por eso volviendo al redil de nuestras conjeturas, de nuevo probamos con lo que nos pueda decir el número 9, que es el triángulo del ternario, o sea el tres multiplicado por sí mismo, que vendría a representar la imagen de los tres mundos: material, espiritual y mental, estadios en los que nos solemos desenvolver los humanos, aunque unos con mejor fortuna que otros; por tanto estamos hablando del número que viene a representar la Vida, la Generación, y la Regeneración inmanente. O sea aquello que se ha de dar a lo largo del Camino.

Comenta un estudioso como Juan Carlos Daza que en los Misterios de Eleusis: Deméter llora y busca a Coré, durante nueve días, que lo pone en relación con las 9 vueltas que dan los 9 maestros que buscan la tumba del Maestro Hiram, el gran arquitecto del Templo de Salomón.

Historia, mito y leyenda que nos obligaría a rellenar un sin fin de páginas, y a escabrosos terrenos en los cuales el embrollo estaría asegurado, y por ende a la conclusión o finalización de este libro- ruta por falta de espacio. O sea que salto de vértigo y proseguimos.

Aunque no podemos obviar que el 9 es el símbolo del Maestro que viene representado en la Tabla de Theon o Tabla de la Memoria, el cuadrado mágico de orden 3 (3x3) que conjuga los nueve primeros números.
Volviendo a la masonería esas son las luces que iluminan la cámara del Maestro. Número que a su vez representa lo eterno de la inmortalidad humana. ¡Ahí queda eso!

En la tradición hebraica es el número que representa el símbolo de la Verdad , ya que se reproduce así mismo, y para colmo, es un número que por ser la última cifra de la serie representa el fin y el comienzo , el nacimiento y la germinación, al tiempo que la muerte, aunque esa germinación es hacia abajo, material.

Armados de tan sólidos argumentos y tan peregrinas herramientas comenzamos un camino-sendero que como un puzle nos irá arrojando un sin fin de casillas y de saltos, de atrás y hacia adelante, a modo del gran Juego de la Oca. Una peregrinación de carácter iniciático o simplemente lúdico, como ustedes prefieran, pero como en todo, por en medio estará el conocimiento y nuestra predisposición a comprenderlo.

Tal vez no lo sepan ustedes modernos pateadores de estas infraestructuras senderistas, pero al realizar el modernos GR E-9, están ustedes volviendo a realizar la vieja senda peregrina e iniciática de los Salvadores, un primigenio camino que se denominó Camino de San Salvador, de ahí el refrán de: “quien va Santiago sin ir a San Salvador, visita al criado y no al Señor”.

Camino o senda ésta que fue abandonada, pues ya ustedes saben,o imaginan por efectos del marketing, del mal tiempo, del mal andar, y como no de la jungla de intereses políticos, religiosos y monetarios que se dieron en determinada época e instancias y que concluyó con la preeminencia del llamado Camino Francés, o sea un pujante sol, e infraestructuras por doquier, y mucha pujanza, aunque les falte la mar salada.

Nuestro Camino Costero, este moderno E-9, Santiaguista donde los haya, y que antaño alguien bautizó como la Senda de los Salvadores, ya fue fruto del trabajo e investigaciones y con defensa a ultranza ante aquellas rancias autoridades turísticas de finales de los 60, con D. Fraga Iribarne al frente, y cuyas tesis defendía D. Luis Merediz Parreño, pariente de un interesante masón, del que ya hablaremos más adelante.

Don Luis defendía este camino costero sobre otros, como así lo atestiguan sus interesantes notas, estudios, y pese a sus presiones sobre la élite política del momento para que esta Vereda tuviese un fiel reconocimiento mediático no hubo manera. . Hasta llegó a realizar un mapa con el recorrido costero con los topónimos en árabe y demás cuestiones esotéricas por si pitaba la cosa, aunque poco a poco va pitando.

Según las viejas notas autógrafas de D. Luis Merediz, este camino costero tenía el don ser protegido por una llamada “Hermandad de los Cambeadores”, que a su vez dió origen a la “Orden de los Caballeros de la Espada” y sucesivamente a la Orden de San Salvador … ¿Que tiene que ver esa vieja Orden de Cambeadores, de la cual hay tan pocos rastros como referencias, con la fenecida Orden del Temple y sus aficiones cambistas? Hallar la contestación no es fácil, y seguramente que al realizar el camino iremos descubriendo por nosotros mismo todo ese misterio.

Estamos pues, ante una ruta que comienza en la frontera astur-cántabra de Unquera- Bustio, y que busca la sombra del impresionante bosque, que se cobija bajo la falda del Pico Cañón , en el borde litoral oriental y cuyo camino después de mucho andar y cavilar concluye en las remansadas aguas de la ría del Eo.

Arribamos pues, tras estas prolijas vueltas por los intricados misterios hermenéuticos, a las tierras de Bustio. Sí no queremos echar pie al agua para cruzar por la desembocadura de la ría de Tina Mayor en su encuentro con la brava mar cántabra, la maniobra la podemos hacer en barca cruzando a la altura del Pozo del Ángel.

En caso de marearnos, o de no tener cuartos o de que no haya barquero , que todo puede ser, debemos dar un rodeo y entrar andando paralelos a la carretera Nª 634, hasta concluir ante la población de Unquera-Bustio iniciando así el recorrido de la Vereda de los Salvadores por las tierras de Asturias, y sin mojar un ápice nuestra sandalias.

Las guías oficiales del Camino de Santiago, echan el camino desde Bustio hacia Columbres, por la llamada Cuesta del Canto, según se recoge de las Impresiones de viaje (Por Oriente) del viajero asturiano Juan de Llano Ponte (1866).

Es muy posible que en parte fuera así, aunque me temo que había dos caminos: uno camino abierto al consumo general donde lo que primaba era lo exotérico (externo), no exento de hitos religiosos; y luego estaba aquel otro camino de carácter más sincrético y esotérico (interno) que funcionaban a modo de pasillo cósmico, de los cuales solo nos quedan las huellas, y esa atención que nos reclama el recinto, monumento o lugar. Y la prueba la tenemos en que no tiene mucho sentido subir hacia Colombres, estando el monasterio de Tina, o el Pindal o Santo Emeterio por aquellos otros lares más al norte e interesantes que Colombres, que ahora está muy bonita pero que antiguamente pues era lo que era.

Juan G. Atienza en su Guía de la España mágica, nos comenta: “esos lugares constituyen algo así como pasillos cósmicos que propician el acceso al plano de la realidad superior. Ignoro que clase de puertas, ventanas o de hilo conductor conforman, ni sé en qué manera propician el paso o la experiencia a ese plano superior”

Theón de Alexandría, comentarista del cuarto siglo A.d. trabajaba sobre la significación alegórica de los números al igual que Nicómaco de Greasa.

Este Texto es propiedad de Victor Guerra, que se puede tomar sin problema alguno a condición de citar procedencia y autor.

13 septiembre 2009

UNA CASA DE MASONES EN PONGA (II)

Con la aparición del nuevo libro de Masonería en el Oriente de Asturias que publica masonica.es ; abordo en tal publicación la famosa casa pongueta de Sellaño y sus símbolos masónicos, pues constituye el más preciado patrimonio masónico que existe en Asturias.

clip_image002

Les dejo con la segunda parte del capítulo que dediqué a la Casa masona de Sellaño.

LOS SIMBOLOS MASONICOS DE LA CASA DE SELLAÑO (PONGA) Capítulo VI del Libro LA MASONERIA EN EL ORIENTE DE ASTURIAS.

Este adinerado propietario tabaquero de origen catalán, con quien Fructuoso compartirá intensos momentos de amistad, escribió un libro de gran difusión en su momento en España y en la Isla de Cuba, titulado: “Proyectos para resolver la gran crisis económica en Cuba”. Este prohombre, al que algunos califican de esclavista, pasó a formar parte en 1868 del famoso Batallón de Voluntarios, concretamente llegó a ostentar el grado de Coronel del sexto Batallón de Voluntarios de La Habana, y como tal le tocó presidir el Consejo de Guerra contra unos estudiantes que habían profanado las tumbas de los periodistas Castañón y Guzman, ambos héroes del partido gubernamental, los cuales fueron defendidos por el capitán, Federico Capdevila.

Gener Batet fue el encargado de salir al balcón de la plaza para anunciar los nombres de los ocho estudiantes condenados a muerte. Con este personaje es con el que Fructuoso tuvo mucha relación, tanto en Cuba como en Cataluña, en Cuba es de suponer que convivieron dentro del Batallón de Voluntarios en que Fructuoso estuvo como Teniente de Intendencia, y debió de haber más que esta camaradería que llegó hasta tal punto que ambos amigos residiendo en España se visitaban asiduamente.

Batet había regresado a su Cataluña y en concreto a su pueblo natal en 1875 donde construyó todo un palacio, que aún se puede ver en el L’Arboç del Penedés, y a cuya mansión debía acudir Fructuoso con su familia durante las temporadas de Ópera y zarzuela a las que era muy aficionado.

Dado el semblante de Fructuoso se especula sobre la posible vinculación política de éste con el reformismo, se puede considerar que al ser Ponga un concejo extremo en lo geográfico carecía de una vital vida política, y todo lo contario tuvo una notable influencia política, ya que Melquiades Álvarez, reformista y masón en su campaña de 1914 pasó por el Concejo, el cual ya contaba con un Círculo Reformista, cuyo jefe era uno de los prebostes de Ponga: Don Venancio Díaz Muñiz.

En esa visita que hace Melquíades Álvarez a Ponga le acompañaban varios notables masones: Alberto de Lera, Venerable de la Logia Jovellanos 337 sita en Gijón, y el periodista Sánchez Ocaña a la sazón director en aquellos momentos del Periódico El Noroeste, el citado periodista era a su vez un reconocido masón. Dicha visita se recoge en “Melquiades Álvarez en Ponga”, en El Auseva, Defensor de los intereses del Partido de Cangas de Onís, Onís (sic), 18 de septiembre de 1915, año XXV, núm. 1.276, p. 1., pero no se habla de Fructuoso Pandavenes, y sí del gran prohombre de Ponga Venancio Díaz Muñiz. ¿Es que no estaba ya Fructuoso en Ponga, o realmente no estaba en esa línea política?

De todas formas es retablo periodístico de la visita de Melquiades Álvarez da la idea de la importancia de la actividad política en dicho concejo, que debió ser importante ya que se supone que también hubo una agrupación de Izquierda Republicana. Uno de sus miembros era Víctor Saiz, que vivía en Sellaño y que fue vilmente asesinado una noche a la puerta de su casa por unos desconocidos tras llamar a su puerta.

El periodista Germán Iglesias le dedicó al hecho un artículo que se publicó en el diario Avance, el 11 de febrero de 1937. En dicho reporte Germán, comenta que Victor Saiz había sido nombrado en su momento y por aquel entonces Sr. Bosque, un gobernador que ejerció en Asturias y nacido en Caspe en 1884, y líder de las juventudes lerrouxistas aragonesas, ejerció de periodista para La Correspondencia de Aragón y El Imparcial. Apoyado por el también francmasón Álvaro de Albornoz, salió en 1923 elegido diputado a Cortes por el distrito de Caspe-Pina. Tras la dictadura de Primo de Rivera se afilió a Izquierda Republicana y fue gobernador civil de Soria, Almería y Burgos, y Gobernador General de Asturias. Murió fusilado, cerca de Pamplona, el 6 de septiembre de 1936. Pues el Sr. Bosque había nombrado a Victor Saiz como autoridad delegada suya en el concejo.

Pues bien, toda esta historia tejida entre Sellaño, San Juan de Beleño, la casa y los masones y las venganzas y querellas que mediaron en parte de este enredo, le sirvieron a Álvaro Novoa (seudónimo de Alberto Foyo) también relacionado con esta zona vía parental, para presentarnos su novela “Rosal 15” en cuyo desarrollo se enreda todo lo antedicho en función de la vuelta de un oriundo de Ponga, e hijo de un supuesto asesino. La casa de Sellaño, más otra en Oviedo sita en la calle y numero que da origen al título de la novela, el novelista pongueto ubica el centro de conspiraciones masónicas, y la búsqueda de los culpables de varios asesinatos y de todo un secreto que hay que ocultar pese a todo, y ello se desarrolla a través de un complejo laberinto bibliográfico en el que juega un papel importante no solo varias bibliotecas instaladas las casas citadas, sino que una de las claves es un hermético un libro, el Aleph de Borges, el cual terminará aportando, en base a unas claves numéricas, el secreto guardado en la casa del Rosal 15.

Todo este intríngulis narrativo tiene lejanos ecos que nos recuerdan a hechos acaecidos en Ponga, entre los cuales se pone en danza la casa de Pardorio (Sellaño), la cual se describe en la novela pero no parecen interesarle los símbolos al novelista, los cuales son todo un reto, y jeroglífico que podían haber jugado un papel estelar en el argumento de Rosal 15. Lo único que hace Foyo es describir su interior, aunque ignoramos si ello coincide con la real distribución de la casa, que aún no hemos podido visitar su interior.

Escarbando en las nebulosas de los decires y pensares que flotan por la nebulosa recordatoria, hay quien me habló, y me lo confirmó Nacho G. Pandavenes, que hubo un Guardia Cilvi mezclado con la casa, investigando el tema pues nos encontramos que dicha autoridad era un hijo de Don Fructuoso, en concreto se trataba de Ramiro Pandavenes, que era un notable Guardia Civil, el cual terminada la guerra civil española, este se presentó en las cárceles de Oviedo y Gijón y liberó a unos cuarenta naturales de Ponga, que se trajo para el pueblo, además, Ramiro fue un colaborador del periódico Auseva.

Tal vez esa pertenencia a la Guardia Civil explique en parte, porque si Franco y sus servicios se atrevieron a entrar en los cementerios para erradicar los símbolos masónicos, esta casa no fue dinamitada, o echados a bajo tales símbolos; es de suponer que la menbresía de Ramiro como Guardia Civil, y tal vez el aval de la familia Gener Batet debía pesar bastante en todo este asunto, y esa larga mano tal vez es lo que puede ayudar a entender porque no hay expediente alguno sobre Fructuoso Pandavenes como masón o sobre sus símbolos, Por cierto Fructuoso Pandavenes fue vocal del Centro Asturiano de la Habana antes de 1900, aunque en España queda poco rastro de ello, y tal vez acercarse a los archivos cubanos, pues aportarían más luz a todo este complejo asunto.

Fructuoso Pandavenes falleció el 18 de Diciembre 1923, su compañero catalán se había ido al Oriente Eterno el 7 mayo de 1900.

Sobre la esquela de Fructuoso que busco desde hace tiempo pues decir que hay algunas cosas curiosas que Nacho G. Pandavenes me comentaba como un vago recuerdo de ella que había una serie de jaculatorias, además de varias erratas, tal vez algo extrañas, y hasta la propia cruz de la esquela resultaba chocante..

La membresía masónica de Fructuoso Pandavenes

Como podemos observar en torno a Fructuoso se mueve toda una estela de extrañezas, empezando por su propia membresía masónica

Yo le he adjudicado una membresía masónica en tanto que hay símbolos que a primera vista me denotan que estoy ante los emblemas básicos de alguien que firma con confirma con ellos que es masón, desde la presencia del compás y la escuadra, y propia composición en grado de Aprendiz, pues me lo están indicando con tal y si ello unimos la regla y los tres puntos pues podemos decir que estamos ante una certeza casi unánime de Fructuoso Pandavenes era masón, y por tal se le tenía en Sellaño y su casa pues respondía en clave popular a las Casa de los Masones o la Masonería.

Pero resulta imposible a día de doy documentar tal membresía, no aparece en los archivos policiales que los eficientes servicios policiales que estableció Franco con la misión de cargar contra la masonería, pues eso, no hay ni rastro de un expediente a nombre de un Pandavenes, ni de Sellaño, y ello resulta raro porque se levantaron sesenta mil expedientes y no consta para nada el tema de Pandavenes ¿Pudo su hijo Ramiro hacer desaparecer tal expediente? Es una especulación puesto que la membresía masónica de Fructuoso parece que fue en el ámbito cubano, y esta de establecerse fue antes de 1900, por lo cual los servicios policiales, no llegaron tan lejos.

En el rastreo de membresías masónicas en Cuba y Filipinas, ostentadas por asturianos, pues tampoco nos aparece ningún Pandavenes, y eso que tenemos recogido como unos 380 membresías, pero no hay rastro de Pandavenes.

Por tanto y de momento, hasta que la Gran Logia de Cuba a quien fue consultada sobre esa posible membresía nos conteste, o surja algún documento al respecto no podemos confirmar documentalmente que Fructuoso fuera masón, teníamos la esperanza de que el rastro de su amigo Gener Batet nos llevará también a algún punto de conexión con la masonería, pero esa vía ha quedado de momento cerrada.

Otra posible vía de trabajo son los propios símbolos en sí mismos que hubieran producido algún tipo de expediente dado además el ambiente de represión que se vivió en España contra la masonería y sus símbolos, pero vemos que esa vía de trabajo está también cerrada puesto que la clara existencia, tan a la vista de los símbolos de Pardorio, no conllevó ningún tipo de cruce entre los Servicios de Represión de la Masonería y los entes policiales asturianos, y eso también no deja de extrañarnos.

Y en esas estamos con muchas líneas de trabajo abiertas, y con muchas incógnitas que responder
.
Texto y fotos@ Victor Guerra

05 julio 2009

Teodoro López Cuesta, socialista y francmasón


Teodoro Lopez Cuesta  viene al mundo  al mundo en Cangas de Onís en 1886, su padre trabajaba como Ingeniero en las obras del comunicación con el Puerto de Pontón. Aunque el ciclo vital de López Cuesta estará muy vinculado a la ciudad de Oviedo. No se debe confundir con el que fuera rector de la Universidad de Oviedo, ya que estamos hablando de su padre.

La otra luz, la masónica, la ve en el seno de la logia Argüelles, que trabajaba en los Valles de Oviedo,  con carta constitutiva del 20 de Octubre de 1925,  es un taller  que fundara otro conocido odontólogo, Jaime Benjamin Viliesid, atrayendo hacia este taller a diez hermanos masones pertenecientes a la Jovellanos1, y a un hermano de la  logia Riego nº2. El resto de los componentes son profanos que se incorporan al taller a lo largo de  1931. Algunos de los que levantan las columnas del único taller que trabaja en Oviedo durante el primer tercio del siglo XX se van de la obediencia “sin plancha de quite”, entre ellos su Venerable Maestro.

La logia Argüelles es un taller muy influenciado por las circunstancias que le tocó vivir, lo que hace que sus trabajos y preocupaciones estén muy orientadas y centradas en las cuestiones políticas, y esa preocupación no es bien vista dentro de la masonería de esos momentos, o al menos por un sector que rechazaba toda acción política y quería un equilibrio que en esos momentos ya era difícil tener, de hecho se puede ver que la mayoría de los masones que aún quedan en el seno de las logias tienen una implicación desde una óptica beligerante con el sector más conservador de la sociedad y de la propia orden, aunque no son una excepción dentro de la masonería de la época.

De hecho no hay nada más que echar una mirada sobre algunas personas que en un momento u otro pertenecieron a la orden, como Ismael Alvarez Alvarez, de Izquierda Republicana, miembro del consistorio ovetense, Crisanto Alonso Pérez afiliado al Partido Federal, también concejal por la Conjunción Radical Socialista de 1931, el propio Teodoro Cuesta, que participó en las labores consistoriales, y cómo no, otro distinguido miembro, Juan Pablo García, aún en esos días estudiante y que más tarde tendría un papel destacado tanto dentro del campo político como en la masonería .

En esa línea crítica y de carácter social, nada hedonista ni esotérica, hay una proposición de 1932 que presenta la logia Argüelles, encaminada a que el representante de la Gran Logia Regional del Noroeste en la Gran Asamblea General del Gran Consejo Federal Simbólico haga que:

...se realicen las gestiones necesarias para conseguir que el Gobierno diga la verdad de lo que ocurre en Marruecos con el Alto Comisario, pues a pesar de la interpelaciones hechas por Diputados, no se había detenido el estado de represión denunciado por diferentes elementos políticos y como no por los propios hermanos masones residentes en aquellos valles. “

Cuestión que firma como Venerable Maestro Joaquín del Riego y que tendrá en cuenta la Gran Logia Regional del Noroeste para trasmitir al alto organismo y requerir las consiguientes informaciones.

Teodoro López Cuesta  se incorpora a la labores del taller ovetense, de forma tardía sobre 1933, adoptando el simbólico Pasteur”. La proyección de Teodoro dentro del taller fue importante, a pesar de las escasas noticias que nos han llegado, y más si echamos un vistazo a las circunstancias políticas y sociales que se dieron en la época, un proceso continuado de conflictos laborales que desembocan en el proceso revolucionario del 34 con la consiguiente represión, que supuso para la masonería y para la conciencia personal de cada masón, un brutal enfrentamiento entre dos polos que algunos entienden como antagónicos: la masonería y la política .

Según la declaración de Teodoro López Cuesta a los servicios policiales cuando es detenido, está separado del taller desde los conflictos sociales del 34. Aunque lo cierto es que Teodoro llega a ser Venerable en 1936, desde cuyo cargo dirige una carta al alcaide de la Cárcel de Burgos, también masón, Julián Peñalver:

“... Querido Hermano en la prisión que tan dignamente regís, se encuentra recluido el H:. de nuestro cuadro Severino Súarez Súarez , simbólico Pino, y aunque sabemos que no necesitáis excitaciones para cumplir con vuestro deber como H\ con todos los que se encuentran en tan desgraciada situación pertenezcan o no a nuestra augusta Orden, os lo manifestamos porque en la carta recibida de dicho H:. nos dice saber por referencias que pertenecéis a ella, lo que indica que no está seguro de ello y por lo tanto que no sabéis de él. No os comunicamos esto antes porque teníamos entendido que el hermano Pino estaba en Pamplona. Seguro como estamos de que haréis cuanto sea posible por ayudare a sobrellevar lo mejor posible su prisión, esta respetable Logia os da por anticipado las gracias.

Cumplía así Teodoro como Venerable y como francmasón la máxima de velar por los hermanos que están en situación de desamparo, en suma con el sentido de una fraternidad masónica que se ejerce como núcleo de relación entre todos los hermanos y que constituye la suma de la libertad individual y la igualdad espiritual.
Lo cierto es que los servicios policiales no tenían muy buena opinión de este francmasón que según ellos “... había tomado de forma violenta el Ayuntamiento de Oviedo, además de ser un reconocido marxista””.

Evidentemente el odontólogo López Cuesta era un convencido socialista que participaba activamente, en la presión política y social de toda la izquierda que obliga al Rey a nombrar un nuevo gobierno presidido por el almirante Aznar , cuyo propósito era el de retornar a la legalidad constitucional. Con esa intención fueron convocadas las elecciones municipales para el 12 de Abril de 1931.

Para hacer frente a los monárquicos, se firma en toda España una gran alianza electoral la Conjunción Republicano-Socialista.

 En Oviedo, dentro de la Agrupación Socialista y durante el mes de marzo, López Cuesta celebró varias asambleas para organizar el proceso electoral y nombró para ello una comisión encargada de negociar con los republicanos el reparto de puestos en la lista; la mitad de los candidatos propuestos eran socialistas y entre los que se encontraba Teodomiro Menéndez- convertido por unas horas en Gobernador Civil interino de Asturias- Manuel Jesús de la Vallina, regente del periódico “Avance” y el propio Teodoro López Cuesta, salen elegidos en las elecciones municipales convertidas de en un auténtico plebiscito, y se sientan en los bancos consistoriales ovetenses como miembros de la minoría socialista junto con otro distinguido masón el federalista Crisanto Alonso Pérez, que cooperan para que salga elegido Alcalde de la ciudad de Oviedo, otro francmasón, el republicano Luis Laredo Vega, que fue miembro de la Logia Argüelles.

En 1934 Teodoro Cuesta ocupa la vicepresidencia de la agrupación socialista de Oviedo.

Es más,  los concejales que habían sido depuestos a partir de la revolución del 34, con la victoria del Frente Popular , nuevamente son repuestos en sus cargos, creándose así la Comisión Gestora y en la cual van a estar López Cuesta como 4º Teniente Alcalde, e Ismael Alvarez como el 6º teniente de Alcalde.

Con la pérdida de la guerra, el hermano “Pasteures detenido en Tineo y se inicia el proceso que le instruye el Juzgado Militar Especial de Liquidaciones, del que era Juez Instructor Bonifacio Lorenzo Somonte. Todo ello se desarrolla en Cangas de Narcea, donde se lleva a cabo un Juicio Sumarísimo contra doce procesados entre los que destaca Teodoro Cuesta al que se le acusa de:

“...ser francmasón; haber participado en los actos del Frente Popular; haber sido Alcalde; intervenir en las actividades de propaganda marxista, y haber intentado crear un grupo de la Liga de los Derechos del Hombre en concomitancia con la masonería internacional y por tener dichos actos mucha más transcendencia, ...en esta región de Asturias donde es más violenta la realidad revolucionaria. CONDENAMOS a la pena de muerte a Teodoro López Cuesta. Acuerdo aprobarla y en su virtud comuníquese por telégrafo a la Asesoría Jurídica de la Secretaría General y suspéndase en tanto la ejecución de las penas de muerte. El Auditor de Guerra que firma en Coruña el 4 de Julio de 1937.”

La masonería española y por supuesto asturiana, intentará que el proceso no se consuma, y hace llegar varias cartas a diversas personalidades como José Maldonado, Director General de Carreteras o la dirigida a D. José Giral, apelando a sus altas autoridades y a su alto prestigio para que intervengan a favor de los “hermanos” (cuya lista adjuntan), con la intención de que las negociaciones que se realizan para el canje de prisioneros, se les tenga en cuenta. En esa lista de hermanos prisioneros por los facciosos, están Sergio de Arriba Castro y Teodoro López Cuesta.

Finalmente la condena será conmutada a cadena perpetua el 12 de Noviembre de 1937.

22 septiembre 2007

LA MASONERIA EN EL ORIENTE DE ASTURIAS


La comarca Oriental asturiana, durante los trabajos de investigación sobre la masonería y los masones astures del Oriente que abarcan tanto a los autóctonos como los de ultramar, ya me había aportado varias sorpresas.

Si bien la existencia de talleres masónicos en Asturias, tanto en el siglo XIX, como en el XX, no han traspasado la frontera de la Comarca de la Sidra, ello no era óbice para encontrar a miembros de la masonería asturiana en este ala oriental de Asturias.

Así fue como encontré a Manuel Toledo Benito. Francmasón con claro apellido de origen judío, el cual encontramos en Llanes, aunque su nacimiento hay que situarlo en Madrid, de donde era originario. Manuel Toledo era un industrial con asentamiento en la villa llanisca , aunque en uno de los cuadros lógicos de la logia de la que era miembro, en 1886, se le consigna con la profesión de telegrafista.

¿Pero en realidad quién era Manuel Toledo? Un pequeño apunte sobre las imprentas y publicaciones llaniscas[i] nos da un perfil de este inquieto francmasón:

“Grande era la necesidad sentida, de establecer una nueva imprenta y un nuevo periódico, que diera a conocer a los naturales del partido judicial, residentes en América, cuanto aquí ocurriese, y comprendiéndolo así D. Manuel Toledo y Benito, natural de Madrid y vecino de la villa de Llanes, adquirió la maquinaria, tipos y útiles necesarios para llenar aquél vacío.

Bajo la mano de Manuel Toledo, se funda por segunda vez el 28 de marzo de 1885 “ El Oriente de Asturias que ya había visto la luz por primera vez allá por el año 1868. En esta ocasión y de la mano de Manuel Toledo, se constituye en una publicación semanal que tendrá una vida, de ocho años, nada desdeñable por aquél entonces.

Al cabo de los cuales, nuestro francmasón vende no solo la cabecera del semanario sino también su maquinaria, es el mes de Diciembre de 1892. (año precisamente en el que recibe el grado 18º de Soberano Príncipe Rosacruz). Que está muy en consonancia con la labor desempeñada por Manuel “ éste grado se consagra al triunfo de la Sabiduría y la Ignorancia, al desarrollo máximo de la Fraternidad y la Libertad de la palabra, a la propaganda y educación del pueblo”. Si a su vez superponemos esta encomienda con los objetivos del semanario, podremos comprobar la identidad de criterios y que se estaban dando, desde un n claro matiz masónico:

Tenía el semanario por programa y objetivo
Defender los intereses generales de la zona Oriental de Asturias: proponer las reformas y mejoras que fuesen posibles en la vida local, siempre que representasen los deseos de la opinión pública y persiguiesen el mejor éxito con elevación de miras”

Manuel Toledo trabaja masónicamente, primero bajo los auspicios de la Respetable logia Nueva Luz en cuyo cuadro lógico lo encontramos con el grado de Compañero (2º). Cuando esta logia sé disuelve, al igual que otros convecinos del oriente asturiano, Manuel se integra en la logia Juan González Río, donde le encontramos con el grado de Maestro Perfecto; (5º); en el cuadro de honor de 1892 de dicha formación aparece con el grado (18º) anteriormente comentado.

Utiliza como simbólico el nombre de" Salmerón". En esa misma columna de honor del taller, donde sólo hay cuatro personas, una de ellas es una joven de apenas 30 años Eulalia Menéndez Vizcaíno, que posee el grado de Maestra Elegida de Los Nueve (9º) y que a su vez es una de las dos mujeres que tuvieron sitial de pleno derecho dentro de la francmasonería.

En el taller ovetense, Manuel Toledo alcanza el grado de Gran Elegido Caballero Kadosh (30º) que según el Obispo dominico Martínez Vigil, este era el grado capital para concluir que la masonería era una sociedad inmoral, antirreligiosa, antimonárquica y criminal, según explica en un famoso sermón en la Epifanía del Señor

El hermano “Salmerón” debía ser ajeno a todas esas supersticiones pues se encuentra de forma muy activa en los cuadros de miembros activos de la citada logia entre 1888-1893.

Pero el Concejo de Llanes, también aporta una curiosidad en este tipo de cuestiones, y es la presencia sobre 1925 de un grupo de teósofos que tienen casi todos su residencia en el Concejo: Modesto Álvarez –Laviada Rodríguez. de Naves; Ángel Sierra Carriles y Andrés Peláez Cueto ambos de Hontoria que eran miembros de un grupo que monta el viajante Rafael Velasco.

Y aporta también notables indianos como Manuel Cué, del cual siempre todo el mundo termina ignorando su membresía masónica que viene desde su estancia en Cuba, en cuyo país lo encontramos trabajando “su piedra bruta” en la logia “Los Girondinos nº 16” de Cuba en 1888, dicho taller estaba bajo los auspicios del Gran Oriente Español.

En el taller masónico empleaba el simbólico de Nemo” y su profesión en aquellos momentos era la de Hacendado, y su grado en masonería era de Caballero Rosacruz grado 18º, y su cargo en el seno del taller en 1888, era la de Orador .

Como de todo debe de haber como en botica, también la Comarca Oriental aporta su granito a la antimasonería, que podemos ver representada en un hijo de Cabrales, en la figura del Gran Inquisidor el Cardenal Inguanzo que lanza una pastoral contra las Sociedades Secretas en 1824 y se constituye en uno de sus máximos perseguidores.

La última noticia sorpresa que me ha deparado LLanes, se ha producido estos días con el hallazgo en el Archivo Municipal del LLanes, las Reales Células, también de 1824 de Fernando VII “por la cual se prohíben de nuevo y absolutamente para en lo sucesivo en los dominios de España e Indias todas las congregaciones de franc-masones, comuneros y otras sociedades secretas”

Y también el cruce de cartas de los escribanos reales dirigidas a las Intendencias de la Provincia de Asturias para hacer cumplir diversas ordenes acerca de la sociedad de los masones.

Ha sido una grata noticia, que me ha ahorrado un viaje a Madrid y encontrarme con un legajo, bien documentado e inventariado y que está recogido en el Catalogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español y que muy amablemente me dejó trabajar sobre él la bibliotecaria del Archivo llanisco Doña Carmen Acebo.

Esto es una pequeña mota que nos ofrece el Oriente asturiano, del cual no debemos olvidarnos.

Víctor Guerra
Miembro del centro de Estudios Históricos de la Masonería Española



[i] Apuntes históricos, genealógicos y biográficos de Llanes y sus hombres”. de Manuel García Mijares. Edt. Oriente de As Asturias , Llanes 1990
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...