Mostrando entradas con la etiqueta Plancha de Quite. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Plancha de Quite. Mostrar todas las entradas

12 abril 2009

UNA EXPERIENCIA MASONICA DE CARÁCTER REPUBLICANO: LA GRAN LOGIA ESPAÑOLA en ASTURIAS (II)

HOmenaje Logia 003

Otro miembro de este extraño taller es Federico Fernández, del que apenas hay noticias, de hecho no se le encuentra dentro del listado de expedientes masónicos asturianos, la referencia de su pertenencia a la logia Astúrica, es debida a las acusaciones que hacen otros miembros de la masonería, con motivo de sus actas de retractación, donde se habla de un tal Federico Fernández, sin que se den más detalles al respecto.

Quien si perteneció, no la logia Astúrica, pero sí a otro taller en Madrid, dependiente así mismo de la Gran Logia Española es Herminio Alvarez García.[1] Este francmasón originario del pueblo de las Agüeras (Concejo de Quirós), se inicia en la cubana logia Hijos de la Patria en los valles de la Habana, y lo hace concretamente el 5 de julio de 1909; apenas unos días más tarde pide la baja con Plancha de Quite[2].

Tres años más tarde Herminio regulariza su situación masónica para incardinarse en el seno del taller gijonés Jovellanos 337, concretamente el 28 de diciembre de 1912; para cuatro años más tarde volver, (sin que apenas haya habido cambios en su curriculum masónico) a pedir la baja voluntaria con Plancha de Quite.

Posiblemente su petición esté mediatizada por su incorporación a la logia madrileña la Catoniana, será en dicha logia en la cual reciba sus dos próximas exaltaciones: a Compañero (2º) en febrero y a Maestro Masón (3º) en octubre, de 1919 y desempeñando los cargos de Secretario en ese año, y de 2º Vigilante en 1920.

Este inquieto francmasón, abandona la Catoniana en el año 20, para entrar en la logia Life dependiente de la Gran Logia Regional del Centro. En julio de 1922, ostenta dentro del cuadro de dignidades de dicho taller el cargo de 1º Vigilante, para ya en 1924 dar el salto definitivo a la Gran Secretaría del ente coordinador de las logias dependientes de la Gran Logia Regional del Centro, a la vez que ocupa el cargo de Venerable Maestro de la logia Life, de cuyo cargo dimite en mayo de 1927, por falta de apoyo del taller.

Año a partir del cual el “quirosan” Herminio Álvarez abandona definitivamente las logias del Gran Oriente Español, que en aquél momento estaban en fase de fusión con la Gran Logia Española que encabezaba Manuel Ximénez, aunque el grupo menos tendente al ecumenismo, encabezado por el Gran Maestre Esteva [3], se sale con la suya, agregando además nuevos efectivos a la Obediencia, como es le caso de Herminio que pasa a formar parte de la nueva obediencia la Gran Logia de Española, a través de uno de sus talleres en Madrid, concretamente la logia Solidaridad

Sí ya dentro del GOE, la carrera masónica del quirosán ya era importante, será en el seno de esta nueva estructura, cuando su nombre brille aún más, pues ocupará los cargo de administrador del Boletín Oficial de dicha Obediencia en 1930, siendo a la vez representante de varias logias ante Grandes Asambleas: la Viriato de Melilla, en 1930, y Renovación en 1931; y será Gran Consejero de la Orden para el bienio 1935-37; pasando a su vez a ser Gran Tesorero de la Gran Logia Española en 1937.

Con la caída de España en manos franquistas, los responsables de la masonería están obligados a poner pies en polvorosa, pues saben que aquí su vida corre peligro de ahí que terminen como tantos otros en el exilio, y será precisamente cuando encontremos a Herminio de nuevo, sin que ello suponga una ruptura con la masonería. A Herminio lo encontramos pues en 1948 en un escrito sobre “La francmasonería española en el exilio” en el cual se nos indica que por ese tiempo el GOE y la Gran Logia Española con la aprobación de la Gran Logia Valle de México[4] se asentaron las dos obediencias españolas, siendo Gran Secretario de la Gran Logia Española precisamente Herminio Álvarez, en cuyo escrito se da su dirección en México: Apartado 7154 de México D.F.

Si hasta ahora lo concerniente a este taller era un tanto extraño, más rocambolesco va a parecer, cuando se cite que hay una seudo vinculación con este taller de dos personajes como Paulino Romero Almaraz y Mateo Tagarro.

Paulino Romero Almaraz.. Este zamorano nacido alrededor de 1904, va a ser, como cuenta Salvador Ureña introductor de varios de sus amigos dentro de la masonería.

Casi todo lo que se sabe de Paulino Romero es a través de las declaraciones de otros y del expediente que le realizaron los Servicios de Recuperación en los cuales se detalla que había sido:
Comisario de Policía de Barcelona, pertenecía a la Masonería desde que estalló la revolución en Madrid, siendo nombrado más tarde Comisario de Orden Público del Consejo de Gobierno de Asturias (información desde Tánger)

En otro documento del expediente: plancha nº 2032 de la Gran Logia Regional del Noroeste dirigida al Gran Consejo Federal Simbólico el 6 de Junio de 1934 se la siguiente referencia:
Aún a sabiendas de las escasa o muchas posibilidades de éxito nos permitimos trasladaros la petición del Trang:. “Astúrica” a favor del H:. Paulino Romero, de que trata la plancha, cuya copia adjuntamos.

Es evidente que ni la iniciación ni la filiación de Paulino Romero quedan muy claras puesto que sí perteneció al triángulo Astúrica que fundó José María López Fombona, no sabemos en que momento eso sucedió ni como llegó hasta dicho triángulo.

Parece al tenor de la documentación existente, que Paulino debió pertenecer a la logia Jovellanos nº 1, donde algunos documentos policiales le circunscriben con el simbólico de Pablo Iglesias, y con el grado de Maestro Masón (3º) y después debió pasarse al citado triángulo.

En 1937 volvemos a tener noticias de este alto cargo de la policía puesto que se dirige a la logia Accidental [5] nº 1 de Valencia, logias éstas que surgieron como fruto de la debacle que produjo la Guerra Civil:

una vez trasladado todo el aparto burocrático y gubernamental a Valencia en Noviembre de 1936 y superadas las dificultades iniciales, los numerosos masones llegados a la ciudad se plantearon la posibilidad de continuar con sus trabajos de una manera regular e independiente, agrupados en talleres circunstanciales y por supuesto sin romper ningún vinculo con sus logias d e origen”

Así como Paulino pide su afiliación a una de estas logias puesto que estaba en posesión de las debidas credenciales masónicas. En el citado trabajo sobre las logias accidentales valencianas[6], que presenta una anexo de masones reafiliados, el único miembro que procede de un taller asturiano es Francisco Marzo de simbólico Bálsamo y provenía de la logia Argüelles.

Tal vez el hecho de que Paulino Romero no aparezca en dicho listado, fue debido a los problemas burocráticos de las logias con su posterior traslado a Barcelona, junto con el nombramiento de Paulino como Comisario en Barcelona, no debieron dar tiempo a inscribirlo como miembro de la logia Accidental nº 1, a la cual solicitó su reafiliación.

Sin embargo encontramos a este francmasón al igual que al anterior, en un trabajo que realizó el Supremo Consejo del Grado 33 titulado: Supremo Consejo del Grado 33 para España y sus Dependencias. Revisión de sentencia (Reparación de una injusticia) donde se cuentan las vicisitudes de la masonería en el exilio y de la existencia y luchas entre los dos Supremos Consejos que se dieron en el exilio, en dicho trabajo encontramos al pie de una carta que allí se reproduce con fecha del 10 de octubre de 1948 miembros todos ellos del Grande Oriente Español y ostentando grados filosóficos a Paulino Romero Alcaraz y otro asturiano José Fuertes de la Fuente

En 1930, el número de afiliados a la Gran Logia Española era de 1.877 miembros distribuidos en 52 logias; la inclinación ideológica de esta Obediencia era de un intenso matiz republicano cuyo ideario va a estar presente en las bases de debate para la Constitución Republicana de 1931, basando buena parte de su actuación sobre dos grandes pilares la República y el anticlericalismo y cuyos postulados van a estar engarzados varios personajes en la fundación y desarrollo de esta Obediencia y en la trama histórica de la segunda república: Francisco Esteva de simbólico “Riego” iniciado en febrero de 1901, José Matamala, Fernando Valera, Luis Companys; Alejandro García Lerroux ó Torres Campañá.


[1] AHNS Expediente personal A-83/12 ó AHPA Rollo 271 y 272
[2] Documento por el cual un francmasón puede dejar la logia y tener sus derechos masónicos en orden puesto que ha cumplido con los deberes de capitación y no estar inmerso en ningún proceso masónico.
[3] Francisco Esteva Bertrán, pertenecía ala logia “Redención” nº 2 de Barcelona, y fue iniciado el 22 de febrero de 1901 , con el simbólico “Riego”.
[4] A la Gran Logia Española el 5 de febrero de 1945 le fue otorgada la misma hospitalidad y asilo en México mediante el decreto nº 441, como antes se había hecho con el GOE.
[5] SANPEDRO RAMO, V,. SOLER BAUTISTA, Emilia; en su trabajo “Las logias accidentales de Valencia durante la guerra civil” “La Masonería en la España del siglo XX” , VII Symposiun Internacional de Historia de la Masonería Española. Toledo 1995
[6] AHNS Legajo 597 A. Expediente 1.2.1

Trabajo Inédito de Víctor Guerra del  futuro libro Masonería en Gijón
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...