Mostrando entradas con la etiqueta Ponga. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ponga. Mostrar todas las entradas

06 noviembre 2010

¿UN MUSEO MASONICO EN PONGA (ASTURIAS) ?


Parece  una idea descabellada,   o tal  vez a alguien le parezca una idea un tanto personalista, pero ya que las logias y Obediencias  masónicas en Asturias, no parecen interesadas en lograr tales cuestiones, yo creo que ni se lo plantean.

Lo cierto es que ya hubo una ocasión pérdida de poder hacer algo al respecto, con la antigua botica de  un famoso masón naveto: Gustavo Acebo y su botica constituyó la base de operaciones del triángulo masónico “Ferrer”, taller que no llegó ver el “encendido de luces” como Respetable Logia, pero que tuvo todo un auge.

El hecho de que no llegara a logia fue debido  a varios factores: el escaso número de masones que tenía Nava;  y el escaso interés de los masones colindantes  tenía en ver prosperar un proyecto como el naveto,  hay que tener en cuenta  que en Cabranes Césareo del Valle Junco lideraba un pequeño grupo entra cabraneses y villaviciosinos; aunque también debió haber alguna reticencia por parte de la Gran Logia Regional del Noroeste, con sede en Gijón, que no debía ver con buenos ojos crecimientos masónicos foráneos a base de la merma de la membresía en logias como la prestigiosa “Jovellanos” de Gijón.

La botica de D. Gustavo Acebo se  vendía como solar para  pisos  y al final  terminó en manos de la piqueta , aunque había  posibilidades  de hacer de  dicha  Botica un pequeño museo.

  La idea parecía buena, y fácil de llevar a cabo, pues para un modesto museo masónico, no había  nada más que tomar ejemplo del que se levantó con materiales y utensilios de la logia gijonesa en el archivo de la Guerra Civil en Salamanca.

Partiendo de esa idea en su momento le propuse al que era en ese momento alcalde de la villa y Concejo de Nava la posibilidad de hacerse con ese edificio de Gustavo Acebo para convertirlo en una muestra del quehacer masónico, y en una sede de la memoria histórica oral, pero la idea de protagonizar o sacar adelante un tema como ese debió gustar poco a Julián Montes, que dejó pasar el tiempo y que la piqueta hiciese su trabajo.

Hoy vuelve a repetirse la ocasión , la única casa con inscripciones masónicas en Asturias está en el pequeño y apartado Concejo de Ponga, en Sellaño y ahora está en venta, al menos así me lo hacen llegar cierta inmobiliaria.


De esta casa ya hablé en varias ocasiones en este mismo blog, y hasta escribí una carta al alcalde de Ponga,  para que tuviera en cuenta el valor patrimonial que ella tenía tanto por su historia como sus grabados, que son únicos en Asturias, y que además espero que se halla recogido como valor  patrimonial en el inventario que se hizo del Concejo de cara a su protección. La respuesta aún no ha llegado ni creo que llegará, pero sería toda una oportunidad para Ponga contar con una pequeña muestra museistica en una casa que a diferencia de la botica de Acevo, que era más testimonial que real, está si cuenta con una serie de inscripciones y en lugar idóneo para ubicar  un pequeña muestra museística y panalizable sobre la masonería, y su papel en Asturias y en España.
Espero que alguien se de por enterado de dicha posibilidad de hacerse con un patrimonio único en Asturias por su valor iconográfico y poder hacer de ello un valor real  para un Concejo como Ponga, que además podía alberga algún fondo de investigación  masónica.

Víctor Guerra García (Miembro del CHEME y del IDERM e ITEM)

13 septiembre 2009

UNA CASA DE MASONES EN PONGA (II)

Con la aparición del nuevo libro de Masonería en el Oriente de Asturias que publica masonica.es ; abordo en tal publicación la famosa casa pongueta de Sellaño y sus símbolos masónicos, pues constituye el más preciado patrimonio masónico que existe en Asturias.

clip_image002

Les dejo con la segunda parte del capítulo que dediqué a la Casa masona de Sellaño.

LOS SIMBOLOS MASONICOS DE LA CASA DE SELLAÑO (PONGA) Capítulo VI del Libro LA MASONERIA EN EL ORIENTE DE ASTURIAS.

Este adinerado propietario tabaquero de origen catalán, con quien Fructuoso compartirá intensos momentos de amistad, escribió un libro de gran difusión en su momento en España y en la Isla de Cuba, titulado: “Proyectos para resolver la gran crisis económica en Cuba”. Este prohombre, al que algunos califican de esclavista, pasó a formar parte en 1868 del famoso Batallón de Voluntarios, concretamente llegó a ostentar el grado de Coronel del sexto Batallón de Voluntarios de La Habana, y como tal le tocó presidir el Consejo de Guerra contra unos estudiantes que habían profanado las tumbas de los periodistas Castañón y Guzman, ambos héroes del partido gubernamental, los cuales fueron defendidos por el capitán, Federico Capdevila.

Gener Batet fue el encargado de salir al balcón de la plaza para anunciar los nombres de los ocho estudiantes condenados a muerte. Con este personaje es con el que Fructuoso tuvo mucha relación, tanto en Cuba como en Cataluña, en Cuba es de suponer que convivieron dentro del Batallón de Voluntarios en que Fructuoso estuvo como Teniente de Intendencia, y debió de haber más que esta camaradería que llegó hasta tal punto que ambos amigos residiendo en España se visitaban asiduamente.

Batet había regresado a su Cataluña y en concreto a su pueblo natal en 1875 donde construyó todo un palacio, que aún se puede ver en el L’Arboç del Penedés, y a cuya mansión debía acudir Fructuoso con su familia durante las temporadas de Ópera y zarzuela a las que era muy aficionado.

Dado el semblante de Fructuoso se especula sobre la posible vinculación política de éste con el reformismo, se puede considerar que al ser Ponga un concejo extremo en lo geográfico carecía de una vital vida política, y todo lo contario tuvo una notable influencia política, ya que Melquiades Álvarez, reformista y masón en su campaña de 1914 pasó por el Concejo, el cual ya contaba con un Círculo Reformista, cuyo jefe era uno de los prebostes de Ponga: Don Venancio Díaz Muñiz.

En esa visita que hace Melquíades Álvarez a Ponga le acompañaban varios notables masones: Alberto de Lera, Venerable de la Logia Jovellanos 337 sita en Gijón, y el periodista Sánchez Ocaña a la sazón director en aquellos momentos del Periódico El Noroeste, el citado periodista era a su vez un reconocido masón. Dicha visita se recoge en “Melquiades Álvarez en Ponga”, en El Auseva, Defensor de los intereses del Partido de Cangas de Onís, Onís (sic), 18 de septiembre de 1915, año XXV, núm. 1.276, p. 1., pero no se habla de Fructuoso Pandavenes, y sí del gran prohombre de Ponga Venancio Díaz Muñiz. ¿Es que no estaba ya Fructuoso en Ponga, o realmente no estaba en esa línea política?

De todas formas es retablo periodístico de la visita de Melquiades Álvarez da la idea de la importancia de la actividad política en dicho concejo, que debió ser importante ya que se supone que también hubo una agrupación de Izquierda Republicana. Uno de sus miembros era Víctor Saiz, que vivía en Sellaño y que fue vilmente asesinado una noche a la puerta de su casa por unos desconocidos tras llamar a su puerta.

El periodista Germán Iglesias le dedicó al hecho un artículo que se publicó en el diario Avance, el 11 de febrero de 1937. En dicho reporte Germán, comenta que Victor Saiz había sido nombrado en su momento y por aquel entonces Sr. Bosque, un gobernador que ejerció en Asturias y nacido en Caspe en 1884, y líder de las juventudes lerrouxistas aragonesas, ejerció de periodista para La Correspondencia de Aragón y El Imparcial. Apoyado por el también francmasón Álvaro de Albornoz, salió en 1923 elegido diputado a Cortes por el distrito de Caspe-Pina. Tras la dictadura de Primo de Rivera se afilió a Izquierda Republicana y fue gobernador civil de Soria, Almería y Burgos, y Gobernador General de Asturias. Murió fusilado, cerca de Pamplona, el 6 de septiembre de 1936. Pues el Sr. Bosque había nombrado a Victor Saiz como autoridad delegada suya en el concejo.

Pues bien, toda esta historia tejida entre Sellaño, San Juan de Beleño, la casa y los masones y las venganzas y querellas que mediaron en parte de este enredo, le sirvieron a Álvaro Novoa (seudónimo de Alberto Foyo) también relacionado con esta zona vía parental, para presentarnos su novela “Rosal 15” en cuyo desarrollo se enreda todo lo antedicho en función de la vuelta de un oriundo de Ponga, e hijo de un supuesto asesino. La casa de Sellaño, más otra en Oviedo sita en la calle y numero que da origen al título de la novela, el novelista pongueto ubica el centro de conspiraciones masónicas, y la búsqueda de los culpables de varios asesinatos y de todo un secreto que hay que ocultar pese a todo, y ello se desarrolla a través de un complejo laberinto bibliográfico en el que juega un papel importante no solo varias bibliotecas instaladas las casas citadas, sino que una de las claves es un hermético un libro, el Aleph de Borges, el cual terminará aportando, en base a unas claves numéricas, el secreto guardado en la casa del Rosal 15.

Todo este intríngulis narrativo tiene lejanos ecos que nos recuerdan a hechos acaecidos en Ponga, entre los cuales se pone en danza la casa de Pardorio (Sellaño), la cual se describe en la novela pero no parecen interesarle los símbolos al novelista, los cuales son todo un reto, y jeroglífico que podían haber jugado un papel estelar en el argumento de Rosal 15. Lo único que hace Foyo es describir su interior, aunque ignoramos si ello coincide con la real distribución de la casa, que aún no hemos podido visitar su interior.

Escarbando en las nebulosas de los decires y pensares que flotan por la nebulosa recordatoria, hay quien me habló, y me lo confirmó Nacho G. Pandavenes, que hubo un Guardia Cilvi mezclado con la casa, investigando el tema pues nos encontramos que dicha autoridad era un hijo de Don Fructuoso, en concreto se trataba de Ramiro Pandavenes, que era un notable Guardia Civil, el cual terminada la guerra civil española, este se presentó en las cárceles de Oviedo y Gijón y liberó a unos cuarenta naturales de Ponga, que se trajo para el pueblo, además, Ramiro fue un colaborador del periódico Auseva.

Tal vez esa pertenencia a la Guardia Civil explique en parte, porque si Franco y sus servicios se atrevieron a entrar en los cementerios para erradicar los símbolos masónicos, esta casa no fue dinamitada, o echados a bajo tales símbolos; es de suponer que la menbresía de Ramiro como Guardia Civil, y tal vez el aval de la familia Gener Batet debía pesar bastante en todo este asunto, y esa larga mano tal vez es lo que puede ayudar a entender porque no hay expediente alguno sobre Fructuoso Pandavenes como masón o sobre sus símbolos, Por cierto Fructuoso Pandavenes fue vocal del Centro Asturiano de la Habana antes de 1900, aunque en España queda poco rastro de ello, y tal vez acercarse a los archivos cubanos, pues aportarían más luz a todo este complejo asunto.

Fructuoso Pandavenes falleció el 18 de Diciembre 1923, su compañero catalán se había ido al Oriente Eterno el 7 mayo de 1900.

Sobre la esquela de Fructuoso que busco desde hace tiempo pues decir que hay algunas cosas curiosas que Nacho G. Pandavenes me comentaba como un vago recuerdo de ella que había una serie de jaculatorias, además de varias erratas, tal vez algo extrañas, y hasta la propia cruz de la esquela resultaba chocante..

La membresía masónica de Fructuoso Pandavenes

Como podemos observar en torno a Fructuoso se mueve toda una estela de extrañezas, empezando por su propia membresía masónica

Yo le he adjudicado una membresía masónica en tanto que hay símbolos que a primera vista me denotan que estoy ante los emblemas básicos de alguien que firma con confirma con ellos que es masón, desde la presencia del compás y la escuadra, y propia composición en grado de Aprendiz, pues me lo están indicando con tal y si ello unimos la regla y los tres puntos pues podemos decir que estamos ante una certeza casi unánime de Fructuoso Pandavenes era masón, y por tal se le tenía en Sellaño y su casa pues respondía en clave popular a las Casa de los Masones o la Masonería.

Pero resulta imposible a día de doy documentar tal membresía, no aparece en los archivos policiales que los eficientes servicios policiales que estableció Franco con la misión de cargar contra la masonería, pues eso, no hay ni rastro de un expediente a nombre de un Pandavenes, ni de Sellaño, y ello resulta raro porque se levantaron sesenta mil expedientes y no consta para nada el tema de Pandavenes ¿Pudo su hijo Ramiro hacer desaparecer tal expediente? Es una especulación puesto que la membresía masónica de Fructuoso parece que fue en el ámbito cubano, y esta de establecerse fue antes de 1900, por lo cual los servicios policiales, no llegaron tan lejos.

En el rastreo de membresías masónicas en Cuba y Filipinas, ostentadas por asturianos, pues tampoco nos aparece ningún Pandavenes, y eso que tenemos recogido como unos 380 membresías, pero no hay rastro de Pandavenes.

Por tanto y de momento, hasta que la Gran Logia de Cuba a quien fue consultada sobre esa posible membresía nos conteste, o surja algún documento al respecto no podemos confirmar documentalmente que Fructuoso fuera masón, teníamos la esperanza de que el rastro de su amigo Gener Batet nos llevará también a algún punto de conexión con la masonería, pero esa vía ha quedado de momento cerrada.

Otra posible vía de trabajo son los propios símbolos en sí mismos que hubieran producido algún tipo de expediente dado además el ambiente de represión que se vivió en España contra la masonería y sus símbolos, pero vemos que esa vía de trabajo está también cerrada puesto que la clara existencia, tan a la vista de los símbolos de Pardorio, no conllevó ningún tipo de cruce entre los Servicios de Represión de la Masonería y los entes policiales asturianos, y eso también no deja de extrañarnos.

Y en esas estamos con muchas líneas de trabajo abiertas, y con muchas incógnitas que responder
.
Texto y fotos@ Victor Guerra

03 septiembre 2009

LOS SIMBOLOS DE SELLAÑO

Con la aparición del nuevo libro de Masonería en el Oriente de Asturias que publica masonica.es ; abordo en tal publicación la famosa casa pongueta de Sellaño y sus símbolos masónicos, pues constituye el más preciado patrimonio masónico que existe en Asturias.

La Masonería del Oriente de Asturias - Haga click a la imagen para cerrar

Tenía ganas de que tal casa estuviera por primer va vez recogida en un texto, y ha sido a través de este trabajo como se ha conseguido.

Ele dejo con una parte del capítulo que dediqué a la Casa masona de Sellaño.

LOS SIMBOLOS MASONICOS DE LA CASA DE SELLAÑO (PONGA) Capítulo VI del Libro LA MASONERIA EN EL ORIENTE DE ASTURIAS.

Encontrar grabados simbólicos dedicadas a la masonería es algo extraño, al menos en Asturias, no quedan los mudos testigos de la presencia masónica sobre manera en los cementerios como los del Sucu en Gijón donde se puede ver la eterna morada el francmasón Enrique Villar Valdés, del que ya hemos hablado en este libro, como su lápida está adornada con un compas y un escuadra, que pasó inadvertidas para las razias franquistas perseguidores de todo lo que sonase a masonería.

A su lado, de Enrique Villar se puede contemplar la exquisita desnudez neo-masónica de la tumba de Rosario de Acuña, que junto con el pequeño mausoleo que se halla en el Cementerio de San Salvador de Oviedo, a la memoria del franc-masón Juan Ríos, es casi todo lo que nos queda sobre símbolos masónicos, salvo el compas y la escuadra que hay en una casa-finca de Argüero que data de los años 60.

Como complemento a todo ello tenemos el gran lienzo de símbolos masónicos que se hallan en una solitaria casa del Concejo de Ponga, concretamente en el pueblo de Sellaño, situada a la par de la carretera que sube hacia la capital del Concejo, San Juan de Beleño.

Ponga, es un Concejo, o término municipal, perteneciente al llamado área sureste de la región, y como tal limita al norte con los concejos de Piloña y Parres; al este con el montañoso concejo de Amieva y la provincia de León, al oeste con los concejos de Caso y Piloña, y al sur su frontera es totalmente lindera con la provincia de León. El concejo tiene una extensión de 205,98 km2, siendo su población aproximada de unos 759 habitantes, y sus principales núcleos de población, que se ubican en los rellanos montañosos como la capital, son San Juan de Beleño y Sobrefoz, u otros que se ubican en los fondos de los cauces fluviales como Sellaño.

Para adentrarse en el Concejo de Ponga, solo hay dos carreteras de comunicación la AS-261 y la AS-339, la primera la comunica con Cangas de Onís a través del Desfiladero de los Beyos, y la segunda con el Concejo de Piloña y la carretera nacional 634.

Estamos hablando de un concejo eminentemente ganadero, con florecientes recursos turísticos que le aperturan, desde hace un par de décadas, al mundo turístico al cual llega como excelente paraíso lleno de contrastes, es un entorno salvaje aledaño a los míticos Picos de Europa.

En ese bucólico, a la par que agreste contexto, tan singular como aislado, encontramos según se sube por eje que va de Cangas de Onís (Desfiladero de los Beyos) hacia el Puerto de Pontón un ramal que sale por la derecha, dirección a San Juan de Beleño tomando de este modo la carretera AS-261. Seguimos por ella unos cuántos kilómetros y cuando entramos en el Concejo de Ponga, por el pueblo de Sellaño, en el lugar denominado Pardorio, podemos ver una extraña casa que en parte rompe con el urbanismo circundante, aunque no llega a constituir la genuina expresión de la arquitectura indiana que tanto ha caracterizado a otros concejos, como el propio Cangas de Onís o LLanes. En este caso en concreto estamos ante una modesta casa de Indianos, muy similar a otras que hayan desperdigadas por la zona, tanto en estructura y materiales, y emplazada al pie de la carretera AS- 261.

Es la primera casa, antes de entrar en el pequeño núcleo de casas de Sellaño, pueblo que además constituye eje de encuentro con otra carretera que viene de Infiesto, otro de los grandes centros emisores de emigrantes hacia Cuba, entre los cuales encontramos bastantes masones.

Descripción de la casa.

La casa en cuestión es un edificio casi cuadrado, de unos 11,30 mts., de fachada por unos 10,50 mts., de fondo, construido en el saliente de la ladera en la que se empotra, presentando menor altura en la parte del fondo. Es una casa de dos alturas, y un desván con buhardilla. Su fachada principal orientada al Sur está dividida en dos por medio de una franja de piedra labrada de caliza, dicho material muy bien trabajado remeta además los esquinales de la casa y los dinteles de los huecos: ventanas, puertas y balcones.

La fachada principal como antes exponía está orientada al Sur, y presenta una composición simétrica con seis huecos, tres en la parte de abajo, constituyendo el hueco del centro la puerta principal, y dos laterales, a modo ventana enteriza o puertas que puede estar en relación con el uso que se le dio a la casa de tienda y posada.

Los quicios de los huecos están rematados por piedra labrada tanto los verticales, presentando los quicios superiores unos lienzos más artísticos en los cuales se insertan los símbolos que adornan la construcción.

A su vez, en el piso superior por encima de la cenefa de piedra labrada que marca la división de las dos alturas, hay otros tres huecos a los cuales se adosan unos pequeños balcones todos iguales, con saliente de piedra y con cerramiento a modo de barandilla y cerramiento de forja, y cuyos huecos coinciden en el eje y dimensión con los de planta baja.

La fachada occidental tiene dos huecos que coinciden con el piso superior, y una ventana más baja, situada en la planta inferior y medio tapada por tierra de ladera del prado en que se empotra la casa. La facha oriental presenta parecidas formas aunque se denota como una especie de terraza que no sabemos si fue un añadido posterior que modificado todo la estructura en ese costado de la edificación. La parte trasera solo cuenta con una pequeña ventana.

Estando las tres fachadas comentadas exentas de adornos simbólicos, no así los dinteles de los seis huecos de la fachada principal, tanto los de la parte superior como la inferior, los cuales presentan una serie elementos simbólicos de matizado carácter masónico, con mezcolanza de otras culturas simbólicas y herméticas que constituyen todo un lienzo simbólico, que singulariza tal edificación como única en Asturias.

Hasta me atrevería a decir que es la única casa que existe en España con esas características, conocemos algunas construcciones donde se deja ver la simbología masónica, pero en general esta queda reducida a la presencia del Compás y la Escuadra y algunos elementos más, pero en este caso estamos hablando de una extensa simbología presente en toda la fachada.

Una vez contemplado en panorámica todo el lienzo podemos decir que estamos ante un trabajo de diseño simbólico importante, con una realización que demuestra el trabajo desarrollado por el cantero o el tallista de la piedra importante, pues si bien hay elementos que presentan un tallaje excelente, hay otros elementos como la mano y su pulsera, que presentan toda una perfección en el desarrollo de los trabajos de cantería, y estamos hablando de principios de siglo…

En cuanto al interior de la casa parece que en su día hubo pinturas y dibujos, pero hoy no queda rastro de todo ello, ya que fueron levantados dichos estucos, y de nuevos rehechos con otros morteros, perdiendo de este modo la posibilidad de conocer el complejo legado simbólico que nos quería trasmitir el propietario.

Personalmente desde que conocí la existencia de los símbolos de la Casa de Sellaño, ya son varias las visitas que he realizado, no he parado de darle vueltas a una serie de preguntas: ¿Porqué alguien- su dueño evidentemente- quiere dejar tan a la vista unos símbolos de esta naturaleza si se parte de una cierta discreción en cuanto a los temas masónicos?

Queda claro, que estamos ante una casa construida en 1902, aún quedaba lejos la barbarie franquista, aunque al propietario no debía pesarle el tema de la culpabilización de la pérdida de las colonias, cuya losa arrastró y arrastra la masonería desde entonces, como para impedirle dejar patentizada su membresía o inclinaciones.

Por otro lado todo surge otra pregunta: ¿Por qué dejar todo ese lienzo de símbolos en la fachada? Que quería demostrar o mostrar Fructuosos Pandavenes Toribio, con esa impresionante pizarra simbólica?, Además en una casa aislada, por más que la casa sea parte del pueblo de Sellaño.

Lo cierto que se puede entender el furor y estupor que debió causar tales símbolos en el entorno más inmediato, aunque a este respecto se registra un opaco silencio en los medios escritos de la época, pues nos hemos encontrado ninguna mención a la traza de dicha exquisitez simbólica, por no venir es que tale símbolos no están recogidos en los anales patrimoniales del arte de la zona oriental de Asturias

Puestos a especular sobre tal existencia tal vez toda esta exposición de heterodoxia por parte del propietario de la casa de Pardorio, Sellaño, pueda venir en contraposición con la preponderancia eclesial que se vivía en el Oriente de Asturias, que tenían todo un paragón en esos momentos, pues el 7 de septiembre de 1901 decía una noticia “que con gran magnificencia ha tenido lugar la ceremonia inaugural del nuevo templo (Covadonga) presidida por el señor Obispo de Oviedo. Con exactitud se llevó a cabo el ritual, con la bendición del agua y la sal depositadas en al altar mayor. Mañana tendrá lugar la Misa Pontifical, signo de inauguración con su sermón a cargo del Obispo de Tuy”, en contraposición se levantaba en esos mismos tiempos, la Posada de Pardorio, en la que se quedaban algunos curas de la zona en tanto que carecían de casa curial, un mansión con un cariz totalmente heterodoxo que expresaba muy bien el librepensador Fructuoso Pandavenes.

El Propietario de Pardorio (Sellaño).

Don Fructuoso, cuyo apellido toman del pueblo ubicado entre Piloña y Ponga, en la caída piloñesa de Fontecha, nace el 21 de enero de 1855, y su nombre y apellidos son: Fructuoso Pandavenes Toribio, aunque este último apellido apenas si lo usó.

Gracias a las informaciones de los señores Ángel Pandavenes y Nacho G. Pandavenes y María Jesús Villaverde, lo que era todo un misterio ha empezado a tener rostro, aunque los años han hecho correr una espesa cortina de silencio y olvidos, amén de que al no vivir ya nadie en la casa desde hace años, y sin que apenas queden familiares directos en el pueblo, pues queda un nebuloso recuerdo con relación a la construcción de la casa y de sus moradores, tanto por los habitantes del Concejo como por parte de los pobladores del Sellaño, escuchándoles cuando se les pregunta por la casa de Pardorio, hay como una inexplicable leyenda en la que se mezcla realidad y fantasía, si a ello unimos que hay una novela que en parte rememora algunas cuestiones, pues como diría un castizo esto es el acabose.

Se sabe que la casa la mandó construir Fructuoso Pandavenes, el cual estuvo como emigrado en Cuba, y que trabajó en varios colmados hasta terminar en la fábrica de tabacos del catalán José Gener Batet, nacido en L’Arboç del Penedés el 30 de nombre de 1831, emigrado también a Cuba por mandato de su padre para que trabajara con uno de sus tíos, tras unos años de trabajo duro entre 1850 a 1865, quince años de vida intensa, aprende todo lo necesario sobre el tabaco, para proceder a la compra la finca del Hoyo de Monterrey en San Juan y Martínez, Pinar del Río, donde edifica su casa a la entrada de esta propiedad, utilizando maderas nobles, casi todas de caoba de Cuba, y la decora con cerámica traída Barcelona y Lousiana.

Víctor Guerra

Etiquetas de Technorati: ,,

20 abril 2008

SIMBOLOS MASONICO S EN SELLAÑO


La existencia de símbolos masónicos en Asturias, son más que extraños, hay muy pocos. Una escuadra y un compás en una tumba en Gijón, lo mismo pero inserto en un cierre de una finca en Argüero, y casi que podíamos dejar de contar la existencia de símbolos masónicos.

Entre algunos de esos simbolos hay unos que siempre me han llamado la atención, tanto por su significado como por su ubicación, se trata de una símbolos que se encuentran en un apartado rincón de Asturias, en Ponga, al par de la carretera que une el Concejo de Ponga con el de Cangas de Onis, el ramal que baja de San Juan de Beleño hacia el desfiladero de Los Beyos. En esa carretera en el lugar o parroquia de Sellaño hay una casa al pie de carretera con simbolos masónicos grabados en piedra, y que se hallan en los frontis de varios huecos (puertas y ventanas ).

Todos los intentos por saber quien ha sido el propietario de esta casa u otro tipo de datos referentes a su moradores han sido infructuosos, y sin embargo ahí están, con una cierta distancia o diferenciación con los que normalmente vemos referidos a la masonería.

El compás no está como debiera y existen otros símbolos que necesitan otra reinterpretación como pudiera ser que estemos en presencia de las "marcas" de un masón operativo, y no de un masón especulativo, y por tanto esa fuera la explicación de las diferencias....


Fuera como fuere , hoy traigo hasta este blog la imagen de la casa y los símbolos para ver si algún lector puede decirme algo sobre la casa o sus propietarios de antaño, o incluso estoy abierto a recibir comentarios sobre los grabados

A este respecto en otro post haré algunos comentarios al respecto de los símbolos.


Quien quiera aportar datos, éste es el email: victor.guerra@gmail.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...