Mostrando entradas con la etiqueta Rosario Acuña. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Rosario Acuña. Mostrar todas las entradas

17 septiembre 2010

Comienzan los trabajos Masónicos en Asturias.


En esta tierra asturiana en la cual funcionan varias logias y proyectos masónicos, pues como todos los meses de Septiembre comienzan los cursos masónicos, que tradicionalmente van de Septiembre a Junio.
La logia más madrugadora para instalar su colegio de Oficiales fue el taller Rosario de Acuña del Gran Oriente de Francia, al que pertenece el que suscribe; y que el 13 de este mes pues en la tenida magna de instalación del nuevo Venerable y su nuevo colegio, celebró además la decisión del Convento del GODF, que daba de paso de permitir que se pudieran tramitar las peticiones de los profanos/as sin que la expresión de género o sexo fuera un impedimento.

Así se expresaba la logia en su página web: http://www.asturmason.es/v1/
Un año más, la Logia Rosario Acuña inicia su andadura. Quizá nos encontremos ante un ejercicio especial, pues por fin se ha confirmado  como realidad lo que ha sido un anhelo permanente de este taller masónico desde su creación: la posibilidad de iniciar a todo ser humano sin restricciones de ninguna índole.

Realmente la nuestra ha sido una Logia cuya actividad ha sido mixta desde su creación: hombres y mujeres hemos compartido permanentemente un esfuerzo para hacer que el retorno de una determinada forma de concebir y practicar la masonería fuera posible en Asturias. Pero en el momento actual, además, hemos logrado que una determinada concepción de la tradición, con tres siglos de antigüedad, no ponga trabas en nuestro desarrollo. En adelante, hombres y mujeres, además de trabajar, son miembros de pleno derecho de la Logia Rosario Acuña. En adelante, por tanto, no habrá bajo nuestro techo otra cosa que labor desarrollada en pie de igualdad por seres humanos, superando ya y por fin, el concepto de masonería mixta para hablar mejor de una masonería universal, adogmática, desarrollada por personas comprometidas, libres y honestas, sin necesidad de atender a más distinción o cualidad.
Nos aguarda un año interesante. Sigue siendo un objetivo el debate público centrado en torno al derecho de la igualdad, y algún proyecto nuevo pondremos en marcha en este sentido, dando de paso un nuevo impulso a lo que queremos consolidar como "Debates Ciudadanos". Otro tanto sucede con nuestro compromiso activo con la defensa de los valores laicos, apoyando la actividad de entidades que comparten nuestros mismos principios, y poniendo nosotros mismos también en marcha, ya sea individualmente o en colaboración con otros talleres del Gran Oriente de Francia, iniciativas tendentes a la promoción de lo que entendemos es un pilar fundamental de la sociedad democrática. Del mismo modo, al igual que hiciéramos el año pasado, la defensa del principio de libertad de conciencia ocupará un buen espacio de nuestra actividad, cuestión esta de la que iremos informando puntualmente en nuestra página.
Sí, estamos ante un año intenso que encaramos con la mayor de las ilusiones y con el modesto ánimo de contribuir, junto con tantas otras entidades, en la medida de nuestras posibilidades y fuerzas, a un mayor esclarecimiento de la sociedad asturiana.
Asturias, a 13 de septiembre de 2010
Otra logia en este caso del Derecho Humano (DH) que tiene su oriente en Oviedo: Logia Progreso 1850, procederá a instalar sus cuerpo de oficiales y a su Venerable Maestra este Sábado día 18, además de estar desarrollando toda un periplo de presentaciones de su nuevo libro: “Grandes Maestres, tenéis la palabra.”
El jueves 17 de Julio, tuvo lugar en el Centro Cultural Madrazo, de Santander, la presentación del libro "Grandes Maestres, tenéis la palabra", de la Fundación María Deraismes.
El libro fue presentado por Ángel Llano Díaz, licenciado en historia, que hizo una amena e instructiva aproximación al contenido de los discursos de los Maestres.
Así mismo han presentado el Triángulo "Hijos de la Luz" de Cantabria, por parte de los H:. H:. Pedro y Carmen
Ayer, miércoles 15 de septiembre), en el Ateneo de Madrid y dentro de las actividades que promueve la ateneista "Agrupación Ágora para el diálogo", tuvo lugar la presentación del libro de la Fundación Maria Deraismes (FMD) "Grandes Maestres, tenéis la palabra", compendio de discursos y reflexiones de todos los Grandes Maestres de la Orden Masónica Mixta Internacional Le Droit Humain desde su fundación.
El acto, que estuvo presidido por la presidenta de Ágora -Carmen Serrano- contó con las intervenciones de Gonzalo Tapia, Presidente de la FMD, Antonio Ceruelo, Gran Comendador para España de Le Droit Humain y Gran Maestre Adjunto de su Supremo Consejo Internacional, y de Paloma Martínez, Presidenta de la Federación Española, contó con una nutrida presencia de público que tuvo ocasión de conocer de primera mano algunos aspectos del pensamiento de quienes ostentaron u ostentan la más alta responsabilidad dentro de la estructura de esta Orden Masónica Mixta e Internacional y que de manera más amplia se recogen en el mencionado libro.
En la sede de la logia Rosario de Acuña (GODF) sita en Gijón, se reúnen otros talleres masónicos: Estrella del Norte de la Gran Logia Femenina de España, que es de suponer que arrancará prontamente sus trabajos se suelen reunir los sábados y Domingos (primer fin de semana del mes, meses alternos) Email: estrelladelnorte@glfe.org
En ese mismo lugar se reúne el triángulo Perfecta Caridad nº 8 del Régimen Escocés Rectificado: Gran Priorato de Hispania, que aún no ha publicado calendario en su página web
Otros talleres de los que apenas sabemos nada y que comparte taller es la logia Jovellanos nº 138 de la Gran Logia de España.
Otras de las discretas acciones masónicas es el establecimiento del triángulo Clara Campoamor adscrito a la logia francesa Rosa Parks de la Gran Logia Mixta Universal, de cuya existencia, al menos en página web, se hizo eco este mismo blog el 27 de junio del 2010.

Realmente no sabemos nada y queda a la expectativa de que sucederá en tanto que este grupo nació ante la imposibilidad de que GODF iniciara  mujeres, como ahora ya lo puede hacer, no sabemos cuál puede ser la decisión que tome dicho grupo.

Se habla de otros futuros proyectos vinculados a la GLE y a la GLSE, pero hasta ahora no son más que rumores que habrá que ver finalmente en que quedan.

Víctor Guerra. MM.:. del Rito Francés. Logia Rosario de Acuña (GODF)

29 mayo 2007

Rosario Acuña: librepensadora republicana


El pasado 5 de mayo se cumplieron 84 años del fallecimiento de Rosario de Acuña, ocurrido en 1923 en Gijón, donde residió los últimos años de su vida afectada por una pertinaz ceguera. Todavía hoy puede visitarse su tumba en el cementerio del Sucu, en Ceares. En el Gijón actual, Rosario de Acuña da nombre a un paseo, a una logia masónica (bajos los auspicios del GODF) , a una Escuela Taller y al Instituto de Educación Secundaria donde estudió el que suscribe, además de al Premio de Investigación que convoca el citado centro. Demasiado poco, no obstante, para honrar la memoria de esta luchadora adelantada a su tiempo, considerando los honores que algunas nomenclaturas de la ciudad rinden a ciertos personajes de talla escueta y merecimientos más que discutibles; demasiado poco para que los gijoneses y gijonesas de a pie sepan quién fue esta mujer de bandera; demasiada obstinación en magnificar la actual democracia al elevado precio de silenciar los desvelos de los esforzados pioneros que ya en el siglo XIX defendieron los más elementales fundamentos del Estado democrático de derecho, desvelos dignos de mayor encomio en el caso de mujeres que, como Rosario, corrieron más riesgos por implicarse en la propaganda de esos ideales que los varones que hacían lo mismo por aquel entonces.

Doña Rosario, que antes de cumplir la treintena suscribió un artículo literario en EL COMERCIO en el que todavía empleaba su apellido de casada (lo hizo el 27 de octubre de 1880, firmando como Acuña de Laiglesia), fue demócrata cuando serlo no estaba de moda; fue librepensadora cuando quien disentía del pensamiento oficial era despiadadamente hostigado; fue masona cuando, contra todas las patrañas difundidas desde los portavoces del ultramontanismo, en las logias se trabajaba por la modernización, el progreso y la regeneración del país, mediante el fomento de valores que, aún hoy, son tenidos en alta estima por cualquier demócrata que se precie; fue defensora de los sectores obreros y desfavorecidos cuando con su miseria se engrasaba el despegue industrial; y fue feminista cuando el feminismo era en España un movimiento en pañales.

Además de todo eso, también fue republicana, algo que parece olvidarse con demasiada frecuencia, quizá porque, pese a frecuentar los círculos de sociabilidad democrática (ateneos, círculos, casinos ), no abundan demasiado las declaraciones en las que Acuña explicita sus simpatías por el republicanismo. Esto debiera ponerse en conexión con los colosales peligros y obstáculos que por lo general tuvieron que afrontar las mujeres que hicieron pública su predilección por este ideario. Ejemplo harto elocuente de ello es el de Ángeles López de Ayala, una popular republicana que por sus ideas contra el catolicismo y la monarquía sufrió persecuciones, estuvo tres veces en prisión, vio cómo le prendían fuego a su casa de Santander, fue encausada en siete procesos y llegó a ser agredida a tiros. La propia Rosario de Acuña, que tampoco se libró de las arbitrariedades de una justicia implacable con las heterodoxias, durante una visita que realizó a Luarca en 1887, fue amenazada de muerte para que pusiera fin a «su propaganda de hereje». Sea como fuere, es perfectamente posible localizar algunos testimonios e indicios lo suficientemente ilustrativos acerca de su republicanismo.

En un artículo titulado «A las mujeres del siglo XIX» y publicado en 1887 en el periódico Las Dominicales del Libre Pensamiento, Rosario de Acuña, con intención de abrirles los ojos a «sus hermanas», cuestionaba los tradicionales roles de género al recordarles a aquellas mujeres decimonónicas, entonces subordinadas al marido -o al padre-, relegadas al espacio doméstico y carentes de plenos derechos civiles y políticos, que «el amor sexual no era su único destino», y que «antes de ser hijas, esposas y madres, eran criaturas racionales» que lo mismo podían «criar hijos que educar pueblos». Lo interesante en el tema que nos ocupa es que en ese artículo Rosario asociaba las libertades, la regeneración del país y la emancipación de la mujer a la República, y hacía una llamada a sus congéneres para que defendieran ese régimen político; por añadidura, el que esa llamada la realizara una mujer la convertía en un reclamo mucho más atractivo, como hizo notar en cierta ocasión una lectora del semanario, que envió una de las muchísimas felicitaciones que desde toda España recibiría por sus escritos la carismática librepensadora: «usted es mujer, y como mujer, habla más a nuestras recónditas fibras, despierta con más suavidad nuestras íntimas aspiraciones».

No es casual que el semanario Las Dominicales, a cuya causa se había adherido Rosario públicamente en 1885 mediante el envío de una carta, repitiera hasta la saciedad en sus editoriales que había venido al estadio de la prensa a defender la República y el librepensamiento, y que estos dos términos eran a su juicio sinónimos, gemelos y equivalentes. Pero, además, tampoco son casuales los numerosos testimonios en los que se aprecia cómo los propios republicanos veían en Acuña una correligionaria. No hay más que repasar las cartas que los lectores enviaban a los periódicos antimonárquicos, porque en ellas, mientras unos se congratulaban de que Rosario se contara «dentro de la gran familia republicana y librepensadora», otros se felicitaban de que «a sus laureles de escritora hubiese añadido los de defensora del librepensamiento y de la República», por no hablar de los que terminaban dando vivas a la República y saludándola a ella y a otras combatientes por la libertad, como Belén Sárraga, Amalia Carvia o la citada López de Ayala. Incluso los periódicos monárquicos colgaron a doña Rosario la etiqueta de republicana; a veces sutilmente, como cuando desde el conservador La Época se le espetó que le sentaba «detestablemente el gorro colorado», en clara alusión al gorro frigio, símbolo por excelencia del republicanismo tomado de la Francia revolucionaria.

Debieran traerse a colación, asimismo, los elogios que la propia Acuña dirigió a muchos de los más conspicuos líderes republicanos de la época, incluidos algunos de los que aspiraban a traer la República mediante una insurrección militar, pues una vez se refirió al cabecilla de la última sublevación orquestada por la Asociación Republicana Militar, Manuel Villacampa, como un «héroe a quien la historia inmortalizará». Su postura en este punto, como la de otros republicanos, no mermaba un ápice el espíritu democrático que la animaba: recuérdese que un golpe militar, el de Pavía, había puesto de hecho fin a la República de 1873, y que otro, el de Martínez Campos, había devuelto el trono a los Borbones, restaurando la monarquía en la figura de Alfonso XII; para los republicanos, en suma, la soberanía nacional había sido burlada. En todo caso, el librepensamiento republicano de Acuña -o, si se quiere, su libre republicanismo- se desvinculó de todo partido o escuela, y de ahí que llegara a afirmar: «Ni soy socialista, ni anarquista, ni republicana, en el sentido "redilesco" de esas adjetivaciones; nada que huela a dogma, imposición y enchiramiento». Su republicanismo fue, pues, no redilesco; independiente, por así decir.

Pero, aparte del hecho de preferir la República a la Monarquía, ¿qué implicaba que Rosario de Acuña fuese republicana? Pues, a grandes rasgos, implicaba -entre otras cosas- defender las libertades y los derechos más irrenunciables del ser humano (libertad de expresión, libertad de imprenta, libertad de cultos, derecho de reunión y asociación, sufragio, etcétera); apostar por la universalización y gratuidad de la enseñanza y la cultura; combatir los privilegios y la intransigencia de la Iglesia católica en nombre de la libertad y el racionalismo; oponerse a la esclavitud y a la pena de muerte; luchar por la gradual emancipación de la mujer, comenzando por estimular su acceso a la instrucción y dilatar su campo de actuación más allá de los muros del hogar; pugnar por la progresiva mejora de la condición de las clases obreras, empezando por la reducción de la jornada laboral y el incremento de los salarios implicaba, en pocas palabras, democratizar la sociedad española y modernizar el país para sacarlo del secular y penoso atraso en que se hallaba sumido.

Artículo publicado en Diario El Comercio 29 de Mayo 2007

SERGIO SÁNCHEZ COLLANTES

/INVESTIGADOR EN EL DEPARTAMENTO DE HISTORIA DE LA UNIVERSIDAD DE OVIEDO

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...