Mostrando entradas con la etiqueta Salmerón. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Salmerón. Mostrar todas las entradas

22 septiembre 2007

LA MASONERIA EN EL ORIENTE DE ASTURIAS


La comarca Oriental asturiana, durante los trabajos de investigación sobre la masonería y los masones astures del Oriente que abarcan tanto a los autóctonos como los de ultramar, ya me había aportado varias sorpresas.

Si bien la existencia de talleres masónicos en Asturias, tanto en el siglo XIX, como en el XX, no han traspasado la frontera de la Comarca de la Sidra, ello no era óbice para encontrar a miembros de la masonería asturiana en este ala oriental de Asturias.

Así fue como encontré a Manuel Toledo Benito. Francmasón con claro apellido de origen judío, el cual encontramos en Llanes, aunque su nacimiento hay que situarlo en Madrid, de donde era originario. Manuel Toledo era un industrial con asentamiento en la villa llanisca , aunque en uno de los cuadros lógicos de la logia de la que era miembro, en 1886, se le consigna con la profesión de telegrafista.

¿Pero en realidad quién era Manuel Toledo? Un pequeño apunte sobre las imprentas y publicaciones llaniscas[i] nos da un perfil de este inquieto francmasón:

“Grande era la necesidad sentida, de establecer una nueva imprenta y un nuevo periódico, que diera a conocer a los naturales del partido judicial, residentes en América, cuanto aquí ocurriese, y comprendiéndolo así D. Manuel Toledo y Benito, natural de Madrid y vecino de la villa de Llanes, adquirió la maquinaria, tipos y útiles necesarios para llenar aquél vacío.

Bajo la mano de Manuel Toledo, se funda por segunda vez el 28 de marzo de 1885 “ El Oriente de Asturias que ya había visto la luz por primera vez allá por el año 1868. En esta ocasión y de la mano de Manuel Toledo, se constituye en una publicación semanal que tendrá una vida, de ocho años, nada desdeñable por aquél entonces.

Al cabo de los cuales, nuestro francmasón vende no solo la cabecera del semanario sino también su maquinaria, es el mes de Diciembre de 1892. (año precisamente en el que recibe el grado 18º de Soberano Príncipe Rosacruz). Que está muy en consonancia con la labor desempeñada por Manuel “ éste grado se consagra al triunfo de la Sabiduría y la Ignorancia, al desarrollo máximo de la Fraternidad y la Libertad de la palabra, a la propaganda y educación del pueblo”. Si a su vez superponemos esta encomienda con los objetivos del semanario, podremos comprobar la identidad de criterios y que se estaban dando, desde un n claro matiz masónico:

Tenía el semanario por programa y objetivo
Defender los intereses generales de la zona Oriental de Asturias: proponer las reformas y mejoras que fuesen posibles en la vida local, siempre que representasen los deseos de la opinión pública y persiguiesen el mejor éxito con elevación de miras”

Manuel Toledo trabaja masónicamente, primero bajo los auspicios de la Respetable logia Nueva Luz en cuyo cuadro lógico lo encontramos con el grado de Compañero (2º). Cuando esta logia sé disuelve, al igual que otros convecinos del oriente asturiano, Manuel se integra en la logia Juan González Río, donde le encontramos con el grado de Maestro Perfecto; (5º); en el cuadro de honor de 1892 de dicha formación aparece con el grado (18º) anteriormente comentado.

Utiliza como simbólico el nombre de" Salmerón". En esa misma columna de honor del taller, donde sólo hay cuatro personas, una de ellas es una joven de apenas 30 años Eulalia Menéndez Vizcaíno, que posee el grado de Maestra Elegida de Los Nueve (9º) y que a su vez es una de las dos mujeres que tuvieron sitial de pleno derecho dentro de la francmasonería.

En el taller ovetense, Manuel Toledo alcanza el grado de Gran Elegido Caballero Kadosh (30º) que según el Obispo dominico Martínez Vigil, este era el grado capital para concluir que la masonería era una sociedad inmoral, antirreligiosa, antimonárquica y criminal, según explica en un famoso sermón en la Epifanía del Señor

El hermano “Salmerón” debía ser ajeno a todas esas supersticiones pues se encuentra de forma muy activa en los cuadros de miembros activos de la citada logia entre 1888-1893.

Pero el Concejo de Llanes, también aporta una curiosidad en este tipo de cuestiones, y es la presencia sobre 1925 de un grupo de teósofos que tienen casi todos su residencia en el Concejo: Modesto Álvarez –Laviada Rodríguez. de Naves; Ángel Sierra Carriles y Andrés Peláez Cueto ambos de Hontoria que eran miembros de un grupo que monta el viajante Rafael Velasco.

Y aporta también notables indianos como Manuel Cué, del cual siempre todo el mundo termina ignorando su membresía masónica que viene desde su estancia en Cuba, en cuyo país lo encontramos trabajando “su piedra bruta” en la logia “Los Girondinos nº 16” de Cuba en 1888, dicho taller estaba bajo los auspicios del Gran Oriente Español.

En el taller masónico empleaba el simbólico de Nemo” y su profesión en aquellos momentos era la de Hacendado, y su grado en masonería era de Caballero Rosacruz grado 18º, y su cargo en el seno del taller en 1888, era la de Orador .

Como de todo debe de haber como en botica, también la Comarca Oriental aporta su granito a la antimasonería, que podemos ver representada en un hijo de Cabrales, en la figura del Gran Inquisidor el Cardenal Inguanzo que lanza una pastoral contra las Sociedades Secretas en 1824 y se constituye en uno de sus máximos perseguidores.

La última noticia sorpresa que me ha deparado LLanes, se ha producido estos días con el hallazgo en el Archivo Municipal del LLanes, las Reales Células, también de 1824 de Fernando VII “por la cual se prohíben de nuevo y absolutamente para en lo sucesivo en los dominios de España e Indias todas las congregaciones de franc-masones, comuneros y otras sociedades secretas”

Y también el cruce de cartas de los escribanos reales dirigidas a las Intendencias de la Provincia de Asturias para hacer cumplir diversas ordenes acerca de la sociedad de los masones.

Ha sido una grata noticia, que me ha ahorrado un viaje a Madrid y encontrarme con un legajo, bien documentado e inventariado y que está recogido en el Catalogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español y que muy amablemente me dejó trabajar sobre él la bibliotecaria del Archivo llanisco Doña Carmen Acebo.

Esto es una pequeña mota que nos ofrece el Oriente asturiano, del cual no debemos olvidarnos.

Víctor Guerra
Miembro del centro de Estudios Históricos de la Masonería Española



[i] Apuntes históricos, genealógicos y biográficos de Llanes y sus hombres”. de Manuel García Mijares. Edt. Oriente de As Asturias , Llanes 1990
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...