Mostrando entradas con la etiqueta Universidad de Oviedo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Universidad de Oviedo. Mostrar todas las entradas

11 septiembre 2015

CONGRESO SOBRE MASONERIA EN GIJON , COMENTARIO.. Y PONENCIAS DIA 11


P1060319
Mesa Inaugural  Paco Erice, Daviz Ruiz, La concejala Braña, Ferrer Benimeli
.
Llegué tarde y no pude oír a Martínez de las Heras, a María Zozaya y menos aun a Eric Saunier, que para mi era el tema estrella de estas primeras exposiciones. Solo pude llegar al debate.

Luego, en la siguiente sesión solo puede oír a Leonardo Ruiz Sánchez (Masones y Comuneros)

El cierre a la mañana lo hicieron a modo de broche, dos cátedros de la Universidad de Oviedo, que pegaban en el acto como dos paquidermos (perdón por el calificativo) en una farmacia.

 Me refiero a David Ruiz, y Francisco Erice, ambos de en la cátedra de  Contemporánea, Universidad en Oviedo, pero tan distantes de lo masónico, como denotados marxistas..., no se puedo ver más y mejor la distancia de ambos con la sociabilidad masónica, uno (Ruiz)  la sacó a relucir en base a un relato anécdoticos, tal vez el haber sido Director de Tesis de Yván Pozuelo en su trabajo  La masonería en Asturias 1931-1939, tesis más que flojita, por la cual se le regaló, a mi forma de ver un Cum Lauden, tribunal en el cual estaba tambien Juan Cruz y Ferrer Benimeli...


Creo  en base a esas y otras prebendas, hoy su Director (Daviz Ruiz)  ocupó el sillón de inauguración del Congreso del CEHME. O sea que miel sobre hojuelas ...todo eso me suena a puertas giratorias, corporativismo y complacencias varias  etc.



Y luego intervino  el cátedro Francisco Erice que cerró el acto de inauguración del Congreso del CEHME, ya se sabe dos por uno y  en el mismo paquete, el cual habló elocuentemente como es su costumbre , pero su temática fue la real gana, expuesto con sabiduría, con temas sobre sociabilidad, democracia, etc.... poro en cuya charleta no sacó ni un masón astur, ni nacional  a relucir.... ni siquiera al  troskista Loredo Aparicio.



El Congreso, del CEHME nos tenía otra sorpresa, al menos para mí, pues en la carpeta del Ponente había un libro de regalo para los ponentes , unos 150, pues es un libro Guía Histórica de la Masonería en Asturias,  escrito por Yván Pozuelo, del cual ya hablaré en Siglo XXI dentro de unos días, pues en el se encuentran alguna que otra sopresa...

Hoy como digo un día  intenso e interesante, con ponencias como  las de Flores Zavala, o la del l profesor Chato,  y el peloteo en el patio de butacas con López Casimiro, y  cerrando la terna los veteranos Torres, y Sarradella, cada uno con su temática, uno la inevitable Cuba y el otro el tema pontificio  y el reloj apretando los minutos para unos y siendo de lento para otros, en la mesa todavía no se han enterado de que existen cronómetros, para evitar las injusticias

Y como no con Ferrer Benimeli, en la sala activo y campechano , ah... y también en la prensa enmendando la plana al amanuense Yván Pozuelo Andrés, y sus explicaciones en EL Comercio de ayer,  como coordinador del Congreso del CEHME diciendo  en titulares que la »masonería ni era secreta ni discreta», 


Una torpeza más que ha servido para que se encendieran algunos ánimos y Ferrer Benimeli, hoy expusiera que prensa que  la Masonería es discreta,  aunque ambos dos parece que se les olvida que hay MASONERIAS

En todo caso, el acto se cerró con una puesta en escena en el salón de actos del Instituto Jovellanos, a modo de teatralización  de una Tenida Blanca, por parte de la Logia Rosario de Acuña

LAS PONENCIAS DIA 11 SON:
image
imageimage  image

24 abril 2013

MASONERIA EN ASTURIAS 1931-1939

Dicen que la historia es caprichosa, yo lo que creo que los  caprichosos son los historiadores, y apara comprobarlo no hay nada más que acudir al nuevo libro  que ha llevado adelante Iván Pozuelo Andrés , radicado en Gijón, y con plaza en un IES de la ciudad jovellanista, y que ha publicado su tesis  doctoral que se  titula MASONERIA EN ASTURIAS 1931-1939.

IMG

Uno tiene  claro a estas alturas que no es profeta en las propias tierras, y que casi nadie agradecerá la labor de divulgación de los temas masónicos que realizo, y por tanto cabe esperar cosas como las que el otro día contaba, de Hermanos Francmasones, y su labor de reescribir la historia para evitar ciertas citas autorales, pero lo que no podía pensar es  que eso pudiera suceder dentro de los ámbitos universitarios, aunque ya me habían avisado de que la estructura corporativista y servicial del sistema universitario da para mucho.

Este largo preámbulo viene  porque la citada tesis que he leído estos días “de cabo a rabo” y  he visto que  hay una ausencia total de citas de autores, ya no digo estudiosos como es mi caso, sino, de autores como Ernesto Burgos o Macrino Fernández u otros que han trabajado en temas tal vez desde otras ópticas que el doctorando toca en su libro y que están ausentes de las citas y la bibliografia,  digamos que yo me salvo por pelos con la cita de mi libro de Masonería en la Comarca de la Sidra, en la sección de bibliografía.

En cuanto a las Notas del citado libro no esperen encontrar  las hipotéticas citas autorales , porque tampoco, y es el capricho del historiador, en mi caso me he quedado fuera aún cuando el autor trata el tema ovetense y el GODF en Asturias, a cuyas cuestiones he dedicado un libro: La masonería ovetense  del siglo XIX. Una sociabilidad en acción, publicado por la Universidad de Oviedo; y   El Gran Oriente de Francia en Asturias. Las logias gijonesas 1850-20014) en Gijón.

No puedo negar, y dejo encima de la mesa mis cartas al descubierto, y es que entre  D. Iván Pozuelo y el que suscribe  no hay química alguna, y  ha habido más de un encontronazo, la verdad es que como historiador a mi particular juicio y  dadas las ponencias que ha publicado en el seno del CEHME, organismo al que pertenecemos los dos,  uno por derecho propio y el otro yo creo que  por el posibilismo universitario, dicho esto,  decir que  todas sus ponencia  me han parecido bastante flojas, y por eso no entiendo, o si lo entiendo y por eso digo lo que digo ante cuestiones como  que figuras brillantes como Sergio Collantes, con otra importante labor historicista  no esté en el CEHME, y sí lo esté el citado autor de la tesis referida. Pero al final es un tema del propio CEHME.

Estoy absolutamente convencido de que a veces uno asciende en la estructura para-universitaria no por sus méritos, sino por aquello de tener huevos en muchos nidos, y así  se forman las redes  universitarias si “ tú me llamas a mi … yo te llamo a tí…” yo  como tengo poco que perder, ya que no pertenezco a dicho cuerpo pues poco casamiento espero, y esas conveniencias se reflejan en el conjunto de notas que maneja el citado doctorando, pues a la mínima  saca mediante citas  a relucir trabajos de referenciados doctores, catedráticos, etc para dar solidez a su tesis, de este modo hablando de la masonería asturiana pueden verse  citas de catedráticos catalanes, andaluces, levantinos  y hasta de fenecidos historiadores franceses .. etc… pero muy pocas referencias a trabajos astures o hechas por gentes asturianas sobre temas en cuestión o referidas a temas asturianos.

Ya lo dije en alguna otra ocasión, y es que el mal de la historiografía masónica  española es el famoso  Archivo de Salamanca, del que todos hemos bebido, y está bien su utilización para estudiosos de medio pelo o amateur, como el que suscribe, pero debiera estar prohibido, y hasta  vetado para el personal universitario tras un primer emboscamiento, porque al final tenemos en muchas ocasiones una historiografía tan pegada a lo que dicen los archivos policiales, que las historiografias son puro relato de lo que allí existe, que es lo que se substancia de esta tesis sucede, en donde hay alguna que otra pincelada historicista y poco trabajo  personal  de prospectiva como historiador, amén de un desconocimiento total del fenómeno masónico, más allá de la sala de Pasos Perdidos. 

Por tanto decir que estamos ante una tesis que no aporta nada que no hayamos leído antes o después en los archivos de Salamanca, al menos no aporta nada a lo ya escrito e investigado, que es verdad que estaba desperdigado. Pero esa labor de conjuntar cosas  no creo que  deba servir para  obtener el birrete de Doctor.

Yo que soy un estudioso del tema y que he recopilado cientos de expedientes, me he encontrado con que la citada tesis no me ha aportado NADA, no me ha sorprendido absolutamente NADA .. no me ha suscitado algún punto de partida nuevo…o incluso hasta quitando alguna cuestión en concreto sobre la que debatir como la de la Escuela Neutra  y la masonería…lo que se desprende tras una intensa lectura de archivos y papeles… al menos para estudiosos es que la tesis aporta muy  poca cosa.

Que nos dice la tesis doctoral de IVAN POZUELO ANDRES..?

ARRANCANDO EN 1931…?
No acabo de entender porqué se empieza una tesis doctoral en 193, y  que concluye en 1939, cuando al primer vistazo sobre los papeles del Archivo de Salamanca y otras historiografías de otros lares, ya dan como como análisis preliminar que la masonería en en esos momentos tras un alza en 1931 entra en declive, en todos los sentidos por tanto no está aportando nada nuevo que ya no prefiguren los acontecimientos.

Empezar la tesis por esa época, es para mi entender empezar la casa por el tejado, pues poco podemos entender lo que sucede en esa citada época, sino entendemos ese nacimiento y desarrollo desde 1911 hasta 1931, época esplendorosa que no  se trata en profundidad  aunque para sustentar todo el desarrollo de 1931- a 1939 se utiliza a modo de apoyatura contextual, comiéndose buena parte de  la tesis,  el tempo anterior haciendo hincapié en  figuras como Alberto de Lera,  pero dejando de lado  otros contextos, donde el autor tal vez por incapacidad de manejo de la tesis, tiene que recurrir a dedicar a Oliveros un capitulo para explicar ese período que se ha saltado.

Y es que es para mi es  capital empezar por los cimientos, por un lado porque María Victoria Hidalgo ya había explicado el siglo XIX,en tus tesis, muy  pegada también a los “papeles” de Salamanca y de la Biblioteca Nacional de Paris, pero expuestos con una claridad importante.

Por mi parte  desde la vertiente de “historiador amateur” he ido rellenando huecos con distintos libros y trabajos que se van publicando en este mismo blog y en libros , pero aún quedan muchos huecos de la masonería del primer tercio del siglo XX, que es como se estudia y se sistematiza la época (1º tercio Siglo XX). Que por cierto en el contenedor BIBLIOTECA del BLOG se puede bajar todo lo publicado  en PDF.

Y creo que en vez de haber bosquejado una parte de esa época, hubiera sido importante definir el arranque del proyecto masónico asturiano  1911 y como  este parte de una cuestión  autónoma traída por gentes de “fuera” pasó a una alta participación reformista con el paso del tiempo.

Habría que haber analizado en profundidad como se fueron re-elaborando las tesis reformistas en el seno de las logias, más allá de como nos dice el doctorando Ivan Pozuelo, de ser tratados  "algunos temas durante los cigarrillos de pasos perdidos”. Es claro que falta documentación pero ahi está  el trabajo del historiador, si en el interior de las logias astures de aquella época eran laboratorios de ideas reformistas, o en cambio era el marchamo melquiadista el que solapaba otras posibles derivas.

No sabemos si hubo movimientos "rebeldes" frente al establiment reformista instalado en  las logias, o ¿Cuantos masones estaban en los listados del Partido Reformista? o si dentro de este partido se debatió el tema masónico...?

Está claro que D. Iván desconoce los funcionamientos de las logias, y se apega mucho a las directrices de sus mentores de tener una visión un tanto “regular” del trabajo masónico, de tal modo que parece a su juicio que los masones sean incapaces de tratar en trabajo de logia los temas políticos y religiosos, e incluso desde visiones partidistas. Piensa el doctorando que los trabajos de tenida deben ser por naturaleza de  orden místico-espiritual nada más… pero  ara tener esto claro se necesita más tiempo que visitar el archivo de Salamanca  y leer a los cátedros del CHEME; necesita entender que es la masonería más allá de la contextualidad conceptual de trabajos bianuales.

En 1931 Qué hicieron los Masones…
Por otro lado se centra la tesis como punto de arranque  en 1931 y pese a su trabajo introductorio,  decir que nos quedamos sin saber la postura oficial y oficialista, y el propio quehacer  tanto que  masones, y también como profanos insertados en la sociedad, como ciudadanos o como militantes políticos en las diferentes localidades  con respecto a la proclamación de la II República.

¿Qué pasos hubo…?, qué pronunciamientos? , que movimientos hubo y quien se posicionó en favor de la República, y quien ya de aquella tiraba para atrás… ?  ¿Quien escribió y guardó la pluma?  Por  tanto olvida y obvia a personajes  masones como el Chova en las Cuencas, o Maldonado en Tineo,  y  en este sentido,  obvia  igualmente el tesinando, el papel de José María López Fombona en el Ayuntamiento de Gijón,  y  cuestiones como quién era   1931 el nuevo gobernador en aquellos momentos…,?  Pues precisamente Tedomiro Menéndez…

Se olvida que como testigos de esa transición hacia la República  estaban Alberto de Lera y López del Villar,  debiendo haber expuesto que serán también los masones, como otros muchos, quienes estaban presentes en la trasmisión de poderes el 22 de febrero 1936 en cuyo acto había 4 masones: Luis Laredo Vega, Moreno Mateo y Ángel Menéndez, y José Fernández Díaz.

Está claro que el tesinando y flamante Doctor por la Universidad de Oviedo, no ha ni consultados los fondos gijoneses sobre dicha época, más allá de acercarse a por los Reglamentos del GOE  sitos en el fondo “Patac” como apoyatura de la explicación que hace sobre el funcionamiento de las logias y la Gran Logia Regional del Noroeste.

No parece haber consultado tampoco  mi trabajo publicado como premio IES Rosario de Acuña de Aproximación a la masonería del Siglo XX, Ayuntamiento de Gijón, ni otras publicaciones  como los de Luismi Piñera, insustituible autor para explicar las acciones políticas y sociales en Gijón, lo cual es esencial para entender  el desarrollo de la  masonería asturiana, ni siquiera ha debido consultar por urticaria corporativa las ponencias que presenté en el CHEME sobre José Maldonado y su quehacer en  1931 en Tineo, al menos nos las cita...aunque habría que rastrear otros usos y lecturas.

ESCUELA NEUTRA , un PROYECTO NO MASONICO?
Se fija  el Iván Pozuelo en un  momento dado sobre la Escuela Neutra y nos viene a decir que tal proyecto no fue masónico,  sino que a él acude la masonería muy tarde…. no parece haber leído las actas de   las Sociedad de Amigos de la Enseñanza, ni parece haber visto en el archivo de Salamanca los talonarios de capitación que hacían los masones para la Escuela Neutra, ni las composiciones y sus membresías  en las juntas directivas.

No parece ni haber leído los textos de quien se ha dedicado con profundidad al tema de la Escuela Neutra  como es Macrino Fernández Riera La Escuela Neutra Graduada de Gijón, Ediciones KRK;  o los trabajos de Consuelo Taurá,  aunque ha estado más interesado en buscar vagas referencias en los trabajos de mi amigo y profesor Alberto Valín y las realidades masónicas gallegas, lo cual ha desdibujado tanto lo expuesto por Valín como el proyecto astur de una educación distinta, que al final no se sabe si se quiere hablar de la Escuela Neutra o darle jabón al profesor Valín.

Tal vez viendo  quién encabezaba  la Comisión  que  realiza las gestiones de instalación  de la Escuela Neutra , y habiendo cruzado nombres y menbresías se hubiera llevado alguna  sorpresa, en cuanto a militancias y membresías y persecución de objetivos, tal vez debiera haber profundizado en las figuras de los profesores visitantes  en ese momento en Gijón, y que tomaron los primeros acuerdos  en consenso como fue la presencia del profesor  Emilio Amo,  que curiosamente era masón… y que casualmente estaba en la ciudad, y que conformará parte de esa comisión gestora junto con Licino Alonso…

Podría seguir desgranando el tema  e ir desmotando al señor tesinando D. Iván Pozuelo, su idea sobre la propiedad del proyecto, su éxito y fracaso, pero es desarmar una buena lectura que les aconsejo realizar y me refiero poder leer el libro de Marcrino, y la Escuela Neutra. Por otro lado no me extrañaría nada que D. Ivan desconozca   las referencias del profesor Rúa sobre la Escuela Neutra,  en la que fue alumno; igual mereciera la pena que lo escuchase o leyese.

OCTUBRE DEL 34 Y TURON
Tenía la vaga esperanza de que la tesis abordara en profundidad el tema de la Revolución de Octubre de 34 asturiano y la masonería , pero creo que el tesinando se ha ido por la ramas, y se perdió en ellas. 

Tenía la esperanza que al ser su Director de Tesis el cátedro David Ruiz, con reputada  experiencia en Octubre del 34,  pues hubiera en el trabajo  enfoques nuevos a la hora de abordar este capítulo, pero toda esa esperanza ha sido en vano.

Dicho esto,  repetir  que uno es un “autodidacta” en esto de la historia y es de justicia reconocerlo, y por tanto sigo los pasos de quien creo que son referentes en estas temáticas sin escoramientos, no como aquel otro profesor riojano que me decía que no reseñaba mis libros de introducción a los viejos rituales masónicos porque no eran historia, no caeré en barrabasada de tal naturaleza, pero creo que para desarrollar algo primero hay que exponerlo, y con el tema del 34 en Asturias, el “flamante doctor de la Universidad de Oviedo  se queda en el bosquejo de las anécdotas.

Y así salpica su relato archivístico  como el manido tema del encuentro de López Ochoa y Belarmino Tomás..y las posibles membresias masónicas, a los cual adjunta tres cositas más.

No nos cuenta que pasó en Turón con la masonería, nos nos da cuenta del cuadro lógico del taller que funcionaba en Turón, no sabemos  quienes componían el triángulo, es más su ignorancia llega a tal punto que reseña en la parte sucinta de biografías de masones, con unas frases tomadas del archivo franquista a un determinado masón y poco más, y no nos lo sitúa en el centro mismo  del Comité de Turón, y como un importante exponente de lo que allí sucedió….

Apenas si sabemos que pasó con el resto de masones asturianos o en Asturias, si fueron detenidos  durante la revuelta;  y por supuesto no parece que D. Ivan Pozuelo  tenga muy claro el papel de la ADO;  (Asociación de Ayuda a las victimas de Octubre del 34) cuyas actas y cartas son interesantes para conocer la seudo implicación masónica, que había detrás, ya que algunos abogados eran notables masones, y nada se nos dice sobre la cuestión de cuando  estos  acudieron a abogados ex-masones, o cercanos a la las logias asturianas pidiendo ayuda para las defensas de los detenidos en el 34, y como algunos se limpiaron las manos.. tampoco nos aclara la relación de la ADO y la masonería astur…

Creo que una tesis sobre un asunto como este debiera haber sido atrevida, y plantear el tema de Turón como  un exponente y un escarmiento, tema había..,  y materiales también los hay, tanto el que suscribe, como Ernesto Burgos hemos trabajado sobre ello, y me resisto a poblar este post de auto-referencias, porque cualquiera que tenga interés solo tiene que ir al buscador de este blog y poner la palabra que le interese y le saldrán materiales para la lectura y contrastación.


Al tema de  Turón se le han dedicado algunas horas  y no será bueno todo lo que existe, y aún queda mucho tema, pero lo que se ha hecho en esta tesis es un puro bosquejo que encaja mal en casi todo el contexto.

Por lo demás lo citado, su Director de Tesis fue David Ruiz un experto en Octubre del 34 que no debió ni mirarse la tesis, y si me apuran ni la bibliografía manejada, en general tengo más bibliografía en mi casa sobre  el tema del 34  que los manejado por D. Ivan Pozuelo que  deja ver algunas carencias de consulta  bibliografica, como el libro de Palomo sobre Mallada,  o las de Macrino  Fernández, por no hablar de la abundante e interesante bibliografía sobre Asturias y el 34.

REPRESION y FINAL y BIOGRAFIAS
Más de lo mismo, mal contado y con anécdotas de aquí y de allá, obviando los preparativos que hubo previos, y que yo mismo conté en el libro sobre los masones de la Comarca de la Sidra, y la figura de David Fresno que se marcha a Francia, enviado por las logias y sus contactos con el GODF y las diatribas que hubo en el seno del GODF y la cuestión española, de la Guerra y la Masonería, David Fresno fue enviado  para preparar la llegada de los hermanos masones y familiares evacuados, y esa es otra historia.

Apenas si nos cuenta o relata como se fragua esa represión y quien la desata, y porque no fue tan fuerte o dura, bien porque las checas falangistas no estaban a pleno rendimiento o porque la presencia del ejercito  frenó el tema de la represión ... poco  sabemos acerca  del papel jugó el ejercito … tenemos bosquejos de destierros,  y apenas si el tesinando va más allá de lo que le dan los archivos .. por  tanto no sabemos los represalia por uno  y otro  bando  sobre los masones incluso con muerte.. y el papel que jugaron otros masones 

Por no consultar, creo que  no ha ni consultado los trabajos de Laruelo sobre la Represión de Asturias y la Causa General, (Ferrol) y por supuesto no ha consultado los sumarios de esa causa en Ferrol que aportan mucha más documentación y datos  sobre todo le hubieran servido para aumentar los datos  a las biografías que ha aportado, o al menos si hubiera consultado mi libro podría haber aumentado algún dato más. 

Creo que debiera creo que haber aportado las sentencias de unos y otros, y por cierto  nos quedamos sin saber que pasó con los locales de la GLNE...  que pasó con el piso de Rogelio García de la Calle Los Moros, donde estaban las sillas que hoy están en Salamanca, y así todo un buen montón de cosas.. por ejemplo cúal fue la guerra soterrada que hubo con relación alo  que se requisó en Asturias y las acusaciones mutuas entre poderes del estado y entre servicios policiales…

Por tanto no voy a incidir más en el tema, porque cualquiera que lea habitualmente este blog y luego lea la tesis, llegará a la conclusión que he llegado yo, que poca alforja para tanto viaje, digamos una vez más que no hay  una visión nueva, ni una directriz de nuevo cuño, toca a los personajes y los deja a medias como a Loredo Aparicio, a José  Maldonado, que fueron partes importantes en su quehacer masónico y político  y en algunos de los sucesos que acontecieron, cuestiones que además ya han  sido tratados en otros artículos y por otros autores.

Ya para acabar decir que el D. Ivan Pozuelo en su tesis incurre en una equivocación, aunque cualquier buen escribano echa un borrón, y es que que confunde a Pepín Rodríguez , hijo de Antonio Florencio Rodríguez Rodríguez fundador del Banco Gijón con José María Rodríguez de Buspolín (Cabranes), (Gran Maestre del GOE)y  que en Asturias digamos fue todo un desconocido, primero porque fue un indiano que  regresó a su tierra y que pronto desarrolló su vida en  Madrid;  y que como yo advertía en mi libro sobre los Masones de la Comarca de la Sidra, había que tener  con esta cuestión cierto cuidado pues otros historiadores habían confundido a ambos personajes.

La conclusión general que saco, es que dicha tesis a mí como estudioso del tema masónico  no me ha aportado nada que no supiera.

Es cierto que mi opinión  no es válida ni universal  pues me dedico a lo mismo que Don Iván Pozuelo desde la vertiente e lector y estudioso, pero tambien me ha interesado el republicanismo y decir que por ejemplo los trabajos de Sergio Sánchez Collantes, siempre me han parecido interesantes y sugeridores, y siempre afilando el lápiz de la introspección histórica, en cambio esta tesis sobre la Masonería del 1931-1936 se ha pegado como una lapa  a los archivos, no haciendo ni siquiera una buena traslación, sino un mix extraño,  que a mi personalmente, que  tenía muchas ganas de leerla, me ha dejado un poco aflanado, porque siento decirlo pero el tribunal no sé lo que ha encontrado de interesante, más allá de sacar eso sí una historia que estaba contada a medias, aunque los bosquejos que ha sacado tampoco resuelven,

Decir que un libro como el Dolores Gómez Molleda  "La masonería en la crisis española del siglo XX", me ha dado más informaciones que toda la tesis de Ivan Pozuelo

Y estoy convencido que la nómina biografica de masones al final del libro nos ha aportado es escasa, teniendo en cuenta que los masones astures quemaron sus últimos archivos, por lo que igual hay que rebuscar más cuadros lógicos en otras logias de otras latitudes geográficas para ver que masones había en Asturias, y contrastar  que  masones tuvieron su quehacer en Asturias, y cuales trabajaban en otras logias fuera de la región y estaban en Asturias.. tal vez todo eso  cambiaría algunas consideraciones.

Pero es lo que hay, el tribunal de la tesis sabrá los valores de lo expuesto y escrito, que supongo que será más abultada y dejará mi opinión por lo suelos, pues capacitados los creo a la hora de juzgar y conceder el doctorado  al menos  están para ello; a mi solo  me queda decir que al menos la tesis sirve como divulgación,  y va cerrando el tema de la historiografía masónica asturiana de la cual, por mi parte me voy desprendiendo, porque para no pegarmee a los archivos policiales de Salamanca hay que desplegar mucho trabajo y dedicación y entender de muchas otras cosas, y a uno le falta un poco de todas esas capacidades...

En todo caso recomiendo comprar el libro , primero para ver que todo lo que se cuenta en este blog tiene cierto respaldo a a partir de lo que se dice desde el ámbito universitario y encima  bendecido por la "Universidad,  y segundo quienes no tenían ni idea de la historia masónica y no leían este blog  ahora tendrán una mayor imagen y conocimiento  de la  masonería en Asturias a través de esta tesis, que ya un reseñador en e suplemento de Cultura del diario La Nueva España, no advertía de algunas cuestiones de este estilo
He dicho

Víctor Guerra.

04 abril 2013

Dos nuevos libros sobre la masonería en Asturias

Estos días estamos de celebración, por un lado el editor de este blog ha reeditado un viejo texto de Pedro González Blanco del que ya se ha hecho eco este blog, y ahora es el Diario La Nueva España, la que reseña en su suplemento CULTURA, la citada obra con este texto:

 LA MASONERIA image

El libro “La Masonería” se abre con un estudio preliminar de Víctor Guerra, que introduce al autor, la obra y el contexto histórico, y en que analiza este libro editado en 1934 y escrito por un asturiano natural de Luanco: Pedro González Blanco, miembro de una saga familiar de traductores y narradores como Andrés y Edmundo González Blanco.

El periplo vivencial de Pedro González Blanco por las «Américas» incardinado en las andanzas de Carranza o Pancho Villa ya constituyen toda una experiencia novelística, aunque lo que en dicho texto expone Pedro González Blanco en La Masonería es una visión de un Maestro Masón que en apenas tres años dirige tras la II República una de las más prestigiosas revistas masónicas: Latomia, y desde esa experiencia que dejó como herencia cuatro voluminosos tomos, se lanzó a escribir este opúsculo con la intención descorrer los velados tópicos sobre la masonería, tocando temas tan actuales hoy en día como la expulsión de los Jesuitas y el duque de Alba, los trabajos de Fray Benito Feijoo sobre los Muratores, o los propios orígenes de la masonería, o si ésta añeja sociabilidad puede ser considerada como una Sociedad Secreta

FICHA DEL LIBRO

Título: Cuadernos de cultura    Subtítulo: La Masonería
Autor: Pedro González-Blanco     Estudio preliminar: Víctor Guerra
Colección: Serie Azul (Textos históricos y clásicos)
1ª edición, enero 2013
ISBN (edición impresa): 978-84-94095-00-9   ISBN (edición digital): 978-84-94095-01-6
Depósito Legal: AS-03995-2012
Tamaño: 210 x 140 mm   Páginas: 118
PVP: 11 euros 

LA MASONERIA EN ASTURIAS (1931-1939)

la-masoneria-en-Asturias

El otro texto sobre masonería  LA MASONERIA  EN ASTURIAS 1931-1939 que ha merecido la reseña del escritor y ensayista Julio Antonio Vaquero Iglesias, ha dio la tesis doctoral de Iván Pozuelo Andrés, que  aún no he podido leer , pese a ser Don Iván miembro del CEHME y residir en Asturias, pero digamos que nuestros aconteceres en la cuestión masónica e incluso en la visión sobre la masonería, espero con impaciencia la llegada de dicho libro, para su oportuna reseña, pero ya adelanto que con D. Iván Pozuelo ya he tenido alguna controversia dialéctica sobre sus exposiciones historiográficas masónicas.

En todo caso ya la dirección de la tesis, sin menoscabar el talento de su director, David Ruiz, significado historiador de las ideas marxistas, ya me pone un poco en “jaque” y conociendo al autor, pues digamos que estoy sobre ascuas y más teniendo en cuenta algunas otras afirmaciones del reseñador del texto que les dejo a continuación:
Lesa dejo en espera de la llegada de dicho libro con la reseña comentada

Una masonería liberal y conciliadora

El historiador Iván Pozuelo Andrés traza en un estudio el perfil de los masones asturianos durante la II República

01.04.2013 | 09:10   Una masonería liberal y conciliadora

Las referencias históricas a la masonería han venido adoleciendo de modo recurrente de dos sesgos ideológicos. O bien se ha tendido a interpretar su actuación desde las propias posiciones de la institución con un enfoque parcialmente positivo. O al contrario, desde las visiones antimasónicas de la derecha tradicional y conservadora, se ha dado y construido sobre ella una verdadera leyenda negra haciéndola responsable decisiva de casi todos los episodios históricos de los que la derecha abomina. Por ello, la visión historiográfica académica que ha ido desarrollándose en los últimos tiempos sobre la organización masónica ha tenido, sin duda, que combatir las mixtificaciones que han originado una u otra de esas visiones y tratar de ofrecernos una explicación objetiva y desmitificada sobre su actuación y significado históricos.

Es en ese contexto historiográfico académico en el que hay colocar este libro de Iván Pozuelo Andrés, licenciado en Historia por la Universidad de la Sorbona-París I, La masonería en Asturias (1931-1939), publicado por el Servicio de Publicaciones de nuestra Universidad. Obra que ha tenido como origen su tesis doctoral presentada en la Universidad de Oviedo y dirigida por el profesor David Ruiz.

Nuestro flamante doctor trata de desvelar en el libro la actuación de la sociedad masónica en Asturias en los años treinta del pasado siglo precisamente cuando se desarrollaron dos momentos históricos sobre los que las interpretaciones sesgadas mencionadas insistieron ya en el momento de producirse y posteriormente. Me refiero, claro es: a la etapa propiamente republicana, con su momento de máxima tensión: la revolución de 1934, y a la Guerra Civil.

A través principalmente del método de la prosopografía -esto es, de la reconstrucción de biografías de los masones asturianos-, Pozuelo ha analizado su actuación política en esas dos etapas, así como su sociología y sociabilidad: organizaciones, número, ideología política, y la represión política que padecieron tras el fracaso del movimiento insurreccional de 1934 y la derrota en la Guerra Civil. Y ha llegado así a unas conclusiones que echan por tierra las interpretaciones sesgadas que sobre la actuación de la sociedad masónica en Asturias propalaron tanto los ideólogos de la derecha ya en el momento de los hechos y durante la etapa franquista como las que posteriormente en sentido positivo propaló la propia masonería.

La masonería asturiana del siglo XX supone una discontinuidad en relación con el inicio de la Orden en nuestra región en la segunda mitad del siglo XIX. Fue, sobre todo, el resultado de un nuevo proceso de implantación de la institución y difusión en Asturias en 1911, 17 años después del final de la última logia de la masonería asturiana surgida en el siglo anterior. En esa nueva fase su despegue se produjo en la etapa de la Dictadura de Primo de Rivera y su centro siguió siendo la ciudad de Gijón, donde siempre destacó la logia Jovellanos. Y sus miembros estuvieron políticamente vinculados en su mayoría al Partido Reformista de Melquíades Álvarez, siendo su principal dirigente hasta su fallecimiento en 1932, Alberto de Lera, que llegó a ser Gran Maestre de la Gran Logia Regional del Noroeste.

En 1931, la masonería asturiana contaba con 198 afiliados, 90 de ellas miembros de la logia Jovellanos de Gijón. Tras la muerte de De Lera, la mayoría abandonaron el reformismo melquiadista en que habían militado y se integraron mayoritariamente en el recién creado Partido Radical-Socialista. Y otros en menor número se afiliaron en los partidos republicanos de derecha y centro e, incluso, hubo entre ellos, rizando el rizo de la contradicción ideológica, algún líder del movimiento obrero asturiano como el socialista Teodomiro Menéndez y el anarquista Eleuterio Quintanilla. La extracción social dominante de los masones asturianos procedió dominantemente de la mediana y pequeña burguesía. Y su número descendió a lo largo del período republicano debido, en parte, a la represión a que fueron sometidos después de la Revolución de Octubre.

Contra las interpretaciones mitificadoras que hemos mencionado o la que mantuvo el dirigente socialista Amaro del Rosal acerca de que los masones fueron los responsables de la derrota obrera en la insurrección de Octubre, el autor constata que la masonería a nivel institucional no participó decisivamente ni en la llegada del régimen republicano, ni en la Revolución de Octubre, ni en el Frente Popular ni tuvo una intervención relevante en el curso de la Guerra Civil en Asturias, aunque particularmente y, con las ideas masónicas amueblando su cabeza, muchos de ellos sí tuvieron una destacada actuación en todos esos acontecimientos, Y, además, muchos aspectos de aquellos acontecimientos influyeron de diversas maneras y de modo decisivo en la propia masonería asturiana, como hemos señalado, por ejemplo con la represión que padecieron, resultado de la percepción no objetiva que los actores del momento tuvieron de la intervención de la masonería.

Sin duda, y más allá de ciertos defectos de la estructura del contenido y errores de forma que pueden dificultar y hacer más trabajosa su lectura, la principal virtud de este libro es que cubre, desde luego, un casi vacío en la historiografía de Asturias.

Y, sin duda, la conclusión final a la que llega el autor tras su análisis acerca de la función histórica de la institución masónica asturiana y española de aquellos tiempos nos parece en cierto modo aceptable. La masonería, de inspiración liberal y reformista, trató de difundir y practicar una actitud conciliadora de clases que, en resumidas cuentas, no conducía sino al afianzamiento y legitimación del sistema liberal capitalista. Actitud conciliadora que, por cierto, no la libró de ser objeto de la implacable represión franquista.

Julio Antonio Vaquero Iglesias

FICHA DEL LIBRO
LA MASONERÍA EN ASTURIAS, 1931-1939  de POZUELO ANDRÉS, YVÁNEDITORIAL  Universidad de Oviedo. Servicio de PublicacionesMATERIA  Francmasonería y sociedades secretas |Historia social y cultural | Asturias, Principado deNº PÁGINAS  332ISBN  978-84-8317-954-3    EAN  9788483179543FECHA PUBLICACIÓN  01-01-2013













07 octubre 2007

MASONERIA Y UNIVERSIDAD DE OVIEDO



Ahora que la Universidad de Oviedo está en la celebración de aniversarios tan longevos como prolíficos no está de más traer a colación la relación, si se quiere tangencial, de la Universidad de Oviedo y la Masonería.

No es que haya sido una relación de amor y odio, o que los hiramistas sentaran cátedra en la Universidad de Oviedo, pero sí que hubo una relación intensa no tanto entre los cátedros, que alguno hubo como veremos, sino que buena parte de los krausistas de la epóca , y más aquellos que conformaron la rama del Derecho en sus distintas disciplinas y asignaturas sí que formaron una buen caterva de masones los cuales guardan buen recuerdo de ellos (Aranburu, Posada, Altamira) y es más, algunos cuando se leen sus autobiografías y trabajos, despiden esa esencia del hiramismo, tal vez porque Masonería y krausismo en España , estuvieron tan unidos filosofía y concepto, que casi suena lo uno como lo otro.

Y esta relación de cátedros con la masonería, llegó a tal punto que a falta de documentos que confirmaran la membresía de algunos se llegó hasta tal punto que algún historiador a trabajado ese perfil paramasónico de algunos de los krausistas de la época, no tanto porque se hayan encontrado documentaciones de pertenencias, sino porque es tanta la semejanza en los planteamientos que se les ha estudiado bajo esa óptica como ha sido el caso del profesor Altamira.

Tanto es así, que para mi propio coleto tengo la idea personal de que el periplo americanista de Rafael Altamira, estuvo sustentado en base a relaciones masónicas, o que la menos están jugaron un papel importante.

Sobre mi mesilla de trabajo, están desde hace tiempo los trabajos del profesor Melón Fernández sobre “El viaje a América del Profesor Altamira”, y como no, una vieja edición d MI viaje a América, (libro de documentos) e Rafael Altamira. de 1911, con la intención de rastrear esa idea personal de la relación de la masonería y el periplo americanista de Altamira.

Lo cierto es que se amontonan por la casa libros casi concluidos, a falta de correcciones, trabajos medio empezados y atascados por falta de un viaje a Salamanca o Francia, sin dejar de citar las y mil y un lecturas que tengo pendientes, como para poder emprender ahora un trabajo sobre Masonería y la Universidad de Oviedo, pero juro que hay material, tal vez tangencia, pero lo hay; a modo de ejemplo la presencia de Melquíades Álvarez, de Tedomoiro Menéndez, y tanto otros que ya Viky Hidalgo soslayó, solo hay que cruzar nombres y relacionarlos con la Universidad: bances, Argüelles Piedra. Fernández de la Llana; Pérez de Ayala….

Y llegados al caso está la figura de D. Fermín Canella ha sido un hito importante en la historia asturiana, la cual ha sido estudiada con cierta profundidad por díscolos historiadores y catedráticos desde diversos ángulos y disciplinas, quedando en el más oscuro silencio y olvido la figura de Fermín Canella como uno de los padres de la masonería asturiana, es una de las cuestiones menos estudiada, y no es que quiera ver la mano de la masonería en todos los rincones de la historia; pero si uno profundiza en las partes oscuras de la historia, y la de la propia de la masonería asturiana de finales del siglo XIX, uno puede encontrase por poner un ejemplo con dos personajes capitales; Juan González Ríos, lagarero y abogado maliayés con residencia en Oviedo, y a Fermín Canella, cátedro y Rector de la Universidad de Oviedo, ambos miembros de las logias Nueva Luz y Luz Ovetense en las que se encuentran entre 1877 y 1881..

Los dos desde sus respectivas peculiaridades trayectorias personales constituyen los pilares básicos de la masonería en Asturias: Juan González Río por su predicamento entre los masones asturianos que llegan a poner en su memoria su nombre a una de las logias que operaron en Oviedo en el último tercio del siglo XIX, La logia Juan González Ríos que tiene una corta pero intensa visa social y política en los finales de 1.800; El abogado y miembro de la Junta del Principado Juan Ríos como expresa el epitafio del Cementerio Civil de San Salvador de Oviedo, muere en la capital ovetense y su entierro es rememorado por Clarín en su mítica “Regenta “ cuando describe el entierro de D. Santos de Barinaga.

Fermín Canella, con independencia de su estadía dentro de los talleres masónicos ovetenses, su proyección es en cierto modo trascendental, tanto por los proyectos que emprende con conocidos francmasones como Braulio Vigón, con su Academia Asturianista “La Quintana”; muy influenciada por la tesis que dan vida a la Institución de Libre Enseñanza; es de tener en cuenta su amistad con Cesar Argüelles Piedra cuya pluralidad formativa le lleva a fundar en la escolástica ciudad ovetense varias publicaciones de fuerte tendencia republicana y en cuyos ideales también le acompaña otro francamsón de origen salmantino y con residencia en Oviedo y amigo personal de D. Fermin Canella: José Alarcón Jimeno, y así se podría citar como compañeros de asiento en los bancos del taller masónico del cátedro a: Froilán Arias Cabajal o Inocencio Sela Sampil Victor Fedez. Felgueroso pertenecientes a la progresista clase industrial, Rafael Calzada o Benigno Bances, notario uno y abogado el otro a los médicos Carlos Luis Montoto, a Rafael Pumares, y a otros muchos, algunos tienen placa y sitial en el callejero ovetense...

Pero la mano de Fermín Canella, también se ve tras la figura de Rafael Altamira, ya tratado en diversos estudios como prototipo de perfil seudo-masónico, parece claro que Rafael no era masón, pero su periplo hispanoamericano tiene todas las connotaciones de ser un viaje diseñado y realizado desde los parámetros y objetivos de hermandad y fraternidad de las instituciones masónicas, este es un capítulo que está por estudiar, el periplo iberoamericano de Rafael Altamira y su relación con conocidas instituciones universitarias y culturales americanas de clara filiación masónica y con las cuales a buen seguro D. Fermín Canella estaba en contacto..

Pero la proyección de Fermín Canella y su facultad de Derecho, no se queda en el siglo XIX, la podremos rastrear en las figuras que conformaron la masonería asturiana del siglo XX en cuyas aulas de claro matiz krausista,- recordar al hilo de estas notas, la relación y las piedras esenciales que Krausse aportó a la francmasonería y de las cuales bebió la Universidad de Oviedo y sus distintos catédros- y que trasmitieron a distinguidos alumnos como José Díaz Fernández autor de la novela: EL Blocao; a Cesáreo del Valle Junco fundador del Eco de Cabranes , Cesar Alvarez Cascos abogado luarqués , Manuel Rico Avello Diputado y Ministro que puso en marcha el Orfanato Minero de Mieres; José Maldonado último presidente de la República española en el exilio cuyos restos reposaban hasta no hace mucho tiempo en el cementerio de S. Salvador de Oviedo y que hoy han pasado a la soledad del cementerio del Espín en Grao.

Y así bajo la atenta mirada de Fermín Canella se formaron hombres como Augusto Barcia, Diputado y Gran Maestre del Gran Oriente Español, Angel Menéndez Súarez Secretario General de la Federación Agrícola Asturiana y algunos más que han conformado una buena pleyade de personajes de claro matiz progresista y de un innegable amor por una tierra como Asturias.

Valgan pues estas rápidas notas como reivindicación de la faceta de un hombre como Fermín Canella, que aún tiene para los asturianos, aún a pesar de su transcendencia como persona y como Rector de la Universidad de Oviedo, cuartos que se mantienen en el extraño reino del olvido, y cuya figura merece un sitial entre los masones asturianos del siglo XIX y XX, que conformaron una importante y a veces dolorosa parte de la historia de Asturias.

Víctor Guerra

20 mayo 2007

FERMIN CANELLA y LA MASONERÏA

F. Canella (1849-1924) y F. Aramburu (1848-1913)


He de agradecer a Ignacio Gracia Noriega, que a su ya larga estela de personajes de “Entrevistas con la historia” haya traído a un personaje como Fermín Canella.

Y es que D. Fermín Canella ha sido un hito importante en la historia asturiana, que ha sido estudiada con cierta profundidad por díscolos historiadores y catedráticos desde diversos ángulos y disciplinas, quedando en el más oscuro silencio y olvido la figura de Fermín Canella como uno de los fundadores de la masonería asturiana.


Es una de las cuestiones menos estudiada, y no es que quiera ver la mano de la masonería en todos los rincones de la historia; pero si uno profundiza en las partes oscuras de la historia asturian de finales del siglo XIX, es una de ellas, se encontrará con dos personajes capitales: Juan González Ríos, lagarero y abogado maliayés, con residencia en Oviedo, y a Fermín Canella, cátedro y Rector de la Universidad de Oviedo, ambos miembros de las logias Nueva Luz y Luz Ovetense, en cuyos talleres se les encuentra entre 1877 y 1881..

Los dos desde sus respectivas peculiaridades trayectorias personales constituyen los pilares básicos de la masonería en Asturias: Juan González Río por su predicamento entre los masones asturianos que llegan a poner en su memoria su nombre a una de las logias que operaron en Oviedo en el último tercio del siglo XIX, La logia Juan González Ríos que tiene una corta pero intensa visa social y política en los finales de 1.800; El abogado y miembro de la Junta del Principado, Juan Ríos, como expresa el epitafio del Cementerio Civil de San Salvador de Oviedo, muere en la capital ovetense y su entierro es rememorado por Clarín en su mítica “Regenta “ cuando describe el entierro de D. Santos de Barinaga.

Fermín Canella, con independencia de su estadía dentro de los talleres masónicos ovetenses.


Su proyección es en cierto modo trascendental, tanto por los proyectos que emprende con conocidos francmasones como Braulio Vigón, con su Academia Asturianista “La Quintana”; muy influenciada por la tesis que dan vida a la Institución de Libre Enseñanza; es de tener en cuenta su amistad con Cesar Argüelles Piedra cuya pluralidad formativa le lleva a fundar en la escolástica ciudad ovetense varias publicaciones de fuerte tendencia republicana y en cuyos ideales también le acompaña otro francamsón de origen salmantino y con residencia en Oviedo, y amigo personal de D. Fermin Canella: José Alarcón Jimeno,


Y así se podría citar como compañeros de asiento en los bancos del taller masónico del cátedro a: Froilán Arias Cabajal o Inocencio Sela Sampil Victor Fedez. Felgueroso pertenecientes a la progresista clase industrial; o Rafael Calzada o Benigno Bances, notario uno y abogado el otro, pasando por los médicos Carlos Luis Montoto, a Rafael Pumares, y a otros muchos, algunos tienen placa y sitial en el callejero ovetense...

Pero la mano de Fermín Canella, también se ve tras la figura de Rafael Altamira, ya tratado en diversos estudios como prototipo de perfil seudo-masónico, parece claro que Rafael no era masón, pero su periplo universitario por Hispanoamerica tiene todas las connotaciones de ser un viaje diseñado y realizado desde los parámetros y objetivos de hermandad y fraternidad de las instituciones masónicas,


Este es un capítulo que está por estudiar, el periplo iberoamericano de Rafael Altamira y su relación con conocidas instituciones universitarias y culturales americanas de clara filiación masónica y con las cuales a buen seguro D. Fermín Canella estaba en contacto..

Pero la proyección de Fermín Canella y su facultad de Derecho, no se queda en el siglo XIX, la podremos rastrear en las figuras que conformaron la masonería asturiana del siglo XX en cuyas aulas de claro matiz krausista,- recordar al hilo de estas notas, la relación y las piedras esenciales que Krausse aportó a la francmasonería y de las cuales bebió la Universidad de Oviedo y sus distintos catédros- y que trasmitieron a distinguidos alumnos como José Díaz Fernández autor de la novela: EL Blocao; a Cesáreo del Valle Junco, fundador del Eco de Cabranes , Cesar Alvarez Cascos abogado luarqués , Manuel Rico Avello, Diputado y Ministro que puso en marcha el Orfanato Minero de Mieres; José Maldonado último presidente de la II República Española en el exilio, cuyos restos reposaban hasta no hace mucho tiempo en el cementerio de S. Salvador de Oviedo y que hoy han pasado a la soledad del cementerio del Espín en Grao.

Bajo la atenta mirada de Fermín Canella se formaron hombres como Augusto Barcia, Diputado y Gran Maestre del Gran Oriente Español, Angel Menéndez Súarez Secretario General de la Federación Agrícola Asturiana y algunos más que han conformado una buena pleyade de personajes de claro matiz progresista y de un innegable amor por una tierra como Asturias.

Valgan pues estas rápidas notas como reivindicación de la faceta de un hombre como Fermín Canella, que se inició en la logia Luz Ovetense al que encontramos en 1877 bajo el simbólico de Campomanes, y que aún tiene para los asturianos, aún a pesar de su transcendencia como persona y como Rector de la Universidad de Oviedo, cuartos oscuros que se mantienen en el extraño reino del olvido, y cuya figura merece un sitial entre los masones asturianos del siglo XIX y XX, que conformaron una importante y a veces dolorosa parte de la historia de Asturias.

Victor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...