Mostrando entradas con la etiqueta Víctor Guerra. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Víctor Guerra. Mostrar todas las entradas

30 mayo 2017

LA MASONERIA EN AVILES. Siglo XIX (1)

P^laca Obelisco
Placa del Obelisco masónico en Las Meanas

Introducción.

Hace ya un tiempo, el periodista Fernando del Busto, en el periódico la Voz de Avilés, escribía un artículo sobre La Masonería resiste en Avilés.

Un artículo que trataba más bien, de la presencia de masones individuales en la Comarca avilesina, bien porque éstos fueran oriundos de esta, o porque se fueron asentando en este territorio por unos u otros motivos, evidentemente no se podía hablar de organismos masónicos en Avilés, puesto que no hay masonería orgánica en la Comarca de Avilés.

Pero no por ello Avilés y sus entornos aportan su correspondiente cuota de miembros a la masonería, pero digamos que los «secretos de pertenencia» y la discreción de algunos de los masones que residen o son oriundos de la zona, prefieren situarse en zona de penumbra, pese a los esfuerzos estructurales de las Obediencias masónicas por hacerse ver, pero pese a ese arranque y exposición, la losa del miedo, de los prejuicios, y algunas que circunstancias no son bien entendidas, y como de por medio está el derecho a la propia intimidad, pues al final todo ese conjunto hace que cuando se habla de masonería pues se vean más sombras que luz, para luego extrañarnos del imaginario colectivo que se ha creado con respecto a estas cuestiones de la presencia de masones en la sociedad, como es este caso de Avilés.

La Masonería en Asturias

La radiografías que hemos hecho con relación a la historiografía masónica asturiana, arroja unos perfiles muy definidos y diferenciadores sobre masones y masonerías, y más aún si hablamos de territorios y épocas, cuestiones que ya he tratado en algunos libros como La Masonería en el Oriente de Asturias.

La masonería en la región asturiana podemos datarla orgánicamente como presente en la región en la segunda mitad del siglo XIX, en concreto se fija un primer taller en Gijón con obreros y técnicos cualificados, relacionados con el vidrio y la loza, y con algunas presencias de miembros en Avilés. Este proyecto masónico de 1850 se viene abajo en apenas tres años por las presiones monárquicas y eclesiales, con lo cual terminará disolviéndose y sus jerarquías terminarán algunas de ellas en prisión en galeras, de las cuales se terminaran librando por la mediación del Gran Oriente de Francia y de su Gran Maestro el Príncipe Joaquim Murat.

Es una alarga historia que he contado en Las logias del Gran Oriente de Francia en Asturias (1850-2004).

A la región asturiana no volverá a renacer la Acacia hasta principios del último cuarto del siglo XIX, cuando los cambios políticos en el seno de la sociedad española que virará hacia un matizado progresismo permitan dicho retorno.

En ese momento (1871) tendremos una masonería que se irá nucleando en torno a las elites culturales e industriales y progresistas de la región, sin que ello signifique dejar de lado a una incipiente clase media compuesta por comerciantes y empleados que se reunirán bajo las columnas hirámicas, en general bajo el banderín de enganche de ese progresismo que van a encarnar los partidos políticos y organizaciones progresistas y republicanas, a las cuales unirán sus destino durante esos veinticinco últimos años del siglo XIX, las distintas organizaciones y logias que se va a implantando en Asturias.

Por otro lado, este incipiente desarrollo masónico asturiano de dicho último cuarto de siglo, podemos decir que tendrá una noción muy abierta en cuanto a la difusión e implantación del quehacer masónico en cuanto a lo territorial, y por tanto no será extraño ver florecer la Acacia, en territorios como Belmonte, Luarca, Navia, Bimenes, sin olvidar los dos grandes núcleos urbanos, que se constituyeron en verdaderos epicentros masónicos por excelencia, como fueron Gijón y Oviedo.

Sin embargo al observar ese reparto territorial, se observan algunas lagunas importantes, las cuales a dia de hoy no sabemos explicar, dado que por el ala Oriental astur, la presencia masónica concluye en Villaviciosa y Bimenes, y no entendemos la gran esterilidad que reúne en tono a los temas masónicos el Oriente astur, en cuyos territorios no se dio nunca, ni siquiera un intento de proyecto masónico, pese a las notables presencias de masones oriundos de esa zona como Manuel Cué, Argüelles el Divino, o el que fuera ministro en Puerto Rico Manuel Fernández Juncos, o el clan de Ribadesella de los Fernández Ruisanchez, y otros indianos.

Algo parecido pasó con las zonas mineras astures, aunque las circunstancias son distintas y se pueden vincular personajes de esas zonas en las logias ovetenses de la época, pero como digo las circunstancias sociales, territoriales y políticas son distintas, y este permite que se puedan aventurar hipótesis acerca de estas situaciones, pero nada más que especulaciones, pues no tenemos base documental, acerca de cómo con una masonería «abierta» a la expansión no traspasó determinadas barreras territoriales, aunque algunas claves podemos aventurar las cuales pueden venir de los desarrollos políticos –republicanos que se dieron en dichos territorios.

En general y como conclusiones del perfil de la masonería en Asturias entre 1871 y 1900, indicar que fue una masonería plural, con diverso tipo de Obediencias, ligadas en al progresismo y a los variados ideales republicanos, que su expansión vino a través de las elites sociales, industriales y comerciales, con una acción radial por buena parte del territorio, con referentes muy claros en cuanto a la proyección masónica, Juan Ríos en Oviedo, Álvarez Cascos en Luarca, Rafael Calzada en Navia. Etc.

El caso de Avilés en el Siglo XIX

En ese contexto, cuando abordamos el cuadro de implantaciones masónicas en Asturias en el siglo XIX, vemos que pese a la presencia de ciertas elites industriales reunidas en torno al puerto de Aviles y a los tinglados industriales que se desarrollaron en dicha zona , por lo general esa presencia masónica, se circunscribe únicamente a la ciudad, y a unos periodos muy concretos, y a través de unos determinados talleres.

A lo cual hay que sumar que nos tenemos gran información sobre dichos talleres, en concreto sobre los dos que se dieron entre 1879 y 1888, y sobre los que trabajó Victoria Hidalgo Nieto, que fue la gran pionera en el desarrollo historiográfico masónico en Asturias.

Dicha autora a la cual seguiré en su exposición y documentación, ya nos advierte «que la documentación es escasa, y que es casi que imposible rehacer su historia».

La Logia La Justicia (1879)

De esta logia se conoce su dato de fundación a través del Boletín Oficial del Gran Oriente Nacional de España del 30 de abril 1895, que recoge la noticia de que en Avilés fue fundada el 22 de enero de 1879.

La prueba de su área de influencia lo deja entrever la membresía que se reunía entorno a la logia en agosto de ese mismo años, cuya componente sociocultural era la siguiente: de los veintiuno miembros: siete eran industriales, cuatro empleados, tres abogados, dos comerciantes, un militar, un librero, un médico, un propietario y un vidriero. De entre todos ellos catorce residían en Avilés.

El aumento de miembros en la exponente clásica en aquellos momentos, ya que al año siguiente en 1880, ya contaba con treinta siete miembros, contando pues con 18 nuevas altas en apenas un año, y cuyas nuevas adquisiciones entraban en este clasificatorio: cuatro comerciantes, tres empelados, tres fabricantes. Etc..

Y aquí se acaba toda la historia de esta logia, de la cual ignoramos cual fue su desarrollo y su final, tal vez un trabajo prosopografico sobre su membresía pudiera arrojar algún dato más, pero en general esto es lo que nos aporta Victoria Hidalgo en su libro: La Masonería en Asturias en el siglo XIX (1985).

Tal vez un rastreo más meticuloso por otras fuentes masónicas, pudieran darnos algún datos más con relación a la logia, porque con respecto a los miembros sí que cruzando varios cuadros de miembros de otras logias, pues podemos ver su procedencia o su deriva una vez su logia abatió columnas.

Nombre/Apellidos
Nombre simbólico
Cargo en Logia
Fecha del cargo
Profesión
Año en logia
Arias Carbajal, Armando
Aranda


Propietario
1879
Arias Carbajal, Froilán
Jovellanos
Venerable
1879/1880
Abogado
1879/1880
Bango, Gregorio
Saavedra
1º Vigilante
1879/1880
Abogado
1879/1880
Baragaño, Dioniso
Porlier


Alférez Infanteria
1879/1880
Beze, Ernesto
Baynot


Aplanador
1880
Bock, Erneste
Voltaire


Vidriero
1880
Cuesta, Alejandro de la
Descartes
Tesorero y /MC
1879/1880
Comerciante
1879/1880
Cueto González, José
Argüelles


Propietario
1880
Chevenot, Agustín
Rousseau


Comerciante
1880
Duque, Anselmo
Lavoisier


Empelado Aduanas
1879/1880
Fernández, Armando
Calatrava


Ebanista
1880
Fernández, Rafael
Murillo
Arquitecto Revisor
1880
Industrial
1879/1880
Ferreros, Ramón
Arquímedes


Fabricante
1880
García, Indalecio
Vicente Paul
2º Vigilante
1879/1880
Librero
1879/1880
García Gonzalez, José
Castelar
Orador adjunto
1879
Industrial
1879/1880
García San Miguel, Eladio
Colón
2º Experto
1880
Abogado/Comerciante
1879/1880
García Somines, BenitoCarpintero1880
García Somines, David
Marx


Ingeniero mecánico
1880
García Somines, Galo
Belisario
Industrial
1879/1880
Girard, Juan Bautista
Enfantin


Aplanador
1880
González, Timancio
Padilla
Limosnero
1880
Industrial
1879/1880
González García, José
Garrido
G.Templo/ 1º Experto
1880
Industrial
1879/1880
González Llanos, Francisco
Campomanes


Estudiante
1880
Heres González, Agustín
Camoens
Hospitala/secretar
1879/1880
Industrial
1879/1880
Ibarra, Ramón
Cortés


Propietario
1880
Javaloy, Louis
Acuña


Empleado Aduanas
1879/1880
Lamboley, Louis
Petit


Empelado /vidrio
1880
Linares, José
Quevedo
Secretario
1879
Empleado/Aduanas
1879/1880
López Gutiérrez, Julián
Pelayo


Comerciante
1879
Martínez, Antonio
Morse


Empelado/Aduanas
1880
May, Juan
Urbino


Ebanista
1880
Plaza Castaños, José
Anaxagoras
Orador
1879/1880
Médico
1879/1880
Py, Joseph
Hugo


Aplanador
1880
Rodríguez Trabanco, Francisco
Cicerón


Comerciante
1880
Sicilia, Juan
Manzoni


Empleado
1879
Valle, Ángel del
Prim


Comerciante
1880
Vikel, Etienne
Fabricante
1880
Walter, Agustín
Thiers
M. Ceremonias
1880
Vidriero
1879/1880

Este es el listado que tenemos de los distintos miembros que se han registrado en esta logia, de la cual tenemos constancia de su existencia durante dos años (1879 y 1880).

Por otro lado los datos de quienes fueron sus oficiales, ya nos indican que a su vez fueron los impulsores de ese taller de Avilés, ya que como cabeza visible tenemos a Froilán Arias Carbajal, como Venerable los dos años, que se tienen registrados, pero no se tiene constancia de que estuviera en otras logias, o de donde podría provenir, en los mermados documentos que tenemos, solo hay tenemos constancia de que estuviera en esta logia, tanto el cómo su hermano.

La 1ª Vigilancia la ejercía Gregorio Bango, abogado que tendremos incardinado en la logia ovetense Nueva Luz, en 1886. Este fue profesor de la Escuela de artes y Oficios de Avilés.

La 2ª Vigilancia la ejercía el librero Indalecio García, que tenía su comercio en la calle Galiana, pero tuvo otros emplazamientos, y va participar en la logia Concordia también de Avilés.

El Orador, no era otro que el médico José Plaza Castaños que más tarde estaría en la otra logia avilesina. Este escribió Memoria del análisis cualitativo y cuantitativo de las aguas potables de Avilés, de algunas de sus inmediaciones y... (1878)

La secretaría la desempeñó José Linares, un empleado de Aduanas.

De la tesorería de la logia estaba al cargo del comerciante Alejandro de la Cuesta.

Y luego tenemos varios miembros que ya son un tanto más antiguos en masonería como Erneste Bock (Voltaire) al que tenemos en la logia gijonesa de Amigos de la Naturaleza y Humanidad (1871-1875).

En la logia participaran los notables Eladio García San Miguel, que fue Diputado Provincial, y hermano del Marqués de Teverga. Este falleció el 4 de diciembre de 1910.

Por otra parte tenemos a los hermanos García Somines, David ocupó varios puestos en la Escuela de Oficios de la Villa del Adelantado, y fue un activo concejal.

Francisco González Llanos, que ya estaba en la logia ovetense Nueva Luz, y participará en los dos proyectos masónicos avilesinos.

Aunque el más veterano de todos ellos será Louis Lamboley, vidriero y originario de Ronchange (Francia), este ya había estado en el primigenio taller gijonés de Los Amigos de la Naturaleza y Humanidad de 1853, y también estuvo en la segunda acción de recuperar este primer taller, que se levantó entre 1871-1875, ambos pertenecían al Gran Oriente de Francia.

Del quehacer de la logia, cuales fueron sus preocupaciones como nueva sociabilidad en la villa del Adelantado, nada sabemos, salvo lo expuesto, y algunos otros detalles que dejamos para que los trabaje el amigo Fernando del Busto. 

Expediente de la logia en el AMH 739-A-9

Víctor Guerra. Venerable de la logia Investigación Los Modernos

17 julio 2015

LOGIAS DEL GRAN ORIENTE DE FRANCIA EN GIJÓN 1850-2004

Portada 1Portada 210002

Páginas: 160  Tamaño: 140 x 210 mm  Encuadernación: Rústica fresada; Tapa: con solapa;
ISBN: 978-84-944115-3-3   Depósito Legal: AS 00410-2015


Formato en papelPrecio con IVA: 11,99 € Formato digital - EPUB    Precio con IVA: 4,99 €
IVA aplicable solo en España y la UE

En el año 2004 cuando  cooperaba  en el levantamiento de columnas logiales en Gijón (Asturias) logia Rosario de Acuña  bajo los auspicios del Gran Oriente de Francia )GOdF), se culminó  este libro  que venía pergeñando desde hacia ya un tiempo desde que María Victoria Hidalgo, había desvelado los primero fustes sobre la existencia de logias  en Asturias a partir de  1850  las cuales trabajaban bajo os auspicios del Gran Oriente de Francia (GOdF).

Este libro conllevó un arduo trabajo para un incipiente historiador autodidacta, primero hacerse con toda la documentación masónica original depositada por el GOdF  en la Biblioteca Nacional de Paris, luego descifrar todo el entramado documental  con graves conflictos que atravesaban de lado a lado a las logias astures.

La primera logia Amigos de la Naturaleza y de la Humanidad (1850-1854) pronto se vino abajo por la persecución gubernativa que desplegó la Reinado de Isabel II   y cuya logia pese a todo llegó a tener 31 miembros, aunque algunos de sus miembros terminaron en galeras teniendo que acudir en su ayuda el Príncipe Murat a la sazón Gran Maestro del GOdF.

Años más tarde, y un poco antes que en Oviedo se levantó tras el gran naufragio de 1854, otra logia del mismo nombre Amigos de la Naturaleza y  Humanidad  (1871-1875) q1ue llegó a contar con  unos 34 miembros,  y cuyo taller atravesó pro grandes problemas internos debido al enfrentamiento del Venerable Maestro con el colegio de oficiales y algunos Maestros de la logia, la siguiente logia los Amigos de la Naturaleza y de la Humanidad  (1879-1888) ya no estará bajo la égida del GOdF, , que no volverá a tener un taller bajo sus auspicios hasta que en el años 2004 se levanta la logia Rosario de Acuña.

Este nuevo lapsus y la reintroducción del GOdF en España , viene de la mano de varios factores como la gran tensión interna de las estructuras obedienciales y logiales que se dan en la pequeña y revoltosa  masonería española, la falta de prospectiva de las obediencias liberales españolas que queriendo ser dignas representantes de los ideales y quehacer del Gran Oriente de Francia, fue incapaz de hacer un análisis serio sobre la situación de la masonería en general y de las logias en particular.

Ante tal carencia, y la inquietud de jóvenes masones que concebían el ejercicio masónico desde otros parámetros, y ante la cerrazones obedienciales, empezaron a mirra para otros posibles referentes, y ante la apertura de las puertas a nuevos proyectos obedienciales de condición extranjera, no hizo otra cosa que cooperar   a modo del Conde D. Julián a que se abrieran las puertas para que  esa posibilidad  pudiera ser una realidad como así sucedió, en Gijón una vez más, tras el fracaso de una nueva logia como  fue Amigos de la Naturaleza y la Humanidad  de la GLSE, la cual daría paso a la logia Indivisible, y al proyecto del GODF en España.

Realmente salvo en el siglo XVIII, la presencia del  Gran Oriente de Francia en España,  diríamos que fue más bien testimonial, a veces  a modo de compromiso, como bien podemos ver en las anexiones de las logias gijonesas a la gran estructura masónica francesa.

Este periplo fue contado en su día, a través del libro  EL Gran Oriente de Francia en Asturias. Las Logias gijonesas  1850-2004 editado por la Asociación Amigos de la Logia Rosario de Acuña, que solo funcionó para la edición de este libro , el cual pese a su gran tirada se fue agotando, puesto que el regalo para asistentes al acto del levantamiento de la logia Rosario de Acuña, y luego fue objeto-regalo en visitas y demás actos institucionales de la logia.


Han pasado los años, y era una necesidad volver a editar este nuevo libro, con algunas correcciones, y añadidos, aunque no se ha querido modificar en profundidad la estructura del libro, al cual se se le han añadido una nuevo Prólogo que viene firmado por el Hermanos Emilio Granda (Juliano) y un Epilogo o <Nota Bene Final> firmado por el francmasón Pedro Vila-Santos incardinado en el DH (Le Droit Humain), ambos dos Hermanos masones fueron juntos con quien esto firma miembro de la logia Rosario de Acuña, y por tanto testigos directos de aquel levantamiento y su posterior  quehacer  del cual tomaron distancia.

De todo esto trata esta nueva reedición que ha lanzado MASONICA.Es, y  como digo con algunos aportes y clarificaciones que constituye hoy por hoy el único documento que trata esa presencia que arranca en 1850 y hoy en 2014 aún permanece en tierras gijonesas.

Víctor Guerra MM.:.  Miembro de la Logia Progreso 1850 del DH


13 abril 2012

El Gran Oriente de Francia en Asturias (5ª entrega)

Sigo  haciendo llegar por entregas este pequeño librito que hice con motivo del levantamiento de columnas de la logia de la cual he sido co-fundador (la Logia Rosario de Acuña( del Gran Oriente de Francia, y como este  libro está prácticamente agotado, que mejor manera que entregarlo en este blog dedicado a la masonería asturiana.
Víctor Guerra 
LOS PROBLEMAS

La falta de documentación como las “Planchas de arquitectura”, o sea los trabajos que realizan los masones durante las tenidas no nos permiten saber el grado de incidencia de esta logia, ni en que ámbitos se movía, si es que lo hacía. No nos han llegado noticias de que tal sociabilidad hubiera tenido una presencia destacada en la sociedad gijonesa, situación que en parte es explicable y que vendría derivada de su condición de extranjeros y el recuerdo de tiempos pasados, condicionantes que debieron afectar a la proyección de la logia hacia el exterior. Por eso nunca se entendió qué había sucedido para que este nuevo proyecto hubiera desaparecido sin motivos aparentes, en un momento tan álgido. Tampoco la historiadora de la masonería asturiana ya citada lo hace en su trabajo de investigación, y es ahora con el recibo de toda la documentación cuando vemos resuelta la pregunta que nos hacíamos ¿Qué había pasado para qué tras esta segunda experiencia no volviera haber un taller en Gijón hasta 1878?.

La respuesta a esta pregunta nos llega el 5 de marzo de 1873, cuando el Maestro Masón François Bronner envía una carta al Gran Oriente de Francia en la cual echa pestes de la saga Criner, que a la sazón ocupaban la cabeza del taller: Antonie como Tesorero, François como Secretario y Georges (padre) como 2º Vigilante de la logia, a los cuales les acusa de abrir la correspondencia dirigida a la logia sin estar él presente como Venerable, y a que éstos influencian a la hermanos masones españoles para que aprueben y apoyen el traspaso de la logia hacia el Gran Oriente Nacional de España.

Tal situación trae consigo un cruce de correspondencia que desemboca en que los Crinner reaccionan y junto con la mayoría de los miembros del taller, que están de su parte, y previas las formalidades que requiere el caso convocan la Cámara de Justicia de la logia gijonesa, en tal estamento masónico se determina que una vez estudiados los cargos contra el Venerable, se decide aplicar los artículos el 5 y 7 de los Procedimientos judiciales masónicos, que conllevan la expulsión del Hermano y Venerable Bronner.

Éste no se queda quieto y recurre dados sus contactos a la Cámara de Apelaciones del Gran Oriente de Francia, que se ve de repente bombardeado por una serie de memoranduns que enviaban bien r el taller, bien por el propio Bronner, rebatiéndose unos a otros las acusaciones que se lanzaban.

La acusación de la que es objeto François Bronner, y de la cual se defiende en un largo memorandun, estaba argumentada en los siguientes puntos:

1º/ Que el ex –Venerable (Bronner) había cobrado a tres miembros de la logia, que habían venido a la Instalación del taller desde Avilés en caballería, los gastos de su manutención, propia y la de los caballos, anotando como Tesorero que era de la logia la cantidad de 62 reales.
2º/ Que había presionado a un profano Luis Lombard, hermano de sangre del francmasón Claudio Lombard para que entrara en la logia, y así podría saldar con más facilidad una deuda contraída con el Venerable.
3º/ Por la actitud poco masónica de haber arrojado el mandil en la tenida del día 19 abril, y roto el ritual cuando se estaban formulando los cargos en logia. Y cerrar asimismo los trabajos sin las formalidades acostumbradas y sin motivos, teniendo además a la puerta a traes hermanos visitantes del Grado 18º sin ser recibidos.4º/ Haber querido presionar a dos Masones del Grado 18º visitantes para que estos estamparan sus firmas en informe favorable a su conducta, cuestión a la que éstos se negaron.5º/ Se le acusaba a su vez de haber sustraído parte del tesoro masónico, y las cotizaciones de los miembros cuando ejerció de Tesorero.

Si ya éstas eran acusaciones ya de por si graves, los hermanos una misiva en la que hacen llegar al GOdF, que abrigan la sospecha de que Bronner mantiene comunicación secreta con el Venerable de Verdadera Iniciación al Oriente de Barcelona, a la sazón José Victory, que se hace titular Venerable Ad Vitan de la logia gijonesa, y que además auguran y anuncian que tienen algún dato más acerca de las aptitudes morales de Bronner.

El Gran Oriente de Francia , tal y como se opera en estos caos hace una llamada a conciliación y concordia entre las partes y hermoso todos ellos de la logia Los Amigos de la Naturaleza y de la Humanidad, la parte acusante ante ello aún se cierran más en banda ante cualquier solución, y más aún se complica tal opción cuando Bronner hace llegar al Gran Oriente de Francia, diversos avales acerca de su intachable conducta social, avales que son firmados por personas de fuera de la logia, entre ellas la del Alcalde y republicano Eladio Carreño, contándose entre otras con la de Gaspar Cinfuegos de Jovellanos, o la del párroco José Prado y Sierra, y firmando igualmente avales los Sres. I. Paquet, Nemesio Sanz Crespo, y Luis Truhán, en fin lo más granado de la sociedad gijonesa, y cuyo abanico social y político va desde lo más conservador al republicanismo federal que tutelaba Eladio Carreño, y todo ello en pos de que Bronner pudiera rebatir la mala conducta que había tenido dentro de la logia..

También entra en acción el inquieto José Victory, y lo hace mediante una carta que se escribe en Paris, donde éste había arribado el 19 de junio 1873, y en la que expone que el fue quien trabajó con Bronner para reunir de nuevo a los hermanos de Asturias, y ”trabajó con mis instrucciones hasta que llegó a reunir al número de miembros, y faltándole los materiales suficientes nuestra logia Verdadera Iniciación, con mucho interés les envió sin cargo un reglamento particular de nuestra logia e impresos para empezar los trabajos”, comenta a su vez que en el archivo de la logia catalana están la correspondencia mantenida con Gijón, y con referencia a su cargo honorífico de Venerable Ad Vitan, es de 1850, y comenta que es lógico que los hermanos después de tantos años no tengan un recuerdo fresco de ese nombramiento.

Lo que más asusta al resto de la logia que aliena detrás de los Crinenr, y así se lo hacen llegar al GOdF, es que puedan salir datos de los trabajos de la logia de cara a justificar una conducta tal como hizo Bronner, salvo que los firmantes ignoraran la razón de lo que estaban firmando y por tanto no tienen sentido dichos avales, asimismo argumentan sobre cómo es posible que se inmiscuya en dicho conflicto y expediente a personas ajenas al trabajo masónico, como lo eran los firmante de los vales presentados por Bronner.

Ante todo este problema el Gran Oriente de Francia, reúne su Cámara de Apelaciones el 8 de noviembre de 1873, y donde se demuestra que Bronner era un hombre bien conectado viendo que su defensor es Mr.- Hubert director de la revista de la Obediencia La Chaine d´Unión.[1]

La Cámara de Apelaciones la componen las siguientes logias: Les Amis de la Patrice (1839); Bienfaiteurs Reunis (1839); Avenir (1839) Amis Bienfaisantes (1829) Française (1867) Ahtenée Français, y Perseverance todas ellas al Oriente de Paris; logia Renovateurs de Clichy, Ere Nouvelle de San Denis, y Bienfaisance et Progres de Boulogne sur Siene, y Le Globe de Vincennes.

Para sus deliberaciones como Cámara se reúnen en la Rue Cadet de París, los delegados que deben asistir a esa Cámara en representación de sus logias aunque no asisten los delegados Moreaux de L´Ere Nouvelle, Mr. Chambord de Le Gobe, y Dubois de Les Renovateurs, aunque e se advierte en la comunicación de la sentencia que tales delegados serán reprendidos por su infracción, al no excusar su asistencia.

El hermano Hubert, realiza una encendida defensa del acusado, en la cual habla de un complot de los Crinner, y que además la acusación que se hace sobre su defendido no tiene ningún sentido. Estudiadas todas la partes y documentos, esta alta Cámara masónica determina que estando el informe viciado en la forma, y que los cargos contra Bronner han sido regularmente establecidos y dada la honorabilidad del acusado, ordena que François Bronner le sean restituidos sus derechos y prerrogativas masónicas, aduciendo que tal sentencia será inserta en el boletín de la Obediencia.

El hermano F. Bronner, ante tan favorable sentencia reacciona rápidamente y solicita al Gran Oriente, en carta fechada el 17 de diciembre de 1873, que éste haga la mediación necesaria para reponerle de nuevo en su puesto, como tal derecho que le asiste, y para proceder en la puesta en marcha del taller gijonés.

El resto de los miembros de la logia gijonesa, tras el chasco sufrido se dirigen de nuevo a la Orden, en carta fechada el 23 de diciembre, en la que muestran su más airada protesta por la sentencia y manteniendo su postura de seguir tras los Crinner, que dicen acatar el fallo, pero no sin antes hacer a la sentencia algunas consideraciones, como era el desconocimiento de la realidad gijonesa por partes de los miembros de la Cámara, el hecho del que el Hermano Hubert hubiera hecho descansar toda la culpabilidad en el H.:. Crinner, y de atender como prueba los avales profanos “sabiendo como se obtienen estos”.

A su vez la obediencia responde con una carta con fecha del 21 de enero de 1874, en la cual se ratifica en la condena y en proseguir con lo establecido, pero la respuesta de los gijoneses no se hace esperar y responden rápidamente afirmando en que Bronner efectuó sustracción de metales cuando ejerció como Tesorero, y que se puede comprobar por el libro de cuentas, artículo nº 5 de la acusación, y que además han descubierto el mismo día del juicio, una falsificación de el libro de Arquitectura de la logia, en el cual se agregó una hoja, y por tanto se preguntan y demanda respuestas al propio GOdF y a la Cámara de Apelaciones ¿Sí el jurado no había visto esas dos pruebas? , que según su entender en un juicio profano serían pruebas tan poderosas como para proceder como se procedió por parte de la logia.

La logia reunida enrono al conflicto y los Crinner, atacan al H.:.Hubert por haber empleado frases en la defensa del ex –Venerable, contra el resto de lo miembros del taller tachándoles de “indigno corrillo, y principal agente nuestro el H Crinner “ y muestran su extrañeza por cuanto que un taller en pleno, y en uso de sus facultades pueda ser calificado de esta manera, ante lo cual toman la decisión no expresada, pero si sugerida, en la carta que se desprende de este comentario: “pero comprenderéis que la situación en que se nos colocó nos precisa a tomar una determinación que en el fondo de nuestra alma sentimos”.
 Escrito al que le siguen unas 30 firmas. De miembros y dignatarios de la logia establecida en Gijón.

Aún así los miembros de la logia Amigos de la Naturaleza y la Humanidad, hacen otra opción de fuerza, aunque en ese ínterin Bronner ya está dispuesto a abandonar la masonería, e insisten en que sí el GOdF persiste en llevar a cabo tal sentencia, pedirán su Plancha de Quite en masa. En una palabra que se irán con la logia a otro Oriente En el mes de julio de 1874, la cosa no parece haber evolucionado favorablemente para Bronner y éste por tanto solicita la devolución al GOdF, de ciertas cantidades ya que rescinde su suscripción al boletín de la Obediencia, e indica determinadas cantidades que ha satisfecho para que le fuera expedida la correspondiente Plancha de Quite.

Tras esta tétrica situación que parece la ideal que se diera en el expediente no se encuentra mucha más documentación al respecto de cómo ha evolucionado la cuestión, hasta que en diciembre de 1874, se comunica a la Obediencia que François Crinner es de nuevo elegido por unanimidad Venerable del taller.

¿Qué fue lo que sucedió? Pues no los sabemos con exactitud, el taller parecía estar muy fuerte y compenetrado, aunque es muy posible que fueran dejando de lado su relación con el GOdF y empezaran a mirar hacia otros Oriente o Grandes Logias nacionales, dada la equivocada reacción que a mi juicio mantuvo GOdF, y ante la tenue respuesta que éstos encontraron por parte de la Obediencia, de ahí optaran por trabajar en el seno de la logia sin preocuparse del resto, tal vez esa es la razón por la cual no haya más noticias hasta 1878.
Parece quedar claro que Bronner, no tenía otra opción, puesto que no contaba con partidarios dentro de la logia y todos sus intentos de hacerse con el taller era a través de la fuerza de la Obediencia, situación que no dejaba de ser calamitosa y que en parte debilitó a la propia logia.

Y la prueba de la firmeza de es que aunque la logia parece caer en el nuevo levantamiento de columnas que se va a producir volveremos a encontrar a buena parte del antiguo taller de 1871-1875, pero este tercer proyecto masónico Amigos de la Naturaleza y de la Humanidad” que tendrá una vida entre 1879-1888, lo hará bajo los auspicios del Gran Oriente Nacional de España, como ya se venía venir, dando que este Gran Oriente de carácter nacional estaba de algún modo heredando las logias francesas del GOdF. 
LOGIA AMIGOS DE LA NATURALEZA Y HUMANIDAD (GOdF) (1871-1875)
Juan A. Arenchandieta 2º Experto 1872 Cabranes (AS) Comerciante
Enerst Boch Guarda Sellos 1872 Bélgica Vidriero
Joseph Boischot Rive de Gier (F) Vidriero
Joaquín Bonnet Aldecona (ES) Labrador
François Bronner Venerable 1872 Rive de Gier (F) Jefe de Talla de Vidrio
Justo del Castillo Cantabria (E) Ingeniero
François Casthrain Rive de Gier (F) Vidriero
Antonie Crinner Tesorero 1873 Rive de Gier (F) Vidriero
François Crinner Venerable 1873 Rive de Gier (F) Director Fábrica
Georges Crinner 1º Vigilante 1872 Melun (F) Vidriero/ Hacendado
Armand Dabadie Bayona (F) Arboricultor
Marcial Degousse Gran Experto 1873 Trelon Nord (F) Moldeador
Valentín Díaz Gijón (AS) Capitán M. Mercante
Jean Claude Escot Givors (F) Viajante
Francisco Fdez.Fernández Gijón (F) Oficial Marina Mercante
Domingo García Moya Secretario 1873 Madrid (E) Oficial Telégrafos
Segundo González Prada Hospitalario 1873 Gijón (AS) Comerciante
Eduardo Guilmain Orador 1873 Madrid (ES) Tenedor de libros
Modesto Gutiérrez Plot Gijón (AS) Ebanista
Charles Heitch
Bélgica
Vidriero
Louis Lamboley Experto Ronchange (F) Director de fábrica
José Mauricio Lapedagne Secretario 1875 Madrid Interprete
Claude Lombard M. Ceremonias 1873 Thorens (Saboya) Vidriero
Timoteo Martínez Arroes (AS) Librero
Jesús Menéndez Orador Adjto. 1874 Gijón (AS) Agente Marítimo
Santiago Menéndez Negociante
Felix Mouton M. Ceremonias 1874 Bélgica Vidriero
Francisco Pérez Carreño Secretario 1872 Lastres Capitán M. Mercante
Joseph Py Marsella (F) Vidriero
Melchor Raspillaire Rive de Gier (F) Vidriero
François Saunier Fontaine (F) Dtor. Fabrica del Gas
Jean Baptiste Schilte 2º Vigilante 1872 Helke (S) Vidriero
Louis Veilich 1º Vigilante 1873 Vars (F) Vidriero
Etienne Vikel Orador 1872 Nievre (F)? Fabrica de Fundición
Ulysse Vincelles G. Templo 1873 Col de Valencia (I) Vidriero
Louis Vinck Vidriero
Carlos Writh Bélgica
[1] Esprit Eugene Hubert, nacido en Tolouse en 18919 era un empleado del Servicio de Impuestos y después Consejero de la Prefectura, y será en 1839 cuando debute como periodista. Iniciado el 17 de marzo de 1848 en la Parfaite Harmonie. Dentro del GOdF es relavado de sus funciones por su oposición al príncipe Murat en 1853. Cuando los masones proscritos en Londres crean La Chaine d´ Union y la distribuyen entre los exiliados de la metrópoli Hubert es su corresponsal en Francia, y desde tal revista se hace oposición a la III Republica. Comienza una segunda carrera masónica al dirigir desde 1869 la revista, ya citada, y desde 1872 a 1889 será una de sus habituales más prolíficas e independientes plumas. Hubert es un nostálgico del anciano Gran Oriente de Francia con sus reuniones bimensuales, el es un defensor del deísmo dentro de la Obediencia y por tanto defiende el tema del GADU dentro del GOdF, aunque al final se pliega a la ley de la mayoría. Republicano de siempre se abstiene e hablar de la Comuna puesto que además condena vigorosamente el boulangisme ( coalición de radicales, blanquistas y nacionalistas y masones patriotas).


Texto @Víctor Guerra.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...