Mostrando entradas con la etiqueta Victor Guerra. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Victor Guerra. Mostrar todas las entradas

29 marzo 2017

La Masonería en Bimenes en el Siglo XIX

17362059_1031916983619732_3925267672708786797_n[4]
Introito

Ya cuando se publicó el libro de la Masonería en la Comarca de la Sidra,1 fue todo un bombazo, en unos lugares más que en otros, pues el trabajo prosopográfico de sacar a flote la memoria olvidada de mucho masones, de los cuales apenas se habían más datos que su nombre , pues en la zona digamos que se armó la de dios, como fue en Nava con la cita de Gustazo Acebo, Y Rafael Zapatero, ambos muy conocidos en la zona, y no digamos el lío que montó en una tierra como Villaviciosa.

Sacar a luz publica la existencia de casi 350 masones en esa Comarca de la Sidra, con abultadas membresías en concejos como Cabranes o Bimenes, fue todo un revulsivo, como lo ha sido la reciente charla que se efectuó en el Concejo Yerbato, con la puesta en valor de la existencia de Salvadora Rodríguez Vigón.

Si no hay más datos de algunos personajes, es porque no se quiso molestar a la familias con temas controvertidos, como la masonería,  y aunque no se crea, aún son heridas no cerradas y que son dolorosas para algunos familiares. Por tanto todo aquello que no está en los archivos, o voluntariamente facilitado por la familia, pues simplemente no está.

Por otro lado las autoridades administrativas y políticas el Concejo, en aquellos años, nunca estimaron pertinente que el Concejo acogiera una charla sobre la masonería, y es curioso, porque el socialismo tiene una larga presencia en las filas masónicas ya desde los socialistas utópicos, pero es más no se compró ningún lote de libros que yo sepa para las bibliotecas publicas  de  la Comarca, luego se fue comprando por parte de algunas de ellas, y na ayuda prometida mediante la compra de unos ejemplares fue ejecutada. Creo que solo hubo una presentación del tema y el libro en Villaviciosa  y por parte de la Asociación Cubera .

Puesto que el Concejo ha estado como interesado en que se basaba el trabajo de la masonería en el Concejo , le facilito el texto que redacté en su momento, amén de que hay alguna nota marginal, y sobre todo algún apunte sobre los masones del siglo XX, en Bimenes, que hubo alguno.

Víctor GUERRA.
 (1 ) este libro luego tendría una re-edición  en Masónica.es 

 LA MASONERIA EN BIMENES EN EL SIGLO XIX

El Concejo de Bimenes, está situado, como se expresa en algunos documentos pertenecientes a la masonería, en los Valles de Asturias, dicho concejo está ubicado entre los 43º 2´27´´ y los 43º,17´32´´ latitud N y los 01º 55´8´´ y los 01º 49´2´´ latitud O de Madrid, es decir, en la zona centro-suroriental de la región asturiana.

En ese contexto geográfico, y en uno más prosaico como el económico, Bimenes oscilaba entre el desarrollo agrario en un primer término, y la combinación con la incipiente industria minera, que le da al Concejo una singular idiosincrasia combativa tanto en lo ideológico como en lo social; tal vez en ese contexto pueda explicarse como es posible el levantamiento de columnas masónicas en este apartado rincón, dando origen a una logia como la Respetable Logia Simbólica Luz de Bimenes.

Dicha logia se inspira en ese período de ilustración que sé da en la Asturias, con Jovellanos a la cabeza seguido de una serie de ilustrados como Argüelles “el Divino”, Flórez Estrada. Más tarde esa tradición será secundada por la presencia dentro de los primeros talleres masónicos de pensadores y hombres tremendamente inquietos, donde cabe destacar no solo a Fermín Canella, los García Somines o Braulio Vigón, sino aquellos otros que estando fuera de las logias creaban “modelo de conducta y comportamiento”, cuya trayectoria estaba a su vez muy cercana a los perfiles masónicos, en los cuales a veces se les encuadraba sin tener en principio nada que ver con la masonería, salvo su inquietud personal, y que los distintos ideales que profesaban y, cómo no, los lazos de amistad con reconocidos francmasones, a veces les hacía pasar por tales.

Entre estos hombre considerados como perfiles paramasónicos se encontraban Felix Aramburu, Adolfo Posada, o el propio Rafael Altamira,[i] cuyas ideas de igualitarismo y republicanismo impregnan a la sociedad en general y a los movimientos asturianos más progresistas, entre los que se encontraban los talleres masónicos.

Del taller simbólico Luz de Bimenes nº 87 no tenemos más referencia que la aportada por la historiadora  Victoria Hidalgo en su trabajo sobre la masonería, donde nos dice que es un taller de escasa vida, dependiente de la Gran Logia Simbólica Española del Rito Menphis y Mizrain [ii].

Tal obediencia estaba inspirada en la denominada masonería egipciaca, y ello conlleva la creación de un nuevo Gran Oriente bajo un Rito, hasta ese momento desconocido en la península, con una proyección exterior un tanto singular y muy politizada, donde prima la preocupación por los problemas sociales, dentro de una órbita burguesa reformista con notables inclinaciones republicanas federalistas,  apostando por una decidida inclinación hacia la igualdad de la mujer. Dicha masonería no será bien vista por el resto de las masonerías, pero se constituye como una auténtica alternativa, y por tanto como una ventana abierta a los nuevos tiempos.

En Asturias dicho Gran Logia, contaba con efectivos de cierta importancia, pues tenía como logias dependientes de su Oriente a la ya citada de Bimenes, más la logia Perla del Cantábrico, que como curriculun vitae presenta un balance de 16 miembros y un año de vida, también dependiente de este Oriente, había un Capítulo [iii] en Gijón y otro en Oviedo [iv], de los cuales ignoramos su composición y trabajos. Del cuadro lógico de la Perla del Cantábrico sorprende encontrar a un militar: Arturo García Lerroux, hermano del presidente masón Alejandro García Lerroux.

La logia Luz de Bimenes, cuyo cuadro lógico, se nos aporta,  que está compuesto por cinco miembros, entre los que se detecta la presencia de una mujer, Salvadora Rodríguez Vigón, una de las dos mujeres que encontraremos dentro de los talleres masónicos asturianos durante todo el siglo XIX; la otra es Eulalia Menéndez Vizcaíno, que en 1888 trabaja en el seno de la ovetense logia Juan González Río.

Esta cuestión de la presencia de ambas mujeres en los talleres masónicos es de mucha importancia, puesto que no se trataba de logias de adopción,[v] en las cuales estaban adscritas las mujeres del siglo XIX.
Pero si bien podía tolerarse la presencia de una mujer en una obediencia como la que auspiciaba al taller yerbato[vi], que hubiera otra en la una logia como la ilustrada logia Juan González Río, que no profesaba un Rito tan avanzado llama la atención.

Aunque la sorpresa de la presencia de Salvadora R. Vigón, en un taller tan avanzado no sería tanto si estuviera en ciudad, pero que ello se dé en un taller en una pequeña villa, con una sociedad tan cerrada como la de Bimenes es cuando menos atrevido.

Lo que demuestra no sólo la valentía personal, sino lo progresista y democrático de los talleres masónicos al dar cabida dentro de sus cuadros al elemento femenino, que por otra parte no hacían nada más que empatar con las distintas corrientes del movimiento emancipativo que se estaba dando a finales de siglo, y que buscaron en ocasiones la alianza y el cobijo tanto de los círculos librepensadores como de las logias masónicas, como fue el caso de los talleres Constancia de Madrid,o Hijas de la Regeneración en Cádiz. etc.[vii]

Hay que aclarar que el taller de Bimenes estaba bajo los auspicios de una obediencia progresista en la cual tuvo mucho que ver un venerable maestro, el italiano Garibaldi, que ya en aquellos tiempos criticaba el retraso social que significaba negarse a la enmacipación femenina; aunque en la Asturias rural pudiera sonar un tanto lejanos esos sones, no lo eran en las urbes industriales, pues por esas mismas fechas tenemos a una sufragista como Rosario Acuña, reconocida francmasona y librepensadora, iniciada en Alicante, con residencia en Gijón, que estaba en sintonía con aquellas otras mujeres de la logia Creación del Grande Oriente Español que se expresaban de esta forma:

“ EL fin de la masonería es el perfeccionamiento social y en particular la emancipación de la mujer, Para lograrlo resulta indispensable que la mujer, parte integrante y factor clave de la humanidad, aporte sus propios esfuerzos con miras de impulsar esta evolución favorable a su sexo. Y aunque no se den hoy las condiciones necesarias para ello, las conseguirán por medio de la instrucción. La mujer podrá así desarrollar sus fuerzas intelectuales y llegará a conocer sus derechos y deberes para con la humanidad”[viii].

Es esta proclamación de 1889, junto con el de la instrucción a los más necesitados, será uno de los temas principales de la masonería no sólo española, sino internacional, durante el siglo XIX.

Logia Simbólica Luz de Bimenes nº 87

Nombre y apellidos Profesión Años
Bernardo Montes Iglesias
Militar 1892
José Linares Lobato 1892
Antonio Cerujedo Carbajal 1892
Manuel Rodríguez 1892
Salvadora Rodríguez Vigón Sus ocupaciones 1892

En el cuadro lógico [ix] de miembros de la Luz de Bimenes, encontramos a un viejo masón que debió ser el alma mater de la logia, éste era Bernardo Montes Iglesias un militar, Teniente de Infantería que proviene de la logia Juan González Río de Oviedo donde lo encontramos con el simbólico de “Ordoño” entre 1881 y 1888, donde obtiene el grado de Soberano Príncipe Rosacruz (18º), pasando más tarde a formar parte de la logia La Perla del Cantábrico, y dar vida paralelamente a la logia Luz de Bimenes, todo ello en muy corto espacio de tiempo

¿ Qué estaba pasando? A juzgar por las fechas, se trata de una doble afiliación o pertenencia, cuestión muy típica en la masonería, se pertenece a una logia mientras se ayuda a levantar columnas a otra, de la cual al final se forma parte.

Eso fue lo que debió pasar, salvo que tras la publicación del Boletín de Procedimientos del Soberano Gran Consejo General Ibérico del 14 de febrero de 1892, donde se da noticia de las altas y bajas de los miembros de la logia Perla del Cantábrico, (entre los que se encuentra Montes Iglesias), y el boletín del 21 de Febrero, en que se da noticia de la constitución de la logia Luz Bimenes nº 87, la logia Perla del Cantábrico ya hubiera fenecido o estuviera a punto de sucederle de un momento a otro.

Puesto que además, ninguna de las dos logias de tal obediencia se dejan ver en el año 1892, que no pasa desapercibido para la familia masónica.

En concreto para algunas masonerías como la Gran Logia Simbólica, puesto que en ese año se celebraba el IV Centenario del Descubrimiento de América, y dadas la componente americana de la masonería española, donde a decir de algunos autores: del total de aproximadamente 1.762 logias que se formaron entre 1868 y finales de siglo, la quinta parte lo fueron en ultramar.

Este IV Centenario fue celebrado por la masonería española en los día 25, 26 y 27 de Noviembre y entre los talleres que asisten no se encuentran los dos logias asturianas, registrándose la presencia de otras dos logias del mimo Oriente, pertenecientes a la provincia de León.

Efectivamente el declive que ya debía estar cebándose en las logias Perla del Cantábrico y la recién levantada Luz de Bimenes, poca disposición podían tener como para enviar una delegación a tal evento.

Con relación a la logia Luz de Bimenes, nada sabemos de los componentes de este taller, salvo que Bernardo Montes Iglesias, que era compañero de armas de los francmasones: Elvira Prida, natural de Libardón, y de Arturo García Lerroux.

Los archivos municipales de Bimenes tampoco nos aportan o indican razón alguna de un acuartelamiento en esa zona, ni dan noticia de militares destacados o residentes en dicho Concejo. Las hipótesis para disipar la duda es que algunos fueran nada más que residentes de forma temporal en el concejo, o fuera un natural de este queriendo dejar en su tierra cierta huella,  y tal vez eso sirva para explicar el porqué, salvo la mujer, no aparece ningún otro miembro en los registros municipales.

¿ Cómo es posible que un militar funde un pequeño taller en un Concejo tan apartado como Bimenes? Esta será pues una de esas dudas a despejar, y más cuando en ese taller existe un miembro de condición femenina: Salvadora Carmen Rodríguez Vigón, por sus papeles eclesiásticos: partidas de bautismo y matrimonios[x], sabemos que era hija de Manuel Rodríguez Rodríguez, natural de Valdesoto, y de Josefina Vigón Llamedo natural de Cuestaverniz, ésta última aldea pertenecía a la parroquia del Concejo de San Emeterio ( Bimenes) en la cual nace Salvadora el 14 de Marzo de 1864, y como tal es vecina de Bimenes.

Contrae matrimonio en 1888 con José García Piñera, natural de la misma parroquia, aunque no obtuvo del padre, “el consejo matrimonial positivo, razón por la estuvo en depósito el tiempo legal.”
Apenas pasan seis años cuando de nuevo la vemos sobre el altar, pues ha quedado viuda y contrae matrimonio de nuevo en 1894, con Vicente Canteli Campal aunque pocos datos más se pueden aportar al respecto, puesto que los archivos municipales y parte de los parroquiales fueron quemados durante la Guerra Civil.

Los pocos registros existentes en el Archivo Municipal de Bimenes con respecto a esa época, nos dicen que entre los años 1910 y 1912, Salvadora está pleiteando en diversos casos por falta del recibo de deudas, o bien por la falta de pago en el arrendamiento de sus fincas, [xi] y acude en demanda de los tribunales municipales para recabar los dineros adeudados.

En esos pleitos actúa con el poder de su marido, Vicente Canteli Campal, que no pertenece a la masonería, y que unos pocos años antes, exactamente en el año en que se constata la presencia del taller masónico en Bimenes (1892), aún faltarían dos años para que se casase con él, lo encontramos en los archivos municipales, concretamente en el Padrón de Incorporaciones a Filas, pidiendo se le considere como exento de la milicia por tener que cuidar de sus padres, cuestión que logra dada la situación de su familia.

Otra duda que entra en juego. ¿Es sí Manuel Rodríguez, del cual no se aportan más datos y que está inscrito en el taller de Bimenes es el padre de Salvadora, y es el mismo que aparece en la logia Juan González Río con el simbólico de “Robespierre en 1983 también sin más datos de apellidos y profesión.?

Ese vacío documental con respecto a este avanzado taller, nos impide también saber cuáles fueron los trabajos que desarrolló dicho la logia en un Concejo, tan activo socialmente como Bimenes, que ya en el siglo XIX contaba con una intensa vida cultural. La única noticia que volvemos a tener de que haya vecinos de este Concejo que estén adscritos a otras logias de la región es ya en el siglo XX.

CONCLUSIONES    RECAPITULACIÓN  EN EL 2107

Como resumen indicar que Luz de Bimenes, fue una taller, que más bien se le llame logia, sería un triángulo, menos de 7 miembros, el cual no parecía tener mucho futuro o proyección, ya que su mentor no acudió en busca de otros hermanos masones, oriundos de zonas aledañas para que le ayudaran a consolidar su grupo, tal vez el estar auspiciado a una Gran Logia tan singular Gran Logia Simbólica Española del Rito Menphis y Mizrain , ya era toda una losa, primero porque su presencia en Asturias era muy escasa, y luego porque no todos los masones estaban por la inclusión de una mujer en los trabajos masónicos, en esto fue rompedora la logia Luz de Bimenes, otra cosa es saber cuanta gente sabía de esta novedad.

En Bimenes creo que esa presencia de una logia, no la conocía nadie, que yo sepa nadie se hizo eco de la existencia de masones en la zona, no  hay informes policiales, no ha citas en la prensa regional “amiga o antimasónica, no hay citas  entre los diversos curatos y el arzobispado de Oviedo, porque se haya dado la existencia de un taller masónico.

Por no tener no tenemos ni noticia alguna acerca , de ¿cuanto duró, o si tuvo varias reuniones, y en dónde…?  la clave pasa  en parte por escudriñar la figura, no de Salvadora, pues esta tiene el recorrido que tiene, que es eminentemente profano, estuvo en ese taller, se la inició masona, no sabemos por quien, ni en donde… y por circunstancias se hizo masona, cuando su  realidad personal y social era complicada, madre soltera , con 28 años…

Por eso la clave es Bernardo Montes Iglesias,  que es el alma mater que levanta el taller en Bimenes, y a partir de situarle adecuadamente, se puede hacer alguna otra cábala de los movimientos que dieron via libre  a Luz de Bimenes.

Estamos, por tanto ante un taller, accidental? no es Logia, tuvo una presencia menor a un año, no dejó actas, y material alguno del cual podamos tirar para ver que era lo que se esperaba de tal grupo, y desde luego no tuvo, a mi juicio, ningún peso en el concejo yerbato, al revés de otras significadas logias , tanto ovetenses como gijonesas, incluso de Luarca y Navia que si tuvieron proyección como tales sociabilidades, llegando a  tener un periódico masónico-republicano como La Verdad.

La presencia de Salvadora Rodríguez Vigón, todo hace pensar que fue circunstancial, sin que sepamos el motivo de su presencia, bien por el grado de amistad o parentesco, y lo que es evidente, que tampoco siguió en masonería, aunque tampoco se le hubiera dejado hueco en otras logias de otros Orientes, y en la masonería del siglo XX, es evidente que no tendría hueco como tampoco lo tuvo Rosario de Acuña.
Una cosa curiosa es que pese a que murió a avanzada edad, no parece que fuera encausada en la Causa General  155,  puesto que debió pasar desapercibida para las autoridades represoras del régimen franquista, tampoco sabemos si tuvo contacto con el masón y secretario del Ayuntamiento de Bimenes, que fue masón en el siglo XX, es de imaginar que tampoco.  

Esta esa la realidad, o al menos lo que se puede conjeturar con los datos que tenemos en las manos, y por tanto ese titular de que la masonería luchó por las libertades de las mujeres en el Concejo, no es acertado,  salvo que alguien tenga datos de esa certeza de proyección masónica en el seno de la sociedad yerbata, pero  creo que dada la poca consistencia del taller, su composición , etc, creo que ese tema es más un deseo del siglo XXI que una realidad de finales del siglo XIX, en cuyas fechas se estaban perdiendo las colonias y se le echaba la culpa a la masonería.



[i] De hecho hay un trabajo sobre Rafael Altamira, de Rafael Asín Vergara: “ Relaciones e influencias entre masonería y la Institución Libre de Enseñanza: el caso de Rafel Altamira., Publicado en el libro La Masonería en la España del Siglo XX (VII Symposiun Internacional de Historia de la Masonería Española. Toledo 1995. Personalmente sostengo que es muy probable que el periplo americanista de Rafael Altamira sea más bien obra de un masón como Fermín Canella, en cooperación con las entidades masónicas americanas. Bajo ese prisma es posible entender algunas cuestiones de ese viaje y sus repercusiones.
[ii] Dicha Obediencia data su creación de 1887, puede consultarse el excelente trabajo de Pedro Alvarez Lázaro “ La masonería, escuela de formación del ciudadano. Universidad Pontificia de Comillas
[iii] Capítulo Nombre que reciben los talleres capitulares en los grados filosóficos.
[iv] El capítulo que aquí se cita es el Juan de Padilla, e ignoramos que Logia era la radicada en Gijón.
[v] Logia de Adopción o de Damas, se llama así al taller que está compuesto exclusivamente por mujeres, pero que tenían que estar bajo la protección de un taller simbólico regular (masculino) que velaba y atendía sus trabajos. (Diccionario de Francmasonería . J.C. Daza.)
[vi] Denominación que reciben los originarios de Bimenes
[vii] Hay un excelente trabajo sobre la Mujer en la masonería con abundante bibliografía en el libro de Pedro Alvarez Lázaro “La masonería escuela de formación del ciudadano” Edit. Universidad Pontificia de Comillas 1998.
[viii] Esta cita está tomada de Francesca Vigni sobre: Emancipación femenina y masonería a fines del XIX y en siglo XX, publicado en el tomo I , del VII Symposiun Internacional de Historia de la Masonería Española. Toledo 1995
[ix] Se denomina así al listado de masones que constituyen la logia
[x] Datos facilitados por el Párroco José Manuel Fueyo, de la Parroquia de San Emeterio de Bimenes
[xi] Pleito contra Celestino Montes con fecha del 24 de 1910 "Juicio verbal" Ref. 4200, 293, 3193. Archivo Municipal de Bimenes. "Juicio verbal" Ref. 4200, 295 , 3296 . Archivo Municipal de Bimenes

Víctor Guerra. MM.:. Historiador de la Masonería 

23 mayo 2016

EL TRABAJO, Logia masónica obrera en Trubia. Siglo XIX (3ª parte)



Vengo exponiendo desde hace semanas la  ponencia presentada en  Septiembre del 2015  en el macro del Simposio Internacional de Historia de la Masonería Española; La Masonería Hispano-Lusa y Americana. De los Absolutismos a las Democracias 1815-2015, y titulada  LAS «LOGIAS OBRERAS» EN ASTURIAS. LA LOGIA EL TRABAJO DE TRUBIA 1872-1892


http://www.asturmason.net/2016/04/logias-obreras-el-trabajo-de-trubia-1.


Ahora entrego una tercera parte  en la cual se ven el cuadro de miembros de la logia El Trabajo, que espero ayude a la difusión del trabajo de la masonería en Asturias


La Logia El Trabajo, el contexto geográfico e industrial

La fábrica en la cual se inserta la logia El Trabajo, o al menos el tinglado industrial «se halla al pie de la pequeña población de Trubia, situada a 19´57¨ lat. N., y 15´ 27¨ Log O., del Meridiano de Madrid, y a la orilla izquierda del río Trubia, en un valle plano cuya orografía está marcada por el río y las montañas aledañas que apenas sí dejan espacio para el asentamiento de un núcleo poblacional como es Trubia se halle comprimido por dichos accidentes geográficos y las instalaciones industriales, lo cual hace de esta parroquia ovetense, un duro enclave por la humedad y las nieblas».

En ese contexto geográfico, se emplaza un desarrollo industrial de con carácter público y estatal como industria estratégica y dedicada al desarrollo y fabricación de cañones y munición.

Su importancia como asentamiento cobra vigencia a raíz de un proyecto político intervencionista que impulsa toda la reindustrialización del país haciendo del Estado un gran empresario y será en ese contexto cuando en 1794 cuando se decide construir una instalación dedicada a la fabricación de cañones en base a dos importantes razones: la primera la cercanía con los yacimientos de materias primas y la flexibilidad de la instalación a lo hora de la producción, y dos, lo idóneo del emplazamiento para que pudiera ser custodiada por una escasa guarnición militar, dado su valor estratégico.

Hay que tener en cuenta que el «conflicto ocurrido en la guerra con la República francesa a últimos del siglo XVIII, y la ocupación de las fábricas de arnas de Guipúzcoa y de municiones de Eugeni y Orbaiceta así como las fábricas de San Sebastián por las tropas francesas obligó al gobierno de aquella época a pensar seriamente en trasplantar estas industrias a parajes seguros, y a distritos libres de peligros tan manifiestos como ello suponía para los intereses y seguridad del estado».[1]

Esta implantación industrial conllevó la llegada de miles de trabajadores al pequeño núcleo de Trubia, el cual recibió a amplios contingentes de trabajadores especializados o no, provenientes muchos de ellos de emporios industriales como el País Vasco. Dicha emigración, no solo supuso la llegada de miles de obreros, sino el arribo de las familias de éstos, y con ellos toda la cultura obrerista que se daba en aquellos momentos.

La fábrica de Trubia, como familiarmente se la denomina, pasó por distintos periodos, en 1808 se «ordenó la dispersión del personal contratado, que se refugiaron en los pueblos de la montaña trubieca y en los concejos aledaños, desplazándose otros trabajadores a Sevilla o Mallorca. Aunque con las guerras carlistas el emplazamiento trubieco cobrará cierta importancia aunque las instalaciones fueran inservibles. 

Pero será la elección del Mariscal de Campo Francisco Antonio Elorza, beligerante artillero liberal que se levantó contra el absolutismo razón por la que tuvo que exiliarse, lo cual no primó en 1844 en su elección como responsable de la fábrica, sino más bien s estimaron sus conocimientos en el trabajo del hierro, más que sus ideas políticas, lo que relance tal emporio industrial. 

La construcción de la instalación fabril fue paralela a fabricación del armamento, pasando de este modo tal tinglado industrial a cobrar cierta importancia, tras no pocas reestructuraciones y modernizaciones, que fueron modificando no solo la estructura de la fábrica, sino también la conformación y desarrollo del propio pueblo de Trubia, que debido a la llegada de esa masa ingente de trabajadores, en 1892 sumaba una cantidad no menor a unos 1.100 obreros, trabados en torno al «expansionismo del modelo empresarial estatal de carácter paternalista empresarial» lo que conllevó la existencia de un teatro, un casino, una escuela de idiomas, corales polifónicas y orfeones, escuela de aprendices en la propia fábrica, que a su vez fueron pioneras en España y parte de Europa, sin olvidar la creación de la «ciudad obrera» dentro y fuera del complejo fabril.[2]

Una personalidad ingenieril vinculada al desarrollo industrial asturiano como Francisco Gascue Murga,[3] en esa misma época propugnaba organizar economatos, cooperativas y otorgar concesiones a los trabajadores con el fin de concentrar a la población obrera dentro de un esquema productivista, pues no en vano, el desarrollo de la fábrica de Trubia requirió después de crearse la logia, en 1879 el recibo en «dinero y materiales de una cantidad próxima a los 24, 7 millones de pesetas».[4]

Pero no todo estaba bajo el control tutela del paternalismo fabril, sino que los obreros también tenían parte en el desarrollo de sus propias redes sociales, así es como Trubia contaba con una activa agrupación socialista asentada sobre un desarrollo ideológico a lo largo de una serie de años, y cuyas acciones se dejan sentir por ejemplo cuando solicitan al Rector de la Universidad de Oviedo, en 1900, que le llegasen como tal los beneficios de la Extensión Universitaria con sus actividades, acordando además «crear una escuela nocturna gratuita con la que Buylla colaboró durante el curso 1900-1901 en el Centro Obrero con sus lecciones sobre la Enseñanza Popular y una conferencia sobre. El obrero en el siglo XIX».[5]

Para ir completando el dibujo social ideológico y religioso en Trubia, indicar que la localidad parece que contó con una pequeña Congregación Protestante en1876 y que vendría, como es de suponer, de la mano de las contrataciones que el Director Elorza hizo por medio Europa, lo cual conllevó a la llegada de técnicos y obreros especializados, inmersos en la práctica de otras confesiones religiosas.

La logia El Trabajo de Trubia 1872-1892

De esta peculiar logia compuesta de forma mayoritariamente por obreros, vuelvo a incidir en que hay pocas noticias, puesto que su expediente masónico,[6] es exiguo al tenor de su larga existencia, tal vez esta sea la verdadera razón por la cual dicho taller no haya tenido un mejor tratamiento historiográfico como buque insignia del obrerismo masónico.

Lo que sabemos por la documentación existente, es que fue una de las primeras logias fundadas en Asturias, coetánea con la logia gijonesa Amigos de la Naturaleza y Humanidad regularizada esta por el GOdF en Asturias en 1872; en cambio la logia trubieca, se abre también en ese año pero trabajando bajo el amparo del Gran Oriente Nacional de España (GONE).[7] Lo cual la sitúa como una de las logias pioneras en la introducción de la masonería en la región, junto con la logia del GOdF, y se de hacer constar que El Trabajo fue una de las últimas logias en cerrar sus trabajos, se tiene constancia documental de que el taller estaba efectivo al menos para los temas administrativos en 1892.

Se tiene constancia de que el levantamiento de columnas se produce el 17 de abril de 1872,[8] y es la primera logia que se coloca bajo dicho auspicio del GONE en la región, y con relación al resto del estado lo manifiesta el numeral de afiliación a la obediencia, que en el caso de la logia de Trubia le correspondió el número 75. 

A lo largo de su periplo existencial como taller sabemos que de logia simbólica pasó a ser una logia Capitular; [9] y en el tiempo que media entre los años 1880-1888 la logia había cambiado de obediencia, de ahí que en un momento dado se la encuentre bajo los auspicios del Gran Oriente de España, y con fecha del 23 de diciembre 1888 esté solicitando ser admitida en el Gran Oriente Nacional de España (Vizconde Ros).[10]

La logia sostiene un baile de pertenencias, muy similar al que se produce en el resto de las logias de la región, en cuanto a estar en una un en otra estructura masónica imperante en suelo español.

En cuanto a la documentación sobre su membresía a lo largo de casi veinte años, indicar que es muy escasa, tan solo se disponen de cuatro cuadros lógicos de logia, pertenecientes dos al año 1880, uno a 1882, y otro es de 1889. Analizando las fechas y algunos otros detalles como la datación de la creación de la logia y el estudio de los escasos cuadros lógicos de dicho taller, cabe preguntarse ¿De dónde provenían, al menos los fundadores, de esta primigenia logia El Trabajo?

Puesto que estamos ante una de las primeras logias en establecerse en la región, y siendo tan solo coetánea con la logia Amigos de la Naturaleza y de la Humanidad (GOdF), no se percibe que hubiera posibles trasvases entre ambas, ya que sabemos que algunos miembros de la logia refundada del GOdF en Asturias, intentas recuperar sus grados para poder levantar un nuevo taller, pero ningún miembro de El Trabajo proviene o ha sido iniciado en la logia refundada del GODF en Asturias, por tanto, aquí se abre una gran incógnita ya que ignoramos quiénes y en dónde se iniciaron los primeros masones que compusieron el núcleo fundador de la logia El Trabajo.

A este respecto, hay una cita en el trabajo de Victoria Hidalgo Nieto sobre la Masonería en Asturias, en cuya tabla general de miembros de las logias asturianas, en concreto en lo referido a los masones Ramón y Luis Soler, donde la historiadora les cita a su vez como miembros de la logia denominada Concordia de Avilés, pero esta logia en principio fue más tardía, al menos en lo que respecta a Ramón Soler y a José Soler se les encuentra en un cuadro lógico de la logia avilesina Concordia en 1887, y en 1889 Ramón Soler (Prin) natural de Trubia y con 21 años, ocupa plaza en la logia El Trabajo con el grado de Compañero (2º) por tanto este no es uno de los iniciadores; y José Soler (Campomanes) ¿posible padre del anterior? de 44 años natural de Lérida, tiene el grado de Maestro Masón (3º) , datos de 1889, pero ambos no están en el cuadro de miembros de 1880. Por tanto no podían ser los iniciadores de la logia trubieca.

Tampoco se rastrea la posible presencia o cohabitación de los miembros de la logia El Trabajo, en el resto de las logias asturianas, salvo algunos como los Soler, y aquellos otros que como como grados capitulares del REAA, coparticipan en el Capítulo Vigilantes de Asturias.

Otro detalle que conocemos es que los primeros 23 miembros del cuadro lógico de 1880 fueron iniciados entre 1872 y 1873, y tan solo Manuel Tarrazo fue iniciado en 1877. ¿Quién fue el grupo iniciador?  Es la gran interrogante

Nombre Profano Simbólico Cargo Logia Cargo Profesión Años en que aparece
Alonso, Antonio Cellini 2º Vgte
2º Vgte
1876
1880
Ajustador 1876-1880
Alvarez, Celedonio Gambetta G.Templo
Orador
1880
1888
Ajustador 1880-18880-1890
Alvarez, Julio Maldonado Portaestandarte 1889 Tornero 1889-1890
Alvarez, Primo Raúl Arq. Decorador 1889 Torneo 1889-1890
Alzueta, Juan Lima G. Templo
2º Experto
1880
1888
Ajustador 1880-1888-1889
Casillas, Camilo Figueras Tornero 1889-1890
Casillas, Eladio Villacampa Dtor. Banquetes 1889 Cilindrero 1889-1890
Casillas, Saturnino Pelayo Tesorero 1888
1889
Ajustador 1880-1889-1890
Diaz, Basilio G. Bruno Tornero 1889-1890
Diaz, Fernando Torrijos G. Templo Externo 1889 Cilindrero 1889-1890
F. Gubieda, Celestino Amadeo Tornero 1889-1890
Fedriani, Servando Marx Venerable
Venerables Adjunto
1876
1880
Empleado 1876-1880-1888-1889
Fernández, Ricardo Julio Limosnero 1880 Ajustador 1880-1888-1890
Fernández Peña, José Covadonga Delineante 1880
Fuertes, Valentín Riego Cilindrero 1889-1890
García, José Garibaldi Forjador 1890
Gastelu, Emilio Lincoln Archivero 1888 Ajustador 1880-1888-1890
Gaztelu. Luis Guillén Delineante 1880
González, Agapito Prim Preparador 1889 Ajustador 1889-1890
Gonzalez, Apolinar Zamora Tornero 1889-1890
Gonzalez López, Luis Cristo Tornero 1890
Granda, Guillermo Epaminondas Secretario 1876 1876
Hevia, Herminio Apolonio Tornero 1889-1890
Iraola. Vicente Roque Barcia Arquitecto Decorador 1888 Ajustador 1880-1888-1890
Larrosa, Ciriaco Arquímedes 2º Vgte 1888 M. Ajustador 1888 (murió 1889)
Lera, Miguel de Sixto Cámara Orador 1876 Cirujano 1876-1880
Longoria, José Aramis Arquitecto Revisor 1889 Comerciante 1889-1890
López, Cenón Prim 1º Vgte
Secretario
1876
1880
Empleado 1876-1880
Lopez, Francisco Sócrates 1º Vgte
1º Vgte
1889
1890
Propietario 1888-1890
López, Ramón Castelar Venerable 1880 Comerciante 1880-1890 V. M. Honor
Miaja, Félix Zaragoza Secretario Adjunto
Secretario Guarda sellos
1880
1888
Ajustador 1880-1890
Miaja, Valentín Victor Hugo Arquitecto Revisor
Maestro Ceremonias
1888
1889
Ajustador 1880-1888-1890
Monuaga, Elías Mazzini Tesorero
1º Experto
1880
1888
Tornero 1880-1888-1890
Ortiz, Antonio Mozart Porta Estandartes 1888 Empleado 1888-1890
Pardo, Salustinao Iris Comerciante 1888-1890
Peláez, Cornelio Ruiz Zorrilla 2º Experto 1889 Industrial 1889-1890
Reguera, José Favila Orador Adjunto 1880 Tornero 1880
Rodriguez, Jesús Peral Tornero 1890
San Martin , Manuel Guzmán Tornero 1880
Sánchez , Andrés Marín Maestro Música 1880
Sánchez, Ramón Pierrad Guarda Templo interno
1º Experto
1888
1889
Ajustador 1888-1890
Soler, José Campomanes 1º Vgte
1º Vgte
1888-1890 Propietario 1889-1890
Soler, Ramón Prim Secretario Guarda Sellos 1889 Empleado 1889-1890
Soria, Luis Numancia 2º Diacono 1888 Empleado 1888-1890
Suarez, Facundo Juan Glez.Río Moldeador 1889-1890
Tamargo; Félix Cortés Tesorero 1880 Ajustador 1880
Tarrazo, Manuel Escalante Galileo Maestro Ceremonia
Orador
1888
1889
Empleado 1880-1888-1890
Vázquez, Antonio Padilla Limosnero Hospitalario 1889 Tornero 1889-1890
Vázquez, Facundo Cabrinety Limosnero Hospitalario
2º Vgte
1888
1889
Ajustador 1880-1888-1890
Vázquez, Ramón Jovellanos Guarda Templo 1889 Tornero 1889-1890
Vidal Costa, Ramón Mendez Núñez Venerable 1888
1889
Empleado 1888-1890
Virto, José Castaños Moldeador 1880
Zuazua, Ceferino Colón 1º Vgte 1880 Ajustador 1880-1888-1890
Zuazua, José Cervantes 1º Diacono 1888 Comerciante 1888-1890
Zuazua, Laureano Guzmán Orador 1880 Maestro Cilindros 1888-1890


[1] SUAREZ MENENDEZ, Roberto, Fabrica de Trubia 1794-1987 Historia y fabricación artística. Carreño, Asturias: Centro de Escultura de Candás. Museo Antón. Ayuntamiento de Carreño.1993
[2] ALVAREZ QUINTANA, Covadonga: «Nacimiento y evolución de la casa de empresa en la Fábrica Nacional de Armas de Trubia». Revista Liño nº 10, 1991, pp 125-150.
[3] http://www.euskomedia.org/aunamendi/62045.
[4] Op.cit, SUAREZ MENENDEZ. Roberto, Fabrica de Trubia... pp.62.
[5] CRESPO CARBONERO, Juan A. Democratización y Reforma social en Adolfo A. Buylla. Oviedo, Universidad de Oviedo.1998.
[6] CDMH. Masonería 739-A-18
[7] L mayoría de las logias de esta estructura (GONE 1868-1895 se articulan a partir de 1866-68, 25 en 1870; y otras tantas en 1781 y luego otras 14 en 1872, entre ellas El Trabajo. Luego este organismo contará con las logias asturianas: Luz Ovetense 1874; Nueva Luz en 1877, La Justicia, Fraternidad, Razón, y Antorcha Civilizadora en 1879 y Amigos de la Naturaleza y de la Humanidad en 1880 y Estrella Benéfica en 1882.
[8] En ese mismo año hubo una primera huelga general en Gijón que afectó a los obreros de la construcción y que se extendió a otros sectores, como los siderometalúrgicos.
[9] Carta de la Respetable Logia Capitular El Trabajo numero 235 dirigida al Gran Comendador Presidente del Supremo Consejo de Gran Oriente Nacional de España del 23 de diciembre de 1888.
[10] Op,cit, HIDALGO NIETO, Victoria. La Masonería en Asturias....Pp. 172, y FERRER BENIMELI, J.A. En su trabajo: Implantación de logias y distribución geográfico-histórica de la masonería española. «Masonería e la España del siglo XIX» 1987, pp.57-216. Indica que las logias asturianas bajo el GONE (Vizconde Ros) fueron con este numeral parte de dicha estructura, lo que no indica son las fechas): nº 32: Luz de Luarca, nº 39: El Trabajo; nº44: Juan González Río; nº 61: Amigos de la Naturaleza.

NOTA: Dentro de 15 días  La Logia El Trabajo,  y sus Altos Grados masónicos

Victor Guerra García

18 febrero 2016

ELEUTERIO QUINTANILLA. LA ESCUELA NEUTRA Y LA MASONERÍA

Captura de pantalla 2016-02-17 19.55.42

Siguiendo con idea de ir exponiendo los diferentes actos habidos en torno a la figura de Eleuterio Quintanilla, del cual ya he hecho una reseña de la recepción oficial que recibieron sus familiares en el Ayuntamiento de Gijón, o de la colocación de la placa en la calle Covadonga de Gijón, lugar donde estuvo la Escuela Neutra.

No estuve presente en las conferencias tanto de Ángeles Barrio sobre el Anarcosindicalismo gijonés, de la cual les dejo un enlace al audio de esta. No puedo hacer lo mismo con la conferencia de Jesús Jerónimo Rodríguez, aunque ya le había escuchado una conferencia en el año 2009 de cuyo acto dejé en su día constancia, no sé si esa nueva conferencia de EQ. Biografia de un líder anarquista, aportaría algo más, pero siempre es bueno escuchar a Jesús Jerónimo.

Al acto al que asistí junto con el compañero Macrino Fernández, fue a una conferencia que dimos a dúo en la sede del Ateneo Obrero de Gijón el 3 de febrero.

LA ESCUELA NEUTRA

Macrino Fernández. Profesor del IES Rosario de Acuña, e investigador con un conocimiento profundo de la Escuela Neutra a cuyo proyectó dedicó un trabajo titulado La Escuela Neutra Graduada de Gijón.

El profesor Macrino, trajo a la conferencia sus notas escritas, que leyó en buen tono y concordancia con el auditorio que llenó por completo el aulario del Ateneo, con caras muy conocidas.


En general Macrino no se separó de su tesis ya expuesta sobre la Escuela Neutra, no tanto como un producto masónico, que no lo fue en sus comienzos, ya que fue producto del revulsivo ambiente de colaboración entre el naciente reformismo gijonés, las bases obreras socialistas y anrcosindicalistas, y una incipiente masonería que se va a ir incardinando en el proyecto.

Nada que objetar pues la verdad es que el nacimiento de la idea y desarrollo del proyecto así fue, aunque a partir de unos años las organizaciones obreras van declinando su colaboración a la Escuela Neutra, en la cual termina desembarcando con todo su poderío la masonería gijonesa, por mor de las circunstancias a la vez que la Escuela Neutra, la Escuela Sin Dios que llamaban los conservadores y la cetrina derecha asturiana va mudando de Escuela Neutra a la Escuela de Eleuterio Quintanilla, a pesar de que el sufragio, lo locales y el apoyo administrativo y financiero ya fue hasta su conclusión un trabajo que auspició la masonería. En esta tesis más o menos se mantuvo el profesor Macrino Fernández

Y aquí tienen el video que se grabó de dicha intervención.

ELEUTERIO QUINTANILLA COMO MASON

La segunda parte de esa conferencia, me tocó a mí desarrollarla, y lo hice a cuatro fechas que tenemos con relación al periplo masónico del anarcosindicalista y profesor de la Escuela Neutra.

Eleuterio Quintanilla, no se vincula a la masonería ni al proyecto de la Escuela Neutra desde sus inicios, sino que tardará unos años, y por tanto los inicios de la Escuela va a estar en manos de otros referentes como Aurelio Guerra, muy silenciado en cuanto al desarrollo de este proyecto.


Eleuterio Quintanilla lo tenemos iniciándose en Julio de 1917 en la logia Jovellanos nº 337, con el nombre simbólico de Floreal, luego esta logia se renumeraría como la Jovellanos nº1 dependiente de la Gran Logia Regional del Noroeste (GLRN) bajos los auspicios del Gran Oriente Español (GOE).

La segunda fecha que tenemos de Eleuterio Quintanilla en el seno de la masonería se produce por una información de 1933 en el cual se informa que se le da de baja Por falta de Pago y Asistencia. En todo ese tiempo, hasta 1928 que hay registros en los que aparece como miembro Eleuterio Quintanila, hay una casilla que no se mueve, y es la de su grado, o sea que salvo que aparezca otra información Eleuterio Quintanilla no pasó de ser, en 14 años de Aprendiz Masón (1º). Luego comentaré este tema.

Otra noticia relacionada con la actividad masónica y anarco sindicalista es cuando en el seno de la confederal de la FAI, (1937)el grupo específico ORTO, al que pertenecía E. Quintanilla, Acracio Bartolomé y Gonzalez Mallada entre otros, tratan el tema de conciliación entre Masonería y anarcosindicalismo, y donde el maestro Quintanilla contesta que él ha sido masón, y que muchos grandes hombres del anarquismo han sido masones -y se extiende en explicar lo que representa el orden internacional y la masonería-. Finalmente «se acuerda que no procede por el momento declarar la incompatibilidad de la FAI con las Masonería»

 
Y la cuarta fecha de relación masónica es cuando en 1945 le encontramos vinculado a la logia Ambrosio Ristori de Burdeos, vinculada a la Gran Logia de Francia, aunque en su documento nada dice de su grado o cualidad.

Hasta aquí todo los que tenemos relacionado con la masonería de forma directa, más a allá de su figura central en la cuestión de la Escuela Neutra, que lo fue.

PERIPLO MASONICO 

Pongámonos como nos pongamos, por mucho cariño que le profesemos al viejo anarquista gijonés, faista de pro y autodidacta insigne, cuyas coordenadas vivenciales, con el cual tengo muchas concomitancias comunes, a partir de los datos y de esa experiencia común, entiendo que todo el periplo masónico de Eleuterio Quintanilla quedó en algún momento estancado, arrinconado a modo de una propuesta existencial de primera magnitud, pero que no para vivirla en el seno orgánico de una estructura como la que representaba la GLRN, cada vez más inclinada hacia el reformismo melquiadista. 

Dentro de la experiencia vital masónica, uno sabe que cuando alguien durante años no pasa del 1º Grado, es que algo está pasando, y si está dentro de la organización y no avanza en grado, al menos hasta Maestro Masón, es que algo sucede, y eso fue lo que creo que sucedió a Eleuterio Quintanilla, que el centro de su trabajo fue la Escuela Neutra, y no la masonería como tal, más allá de sentirse masón, que a buen seguro que lo era de los pies a la cabeza dentro de esa concepción masónica -anarquista que buscar al hombre dentro de una concepción positivista y su proyección como tal que tanto atrajo a los libertarios a la masonería.

Digamos que Eleuterio llega a la masonería con un proyecto en marcha como es la Escuela Neutra en la cual va acomodándose de tal manera que llega a ser su alma mater, pero esa misma vinculación le despega de la estructura masónica por la entrega al proyecto educativo, aunque en parte esa misma vinculación que aunque no es plena, ya que apenas sí asiste a los trabajos masónicos, pues le vincula sin mucho problema con la Escuela Neutra, pues no en vano era un «hermano» que por su entrega, le estaba sacando las castañas del fuego a la Logia Jovellanos, pues el proyecto era llevado en todo momento por Eleuterio Quintanilla, al cien por cien.


El viejo anarquista supo hacerse un hueco dentro de la Escuela Neutra, hasta ser insustituible, pues trabajar por 200 pesetas al mes como director, dando clases nocturnas, y con una dedicación plena, resultaba para él bueno pues tenía el trabajo que quería, y para la masonería asturiana no tener una preocupación diría era toda una garantía. Por tanto, se respetaban los espacios de cada uno, aunque estos no fueran del todo canónicos.

Supongo que cuando ya no le era posible a Eleuterio Quintanilla asistir a las tenidas y pagar sus capitaciones, su logia y la GLRN tampoco pudieron hacerse cargo de ellas, pues en esos momentos se le expulsa como a otros muchos Hermanos, es de este modo como Eleuterio Quintanilla, se le da de baja en la masonería gijonesa, por falta de asistencia y pago de capitaciones, y ya no volverá a estar vinculado a la masonería al menos hasta 1945. 

Sin embargo, sí que estuvo vinculado incluso cuando tomó camino del Exilio, pue la Escuela Neutra no fue disuelta como tal, y Eleuterio Quintanilla pasó la frontera con una colonia de chavales.

Tras ese periplo volvemos a encontrar a Eleuterio vinculado con la masonería a través de la Gran Logia de Francia, de la cual dependía una logia de exiliados como la Ambrosio Ristori, ¿Qué hacía en esa logia, o cómo llega a incorporarse a ella y sus trabajos? Eso a día de hoy todavía sigue siendo una incógnita.

Les dejó con los videos que se grabaron sobre dichas conferencias.

Victor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...