Mostrando entradas con la etiqueta abogados masones. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta abogados masones. Mostrar todas las entradas

16 diciembre 2009

La Masoneria en Asturias y la revolución del 34 VII

Con esta entrega concluyo el trabajo que empecé hace ya tiempo sobre esta temática tan interesante , y que empecé con la idea de hacer un libro que siempre ha quedado a quí estancando.

Por lo cual entrego estas inéditas notas que suman un buen porrón de páginas para el publico conocimiento de lo que sucedió en Asturias y la masonería durante y después de la Revolución del 34.

No he tratado de hacer de nuevo la historiografía de la masonería ni la de la revolución del 34, sino dar a conocer datos que eran ignorados por unos y por otros y que me ha parecido  necesario entregarlos.
Aquí los tienen y espero los disfruten.


image



La Agrupación de Abogados Defensores de los encartados de Octubre del 34.
Pero aunque los movimientos debían ser cautelosos ello no les lleva a la paralización, sino que se mueven entre las bambalinas para que al frente de la defensa de los obreros estén los mejores abogados, los cuales se reúnen en tono a la (ASO) Agrupación de Abogados Defensores de los encartados de Octubre del 34.

La ASO va a constituirse en una pieza esencial en cuanto a la defensa de los obreros encartados en los diferentes procesos que se abren por toda España, de hecho se estructura en torno a un comité central y a distintas secciones territoriales en la cual encontramos significados masones como iremos viendo. El comité central de la ASO, está presidido por Victoria Kent, el cargo de secretario general lo ocupa Vicente Risco, y tesorería: Luis Salinas, luego entre las vocalías encontramos a los masones Eduardo Ortega y Gasset, (afiliado a la logia “Luis Simarro” de la Gran Logia Regional del Centro ); Luis Jiménez de Asúa, (afiliado a la logia Dantón donde adopta el simbólico de “Carrara”) a José Ballester Gonzalvo (adscrito a la Gran Logia Española he iniciado en 1934) y entre los abogados adheridos están junto con otros: Eduardo Barriobero (miembro de la logia Catoniana de Madrid); Juan Botella Asensi (afiliado a la logia Hispanoamérica de Madrid, y baja en la Orden en 1922); Guillermo Cabanellas, (general masón, compañero de López Ochoa) [1]

La actuación de la ASO en Asturias, nos la relata el único boletín conservado en los fondos masónicos asturianos, correspondiente al año 1936, en cuya recensión nos dan las noticias de lo que está aconteciendo en la región con respecto a la defensa de los obreros asturianos, La nómina de abogados que la ASO tiene adscritos en Asturias, son Luis Ochoa de Albornoz (Luarca); Félix Fernández Vega (Llanes); Mariano Moreno Mateo, Leopoldo Alas Argüelles, Felíx Miaja, Manuel Díaz Velasco, Aurelio Matilla (teniente coronel y abogado militar ) e Ignacio Navarro.

La ASO abre dos delegaciones en Asturias: una en Oviedo y otra en Gijón: la de Oviedo empieza funcionar en marzo de 1935, (su fundación es del diciembre del año anterior ), la delegación ovetense sufre varias bajas primero estaba adscrito a la oficina el miembro del Rotay Club Gijonés y del cual fue secretario, el abogado civil Manuel Díaz Velasco que es reemplazado por Felix Miaja y cual tras unos semanas deja la oficina alegando trabajo mucho trabajo en su bufete, finalmente se hace cargo de la delegación un abogado natural de Toledo.

Ante tal situación queda más o menos bosquejado que los abogados asturianos sufren presiones ante las defensas de los represaliados y optan por inhibirse a favor de compañeros de afuera de la región. Así pues frente a la oficina ovetense de la Asociación de Abogados de los encartados en los movimientos del 34, está el toledano Virgilio Carretero, que lleva adelante 115 procesos encartados en unos 53 sumarios y entre los cuales tiene los fusilamientos de la Manjoya, en Enero de 1936 tenía sobre su mesa : seis sumarios en prueba, nueve pendientes de acusación definitiva, dieciocho pendientes de celebración.

La delegación de Gijón es llevada por Fernando Esteban un abogado madrileño que se enfrenta a la defensa de ciento cincuenta y tres procesados. Fernando Esteban asume la defensa del Consejo que se forma contra los acusados de la muerte del Capitán Nart, del cual resulta un condenado a muerte y un absuelto; este activo abogado se enfrenta asi mismo a los sumarios de Turón, en el cual algún encartado lo escoge como defensor; a su vez interviene directamente en la causa 236 denominado “Proceso por la Revolución de Octubre”

Ciertamente la importancia del coste personal y económico de las defensas de los represaliados asturianos, se ve reflejadas en las cuentas anuales de la ASO en Asturias, lo cual representó unas treinta mil pesetas, frente a las seis mil que originó la oficina montada en Madrid.

Otra organización que trabaja en pro de la defensa de los represaliados es el Partido Socialista que a través del Comité Nacional Pro- Presos , dirigido por Alvarez del Vayo monta un oficina jurídica en Asturias de la que se hace cargo el socialista sevillano Mariano Moreno Mateo ( que sería iniciado en la logia Mare Nostrun de Madrid en 1932; había logrado su acta de Diputado en 1931 y anulada su elección en 1933) Moreno Mateo está en el seno de la ASO, y mantiene estrechos contactos con la ejecutiva socialista que encabezaban en España los francmasones Vidarte y Fernando de los Ríos; el abogado sevillano interviene en más de tres mil casos, y aunque acude pidiendo ayuda a los abogados Morán Cifuentes (reformista), y a Dioniso Ayesta, al igual que había pasado con otras delegaciones de la ASO en Asturias, los abogados asturianos sufren una gran presión por la cual de una u otra forma terminan inhibiéndose, a veces en beneficio de una mejor publicidad de los propios casos al estar en manos de abogados foráneos con buenos contactos en los medios de prensa de la capital.

Los Colegios de Abogados también cooperan a esa presión y a cierta obstrucción , al no estar colegiados los distintos abogados ejercientes en cada zona, lo que les obligaba a costosas colegiaciones aquí y allá, de hecho la colegiación de Eduardo Ortega y Gasset, tiene un costo de 1.400 pts, o que cada vez que un abogado se vestía la toga debía pagar una cuota de 750 pesetas.

La abultada correspondencia de Moreno Mateo, deja entrever la poca coordinación entre los servicios jurídicos que asientan sus reales en Asturias, aunque por lo que se deduce por lo expuesto en el boletín de la ASO, es casi una tónica nacional que tan solo se rompe con la acción unificada que se consigue en Burgos.
Moreno Mateo recibirá la ayuda de dos abogados más Fernando Blanco de Tapia y el salmantino José Andrés Manso, aún así todos les caen cientos de peticiones de defensa y cada vez tienen más dificultades para desarrollar sus labores, tanto por la labor de obstruccionista de los Colegios de Abogados como de la propia policía.

Interesante, por lo difícil de conseguir dicha información, es saber cual era la postura de los abogados que pertenecían o habían pertenecido a la masonería: que hacían , donde estaban...? Dentro de las logias asturianas en la época de 1916- 1934, había unos diez abogados, entre los que se encontraban los reformistas Melquiades Alvarez, Mariano Merediz Díaz Parreño; la mayoría de ellos estaban en esos momentos fuera de la Orden, unos por falta de asistencia y pago, y otros directamente expulsados por sus posicionamientos políticos; y en general bastantes desvinculados de las relaciones fraternales que debieran haber entre francmasones; además como ya se dijo en alguna ocasión, lo que ondeaban eran banderas obreras y no pequeñoburguesas, para los cuales las revolución de octubre del 34, era un auténtico desastre.
Tal vez el único disponible y también fuera de la orden por incompatibilidad entre masonería y militancia es la del abogado y militante comunista Loredo Aparicio, que queda implicado, según Oliveros en su libro “Asturias en el resurgimiento español”, muy a su pesar.

Y otra incógnita que se plantea, es la referente a las relaciones del francmasón Moreno Mateo con sus hermanos de Asturias...? ¿Como lo trataron o fue recogido en las logias asturianas, acudió a ellas, eran sabedores que además de hermano masón había estado mezclado con la compra de armas para el movimiento revolucionario?[2]

En medio de este ambiente tenso y más aún debido a la reorganización del movimiento obrero se celebra el juicio contra los acusados “sucesos de Turón” en los que mueren los religiosos y paisanos ya descritos, por cuyas muertes son sesenta y cinco los procesados entre los que está Leoncio Villanueva, y que se enfrenta junto con el resto de los encartados a penas sumarísmas.

Pasado ya el juicio y emitidas las consiguientes condenas todas ellas conmutadas, la Orden desde distintos lugares actuará en solidaridad con los hermanos asturianos, así la Respetable Logia 1º de Mayo de la Regional del Centro acuerda en Noviembre de 1935, que se abra dentro de los talleres de la Regional una suscripción fija mensual para recaudar fondos con el fin de proteger durante el tiempo que se estime necesario a uno o varios niños huérfanos de Asturias, y en mayo de 1936 en Barcelona, la Respetable Logia Kronos de la Gran Logia del Nordeste anuncia que se hará un banquete en honor de los hermanos que sufrieron prisión o tuvieron que exiliarse con motivo de los sucesos de Octubre, y donde se recordaría con entusiasmo a los francmasones asturianos a los cuales se había también invitado, y a la cual acudiría en señal de solidaridad y apoyo el hermano hiramita Companys, a la sazón Presidente de la Generalitat.

[1] El hecho de no disponer de listados completos de los masones españoles, hace que sea difícil establecer las pertinentes relaciones con respecto a la masonería. El listado de abogados adscritos a la Aso está en el Rollo 1232 del AHPA.
[2] Mariano Mateo, según Amaro del Moral en la obra ya citada, pág 240, comenta que un proveedor especial había sido el Diputado Moreno que servía de intermediario para la compra de fusiles al precio de 250 pts unidad.

Texto inédito @ de Víctor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...