Mostrando entradas con la etiqueta escritores gijoneses. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta escritores gijoneses. Mostrar todas las entradas

30 marzo 2011

Alejandro Núñez Alonso. El escritor asturiano francmasón


Hace ya muchos años, cuando uno estaba inmerso en las filas del existencialismo sartriano, cayó en mi mano una de las primeras novelas existencialistas españolas, se trataba de la Gota de Mercurio, que firmaba Alejandro Núñez Alonso y que escribió en 1954 y que era un recuerdo al pintor Pablo Cossio.

Fue una novela que peregrinó con mi biblioteca sartriana durante décadas ya que me impactó tanto su contenido y su fórmula de escritura, aunque a ella le acompañaron también las de José Luis Castillo-Puche censurada  “Con la muerte al hombro” (1954) Los Bravos y Cabeza rapada de Jesús Fernández Santos, o el Jarama de Ferlosio

Pero realmente de Alejandro Núñez Alonso, es un perfecto desconocido en su tierra natal pese al intento de rescate por parte de la estudiosa de literatura asturiana María Elvira Muñiz, que escribió sobre su vida y obra en trabajo “Escritores Gijoneses”

Alejandro Núñez Alonso, nació en la ciudad de Gijón el 27 de junio de 1905, recibiendo en una escuela mixta su formación escolar básica que alternó con la presencia en las aulas del Ateneo del Ateneo Obrero de Gijón parte de su otra formación, y donde además trabó amistad con el poeta Gerardo Diego.

A las letras se dedicó pronto y con veintiún años su hermano le imprime su primera obra “Páginas” que Maria Elvira califica, de “serie de ensayos esteticistas al estilo orteguiano” a la vez que seguía enviando trabajo a los periódicos regionales como Región, o El Noroeste de Oliveros, o La Prensa.

Será el director del diario La Prensa, A. Bonet, quien se fije en él y le envíe como corresponsal a Madrid en 1927, obteniendo un accésit del premio periodístico Zozaya; Fueron tiempos de muchas colaboraciones para sacar adelante la vida en Madrid, en la cual se desenvolvía como pez en el agua, trajinando amistades como la Cansinos Assens, otro de nuestros grandes olvidados.

Finalmente en 1929 emprende camino a México enviado por la Revista Esfera; en dicho país dará un giro importante a su formación autodidacta, ya que comenzará con temas como la pintura, que será toda una constante, estudios musicales y la música.

Su vida literaria se va abriendo a la vez que colabora con otros medios mejicanos, y cuyas labores compatibiliza como guionista, como tal firmó la película sonora: Santa, y otras como Konko

Su vida no se quedará ceñida las tierras mejicanas, sino que en 1950 tenemos a Núñez Alonso en Roma y luego en París, aunque volverá a su tierra natal en 1953, Asturias, aunque la residencia la va a afijar en Madrid, aunque su buena posición le permitía tener casa abierta en Ginebra. En 1957 obtiene el premio nacional de literatura por el Lazo de Púrpura, por cuya obra otro escritor  asturiano Victor Alperi que presidía la tertulia gijonesa El Ventanal, le dedicaran un amplio homenaje entre el 6y el 13 de abril de 1958, y que recoge el Comercio con una reseña de la conferencia que Núñez Alonso impartió y en cuyo artículo también se recoge una caricatura de A. Truán; y en 1965 el premio de la Crítica por Gloria en subasta.

La muerte de su esposa le llevó de nuevo a Ginebra y más tarde a Quebec, Canadá donde falleció en octubre de 1982.

Es un escritor vario y variado, que María Elvira Muñiz clasifica en tres vertientes narrativas, las novelas con aproximaciones psicológicas de análisis introspectivo ya la mencionada Konko, Mujer de Media noche, y las ya escritas en su estancia europea donde hay un giro, y en cuya etapa se inserta Gota de Mercurio, donde se refiere a la vida de un pintor que planea su suicido “ y desde la lucidez llega a la locura por el flujo de la conciencia, gota de mercurio”.

Tiene una vertiente crítica importante y luego están sus novelas históricas donde aborda la novela católica con una pentalogía sobre Benasur de Juedea.

Como dice el periodista J. Ceinos, en el diario La Nueva España es gijonés que rozó el Premio Nadal de 1953 precisamente con “Gota de Mercurio” pero es preciso que esa terrible temática del suicidio nos gustara mucho a la pacatas mentalidades de la época y decidieron darle el premio a Luisa Forrellad que volvería escribir años más tarde otra novela 'Fuego latente', ed. Espasa, 2006).

Realmente este escritor que me impresionó por su novela de la Gota de Mercurio, pasó desapercibido para mí dado que el resto de su obra me interesó menos, pero hete ahí que un día, años más tarde trabajando sobre los expedientes de la Gran Logia de Francia, en concreto sobre la logia Plus Ultra nº 452, Logia hispano- americana y portuguesa, que sostenía en Paris dicha Obediencia, me encuentro con la sorpresa que se había iniciado Alejandro Núñez Alonso, con el número del taller 65 y 9265 del Rito y con fecha del cuadrante de final de año ( diciembre de 1952), o sea que durante su estancia en París lo tenemos iniciándose como Aprendiz Masón.

Luego regresará en 1953 a Asturias y a Madrid, lo cual debió ser para él todo un impacto, pues en esos mismos tiempos aún Franco estaba en plena persecución de los masones.

La logia Plus Ultra, se va a constituir en función de la emigración española en Francia, lo cual va a suscitar la creación de dicha logia en 1913, y que viene en parte de la mano de judíos españoles, portugueses y americanos, trabajará en lengua española su primer Venerable es Domingo Miralles.

Será una logia con ciertas dificultades, pues como nos indica André Combes, iniciar solo 65 nuevos masones en 10 años, aunque se capacidad de reacción es importante en los temas sociopolíticos, protestará contra antisemitismo de Ucrania y en 1934 volverán a reforzar su presencia con una activa repulsa contra la represión de Asturias, para lo cual organiza una Tenida Blanca, y aunque la Obediencia (Consejo Federal) la cree una logia intelectualmente mediocre, por un lado por la escasa formación y también porque su actividad es más propensa a desarrollarse en torno a los temas sociopolíticos, pues para la causa contra la represión del 34 en Asturias, logra con la ayuda del GODF recaudar 16.012 francos franceses de los cuales 10.000 fueron enviados a España.

Tal y como nos expone Charles Porset en su trabajo sobre la logia, que publica en el Simposio sobre Masonería del Siglo XX. Toledo 1995. Estamos más bien ante una logia política, y hay tensiones porque la Gran Logia de Francia parece no muy interesada en dicha logia que es más proclive a la influencia del GOdF encontrándose en varias de sus tenidas a alta autoridades de esta última obediencia, la cual además ayuda económicamente a dicha logia

Con el conflicto de la guerra civil española, creará una comisión para informar a las Potencias Masónicas francesas y creará una Oficina de Ayuda al Pueblo España y trabajará con un grupo español socialista de los Derechos del Hombre y un grupo anarquista de la FAI.

En dicha logia encontramos a Barriobero, Luis Fernández, o al propio Ramón Franco, eso sí en diversas épocas.

Lo que no sabemos fue el motivo de entrada de Alejandro Núñez en esta logia, tan proclive a las defensas políticas, pues no vemos a Núñez Alonso como un potencial antifranquista, sino en todo caso como un liberal católico, tal vez la presencia en París le hizo encontrarse con este grupo de españoles e iberoamericanos y de ahí su relación.. de la cual no sabemos mucho más.. pues no con contamos con la información, y tampoco los archivos que tenemos nos dicen nada acerca de Núñez Alonso.

Víctor Guerra
.MIEMBRO DEL CEHME (Zaragoza) y DEL IDERM (Francia)
This work is licensed under a Creative Commons license.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...