Mostrando entradas con la etiqueta francmasón. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta francmasón. Mostrar todas las entradas

03 febrero 2013

Memoria Histórica sobre Pedro González Blanco por Victor Guerra

cuadernos-de-cultura-la-masoneria
Los Hermanos González Blanco son naturales de Luanco (Asturias) y uno de ellos Pedro González Blanco escribió un librito: MASONERIA,  en 1933, que se presentaré  en Club del Diario LA NUEVA ESPAÑA de GIJON, el Jueves 7 de febrero del 2013 a las 20 horas.

EL POR QUÉ DE ESTE LIBRO.
Tal vez la mejor justificación para reeditar este libro de Pedro González Blanco (Escritor y traductor) Pertenece a una saga familiar de escritores nacidos en Luanco (Asturias). Tras su estudios universitarios y andanzas por Madrid inicia un azaroso periplo existencial por Latinoamérica recala de nuevo en España para comenzar su carrera masónica (1930-1939) insertándose en la Respetable Logia La Unión del Gran Oriente Español (GOE) y radicada en los valle de Madrid.

Junto con Hermanos como Serradel, Benlliure, etc… y otros cofunda otras logias y lanzará dentro del GOE y también de la Gran Logia Española (GLE) la revista Latomia, que dirigirá durante cuatro provechosos números que concluirán casi que a la par que escribe este pequeño trabajo LA MASONERIA , síntesis de su pensamiento acerca de la masonería y sus desarrollos historiográficos.


Tal vez sobre su propia obra sea tal vez la mejor explicación que él mismo en:  Unas palabras Aclaratorias:

"Más anda tan pobre la bibliografía masónica por tierras de España, que aumentarla con esta poquedad más, no me parecido del todo desconcertado.
Lean estas páginas los que conocen del arte real, advertidos de lo poco que valen. Y si los enterados sacan de ellas alguna sugestión, o siquiera alguna noticia, se dará por harto satisfecho"

Ha sido mi intención con esta puesta en valor de este libro "La Masonería" al reeditarlo dar a conocer a un masón asturiano de la talla de Pedro González Blanco, nacido en Luanco en 1879 y fallecido en el año 1961 en Villaseca de la Sagra (Toledo) el cual además de tener una azarosa vida, ha sido un preclaro pensador masónico que dejó patente sus reflexiones en la revista Latomia (1932-1934) y este mismo libro

Por tanto les dejo con una vieja reseña sobre Pedro González Blanco y su trabajo al frenter de la Revista Latomia  que publiqué en  2008.


El luanquin Pedro Gonzalez Blanco y la revista Latomia


Pedro González Blanco[2], nacido a diferencia de su hermano Andrés, en Luanco (Asturias), y es curioso lo que son los olvidos históricos, pues si bien se dedica en las hagiografías asturianas un abundante espacio a sus hermanos: Andrés y Edmundo, a Pedro se le condena al ostracismo más absoluto. Quien nos vuelve a dar noticias de la vida de Pedro González Blanco es "El Españolito" en su trabajo sobre los escritores asturianos.

Comienza estudios en la Universidad Central de Madrid en la facultad de Filosofía y Letras, que no puede concluir pues en ese interín fallece su padre y la situación económica en que queda la familia, pues no es muy halagüeña, hace que tal circunstancia que empuje a tomar el rumbo de las "américas" al amparo de uno sus tíos allí establecido. Aquello no le convence y regresa de nuevo a España para seguir en sus labores de escritos y ensayista. Aunque hay quien le considera poca cosa, lo que contrapone el preclaro Constantino Suárez:
"En la "generación del 98" fue Pedro González Blanco miembro activo, acaso el más joven. No, es cierto lo que dice Cansinos Assens de que la labor de González Blanco en esta época se limitara a una docena de artículos en la república de las Letras; cierto que nunca se ha mostrado muy fecundo escritor, pero acaso este tiempo de su juventud se caracterice por una mayor producción"[3].

Sea como fuere, y aparte de las vendetas propias entre escritores, Pedro colabora en varias revistas del momento: Vida LiterariaHelios, La lectura y también es encontrable su firma en los diarios: El Imparcial y El Liberal, y como no podía ser menos escribía en el periódico anticlerical El Motín que dirigía Nakens, donde utilizaba el seudónimo de Doctor Atizando Yesca.

En 1905 contrae matrimonio con la profesora Crescencia Alcañiz y tres años más tarde embarca hacia el continente americano, será en Cuba donde mejor se le localice pues allá colaborara con el prestigioso periódicoDiario de la Marina. La vida de Pedro González en casi de periplo aventurero, pues viudo de Crescencia, se embarca con el poeta Santos Chocano en la aventura de recorrer todo el continente. Será en una estancia en Guatemala, cuando contrae matrimonio con la sobrina del presidente de la República Estrada Cabrera, Doña María Albaudín.

En Méjico se le encuentra al lado de los revolucionarios del francmasón Venustiano Carranza, que le ayuda económicamente, pero todo tiene un límite y Pedro González, cansado de sus correrías regresa a España donde desarrolla labores de traductor a la vez que escribe diversos estudios históricos. El país se viene abajo y en 1939 Pedro González Blanco regresa a Méjico.

Pedro González Blanco y la Masonería


Su carrera masónica comienza en la logia Unión,
Esta logia se funda en abril de 1927, a finales de la Dictadura por lo jóvenes radicales, procedentes de la logiaIbérica, y separados por los problemas habidos en la Regional Centro, según Gómez Molleda la causa era:

"La contraofensiva a la operación Azaña pensada por los amigos de Lerroux. En la logia había un grupo de masones radicales incondicionales de D. Alejandro, dispuestos a minar le terreno al Presidente de Gobierno en la Orden y a apoyar la política lerrouxista, impidiendo que los afiliados secundasen masivamente la política gubernamental "

Su cuadro de luces lo encabeza el abogado Juan Serradell y Farrás, Cipirano Bernal de Puga y tres periodistas: Francisco Escola Besda, Rafael Gerona Martínez y Miguel Cámara Cendoya, luego se afiliarán varios miembros de la Mare Nostrun de la Gran Logia de Española, entre ellos Rodríguez Vera.

en dicho taller se inicia en abril de 1928 imponiéndose el simbólico de Bolívar, en el cuadro lógico de 1932 figura como 2º Experto, aunque un año más tarde en enero de 1933 es irradiado por haber desempeñado cargos de forma irregular, y como hemos entrevisto el fondo todo ello responde a una operación política entre el grupo de Lerroux e Iniesta.

Esta situación le lleva abandonar obligatoriamente la logia Unión, y aunque puede parecer que su vida masónica concluye con esta sentencia[4], pronto le vemos incardinado dentro de la sociabilidad masónica en el seno de lalogia Hiran con el cargo de Orador, y en abril de 1934 figura como Garante de Amistad de la logia Conde de Aranda nº 97 de Madrid, con sede en la Plaza del Congreso. Taller, este último, en el cual desempeñará en cargo de 1º Vigilante, aunque no parece constar en los cuadros lógicos de ambas logias[5].

Lo que no deja de se curioso por que según los informes procurados por el Tribunal de la Represión y la Masonería, el hermano Bolívar, no alcanzó nada más que el segundo grado del simbolismo, el de Compañero (2º), cuestión harto imposible puesto que para desempeñar los importantes cargos de Orador, y 1º Vigilante, es necesario y obligatorio ser Maestro (3º).

Pero Pedro González Blanco es algo más que un simple masón de a pie que cumple con sus obligaciones para con sus hermanos en las tenidas, el va a ir más lejos y es cuando le veremos al frente de la prestigiosa revista masónica Latomia[6]en la cual firma varios trabajos: Rectificaciones Históricas, es uno de ellos, y es claro que sus opiniones no gustan, por el tono y lo que en en ellas expresaba. En opinión de Pedro González:

"No había rama de la historia más necesitada de rectificar errores que la historia d e la masonería. Según este autor, el secreto que los cofrades se exigía y la desaparición de los archivos había sido campo abonado a todas las fantasías y a todas las invectivas: Díaz Pérez, el supuesto Jhon Truth, Morayta, los modernos Usero, Suárez, Guillén y Díaiz, no se han tomado más trabajo que el de copiar a Thory, ante todo; a Clavel y a Fidel, en segundo término. Sin el Acta Latomorun no habría escrito Truht y Díaz Pérez sus libros; y Morayta inconsultadamente la mayor parte de las veces, atribuye a la Masonería funciones que no siempre su por cumplir. Los demás autores citados giran alrededor de los dicho por estos tres o cuatro historiadores"[7]

Era claro al tenor de lo que estamos leyendo, que Pedro González y la revista Latomia marcaban el estilo de la logia Unión, bandera de referencia dentro de la Regional del Centro.

Sus temáticas de reflexiones históricas y su encubierto desdén por los partidismos que se daban en el seno de las logias de Madrid, no la hacían muy querida por algunos de los sectores masónicos, pues además de desear una "vuelta atrás" en tanto que opinaba que: "La República ha creado en España a la francmasonería un grave problema de orientación. La política partidista tiene a penetrar en los talleres, y la historia y nuestros precedentes nos enseñan las fatales consecuencias que puede producir en nuestra Orden tan nefasta introducción" junto con las opiniones vertidas por el hermano Bolívar no les debía hacer mucha gracia a diversos sectores del masonismo español.

Por otro lado tal revista se aperturaba al exterior, o sea hacia el mundo profano, exponiendo artículos, que según algunos esos mismos sectores contrarios a esa tendencia, en la revista se divulgaba en exceso los llamados secretos masónicos. Sin embargo hoy tal revista es todo un referente en cuanto al carácter de los trabajos publicados.

El primer número se editó en el mes de agosto de 1932, aunque no salió hasta noviembre, constaba de ocho secciones fijas, y el consejo de redacción estaba compuesto por Mariano Benlliure Tuero, Pedro González Blanco, Manuel Pérez Aguirre, Antonio Llagunes Rafael Gerona y Teófilo Moreno.




[1]AHNS. Expediente A552.
[2]AHNS. Expediente personal. A 11/14.
[3]SUAREZ, Constantino, op.cit., pp.261-265.
[4]Como hemos visto antes de producirse la irradiación, se habían procurado las preceptivas "planchas de quite" con lo cual se ponían a salvo de cualquier obstrucción para no seguir trabajando en el seno de la masonería.
[5]En el expediente de Pedro González hay varios testimonios de retractados que le adjudican la membresía a tales logiasHiran Conde de Aranda. AHNS. Expedientes. A 735-1; 733-15.
[6]Sobre esta revista en el X Symposiun presentó un trabajo el profesor SANCHEZ FERRE, Pere, La Revista Latomía y la logia Unión de Madrid. Pag.
[7] AHNS . Revistas 1/1 Rvta. Latomia, Vol.II. Madrid 1933, pag. 45 "Sobre el Arte Real".

Otras Referencias: 
http://es.wikipedia.org/wiki/Pedro_Gonz%C3%A1lez-Blanco
http://cvc.cervantes.es/trujaman/anteriores/mayo_11/17052011.htm
http://www.lne.es/aviles/2010/11/26/humanismo-luanquin-mexico/999562.html

Victor Guerra

24 marzo 2011

Entrevista de LNE con Víctor Guerra

«Nuestro único secreto es no decir que otro es masón si él no quiere»

«Para entrar en una logia sólo se pide ser una persona normal, de buenas costumbres»

07:48
Víctor Guerra.
Víctor Guerra. lne

VÍCTOR GUERRA Experto en masonería 
Luján PALACIOS


Víctor Guerra (Gijón, 1955), es el máximo experto en masonería en Asturias, y ha escrito numerosas publicaciones sobre el tema. Hoy hablará en el Club LA NUEVA ESPAÑA sobre la masonería en Gijón en los siglos XIX y XX.


-¿Qué significa ser masón? 
-Ponerse unos guantes blancos y un mandil y seguir un ritual de entrada a un local, en el que se desarrolla una sesión pautada por un rito. Aparte de esto no significa nada más que tu propia búsqueda, intentar ser mejor a través de la reflexión en grupo. Nadie te va a imponer que hagas algo, es sólo un foro de reflexión interno.


-¿Y sobre qué debaten? 
-Sobre todo, desde temas sociales hasta políticos, entendidos no desde una perspectiva partidista, sino desde un ámbito generalista, sobre la guerra, temas simbólicos... a los más jóvenes se les imponen temas de debate, los Mestros tienen mayor libertad de planteamiento. Luego se abre un debate, que sirve para tu propia formación interna.


-¿Qué hay que hacer para ser masón? 
-Lo primero, llamar a la puerta. Sólo se pide que seas una persona normal, mayor de edad, inquieta, de buenas costumbres, y que puedas asistir dos veces al mes a las reuniones. Bien es cierto que luego se sigue un proceso rígido de selección.



-¿En qué consiste? 
-Después de que un aspirante pida entrar, se celebra una reunión con él para explicarle cómo funciona la logia. Debe formular una solicitud en la que explique por qué quiere entrar, quién es, qué estudios tiene... La ficha se lee en la tenida de la logia, que es el nombre que se da a las reuniones, y allí se hace una primera votación para iniciar el proceso de admisión. Al aspirante se le comunica que se sigue con el proceso, y tres miembros diferentes mantienen tres reuniones con él sobre diversos aspectos, para redactar un informe que se debatirá en la logia. Se vuelve a votar, y y si se da el sí, se celebra una reunión «bajo venda», con el candidato con los ojos vendados. Se le hacen unas preguntas y se vuelve a votar. Si se admite, se le llama a la iniciación, con una serie de pruebas simbólicas con fuego, aire y agua. Luego vendría la promesa masónica, y el aspirante siempre se podría echarse atrás.



-Les persigue un aura de secretismo. 
-El secretismo, que para nosotros sólo es discreción, es una buena excusa para la persecución. Que haya una serie de gente de diferentes religiones y creencias políticas que se une para debatir y reflexionar se percibe como un peligro. El único secreto que mantenemos es el de no declarar que otro es masón si él no lo dice antes. Eso se respeta por encima de todo.



-¿Les importa a los miembros de las logias que se sepa que son masones? 
-La verdad es que sí, pero nunca supe muy bien por qué. Sí lo entiendo desde un punto de vista de persecución, porque siempre dicen que los masones somos los culpables de los males de medio mundo. Hay muchos prejuicios.



-¿Usted ha tenido algún problema por ser masón? 
-Nunca, ni dentro ni fuera de la logia. Muchas veces soy más fruto de chungas que de marginación.



-¿Cuántos son en Asturias? 
-En Gijón rondamos los cien, agrupados en tres logias: la Logia Jovellanos, de la Gran Logia de España; la Logia Estrella del Norte, de la Gran Logia Femenina de España, y la Logia Rosario Acuña, a la que pertenezco, de la Logia Gran Oriente de Francia. En Oviedo está la Logia Derecho Humano.


This work is licensed under a Creative Commons license.

31 julio 2010

FERNANDO VELA: LA INICIACION

SIMBOLO TUMBA Rosario Acuña Fotografía cedida por Miguel Bernardo, y clasificada dentro de las 20 mejores fotografías del concurso fotográfico : El Símbolo Perdido.Símbolo masónico sito en el Cementerio del Sucu en Gijón.
En el anterior pots escribía sobre  Fernando Vela y sus filiación masónica, que se obvia tantas veces. Hoy traigo a este espacio histórico masónico un discurso de un singular Orador de la Logia Jovellanos de Gijón, aunque en esos momentos era un “Orador accidental”, y que tiene una vital importancia por dos razones:

1ª .- Porque nos hace situarnos y plantearnos los que se expone en el Blog citado anteriormente, y lo que pensaban los masones de la primera década de 1900.

2ª Razón.- Conocer la voz singular de un Orador como Fernando García Vela, más conocido como Fernando Vela, secretario de Ortega y Gasset, fundador y secretario eterno de la Revista de Occidente. 

En la plancha que he traído, que más que situar a los recientes iniciados masones en un halo espiritualista, opta por enmarcarles las ideas y corrientes del sigo, planteando de este modo la logia como una escuela de formación para proyectar luego una sociabilidad que impacta en el medio.
No deja de llamar la atención del discurso de García Vela, exento de ese caduco y noño espiritualismo muy la uso, y que abordaba con la sabía intención de dar armas de reflexión a los nuevos masones para que empezaran a desbarbar la piedra bruta con malletes y cinceles muy precisos, y muy alejados de las temáticas actuales de determinadas masonerías, y muy del gusto de masonerías del siglo XXI.

Dejo hablar pues a FERNANDO GARCIA VELA:
VM.:. y QQ.:. HH.:.

Solamente por un raro azar ocupo hoy este sitio. La condiciones no pueden ser peores para mi, reciente está aún la impresión que nos produjo el discurso del H.:. Alonso en parecida ocasión, reciente, como quien dice, está también mi ingreso en esta augusta Orden. No soy, pues el más indicado para enseñar al neófito. Hermanos más doctos y más experimentados hubiera podido mejor que yo cumplir esta tarea; así en vez de largos errores cosecharíais breves verdades; las lagunas, los vacíos que yo dejaré estarían llenos por el volumen de sus ideas y mis ligerezas sustituidas por el peso de maduro juicio, como maduro, más generoso y fácil de desprenderse de la venerable rama que lo sustenta. En fin, solamente en vuestra benevolencia y en mi brevedad tengo mi único amparo.

Hermano…, el examen que habéis sufrido se ha referido casi exclusivamente a la moral, a la ética; entre símbolos de pasividad y de muerte habéis escrito leyes de vida y norma de actividad. Si las contestaciones que todos tenemos aún mismo concepto de la moral; se podría decir que en el alma existe una “parte no racional”( como decía Aristóteles), algo así como un “instinto” que adivina las nociones puras, tales como las de justicia, belleza y moral, y extrae, claro y luminosos, estos conceptos de los obscuros limbos de la inconsciencia.

Pero ¡Cuántas vuelta ha dado la idea de la moral¡ ¡Cuántos y que distintos modos de fundamentarla¡
Brevemente, os presentaré tres términos de esta evolución, advirtiendo que me refiero a la moralidad de los hombres, que es próximamente la misma hoy que ayer, sino únicamente al concepto de la moral, esto es, a la idea, no a la experiencia.

La ética de los griegos era una doctrina de la dicha; para ellos, virtud y felicidad eran términos idénticos. Platón es una excepción pero las excepciones no son las ideas reinantes. La moral estoica, como más general y más extendida, ha de ser el objeto de nuestro estudio, De ella extraeremos las dos máximas fundamentales; primera: Hay dos cosas que dependen de nosotros mismos, como la opinión, la inclinación, los deseos, y todo lo que es de operación nuestra; otras hay que no dependen en nada de nosotros, como nuestro mismo cuerpo, la riqueza, la reputación, etc.

Segunda:”sufre, abstente”. Ambas se pueden relacionar de este modo: en cuanto a las cosas exteriores e independientes de nuestra voluntad, suframos; en cuanto a lo que sea posible de operación nuestra “abstengámonos” . El hombre es pues, para el estoico, ser meramente pasivo, cuyo libre albedrío se ejercita solo en abstenerse, sin que deba tornarse activo, causa motiva de bienes, de acciones buenas.

La recompensa de la serenidad de ánimo, el sosiego del espíritu, por eso dice Epícteto en el “Enquisidión”: vale más sufrir que tu hijo salga malo, que hacerte tú mismo desdichado, la tranquilidad del alma se ha de preferir a todo. “no te imagines que un hombre pueda ser desdichado; finge, si quieres, para consolarte, pero no te entristezcas realmente en tu corazón.” El concepto de “caridad” se encuentra raras veces en los moralistas griegos.

Moral cristiana: se trata de una moral individual, fundad en una postrera sanción penal, los preceptos son también por omisión y las acciones caritativas son discrecionales, medio recompensa ultra terrenas más que a fin de procurar consuelos. La doctrina de Jesús tenía dos partes una moral, otra religiosa, primeramente predominó aquella, luego se desvió la atención hacia la parte religiosa y sobrenatural, inofensiva para el orden social. San Pablo marca el punto de origen de esta bifurcación, La doctrina paulista es la de la gracia electiva; es consecuencia de la posesión de la fe asegura la salvación. San Agustín lo dice más claramente “Entre dos hombres creyentes, uno creyente y de obras no muy buenas, y el otro infile y de excelencias costumbre, aquel obtendrá la salvación”.
Bajo estas ideas exclusivamente religiosas queda sepultada la moral evangélica, que se transforma en una ética defectuosa, insuficiente e inútil casi.

Pero a despecho de estos defectos, se registra la caridad en el decálogo de las acciones morales, y , a expensas del cristianismo las doctrinas éticas se difunden y adquieren extensos territorios espirituales.
En el siglo XIX tenemos la moral de Kant y la moral de Schopenhauer.

Ambos coinciden en la existencia de un algo primordial en nuestra alma que nos impulsa a la acción moral. Pero Kant, llega a ser tan metafísico, que su teoría es la de una insensibilidad. Schopenhauer, aunque es kantiano, funda el motivo de nuestras acciones en la piedad, en la extrema sensibilidad. Para el, como Lessing “el hombre más compasivo es de los hombres, el más naturalmente dotado para todas las virtudes sociales y para todas la grandezas del alma”

Kant, siguiendo su profunda distinción entre lo que es a “priori y a posteriori, cree que existe en la razón, desde e el punto de su nacimiento, la noción de una ley moral que surge espontáneamente, fuera de toda experiencia sin tomarla de ningún conocimiento. Para que una acción tenga el valor de moral auténtico ha de realizarse solo por deber, sin que intervenga ninguna otra inclinación, aunque esta se tan natural como el amor, la simpatía, la compasión; es más la acción efectuada por mediación de semejantes sentimientos, por muy conforme que esté con el deber, es inmoral.

Doctrina de la insensibilidad como veréis ¡

La ley que se impone categóricamente, que Kant llama “imperante categórico” dice así: No obres más que según máximas que tú puedas querer que se conviertan en ley general de todos los seres racionales.

No vamos a descontar la parte de egoísmos que entra en esta ley, como Schopenhauer en su obra Fundamento de la moral, nos basta que el “imperativo categórico” imponga el bien general y no el individual. Además la doctrina de Kant se funda, no en una sanción dictada a l fin e nuestra vida, sino en una noción a priori, que poseemos antes de obrar sin la perspectiva de sanción alguna, no es tampoco la doctrina de la dicha , es la del deber amargo y doloroso .

Sustituir el “imperativo categórico” de Kant por la piedad y la compasión, innata también; la sequedal metafísica por la más humana sensibilidad, y tendréis la ética de Schopenhauer. Reservemos un hueco a los partidarios del materialismo histórico, es decir a Marx y al Engels, materialistas y deterministas rígidos y absolutos que creen que toda institución humana, hasta las más espirituales, hasta las ideas, los conceptos, están ligados con los medios materiales de la vida en relación de efecto a causa. Esto es, que pensamos así porque vivimos así.

Según esta idea pensamos debiéramos esperar el cambio de sistema económico para cambiar hasta nuestras ideas morales y dejarnos llevar por el interés del torbellino de la revolución capitalista.

Pera ellos mismo acuden a la propaganda para difundir sus ideas, que creen de justicia y de moralidad para adelantar el tiempo del triunfo; esto es , proceden prácticamente al contrario de sus teorías porque todas estás propagandas parecen querer decir “L el modo de pensar influye en la manera material de vivir, y sin cambiamos la ideas reinante cambiaremos el orden social actual.

En este punto de la evolución nos encontramos, Siempre es útil saber dónde estamos, el fin que perseguimos y el camino por donde nos dirigimos. En nuestra Augusta Orden lo es más, puesto que la primera forma de acción de que disponemos es nuestra conducta moral.

Hermano…. Que habéis ingresado en una Institución que e ajusta perfectamente a este último concepto ético, aquí se ejercen actos de caridad, de justicia, de solidaridad, se abandona el interés personal por el colectivo, que como la luz del sol y el amor materna, se reparte y se queda entero, como dice Rontand.

Habéis ingresado, pues, en una institución histórica, porque la lucha por la justicia y por el interés colectivo es todo el motor dinámico de la historia, de agente del movimiento de los pueblos. Institución histórica además, porque está destinada a la formación del espíritu y conciencia pública por medio de la propaganda, la educación y el ejemplo.

Ved, pues que nuestra responsabilidad des la más inmensa que se conoce: La responsabilidad histórica.

AL pie de esas dos columnas, veréis dos piedras, una en bruto, llena de asperezas y escoria, la otra labrada en forma regular. Lo que concedemos al orgullo, al odio a la ambición, al amor propio, es la ganga despreciable mezquina,

Si no tenéis la dicha de haberlo hecho ya, vuestra tarea es por ahora hacer desaparecer esa parte miserable. El hombre que hasta nosotros llega es como ese mineral recién extraído de los veneros de la tierra y que después de una fusión se despoja de impurezas y cristaliza con arreglo a leyes fijas e inmutables que para los masones, son las de libertad, de igualdad y de una fraternidad que no es solo la simpatía que nace de la participación de una ideal común, sino de una fraternidad tan firme y tan duradera como la de la Sangre
He dicho.

Fernando G. Vela

Víctor Guerra. MM.:. del RF, Logia Rosario de Acuña (GODF)

27 abril 2010

RAFAEL MARIA DE LABRA, un poco más allá de la Memoria Histórica

Ayer se celebró en Oviedo con la masiva convocatoria de la Junta General del Principado y la Consejería de Cultura  del Principado de Asturias, un acto en memoria del insigne republicano Rafael María de Labra.

varias 015

El citado acto consistió en la presentación del libro de la profesora Dolores Domingo Acebrón y contó con la presencia de la autora e investigadora, y con las presentaciones a cargo de Presidenta de la Junta General  María Jesús Álvarez y del Vice-Consejero de Cultura Jorge Fernández León, y la verdad aunque todos pusieron empeño en darle dignidad al acto, es que a uno se le cayeron los palos del sombrajo al suelo, pues no acabo de entender como un acto de esta naturaleza, la aproximación a una figura del republicanismo no ha atraído a tantos nuevos republicanos que ahora se entorchan en la bandera republicana, tal vez la explicación haya de ser buscada en el concepto de Republicano “suelto” que propugnaba Rafael Maria de Labra.

Tal vez pudiera entender que la hornada republicana de nuevo cuño esté más preocupada por la memoria histórica frentepopulista, que reivindicar  la señeras figuras de nuestro más docto progresismo, pero no entiendo ni comprendo otras ausencias, no entiendo como los civilistas, los defensores de las máximas libertades civiles para hombres y mujeres,  ayer nos estaban entre el escasísimo publico que acudimos a saber algo más sobre sobre este prócer de ascendencia asturiana y que fue todo un ejemplo de lucha contra la esclavitud, que hoy pudiéramos extender a otras latitudes de los derechos.

Pero hasta puedo comprender que  la institucional  convocatoria no les haya alcanzado, pero lo que ya no me encaja, y llevo bastante  mal como autodidacta que soy , es que nuestros docta Universidad  ni tan siquiera haya enviado ni una representación, por respeto a los convocantes, o por sentido corporativo con una colega de profesión,(e hija de sus doctas aulas aunque se haya formado en otra Universidad), por no estar,  no estaban ni los más insignes, ni incluso los más nimios,  historiadores, ni los regionales,  ni locales  como escuchantes para dar cobertura a un acto que precisaba de ellos para dar la posibilidad de conocer más allá de las bibliografías al uso la figura de Rafael María de Labra.

Por no estar no estaba ni la representación institucional de los pueblos  con los que tuvo relación Rafael María de Labra: Oviedo, de cuya ciudad es hijo adoptivo, Infiesto por cuyo distrito fue Diputado, Cangas de Onís de donde era originario su padre…,y por supuesto nuestros representantes culturales, institucionales y privados,  todos ellos parecieron dar la espalda a una acto en que se habló de un representante genuino miembro importante del Ateneo de Madrid , de un  docto integrante de la Institución Libre de Enseñanza.. etc…

En fin pudiéramos llamar al acto un fracaso en toda regla, si no fuera porque el acto tenía también otros componentes afectivos y de trabazón de relaciones, pero ello nos ha de llevar a preguntarnos acerca de esas nimias asistencias, frente a cuestiones como estas, ahora que tanto se habla de Memoria Histórica.

Se ha desarmado todo el andamiaje de la cultura popular que se fue desarrollando a lo largo de los estertores del franquismo en favor de  una cultura institucional que lo abarcó todo, y que ahora presenta una total bancarrota, tal vez porque estemos en la sociedad informacional y cultural de  la “ mitomanía  de la Esteban”  a la  vez que tenemos instalados todos nuestros popes culturales en sus torres de marfil , y por tanto su búsqueda del saber se ha quedado estancado … y petrificado .

Debiéramos todos reflexionar sobre este fracaso, que no deja de ser un fracaso colectivo en el que todos estamos implicados.

En todo caso gracias la Junta del Principado a la Consejería de Cultura y a la propia autora por darnos esos retazos de Rafael María de Labra, y por supuesto  a los pocos asistentes: GRACIAS.

¡ Y que me maten si entiendo tanta ausencia ante nuestra propia historia.¡

Víctor Guerra

22 abril 2010

Rafael María de Labra…, en Asturias..de nuevo


image
La importancia que ha tenido ´Rafael María de Labra, (liberal –republicano) hijo de una gijonesa y cangués, estudiante en derecho en Oviedo  en tiempos revueltos, su liberalismo le pasó factura como a tantos otros.

La región asturiana que ha sido  un referente inestimable para su persona, le tiene un tanto olvidado, y  aunque se halle un tanto perdida en la memoria histórica regional, es idea de la una profesora e investigadora de la UNED ,y de  compromiso de la Consejería de Cultura,  salvar ese escollo y salvaguardar de ese modo su memoria, de ahí que  la Consejera de Cultura  del Principado de Asturias, con la inestimable colaboración de la Junta General del Principado y su presidenta al frente, se complacen  en invitarnos al acto de presentación del libro.

RAFAEL MARIA DE LABRA. Cuba, Puerto Rico, Las Filipinas, España y Marruecos en la España del sexenio democrático y la Restauración 1781-1918.
obra de la investigadora:  María Dolores Domingo Acebrón

El acto tendrá lugar el 26 de abril a la  19 horas  de la tarde en la calle del Sol 8 de Oviedo (Consejería de Cultura)

tarjeta invitación

Les dejo un enlace con relación a Rafael María de Labra publicado en la web de filosofía  y una  reseña que hizo otro asturiano residente en Mestas de Con (Asturias) tras la muerte Rafael María de Labra

D. Rafael María de Labra 
 
Elías José Con y Tres 

! Acabo de leer en la prensa periódica provincial, el telegrama que participa el fallecimiento de don Rafael M.ª de Labra, el venerable anciano cuya noble figura recordaba la de los patriarcas bíblicos y que desciende a la tumba, respetado de los adversarios, amado de los adeptos y bendecido por pueblos y razas, a cuya libertad y bienestar dedicó su actividad insuperable, su inteligencia poderosa y su corazón rebosando generosos sentimientos.

! Don Rafael M.ª de Labra nació en La Habana a fines de 1840. Contaba pues 77 años de una vida consagrada desde la adolescencia a constante labor, progresiva y humanitaria. No había cumplido los diez años de edad cuando vino a la Península y en Madrid cursó las carreras de Derecho y Filosofía y Letras, simultaneándolas con el estudio de varios idiomas que hablaba a la perfección. Su padre, don Ramón, General de nuestro ejército había nacido en Cangas de Onís; su madre, hija de un Intendente de Cuba, también era asturiana; la sangre asturiana que llevaba en sus venas explica su predilección por nuestros
valles y su amor a nuestras montañas.

! A los veinte años había terminado sus estudios de abogado; un año después, pronunciaba su primer  discurso en el Ateneo de Madrid, recordando su oratoria la de aquel gigante de la tribuna que se llamó Alcalá 
 
Galiano. Labra como orador era un polemista terrible, frío en la expresión, correcto en el decir, persuasivo, obedeciendo sin arrebatos, la palabra al pensamiento, dulce en la pronunciación, diciendo lo que quería
decir en párrafos llenos de poesía en la forma y de sólida argumentación en el fondo y demostrando sus profundos conocimientos en la materia de que trataba, tuvo siempre para el adversario la consideración debida sin molestarle jamás con frases claras ni reticencias ofensivas.

! Como abogado, cuando la edad le permitió ejercer la profesión, su bufete adquirió una renombradía  justificada. Durante muchos años, importantes y numerosas casas francesas e inglesas, le tenían encomendado todos sus litigios de derecho y abogado fue aunque parezca paradoja de los Centros de la Unión Constitucional de nuestra Antillas de antaño y de los conservadores más significados de Cuba y Puerto Rico.

! No es posible enumerar las obras publicadas, los folletos, las conferencias, los artículos más notables, los discursos parlamentarios es decir, la labor intelectual realizada por don Rafael María de Labra. Pasan de cincuenta las obras y folletos de diversas materias que dio a luz: históricas como “La revolución americana del siglo XVIII”; políticas como “Las Cortes de Cádiz” y “Política y Sistemas Coloniales”; de derecho, como “Estudios de Derecho internacional novísimo” y “El Derecho de gentes” y “La cuestión colonial”; sociales, como “La Colonización en la Historia” y “La Abolición de la esclavitud”; literarias y consagradas a nuestra provincia “De Madrid a Oviedo” y “Una villa del Cantábrico”.

Muchos de estos libros y folletos, especialmente los de propaganda fueron editados por el mismo Labra y regalados a sus amigos y admiradores. El que estas líneas escribe entre otros trabajos debidos a la amistad del autor, conserva como verdadera reliquia un ejemplar de “La Abolición de la esclavitud”, con expresiva dedicatoria. ! Cuando se leen hoy los escritos y los discursos de Labra, acerca de las diversas cuestiones que afectaban a Cuba y Puerto Rico, admírase en ellos la profecía del genio. El tiempo, gran reparador de injusticias le dio la razón y así, el filibustero, el mal español, el antipatriota, el separatista, fue después un apóstol a quien ofrendaban culto aquellos que más le ultrajaron y que continuamente le calumniaban. —¡Si hubiéramos hecho lo que proponía Labra!—decían. ¡Y que campaña infamatoria realizada contra Labra! Llegose hasta pretender el asesinarle. Residente en La Habana algún tiempo me vi, no pocas veces en verdadero compromiso, quizás de perder mi carrera por exteriorizar mis sentimientos de indignación contra 

los difamadores del hombre virtuoso y del ciudadano ejemplar, cuya cabeza pedían aquellos equivocados o imbéciles que se llamaban conservadores españoles.

! D. Rafael M.ª de Labra fue un verdadero redentor del humilde. Luchó con el tesón de los convencidos en pro de la abolición de la esclavitud de los negros y logró ver rotas las cadenas del esclavo; trabajó en favor de la autonomía colonial, de la reforma penitenciaria, de las reivindicaciones obreras, de la cultura femenina, del libre cambio, de la difusión de la enseñanza, de todas las causas justas y de todas las tendencias progresivas. Honró muchas veces, además de la tribuna del parlamento, las tribunas del Ateneo, de la sociedad abolicionista española, del Fomento de las Artes, del Círculo de la Unión Mercantil, y de la Institución libre de enseñanza. Maestro en Derecho Internacional cuyas opiniones en esta clase de asuntos era respetabilísima, desempeñó en la Institución libre de enseñanza las cátedras de Derecho civil, Derecho internacional público e Historia política contemporánea. Antiesclavista, el más tenaz en trabajar porque  desapareciese aquel horroroso crimen, fue el director de la revista “El Abolicionista” órgano de la sociedad constituida en España para laborar por la libertad de los esclavos. Por cierto, que dicha revista acogió en sus columnas, modestos artículos del autor de estas líneas, muy joven a la sazón, referentes a la raza negra, que merecieron al insigne maestro laudables y alentadoras frases, recordadas siempre con gratitud.

! Labra fue diputado a Cortes, la primera vez, por el Distrito de Infiesto, el año 1871, a pesar de la cruda guerra que le hicieron los americanos de aquel entonces. Antes ya, en 1869, se había presentado candidato por la circunscripción del Oriente de nuestra provincia y obtenido 13.000 votos; por doscientos votos, causa de la derrota, no perteneció a las memorables constituyentes. Distribuida la circunscripción en distritos fue el primer diputado que representó al Distrito Infiesto-Cangas de Onís. Llegó a las Cortes afiliado al partido radical dinástico del demócrata Amadeo I, pero renunciada por éste la corona, vota Labra la República el 11 de febrero de 1873 a cuya forma de gobierno ha permanecido fiel, sin desmayos ni eclipses, hasta la hora de su muerte, aún cuando apartado de las diversas fracciones que integran el partido republicano. Pudo ser ministro en la época de D. Amadeo y en tiempos de la República, pues tanto Ruiz Zorrilla como Salmerón, insistieron en que desempeñase una cartera y siempre rehusó la oferta.

! El primer discurso que pronunció en las Cortes —6 de julio de 1871— pidiendo reformas liberales para Cuba, con objeto de terminar la guerra, provocó una crisis ministerial ahondando la división entre radicales y constitucionales. En las Cortes posteriores, hasta las primeras de la restauración a las que no perteneció, fue diputado unas veces por Cuba y otras por Puerto Rico. En su discurso en la histórica noche del 2 al 3 de enero de 1874, recomendaba a Castelar buscase hombres que defendieran la República con lealtad y fuesen circunspectos. En el discurso pronunciado el 24 de febrero de 1880, desplegó en la parlamento la bandera de la autonomía colonial. Después de su célebre discurso, en la noche del 27 de julio de 1886 que fue aclamado por la Cámara, esta acordó unánimemente la abolición del patronato, últimos restos de la esclavitud de los negros. Más tarde dejó de ser diputado y pasó al Senado representando a las Sociedades Económicas de La Habana, Santiago de Cuba y Puerto Rico. Perdidas las colonias diéronle el acta de senador las Sociedades económicas de León y Asturias.

! El último periodo de su vida consagrado estuvo a estrechar lazos de unión por las relaciones comerciales y la fraternidad por el idioma entre España y las repúblicas americanas de hispano origen. Puede afirmarse que fue el alma de la asamblea americanista, celebrada en Barcelona en 1911 y hace años, representando a la América latina, constituyó la figura de mayor relieve en las fiestas del Centenario de Cádiz  pronunciando en aquella cuna de las libertades españolas uno de los discursos más hermosos de su vida. Ha muerto siendo representante de los Centros cubanos que con más encarecimiento le combatieron. ! Actualmente era presidente del Ateneo de Madrid, donde realizó brillante labor. Al tomar posesión de la presidencia pronunció uno de sus mejores discursos; en él dijo que había considerado el Ateneo, en un periodo de cerca de cincuenta años, como si fuese su propia casa, recordó que en el Ateneo había pronunciado su primer discurso y desempeñado su primera cátedra y que antes de llegar a la presidencia había pertenecido a la Junta directiva siendo secretario bajo la presidencia de Olózaga y vicepresidente en la que presidió Moreno Nieto.

! Hace muchos años que nadie duda del amor a España que atesoraba el esclarecido sabio don Rafael M.ª de Labra. Tuvo la fortuna de vivir para que la patria española le hiciese justicia. “Si yo me hubiera muerto en 1895 —dijo en carta escrita a un amigo— el mundo había que se había muerto un filibustero”. Jamás mereció este ultraje; pedía para Cuba y Puerto Rico, bajo el pabellón español, la autonomía que gozan Canadá y Australia bajo el pabellón inglés. Es seguro que de haberse concedido en tiempo oportuno esta autonomía, la bandera roja y gualda no se hubiese arriado en aquellas hermosas islas. Ha muerto en 1918 y en vez del dictado de filibustero lleva a la tumba el agradecimiento de la raza libertada, el cariño de los  pueblos hispano-americanos, la admiración de los españoles y el respeto del mundo, como merece, por la obra que realizara durante su vida.

! Cubano de nacimiento fue español de corazón y asturiano por la sangre. Dedicó su juventud a combatir la esclavitud de los negros y a defender el libre cambio; consagró su edad adulta a pedir la autonomía para las Antillas que fueron nuestras y difundir la cultura que irradiaba su fecundo talento; empleó su ancianidad en establecer corrientes de armonía entre la madre patria y las naciones de idioma castellano, siendo el verdadero apóstol de la unión ibero-americana. Cerca de sesenta años de intensa labor cultural, de enseñanza progresiva y de arraigado patriotismo es la característica de este insigne maestro en cuestiones de derecho internacional. Hubiera sido el ministro de Estado más idóneo. No recuerdo que haya ocupando ningún cargo oficial retribuido; paréceme que no tenía ni una sola condecoración; ignoro si sería Académico de la Historia o de Ciencias morales y políticas. Tan sólo se que fue un cerebro de mentalidad privilegiada, una conciencia de inmaculada honradez y un espíritu magnánimo defensor de todas las causas justas, de todas las ideas nobles y rindiendo culto a las creencias democráticas.

LEÓN DE ENOL
Mestas de Con—Abril—1918.
CON Y TRES, Elías José, “D. Rafael María de Labra” en El Popular, Cangas de Onís, 30 de abril de 1918, año III, núm. 81, pp. 1-2.

16 febrero 2008

AMESE el primer enbrion de la masonería asturiana


A principios de la primera década del siglo XX, confluyen en Asturias varias cuestiones que van a propiciar de nuevo que las derrocadas columnas masónicas que concluyen sobre 1895, vuelvan a renacer y sobre esas cenizas se construirá toda una historiografía masónica que llegará hasta 1938.

El primer taller que se asienta en nuestros valles en el Triángulo AMESE, cuyo titulo distintivo está formado por el acróstico de los apellidos de sus fundadores, uno de ellos es
FRANCISCO SEGUI MARTY . De este francmasón, que adopta el simbólico de Gurrea hay muy poco datos sobre su lugar de nacimiento e iniciación, a pesar de que su expediente es muy extenso.[1]

En el cuadro lógico del triángulo AMESE, consta como empleado de 46 años, felizmente casado. Su estancia en la masonería data según los archivos policiales que persiguieron su expediente, del 4 abril de 1895, dato que recogen de las publicaciones masónicas, en concreto del el boletín del GOE en su pagina 143, donde se da la noticia de que Seguí en ese tiempo ejercía de 2º Vigilante. en la logia Sparta nº 16º de los Valles de Puerto Rico.

Aunque lo cierto es que su membresía es más antigua pues el 12 de enero de 1892, la Benemérita y Respetable Logia Progreso Port Bóguense nº 51 de Port- Bou le expide a Francisco Seguí Marty una plancha de quite en la cual se expresa que no solo “está a cubierto con el taller”[2] sino que tiene en su poder el grado 18º (Caballero Rosacruz) un poco después le tenemos en la logia Progreso nº 88 de Madrid, que recibe el nombramiento del hermano Gurrea como Garante de Amistad que le es ofrecido por la logia Paz Augusta de los Valles de Badajoz en octubre de 1892, dato que pasó desapercibido para dichos servicios, y lo que viene a demostrar una más antigua membresía masónica.

Por el membrete de sus cartas nos enteramos que pertenece al cuerpo pericial de Adunas, de ahí su gran movilidad; y motivo que nos hace recelar si su estancia en Gijón no es tan casual, sino más bien responde a un proyecto de ir reconstruyendo las viejas estructuras masónicas, de ahí que le tengamos cooperando a levantar columnas en esta tierra, dando pie al triángulo AMESE y dado su grado de Sublime y Valiente Príncipe del Real Secreto (32º),[3] ocupa como era de esperar la cabecera de la formación gijonesa.

El secretariado del taller lo va a ocupar otro viejo masón del siglo XIX, que ya estaba presente en el último taller de la saga Amigos de la Naturaleza y de la Humanidad la cual empieza a trabajar en 1879, bajo los auspicios del Gran Oriente Nacional de España que lideraba Miguel Morayta, que le otorga al taller gijonés la carta patente.[4]

Seguí Marty, cuando el triángulo AMESE, se constituya en logia, va a ocupar dicha cabecera con el cargo de Venerable Maestro, que abandonará en febrero de 1912, por motivos profesionales que le obligan a ausentarse de la ciudad siendo nombrado para sustituirle el cabranés José María Rodríguez Rodríguez;[5] pero no desvinculará de la logia gijonesa hasta 1921 en que solicita la plancha de quite para poder insertarse en la logia Lealtad nº 6 de Barcelona en la cual además va ser el Venerable Maestro en 1923.

Sus servicios y antigüedad en el GOE le van aportando un extenso currículo de cargos y grados, aunque ya en enero de 1913, gracias a sus servicios en el levantamiento de la logia gijonesa eso el Gran Consejo del Grado 33 le concedía el máximo grado del rito escocista el grado 33º.

Lo cierto es que Seguí, desde Barcelona como Venerable de la logia Lealtad nº 6 está inmerso en plena lucha entre el simbolismo y el filosofismo, como así lo atestigua la amplia correspondencia que mantiene con el Supremo Gran Consejo del Grado 33, en donde tiene que intervenir para requisar cartas patentes o bien restablecer el orden.

Dejará atrás Barcelona y se trasladara como Jefe Principal de Aduanas a Motril (Málaga) donde pone un pequeño núcleo alrededor del Triángulo Generalife , aunque su salud va de mal en peor como lo deja traslucir en una carta a Martínez Barrio, en la cual le pide haga unas gestiones para enterarse de la dirección del un doctor francés, un tal Varma “ pues ya sabe Vd. Lo enfermo que estoy y que soy incurable según todos los médicos alópatas que me han visto [...] y excuso decirle lo que yo haría si vislumbrara la posibilidad de ir a Francia con muletas y volver sin ellas y sin los demás aligafes que tengo”

En abril de 1931, Seguí Marty pasaba al Oriente Eterno.




[1] AHPA. Expediente personal nº 4 legajo 147.
[2]Estar a cubierto o a plomo” se dice de aquel francmasón que tiene todas sus cuotas o capitaciones al día .
[3] Este grado del Rito Escocés Antiguo y Aceptado está comprendido entre los llamados administrativos y corresponde a los tres últimos del Rito. El origen estructural del este Rito cuyo nombre más exacto sería el de escocista, se da en Francia donde a principios de siglo XVIII se empiezan a desarrollars los llamados “Grados superiores que fueron llevados posteriormente a América en 1761 por el masón Stephen Morin, que estableció un sistema de 25 grados conocidos como el “Rito de Perfección” . A partir de 1763 otros grados fueron incluidos hasta la actual estructura que conocemos en la actualidad de 33º grados.
[4] Carta Patente Titulo de constitución dado por una obediencia que garantiza la regularidad de una logia. Y se llama así a la carta masónica que tiene por objeto autorizar la fundación y ejercicio de laguna logia, capítulo u otro cuerpo masónico. Esta Carta solo puede ser entregada a los HH:: fundadores por una Obediencia Masónica. EN el momento que la logia bate columnas, osea que deja de estar activa debe entregar su Carta Patente al organismo que se la concedió. De no realizar tal cuestión la logia pasaría a denominarse “salvaje” y por tanto no debe ser reconocida ni visitada por ningún hermano francmasón.
[5] Sobre este francmasón que ocupo altas dignidades en el Gran Oriente Español, se encuentra una reseña en el libro de Guerra, Victor: La Masonería en Asturias. Edt. KRK . Oviedo 2000.

Víctor Guerra

22 septiembre 2007

LA MASONERIA EN EL ORIENTE DE ASTURIAS


La comarca Oriental asturiana, durante los trabajos de investigación sobre la masonería y los masones astures del Oriente que abarcan tanto a los autóctonos como los de ultramar, ya me había aportado varias sorpresas.

Si bien la existencia de talleres masónicos en Asturias, tanto en el siglo XIX, como en el XX, no han traspasado la frontera de la Comarca de la Sidra, ello no era óbice para encontrar a miembros de la masonería asturiana en este ala oriental de Asturias.

Así fue como encontré a Manuel Toledo Benito. Francmasón con claro apellido de origen judío, el cual encontramos en Llanes, aunque su nacimiento hay que situarlo en Madrid, de donde era originario. Manuel Toledo era un industrial con asentamiento en la villa llanisca , aunque en uno de los cuadros lógicos de la logia de la que era miembro, en 1886, se le consigna con la profesión de telegrafista.

¿Pero en realidad quién era Manuel Toledo? Un pequeño apunte sobre las imprentas y publicaciones llaniscas[i] nos da un perfil de este inquieto francmasón:

“Grande era la necesidad sentida, de establecer una nueva imprenta y un nuevo periódico, que diera a conocer a los naturales del partido judicial, residentes en América, cuanto aquí ocurriese, y comprendiéndolo así D. Manuel Toledo y Benito, natural de Madrid y vecino de la villa de Llanes, adquirió la maquinaria, tipos y útiles necesarios para llenar aquél vacío.

Bajo la mano de Manuel Toledo, se funda por segunda vez el 28 de marzo de 1885 “ El Oriente de Asturias que ya había visto la luz por primera vez allá por el año 1868. En esta ocasión y de la mano de Manuel Toledo, se constituye en una publicación semanal que tendrá una vida, de ocho años, nada desdeñable por aquél entonces.

Al cabo de los cuales, nuestro francmasón vende no solo la cabecera del semanario sino también su maquinaria, es el mes de Diciembre de 1892. (año precisamente en el que recibe el grado 18º de Soberano Príncipe Rosacruz). Que está muy en consonancia con la labor desempeñada por Manuel “ éste grado se consagra al triunfo de la Sabiduría y la Ignorancia, al desarrollo máximo de la Fraternidad y la Libertad de la palabra, a la propaganda y educación del pueblo”. Si a su vez superponemos esta encomienda con los objetivos del semanario, podremos comprobar la identidad de criterios y que se estaban dando, desde un n claro matiz masónico:

Tenía el semanario por programa y objetivo
Defender los intereses generales de la zona Oriental de Asturias: proponer las reformas y mejoras que fuesen posibles en la vida local, siempre que representasen los deseos de la opinión pública y persiguiesen el mejor éxito con elevación de miras”

Manuel Toledo trabaja masónicamente, primero bajo los auspicios de la Respetable logia Nueva Luz en cuyo cuadro lógico lo encontramos con el grado de Compañero (2º). Cuando esta logia sé disuelve, al igual que otros convecinos del oriente asturiano, Manuel se integra en la logia Juan González Río, donde le encontramos con el grado de Maestro Perfecto; (5º); en el cuadro de honor de 1892 de dicha formación aparece con el grado (18º) anteriormente comentado.

Utiliza como simbólico el nombre de" Salmerón". En esa misma columna de honor del taller, donde sólo hay cuatro personas, una de ellas es una joven de apenas 30 años Eulalia Menéndez Vizcaíno, que posee el grado de Maestra Elegida de Los Nueve (9º) y que a su vez es una de las dos mujeres que tuvieron sitial de pleno derecho dentro de la francmasonería.

En el taller ovetense, Manuel Toledo alcanza el grado de Gran Elegido Caballero Kadosh (30º) que según el Obispo dominico Martínez Vigil, este era el grado capital para concluir que la masonería era una sociedad inmoral, antirreligiosa, antimonárquica y criminal, según explica en un famoso sermón en la Epifanía del Señor

El hermano “Salmerón” debía ser ajeno a todas esas supersticiones pues se encuentra de forma muy activa en los cuadros de miembros activos de la citada logia entre 1888-1893.

Pero el Concejo de Llanes, también aporta una curiosidad en este tipo de cuestiones, y es la presencia sobre 1925 de un grupo de teósofos que tienen casi todos su residencia en el Concejo: Modesto Álvarez –Laviada Rodríguez. de Naves; Ángel Sierra Carriles y Andrés Peláez Cueto ambos de Hontoria que eran miembros de un grupo que monta el viajante Rafael Velasco.

Y aporta también notables indianos como Manuel Cué, del cual siempre todo el mundo termina ignorando su membresía masónica que viene desde su estancia en Cuba, en cuyo país lo encontramos trabajando “su piedra bruta” en la logia “Los Girondinos nº 16” de Cuba en 1888, dicho taller estaba bajo los auspicios del Gran Oriente Español.

En el taller masónico empleaba el simbólico de Nemo” y su profesión en aquellos momentos era la de Hacendado, y su grado en masonería era de Caballero Rosacruz grado 18º, y su cargo en el seno del taller en 1888, era la de Orador .

Como de todo debe de haber como en botica, también la Comarca Oriental aporta su granito a la antimasonería, que podemos ver representada en un hijo de Cabrales, en la figura del Gran Inquisidor el Cardenal Inguanzo que lanza una pastoral contra las Sociedades Secretas en 1824 y se constituye en uno de sus máximos perseguidores.

La última noticia sorpresa que me ha deparado LLanes, se ha producido estos días con el hallazgo en el Archivo Municipal del LLanes, las Reales Células, también de 1824 de Fernando VII “por la cual se prohíben de nuevo y absolutamente para en lo sucesivo en los dominios de España e Indias todas las congregaciones de franc-masones, comuneros y otras sociedades secretas”

Y también el cruce de cartas de los escribanos reales dirigidas a las Intendencias de la Provincia de Asturias para hacer cumplir diversas ordenes acerca de la sociedad de los masones.

Ha sido una grata noticia, que me ha ahorrado un viaje a Madrid y encontrarme con un legajo, bien documentado e inventariado y que está recogido en el Catalogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español y que muy amablemente me dejó trabajar sobre él la bibliotecaria del Archivo llanisco Doña Carmen Acebo.

Esto es una pequeña mota que nos ofrece el Oriente asturiano, del cual no debemos olvidarnos.

Víctor Guerra
Miembro del centro de Estudios Históricos de la Masonería Española



[i] Apuntes históricos, genealógicos y biográficos de Llanes y sus hombres”. de Manuel García Mijares. Edt. Oriente de As Asturias , Llanes 1990
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...