Mostrando entradas con la etiqueta memoria histórica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta memoria histórica. Mostrar todas las entradas

29 marzo 2017

La Masonería en Bimenes en el Siglo XIX

17362059_1031916983619732_3925267672708786797_n[4]
Introito

Ya cuando se publicó el libro de la Masonería en la Comarca de la Sidra,1 fue todo un bombazo, en unos lugares más que en otros, pues el trabajo prosopográfico de sacar a flote la memoria olvidada de mucho masones, de los cuales apenas se habían más datos que su nombre , pues en la zona digamos que se armó la de dios, como fue en Nava con la cita de Gustazo Acebo, Y Rafael Zapatero, ambos muy conocidos en la zona, y no digamos el lío que montó en una tierra como Villaviciosa.

Sacar a luz publica la existencia de casi 350 masones en esa Comarca de la Sidra, con abultadas membresías en concejos como Cabranes o Bimenes, fue todo un revulsivo, como lo ha sido la reciente charla que se efectuó en el Concejo Yerbato, con la puesta en valor de la existencia de Salvadora Rodríguez Vigón.

Si no hay más datos de algunos personajes, es porque no se quiso molestar a la familias con temas controvertidos, como la masonería,  y aunque no se crea, aún son heridas no cerradas y que son dolorosas para algunos familiares. Por tanto todo aquello que no está en los archivos, o voluntariamente facilitado por la familia, pues simplemente no está.

Por otro lado las autoridades administrativas y políticas el Concejo, en aquellos años, nunca estimaron pertinente que el Concejo acogiera una charla sobre la masonería, y es curioso, porque el socialismo tiene una larga presencia en las filas masónicas ya desde los socialistas utópicos, pero es más no se compró ningún lote de libros que yo sepa para las bibliotecas publicas  de  la Comarca, luego se fue comprando por parte de algunas de ellas, y na ayuda prometida mediante la compra de unos ejemplares fue ejecutada. Creo que solo hubo una presentación del tema y el libro en Villaviciosa  y por parte de la Asociación Cubera .

Puesto que el Concejo ha estado como interesado en que se basaba el trabajo de la masonería en el Concejo , le facilito el texto que redacté en su momento, amén de que hay alguna nota marginal, y sobre todo algún apunte sobre los masones del siglo XX, en Bimenes, que hubo alguno.

Víctor GUERRA.
 (1 ) este libro luego tendría una re-edición  en Masónica.es 

 LA MASONERIA EN BIMENES EN EL SIGLO XIX

El Concejo de Bimenes, está situado, como se expresa en algunos documentos pertenecientes a la masonería, en los Valles de Asturias, dicho concejo está ubicado entre los 43º 2´27´´ y los 43º,17´32´´ latitud N y los 01º 55´8´´ y los 01º 49´2´´ latitud O de Madrid, es decir, en la zona centro-suroriental de la región asturiana.

En ese contexto geográfico, y en uno más prosaico como el económico, Bimenes oscilaba entre el desarrollo agrario en un primer término, y la combinación con la incipiente industria minera, que le da al Concejo una singular idiosincrasia combativa tanto en lo ideológico como en lo social; tal vez en ese contexto pueda explicarse como es posible el levantamiento de columnas masónicas en este apartado rincón, dando origen a una logia como la Respetable Logia Simbólica Luz de Bimenes.

Dicha logia se inspira en ese período de ilustración que sé da en la Asturias, con Jovellanos a la cabeza seguido de una serie de ilustrados como Argüelles “el Divino”, Flórez Estrada. Más tarde esa tradición será secundada por la presencia dentro de los primeros talleres masónicos de pensadores y hombres tremendamente inquietos, donde cabe destacar no solo a Fermín Canella, los García Somines o Braulio Vigón, sino aquellos otros que estando fuera de las logias creaban “modelo de conducta y comportamiento”, cuya trayectoria estaba a su vez muy cercana a los perfiles masónicos, en los cuales a veces se les encuadraba sin tener en principio nada que ver con la masonería, salvo su inquietud personal, y que los distintos ideales que profesaban y, cómo no, los lazos de amistad con reconocidos francmasones, a veces les hacía pasar por tales.

Entre estos hombre considerados como perfiles paramasónicos se encontraban Felix Aramburu, Adolfo Posada, o el propio Rafael Altamira,[i] cuyas ideas de igualitarismo y republicanismo impregnan a la sociedad en general y a los movimientos asturianos más progresistas, entre los que se encontraban los talleres masónicos.

Del taller simbólico Luz de Bimenes nº 87 no tenemos más referencia que la aportada por la historiadora  Victoria Hidalgo en su trabajo sobre la masonería, donde nos dice que es un taller de escasa vida, dependiente de la Gran Logia Simbólica Española del Rito Menphis y Mizrain [ii].

Tal obediencia estaba inspirada en la denominada masonería egipciaca, y ello conlleva la creación de un nuevo Gran Oriente bajo un Rito, hasta ese momento desconocido en la península, con una proyección exterior un tanto singular y muy politizada, donde prima la preocupación por los problemas sociales, dentro de una órbita burguesa reformista con notables inclinaciones republicanas federalistas,  apostando por una decidida inclinación hacia la igualdad de la mujer. Dicha masonería no será bien vista por el resto de las masonerías, pero se constituye como una auténtica alternativa, y por tanto como una ventana abierta a los nuevos tiempos.

En Asturias dicho Gran Logia, contaba con efectivos de cierta importancia, pues tenía como logias dependientes de su Oriente a la ya citada de Bimenes, más la logia Perla del Cantábrico, que como curriculun vitae presenta un balance de 16 miembros y un año de vida, también dependiente de este Oriente, había un Capítulo [iii] en Gijón y otro en Oviedo [iv], de los cuales ignoramos su composición y trabajos. Del cuadro lógico de la Perla del Cantábrico sorprende encontrar a un militar: Arturo García Lerroux, hermano del presidente masón Alejandro García Lerroux.

La logia Luz de Bimenes, cuyo cuadro lógico, se nos aporta,  que está compuesto por cinco miembros, entre los que se detecta la presencia de una mujer, Salvadora Rodríguez Vigón, una de las dos mujeres que encontraremos dentro de los talleres masónicos asturianos durante todo el siglo XIX; la otra es Eulalia Menéndez Vizcaíno, que en 1888 trabaja en el seno de la ovetense logia Juan González Río.

Esta cuestión de la presencia de ambas mujeres en los talleres masónicos es de mucha importancia, puesto que no se trataba de logias de adopción,[v] en las cuales estaban adscritas las mujeres del siglo XIX.
Pero si bien podía tolerarse la presencia de una mujer en una obediencia como la que auspiciaba al taller yerbato[vi], que hubiera otra en la una logia como la ilustrada logia Juan González Río, que no profesaba un Rito tan avanzado llama la atención.

Aunque la sorpresa de la presencia de Salvadora R. Vigón, en un taller tan avanzado no sería tanto si estuviera en ciudad, pero que ello se dé en un taller en una pequeña villa, con una sociedad tan cerrada como la de Bimenes es cuando menos atrevido.

Lo que demuestra no sólo la valentía personal, sino lo progresista y democrático de los talleres masónicos al dar cabida dentro de sus cuadros al elemento femenino, que por otra parte no hacían nada más que empatar con las distintas corrientes del movimiento emancipativo que se estaba dando a finales de siglo, y que buscaron en ocasiones la alianza y el cobijo tanto de los círculos librepensadores como de las logias masónicas, como fue el caso de los talleres Constancia de Madrid,o Hijas de la Regeneración en Cádiz. etc.[vii]

Hay que aclarar que el taller de Bimenes estaba bajo los auspicios de una obediencia progresista en la cual tuvo mucho que ver un venerable maestro, el italiano Garibaldi, que ya en aquellos tiempos criticaba el retraso social que significaba negarse a la enmacipación femenina; aunque en la Asturias rural pudiera sonar un tanto lejanos esos sones, no lo eran en las urbes industriales, pues por esas mismas fechas tenemos a una sufragista como Rosario Acuña, reconocida francmasona y librepensadora, iniciada en Alicante, con residencia en Gijón, que estaba en sintonía con aquellas otras mujeres de la logia Creación del Grande Oriente Español que se expresaban de esta forma:

“ EL fin de la masonería es el perfeccionamiento social y en particular la emancipación de la mujer, Para lograrlo resulta indispensable que la mujer, parte integrante y factor clave de la humanidad, aporte sus propios esfuerzos con miras de impulsar esta evolución favorable a su sexo. Y aunque no se den hoy las condiciones necesarias para ello, las conseguirán por medio de la instrucción. La mujer podrá así desarrollar sus fuerzas intelectuales y llegará a conocer sus derechos y deberes para con la humanidad”[viii].

Es esta proclamación de 1889, junto con el de la instrucción a los más necesitados, será uno de los temas principales de la masonería no sólo española, sino internacional, durante el siglo XIX.

Logia Simbólica Luz de Bimenes nº 87

Nombre y apellidos Profesión Años
Bernardo Montes Iglesias
Militar 1892
José Linares Lobato 1892
Antonio Cerujedo Carbajal 1892
Manuel Rodríguez 1892
Salvadora Rodríguez Vigón Sus ocupaciones 1892

En el cuadro lógico [ix] de miembros de la Luz de Bimenes, encontramos a un viejo masón que debió ser el alma mater de la logia, éste era Bernardo Montes Iglesias un militar, Teniente de Infantería que proviene de la logia Juan González Río de Oviedo donde lo encontramos con el simbólico de “Ordoño” entre 1881 y 1888, donde obtiene el grado de Soberano Príncipe Rosacruz (18º), pasando más tarde a formar parte de la logia La Perla del Cantábrico, y dar vida paralelamente a la logia Luz de Bimenes, todo ello en muy corto espacio de tiempo

¿ Qué estaba pasando? A juzgar por las fechas, se trata de una doble afiliación o pertenencia, cuestión muy típica en la masonería, se pertenece a una logia mientras se ayuda a levantar columnas a otra, de la cual al final se forma parte.

Eso fue lo que debió pasar, salvo que tras la publicación del Boletín de Procedimientos del Soberano Gran Consejo General Ibérico del 14 de febrero de 1892, donde se da noticia de las altas y bajas de los miembros de la logia Perla del Cantábrico, (entre los que se encuentra Montes Iglesias), y el boletín del 21 de Febrero, en que se da noticia de la constitución de la logia Luz Bimenes nº 87, la logia Perla del Cantábrico ya hubiera fenecido o estuviera a punto de sucederle de un momento a otro.

Puesto que además, ninguna de las dos logias de tal obediencia se dejan ver en el año 1892, que no pasa desapercibido para la familia masónica.

En concreto para algunas masonerías como la Gran Logia Simbólica, puesto que en ese año se celebraba el IV Centenario del Descubrimiento de América, y dadas la componente americana de la masonería española, donde a decir de algunos autores: del total de aproximadamente 1.762 logias que se formaron entre 1868 y finales de siglo, la quinta parte lo fueron en ultramar.

Este IV Centenario fue celebrado por la masonería española en los día 25, 26 y 27 de Noviembre y entre los talleres que asisten no se encuentran los dos logias asturianas, registrándose la presencia de otras dos logias del mimo Oriente, pertenecientes a la provincia de León.

Efectivamente el declive que ya debía estar cebándose en las logias Perla del Cantábrico y la recién levantada Luz de Bimenes, poca disposición podían tener como para enviar una delegación a tal evento.

Con relación a la logia Luz de Bimenes, nada sabemos de los componentes de este taller, salvo que Bernardo Montes Iglesias, que era compañero de armas de los francmasones: Elvira Prida, natural de Libardón, y de Arturo García Lerroux.

Los archivos municipales de Bimenes tampoco nos aportan o indican razón alguna de un acuartelamiento en esa zona, ni dan noticia de militares destacados o residentes en dicho Concejo. Las hipótesis para disipar la duda es que algunos fueran nada más que residentes de forma temporal en el concejo, o fuera un natural de este queriendo dejar en su tierra cierta huella,  y tal vez eso sirva para explicar el porqué, salvo la mujer, no aparece ningún otro miembro en los registros municipales.

¿ Cómo es posible que un militar funde un pequeño taller en un Concejo tan apartado como Bimenes? Esta será pues una de esas dudas a despejar, y más cuando en ese taller existe un miembro de condición femenina: Salvadora Carmen Rodríguez Vigón, por sus papeles eclesiásticos: partidas de bautismo y matrimonios[x], sabemos que era hija de Manuel Rodríguez Rodríguez, natural de Valdesoto, y de Josefina Vigón Llamedo natural de Cuestaverniz, ésta última aldea pertenecía a la parroquia del Concejo de San Emeterio ( Bimenes) en la cual nace Salvadora el 14 de Marzo de 1864, y como tal es vecina de Bimenes.

Contrae matrimonio en 1888 con José García Piñera, natural de la misma parroquia, aunque no obtuvo del padre, “el consejo matrimonial positivo, razón por la estuvo en depósito el tiempo legal.”
Apenas pasan seis años cuando de nuevo la vemos sobre el altar, pues ha quedado viuda y contrae matrimonio de nuevo en 1894, con Vicente Canteli Campal aunque pocos datos más se pueden aportar al respecto, puesto que los archivos municipales y parte de los parroquiales fueron quemados durante la Guerra Civil.

Los pocos registros existentes en el Archivo Municipal de Bimenes con respecto a esa época, nos dicen que entre los años 1910 y 1912, Salvadora está pleiteando en diversos casos por falta del recibo de deudas, o bien por la falta de pago en el arrendamiento de sus fincas, [xi] y acude en demanda de los tribunales municipales para recabar los dineros adeudados.

En esos pleitos actúa con el poder de su marido, Vicente Canteli Campal, que no pertenece a la masonería, y que unos pocos años antes, exactamente en el año en que se constata la presencia del taller masónico en Bimenes (1892), aún faltarían dos años para que se casase con él, lo encontramos en los archivos municipales, concretamente en el Padrón de Incorporaciones a Filas, pidiendo se le considere como exento de la milicia por tener que cuidar de sus padres, cuestión que logra dada la situación de su familia.

Otra duda que entra en juego. ¿Es sí Manuel Rodríguez, del cual no se aportan más datos y que está inscrito en el taller de Bimenes es el padre de Salvadora, y es el mismo que aparece en la logia Juan González Río con el simbólico de “Robespierre en 1983 también sin más datos de apellidos y profesión.?

Ese vacío documental con respecto a este avanzado taller, nos impide también saber cuáles fueron los trabajos que desarrolló dicho la logia en un Concejo, tan activo socialmente como Bimenes, que ya en el siglo XIX contaba con una intensa vida cultural. La única noticia que volvemos a tener de que haya vecinos de este Concejo que estén adscritos a otras logias de la región es ya en el siglo XX.

CONCLUSIONES    RECAPITULACIÓN  EN EL 2107

Como resumen indicar que Luz de Bimenes, fue una taller, que más bien se le llame logia, sería un triángulo, menos de 7 miembros, el cual no parecía tener mucho futuro o proyección, ya que su mentor no acudió en busca de otros hermanos masones, oriundos de zonas aledañas para que le ayudaran a consolidar su grupo, tal vez el estar auspiciado a una Gran Logia tan singular Gran Logia Simbólica Española del Rito Menphis y Mizrain , ya era toda una losa, primero porque su presencia en Asturias era muy escasa, y luego porque no todos los masones estaban por la inclusión de una mujer en los trabajos masónicos, en esto fue rompedora la logia Luz de Bimenes, otra cosa es saber cuanta gente sabía de esta novedad.

En Bimenes creo que esa presencia de una logia, no la conocía nadie, que yo sepa nadie se hizo eco de la existencia de masones en la zona, no  hay informes policiales, no ha citas en la prensa regional “amiga o antimasónica, no hay citas  entre los diversos curatos y el arzobispado de Oviedo, porque se haya dado la existencia de un taller masónico.

Por no tener no tenemos ni noticia alguna acerca , de ¿cuanto duró, o si tuvo varias reuniones, y en dónde…?  la clave pasa  en parte por escudriñar la figura, no de Salvadora, pues esta tiene el recorrido que tiene, que es eminentemente profano, estuvo en ese taller, se la inició masona, no sabemos por quien, ni en donde… y por circunstancias se hizo masona, cuando su  realidad personal y social era complicada, madre soltera , con 28 años…

Por eso la clave es Bernardo Montes Iglesias,  que es el alma mater que levanta el taller en Bimenes, y a partir de situarle adecuadamente, se puede hacer alguna otra cábala de los movimientos que dieron via libre  a Luz de Bimenes.

Estamos, por tanto ante un taller, accidental? no es Logia, tuvo una presencia menor a un año, no dejó actas, y material alguno del cual podamos tirar para ver que era lo que se esperaba de tal grupo, y desde luego no tuvo, a mi juicio, ningún peso en el concejo yerbato, al revés de otras significadas logias , tanto ovetenses como gijonesas, incluso de Luarca y Navia que si tuvieron proyección como tales sociabilidades, llegando a  tener un periódico masónico-republicano como La Verdad.

La presencia de Salvadora Rodríguez Vigón, todo hace pensar que fue circunstancial, sin que sepamos el motivo de su presencia, bien por el grado de amistad o parentesco, y lo que es evidente, que tampoco siguió en masonería, aunque tampoco se le hubiera dejado hueco en otras logias de otros Orientes, y en la masonería del siglo XX, es evidente que no tendría hueco como tampoco lo tuvo Rosario de Acuña.
Una cosa curiosa es que pese a que murió a avanzada edad, no parece que fuera encausada en la Causa General  155,  puesto que debió pasar desapercibida para las autoridades represoras del régimen franquista, tampoco sabemos si tuvo contacto con el masón y secretario del Ayuntamiento de Bimenes, que fue masón en el siglo XX, es de imaginar que tampoco.  

Esta esa la realidad, o al menos lo que se puede conjeturar con los datos que tenemos en las manos, y por tanto ese titular de que la masonería luchó por las libertades de las mujeres en el Concejo, no es acertado,  salvo que alguien tenga datos de esa certeza de proyección masónica en el seno de la sociedad yerbata, pero  creo que dada la poca consistencia del taller, su composición , etc, creo que ese tema es más un deseo del siglo XXI que una realidad de finales del siglo XIX, en cuyas fechas se estaban perdiendo las colonias y se le echaba la culpa a la masonería.



[i] De hecho hay un trabajo sobre Rafael Altamira, de Rafael Asín Vergara: “ Relaciones e influencias entre masonería y la Institución Libre de Enseñanza: el caso de Rafel Altamira., Publicado en el libro La Masonería en la España del Siglo XX (VII Symposiun Internacional de Historia de la Masonería Española. Toledo 1995. Personalmente sostengo que es muy probable que el periplo americanista de Rafael Altamira sea más bien obra de un masón como Fermín Canella, en cooperación con las entidades masónicas americanas. Bajo ese prisma es posible entender algunas cuestiones de ese viaje y sus repercusiones.
[ii] Dicha Obediencia data su creación de 1887, puede consultarse el excelente trabajo de Pedro Alvarez Lázaro “ La masonería, escuela de formación del ciudadano. Universidad Pontificia de Comillas
[iii] Capítulo Nombre que reciben los talleres capitulares en los grados filosóficos.
[iv] El capítulo que aquí se cita es el Juan de Padilla, e ignoramos que Logia era la radicada en Gijón.
[v] Logia de Adopción o de Damas, se llama así al taller que está compuesto exclusivamente por mujeres, pero que tenían que estar bajo la protección de un taller simbólico regular (masculino) que velaba y atendía sus trabajos. (Diccionario de Francmasonería . J.C. Daza.)
[vi] Denominación que reciben los originarios de Bimenes
[vii] Hay un excelente trabajo sobre la Mujer en la masonería con abundante bibliografía en el libro de Pedro Alvarez Lázaro “La masonería escuela de formación del ciudadano” Edit. Universidad Pontificia de Comillas 1998.
[viii] Esta cita está tomada de Francesca Vigni sobre: Emancipación femenina y masonería a fines del XIX y en siglo XX, publicado en el tomo I , del VII Symposiun Internacional de Historia de la Masonería Española. Toledo 1995
[ix] Se denomina así al listado de masones que constituyen la logia
[x] Datos facilitados por el Párroco José Manuel Fueyo, de la Parroquia de San Emeterio de Bimenes
[xi] Pleito contra Celestino Montes con fecha del 24 de 1910 "Juicio verbal" Ref. 4200, 293, 3193. Archivo Municipal de Bimenes. "Juicio verbal" Ref. 4200, 295 , 3296 . Archivo Municipal de Bimenes

Víctor Guerra. MM.:. Historiador de la Masonería 

23 mayo 2014

VISITA A UNA EXPOSICION MASÖNICA

2014-05-21 20.32.57

Hace unos dias me desplacé a la ciudad de Avilés (Asturias) para ver en “vivo y en directo” la exposición que con motivo del 10 Aniversario de la Logia Rosario de Acuña (GOdF)  se montó en el Palacio de Valdecazarna y que lleva por título FRANC-MASONERIA. UN PATRIMONIO PARA LA HISTORIA.

El comienzo de toda historia empezó algo torcida, pues parece que la fraternidad no llega como para enviar una invitación, no solo a mi, con  quien parece que la logia Rosario de Acuña  tener cuentas pendientes…, sino que las invitaciones no se hicieron llegar tampoco a otros Hermanos y logias….

Supongo que las políticas de invisbilización y menosprecio por unos y otros, o sea la envidia sigue empañando el hacer cotidiano del fraternalismo masónico, por más que algunos se empeñen en seguir hablando de las virtudes  de pasar la llana o la paleta.

En todo caso la prensa se hizo eco, y de esos mismos medios  fuimos recogiendo datos como para articular unas reseñas y hacernos eco de algunos actos en nuestros blogs, al final aunque tenía intención de saludar a la Hermana Presmanes pues hasta tenía su libro preparado para la firma y dedicatoria, me fue imposible acudir, por lo cual unos dias  antes de que se cerrara la exposición me dirigí con una serie de Hermanos hasta la exposición, que ha esa hora estaba desierta,  pues el Hermano que hacia de «platón» como en la mili se ausentó en esos momentos de la visita.

Lo cierto es que hay cosas que no entiendo muy bien con respecto a la organización de esta  exposición, por ejemplo del  porqué se llevó, en esta ocasión, todo el repertorio de actos a Avilés, teniendo las logias tanto Rosario de Acuña como Estrella del Norte su sede  en el populoso barrio de la Calzada  en en Gijón y seguramente que el Centro Obrero de la Calzada, hubiera acogido con ganas la exposición, y hubiera estado más en consonancia con la zona y con algunos referentes masónicos que tanto han tenido que ver con el barrio de la Calzada.

Pero seguramente que mediaron cuestiones de orden político y administrativo como   para que la exposición tuviera una sede u otra, seguramente querencias y aquiescencias tuvieron bastante que ver… como casi siempre..

2014-05-21 20.05.49     2014-05-21 20.06.33

La verdad es que la Exposición  en general salvo la querencia por la Orden y el esfuerzo que siempre se ha de tener en cuenta ,  decir que  nos defraudó  por varias razones… tal vez porque habíamos puesto abundantes expectativas en ella, y tras la visita no se cumplieron pues su contenido nos pareció un tanto escaso y hasta repetitivo, pese al esfuerzo de traer  aquello que han dejado los hermanos franceses”  en general  enseres tipo cerámicas, cristalerías mandiles, y alguna otro utensilio, sin olvidar desde luego la gran bandera republicana que preside toda la exposición y que perteneció al Brigada 33 del 130 Batallón.

Todo ello colocado en la planta baja del Palacio de Valdecazarna, acompañado con algún panel explicativo sobre el GOdF y la GLFE , pero salvo dos o tres cosas más, lo cierto  es que me parecieron  textos  un poco escasos con relación al gran título escogido de la Francmasonería como patrimonio para la Historia, en ese sentido decir que  me gustó mucho más y estaba más conjuntada y tenía mejor hilo conductor y coherencia  la exposición que hicieron las logias del GOdF de Madrid.

La  escasa vista y proyección del comisariado de la exposición se ve rápidamente cuando se pasa al altillo de la sala donde hay una serie de retratos de masones y supuestos masones, que están un poco colocados sin aparente orden ni concierto, he visto mucho retrato de mujeres masonas pero en general  poco que ver con el GOdF, y menos aún con la Gran Logia Femenina de España, salvo el hecho de ser masonas y mujeres y ser parte de la patrimonio de la historia, pero entonces faltan más masones europeos y españoles de gran pequeña y gran talla, de hecho en la exposición de retratos vi a muchos miembros (mujeres) del Derecho Humano (DH) Deraisme, Besant, etc..

La parte asturiana si que estaba reseñada con casi que diría con lo  típico y tópico de los personajes masones. Melquiades, Loredo Aparicio , EL Chova, Alberto de Lera…Rosario de Acuña etc.. muchos de ellos estudiados y publicados por mi en este mismo blog y en diversos trabajos y libros publicados, luego hubo otros entrañables por lo que pueda tocar como el luanquin José Artime  o el tinetense José Maldonado.

Otra cuestión a tener en cuanta era la horrible luz  del altillo, y el material soporte de los pequeños cuadros que soportaban las biografías, lo cual era muy molesto su lectura, amén de que el tipo de fuente e interlineado hacia los textos poco legibles.

2014-05-21 20.14.27

Realmente eché de menos menos la presencia de un guiño, con la región aunque  no hubiera costado nada colocar el listado de logias de que hubo en la región desde el siglo XIX, cuestión que no es tan difícil pues se ha publicado en varias ocasiones, y al menos creo importante e interesante haber reseñado las logias que se dieron en la ciudad de Avilés, ciudad que alberga la exposición,  y más si tenemos en cuenta que su  lista no es tan larga:

LOGIAS EN AVILES
En 1879,el 22 de Enero se fundo  bajo el patrocinio de Gran Oriente Nacional  de España la Logia Justicia  que llegó a contar , al menos que sepamos con 37 miembros. Como referentes de esta logia estaban los Arias Carbajal; los García Somines o Eladio García San Miguel,  y el médico José Plaza y Castaño, o el abogado Gregorio Bango.

Bajo el Gran Oriente de España estaba la otra logia avilesina La Concordia, de cuya noticias tenemos a través de un cuadro de miembros  de  1887 que contaba con 24 miembros donde se encontraba el Notario Federico Fernández Noval el abogado González Llanos de nuevo   el fabricante Ramón Ibarra uno de los Somines y los Hermanos  Soler.
Durante el Siglo XX, en el primer tercio uno un solo taller ya muy tardío en 1934 , el Triángulo  José Rizal

Digamos que por contemplar la globalidad de la exposición se ha dejado lo local, pues se podría haber colocado el listado de miembros de las logias avilesinas, (solo había la foto de unos de ellos) y de esta manera se hubiera vinculado  la ciudad la masonería y la presencia de la exposición.

Por buscar huellas de ese patrimonio de la historia en cuanto a los referentes  masones femeninos digamos que  se ha tirado de la procedencia fundamentalmente francesa, tanto es así que en ese afán  de afrancesamiento se ha dejado de lado a las masonas asturianas as que también poblaron algunas  logias de Asturias, y que  estuvieron en el mismo plano de igualdad que los hombres, renunciando a la posibilidad de estar en logias de adopción, y que creo que debieran haber tenido su merecido reconocimiento tanto en las charlas como en la exposición… En fín  como decía uno de los visitantes : Una oportunidad perdida ¡¡¡

Esperemos pues que las logias organizadoras, tomen nota de lo que comentado, y espero que sus expectativas hayan sido feliz cumplidas puesto que pese a la modestia de la exposición y lo que he comentado siempre estas cosas llevan un arduo trabajo y no siempre se hace al gusto de todos…

Víctor Guerra. MM.:. Rito Moderno 

07 febrero 2013

Victor Guerra en la LNE con el libro LA MASONERIA


La Nueva España

Víctor Guerra ahonda en la obra de los tres hermanos González-Blanco

Dos de ellos, Pedro y Andrés, estuvieron relacionados con la masonería

07.02.2013 | 01:56
Víctor Guerra ahonda en la obra de los tres hermanos González-Blanco Víctor Guerra ahonda en la obra de los tres hermanos González-Blanco

Luján PALACIOS

Los hermanos González-Blanco, originarios de Luanco, llegaron a ser conocidos en los ambientes literarios madrileños en virtud de sus trabajos de traducción, periodísticos y poéticos. Dos de ellos llegaron a tener vinculaciones con la masonería, pero su figura continúa siendo desconocida para el gran público. Víctor Guerra, considerado la máxima autoridad en investigación sobre la masonería en Asturias, ha profundizado en la obra de uno de ellos, Pedro González-Blanco, crítico literario, teósofo, traductor e introductor de Nietzsche y director de la revista masónica «Latomía». Pedro ha sido «el más desapercibido de los tres hermanos», relata Guerra, toda vez que su vida transcurrió con largas estancias en Latinoamérica. Allí «entró en contacto con Carranza y Pancho Villa, se casó en Santo Domingo y fue un tipo aventurero».
A su vuelta a España entró en contacto con la Logia Unión en 1928 en Madrid, y empezó a redactar la revista «Latomía», de la que salieron tres volúmenes. Víctor Guerra ha buceado en sus escritos y ha localizado un pequeño libro sobre masonería, obra de Pedro González-Blanco, editado en 1930. Guerra lo ha transcrito, le ha redactado una introducción y ha añadido varias notas a los «Cuadernos de Cultura. La Masonería», un trabajo que presenta esta tarde en el Club LA NUEVA ESPAÑA de Gijón, a las 20.00 horas en la Sala Cultural de Cajastur Monte de Piedad.

El investigador también hablará sobre Andrés González-Blanco, novelista, poeta y crítico literario que se inició en la Logia Ibérica en Madrid, así como de Edmundo, el primero de los hermanos en edad que no llegó a establecer relaciones con la masonería, y que alcanzó notoriedad como autor de una famosa versión, la primera completa, de los Evangelios Apócrifos. También fue autor de novelas como «Etapas de una degradación» y «Jesús de Nazaret».
Los hermanos tienen una calle el Luanco, pero su obra no ha alcanzado «toda la difusión deseable», sobre todo porque «estuvieron más en contacto con los ambientes intelectuales de Madrid que con los de Asturias», cuenta Guerra. Esta tarde ahondará en la vida y obra de los tres creadores en un acto con entrada libre hasta completar aforo

03 febrero 2013

Memoria Histórica sobre Pedro González Blanco por Victor Guerra

cuadernos-de-cultura-la-masoneria
Los Hermanos González Blanco son naturales de Luanco (Asturias) y uno de ellos Pedro González Blanco escribió un librito: MASONERIA,  en 1933, que se presentaré  en Club del Diario LA NUEVA ESPAÑA de GIJON, el Jueves 7 de febrero del 2013 a las 20 horas.

EL POR QUÉ DE ESTE LIBRO.
Tal vez la mejor justificación para reeditar este libro de Pedro González Blanco (Escritor y traductor) Pertenece a una saga familiar de escritores nacidos en Luanco (Asturias). Tras su estudios universitarios y andanzas por Madrid inicia un azaroso periplo existencial por Latinoamérica recala de nuevo en España para comenzar su carrera masónica (1930-1939) insertándose en la Respetable Logia La Unión del Gran Oriente Español (GOE) y radicada en los valle de Madrid.

Junto con Hermanos como Serradel, Benlliure, etc… y otros cofunda otras logias y lanzará dentro del GOE y también de la Gran Logia Española (GLE) la revista Latomia, que dirigirá durante cuatro provechosos números que concluirán casi que a la par que escribe este pequeño trabajo LA MASONERIA , síntesis de su pensamiento acerca de la masonería y sus desarrollos historiográficos.


Tal vez sobre su propia obra sea tal vez la mejor explicación que él mismo en:  Unas palabras Aclaratorias:

"Más anda tan pobre la bibliografía masónica por tierras de España, que aumentarla con esta poquedad más, no me parecido del todo desconcertado.
Lean estas páginas los que conocen del arte real, advertidos de lo poco que valen. Y si los enterados sacan de ellas alguna sugestión, o siquiera alguna noticia, se dará por harto satisfecho"

Ha sido mi intención con esta puesta en valor de este libro "La Masonería" al reeditarlo dar a conocer a un masón asturiano de la talla de Pedro González Blanco, nacido en Luanco en 1879 y fallecido en el año 1961 en Villaseca de la Sagra (Toledo) el cual además de tener una azarosa vida, ha sido un preclaro pensador masónico que dejó patente sus reflexiones en la revista Latomia (1932-1934) y este mismo libro

Por tanto les dejo con una vieja reseña sobre Pedro González Blanco y su trabajo al frenter de la Revista Latomia  que publiqué en  2008.


El luanquin Pedro Gonzalez Blanco y la revista Latomia


Pedro González Blanco[2], nacido a diferencia de su hermano Andrés, en Luanco (Asturias), y es curioso lo que son los olvidos históricos, pues si bien se dedica en las hagiografías asturianas un abundante espacio a sus hermanos: Andrés y Edmundo, a Pedro se le condena al ostracismo más absoluto. Quien nos vuelve a dar noticias de la vida de Pedro González Blanco es "El Españolito" en su trabajo sobre los escritores asturianos.

Comienza estudios en la Universidad Central de Madrid en la facultad de Filosofía y Letras, que no puede concluir pues en ese interín fallece su padre y la situación económica en que queda la familia, pues no es muy halagüeña, hace que tal circunstancia que empuje a tomar el rumbo de las "américas" al amparo de uno sus tíos allí establecido. Aquello no le convence y regresa de nuevo a España para seguir en sus labores de escritos y ensayista. Aunque hay quien le considera poca cosa, lo que contrapone el preclaro Constantino Suárez:
"En la "generación del 98" fue Pedro González Blanco miembro activo, acaso el más joven. No, es cierto lo que dice Cansinos Assens de que la labor de González Blanco en esta época se limitara a una docena de artículos en la república de las Letras; cierto que nunca se ha mostrado muy fecundo escritor, pero acaso este tiempo de su juventud se caracterice por una mayor producción"[3].

Sea como fuere, y aparte de las vendetas propias entre escritores, Pedro colabora en varias revistas del momento: Vida LiterariaHelios, La lectura y también es encontrable su firma en los diarios: El Imparcial y El Liberal, y como no podía ser menos escribía en el periódico anticlerical El Motín que dirigía Nakens, donde utilizaba el seudónimo de Doctor Atizando Yesca.

En 1905 contrae matrimonio con la profesora Crescencia Alcañiz y tres años más tarde embarca hacia el continente americano, será en Cuba donde mejor se le localice pues allá colaborara con el prestigioso periódicoDiario de la Marina. La vida de Pedro González en casi de periplo aventurero, pues viudo de Crescencia, se embarca con el poeta Santos Chocano en la aventura de recorrer todo el continente. Será en una estancia en Guatemala, cuando contrae matrimonio con la sobrina del presidente de la República Estrada Cabrera, Doña María Albaudín.

En Méjico se le encuentra al lado de los revolucionarios del francmasón Venustiano Carranza, que le ayuda económicamente, pero todo tiene un límite y Pedro González, cansado de sus correrías regresa a España donde desarrolla labores de traductor a la vez que escribe diversos estudios históricos. El país se viene abajo y en 1939 Pedro González Blanco regresa a Méjico.

Pedro González Blanco y la Masonería


Su carrera masónica comienza en la logia Unión,
Esta logia se funda en abril de 1927, a finales de la Dictadura por lo jóvenes radicales, procedentes de la logiaIbérica, y separados por los problemas habidos en la Regional Centro, según Gómez Molleda la causa era:

"La contraofensiva a la operación Azaña pensada por los amigos de Lerroux. En la logia había un grupo de masones radicales incondicionales de D. Alejandro, dispuestos a minar le terreno al Presidente de Gobierno en la Orden y a apoyar la política lerrouxista, impidiendo que los afiliados secundasen masivamente la política gubernamental "

Su cuadro de luces lo encabeza el abogado Juan Serradell y Farrás, Cipirano Bernal de Puga y tres periodistas: Francisco Escola Besda, Rafael Gerona Martínez y Miguel Cámara Cendoya, luego se afiliarán varios miembros de la Mare Nostrun de la Gran Logia de Española, entre ellos Rodríguez Vera.

en dicho taller se inicia en abril de 1928 imponiéndose el simbólico de Bolívar, en el cuadro lógico de 1932 figura como 2º Experto, aunque un año más tarde en enero de 1933 es irradiado por haber desempeñado cargos de forma irregular, y como hemos entrevisto el fondo todo ello responde a una operación política entre el grupo de Lerroux e Iniesta.

Esta situación le lleva abandonar obligatoriamente la logia Unión, y aunque puede parecer que su vida masónica concluye con esta sentencia[4], pronto le vemos incardinado dentro de la sociabilidad masónica en el seno de lalogia Hiran con el cargo de Orador, y en abril de 1934 figura como Garante de Amistad de la logia Conde de Aranda nº 97 de Madrid, con sede en la Plaza del Congreso. Taller, este último, en el cual desempeñará en cargo de 1º Vigilante, aunque no parece constar en los cuadros lógicos de ambas logias[5].

Lo que no deja de se curioso por que según los informes procurados por el Tribunal de la Represión y la Masonería, el hermano Bolívar, no alcanzó nada más que el segundo grado del simbolismo, el de Compañero (2º), cuestión harto imposible puesto que para desempeñar los importantes cargos de Orador, y 1º Vigilante, es necesario y obligatorio ser Maestro (3º).

Pero Pedro González Blanco es algo más que un simple masón de a pie que cumple con sus obligaciones para con sus hermanos en las tenidas, el va a ir más lejos y es cuando le veremos al frente de la prestigiosa revista masónica Latomia[6]en la cual firma varios trabajos: Rectificaciones Históricas, es uno de ellos, y es claro que sus opiniones no gustan, por el tono y lo que en en ellas expresaba. En opinión de Pedro González:

"No había rama de la historia más necesitada de rectificar errores que la historia d e la masonería. Según este autor, el secreto que los cofrades se exigía y la desaparición de los archivos había sido campo abonado a todas las fantasías y a todas las invectivas: Díaz Pérez, el supuesto Jhon Truth, Morayta, los modernos Usero, Suárez, Guillén y Díaiz, no se han tomado más trabajo que el de copiar a Thory, ante todo; a Clavel y a Fidel, en segundo término. Sin el Acta Latomorun no habría escrito Truht y Díaz Pérez sus libros; y Morayta inconsultadamente la mayor parte de las veces, atribuye a la Masonería funciones que no siempre su por cumplir. Los demás autores citados giran alrededor de los dicho por estos tres o cuatro historiadores"[7]

Era claro al tenor de lo que estamos leyendo, que Pedro González y la revista Latomia marcaban el estilo de la logia Unión, bandera de referencia dentro de la Regional del Centro.

Sus temáticas de reflexiones históricas y su encubierto desdén por los partidismos que se daban en el seno de las logias de Madrid, no la hacían muy querida por algunos de los sectores masónicos, pues además de desear una "vuelta atrás" en tanto que opinaba que: "La República ha creado en España a la francmasonería un grave problema de orientación. La política partidista tiene a penetrar en los talleres, y la historia y nuestros precedentes nos enseñan las fatales consecuencias que puede producir en nuestra Orden tan nefasta introducción" junto con las opiniones vertidas por el hermano Bolívar no les debía hacer mucha gracia a diversos sectores del masonismo español.

Por otro lado tal revista se aperturaba al exterior, o sea hacia el mundo profano, exponiendo artículos, que según algunos esos mismos sectores contrarios a esa tendencia, en la revista se divulgaba en exceso los llamados secretos masónicos. Sin embargo hoy tal revista es todo un referente en cuanto al carácter de los trabajos publicados.

El primer número se editó en el mes de agosto de 1932, aunque no salió hasta noviembre, constaba de ocho secciones fijas, y el consejo de redacción estaba compuesto por Mariano Benlliure Tuero, Pedro González Blanco, Manuel Pérez Aguirre, Antonio Llagunes Rafael Gerona y Teófilo Moreno.




[1]AHNS. Expediente A552.
[2]AHNS. Expediente personal. A 11/14.
[3]SUAREZ, Constantino, op.cit., pp.261-265.
[4]Como hemos visto antes de producirse la irradiación, se habían procurado las preceptivas "planchas de quite" con lo cual se ponían a salvo de cualquier obstrucción para no seguir trabajando en el seno de la masonería.
[5]En el expediente de Pedro González hay varios testimonios de retractados que le adjudican la membresía a tales logiasHiran Conde de Aranda. AHNS. Expedientes. A 735-1; 733-15.
[6]Sobre esta revista en el X Symposiun presentó un trabajo el profesor SANCHEZ FERRE, Pere, La Revista Latomía y la logia Unión de Madrid. Pag.
[7] AHNS . Revistas 1/1 Rvta. Latomia, Vol.II. Madrid 1933, pag. 45 "Sobre el Arte Real".

Otras Referencias: 
http://es.wikipedia.org/wiki/Pedro_Gonz%C3%A1lez-Blanco
http://cvc.cervantes.es/trujaman/anteriores/mayo_11/17052011.htm
http://www.lne.es/aviles/2010/11/26/humanismo-luanquin-mexico/999562.html

Victor Guerra

30 septiembre 2007

D Lino Vázquez Cordero, un masón en Bimenes


Lino Vázquez Cordero es uno de esos masones que residen en el concejo de Bimenes el cual se trasladan a realizar las tenidas a Gijón, sin que parezca querer incorporarse al taller de Gustavo Acebo o Rafael Zapatero, que proyectaban en Nava . Lo que le convierte en una especie de lobo estepario.

Lino Vázquez nace en la Vega de Villalobos, en la provincia de Zamora, el 29 de Abril de 1886, desde cuya aldea llega a Asturias, aunque no sabemos en qué momento, ni por qué circunstancias. Las únicas referencias que de él tenemos nos llegan a través de su andadura masónica, que también arroja alguna confusión pues en algunos cuadros lógicos se le cambia segundo apellido por Súarez, pasando de un año a otro dicho error tal vez por la inercia del copista.

Se le inicia en los secretos del “Maestro Hiran” , el 10 de Mayo de 1918, en la logia Jovellanos 337, en cuya iniciación adopta el simbólico de “Bienvenido”, aunque parece que la adopción de dicho simbólico no es muy acertada, dadas las problemáticas en las que se va ver envuelto.

Permanece en los cuadros lógicos de la logia Jovellanos1, hasta que tienen su punto final en 1926, por la desaparición y quema de los archivos, en esos cuadros balances aún se le halla con el mismo grado masónico, profesión profana y residencia.

Las noticias que se obtienen de este hiramista son a través de la documentación del Ayuntamiento de Bimenes, donde ejerce de Secretario Municipal desde finales de 1915 hasta Octubre de 1931, fecha en que se traslada como Secretario al Ayuntamiento de Caso.

Por esa misma documentación tenemos conocimiento de un largo “affaire” con la Corporación de Bimenes, cuestión que se registra abundantemente en el Archivo Municipal de Bimenes. [i]

El “affaire” se comienza hacer más o menos público con la sesión extraordinaria del 29 de Mayo de 1924 bajo la presidencia del alcalde D. Lázaro Vigón Martínez que da cuenta a los ediles presentes de una comunicación en los siguientes términos

:... Con relación al Secretario en propiedad del citado Ayuntamiento de Bimenes: D Lino Vázquez Cordero, de que con fecha de 26 del corriente se me notificó por el Sr. Juez de Instrucción de Siero, el auto de procesamiento que lleva la suspensión en el ejercicio del cargo de Secretario de este Ayuntamiento, por lo que me veo precisado en virtud de tal sus pensión de cesar mientras esto dure en el referido cargo. 28 de Marzo de 1924. Lino Vázquez.

En esa misma sesión se da cuenta además de la comunicación del Sr. Gobernador Civil de la Provincia, en la cual comunica:
... que habiéndose recibido en este Gobierno del Juzgado de Instrucción de Siero testimonio y suspensión contra el Secretario D. Lino Vázquez Cordero, en el que se hace constar que se ha librado igual testimonio a esta alcaldía, sirva darme cuenta del cumplimento de dicho auto y remítanse las diligencias de notificación al interesado de la suspensión en el cargo de secretario.

Procediéndose en ese momento a nombrar nuevo secretario. Un año más tarde llega la sentencia del Juzgado de Pola de Siero la cual le exonera de los cargos, y ordena sea reintegrado en su plaza como Secretario Municipal.

Como secretario y hombre adscrito a la masonería se nota en un principio su mano para que el concejo se inscriba en la órbita cultural y de forma decidida, haciendo que los expedientes para la tramitación de escuelas sea rápidamente atendidos y tramitados, cuestión por la cual un concejal hace la propuesta de que “se le den las gracias públicamente por su celo en este asunto y que conste en acta,” cuestión que se aprueba por unanimidad el 30 de Octubre de 1929.

Sin embargo las problemáticas relaciones de la Corporación con Lino salen de nuevo a la palestra, pues el 2 de Agosto de 1931 pide un mes de permiso, cuestión que se le concede, pero que es protestada por un concejal que argumenta que dadas las circunstancias en que se encuentra la Corporación, no es de recibo la marcha del Secretario por tanto tiempo; tal vez detrás de todo esto están los resultados de las pasadas elecciones de Abril y algún otro trasunto que las actas no dejan traslucir, al menos hasta que el 21 de Octubre se presenta en el Consistorio un Delegado del Gobierno Civil: Aurelio Novoa de los Ríos para resolver ciertas problemáticas municipales y entra ellas la del nombramiento del médico titular del concejo, asunto que hacía tiempo era un total rifirrafe dentro de la Corporación y en la cual parece que estaba implicado el Secretario Municipal, Lino Vázquez. En esa visita gubernativa un concejal comenta que el 11 de Octubre se procedió a la destitución del 1º Teniente de Alcalde y del Médico Titular, cuya actuación había sido promovida por varios ediles en connivencia con el Secretario Municipal .

Lino parece que, ante la avalancha que se le viene encima, pide la renuncia del cargo ante el Gobierno Civil; y un mes más tarde, el 29 de Noviembre 1931, un concejal presenta una moción apoyada por varios ediles más que exponen lo siguiente:
...que habiendo sido presentada una renuncia el 21 de Octubre 1931 por Lino Vázquez se tome en consideración puesto que ha habido abandono del cargo y que está dando origen a diversos problemas.....

La protesta queda sobre la mesa y pasan dos meses sin que se haya nombrado otro Secretario, aunque como dice el concejal "el Ayuntamiento está manga por hombro", y se empieza a reflejar cierto malestar, puesto que afloran supuestos “pasteleos” por parte del Secretario, como las cantidades entregadas para socorro de los damnificados por la catástrofe de Candanal, que no habían sido entregadas en el banco.

A partir de aquí, Lino entra ya en una conflictiva dinámica con la Corporación de Bimenes, a la cual le reclama, según sentencia, los haberes desde Octubre de 1931 hasta Julio de 1933, fecha en que presenta su petición de cese por traslado como Secretario al Ayuntamiento de Caso. Este nuevo conflicto que llega hasta finales de 1934, viene motivado por su abandono del trabajo, y aunque envía desde León diversos instancias para que se le concedan sucesivos permisos dada una supuesta enfermedad que no se precisa. El 14 de Febrero de 1932 se le abre de nuevo expediente por dichas ausencias.

¿Qué había ocurrido..? ¿Se había ido por motivos políticos...? Realmente nada dicen las actas ni los expedientes encontrados, salvo que se han observado muchas irregularidades en los libros de arqueo, en el reflejo de actas, y en cobros indebidos por tramitación de expedientes..., y así una larga lista de irregularidades que detalla el concejal Sr. Corte en la sesión del 28 de Julio de 1932.

De las supuestas irregularidades de las cuales es acusado el Secretario Municipal, el Tribunal Provincial del Contencioso Administrativo, exonera de los cargos al ex-secretario municipal condenando a su vez, en auto del 28 de junio de 1934 a la Corporación a pagar a Lino Vázquez los sueldos atrasados. El montante del adeudo con el interés legal del dinero que impone el Juez llega a las 10.000 pts, una cantidad que la Corporación tiene problemas en pagar, puesto que hacer frente a esa cantidad requiere una petición de crédito que la Corporación no está en condiciones de pedir.[ii]

Está claro que la sintonía entre el Secretario Municipal y la Corporación resultante de las elecciones de Abril de 1931, era nula, y se agrava cuando la Corporación propone realizar a dos reconocidos masones sendos homenajes: uno al Capitán Galán, al que se le dedica una placa en la Plaza que fue de María Cristina (15 Septiembre de 1932), y otro a Teodomiro Menéndez, a la sazón Subsecretario de Obras Públicas y diputado, y con el cual coincidió Lino en la logia Jovellanos1. (Teodomiro fue propuesto por el Ayuntamiento de Ribadesella como Hijo Predilecto de Asturias), a lo que se sumó el Ayuntamiento de Bimenes alabando su obra “exenta de sectarismo partidista y distinciones políticas”. Lino como Secretario y como francmasón podía jugar un papel importante en sendos homenajes, pero es totalmente marginado por los ediles que llevan a cabo la organización de los actos.

Ante toda esta convulsa situación, Lino Vázquez pide el traslado al Municipio de Caso, donde se pierde su pista, las indagaciones policiales para la formulación del correspondiente expediente masónico, en nada ayudan, puesto que vuelven a caer en grandes errores, ya que le dan como nacido en Bimenes, y lo encuadran como Secretario del Ayuntamiento del mismo Concejo, y nos estamos refiriendo a petición de información para la confección de los expedientes en el año 1953, el mismo en el cual fue incluido en la Causa General de Asturias. nº 155.


[i] Actas de la Corporación de Bimenes desde el año 1915 a 1935. Archivo Municipal del Ayuntamiento de Bimenes.
[ii] Archivo Municipal de Bimenes. Toda la documentación sobre dicho conflicto está reflejada en las Actas de la Corporación desde 1918 hasta su conclusión en 1935.

Victor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...