Mostrando entradas con la etiqueta premio Uría Ríu. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta premio Uría Ríu. Mostrar todas las entradas

08 marzo 2012

El GODF en ASTURIAS (4ª Entrega)


Sigo pues haciendo llegar por entregas este pequeño librito que hice con motivo del levantamiento de columnas de la logia de la cual he sido co-fundador (la Logia Rosario de Acuña del GRan Oriente de Francia, y como el libro está prácticamente agotado, que mejor manera que entregarlo en este blog dedicado a la masonería asturiana
Víctor Guerra 



Logia Amigos de la Naturaleza y Humanidad (1850-1854)

       Nombre y Apellido Cargo en Logia   Años                Profesión

Francois Aubry

1853
Obrero Fabrica Vidrio
Antonie Abrillon

1853
Obrero Fabrica Vidrio
Santos Beltrán
Orador
1852
Empleado
Florian Bresson

1853
Obrero Fabrica Vidrio
François Bronner
Guarda Sellos
Orador
1852
1853
Obrero Fabrica/ Vidrio Jefe de Vidriero
Georges A. Bronner
2º Vigilante
Guarda Sellos
1852
1854
Obrero Fabrica Vidrio
Joaquín Cabrera
1º Vigilante
2º Vigilante
Venerable
1850
1851
1852
Médico Cirujano
Baptiste Cardonne
Experto
Orador
Experto
Orador
1852
1852
1853
1854
Panadero
Matías Castrillón

1853
Empleado
Georges Crinner
Orador
2º Vigilante
1852
1852-1854
Vidriero
Propietario
Jean Claude Escot
1º Vigilante
1852-1854
Obrero Fabrica Vidrio
Vicente González Palermo
Guarda Sellos
Secretario Adjto.
1851
1853
Impresor
 Jesús Gracia
2 Vigilante
1850-1851
Sastre
Pierre Louis Guilbau

1851
Pintor Retratista
Jean Hurlé
M. Ceremonias
2º Experto
1852
1853
Obrero Fabrica Vidrio
Félix Jacquel
Secretario
1852-1854
Obrero Fabrica Vidrio
Pierre Laforgue
M. Ceremonias
1853
Obrero Fabrica Vidrio
Louis Lamboley

1853
Obrero Vidrio
Dtor Fábrica Vidrio
Santiago Menéndez
M. Banquetes
1853
Sastre Negociante
Juan Murna

1852
Fábrica Armas
Alejo Núñez

1852
Tenedor de libros
Jean Benoit Pauque
Orador
1851

Francisco Pérez Carreño

1853
Piloto Cpt. Navío
Louis Pla,


 Intérprete
Louis Rapp
Orador
Tesorero
1852
1853
Obrero Vidrio
Industrial
Mathias Schevez
2º M.Ceremonias
1853
Obrero Fabrica Vidrio
Jean Baptiste Schilte

1852
Obrero Fabrica Vidrio
Melchor Schimdt

1852

Adolphe Séllier
Secretario
Venerable
1851-1852
1852-1854
Tenedor de libros
José Victory
Venerable
1850
Intérprete
Etinne Vikel
Orador Adjunto
1853
Socio Fabr. Vidrio Fábr Fundición

SEGUNDO PROYECTO: LOS AMIGOS DE LA NATURALEZA Y DE LA HUMANIDAD.

EL RENACIMIENTO (1871 y 1875)

En el trabajo de la historiadora Victoria Hidalgo sobre la Masonería asturiana del siglo XIX, que fue premio Uría Ríu en 1985, a esta nueva incitativa que intenta recobrar el tempo perdido por parte de los masones gijoneses, apenas si la citada investigadora le dedica un par de hojas, perdiendo así la oportunidad de observar como la sociedad gijonesa se van insertando dentro del microcosmos de la sociabilidad masónica, que de nuevo alienta un nuevo proyecto en la que se registra en la ciudad de Gijón entre los años 1871 y 1875.

Este nuevo proyecto, que no es ni más ni menos que la reanudación de los trabajos clausurados por la situación política y de facto por el príncipe Murat, conlleva a su vez la recuperación de los viejos diplomas y contactos con el GOdF. Como tal proyecto nuevo experimenta un crecimiento rápido en una primera época basado en la incorporación de extranjeros; luego habrá otro período más pausado en el que se van a ir sucediendo las incorporaciones de distintos elementos pertenecientes a la burguesía gijonesa y asturiana, que van a persistir en los proyectos masónicos que se va a ir sucediendo a lo largo de todo el siglo XIX en la región.

La aplicación de la Real Orden de mayo de 1853 de la Reina Isabel II, de persecución sobre las sociedades secretas, y los problemas de los propios masones con sus prisas unido a la falta de atención por parte del Gran Oriente de Francia, inmerso como estaba en sus propias dinámicas y problemas, trajo consigo como hemos visto la desaparición del trabajo masónico en Gijón.

Dicha experiencia fue dura para todos, para los dignatarios de esta primera logia porque aunque pudieron exiliarse, a otros les tocó ir a “galeras”, finalmente lograron el indulto, el resto se fueron a sus casas poniendo fin a su utópica aventura de trabajar la “piedra bruta” en el seno de la sociabilidad masónica. La experiencia había sido muy dura y el mal ya estaba hecho, pues el reinicio de los trabajos se haría de rogar.


CONTEXTO SOCIO- POLÍTICO Y SITUACIÓN

Tras esta ruptura que se cristalizó en 1854, hubo un largo paréntesis en el cual no se volvió a hablar ya más de masonería tanto en la región como en el resto de España, como consecuencia vino una larga y dura travesía del desierto, que concluyó en parte con la arribada de un ambiente liberal propiciado por “la Gloriosa” 1868, que produjo la emersión de diversos Orientes y Grandes Logias españoles y extranjeros en el territorio patrio, y ello se tradujo en el renacer del trabajo masónico por parte de los Hijos de la Luz con un florecimiento de triángulos y logias a lo largo de territorio nacional.

En Gijón tal cambio político y por supuesto de mentalidad no va a ser propicio a la masonería hasta mediados de 1871, año en el que se reúnen algunos de los dispersos masones del primigenio taller de 1850, los cuales le escriben una carta al Gran Oriente de Francia en estos términos:

“El 25 día del 8º mes del año de la Nueva Luz, 1871, la logia Los Amigos de la Naturaleza y de la Humanidad tuvo el honor de dirigirse a ese Gran Oriente, pidiendo se la permitiera recomenzar sus trabajos abandonados, por persecuciones sufridas por parte del Gobierno Español, en 1852, a lo que ese Gran Oriente se dignó contestar en noviembre de 1871 para que remitiéramos la historia de nuestros trabajos”[1].

En esa “plancha” que a modo de informe envían al GOdF, relataran todas sus vicisitudes para poner a salvo, unos sus propias vidas y cuantos efectos les fue posible, como fue la Carta Patente o Constitutiva de la logia, más nueve cuadernos del grado de Maestro (3º) y Aprendiz, (1º), y el sello de la logia, habiendo sido destruido parte de sus archivo de actas, el listados de hermanos masones, y los dineros de la logia que fue empleado para socorrer a la familia del Venerable Cabrera, durante el tiempo que este sufrió prisión. Aunque algo debió quedar puesto que la policía se llevó una parte de su archivo.

En esa primera carta los 8 masones firmante y que aún quedan en la ciudad se disculpan por el descuido que han tenido para con la Obediencia, en tanto que no han mantenido más contacto con ella, para lo cual alegan que recomienzan los trabajos con el convencimiento de que esa gran falta han cometido será perdonada por la Obediencia esa gran falta, teniendo en cuenta que durante años han tratado de organizar sus vidas en lo ámbitos social y profesional, lo que no les debió ser nada fácil.

A su vez también el propio José Victory dirige una carta desde Barcelona donde presidía la logia la Verdadera Iniciación nº 23, bajo la Obediencia del Gran Oriente de la República del Uruguay, y la dirige al Consejo de la Orden del GOdF, con fecha diciembre de 1871, y en la cual realiza un detallado informe de lo acaecido en Gijón, y solicita la consideración, hacia y para, los Hermanos de Asturias, dadas las vicisitudes por las que habían pasado, entre las cuales se contaba haber tenido “que quemar todas sus pertenencias para no perjudicarse aún más tanto a ellos como a su familias”.

Así mismo Victory comunica al Consejo de la Orden, que su logia la Verdadera Iniciació, les “ha facilitado libros y reglamentos, e impresos para su mejor regularidad de trabajos, sin perjuicios de que un día convinieran pasarse a la Obediencia del Gran Oriente de España, una vez reconocidos por el GOdF”[2].


AUTORIZACION E INSTALACION

La nueva logia que se va conformando aprovecha este cruce de cartas para informar que hay una nueva incorporación al cuadro de hermanos masones, cuya alta corresponde a un cántabro a Justo del Castillo, el cual traía un diploma en regla de haber sido iniciado en la logia Luz de Cantabria nº 115 al Oriente Santander[3], la cual trabajaba en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, y que llevaba fecha del 15 de 1870, y en el que se consignaba que era Maestro Masón (3º). Ignoraban estos hermanos que acudían en demanda de dicha afiliación ante el GOdF, si tal logia era “regular”, pero aún con todo, creían digno al hermano Justo del Castillo de pertenencia al taller, pues no en vano le llevaban tratando durante dos años y les parecía un buen pilar para incorporar al nuevo proyecto.

Esta nueva carta que envían los masones radicados en Gijón, la firman nueve, entre ellos Justo del Castillo, y tras exponer el caso del cántabro piden paciencia, bondad e indulgencia para con las faltas cometidas, y aportan el cuadro de dignidades que han elegido para el curso masónico : Venerable François Bronner, como 1º Vigilante de la logia Georges Crinner, como 2º Vigilante Jean Batiste Schilte, Secretario Francisco Pérez Carreño, Guardasellos Enest Bock, el Orador lo desempeñaría Justo del Castillo,  firmando el resto del acta los francmasones: Louis Lamboley, Santiago Menéndez y Etienne Vikel.

El Gran Oriente de Francia, antes de tomar al respecto una decisión, consulta con la logia la Sagesse que de nuevo vuelve a estar implicada en los procesos masónicos gijoneses, y se interesa en la logia barcelonesa acerca de la conducta de los miembros que componían el taller actual. En esta ocasión la respuesta, fue favorable atrás quedaban los malos entendimientos con José Victory, ante la insistencia de la logia de Gijón y los buenos informes recabados ello motivó un informe de la Comisión de Asuntos Administrativos de la Orden autorizando la reanudación de los trabajos del taller”[4] con fecha de 27 de enero de 1872, según los artículos 23 y 28 de las Constituciones, y 24 de Estatutos Generales del Gran Oriente de Francia, cuestión que se les comunica con fecha 14 de mayo 1872.

La logia cambiara en sus aspectos corporativos poco pues utilizan el mismo sello que el proyecto anterior e idéntico lema, y por descontado volverá a trabajar en el Rito Francés, predominante en el seno del Gran Oriente de Francia.

De este modo y manera, empieza lo que será la segunda experiencia masónica en Asturias, que va a seguir vinculada al Gran Oriente de Francia, aunque empezarán a tener alguna dificultad puesto que al estar alejado el taller gijonés de cualquier otra logia del Gran Oriente de Francia, y no pareciendo a este Gran Oriente, que otros Grandes Orientes u Logias pudieran ser regulares, se plantea la duda de quién podría proceder al encendido de luces, o sea a la reinstalación del taller gijonés, lo cual provoca un cruce de cartas al respecto, en tanto que no hay acuerdo en el ajuste de las fechas entre las partes, debido a las ocupaciones de unos y otros.


Finalmente se decide que sea la propia logia la que se auto- instale, ceremonia que tuvo lugar el 3 de marzo de 1872, Bronner como Venerable y presidente de la ceremonia ritual del encendido de luces, realiza un discurso clásico de instalación en el que recuerda los diecinueve años de silencio por los que han pasado, y por supuesto alaba la magnanimidad del Gran Oriente de Francia por recoger de nuevo los trabajos masónicos gijoneses en su seno de la Obediencia.

 En diciembre de ese mismo año 1872 se producen nuevas elecciones a los cargos y dignidades de la en la cual François Bronner seguirá como Venerable, con la asistencia  del 1º Vigilante que recaerá en Louis Veilich, teniendo como 2º Vigilante a Georges Criner y como Orador Eduardo Guilmain.
El Venerable François Bronner, del que ya hemos hablado, es natural de Creusot (Saunier et Liois) el 25 de febrero de 1822, que profesionalmente desarrollaba las labores de Jefe de talla de vidrio, posiblemente en el seno de la fábrica La Industria, y en esta ocasión sale elegido por mayoría absoluta.

En el seno de la Obediencia quedaba atrás una ardua y polémica discusión sobre la renovación de las Constituciones del GOdF, que se inició en 1848, pero que apenas tocó al taller gijonés, dado en los problemas en que éste estaba envuelto; sin embargo con la llegada de esta nueva experiencia esta etapa ya estaba superada, aunque les va a tocar aunque de refilón dada la lejanía del debate el radicalismo de las utopías políticas y el avance del racionalismo en el seno de las logias francesas va a deparar un nuevo debate como es la obligación en las tenidas de la invocación del Gran Arquitecto del Universo (GADU) y como tal la defensa del principio de libertad absoluta en el seno del Gran Oriente de Francia que se va a establecer en 1877.

.Fuera como fuere, el caso es que el nuevo taller poco a poco va restableciendo sus comunicaciones con el Gran Oriente de Francia, lo cual va engrosando el expediente administrativo de la logia, que en definitiva se resume a la comunicación de altas de miembros, petición de diplomas y comunicaciones ordinarias y dinerarias, a excepción de un conflicto que surgirá en el seno del taller.
  
CUENTAS SANEADAS

La logia por otra parte no parece pasar por apuros económicos, pues casi todos sus integrantes artesanos burgueses bien instalados, no tienen muchos problemas económicos, de ahí que este pequeño grupo envíe al GOdF la apreciable suma de 236 francos como capitación de los nueve hermanos masones que componen el taller, y por el concepto de capitación anual correspondiente al año de 1872.

Libran a su vez otras cantidades, enfocadas primordialmente para poder recibir la revista de la Obediencia “ La Chaine de Unión” y otras cuestiones como la adquisición de libros, etc. El sistema para enviar dichas cantidades y consistía que en que una persona de confianza del Venerable Bronner, el marmolista Mr. Conssirat, residente en Bayona, que le hacía llegar a director de La Chaine d´Unión del GOdF, el hermano Hubert, diversas cantidades procedentes de Gijón, que llegaban a su vez en un barco que hacía dos veces al mes el trayecto Gijón- Bayona.

Una cuestión que ignoramos es el lugar de reunión de la logia en Gijón, pues no consta en ninguno de los documentos y cartas cruzadas que se mantuvieron, pues la mayoría de las cartas eran dirigidas al domicilio de los dignatarios de la logia y por tanto se ignora si pagaban alquiler por el local donde estaba establecida como tal la logia, o sí ésta estaba situada en alguna dependencia particular de alguno de los miembros del taller. Por otro lado no o hay en el expediente partidas correspondientes a las regalías u ornamentos necesarias para las ceremonias rituales, por tanto no sabemos si las habían comprado en esta ocasión o simplemente las habían heredado del taller anterior, o habían optado por una realización artesana.

Lo que sí sabemos es que el abonamiento al boletín oficial de la Obediencia La Chaine d´Unión[5], para un solo hermano y por un año (1873) estaba cifrado en 6 francos.

EL TALLER CONTINÚA CRECIENDO

Por lo cuadros lógicos del la logia vemos que las incorporaciones son administrativamente correctas, en esta nueva etapa, la logia actúa de forma correcta de ahí que tengamos los expedientes completos sobre la petición de iniciación por parte de los profanos, en función del artículo 122 de Estatutos Generales de la Orden, así es como podemos ver las incorporaciones de éstos a los trabajos masónicos, un ejemplo es el de Jesús Ménendez, nacido en Gijón el 11 de junio 1846, de profesión Agente Marítimo, su petición es enviada por el secretario de la logia Francisco Criner al Gran Oriente de Francia, comunicando que se ha dado a conocer al taller esta petición el 24 de diciembre de 1872 y que ha sido aprobada por la logia, y que el GOdF le da entrada el 4 de enero de 1873. Jesús Menéndez Acebal, figura en logia Amigos de la Naturaleza y Humanidad (1873-1875) en como Orador, y ejercería como Concejal del Ayuntamiento de Gijón en 1899.

 El cuadro lógico de miembros va creciendo y a la Obediencia se le envía como es preceptivo el movimiento de la membresía del ejercicio presente, en este caso fechado en abril de 1873, en el cual consta de 22 afiliados que tienen esta composición de grados: 16 Maestros Masones, 2 Compañeros y 4 Aprendices

En mayo de 1874 llegan a los 28 miembros y los gijoneses que componían el taller eran: Segundo González Prada con el grado de Maestro (3º), Jesús Menéndez con el grado de Compañero (2º), y Modesto Gutiérrez Pla con el grado de Aprendiz (2º). En este medio tiempo, el taller va captando sus efectivos que presenta para la iniciación masónica entre ellos a François Saunier, director de la fábrica de Gas, a Eduardo Guilmail, nacido en Madrid y tenedor de libros, y a Ulysse Wincelle, de profesión vidriero.


Por otro lado la logia empieza a dejar de ser una incógnita en el entramado social y empieza de hacer notar su presencia en la ciudad, ya que en el mes de agosto de 1872 además de las incorporaciones de los dos hijos de Criner: Antonie nacido en 1842 y François nacido en 1838, se acercarán al trabajo masónico Domingo García Moya, Director de Telégrafos, residente en Gijón, Joseph Py, vidriero oriundo en Château Salin del Dpto. de la Meurthe, y finalmente el negociante Segundo González Prada, nacido en Gijón el 15 de junio 1848, González Prada es un ebanista que habitaba en la calle de los Moros, en la cual también vivía el Venerable François Bronner, concretamente éste lo hacía en el nº 29, con esta última incorporación de Segundo podríamos decir, que estamos en presencia del primer gijonés que se inserta en la masonería, puesto que los anteriores era naturales de Oviedo, Lastres y Pola Siero.

La maquinaria burocrática y administrativa de la Obediencia va funcionando de forma continuada y amen de las comunicaciones, se le pide a la logtia que se implique más en el proceso orgánico motivo por el que el GOdF pide a la logia que envíe un delegado a la tenida especial deliran Oriente en Francia, Bronner declina a favor de George Voelkler, doctor en medicina, residente den París y miembro de la logia Amis de l¨Honneur Français y miembro de la Comisión de Socorros del GOdF, dado lo costoso del viaje en tiempo y dineros. Por otro lado este no dejar de indicarnos que la logia gijonesa, o bien su Venerable Bronner, estaban muy bien conectados con los dignatarios de la Orden, como luego además comprobaremos doblemente.

Un mes más tarde, en septiembre se envía una nueva comunicación al Gran Oriente de Francia, y en ella se presentan otros tres profanos con la intención de colocarles el mandil de Aprendiz, tras la ceremonia ritual de iniciación. Estos nuevos profanos son Feliz Mouton de Bélgica, Luois Vinck de Francia y el cabranés y comerciante José Antonio Arrechandieta. A su vez que se pide autorización para la exaltación a Maestros Masones de otros seis miembros del taller. Y en el cuadro lógico que se envía a Francia el 12 de noviembre de 1872, además de los antes citados, hay que sumar la pertenencia de Jean Louis Veilich, vidriero de Toulon, de Marcial Degoussé moldeador de Trelón Nord, y unos día más tarde se comunica la regularización como Maestro Masón (3º) de Jean Claude Escot, que es recuperación del primer taller 1850.

Lo cierto es que no cerraran el inventario anual de miembros sin antes presentar para su iniciación al intérprete francés Joseph Maurice Lapedagne, y al ya citado Jesús Menéndez Acebal, natural de Gijón.

La rapidez y las premuras de tiempo que parecen atosigar a los miembros de la logia se muestra en la rapidez que operan a la hora de las comunicaciones o en el otorgamiento de los grados, como fue el caso de François Criner (hijo) que es iniciado en agosto de 1872, el seis de octubre del mismo año ya posee el grado de Compañero (2º) y se le exalta al Maestro Masón (3º) en noviembre del mismo año. Lo mismo sucederá con Arrechandieta que recibe los grados 1º y 2º el mismo día, el 24 septiembre, y el 3º correspondiente al de Maestro Masón (3º), el 4 de diciembre Aunque en este caso se había una excepción que queda recogida en su expediente, ya que se le concedía esa prebenda porque debía partir de forma precipitada y por largo tiempo para América.

La logia se va asentando sus reales en Gijón, y cala en la sociedad gijonesa poco a poco, no es que se deje notar en los conflictos o acciones sociales y políticas como luego sucederá con la logia Amigos de la Humanidad que cerrará el ciclo y el siglo, pero está claro que el racionalismo y carácter laicista del Rito Francés, alejado del simbolismo arcaizante del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, y el propio dinamismo de la logia y sus miembros atrae a nuevos miembros, entre los que encontramos a otro nacido en Gijón que en febrero de 1873 solicita su entrada en la logia se trata de Modesto Gutiérrez Plat, nacido en Gijón el 15 de junio de 1846, y de profesión ebanista.

Tan solo anotar que entre las excepciones que se consignan, que en el equipo en que sale elegido el Venerable Bronner hay un Aprendiz (1º) que desarrolla las labores de Hermano Hospitalario, como tal cargo y en condiciones normales tal este puesto debería ser ocupado por un Maestro, esta excepción recae en el Director de Telégrafos e Domingo García Moya.

El taller sigue su crecimiento, ahora un poco más relajado, pues no será hasta el 3 de junio de 1873, cuando piquen a las puertas de la logia los profanos Armand Dabadie arboricultor originario de Bayona, y Joseph Boischot, de Rive de Gier, de profesión vidriero, lo cual arroja que la proximidad geográfica o de vencidad operaban a la hora de los acercamientos al trabajo masónico, cuestión que se comprueba tanto por los parámetros profesionales y lugar del ejercicio de la profesión, como la proximidad además de los domicilios.

Una cuestión capital de la documentación hallada en el seno de la Biblioteca Nacional de Paris en su fondo Masonería FM2- 848, es que nos aporta muy diferentes e importantes datos sobre la comunidad extranjera que pobló nuestra tierra, como en parte ya hemos podido observar y comprobar.

En el horizonte de la logia no parece haber más que un crecimiento paulatino, pues entre julio de 1873 y abril de 1874 solicitan su entrada François Castrain vidriero, Timoteo Martínez natural de Arroes de profesión librero, Melchor Raspillaire vidriero natural de Rive de Gier, Joaquín Bonet, de profesión labrador, Charles Heitch, vidriero belga, y Valentín Díaz nacido en Gijón, y Capitán de buques.
  
Un poco antes de estas incorporaciones que estamos comentando se da una novedad en el taller y es que en la tenida del 31 de julio de 1872 el 1º Vigilante de la logia, Louis Veilich, ocupa provisionalmente el asiento del Venerable, por ausencia de su titular, ordena asentar en la plancha del día (acta) varias cuestiones:

1ª Anotar la importancia de Gijón como puerto de mar, y puesto que son frecuentemente visitados por masones de otras latitudes con distintos grados y teniendo que ser recibidos por diversos hermanos excita a los hermanos de la logia a trabajar para la consecución de los grados correspondientes.

2ª Ir pensando en un planteamiento logial para ir a la consecución de un Capítulo de altos grados del Rito Francés.


Lo anterior viene como reacción a que François Criner a la sazón Director de la fabrica de bujías y jabones, plantea en el seno del taller que teniendo en cuenta la primera premisa expuesta, solicita al Venerable interino, un aumento de salario “sí se le juzga digno” en tanto que ha de recibir a varios de hermanos con más grado que él, y esa inferioridad le depara ciertas dificultades de relación y tratamiento de algunos temas que no le están permitidos tratar en su grado de Compañero (2º), por lo cual para una mejor relación con los Maestros Masones visitantes, sí se le concediese prontamente los altos grados pues resolvería una problemática que se estaba produciendo.

 No deja de estar meridianamente claro que alguien debió haberle llamado la atención sobre esa situación, por otra parte muy típica con algunos liderazgos masónicos, ya que es muy frecuente que en los talleres que comienzan su andadora donde no siempre es fecunda la presencia de Maestros Masones, existan ciertos problemas para realizar determinadas acciones, que a veces desarrollan grados menores y de hay que se produzcan tales consecuencias o situaciones a la hora de reconocerse en calidad de masón y del grado.

Hay una cuestión, que la historiadora Victoria Hidalgo Nieto, al no recibir toda la documentación de este taller, obvió en su trabajo y esto fue la inclusión de dos profanos que fueron iniciados, y que sí están en el siguiente taller que se va a dar entre 1879- 1886, y que quedaron fuera de esta segunda experiencia masónica tratada por tal profesora, se trata de Luis Castrain, vidriero y comerciante nacido en Gijón, y Francisco Fernández Fernández, también nacido en Gijón, y oficial de la marina mercante, cuyas peticiones se recogen en junio de 1875.

Estaríamos por tanto en presencia por un lado de una primera generación extranjera nacida en Gijón y por otro de la incorporación de varios autóctonos.


[1] AMG Microfilm de la Biblioteca Nacional de París. Manuscritos. Fondos FM2 848.La logia Amigos....
[2] AMG Microfilm de la Biblioteca Nacional de París. Manuscritos. Fondos FM2 848. Informe de José Victory, del 17 de siembre de 1871.
[3] Cantabria ya había contado durante la Guerra de Independencia con logias Les Amis de la Charité en Santander y Le Gibraltar Français en Santoña , dependientes del Gran Oriente de Francia. A partir del Sexenio Democrático y la Restauración habrá una gran presencia de logias y Obediencias en la vecina región, entre ellas se cuenta con Luz de Cantabria dependiente de Gran Oriente de España y Grande Oriente Nacional de España y fundada en 1870. de cuya logia hay un cuadro lógico sin fechar y que se encuentra en la AHNS. Mas. Lega 728-A, exp. 18.
[4] Hidalgo Nieto, Victoria. La masonería en Asturias.... pag. 80.
[5] Es una de las grandes revistas masónicas que se fundaron en el siglo XIX. Creada en Londres el 15 de septiembre de 1864 por un grupo de exiliados y es leída en Francia gracias a la actividad de Mr.Hubert. En aquel entonces era una revista muy violenta con y hostil a la masonería tradicional y por supuesto luchaba a favor de la supresión del GADU. A partir de 1870 pasa a tener como sede París, y se interrumpe su tirada por la Guerra de la Comuna, reapareciendo en 1871 en forma de revista. .
 
Texto @Víctor Guerra.
 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...