Mostrando entradas con la etiqueta testimonios. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta testimonios. Mostrar todas las entradas

06 enero 2011

JOSE MALDONADO Y JOSE ARTIME, DOS MODELOS MASONICOS Y, UNA LOGIA EN COMUN LA TOULOUSE, Y UN EXILIO DE POR MEDIO. (I)

 El Consejo Soberano de Asturias y León reunido en el antiguo instituto "Jovellanos". De izquierda a derecha: Onofre García Tirador, Ramón Fernández Posada, Maximiliano Llamedo (de pie), Antonio Ortega, Valentín Calleja, Belarmino Tomás, Juan Ambou, Gonzalo López, Rafael Fernández (de pie), José Maldonado y Aquilino Fernández Roces. Faltan: Segundo Blanco y Amador Fernández (realizando gestiones en Valencia); Ramón Alvarez Palomo (inspeccionando la salida de evacuados) y Luis Roca de Albornoz. (Colec. C.Suárez. Arch. Mpal. Gijón).


Con motivo de Symposio de Historia dela Masonería Española, celebrado en Almería en Octubre del 2009, presenté este largo trabajo sobre dos personajes centrales en Asturias, pero a los cuales no sé porqué razón la masonería  asturiana los tiene de cara a la pared,   tal vez porque no guste demasiado al stablisment  político socialista asturiano tanta bandería republicana.   y ello haya retraído a las logias no deseosas de molestar… se hizo un acto de entrega de los restos de Artime al mar Cantábrico y poco más , y a Maldonado  ni un triste ramo...

Sea como fuere en este blog expondré dicha ponencia sobre  José Maldonado. Presidente de la Republica Española en el exilio, y otro  exiliado José Artime, no tan importante en la región, pero si un referente en mi vida masónica.

Aquí les dejo con la ponencia que entregaré en varias  tandas:
La masonería asturiana, al igual que el resto de la masonería peninsular sufrió los mismos desarrollos, las mismas problemáticas y casi que idénticas circunstancias que el resto de la masonería española.

Una masonería astur que reunió en torno así varias cuestiones que se van a dar a lo largo del primer tercio del siglo XX, un primer embrión masónico en 1912 con el asentamiento en Gijón del triángulo AMESE. De nuevo serán gentes extrañas a la región quienes articulen el desalambicado trabajo masónico en Asturias de finales del siglo XIX.

Ello comporta un nuevo perfil masónico que se dará en el seno de las logias gijonesas fundamentalmente compuesta por una membresía en la abundaran comerciantes y profesionales, si bien el matiz republicano del siglo pasado seguirá estando presente, aunque con una etiqueta un tanto distinta, ya que la vocación republicana se focalizará en este siglo bajo la opción del Partido Reformista, con una clara adscripción al llamado melquiadismo.

Aunque la vocación de los masones astures estaba muy centrada en dicha opción no por ello los hermanos masones adscritos a otras opciones políticas como el socialismo o el anarquismo va a dejar de pujar por hacerse un hueco dentro de la gran atomización reformista que durante casi 30 años consolidaron dos hombres como el Gran Maestre Alberto de Lera, y su secretario López del Villar en favor del melquiadismo dentro de la masonería.

Las nuevas tendencias sociopolíticas, andando el siglo, y ya cuando el reformismo veía decaer su virreinato, es cuando se empiezan a dar otra tipología de talleres masónico. Los cuales hay quien los ha clasificado como “logias socialistas”, una de ellas, tal vez la más característica fue la logia que tuvo su sede en Oviedo: la Respetables Logia Arguelles, la única en dicho periodo se asentó en la capital de la provincia.

Por otro lado el grueso del trabajo masónico se desarrolló en Gijón, fundamental a través de varias logias y triángulos que se fueron sucediendo en el tiempo, aunque perduró durante todo el primer tercio del siglo XXI como “logia faro” de la Regional del Noroeste, la Respetable Logia Jovellanos nº 1.

Será precisamente en este taller en el que se va a iniciar uno de nuestros biografiados: José Maldonado González, que nace en el concejo y pueblo de Tineo, un 12 de noviembre de 1900, fecha en la que había quedado atrás, como ya comentamos, la rica vida masónica asturiana que hasta 1892 presentaba un activo currículo con unos 19 talleres que habían luchado denodadamente porque el trilema de Libertad, Igualdad y Fraternidad, imperara en la región; pero las circunstancias políticas del 98 y sus propaladores pronto encontraron culpables, y como no podía ser de otra manera ello recayó una vez más en los masones, que de nuevo tuvieron que plegar logias e ideales.

José Maldonado como chico de aldea rural se educó primero en su localidad natal, y luego en el colegio de los “Jesuitas” de Gijón, pasando más adelante a estudiar en Oviedo, donde concluyó el bachillerato para recalar finalmente en la Facultad de Derecho de Oviedo. Universidad en cuyas cátedras estaban los viejos hombres del 68, entre los que se encontraban algunos notables ex-masones, aunque en aquellos tiempos la mayoría habían colgado el mandil, como Fermín Canella, pero no por ello dejaron los forjadores de los mimbres que más tarde conformarían las logias asturianas del siglo XX, además de constituir parte de la elite social y política de la región.

En esa época estudiantil las inquietudes políticas de nuestro biografiado le llevan a formar parte de una primigenia Agrupación de Estudiantes Izquierdistas, que aglutinaba a los reformistas y a diversos republicanos de tendencias varias y variadas, aunque la acción política de Maldonado la podemos centrar durante los años de la Dictadura de Primo Rivera, como incardinado en el ideario republicano.

Será en 1929 cuando redacte, firme y publique el Manifiesto Republicano dirigido a sus paisanos tinetenses, texto y acción que sirve de germen para el nacimiento del Centro Republicano de Tineo, que un año más tarde se convertiría en la Agrupación del Partido Radical-Socialista, fruto además de su ingreso en dicho partido, el cual a nivel nacional dirigía otro hermano de la Orden: Álvaro de Albornoz, y cuyo liderato político republicano regional ostentaba el escritor Leopoldo Alas Argüelles, el hijo de Clarín.

Con el advenimiento de la II República, y tras una cacicada en las elecciones por parte de los conservadores se desata una fuerte protesta por parte del pueblo de Tineo, repitiéndose éstas, las cuales darán como resultado un total de dieciocho concejales republicanos radical-socialistas, cuatro independientes, un republicano federal y un socialista, lo que sitúa a José Maldonado como la persona ideal para desempeñar la alcaldía de Tineo.

En 1932 edita el periódico Despertar que subtitula como “Decenario de Izquierda Republicana” cuya edición fenece en 1934, año en el cual se da la conocida conjunción de voluntades políticas para concitar una nueva formación política pues el Partido Radical Socialista de Marcelino Domingo, por un lado, y la formación de Acción Republicana de Manuel Azaña por otro, junto con la ORGA de Casares Quiroga, que por cierto se ha de apuntar que los tres líderes citados lucieron mandil, [aunque unos con más intención y voluntad que otros de permanencia en la Orden] fundan Izquierda Republicana, cuya formación secundan en Asturias José Maldonado en unión de Ángel Menéndez, también miembro de la Orden, y líder del Bloque Campesino Asturiano.

En las elecciones a Diputados a Cortes del 16 de febrero de 1936, salen elegidos por Asturias Álvaro de Albornoz, José Maldonado; Luis Laredo, y Ángel Menéndez, todos ellos miembros del Gran Oriente Español (GOE).

Comienza la vuelta atrás y el 18 de julio de 1936 un aspirante a masón y rechazado ya por sus modos, el Coronel Aranda secunda en Oviedo el Alzamiento de Franco, (otro de los que se dice presentó su petición ante una logia de Larache siendo supuestamente rechazado); Maldonado que se hallaba en el Gobierno Civil ovetense logra huir de la escaramuza que perpetran los sublevados. Será designado en el Gobierno que presidía Belarmino Tomás, como Consejero de Obras Públicas, cargo que ejerce en el Consejo de Asturias y León.

Cuando el frente astur se derrumba, Maldonado huye a Francia y desde allí regresa en el clásico periplo a la España republicana que representaba arribar a Cataluña, poniéndose al servicio de la Republica, siendo nombrado en el gobierno de Negrin (abril de 1938) como Director General de Carreteras, cargo que desempeña hasta el final de la Guerra.

Exiliado como otros muchos en Francia, participa en la reorganización de Izquierda Republicana y del propio gobierno en el exilio. En 1947 es nombrado Subsecretario de la Presidencia y luego en 1949 en el segundo gobierno de Álvaro de Albornoz se le nombra Ministro de Justicia; tres años más tarde vuelve a ejercer el cargo. En 1959 asume la presidencia de la Comisión Ejecutiva de Acción Republicana Democrática Española, repitiendo en 1962 el cargo de Ministro de Justicia.

Al fallecer en 1970, otro de los notables republicanos y también masón Luis Jiménez de Asúa, recae el cargo de Presidente de la República en José Maldonado que ejerce hasta el 21 de junio de 1971, seis días después de que se celebrasen en España elecciones generales, se decide dar por disuelto el último Gobierno de la Republica en el exilo, aún José Maldonado pese a ello tardará en regresar a España casi seis años, pero la estancia en España es corta y pronto regresa a Francia, aunque tres años más tarde en 1980 vuelve a pisar tierras asturianas tras cuatro décadas de duro exilio, Su pase al Oriente Eterno se produce en Oviedo el 11 de febrero de 1985 siendo enterrado en el Cementerio de La Espina.

Su periplo masónico es casi diríamos el clásico de un miembro de la última hornada masónica del primer tercio del siglo XX, esa generación que se suma a la Orden, cuando ésta presenta los primeros síntomas de descomposición previa a 1936. Momento en que los talleres se reunifican para hacer frente a la desbandada, es precisamente en ese instante cuando encontramos a José Maldonado solicitando su pertenecía a la Orden, aunque su expediente masónico, el que realizan los Servicios Especiales del régimen franquista con todo lo que requisaban de las logias, no es ni muy abultado, ni por supuesto muy claro al respecto.

En parte su trayectoria masónica la obtenemos del archivo personal depositado en el Archivo Histórico de Asturias, donde nos encontramos el documento que nos indica que fue iniciado en la logia Jovellanos, un prestigioso taller que arranca en Gijón en con la conformación del triángulo AMESE en 1912 tras la crisis del 98 y que da lugar a la logia Jovellanos 337 primero y luego a la reenumerada Jovellanos nº1, al crearse las grandes logias regionales.

En esa influyente logia militaron hombres como el anarquista Eleuterio Quintanilla director de la Escuela Neutra, escuela que sostenía la logia gijonesa, también estaba el tribuno reformista Melquíades Álvarez, o el socialista Teodomiro Menéndez, entre otros también se encontraban varios miembros de Izquierda Republicana.

Sin embargo en el escaso expediente que lograron abrirle los servicios policiales, se halla un recibo el nº 88, por valor de 10 pesetas correspondiente a la capitación como Aprendiz, correspondiente a los meses de noviembre y diciembre de 1936, que edita la logia López del Villar nº 14, de la Gran Logia Regional del Noroeste, con sede en Gijón.

En un posterior expediente manuscrito del interesado, requerido para la filiación en un taller de la Gran Logia de Francia (GLF), con fecha de 8 de diciembre de 1944, y signado con el nº 27, el interesado indica que fue iniciado y revestido con los objetos distintivos de Aprendiz Masón (guantes y mandil) en mayo de 1936 en la logia Jovellanos, en la que había tomado el nombre simbólico de otro famoso tinetense: Campomanes.

Expresa a su vez que fue exaltado al 2º grado de Compañero en la misma logia en 1937, y finalmente da como fecha de elevación a la maestría masónica (3º) el año de 1938, todo la misma logia (Jovellanos), pero ya con sede en Barcelona, donde se había trasladado todo el aparato administrativo masónico, tras el inminente caída del frente norte.

En este último expediente se dan otros datos más personales de cómo fue la huida y como se sostuvo, tanto él como su familia durante los primeros años de residencia en Francia. Hay que tener en cuenta que el baile de fechas y logias, en parte es explicable en función de dos cosas, una que el propio Maldonado era un desastre documental, no hay nada más que ver su archivo personal cuando llego a Oviedo, cartas personales, papeles oficiales de la Republica, etc, en definitiva un gran revoltijo sin orden ni concierto.

Por otro lado como las logias en ese momento se refundieron unas en otras es muy posible que se dieran ese tipo de situaciones de extender recibos de logias que estaban bajo el mismo techo administrativo y espacial, de hecho sabemos que la logia López del Villar, que le expende el recibo de las capitaciones se refunde en la logia Jovellanos que era el buque insignia de la Regional del Noroeste y que es la que emprenderá como tal el camino del exilio.

A partir de aquí todo su periplo masónico va a estar relacionado con las logias en el exilio, cuya frontera cruza en el mes de febrero de 1939, reuniéndose con sus padres y su esposa; primero residirá en París donde se instalan también algunos hermanos del GOE, en dicho lugar recibe su carnet masónico trabajando en una logia francesa instalada en Compiegue, que pertenecía a la Gran Logia de Francia de la cual, en el citado expediente manuscrito, Maldonado nos indica "que no recuerda el nombre de la logia, en la que también había trabajado su amigo Ballester Gonzalvo.

Quien le avala en Francia como masón, ya que carece de documentos, son los masones asturianos: Aguirre, Cimadevilla y Pubillones, que habían sido miembros también de la logia Jovellanos.

Su periplo en Francia va a oscilar entre varias logias de origen español, como la Respetable Logia Iberia con sede en los valles de París, que trabajaba bajo los auspicios del Gran Oriente de Francia, fundada en 1945, más tarde dicho taller pasaría a depender de la Gran Logia de Francia. Cofundará la Logia Toulouse, a la vez que contribuye a fundar la logia España (Gran Logia de Francia) en la cual en 1947 Maldonado ocupa el cargo de Orador. Será en este taller donde exponga una serie de planchas que se encuentran, algunas de ellas, en su expediente masónico.

Lo cierto es que con respecto a su periplo masónico y el baile de fechas en una ficha que presenta de la logia Iberia se constata que fue exaltado al grado de Maestro (3º) en 1937 en Lyon, y que había salido de la logia Toulouse en 13 de enero de 1949, en la que había sido reintegrado el 23 de abril de 1947.

Lo que sabemos a ciencia cierta por una Plancha de Quite que expide la logia Toulouse, es que había estado en esta logia desde su fundación el 30 de diciembre de 1944, hasta octubre de 1948 en cuya fecha se le entrega la citada Plancha con todos los parabienes. Hasta que no se puedan verificar los documentos originales de las logias en las que estuvo y se puedan contrastar las fechas, tendremos que contentarnos con los “raros datosque nos aporta el Hermano Campomanes.

De su quehacer masónico nos queda como un desdibujado tapiz de muchas ocupaciones políticas como miembro de la República en el exilio, en cuyo seno debido a la falta de recursos, todos hacían de todo, máxime una vez que tienen que desalojar el palacete de la Avenida Foch que les había entregado el gobierno francés, quedando los servicios administrativos de la República reducidos a la mínima expresión. A su vez en junio de 1946 a instancias del propio Maldonado se constituyó el grupo de Izquierda Republicana en Asturias en Toulouse, siendo él mismo el Presidente.

Paralelamente nuestro biografiado está presente en todo el movimiento diplomático para intentar que haya un reconocimiento por parte de la ONU al Gobierno de la República en el exilio, e intentar a su vez que las maniobras del gobierno franquista para asentarse entre las diplomacias europeas no fueran adelante. Además se encarga de la edición del semanario La Nouvelle Espagne. Hebdomadarie d´Informatión como órgano de los Servicios de Información y Propaganda de la Republica, que en 1947 pasaría a ser bisemanal con el nuevo título: Boletín de información del Gobierno de la República Española o Servicio de Noticias del Gobierno de la República Española.[1]

Tanta ocupación le deja poco tiempo para las labores masónicas, que en parte se veían ya muy descuidadas, como nos dejan ver los requerimientos delas distintas logias a las que perteneció. De ahí que buena parte de sus cartas que cruzó con las logia y Venerables de tengan ese repetitivo requerimiento para que asistiese a las tenidas, como miembro o como oficial de logia que era, cosa que de vez en cuando hacía, y podemos ver que hasta se prodigaban en algunas ocasiones en presentar planchas que aún se conservan en legado personal radicado en Oviedo. En Salamanca apenas si existe rastro de su pertenencia masónica.

Su vuelta a Asturias, donde el yermo masónico es total, colabora a que sus ideales republicanos y masónicos casi que concluyan con él. En su archivo personal hay una nota a máquina que dice “Regulación en el GOE fechada el 25 de enero de 1968, solicitó al Gran Oriente Español su regularización”, cosa que ignoramos si se llegó a producir.

Otra de las cuestiones interesantes que encontramos en la figura de Maldonado es su presencia en las diversas logias, bien como miembro o como invitado, en las que participa casi siempre como orador cuyas alocuciones versan casi siempre sobre el tema español y la Republica como telón de fondo. De ahí que encontremos en su archivo cartas de petición de conferencias, y también disculpas por no poder acudir a varias de ellas. Algunas a las cuales eran invitado provenían de logias, como la Respetable Logia Art et Travail de Paris (1948) o La Semence de la GLF, asentada en la calle Puteaux,(París) en esas peticiones se constata en la respuesta el interés de Maldonado en querer hablar de lo que le preocupaba en esos momentos: el exilio, la situación de la República, etc…

Pero los Venerables no debían estar muy inclinados al debate político en logia, tal y como le expone uno de ellos que le antepone una serie de precisiones sobre el sujeto de la conferencia, cuestión que le refiere mediante una carta en la que le termina indicando al Hermano José Maldonado, que la pretensión de la demanda es “una conferencia sobre la España Contemporánea, para saber la mentalidad y la psicología de los compatriotas españoles y sus acciones sicológicas podían provocar sobre otros pueblos reacciones conscientes e inconscientes”.

La unión de política y masonería en el caso de los masones exiliados es un hecho, y todos ellos son sabedores de que cada uno juega un papel; es así como el ente que aglutinaba a la masonería en el exilio, comprendido por miembros del GOE y de la GLE, en este caso los Venerables de las logias Franklin Rossevetl, Iberia y España (Manuel Palacios, Joaquín Roger y Alejandro Abarrátegui) acuden a José Maldonado para que acuda a un llamamiento que hace a diferentes Hermanos dada su alta personalidad para “que dado el clima interior y exterior en España se trabaje y se aconseja una aproximación para llegar si es posible a una alianza entre hombres, grupos, y entidades que aspiren a liberarla de la opresión que ejerce el régimen franquista y de la vergonzosa situación de aislamiento internacional en que hoy se encuentra

Requieren al Hermano Campomanes dada su alta condición acuda al llamamiento que le hacen los Hermanos: Fernando Valera; Eugenio Arauz[2]; Julio Hernández[3]; Julio Juts; José Ballester; Martin Barrera; Rodolfo LLopis[4]; González Marín y Ambrosio Barbisu, para reunirse todos ellos o en la sede del GODF o de la GLF.(París 22 de julio 1942)

En enero de 1951, aún tenemos a José Maldonado pidiendo disculpas ante otro Hermano de Vincennes, porque no podía acudir a la logia en la que daría una conferencia sobre la situación de España y la ONU.

La Gran Logia de Francia que desempeña una ardua labor con sus logias España; Iberia y Plus Ultra, tal y como se desprende de la convocatoria en abril de 1957 de Gran Tenida Solemne Colectiva con ocasión de la Fiesta Nacional Española del 14 abril y el 10 Aniversario de la fundación de la Logia España, a cuya ceremonia asistirían los Grandes Maestres R. Dupuy (GLF) y M.J. Ravel (GODF), sin embargo no está José Maldonado y lo curioso de este acto y lo que le diferencia de la posición que marca en su quehacer la logia Toulouse en el tema, lo demuestra que en esta solemne celebración se anuncia que tomaran la palabra Pierre Favreau (antiguo Gran Consejero) para hablar sobre el Espíritu Masónico de la Constitución de la Republica Española; Guy Moncorge, antiguo Gran Orador de la GLF con Persecución Masónica en España y por último Gastón Maurice, Venerable de Honor de la Logia Francisco Ferrer, con Los deberes del Masón de cara a la actual situación de España. Lo único español parece ser la música con piezas de Falla, Granados y Albeniz.

Como se puede ver la presencia española, bien porque no se quería entrar en problemáticas de territorialidad o identitarios, no estaba presente, sin embargo en los actos que se repite años más tarde sí que se hacen con los mismos conferenciantes, pero contando con la presencia de José Maldonado como Presidente de La Republica Española en el exilio y como Hermano masón, a cuyo acto asistirán además de las logias españolas de la GLF: Plus Ultra e Iberia, y una delegación de la Logia Iberia del GODF.


[1] ALTED VIGIL, Alicia: La voz de los vencidos. El exilio republicano de 1939. Madrid, Aguilar , 2005, pp.311-339
[2] Médico y Diputado a Cortes, republicano –federal, que había trabajado en la logia Mare Nostrun.
[3] Fue Gran Tesorero del Consejo Federal Simbólico del GOE 1932.
[4] A LLopis ya lo encontramos en el Triángulo Electra de Cuenca el cual dependía de la logia Ibérica de Madrid, al igual que Juts, que es otro viejo masón del GOE.

 Trabajo Original de Víctor Guerra miembro del CEHME (Zaragoza)

This work is licensed under a Creative Commons license.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...