30 diciembre 2007

28 diciembre 2007

Adios a los Juicios del Tribunal de Represión de la Masonería


Casi 70 años han transcurrido desde que los masones españoles, y los no masones, se vieron impelidos de sus derechos, condenados al más abyecto ostracismo, y como no a reclusiones de cárcel, y en muchos casos llegar perder la vida, por juicios sumarísimos, y todo ello por la manía persecutoria de Don Francisco Franco Bahamonde contra la masonería.

Más de sesenta mil expedientes por masonería fueron abiertos por el régimen franquista a masones, y no masones, juicios que hoy se ven derogados por la declaración de ilegitimidad que ha hecho el Gobierno socialista de Zapatero.

Era hora, era una cosa muy esperada por muchos, aunque no parece que por todos, pues hoy que debían estar todas las paginas webs de las Obediencias españolas haciéndose eco de esta gran noticia, y las logias españolas entonando un aleluya, parece que todos guardan un silencio.

 En los foros pesan más las felicitaciones de fraternidad y buen rollito, que hacer una salutación a este hecho.

Hasta las Obediencias que se arrejuntaron para la foto con el gobierno con compromisos de colaboración...siguen mostrando opacidad al tema en sus caras más publicitarias como son sus páginas webs, y si no me creen echen una mirada a las webs de las Obediencias españolas: Gran Logia de España; Gran Logia Simbólica Española, etc....

Aquí tienen una pequeña muestra de la ley que el Boletín Oficial del Estado de ayer, 27 de diciembre de 2007 publicaba el texto de la Ley 52/ 2007, y cuyo artículo 3 dice literalmente:

"Se declara la ilegitimidad de los tribunales jurados y cualesquiera otros órganos penales o administrativos que, durante la Guerra Civil, se hubieran constituido para imponer, por motivos políticos ideológicos o de creencia religiosa, condena o sanciones de c´racter personal, así como la de sus resoluciones.
Por ser contrarios a Derecho y vulnerar las más elementales exigencias del derecho a un juicio justo, se declara en todo caso la ilegitimidad del Tribunal de Represión de la Masonería y el Comunismo, el Tribunal de Orden Público, así como los Tribunales de Responsabilidades Políticas y Consejos de Guerra constituidos por motivos políticos, ideológicos o de creencia religiosa de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 2 de la presente Ley.
Igualmente se declaran ilegítimas, por vicios de forma y fondo, las condenas y sanciones dictadas por motivos políticos, ideológicos o de creencia por cualesquiera tribunales u órganos penales o administrativos durante la Dictadura contra quienes defendieron la legalidad institucional anterior, pretendieron el restablecimiento de un régimen democrático en España o intentaron vivir conforme a opciones amparadas por derechos y libertades hoy reconocidas por la Constitución"

La ley, entrará en vigor hoy 28 de diciembre de 2007. Dia de los Santos Inocentes

Esta claro, al menos para mí que falta un párrafo, pues todos han sido reconocidos, y hasta el lesgislador se permite considerar de justicia hacer un reconocimiento a las Voluntarios de las Brigadas Internacionales, pero en el olvido ha quedado de nuevo la masonería, su entrega, su defensa, y su sufrimiento, ese que aún vemos cuando estamos en Francia, o en México, el exilio forzado de familias enteras. Pero al menos se ha abierto una puerta, aunque los mayores sufridores, aquellos que han sufrido en carne propia la persecución ya no puedan ver por sus propios ojos resarcidas todas sus penalidades. Es una pena, y espero que se siga trabajando para esa normalidad que todos queremos.

Será un día de felicidad para amigos como Manuel Rodriguez nieto de Eleuterio Quintanilla, para los padres y familiares del Hermano Joaquín Delgado, un miembro del Gran Oriente de Francia, que fue injustamente ejecutado a garrote vil junto a un compañero libertario: Manuel Granado, y así para tantos otros.

A pesar de todo es un día de alegría para la familia masónica y no masónica, esperemos que no se vuelva a repetir escritos como los que cierran este pots.

Víctor Guerra


15 diciembre 2007

Los Anarquistas de la FAI y la Masonería



El tema de la masonería parece que preocupaba en cierto modo a los libertarios encuadrados en los grupos específicos de la Federación Anarquista Ibérica (FAI) tal y como recoge el acta de la Reunión que mantuvo el grupo ORTO el 28 de junio 1937, y a cuya reunión asisten los anarquistas: Alfonso Olagaray; Ramón García Argüelles; Niceto de la Iglesia; Manuel Gómez Matos, Eduardo Fernández Sebastián; Eleuterio Quintanilla; Marino Blanco; Acracio Bartolomé; Arturo Costales; José F. Fernández y José Pardo.

Se abre la reunión nombrado a Arturo Costales como Presidente de mesa y como Secretario a Jose Fernández.

En el punto 3º de la reunión se trataría el tema de RESPECTO A LA INCOMPATIBILIDAD DE LA FAI CON LA MASONERIA.

Interviene el Compañero Fernández Sebastián, diciendo que en eso momentos se estima inoportuno e impolítico que figure en el orden del día dicho punto y no encuentra incompatible el que los Compañeros de la FAI pudan pertenecer a la masonería. A lo cual se suma los Compañeros Costales y Manuel Gómez, y del mismo modo Acracio Bartolomé el cual argumenta “que más que ir a la declaración de incompatibilidad, por el contrario deben ingresar en la masonería los Compañeros que estén en condiciones de hacerlo, ya que dentro de ella conoceríamos muchas cosas por ser quien maneja los hilos de la política internacional.”

Interviene Eleuterio Quintanilla que se extiende en consideraciones sobre lo que es y lo que representa en el orden internacional , la masonería, añadiendo que no puede ser incompatible el ser masón y ser anarquista. A lo cual argumenta que han sido masones los más eminentes hombres del anarquismo, citando algunos nombres.

Niceto de la Iglesia contrapone que además de ver inoportuno el punto en el orden del día, indica que no comprende como pueden convivir anarquistas con algunos elementos masones que en la vida político-social tienen una actuación desastrosa, tal cuestión es replicada por Eleuterio Quintanilla que hace una serie de aclaraciones, tomando el Grupo ORTO el acuerdo de que no procede por el momento declarar la incompatibilidad de la FAI con la Masonería.
Los integrantes del grupo ORTO eran los siguientes:

Acracio Bartolomé. Director del Diario Confeceral CNT. Miembro del Comité de Alianza (miembro del Sindicato de artes Gráficas).
Marino Blanco. Secretario de redacción del Diario Confederal CNT y Secretario Gral. Del Sindicato de Artes Graficas
Avelino Roces. Comisario de la Brigada en representación de la CNT (sindicato metalúrgico de de la Felguera)
Jose Caveda Obaya. Chofer dl Servicio del Consejero de Industria (Sindicato del Transporte Terrestre) Masón.
Jose María Alvarez Viña.. En la Comandancia del Batallón nº 208 de Victor (Sindicato Metalúrgico)
Emilio Fernández Sánchez. En el Consejo Obrero de la Fábrica Laviada. Delegado Regional de la CNT y Tesorero de la Federación Nacional Sidero-Matalurgico
Avelino Fernández Argüelles. . En el Consejo Obrero de la Fábrica Laviada. Delegado Regional de la CNT.
Arturo Costales Rodriguez: Empleado de la Consejería de Industria- Sección de Comercio- En el Comité de la FAI (Sindicato de la Construcción)
Amable Bartolomé: Comisario de División en Santa Cruz de Llanera, en representación de la CNT (Sindicato de la Construcción)
Sergio Requejo Peón. Comisario del Batallón Asturias nº 242 (mandado por S. Quintela-comunista) en representación de la FAI (sindicato de la Alimentación)
Ramón García Argüelles: Tesorero de la Federación Local de Sindicatos.
Eduardo Fernández Sebastian. Gestor del Ayuntamiento en representación de la CNT. Secretario General de la seción comercial y Vocal del Comité Sindical de las Artes Graficas.
Jose Pardo Alvarez. Secretario General de la Consejería de Trabajo. Secretario del Grupo (Sindicato de Obreros y Empelados del Municipio.
Niceto de la Iglesia. Delegado al Comité Regional de la CNT. SDecretario General de la Sección de Prensa.
Carlos Díaz..Administrador del Diario Confederal CNT.
Afelio Bartolomé. Comisario del Batallón Asturias nº 254. Mandado por el compañero Vázquez de la CNT de la Felguera- en representación de la FAI
Eleuterio Quintanilla. Catedrático de Instituto, Asesor de la Consejería de Instrucción Pública. Clases en la Escuela Neutra. Trabajos en la redacción en el Diario Confederal CNT (Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza) (Masón)
Jose Fernandez Menendez. Comité Regional de la CNT. Comité Obrero de Litografía.
Manuel Sanchez – Nelín- Capitán ayudante del Batallón Asturias nº 208 de Victor (sindicato La Cerámica)
Celestino Fernández. Trabajando en la fábrica de Vidrios La Industria (Sindicato del Vidrio)
Oscar OLagaray. Practicante Batallón Asturias nº 209 de Celesto (Sindicato de Sanidad)
Alfonso OLagaray. Sindicato de Banca de la UGT. Miembro del Comité Ejecutivo de Banca. Empleado en la Caja Central de Depósitos, Identificado con las ideas anarquistas.
Ceferino Valdés. Sindicato de la Construcción.
Eduardo Menéndez. Trabajando rne la Fábrica de Vidrios La Industria.
En el GRUPO SOLIDARIDAD había otro par de masones como Avelino G. Mallada y Jose Arriba

Victor Guerra

07 diciembre 2007

Teósofos en el Oriente de Asturias.



Aunque a los teósofos no se les puede considerar como francmasones, algunos de ellos han estado dentro de la teosofía y con notables éxitos. Los casos más reconocidos que reúnen la doble condición de masones y teósofos son el de Mario Roso de Luna, autor de la famosa novela “El misterio de los Lagos de Somiedo, y Fernando Valera, diputado Radical-Socialista, varias veces ministro en los gobiernos republicanos en el exilio.
Sobre la naturaleza de la Teosofía, de cuya doctrina se conoce más bien a una de sus divulgadoras (Mdme. Blavtsky) que la propia esencial doctrinal; los diccionarios al uso nos sitúan ante esta ambivalente filosofía como:
“Doctrina de varias sectas que, despreciando la razón y la fe, presumen de estar iluminados por la divinidad e íntimamente unidos con ella (...) Se encuentra así, como históricamente puede comprobarse, entre aquellas dos fuentes o métodos cognoscitivos. Cuando no se apoya en ellos, se convierte en vana superstición o morboso misticismo y es fruto de una exaltación religiosa sostenida por una idea confusa e imperfecta de la Divinidad. Reproduce las contradicciones del panteísmo naturalista ó idealista y en muchas ocasiones coincide totalmente con él. Por la duplicidad de elementos que encierra ha sido considerada como una religión ó como una metafísica”
Si embargo en la historia de la teosofía se distinguen distintas variedades que se van sucediendo a lo largo de su historia y que conforman dicho cuerpo doctrinal: la Neopitagórica, con Nigidio Filugo, Apolonio de Taina y el ecléctico Plutarco, que esparcen lo que se podría considerar como las semillas de la teosofía primigenia; Grecojuadaica, donde se concilia la Biblia como texto sagrado con la filosofía griega, dándole así un carácter esotérico; Gnóstica, calificada como “pandemoniun” de especulaciones teosóficas; Neoplatónica, la aspiración de las almas privilegiadas al éxtasis y toda clase de comunicaciones divinas mediante ciertos estadios de purificación e iniciación, y Renaciente, que son los primeros que reciben el nombre de teósofos entre los que se encontraban, Cornelio Agripa, Teoffastro, Paracelso, Böhme y Schelling, en conjunción con los filósofos citados, con los denominados Iluminados y ocultistas.

De las denominadas doctrinas del teosofismo, aún siendo muy extensas en contenido y en concepto, se pueden entresacar algunos puntos, que en parte fueron manejados por los teosofistas asturianos en sus respectivos cruces de correspondencia y expuestos en algunas memorias sobre sus actividades teosofistas.

En cuanto a la filosofía que practican los seguidores asturianos de la Estrella del Oriente, se incluye el esoterismo doctrinal, el cual se apoya en que sólo hay una doctrina verdadera, aunque se reviste de dos formas la exotérica y la esotérica, y en ésta última sólo podrían entrar los iniciados.

También se adscriben algunos al panteísmo, que parte de un poder divino universal del que proceden y al que se reducirán todas las cosas, sin ser esto el fiel reflejo de un dios personal (como el cristiano). Cuyo concepto se asemeja en ocasiones el (G.:.A.:.D.::U.:.), que se utiliza en la “regularidad masónica”; y cuyo proceso progresivo del universo, considerado en toda su extensión y duración, se asemeja a una serie eterna de ondas condensadas alternativamente; el proceso evolutivo del hombre, en el que se la considerada el hombre como materia-espíritu, la evolución intelectual, la reencarnación, el karma, el hombre búdico, y el ivanmukta; todo ello unido al ascetismo en sus múltiples variedades teóricas sobre el cuerpo físico , astral.

Todo éstas filosofías y conceptos fueron manejados por los teósofos españoles, que intentaron trasmitir a sus discípulos, en concreto a los asturianos a los que debía resultar extraordinariamente difícil asimilar tanto concepto y doctrina, y de ahí que frente a la dificultad de absorción intelectual y las reticencias clásicas frente a tales postulaciones, fueran considerados por sus tuteladores y maestros como “inútiles por ahora”.

La Sociedad Teósofica en España viene de la mano de los discípulos, de los personajes femeninos más singulares de la teosofía: Mdme. Blavtsky, y Annie Marie Besant. Y serán los los círculos catalanes los que puedan considerarse como los verdaderos impulsores en España de la teosofía, entre los que cabe destacar a José Xifre y a Francisco Montoliu y Togores, presidente del primer grupo teosófico que se funda en España, y que pone en marcha como órgano de expresión de La Sociedad Teosófica Española, la revista “Sophia”, que comenzó a editarse en 1893.

Los distintos grupos que se dan en España, denominados como “ramas” van a estar asentados fundamentalmente en grandes ciudades como Barcelona, Madrid, Valencia, La Coruña y Tenerife. En Asturias, su penetración se produce tardíamente, con respecto a los demás núcleos, formándose a su vez dos corrientes: el grupo Rama de Gijón”, bajo los auspicios de la Sociedad Teosófica Española) que sigue las enseñanzas de Mdme. Blavatsky) y el Rama Asturias” bajo el amparo de la Orden de la Estrella de Oriente, fundada por Annie Marie Besant, una irlandesa nacida en Inglaterra y de religión anglicana. En su vida se cruza con el anticlerical y librepensador Carlos Bradlaugh, que la llevará hacia las tendencias más ateas y revolucionarias, liderando todo un movimiento librepensador que propugnaba el ateísmo y la República como forma de gobierno. Tras sus estudios sobre espiritismo, hipnotismo y los fenómenos psíquicos, en 1911 se convierte al catolicismo y generará la orientación más característica de la teosofía, el llamado “esoterismo cristiano ”, que llega a tener consideración de religión. Así lo manifiesta uno de los miembros de la Orden de la Estrella del Oriente, secretario coordinador del Centro y Sur:
.
.Así lo parece en efecto desde el momento en que habiendo sido instituida después de una amplia difusión de la teosofía, la ciencia de las religiones, se apoya principalmente en las enseñanzas de ésta y puede no sólo ofrecer una buena base para el edificio que se haya de construir después, sino hasta ser ella misma ese edificio que se esté ya levantando como organismo de la religión futura. Su carácter, además, es esencialmente religioso, pues tiene su credo, persigue un fin espiritual y trata de vivir en intima comunión con el Gran Instructor a cuyo servicio se ha consagrado

La implantación pues del teosofismo en Asturias, o al menos de la corriente que se establece en la zona oriental, viene del hecho de que Rafael Velasco, teósofo y miembro del Rama Bilbao”, que se traslada vivir a Villahormes (Llanes), debido a su condición como representante comercial, puesto que ahora llevaría toda la zona de Asturias y Galicia.


Sus primeros movimientos en pro del teosofismo hace que haya una adhesión de ocho socios, fundando así el “Rama Asturias”, cuya fecha de constitución es la de Enero de 1925, ostentando Rafael Velasco la presidencia y José Mª Friera (destacado masón que desempeñó además el cargo de Gobernador Civil en Asturias y en Salamanca) el cargo de Secretario, a pesar de éstos apoyos no logran vertebrar una asociación importante, ni generar un volumen de actividades considerables que pudiera atraer a más adeptos. De hecho las logias masónicas asturianas se mantendrán un tanto distanciadas de tal organización, a pesar de la doble afiliación que mantienen algunos de sus miembros.

El otro núcleo local perteneciente a la Orden de la Estrella del Oriente aún tiene menos actividad, y en una memoria anual de 1923 se recogen sus múltiples problemas: la falta de una saneada economía que pudiera generar una pequeña industria impresora para poder editar sus propias publicaciones, y a ello se suma la falta de conocimientos de idiomas de los afiliados españoles, y más aún, de los asturianos, lo cual les hace imposible acceder a las múltiples obras de carácter teósofico y poder completar su formación al respecto .
Con motivo del cuarenta y nueve aniversario de la fundación de la Sociedad Teosófica, en Enero de 1925, Rafael Velasco planea constituir el “ Rama de Gijón”.

Entre los constituyentes estaban: Joaquín Velasco Corrales, Sofía Garro de Velasco, y Antonio Sánchez Paredes, y con solicitud de ingreso ya formulada y pendientes de admisión, Melquiades Abascal López de Castro (que pertenece a la logia Jovellanos 1 de Gijón, donde se le encuentra con el simbólico de “Olcott”) , José Mª Friera Jacoby (simbólico “Lamartine”, que se halla dentro de la logia Jovellanos)y del que ya se ha comentado algunos de sus cargos, Tomás Ordoñez Paredes y Modesto Alvarez-Laviada y Rodríguez, eran otros de los integrantes de dicho grupo.

Los miembros de la Orden de la Estrella de Oriente en Asturias, todos ellos están radicados en el oriente asturiano, y eran los siguientes:
Nombre y Apellidos Pueblo y Concejo

Modesto Alvarez –Laviada Rodríguez.
Naves – (Llanes)
Andrés Peláez Cueto
Hontoria ( Llanes)
Luis Ruiz Escandón
Arriondas (Parres)
Mª Josefa Cabot de Ruiz
Cofiño (Parres)
Hay, en el expediente abierto contra los teósofos asturianos, un dietario de actividades de meditación que merece la pena ver para observar el programa individual establecido para la formación, y que -según el secretario coordinador- unas orientaciones sobre dichas actividades procuraría los siguientes resultados:

1ª/ Creación de una forma mental capaz de producir y mantener en el mundo un sentimiento de expectación hacia el porvenir ante el mensaje que preconiza la Orden y que fuera a la vez una promesa para los que trabajan en pro de la humanidad y una esperanza para los que sufren. 2ª/ La construcción del carácter en los miembros, por el desarrollo de las cualidades que se consideren necesarias para poder reconocer al Maestro, cuando se halle entre nosotros . Estas formas de meditación (individual y colectiva) se practican en Madrid, pero no me atrevido a hacerlas extensivas a toda la sección por considerar que un asunto de tanta importancia como este requiere la sanción y guía de mis superiores”



[i] Este capítulo ha sido trabajado a base de los distintos expedientes que se hallan el AHNCG de Salamanca, sobre teosofía : Teo 40/2038 y en los correspondientes expedientes personales de los distintos teósofos, abiertos bajo este epígrafe.

04 diciembre 2007

QUIENES SON LOS MASONES ASTURIANOS

Aunque ya llevamos unos cuantos años transitando por el siglo XXI, todo lo relacionado con la masonería sigue llamando la atención de los españoles como si el tiempo no hubiese trascurrido. La semilla de miedo y confusión en torno a sus actividades que plantó Francisco Franco -hermano de masón y obsesionado con el tema después de que a él mismo se le hubiese negado el ingreso en la Fraternidad- prendió bien y actualmente algunos periodistas de éxito se encargan de mantener esta idea culpando a la Fraternidad de todos los males que supuestamente están acabando con España.

En esta página hemos tocado ya alguna vez este tema, pero siempre desde el punto de vista histórico, y así en su momento supimos algo del puñado de iniciados de las Cuencas que formaban parte de las logias asturianas en el siglo XIX, conocimos también los avatares del Triángulo Costa, que funcionó en la década de 1930 en Turón, y señalamos la existencia de un maestro de renombre internacional, Juan Pablo García, nacido en Mieres en 1908 y que desempeñó el cargo de gran comendador del Supremo Consejo del Grado 33.º para España entre 1972 y 1978, hasta que pasó al Oriente Eterno.

Hoy quiero acercarles al estado de esta cuestión en el presente para que vean ustedes la realidad alejada de fabulaciones y fantasías. Antes de nada deben saber que el número de masones asturianos que trabaja en la región no supera el centenar y que se encuentran divididos nada menos que en cinco obediencias distintas, cada una de ellas con su propio taller: dos en Gijón, una en Oviedo y otra con sede en Valladolid, como les explicaré más abajo; aunque resulta difícil conocer la cifra real de hermanos porque algunos se desplazan a otras regiones o se integran en logias del extranjero.

Sus diferencias estriban fundamentalmente en tres puntos: el modo de desarrollar su organización y sus ceremonias según el rito que hayan adoptado, su actitud ante el hecho religioso y la admisión o no de mujeres en las logias.

Esta cuestión, siguiendo la moda de los tiempos, ha conducido a la formación de una obediencia integrada únicamente por ellas: se trata de la Gran Logia Femenina de España, auspiciada por la obediencia francesa, que cruzó los Pirineos en 1984 y pudo abrir un taller en Barcelona en junio de 2005. Seis meses más tarde encendía sus luces en Gijón la R:. L:. Estrella del Norte en la que las francmasonas asturianas se ponían a trabajar con la ayuda de otras hermanas madrileñas y francesas.

También tiene origen galo la más conocida de las logias asturianas, la R:. L:. Rosario Acuña, constituida en el curso 2002-2003 con la confluencia de hermanos de otras obediencias, en algún caso llegados desde las Cuencas, e iniciando a otros nuevos. Depende asimismo del Gran Oriente de Francia, una obediencia que afirma contar con 50.000 miembros en todo el mundo. A pesar de que no admiten mujeres es la agrupación más abierta y en ella conviven masones más reservados con otros que hacen constante gala de su membresía en la prensa y en actos públicos.

En Asturias levanta sus columnas en el barrio gijonés de La Calzada, donde celebran unas ceremonias que presumen de estar más acordes con los nuevos tiempos; en ellas no se exige vestir traje y reconocen que se habla de política -varios de sus integrantes manifiestan su republicanismo- y de temas relacionados con la religión y la sociedad, prohibiciones que siguen manteniendo las otras logias, aunque tal y como manda el Rito Francés continúan siendo obligatorios los mandiles y collares que informan del rango de quienes los exhiben.

La última de las logias de la villa costera es también la más discreta. La R:. L:. Jovellanos, integrada en la Gran Logia de España la cual, con 150 talleres repartidos por el país, es la única obediencia nacional que reconoce la Gran Logia Unida de Inglaterra, lo que la convierte también en la única regular, aunque por supuesto a quienes siguen los otros ritos esto les trae al fresco.

Cumplen estrictamente el Rito Escocés Antiguo y Aceptado y en consecuencia también son los más tradicionales: sólo varones, con la prohibición de tratar en las ceremonias temas políticos ni religiosos, y aunque en teoría da cabida a todas las creencias y a todas las ideas que fomenten el respeto mutuo, la obligación de aceptar la existencia de lo que ellos denominan el Gran Arquitecto del Universo deja fuera a los ateos. Para hacerlo evidente, sus reuniones están presididas por una Biblia (el Corán en un país árabe o la Torá en uno judío) ¿Cuántos son? En Asturias al menos veinte, pero su hermetismo dificulta la comprobación de los datos, ¿Dónde se reúnen? Que se lo digan ellos.

Oviedo también cuenta desde hace un año con otra logia que celebra sus tenidas los últimos sábados de mes y convoca además otras reuniones con periodicidad mensual. Se trata de la R:. L:. Progreso N.º 1850, que a fecha de hoy tiene 23 iniciados y dos hermanos honorarios: Depende de una obediencia fundada en 1893 con el nombre original de Gran Logia Simbólica Escocesa Mixta de Francia: El Derecho Humano, y que pronto cambió su denominación por la de Orden Masónica Mixta Internacional Le Droit Humain-Derecho Humano, que ahora se extiende por todo el mundo. Es de carácter mixto y en ella hombres y mujeres trabajan juntos buscando su perfeccionamiento moral.

Y he dejado para el final a la Logia Indivisible N.º 51, reconocida por la Gran Logia Simbólica Española, con talleres tanto masculinos como femeninos o mixtos; en este caso es mixta y se reúne en Valladolid, a donde llegó después de tener su taller en El Entrego durante dos años; allí se fundó precisamente por la necesidad de incorporar a algunas mujeres de las Cuencas que entonces lo demandaban, cuando no existía en la región ninguna obediencia que las admitiese y ahora conviven en la capital castellana donde trabajan juntos masones de las dos comunidades.

A pesar de admitir mujeres, esta obediencia sigue igualmente el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, por lo que declara su independencia de cualquier creencia religiosa, política o social determinada, así que en sus logias también está prohibido discutir sobre estos temas, pero aquí la invocación al Gran Arquitecto del Universo se hace de manera personal, de manera que pueden aceptarla los creyentes de las diferentes religiones, los agnósticos e incluso los ateos, que la interpretan como un concepto filosófico.

La propaganda antimasónica ha querido que veamos las logias como centros de conspiración con un poder capaz de manejar leyes y gobiernos, cuando no como tapaderas de sectas satánicas o clubes de «comeniños». La verdad es que sus integrantes deben demostrar antes de ser admitidos su condición de personas libres, tolerantes y de buenas costumbres y aceptar con respeto todas las tendencias religiosas y políticas; pero por si eso fuera poco, la masonería ha hecho pública siempre que ha tenido ocasión su plena adhesión a la legalidad democrática de nuestro país, y los francmasones están obligados a defender los valores constitucionales con ejemplaridad, lo que no quiere decir que renuncien a mejorarlos.

¿Hay políticos asturianos en las logias?: pues sí; de la misma forma que encontramos profesores, abogados, médicos, prejubiladosÉ ¿Tienen influencia en la política regional? Evidentemente no, y lo mismo sucede a nivel nacional. La masonería se define como una escuela donde en la mayor paz y concordia se aprende la verdadera ciencia y se practica la virtud, y lo que busca a puerta cerrada no es otra cosa que perseguir el conocimiento de uno mismo y el crecimiento personal mediante el análisis y los símbolos; lo que no hace es elaborar listas electorales o repartir concejalías; si fuese así, en Asturias en vez de cien masones habría mil.

¿Qué interés existe en mantener su leyenda negra? Pues qué quieren que les diga, igual es un asunto que deberían resolver los psiquiatras. Empecé contándoles que el Generalísimo tuvo un hermano masón -el héroe republicano Ramón Franco-, se me olvidaba decirles que a César Vidal, uno de los escritores más empeñados en mantener la idea de la conspiración de las logias y con varios libros publicados sobre el tema, también le pasa lo mismo. Su hermano Gustavo Vidal, escritor y jurista técnico de la Administración del Estado, es también masón y no le duelen prendas cuando califica las ideas del locutor de la COPE sobre este asunto como una «gilipollez». ¡Qué cosas!

El amigo, que no Hermano, Ernesto Burgos, es el autor de este artículo

(Articulo del Diario La Nueva España (edición de las Cuencas)

27 noviembre 2007

El Curriculun masónico de Jose Diaz Fernández

Homenaje en el Ateneo de Madrid (25/09/1998) con motivo del Centenario del Nacimiento de José Díaz Fernández

Con relación al escritor José Díaz Fernandez, ya hemos visto lo que nos ha contado Serrano Monteavaro, pues en lo que respecta al curriculun masónico en el Archivo de Salamanca constan varios expedientes:

Por un lado se abre expediente a un tal José Díaz Fernández natural de Rivadeo con 34 años de edad en 1910 , casado y de profesión empleado domiciliado en Buenos Aires , y cuyos datos constan en Diploma de Maestro Masón del proveniente de la Logia Gran Oriente Argentino del Rito Azul, logia Emilio Castelar de Buenos Aires, que le es entregado en Febrero de 1911.

Hay un cruce de cartas entre los Servicios Especiales y el Jugado Instructor Provincial de Responsabilidades Políticas de Madrid que pide aclaraciones , y le contestan que amén de los expuesto más arriba, hay tres expedientes más con tal nombre, uno se refiere a un periodista y empleado, otro a un tal José Antonio Díaz Fernández , Inspector de timbres; y finalmente otro sobre sobre José Antonio Díaz Fernández nacido el 23 de junio de 1877 en Quirós, Oviedo de profesión forjador y con residencia en Gijón en la calle del Humedal.

Más adelante el juzgado parecer ya tener aclarado el tema y pide el expediente de José Diaz Fernández, partiendo de que el inculpado aludido y por el el que se dirige el mentado expediente vivió en la calle Modesto Lafuente nª 6 de profesión abogado y Diputado por Oviedo y por Murcia del Partido de Izquierda Republicana, de estado casado, sin que consten otros datos y pidiendo aclaración de si los datos del Diploma Masónico arriba indicado corresponde al susodicho Jose Díaz Fernández de profesión abogado.

Se le contesta al Juez Instructor , que no se puede determinar si corresponden ambas identidades últimas a lo expuesto, y hablan de nuevo, del forjador de Quirós de simbólico “Lombroso” iniciado en el Triángulo AMESE y luego incardinado en la logia Jovellanos, a su vez dan relación de otro nacido en Salamanca el 20 de mayo de 1898 en Ciudad Rodrigo, de profesión Periodista, con residencia en 1922 en Gijón en la calle Anselmo Cinfuentes nº 10 entre los años 1925 y 1926. (Que evidentemente corresponde con nuestro biografiado)

Sea como fuere al José Díaz Fernández del que se sabe que tiene 34 años en 1910, empleado, y desconociendo el resto de datos, salvo que por un Diploma del Gran Oriente Argentino, se sabe que es Maestro Masón, le condenan a una pena de 12 años y un día de Reclusión Menor, sin más paliativos.

Otro expediente nos indica, y este sí que da de pleno con nuestro biografiado, es que José Díaz Fernández se inició en la Logia Jovellanos nº 337. Tal y como lo comunica el 15 de Enero de 1922, “ha sido iniciado José Díaz Fernández que adopta el nombre simbólico de Wagner, nacido el día 20 de mayo de 1898 en Ciudad Rodrigo”, además se indica que figura en los estadillos hasta el año de 1926.

En 1929 la Logia Jovellanos comenta al Consejo de la Orden que ha dado de baja en este 4º trimestre a José Díaz Fernández por falta de pago.

En esta logia y en ese momento o momentos convivirá con distintas personalidades en 1924 al 28 están en su misma logia Fernando Vela, Teodomiro Menénedez, Eleuterio Quintanilla los abogados Francisco Ibarra Y García Robés, Cesareo del Valle Junco ,fundador este último del Eco de Cabranes, o los Comisionistas: Piñole Cabo, Martín Echegaray Olañeta , en esa misma época se codea además con Carlos Abad, uno de los pocos militares profesionales que estará presente en la filas republicanas antes y durante la contienda de la Guerra Civil.

De la vida de José Diaz Fernández en Madrid,nada sabemos salvo una referencia de la profesora Gómez Molleda sobre lo activos que eran determinados diputados masones que junto con los llamados diputados “Jabalíes” intervenían en los intensos debates de la II República.

25 noviembre 2007

José Díaz Fernández escritor y franc-masón(II)


El impacto causado por El blocao entre los lectores fue notable. El libro abre una nueva frontera literaria, supone la inauguración de un movimiento que buscaba superar el escepticismo al que se había entregado la vanguardia.

Este movimiento, denominado por el mismo Díaz Fernández "literatura avanzada" o "nuevo romanticismo", corre paralelo a la línea política de su pensamiento, aunque no reviste el carácter de la típica literatura proselitista.

Sin embargo, la ideología política de Díaz Fernández insufla a esta literatura una preocupación por el hombre, al que sitúa en la realidad de cada momento. El protagonista que inspira los relatos de El blocao no es un héroe ni un antihéroe; en palabras de hoy, podíamos decir que es un perdedor, tal y como lo fue a la postre el propio Díaz Fernández.

Estas características, junto con las propiamente estilísticas, tan lejos de sus primeros arrebatos líricos, el dinamismo que encierra, la realidad cotidiana que refleja, su esquematismo cinematográfico, de verdadero reportaje, parecido al estilo de Hemingway (que precisamente en 1929 Publica su Adiós a las armas), aunque el carácter de los contenidos violentos del escritor norteamericano difiere totalmente del de Díaz Fernández, impregnado de una preocupación humanista, colocan a la obra en una de las cimas de la literatura de la época.

Curiosamente, Díaz Fernández no trae a El blocao la figura del marroquí, ni se ocupa de su mundo, de sus problemas bajo la colonización española. Cabría preguntarse por la razón de esta ausencia en la obra de Díaz Fernández.

La cosecha de críticas favorables a El blocao fue abundante y de variada procedencia: Astrana Marín, Benjamín Jarnés, José del Río Sanz, Luis Calvo, Zugazagoitia, Fernández-Arias Campoamor, Constantino Suárez, Camilo Barcia, Giménez Caballero, Pérez de Ayala...

El movimiento literario del que El blocao fue precursor dio nombre a una generación, conocida como "la otra generación del 27", de la que formaron parte, entre otros: Alvarez del Yayo, Juan Andrade, Wenceslao Roces, Ramón Sender, Muñoz Arconada, Joaquín Arderius...
La campaña de prensa que a través de diversas publicaciones Díaz Fernández venía desarrollando contra la dictadura de Primo de Rivera le lleva, en aquella época, a ser detenido y encarcelado, marchando después a Portugal.

En 1929 participa en la creación del Partido Radical- Socialista, junto con Marcelino Domingo, Alvaro de Albornoz, Gordón Ordás, Benito Artigas Arpón, Angel Galarza Gago...
Al igual que todos ellos, Díaz Fernández ingresa en la Masonería, en el seno del Gran Oriente Español, del que era Gran Maestre, Diego Martínez Barrio, del Partido Radical de Lerroux.

Al año siguiente, Díaz Fernández publica su segunda novela, La venus mecánica, escrita, en parte, en el exilio lisboeta, en la que refleja su propio dilema: el intelectual que se muestra incapaz de vivir la revolución que preconizaba, y el libro de crítica literaria El nuevo romanticismo. Polémica de arte, política y literatura, donde enuncia los principios. de la nueva "literatura de avanzada" o "nuevo romanticismo", como gustaba llamarle a aquel movimiento.

En 1930 funda, con Antonio Espina y Joaquín Arderius, la revista política Nueva España, que polemiza con La Gaceta Literaria que dirigía Ernesto Giménez Caballero. Curiosamente y a pesar del éxito de su lanzamiento la revista desaparecerá con la llegada de la República. La trepidante actividad periodística y editorial de Díaz Fernández le lleva, en 1931, a colaborar en el lanzamiento de las revistas Crisol y Luz, y a publicar el relato La largueza, dentro del libro Las siete virtudes capitales, en el que, Gómez de la Serna, V. Andrés Alvarez, B. Jarnés, C. Arconada... tratan el resto de las virtudes.

En el curso del mismo año publica, también, junto con J. Arderius, la Vida de Fermín Galán, biografía del militar que se había sublevado en Jaca y que luego fue ejecutado, y el prólogo al libro de Alejandro Gaos Sauces imaginarios. En esta época, Díaz Fernández decide entregarse plenamente a la vida política. Y de esta manera se presenta como candidato de! Partido Radical-Socialista a las elecciones a Diputados a Cortes Constituyentes, que se celebran el 28 de junio de 1931.

En plena campaña electoral, Díaz Fernández, junto con Leopoldo Alas, ambos antiguos reformistas, revientan tumultuariamente el mitin de Melquiades AIvarez en el teatro Campoamor de Oviedo, en una acción que marca el inicio de los ataques de la izquierda contra el tribuno asturiano.
En las urnas, Díaz Fernández es elegido en el distrito de Oviedo por 76.952 votos, de los 119.244 emitidos, sin que el acta recoja ninguna protesta ni reclamación. Designado Marcelino Domingo ministro de Instrucción Pública, en el gobierno Azaña, Díaz Fernández es nombrado Secretario Político del ministro. La labor de la República durante su primer bienio, en el terreno de la educación, fue ingente, sobre todo teniendo en cuenta el abandono en el que se la había tenido durante decenios.

No fueron muy numerosas las actuaciones de Díaz Fernández en el Congreso de los Diputados. Quizá las más destacadas tuvieron lugar con motivo de la discusión sobre la libertad de enseñanza y en concreto de la enseñanza religiosa, en el curso de la cual Díaz Fernández, muy en el calor político y social anticatólico de la época y como ferviente defensor de la "escuela única", llegó a decir desde su escaño, el 20 de octubre de 1931: "Por otra parte, yo dudaría mucho en autorizar la libertad religiosa desde una legislación del siglo XX", en una reacción al poder temporal de la Iglesia de aquellos tiempos. En su contestación, Valera Aparicio, en nombre de la Comisión, tiene que aleccionar a Díaz Fernández sobre el significado de la libertad de pensamiento y de creencias, palabras que el diputado asturiano acoge con reconocimiento, viendo rechazada su enmienda. A este respecto debemos apuntar el mar de contradicciones en que se movían los radical-socialistas, como, por ejemplo, ocurrió cuando el Partido se negó a secundar a Azaña y a los socialistas, que querían dar a la mujer la posibilidad de votar.

En el mes de abril de 1933, y siguiendo la moda de aquellos días entre los progresistas, que veían en la Unión Soviética el espejo donde mirarse, Díaz Fernández firma un manifiesto a su favor, promovido por la Asociación de Amigos de la Unión Soviética. Entre otros nombres aparecen en el documento los de: Marañón, Pío Baroja, Benavente, Valle Inclán, M. Machado, l. Sánchez Covisa, N. Piñole..., aunque algunos retiraron luego su firma.

Paralelamente a su actividad política escribe en El Liberal, Nouvel Age, Le Monde, Euro pe..., y en 1935 publica Octubre rojo en Asturias, bajo el seudónimo de José Canelo
El golpe de estado revolucionario de 1934, contra el gobierno conservador de la República, que en Asturias alcanza la gravedad de una contienda civil, marca un punto de inflexión en la trayectoria política de Díaz Fernández.

La crítica de Díaz Fernández a los socialistas por haber provocado aquellos sucesos le lleva a acercarse a Azaña, a cuyo amparo funda el semanario Política. Más tarde, Albornoz, Domingo, Díaz Fernández y otros se unen a Azaña para crear Izquierda Republicana, con el fin de contar así, con un partido que les ofreciese un mayor respaldo popular, y dé soslayar de esta manera los inconvenientes de tener que gobernar en minoría.

Y así llegamos a las elecciones de febrero de 1936. Izquierda Republicana se presenta formando parte del bloque del Frente Popular, y Díaz Fernández sale elegido Diputado en el distrito de Murcia, por 38.680 votos, de los 70.381 emitidos, constando en el acta algunas reclamaciones.

Díaz Fernández vuelve a ocupar, entonces, el puesto de Secretario Político de Instrucción Pública, siendo otra vez ministro J M. Domingo, y luego F. Barnés, hasta la llegada de los gobiernos socialistas, en septiembre del mismo 1936.

En los meses posteriores a febrero de 1936, la actuación de la derecha extraparlamentaria y la izquierda revolucionaria traen consigo que la República se vea desbordada por ambos extremos. Ya en plena guerra civil, Díaz Fernández desempeña diversos cargos en el departamento de propaganda del Ministerio de Estado.

A punto de finalizar la contienda, vuelve a encontrarse cerca de Manuel Azaña, durante la estancia del Presidente de la República en Cataluña, donde se ocupa de cuestiones de prensa; ante la debacle final marcha a Francia y es internado en un campo de concentración, mientras su mujer y su hija se refugian en Perpiñán.

Puesto en libertad, el calvario, no obstante, continúa. La familia se traslada, entonces, a París, luego a Toulouse y de regreso a París. Cuando estalla la II Guerra Mundial vuelven a Toulouse, para, al poco tiempo, ser residenciados en Le Mans; huyen después a Nantes. Prisioneros de los alemanes, Díaz Fernández ve como, mientras otros compañeros son enviados a España, donde muchos son fusilados, él puede marchar a Toulouse, situado en la llamada "zona libre". Muere en la miseria, el 18 de febrero de 1941, cuando esperaba poder trasladarse a América.

Azaña no menciona a Díaz Fernández en sus Memorias, por otra parte una magnífica pieza histórica y literaria, aunque casi es preferible, pues a Domingo, albornoz y a otros muchos les aplica duros calificativos, librándose sólo de sus acervas críticas Rivas Cherif y Casares Quiroga.

La temprana muerte de Díaz Fernández cortó en flor su labor literaria, prevaleciendo sus trabajos periodísticos al servicio de su ideología, lo que pronto llevó al escritor y al político al olvido.

Por otra parte, el compromiso político de los demás integrantes del "nuevo romanticismo literario" y la guerra civil, resuelta en términos de dictadura personal derechista, aventó a sus seguidores.

Su antiguo protector y amigo, A. L. Oliveros, director de El Noroeste, recuerda poco gratamente en sus memorias a Díaz Fernández, como un joven ambicioso que no reparaba en obstáculos para conseguir sus fines. En reciente conversación del autor de estas líneas con Francisco Ayala, su compañero de letras en aquellos tiempos, me manifestó, entre otras cosas, que, llegado el momento, él había preferido seguir la línea de la literatura de vanguardia, de carácter esteticista, mientras Díaz Fernández escogió el periodismo militante; pero, aunque sus caminos se habían separado, recordaba a Pepillo porque, sobre todo, era una buena persona.

Miguel Angel Serrano Monteavaro.

18 noviembre 2007

José Díaz Fernández , Alias "Pepillo", novelista y masón


Hace un tiempo el amigo Serrano Monteavaro, me enviaba un trabajo sobre José Díaz Fernández, el autor de la novela "El Blocao", que en su tiempo tanto me impresionó pues además, puesto que yo en aquellas épocas estaba vestido de "romano", o sea haciendo la milicia.

Hoy traigo como recuerdo a este blog a José Díaz Fernández, de la mano de Serrano Monteavaro, cuyo trabajo dividiré, por su longitud en varios capítulos, para rematar las entregas con la biografía masónica.


Con motivo de cumplirse este año el centenario del nacimiento de José Díaz Fernández, la editorial Viamonte ha reeditado El blocao, su obra más significativa, la Asociación Manuel Azaña dedicó al autor una mesa redonda en el Ateneo madrileño y su pueblo natal y la Casa de Cultura de Castropol sendos recuerdos bibliográficos.

¿Supone todo esto un revival de Díaz Fernández? ¿Desde qué perspectiva podemos contemplarlo hoy, situados, en relación a su época, en una "tercera España"?

Hijo de Vicente Díaz Fernández, natural de San Pedro de Bembibre (Taboada, Lugo), y de Amalia Fernández Fernández, de Viavélez (Asturias), José Manuel Díaz Fernández viene al mundo el 20 de mayo de 1898, en Aldea del Obispo (Salamanca), donde su padre se hallaba destinado como"carabinero del Reino", con categoría de "preferente". Vicente y Amalia tuvieron dos mijos más, Ignacio y Vicenta.

Trasladada la familia a Castropol, donde su padre será nombrado Jefe de la Policía Municipal, Pepillo, como familiarmente se le conocía, encontrará en esta villa del occidente asturiano su verdadera patria chica, por lo menos durante su adolescencia y juventud.

En Castropol cursa la primera enseñanza y, pese a las estrecheces económicas de la familia, da comienzo a la segunda.

Inicia sus pinitos literarios con un periódico manuscrito, al que puso por nombre La Tinaja, al mismo tiempo que interpreta obras de teatro en el Casino de Castropol y se ocupa de la dirección administrativa de La Tuna. Escribe después en Río Navia y El Eco de Navia, publicaciones pronto desaparecidas.

En 1917 funda, en Castropol, con otros, el semanario Juventud, que dirigía Francisco Fernández López, y del que sólo se llegan a publicar seis números, y escribe en el decenario CastropoI. Este último facilita en aquel año las siguientes noticias en torno a Pepillo: el 30 de enero sobre su obra de teatro, titulada La pesca del novio, el 30 de julio de su novela Pasión de niños y el 30 de octubre del Libro de las horas gentiles. El Castropol de 1917 recoge, también, en sus páginas la polémica entre Díaz Fernández y el asimismo escritor novel, de la vecina Figueras, Fernández- Arias Campoamor, en torno a la influencia literaria de Rafael López de Haro sobre Pepillo, que Campoamor considera muy destacada y que Pepillo reconocerá luego en un artículo publicado en Asturias, el 15 de diciembre de 1918.

También en 1917 comienza a escribir versos, cuentos y crónicas de carácter lírico y fantástico en la revista Asturias, que se publicaba en La Habana bajo la dirección de Álvarez Acevedo.

Al mismo tiempo y junto con su hermano Ignacio trabaja como escribiente en la notaría de Castropol que regentaba el ribadense Eugenio Pérez Cancio. El día de la onomástica de la "notaria", Angela Moirón González, era habitual que ambos hermanos le dedicasen un poema. Se conserva un ripioso soneto de Ignacio, fechado el 1 de marzo de 1919, trazado con excelente caligrafía de pendolista, y un poema de José de fecha anterior, de mejor factura, también con excelente caligrafía, escrito románticamente en las varillas de un abanico.

Marcha luego Díaz Fernández a estudiara Derecho a la Universidad de Oviedo, pero, aunque se ayuda económicamente trabajando de conserje y contable en un hotel, se ve obligado a abandonar sus estudios.

En 1919 funda, junto con María Luisa Castellanos, Fernández-Arias Campoamor, Torner, Valentín Bedia... la revista Alma Astur.

En 1920 lo encontramos de secretario del Ateneo Obrero de Gijón y el 20 de enero del año siguiente el Castropol anuncia la aparición de su novela, hasta ahora inédita, Los días grises.

A los 23 años es destinado a África como soldado. Durante su estancia en Marruecos parece que contrae la tuberculosis que le llevará a la muerte. A su regreso de la guerra, La Libertad lo premia por las crónicas que había enviado desde el frente marroquí, germen literario de lo que luego será su libro El blocao. Publica en El Noroeste, La Esfera, y en 1923 el Castropol del 20 de febrero da cuenta de la aparición de sus narraciones El ídolo roto y El abrazo eterno.

Rodeada ya de una cierta aureola, en 1925 aparece su firma en El Sol, donde pontifica a Ortega y Gasset, La 'Voz, Ondas y la Revista de Occidente, en la que lo introduce Fernando Vela.

Poco a poco, sin embargo, la faceta política de la personalidad de Díaz Fernández se va imponiendo con fuerza. Sus artículos y actividades contra la Dictadura de Primo de Rivera lo llevan, incluso, a que sea detenido en 1926, como implicado en el levantamiento de la noche de San Juan, conocido como la "sanjuanada".

En 1927, y en compañía de J. A. Balbontín, J. Arderius, Giménez Siles, Juan Andrade, José Venegas, Graco Marsa y César Falcón funda Ediciones Oriente, dedicada a la publicación de obras claramente revolucionarias para aquel tiempo.

A estas alturas de su vida, Pepillo comienza a perder contacto con Castropol.

En aquel tiempo, Castropol era una villa que contaba con unos 800 habitantes, distribuidos entre un núcleo campesino, otro marinero y pescador y, finalmente, otro más, integrado por curiales e indianos.

La falta de cultura y la penuria económica que sufría una parte de la población era notable, al igual que en el resto de España, situación que llevó a que, a principios de siglo, un grupo de curiales e indianos crease una agrupación, que en 1910 se transformaría en Partido Independiente y que luego se integrará en el Reformista de Melquíades Álvarez, con el fin de defender e impulsar los intereses comarcales, al mismo tiempo que atendía los humanos y sociales. En esta agrupación se encauzarán las primeras inquietudes políticas y sociales de Pepillo.

Más adelante, aquellos castropolenses que habían querido, al modo ilustrado, hacer la "revolución" desde arriba, se vieron desbordados, más tarde o más temprano, por una izquierda de claro matiz revolucionario. Algo parecido le ocurrirá también a Díaz Fernández, y así, después de un período muy radical, tras su estancia en Oviedo y Gijón, en 1935 acaba por unirse a Manuel Azaña para formar Izquierda Republicana
.
El caso es, que, en aquellos tiempos, los intelectuales avanzados, ante la situación en que se encontraba el país, invocaban la presencia e integración de! "pueblo" en la sociedad, "pueblo" que se identificaba entonces con las clases más menesterosas social y culturalmente, de las que no formaba parte (pensemos en la orgullosa diferencia de clases existente en aquella época) la familia del Jefe de la Guardia Municipal de Castropol.

Poco a poco, sin embargo, una parte de aquel "pueblo" fue tomando conciencia de que él era la única "clase", la clase por antonomasia que, considerándose engañada una y otra vez, debía tomar el poder para ver realizados sus propios fines, al igual que había ocurrido en Rusia, A este fin debería valerse de cualquier "compañero de viaje".

La tarea de buscar "el injerto de las fuerzas obreras de la izquierda" (Díaz Fernández), de "marchar hacia el pueblo" (idem), siguiendo las orientaciones del comunista italiano A. Gramsci, se convirtió en aquella época en objetivo prioritario para Díaz Fernández.

Díaz Fernández, al igual que los intelectuales de su misma inspiración, pretende "superar la división entre los intelectuales y el pueblo"; los intelectuales y los artistas que deben participar ,en la lucha revolucionaria obrera (aunque luego muchos de ellos, llegado el momento, no podrán superar, en opinión de los dirigentes de la "praxis", sus propias contradicciones de clase).

Y así emprenden la búsqueda de un "nuevo intelectual" que se acerque al pueblo, para construir una "nueva sociedad" y un "hombre nuevo". (Al mismo tiempo que la Rusia de Stalin, también el nazismo de Hitler buscará un "hombre nuevo" para una "nueva Alemania", pero nadie, ni en España ni en ninguna parte del mundo, sabía lo que en aquellos momentos estaba ocurriendo en la Unión Soviética ni suponía lo que iba a ocurrir en Alemania, Para lograr la inexcusable integración social y económica de un país es imprescindible partir de un amplio compromiso democrático y del respeto al individuo. De otra manera está condenada al fracaso)

- En 1928 Díaz Fernández publica, bajo el título de El blocao, el conjunto de relatos que le hará famoso; precisamente el año anterior había recibido un premio de El Imparcial por su labor periodística en Marruecos.
Continuará....
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...