21 febrero 2019

HISTORIA DE LAS MASONERIAS EN GIJON



Bueno aquí esta este cartel de unas Jornadas sobre Masonería que se celebran en Gijón y de las cuales he tenido noticia  de forma referencial, y hasta ha sido complicado llegar hasta este cartel,  y claro que el Coordinador del evento se queje de la falta de apoyo institucional..., cuando los interesados y los medios que trabajamos en ese sector y temática no recibimos ni notificación  del evento,  pues uno ya se puede imaginar que sucede y cuales van a ser las consecuencias Cosas de las "pequeñeces mentales" de este país. 
 I
indicar que durante durante este  último fin de semana de febrero de 2019 tendrá lugar el Seminario Permanente Internacional de las Masonerías

Diversos investigadores  del entorno de la revista RHELAMC y de algunas Universidades de todo el mundo se darán cita en Gijón (España) para abordar, desde diferentes perspectivas. 

De esta forma, celebrarán el décimo aniversario de la Revista de Estudios Históricos de la Masonería Latinoamericana y Caribeña (REHMLAC+) 

Victor Guerra

12 febrero 2019

Sefarditas y Masones en Oviedo: Jaime Viliesid (II)











Jaime Viliesid (Ben Grandpa) en Oviedo en 1936

En la anterior entrega había mencionado como posible miembro de la comunidad sefardita a Manuel Toledo Benito, por sus apellidos que se inscriben dentro de la órbita sefardita, y de cuya persona desconocíamos todo salvo su membresía masónica y su profesión y algunos avatares profesionales.

Ahora presento a quien sí de verdad tiene antecedentes sefarditas, y que resultó ser todo un descubrimiento personal y una sorpresa para algunos que conocieron de cerca a su familia, y que puedo rememorar parte de su vida gracias a la aportación de su nieto y bisnieto Francisco Viliesid Alonso.[1]

Lo primero que sorprende es saber de la existencia de sefarditas  y sobre todo convertidos al protestantismo, no sé si será normal o paradójico pero en esta familia sefardita se dio en varios momentos.

En este caso estoy hablando de Jaime Benjamín Viliesid,[2] nacido en la tierra de mi abuelo, en Jerez de la Frontera, el 13 de octubre de 1881,  y era precisamente  hijo de Joseph Viliesid Seby, nacido en Salónica el 23 de diciembre del 1845.

Este era un predicador evangélico, ya su padre Mercado Villesid había sido un notable rabino, que a su vez se había convertido a la fe evangélica.

Joseph Viliesid[3]  fue enviado muy pronto a  Inglaterra (con 9 años), a un colegio dedicado a los hijos de los misioneros evangélicos, del cual regresa a España con 24 años, luego su periplo existencia le llevaría a Edimburgo para ordenarse y volver de nuevo a la península a Gibraltar para casarse con Raquel Ben Oliel, hija del médico personal de Sultán de Marruecos y descendiente de judíos sefardíes refugiados en Orán, cuyo hermano fue fundador de la Iglesia evangélica en San Fernando, Cádiz, la cual fue inaugurada en mayo de 1872.

Joseph se instala en Cádiz en 1870 donde ejercen como misioneros de la iglesia presbiteriana de Escocia   y luego pasan a Jerez en 1871, gracias a diversas aportaciones y en nombre de la Iglesia Presbiteriana de Unida de Escocia promueve en 1872 la construcción del templo y dos aulas de enseñanza para niños y niñas de la comunidad, encargando la obra de estilo neogótico al arquitecto de Cádiz, Manuel García del Álamo. El edificio aún se mantiene sito en la calle Argüelles. Joseph tras jubilarse y pasar a residir a Madrid, falleció en Bogonor (Inglaterra) el 2 de agosto 1917.[4]



Logia en la que fue recogido Jaime Viliesid en México

En el trabajo sobre las Congregaciones Protestantes en España en el siglo XIX se dice esto: decir antes que con el propósito de evangelizar a los judíos y al éxito de los trabajos de los judíos Abraham Ben Oliel y José Viliesid a principios de 1869, sirvieron para estimular el Comité de Exteriores de la UPCS para la evangelización en España. Ben Oliel llevaba más de veinte años de servicio entre los wesleyanos en Gibraltar.

Conocido como un evangélico dedicado a la obra, se había formado en el Seminario Teológico de Edimburgo y había recibido su comisionado misionero en España, especialmente a los judíos. La UPCS proporcionó fondos para que Ben Oliel y Viliesid estableciesen una iglesia en Cádiz en diciembre de 1869. 

Años después fundaría las congregaciones de Linares (1870) y Jerez de la Frontera (1871) lugar donde se compró una antigua iglesia católica. Las congregaciones de ambos crecieron con el apoyo de las escuelas que estaban regidas por maestros titulados. Ben Oliel daba este informe en 1872: " El Señor ha prosperado nuestro trabajo más allá de todas nuestras esperanzas. Tengo probablemente el más grande y sin duda el lugar de culto más cómodo en uso en España, con cuatro servicios regulares completos semanales y una clase de Biblia. La asistencia que oscila entre 300 y 600 en cada servicio, y en ocasiones.[5]

Estos eran los ancestros de mi biografiado Jaime Benjamín Viliesid, de profesión odontólogo que además había creado su propia empresa de medicamentos e implementos dentales, llamada Vilco (por Viliesid Company), con distribución en toda España.

Ignoro de cómo terminó Jaime Viliesid en Asturias, ya que su padre no consta que hubiera ejercido en Asturias

Este había ingresado en la logia Jovellanos el 15 de marzo de 1914, aunque en su carnet del Gran Oriente Español, indica que fue en agosto, siendo Venerable de la logia, como se puede comprobar en el cuadro adjunto en 1925.

Al grado de Compañero (2º) se le exaltó el 18 de noviembre de 1916, y el 17 de julio de 1922 se le exalta al grado de Maestro Masón (3º). En una información reglamentaria de Supremo Consejo del Grado 33º, del tercer trimestre de 1922 se le informa que se le exalta al grado 4º del REAA.

 Obtuvo su baja del taller el 31 de diciembre de 1931, sin Plancha de Quite, según el artículo 495 de los Reglamentos del GOE, que dice: «La logia tiene facultades para negar la concesión de la plancha de quite a un hermano que la solicite, limitándose a darle de baja en las listas de los afiliados, pero tendrá que dar cuenta motivada de esto al Gran Consejo Federal Simbólico según el caso para que este lo ratifique si lo cree oportuno) el 31 de diciembre de 1931.



Despacho de dentista de Jaime Viliesid

Esta cuestión no será menor ya que dicha nota la recogerá el director de los Servicios de Represión de la masonería en carta el 11 de julio de 1945, dirigida a Señor Juez Instructor del juzgado nº 1 del Tribunal para la Represión de la Masonería y del Comunismo, por los efectos que esto pudiera tener, de eso habla algo una carta la Gran Logia Regional del Noroeste dirigida al Gran Consejo Federal Simbólico con sede en Sevilla , con fecha del 27 de marzo de 1928, donde informaba que Jaime Viliesid no podría ser Delegado Suplente ante la Gran Asamblea Masónica de la República Argentina, de la que sería Delegado Antonio Villar, pese a la petición de la Agrupación masónica de dicho país y «no podrá dársele posesión, por hallarse sub-judice, al efecto de responder a unos cargos que contra él tiene presentados la Logia Argüelles nº3 a la cual pertenece».[6]

En la casa-clínica de la calle Uría 28 de Oviedo, se recibía el correo postal de la logia, y es muy posible que allí se reuniera en un primer momento la logia durante sus trabajos.

Jaime Benjamín era además un notable del republicanismo que había militado en el partido Radical-Socialista, que fundara otro notable masón como Domingo Sanjuán. Más tarde Viliesid se pasará a Izquierda Republicana, donde militaba por ejemplo José Maldonado,[7] que llegó a presidente de la República Española en el exilio y notable francmasón tanto del Gran Oriente de Francia como de la Gran Logia de Francia.

Como me relataba un bisnieto de Jaime «empezada la guerra se marcharon de la casa dejando todo detrás. Un amigo, no obstante, pese a ser falangista, les avisó que les iban a aprehender al día siguiente, puesto que era un conocido partidario de la República. Desde Oviedo se fueron hacia Portugal, donde, al cruzar la frontera, el encargado de la estación de tren reconoció la señal de auxilio masónica que hacía Grandpa (abuelo Jaime) por lo este les ayudó para que llegaran a Lisboa, donde aún la embajada de la república española en activo les ayudó para llegar a París por mar».[8]

En París se quedó la familia, y Jaime Viliesid se fue hacia Madrid para poder colaborar con el gobierno de la república española, principalmente con responsabilidades diplomáticas, dado que Jaime poseía la facilidad de los idiomas, hablaba siete idiomas.

José Giral desde el Ministerio de Estado en septiembre de 1937 le va encomendar al odontólogo y Hermano masón la representación de España ante la Sociedad de Naciones, como secretario de la Delegación de España en la Asamblea de la reunión ordinaria de la Sociedad de Naciones que se celebraría días después.





Finalmente, Jaime Viliesid pasa al Oriente Eterno, y el Gran Oriente en el exilio hace esta nota que recojo para la Memoria Histórica: «Ha pasado al O.E. Acompañamos su cadáver hasta el horno crematorio que le convirtió en cenizas. Hombre de convicciones muy arraigadas las mantuvo con entereza hasta el último instante.

Tan inteligente como modesto no sintió en su espíritu ninguna perturbación ambiciosa. Educado en la vida profana en principios de alta moralidad completó después de esta educación en nuestros templos.

Prefirió ser soldado a general. Tenía méritos y talento para haber ocupado los cargos de dirección de mayor responsabilidad. No quiso seguir este camino.

Bien a su pesar se destacó en nuestra ORDEN. Sus intervenciones en Logia, su constancia y amor a los trabajos de la institución junto con sus acuerdos y su desinterés le crearon sin el proponérselo un nombre esclarecido y un puesto de relieve en la masonería.

Fundó en el destierro la Logia de españoles de nuestra Obediencia que reside en Londres. En su tierra natal Asturias con el fervor que le daba sus firmes convicciones.

Hombre bondadoso, espléndido siempre respondió a los llamamientos que le hicieron en favor de los sufre en la España franquista.


En nuestros cuadros lógicos habrá un hueco  que no será fácil llenar, el que ocupó durante muchos años nuestro Jaime. Que la le acompañe como le sigue nuestro recuerdo»

Victor Guerra


[1] https://www.tarbutsefarad.com/noticias-jerez/5835-el-tataranieto-del-rabino-sefardi-de-salonica-en-el-siglo-xix-visita-jerez.html
[2] CDMH. Expediente SE-MASONERIA_B, C.384, EXP.32.
[3] https://www.tarbutsefarad.com/articulos-los-albarizones/4252-misioneros-sefardies-en-jerez-de-la-frontera.html
[4] https://es.wikipedia.org/wiki/Joseph_Viliesid_Seby
[5] https://archive.org/stream/6122017Tomo1LasPrimerasCongregaciones/6-12-2017%20Tomo%201%20Las%20primeras%20congregaciones_djvu.txt
[6] Ibidem.
[7] https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3660513.
[8] Referencias aportadas por su nieto Francisco Viliesid, en cartas personales del 2007. Archivo Masónico de Victor Guerra.

16 enero 2019

MASONES SEFARDITAS EN ASTURIAS (I)

clip_image001


Mucho se ha escrito sobre la raíz y presencia judaica en la masonería, lo cual se deja traslucir en leyendas, rituales, grados, y como no en la membresía, o sea en la presencia de notables judíos en la masonería, sin olvidar los problemas que hubo en diferentes épocas y logias sobre dichas pertenencias y su influencia.

Tema capital, además para los antimasones que han hecho de esta cuestión el martillo pilón de su juego contra la masonería.

Pero en este caso no entraré aquí a desarrollar estos complejos temas, bastante bien estudiados en Francia, sino de las posibles presencias, en este caso de sefarditas masones en Asturias.

En el seno de la masonería asturiana del siglo XIX, tal vez podemos identificar por su apellido a Manuel Toledo Benito, al cual encontramos en Llanes, aunque su nacimiento hay que situarlo en Madrid, de donde es originario.

Manuel Toledo, es un industrial con asentamiento en la villa llanisca, aunque en uno de los cuadros lógicos de miembros de la masonería asturiana de 1886 se le consigna con la profesión de telegrafista.

¿En realidad quién era Manuel Toledo? Un pequeño apunte sobre las imprentas y publicaciones llaniscas[i] nos da el perfil de este inquieto francmasón:

«Grande era la necesidad sentida, de establecer una nueva imprenta y un nuevo periódico, que diera a conocer a los naturales del partido judicial, residentes en América, cuanto aquí ocurriese, y comprendiéndolo así D. Manuel Toledo y Benito, natural de Madrid y vecino de la villa de Llanes, adquirió la maquinaria, tipos y útiles necesarios para llenar aquél vacío».
Bajo la mano de Manuel Toledo se funda por segunda vez el 28 de marzo de 1885, El Oriente de Asturias que ya había visto la luz por primera vez allá por el año 1868. En esta ocasión se constituye en una publicación semanal que tendrá una vida de ocho años, existencia nada desdeñable por aquél entonces.

Manuel Toledo, como Oficial de 1ª de Telegrafía debió pedir cierta excedencia para dedicarse a las labores de impresor, pues sabemos por el periódico El Telegrafista. Revista de Comunicaciones, editado en Madrid, y cuya noticia se da en el número 8 de 3 de abril de 1891 a Oviedo, o sea que había reingresado y había obtenido el destino en Oviedo.

Tal vez eso explique por qué nuestro francmasón vende no solo la cabecera del semanario sino también su maquinaria, será en el mes de diciembre de 1892. (año en precisamente recibe el grado 18º de Soberano Príncipe Rosacruz). Que está muy en consonancia con la labor desempeñada por Manuel “este grado se consagra al triunfo de la Sabiduría y la Ignorancia, al desarrollo máximo de la Fraternidad y la Libertad de la palabra, a la propaganda y educación del pueblo”.

Si superponemos esta encomienda con los objetivos del semanario, podremos comprobar la identidad de criterios que se estaban dando desde un claro matiz masónico, y que bien parece que el semanario por programa y objetivo: “Defender los intereses generales de la zona Oriental de Asturias: proponer las reformas y mejoras que fuesen posibles en la vida local, siempre que representarán los deseos de la opinión pública y persiguiesen el mejor éxito con elevación de miras”

Manuel Toledo trabaja masónicamente, primero bajo los auspicios de la Respetable logia Nueva Luz, en cuyo cuadro lógico lo encontramos con el grado de Compañero (2º).
Cuando esta logia sé disuelve, al igual que otros convecinos del oriente asturiano, Manuel se integra en la logia ovetense Juan González Río, donde le encontramos con el grado de Maestro Perfecto; (5º).

En el cuadro de honor de 1892 de dicha formación masónica aparece con el grado (18º) anteriormente comentado.

Pero como las imprentas de aquellos momentos, en ella no solo se imprimía como es el caso que nos ocupa el seminario del Oriente…, sino que trabajaba como impresor y cuya denominación del negocio respondía a su titular, como nos lo recuerda el Reglamento de la Sociedad Casino-Teatro de Llanes, editado en 1892, Imprenta de Manuel Toledo.

Utiliza como simbólico el nombre de Salmerón.

Indicar así mismo que esa misma columna de honor del taller, donde sólo hay cuatro personas, una de ellas es una joven de apenas 30 años, y que parece ser también de ascendencia sefardita: Eulalia Menéndez Vizcaíno, que posee el grado de Maestra Elegida de Los Nueve (9º) y que a su vez es una de las dos mujeres que tuvieron sitial de pleno derecho dentro de la francmasonería, pero de la cual se ignora prácticamente todo.

En la logia ovetense, Manuel Toledo alcanza el grado de Gran Elegido Caballero Kadosh (30º), grado que según el dominico Obispo dominico Martínez Vigil, era el grado capital para concluir que la masonería era una sociedad inmoral, antirreligiosa, antimonárquica y criminal, según explica en su sermón: «..A continuación su tercer capítulo describe la ceremonia de iniciación de un Caballero Kadosh, es decir , de un grado 30 y también de un explotador de los que existen , a su juicio, en la masonería, ceremonia que, dice, se realiza en cuatro cámaras distintas: “sepulcro, altar, areópago, y senado “, en las que se ha de superar diversas pruebas y prestar diversos juramentos. En la primera cámara, el masón jura odio y persecución a los Papas, desde San Pedro a León XIII y los que le sucedan, y a los reyes. En segunda, se renuevan el juramento anterior y jura trabajar por la emancipación humana y destruir la religión católica. En la tercera, ante los Jueces francos, realiza un juramento en el que se renuevan aún los odios y propósitos anteriores, después de haber firmado una profesión de fe masónica, que le compromete de por vida. Y así llegaremos a la cuarta en donde el masón jura guardar secreto sabiendo... que la menor “indiscreción le costará vida. En este momento le es revelado el verdadero secreto de la masonería.

Pero, ¿Cuál es el verdadero secreto? La respuesta no puede ser más simple y menos contundente: En las liturgias masónicas está representado por puntos suspensivos: no se escribe nunca, se transmite verbalmente, pero se comprende cual sea, por los ritos que se verifican después de esa manifestación»[ii]

El hermano Salmerón, debía ser ajeno a todas esas supersticiones pues se encuentra de forma muy activa en los cuadros de miembros activos de la citada logia de Oviedo en los períodos 1888-1889, 1892-1893.

Lo que nos he podido comprobar es si el divertido autor Manuel Toledo Benito, fue quien redactó un texto en 1926, que aparece en el libro de José D. Forgione  Ortografía intuitiva, el cual fue editado por Kapelusz en Buenos Aires en 1963.

Texto de Manuel Toledo:

Cuéntase de un señor que, por ignorancia o malicia, dejó al morir el siguiente escrito, falto de todo signo de puntuación:

Dejo mis bienes a mi sobrino Juan no a mi hermano Luis tampoco jamás se pagará la cuenta al sastre nunca de ningún modo para los jesuitas todo lo dicho es mi deseo
Fulano

Se dio lectura del documento a las personas aludidas en él, y cada cual se atribuía la preferencia. Mas a fin de resolver estas dudas, acordaron que cada una presentara el escrito corriente con los signos de puntuación cuya falta motivaba la discordia. Y, en efecto, el sobrino Juan lo presentó de esta forma:

Dejo mis bienes a mi sobrino Juan, no a mi hermano Luis. Tampoco, jamás, se pagará la cuenta al sastre. Nunca, de ningún modo, para los jesuitas. Todo lo dicho es mi deseo.
Fulano

Como puede verse, el favorecido resultaba ser Juan; más no conformándose el hermano Luis, este lo arregló así:

¿Dejo mis bienes a mi sobrino Juan? No: a mi hermano Luis. Tampoco, jamás, se pagará la cuenta al sastre. Nunca, de ningún modo, para los jesuitas. Todo lo dicho es mi deseo.
Fulano
El sastre, a su vez, justificó su reclamación como sigue:

¿Dejo mis bienes a mi sobrino Juan? No. ¿A mi hermano Luis? Tampoco, jamás. Se pagará la cuenta al sastre. Nunca, de ningún modo, para los jesuitas. Todo lo dicho es mi deseo.

Fulano
De este modo, el sastre intentó cobrar su cuenta; pero se interpusieron los jesuitas, reclamando toda la herencia, y sosteniendo que la verdadera interpretación del escrito era esta:

¿Dejo mis bienes a mi sobrino Juan? No. ¿A mi hermano Luis? Tampoco, jamás. ¿Se pagará la cuenta al sastre? Nunca, de ningún modo. Para los jesuitas todo. Lo dicho es mi deseo.

Fulano
Esta lectura motivó gran escándalo entre los concurrentes y, para poner orden, acudió la autoridad. Esta consiguió restablecer la calma, y después de examinar el escrito, objeto de la cuestión, exclamó en tono severo:

-Señores: aquí se trata de cometer un fraude. El finado no ha testado y, por tanto, la herencia pertenece al Estado, según las leyes en vigor. Así lo prueba esta verdadera interpretación:

¿Dejo mis bienes a mi sobrino Juan? No. ¿A mi hermano Luis? Tampoco. Jamás se pagará la cuenta al sastre. Nunca, de ningún modo para los jesuitas. Todo lo dicho es mi deseo.

Fulano
“En su virtud, y no resultando herederos para esta herencia, yo, el Juez ..., etc., etc., me incauto de ella en nombre del Estado. Queda terminado este asunto”.
Conclusión: El uso de los signos de puntuación viene determinado por el sentido de las frases y es necesario usar los que en cada caso convengan y precisamente donde convengan.

Hasta aquí el famoso texto

Victor Guerra

[i]Apuntes históricos, genealógicos y biográficos de Llanes y sus hombres”. de Manuel García Mijares. Edt. Oriente de Asturias, Llanes 1990
[ii] Extraído este punto del trabajo de Victoria Hidalgo. Como complemento puede leerse el estupendo trabajo de A de L. Frau y R. Arús. Diccionario Enciclopédico de la Masonería”. Sobre los grados filosóficos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...