12 febrero 2019

Sefarditas y Masones en Oviedo: Jaime Viliesid (II)











Jaime Viliesid (Ben Grandpa) en Oviedo en 1936

En la anterior entrega había mencionado como posible miembro de la comunidad sefardita a Manuel Toledo Benito, por sus apellidos que se inscriben dentro de la órbita sefardita, y de cuya persona desconocíamos todo salvo su membresía masónica y su profesión y algunos avatares profesionales.

Ahora presento a quien sí de verdad tiene antecedentes sefarditas, y que resultó ser todo un descubrimiento personal y una sorpresa para algunos que conocieron de cerca a su familia, y que puedo rememorar parte de su vida gracias a la aportación de su nieto y bisnieto Francisco Viliesid Alonso.[1]

Lo primero que sorprende es saber de la existencia de sefarditas  y sobre todo convertidos al protestantismo, no sé si será normal o paradójico pero en esta familia sefardita se dio en varios momentos.

En este caso estoy hablando de Jaime Benjamín Viliesid,[2] nacido en la tierra de mi abuelo, en Jerez de la Frontera, el 13 de octubre de 1881,  y era precisamente  hijo de Joseph Viliesid Seby, nacido en Salónica el 23 de diciembre del 1845.

Este era un predicador evangélico, ya su padre Mercado Villesid había sido un notable rabino, que a su vez se había convertido a la fe evangélica.

Joseph Viliesid[3]  fue enviado muy pronto a  Inglaterra (con 9 años), a un colegio dedicado a los hijos de los misioneros evangélicos, del cual regresa a España con 24 años, luego su periplo existencia le llevaría a Edimburgo para ordenarse y volver de nuevo a la península a Gibraltar para casarse con Raquel Ben Oliel, hija del médico personal de Sultán de Marruecos y descendiente de judíos sefardíes refugiados en Orán, cuyo hermano fue fundador de la Iglesia evangélica en San Fernando, Cádiz, la cual fue inaugurada en mayo de 1872.

Joseph se instala en Cádiz en 1870 donde ejercen como misioneros de la iglesia presbiteriana de Escocia   y luego pasan a Jerez en 1871, gracias a diversas aportaciones y en nombre de la Iglesia Presbiteriana de Unida de Escocia promueve en 1872 la construcción del templo y dos aulas de enseñanza para niños y niñas de la comunidad, encargando la obra de estilo neogótico al arquitecto de Cádiz, Manuel García del Álamo. El edificio aún se mantiene sito en la calle Argüelles. Joseph tras jubilarse y pasar a residir a Madrid, falleció en Bogonor (Inglaterra) el 2 de agosto 1917.[4]



Logia en la que fue recogido Jaime Viliesid en México

En el trabajo sobre las Congregaciones Protestantes en España en el siglo XIX se dice esto: decir antes que con el propósito de evangelizar a los judíos y al éxito de los trabajos de los judíos Abraham Ben Oliel y José Viliesid a principios de 1869, sirvieron para estimular el Comité de Exteriores de la UPCS para la evangelización en España. Ben Oliel llevaba más de veinte años de servicio entre los wesleyanos en Gibraltar.

Conocido como un evangélico dedicado a la obra, se había formado en el Seminario Teológico de Edimburgo y había recibido su comisionado misionero en España, especialmente a los judíos. La UPCS proporcionó fondos para que Ben Oliel y Viliesid estableciesen una iglesia en Cádiz en diciembre de 1869. 

Años después fundaría las congregaciones de Linares (1870) y Jerez de la Frontera (1871) lugar donde se compró una antigua iglesia católica. Las congregaciones de ambos crecieron con el apoyo de las escuelas que estaban regidas por maestros titulados. Ben Oliel daba este informe en 1872: " El Señor ha prosperado nuestro trabajo más allá de todas nuestras esperanzas. Tengo probablemente el más grande y sin duda el lugar de culto más cómodo en uso en España, con cuatro servicios regulares completos semanales y una clase de Biblia. La asistencia que oscila entre 300 y 600 en cada servicio, y en ocasiones.[5]

Estos eran los ancestros de mi biografiado Jaime Benjamín Viliesid, de profesión odontólogo que además había creado su propia empresa de medicamentos e implementos dentales, llamada Vilco (por Viliesid Company), con distribución en toda España.

Ignoro de cómo terminó Jaime Viliesid en Asturias, ya que su padre no consta que hubiera ejercido en Asturias

Este había ingresado en la logia Jovellanos el 15 de marzo de 1914, aunque en su carnet del Gran Oriente Español, indica que fue en agosto, siendo Venerable de la logia, como se puede comprobar en el cuadro adjunto en 1925.

Al grado de Compañero (2º) se le exaltó el 18 de noviembre de 1916, y el 17 de julio de 1922 se le exalta al grado de Maestro Masón (3º). En una información reglamentaria de Supremo Consejo del Grado 33º, del tercer trimestre de 1922 se le informa que se le exalta al grado 4º del REAA.

 Obtuvo su baja del taller el 31 de diciembre de 1931, sin Plancha de Quite, según el artículo 495 de los Reglamentos del GOE, que dice: «La logia tiene facultades para negar la concesión de la plancha de quite a un hermano que la solicite, limitándose a darle de baja en las listas de los afiliados, pero tendrá que dar cuenta motivada de esto al Gran Consejo Federal Simbólico según el caso para que este lo ratifique si lo cree oportuno) el 31 de diciembre de 1931.



Despacho de dentista de Jaime Viliesid

Esta cuestión no será menor ya que dicha nota la recogerá el director de los Servicios de Represión de la masonería en carta el 11 de julio de 1945, dirigida a Señor Juez Instructor del juzgado nº 1 del Tribunal para la Represión de la Masonería y del Comunismo, por los efectos que esto pudiera tener, de eso habla algo una carta la Gran Logia Regional del Noroeste dirigida al Gran Consejo Federal Simbólico con sede en Sevilla , con fecha del 27 de marzo de 1928, donde informaba que Jaime Viliesid no podría ser Delegado Suplente ante la Gran Asamblea Masónica de la República Argentina, de la que sería Delegado Antonio Villar, pese a la petición de la Agrupación masónica de dicho país y «no podrá dársele posesión, por hallarse sub-judice, al efecto de responder a unos cargos que contra él tiene presentados la Logia Argüelles nº3 a la cual pertenece».[6]

En la casa-clínica de la calle Uría 28 de Oviedo, se recibía el correo postal de la logia, y es muy posible que allí se reuniera en un primer momento la logia durante sus trabajos.

Jaime Benjamín era además un notable del republicanismo que había militado en el partido Radical-Socialista, que fundara otro notable masón como Domingo Sanjuán. Más tarde Viliesid se pasará a Izquierda Republicana, donde militaba por ejemplo José Maldonado,[7] que llegó a presidente de la República Española en el exilio y notable francmasón tanto del Gran Oriente de Francia como de la Gran Logia de Francia.

Como me relataba un bisnieto de Jaime «empezada la guerra se marcharon de la casa dejando todo detrás. Un amigo, no obstante, pese a ser falangista, les avisó que les iban a aprehender al día siguiente, puesto que era un conocido partidario de la República. Desde Oviedo se fueron hacia Portugal, donde, al cruzar la frontera, el encargado de la estación de tren reconoció la señal de auxilio masónica que hacía Grandpa (abuelo Jaime) por lo este les ayudó para que llegaran a Lisboa, donde aún la embajada de la república española en activo les ayudó para llegar a París por mar».[8]

En París se quedó la familia, y Jaime Viliesid se fue hacia Madrid para poder colaborar con el gobierno de la república española, principalmente con responsabilidades diplomáticas, dado que Jaime poseía la facilidad de los idiomas, hablaba siete idiomas.

José Giral desde el Ministerio de Estado en septiembre de 1937 le va encomendar al odontólogo y Hermano masón la representación de España ante la Sociedad de Naciones, como secretario de la Delegación de España en la Asamblea de la reunión ordinaria de la Sociedad de Naciones que se celebraría días después.





Finalmente, Jaime Viliesid pasa al Oriente Eterno, y el Gran Oriente en el exilio hace esta nota que recojo para la Memoria Histórica: «Ha pasado al O.E. Acompañamos su cadáver hasta el horno crematorio que le convirtió en cenizas. Hombre de convicciones muy arraigadas las mantuvo con entereza hasta el último instante.

Tan inteligente como modesto no sintió en su espíritu ninguna perturbación ambiciosa. Educado en la vida profana en principios de alta moralidad completó después de esta educación en nuestros templos.

Prefirió ser soldado a general. Tenía méritos y talento para haber ocupado los cargos de dirección de mayor responsabilidad. No quiso seguir este camino.

Bien a su pesar se destacó en nuestra ORDEN. Sus intervenciones en Logia, su constancia y amor a los trabajos de la institución junto con sus acuerdos y su desinterés le crearon sin el proponérselo un nombre esclarecido y un puesto de relieve en la masonería.

Fundó en el destierro la Logia de españoles de nuestra Obediencia que reside en Londres. En su tierra natal Asturias con el fervor que le daba sus firmes convicciones.

Hombre bondadoso, espléndido siempre respondió a los llamamientos que le hicieron en favor de los sufre en la España franquista.


En nuestros cuadros lógicos habrá un hueco  que no será fácil llenar, el que ocupó durante muchos años nuestro Jaime. Que la le acompañe como le sigue nuestro recuerdo»

Victor Guerra


[1] https://www.tarbutsefarad.com/noticias-jerez/5835-el-tataranieto-del-rabino-sefardi-de-salonica-en-el-siglo-xix-visita-jerez.html
[2] CDMH. Expediente SE-MASONERIA_B, C.384, EXP.32.
[3] https://www.tarbutsefarad.com/articulos-los-albarizones/4252-misioneros-sefardies-en-jerez-de-la-frontera.html
[4] https://es.wikipedia.org/wiki/Joseph_Viliesid_Seby
[5] https://archive.org/stream/6122017Tomo1LasPrimerasCongregaciones/6-12-2017%20Tomo%201%20Las%20primeras%20congregaciones_djvu.txt
[6] Ibidem.
[7] https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3660513.
[8] Referencias aportadas por su nieto Francisco Viliesid, en cartas personales del 2007. Archivo Masónico de Victor Guerra.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...