28 febrero 2019

REHMLAC. Historia de las Masonerías, en Gijón


Estos días en la ciudad de Gijón, alejado del centro y foco universitario de Oviedo, se he celebrado un Seminario Internacional de jóvenes y no tan jóvenes historiadores de la masonería que se agrupan en este caso bajo la revista REHLAMC.

Lo cierto es que no sé quien ha sido el genio de querer celebrar un evento de estas características en Gijón, y en el búnker de la Biblioteca Publica Jovellanos, pero si bien se han visto los jóvenes historiadores y han paseado por las Asturias y han confraternizado afablemente, el resultado de en cuanto a la externalidad ha sido desastroso, pues la concurrencia en líneas generales se ha situado en unos 17 participantes, si se tiene en cuenta que 10 de esas personas en la sala son ponentes, pues el auditorio queda reducido a unas 7 personas.

Apesadumbrado debe de haber quedado el bueno de Ferrer Benimeli, ante tan escaso auditorio, él que esta acostumbrado a mover masas de oyentes cuando venía al Ateneo de Jovellanos, donde había que pelearse por un sitio, a tener que hablar para los suyos y poco más.

Ni los masones asturianos activos, unos 80 masones no se han sentido concernidos, pues su asistencia se cuenta con la mitad de los dedos de una mano, ni la gente en general se ha sentido atraída por la temática, ni los propios historiadores asturianos de los que solo he visto un par de ellos, y luego el que se haga un evento de este tipo de corte académico, que por palabras del propio Ferrer Benimeli, son los «auténticos historiadores, ya que ellos no mienten, los masones y antimasones si lo hacen unos para ensalzar y otros para denigrar» pues tampoco la grey universitaria se ha sentido atraída por estas jornadas.

Amén de que no es explicable que esto se haga en Gijón y no bajo el manto y protección universitaria, tal vez el la querencia de hacer de la ciudad personal el centro del mundo mundial masónico, pues se gana un página de prensa a modo de reportaje personal, pero poco más.

Ese ha sido el contexto del envolvente del Seminario Internacional, el contenido, pues en clave española, digamos que en sus tesituras, y poca novedad bajo el sol, mucho tópico archivístico, el problema no es tanto de los historiadores unos más ocasionales que otros, y otros algo más profesionalizados Cruz, Ruiz Sánchez o muy profesionalizados como Ferrer Benimeli, el problema es también de archivos , pues el archivo policial de Salamanca da para lo que da y los aportes digamos que son muy similares, de ahí que salga una historia muy clonada, y sino se buscan y explotan otros archivos, pues los resultados serán lo que son.

En clave latinoamericana, digamos que los aportes de los distintos profesores aportaron temáticas muy concretas, como Mao y Zendong y la Masonería, o los Masones Chilenizadores, o los Sefardíes masones en Costa Rica, pues hacen que se concrete mucho el centro de interés, y resulte ajeno al interés de una ciudad como Gijón.

Estamos pues ante un resultado paupérrimo, y que como decía el propio Ferrer Benimeli, «tras 30 años de historias y 25 tomos publicados seguimos donde empezamos».

Yo creo que peor, ni los historiadores son tan neutros como quiere hacernos creer Ferrer Benimeli, en principio porque por lo general no estamos ante verdaderos profesionales de la historia de la masonería, salvo algunos, el resto se dedica a sus clases en el IES etc, , y de vez en cuando a tiran de archivo para confeccionar una ponencia de 20 hojas para presentar a debate, que como he visto y asistido, son tan cortos como tristes.

Luego porque parece que Gijón sea aculturizado en algunas cuestiones, y la masonería no parece ser su centro de interés, ni en las jornadas ni en la presentación del libro sobre la Logia Jovellanos, que quedó  en poco menos que una presentación en clave de amigos y familiares , unos 18 en total.

Y también porque la masonería se ha vuelto más acultural y bastante líquida, por tanto, parece traerle al pairo lo que digan de ella unos señores de los cuales en su mayoría no saben quienes son ni a que se dedican, aunque también es cierto que tales historiadores, en su mayoría distinguen mal entre un mandil y otro, y un rito y otro. Y así nos va.

Aunque en este caso, por mucho que se queje el Coordinador del evento,Yván Pozuelo, acerca de la falta de respaldo institucional, para que este sea efectivo se ha de ser efectivo, presentar números, y resultados y puedo decir que la difusión del evento ha sido de cero patatero, pues a mi mismo no me llegó nada  acerca de este evento habiendo sido miembro del CEHME, y habiendo publicado en muchos de sus simposios, escribiendo y publicando sobre masonería y teniendo varios blogs sobre masonería,  y estando en Gijón, ya no digo como se puede enterar de esto el personal ciudadano.

Pero bueno sí la gente de la REHMLAC y del CEHME están contentos y parecen estarlo por la defensa que hizo en la clausura el presidente del CEHME José Leonardo Ruiz Sánchez, pues genial.

Victor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...