Mostrando entradas con la etiqueta Asturias. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Asturias. Mostrar todas las entradas

03 junio 2019

PRENSA Y PERIODISTAS EN LA MASONERÍA ASTURIANA (2ª Entrega)



En el mes de abril realicé la primera entrega de este largo trabajo sobre la masonería asturiana, en este caso concretizada en el llamado Oriente de Gijón, donde hubo una pléyade de masones que estuvieron inmersos en los distintos medios de comunicación que se de dieron en la región a los cuales no fueron ajenos los masones inscritos en la masonería gijonesa tanto del siglo XIX como del  siglo XX.

Ahora traigo hasta este prizarrón la segunda parte de este largo trabajo, en le cual podemos ver dos grandes figuras como García Vela, González Blanco o José Fernández Díaz.

VG

Periodistas Masones

Uno de los grandes publicistas francmasones, que irá desgranando toda una visión singular y, sobre la cual sería interesante realizar un estudio crítico para comprobar cuanto hay de realidad en su obra de esa esencia masónica, es Fernando García Vela,[1] aunque es nacido en Oviedo (27 octubre de 1.888), su vinculación con la vida cultural de la ciudad y sus trabajo en el diario El Noroeste y, la logia Jovellanos le van convertir en todo un “playu [2]

Su recuerdo se nos va desdibujando, tal vez como él quería, pero le debemos un homenaje que se le ha hurtado y, que. merece este homenaje por intelectual y por hombre de bien y hombre leal. En él se dan de consumo dos ambiciones supremas: el periodista y el periodismo. Las dos en una y, en sí mismo y para los demás, aquí radica la significación del ser periodista y la ambición que quiere satisfacer el periodismo fundamentalmente, faceta a la cual se dedicaba con total ansia de conocimiento y aplicación, sabiendo los sinsabores que ya recogía en su libro “El grano de pimienta”:

“Las condiciones de la vida literaria española obligan al escritor a gastar buena parte de sus esfuerzos en artículos de periódicos.... EL escritor no puede encerrarse en su poesía, en su novela o su filosofía; tiene que estar al tanto, al tanto de todo y hablar de ello”.

Fernando Vela, al que tenemos batiéndose como articulista en el extinguido periódico: El Noroeste y, como redactor de la Revista Región (Revista de Asturias)[3].

Desde sus inicios en octubre de 1912 como aprendiz masón y con el simbólico “Platón” en la logia Jovellanos, desarrolla no solo importantes “planchas”, sino que además desempeña el cargo indispensable para la buena armonía del taller de Orador. En dicha logia compartía ilusiones y ansiedades culturales y filosóficas con el anarquista Eleuterio Quintanilla; Teodomiro Menéndez, diputado socialista y, con el carreñense Bango León.

En 1924 con el grado de Maestro Elegido de los Nueve (9º) le encontramos en los cuadros lógicos de la Gran Logia Regional del Noroeste, ejerciendo una pluralidad y tolerancia de amplio registro cuya esencia se recoge en sus múltiples artículos de toda índole y condición.

Pero además entre las funciones profesionales como empleado de aduanas,  García Vela ejerce como un activo secretario del Ateneo Obrero de Gijón que consigue de Magnus Blisktad una contribución de 50.000 pts que permitió llevar a cabo el traslado a su nueva sede en la calle Escurrida, en dicha asociación vamos a encontrará a varios hermanos de logia como fieles asociados.

Será pues con la organización de unos de estos actos del Ateneo cuando conozca a Ortega y Gasset. En un posterior reencuentro en Madrid, ambos “se reconocen” y serán ya inseparables, hasta tal punto que Ortega en 192o le reclamará para que ocupe una plaza como redactor del Diario Sol, pasando a prestar a su vez sus servicios en la Dirección General de Aduanas.

En Madrid asiste a los cursos universitarios de Ortega  y,  a la tertulia diaria que éste tenía  en el Café de la Granja de Henar, su relación va en aumento hasta tal punto que  1923 se materializa un querido proyecto de Ortega y  reclamará a Vela pasa que pase a ser precisamente su principal apoyo y, mano derecha, ejerciendo como hasta 1936 como secretario en la revista: Cuadernos de Occidente, la revista que pretendía poner a los españoles en contacto con Europa y con la intelectualidad más moderna del mundo.

Vela sigue con sus colaboraciones como redactor en el diario EL Sol que abandona en 1930 cuando éste cambia de orientación ideológica. Pasa por los periódicos Crisol, y Luz, retornando el Sol, cuando éste cambia de orientación, como director, aunque por poco tiempo.
En dirige el Diario Madrid entre 1934-1935, que es eximio período  de vida del diario. Con el gobierno republicano se le desposee de su cargo de funcionario  (1937) y una año más tarde lo hace el general Franco.

Fue alertado  por Marañón y se refugió en el consulado de Haití en Madrid, para después dirigirse a Francia y finalmente medio oculto se estableció en San Sebastián donde conoce a Gregorio Corrochano con quien  funda en 1938 el  Diario España, pasa a exiliarse a  Tánger residiendo en dicha ciudad hasta  1943, donde colabora con el realizado la  crónica internacional con lo seudónimos de Luis Longoria.

. Este periplo de primero encontrarse con el gobierno republicano y ser repudiado por estos y luego por el bando franquista  fue una cuestión  muy habitual de todo aquel que militaba o militó en las filas reformistas, así les sucedió a diversos masones militantes del reformismo.

El duro exilio, es algo que le puede y tras la muerte de su amigo y mentor Ortega y Gasset regresa a España; con esa muerte se cierra un ciclo que él exponía así: “...mi vida- quiero decir, la parte de actividad intelectual, literaria que puede haber en ella; en suma, mi vida- está comprendida entre las muertes de Leopoldo Alas y Ortega y Gasset – que muere en 1955-. Se abre con una y se cierra - virtualmente se cierra- con la otra”

En 1963 reaparece de nuevo la Revista de Occidente y existe un intento de recuperar a Fernando Vela para la secretaría cuestión que no acepta, sin que ello signifique que se desvincule del proyecto en el cual seguirá durante años colaborando, aunque esta vez dentro del Consejo Asesor y, publicando algunas notas, artículos y, recensiones filosóficas, pues como antes comentaba él mismo, su ciclo intelectual había concluido.

Como decía Avello en el homenaje que la Sociedad Asturiana de Filosofía le dedicó en 1977 a Vela:
“Tuvo que pasar algo para que Vela no haya llegado a ser bien conocido, algo que es suyo y no solo imputable a la modestia o la timidez. Algo que no fue suyo. Un quiebro, vibración, descuido...” [4]

¿Tal vez el haber sido masón influyó para ese olvido histórico ? Es más que posible si nos atenemos a que a día de hoy los masones asturianos y españoles siguen si tener un reconocimiento oficial, como lo han tenido otros colectivos que sufrieron las consecuencias de la Guerra Civil.
La vinculación de Vela con Asturias se acentúa y volverá de forma intermitente a  LLanes, donde finalmente recalará  donde una tarde de 6 de septiembre 1966 jugando una partida de ajedrez en l Café Pinín partirá hacia la Logia Eterna.[5]

Uno de los pocos periodistas francmasones  asturianos que escribió abiertamente sobre temas masónicos fue  el escritor Pedro González Blanco, que nace en Luanco en noviembre de 1879; su padre Inspector de 1ª Enseñanza se traslada a Cuenca con toda su familia, ciudad donde Pedro emprende los primeros estudios de bachillerato y,  que finalmente le llevaran hasta la Universidad Central, para realizar la carrera de Filosofía y Letras, que no llega a concluir.

Aunque Pedro González Blanco, no es un periodista tan prolífico como Vela, o Díaz Fernández, sus colaboraciones se encuentran en distintos medios entre los cuales está El Motín, periódico anticlerical dirigido por Nakens, donde Pedro  utiliza el seudónimo de Doctor Atizando Yesca.

Funda con otros escritores la Revista Helios y, fue amigo personal del ultraísta Cansinos Assens. Traduce a Nietzche y Maerterlinck, a la vez que colabora con el movimiento de Extensión Universitaria.
Así nos los retrata  Cansinos Sáenz:

Pedro González Blanco, un jovencito moreno, un tanto regordete, con un bigotito negro y el pelo muy sentado, que vestía con pujos de dandy y fumaba gruesos puros y hablaba en un tono rayante, de superhombre, ponía a los modernistas de neurasténicos, de ignorantes, de pobres hombres atacados de grafomanía. Él era amigo de Valle Inclán y de Villaespesa y sabía a qué atenerse. Valle Inclán era un "poseur" (Nakens aguzaba el oído, poniéndose la mano junto a la oreja) y Villespesa un mentecato, un zángano, que vivía a costa de su suegro, el coronel, y se pasaba el tiempo escribiendo unas cosas que él mismo no entendía y que eran majaderías manifies­tas..."[6]

Pedro González, tras este periplo madrileño se  traslada a Cuba y recorre media América acompañado del poeta Santos Chocano. Será precisamente en Méjico donde termine involucrándose en el movimiento revolucionario de Méjico, convirtiéndose en asesor del presidente de la República D. Venustiano Carranza. Regresa a España pero la Guerra Civil le devuelve de nuevo al exilio: Cuba, Argentina, Méjico, tras años de largo exilio vuelve a España y,  fallece en el pueblo de Villaseca de la Sagra (Toledo)  el 31 de enero de 1961 a los 82 años de edad.

Pedro González Blanco, es el único periodista- escritor asturiano que escribe sobre masonería y lo hace en la prestigiosa revista Latomia, ésta pertenecía a la logia Unión de Madrid, en la cual le encontramos en los tiempos de su fundación 1927, junto con los periodistas Joaquín Dicenta Alonso y,  Miguel Cámara Cendoya. Tanto la logia Unión y por consiguiente sus miembros, entre ellos Pedro González Blanco, se van a ver envueltos en las luchas de bandería política que tienen lugar a partir de 1932, con motivo del paso del Partido Radical de Alejandro Lerroux a la oposición azañista. Esta logia que en un principio estaba bajo los auspicios del Gran Oriente Español, terminará dentro de la Gran Logia Española, que en Asturias tendrá un pequeño triángulo masónico Artúrica,  fomentado por José María López Bombona y en el cual habrá otro asturiano que se vinculará con la Gran Logia Española como Gran Secretario, Herminio Álvarez del que ya hemos hablado como miembro de los somatenes.

El escritor luanquín, escribe en 1933 un pequeño opúsculo titulado “La Masonería” y lo hará para desmitificar precisamente la Orden. Según él no había rama de la historia más necesitada de rectificar errores que la historia de la masonería.:

Díaz Pérez, el supuesto John Truth, Morayta, los modernos Usero, Súarez Guillén y Díaz, no se han tomado más trabajo que el de copiar a Thory, ante todo a Clavel y a Findel, en segundo término. Sin el Acta Latomorum no habrían escrito Truth y Díaz Pérez sus escritos; y Morayta, inconsultamente la mayor parte de las veces, atribuye a la Masonería funciones que no siempre supo cumplir. Los demás autores citados giran alrededor de lo dicho por estos tres o cuatro historiadores”[7]

Otra de sus obras, que poco a poco van llegando hasta nuestra manos y,  demuestran su sentido crítico es: Conquista y colonización de América por la calumniada España, que se editó en Méjico en 1945.

Si García Vela sufría del silencio la figura de Pedro González Blanco es casi inexistente para los asturianos, en parte,  sus hermanos le eclipsaron su merecida fama, a esta saga pertenecían Andrés y Edmundo, si embargo a los españoles nos ha legado su quehacer  través de su trabajo de traductor de las obras de  Nietzsche.
 A dicho autor le dedique un libro en el cual  recogía un libro suyo sobre Masonería  y le hacia la introducción:



José María Súarez: nacido en Oviedo el 24 de octubre  de 1873 y  de profesión  tipógrafo. Se inició en la logia Jovellanos en 1920 con el simbólico de Begón, Su actividad está más relacionada con la actividad socialista ya desde muy joven , puesto que fue uno de los fundadores  de las Juventudes Socialistas de Oviedo en 1904 junto con Teadomiro Menéndez y Aurelio Cuartas. Organizó junto a Manuel Llaneza , el sindicato de Obreros Mineros de Asturias.

Su actividad política le llevó en el mismo año que entró en masonería  a presentarse a candidato en las elecciones por el distrito de Avilés.
Llegó a ser concejal del Ayuntamiento de Oviedo y más tarde Diputado provincial. Su relación con la prensa fue a través del periódico La Aurora Social” de la que fue su director y,  en cuyas labores era ayudado por otro francmasón Jesús de la Vallina, muerto en Méjico.

Fue presidente de la Federación Socialista Asturiana  durante los años  1925 y 1926 representando a esta en le Comité Nacional del PSOE.

Andrés Saborit  retrata los últimos días de José María Suárez. de esta manera:

Una mañana del mes de mayo de 1927, al regresar de mi trabajo de madrugada en la redacción del El Socialista, llegaron a mi casa …Manuel Llaneza y José María Suárez […] me informó Llaneza del acuerdo adoptado por el Sindicato Minero de costear cuanto fuera preciso para que José María ingresase en el Sanatorio que el doctor Labora tenía en Carabanchel Bajo a fin de recuperar la salud”[8]

Aunque parece ser que José María se resistía a que la organización acusase tal gasto que le aprecia extraordinario, la presión nerviosa va  en aumento pese al tratamiento del afamado doctor y, el 2 de julio,  José María Suárez no puede más y,  se arroja  al estanque del jardín del centro médico donde estaba recluido.

Avelino González García, nacido el 8 de agosto de 1894, de profesión periodista. Iniciado el 21 de marzo de 1924 en la logia Riego nº 2 de Gijón, con el simbólico de Panurgo; llega al grado de Maestro Masón (3º), concretamente el 10 de octubre d e1927. Avelino es un claro ejemplo de la tensiones que se daban en el taller gijonés, en un “balaustre” de la Gran Logia Regional del Noroeste al Gran Consejo Federal Simbólico con fecha del 20 de febrero de 1933, se da un informe de las actuaciones de Avelino a las altas autoridades masónicas, en él se expone que si bien su primera actuación dentro de la logia fue normal, aunque caracterizado “ por las luchas sociales y de carácter obrerista” , siendo además maestro de la Escuela Neutra pidió la “plancha de quite”. Más tarde se reintegró de nuevo, regularizando su situación en la Orden.
Este es parte del informe que realiza la cúpula de la GLRN dirigida al Gran Consejo Federal Simbólico:
“Llegó a pedir pl\ de quit\ hace algún tiempo, según decía al objeto de quedar libre para poder actuar en los trabajos socialistas, según correspondía a sus afanes; se le concedió, cometió algunos desmanes, puesto que no se ajustaba fielmente a las normas que imponen nuestras doctrinas y preceptos, hubo de tener algún rozamiento hasta con algún h\ de otras ideologías distintas al sindicalismo (aún cuando de escasa importancia) A los dos o tres meses hubo de pedir de nuevo el reingreso, que por evitar susceptibilidades hubo de concedérsele, si bien su readmisión fue bastante discutida y con alguna reserva mental /.../ últimamente ha ido a hacerse cargo del periódico CNT”.

Evidentemente los francmasones libertarios, creaban tensión en las logias, y más, cuando éstas en estaban compuestas mayoritariamente por reformistas, como era el caso de Gijón, si bien en un principio no había gran complicación en la convivencia, la situación se complica cuando se rompe el pacto de cooperación entre partidos y sindicatos. Esa ruptura se va a notar aún más, dentro de los talleres cuando el Partido Reformista da un giro hacia la derechización. Precisamente Avelino,  en esos mismos momentos ocupaba los cargos de “Orador Adjunto en la mesa de discusión” de la VIII Asamblea Nacional Simbólica de 1929, celebrada en Barcelona; siendo representante del la GLRN, (como Orador que era de ésta) ante la Asamblea Nacional extraordinaria de 1930.
Sus escritos como Director del CNT.....

JoséDíaz Fernández. Es un natural de Salamanca, pero criado en Castropol, el cual se vincula a primero a Oviedo a través de sus estudios de Derecho, cantera universitaria en la  que va a encontrase con diversos masones  tanto del siglo XIX que ejercían labores de docencia, como con vecinos de pupitre que en un momento u otro también serán sus vecinos de banco masónico.

Su vinculación con Gijón se produce en 1920 tanto por su colaboración periodística, al incorporarse a la plantilla de El Noroeste, donde inserta buena parte de su extensa producción literaria, aunque colabora igualmente en La Voz, Crisol, y Nuevo Mundo, su otra vinculación con la villa de Jovellanos, a efectuarse a través de su inquietud  intelectual y masónica que le llevaran a participar  de forma activa en  las distintas  actividades culturales gijonesas, teniendo como  colofón el ser elegido para formar parte  de la junta directiva del Ateneo Obrero,  asociación en la que habían participado numerosos masones y en la que aún se encuadraban unos cuantos

En dicha asociación Díaz Fernández va a desempeñar el cargo de secretario, de hecho tal y como nos refiere José Manuel Bolado:

“La proyección de José Díaz Fernández durante la dictadura de Primo de Rivera y los primeros años de la Segunda República, puede decirse que fue importante. Unía a su talento literario una personalidad pública , dinámica y de rica cultura. [...] sin embargo, pronto la literatura queda relegada, cede ante su deseo de cambiar el mundo; la política gana la partida”[9]

Y tanto fue así, que con motivo de la Asamblea Nacional Consultiva de Alfonso XIII, en la cual tenían representación los ex-presidentes de Consejos de Ministros y ex -presidentes del Congreso de los Diputados, Melquíades Álvarez dirige una carta Primo de Rivera en la cual renunciaba a “ejercer tal representación puesto que no era producto de la soberanía nacional”; en Asturias tal situación y como dice Oliveros distintos elementos hicieron una fuerte campaña:
“...se dio en organizar la perturbación sistemática revolucionaria de la vida política constituyéndose núcleos de conspiradores en Gijón Oviedo y en la Cuenca Minera, y a cuyo frente estaban : Teodomiro Menéndez, Eleuterio Quintanilla; José Loredo Aparicio y Mariano Merediz”.[10]

 Tras el fracaso de la sublevación de Sánchez Guerra, el grupo opositor asturiano retomará con más interés sus labores revolucionarias, redoblando sus actividades haciendo reproducir clandestinamente las ediciones de las denominadas Hojas Libres,” que se editaban en un imprenta de Villaviciosa. Por lo que deja traslucir Oliveros, eran sufragadas en buena medida por la familia Merediz, que iban afrontando con infinita paciencia las acometidas del régimen; de hecho en un banquete que se le dedica a Gregorio Marañón en Gijón en la misma fecha del santo de Alfonso XIII, tras los vinos, las irónicas lenguas de Díaz Fernández, alias “Pepillo”, y de Mariano Merediz se desatan en los discursos y terminan junto a otros correligionarios en la cárcel, y con una multa pecuniaria de 250 pts al abogado maliayés .

En 1931, José Díaz es elegido representante en las Cortes por el Partido Republicano Radical Socialista, cargo para el que vuelve a ser elegido esta vez por la provincia de Murcia en 1933, pero esta vez bajo la bandería de Izquierda Republicana, además de desempeñar el cargo de secretario político del Ministerio de Instrucción Pública.
Pepillo, como le bautizan sus amigos, pasa la Guerra Civil en Barcelona como jefe de prensa, la guerra concluye y como el resto de los republicanos más comprometidos emprende el duro camino del exilio que le llevará hasta Francia, quedando internado en los campos de concentración de los que sacado junto con otros hermanos masones a través de la infraestructura que la masonería española había montado junto con la AMI (Asociación Masónica Internacional) en Francia.

Se instala con su mujer y su hija en Toulouse, y aunque tiene esperanzas de poder trasladarse a Cuba, pasa al Oriente Eterno en 18 de febrero de 1941 en tierras francesas.

José Díaz Fernández “alias Pepillo” se inicia en la logia Jovellanos, donde le encontramos entre los años de 1922 a 1928 con el simbólico de Wagner, Díaz Fernández, a ser uno de los hombres jóvenes, de profesiones liberales que después del movimiento de 1917, van a enrolarse en la filas de la masonería, y así tememos a catedráticos como Marcelino Aguirre González, y Manuel Rivera Ruiz, al escritor López Merino y a Fernando Vela y Ricardo Serna luego desaparece de los talleres asturianos, puesto que se va a trabajar en los medios periodísticos madrileños de la mano de otro francmasón y amigo Fernando García Vela, que le lleva hasta el Diario EL Sol .

Allí suponemos, que ambos seguirían enlazados en el abrazo fraterno y solidario de la masonería, que muy bien les había arropado en Asturias.

Su trabajo periodístico no fue de tan clara tendencia masónica como el de su compañero y convecino Pedro González Blanco, aunque queda por examinar con sumo cuidado “esos hipotéticos rastros masónicos” en sus colaboraciones periodísticas José Díaz Fernández tiene como novelística, además un largo capítulo de colaboraciones en prensa, un novelística que podemos recoger en El Blocao (1928),  La Venus Mecánica (1930) y un tercer libro de ensayos El nuevo romanticismo.

El expediente personal de su pertenencia a la masonería[11], hay diversos documentos que explican lo que los servicios policiales trabajaron para poder datar fielmente al “Pepillo”, por un lado hay en diploma del Gran Oriente Argentino de Rito Azul a nombre de José Díaz Fernández natural de Ribadeo, domiciliado en Buenos Aires, e iniciado en la logia Emilio Castelar, en el cual se confirma la concesión del grado de Maestro Masón (3º) en 1910, este francmasón que está en paradero desconocido va sufrir sentencia el 5 de marzo de 1945 por el Tribunal Especial para la Represión y la Masonería por el cual se le condena pena de doce años y un día de reclusión menor y accesorias legales de in habilitación. Por otro lado dichos servicios tienen abiertos otros dos expedientes a otras dos persona que responden al mismo nombre y apellidos, uno Inspector del Timbre y natural de Pajares, y otro natural de Quirós, y de profesión forjador. El lío que tenían era monumental, al original  “Pepillo” lo tenían clasificado como abogado y diputado socialista  

Su figura y su proyección que aquí no se trata con la largueza que debiera esperarse, se debe en parte a que sobre Díaz Fernández hay diversa obras que recogen no solo su trabajos periodísticos, sino también su experiencia vital[12]; queda pues abierta la puerta para tratar de forma unitaria la figura y proyección en la masonería y en la sociedad gijonesa  de José Díaz Fernández.

Víctor Guerra  Historiador de la Masonería Asturiana


[1] AHN Expediente 42. Legajo 412. También se puede leer el libro de Teófilo Rodríguez Neira “ Fernando Vela y Asturias. Biblioteca Académica Asturiana (Caja de Ahorros de Asturias) 1985.
[2] A los naturales de Gijón, también se les denomina “playos” como a los ovetenses “carbayones”.
[3] Se sacaron muy pocos números, y era editada en los talleres del periódico El Noroeste. Este periódico tenía dos cabezas redactoras: una en Oviedo y otra en Gijón que dirigía Fernando García Vela. 
[4] Avello F; Manuel: Recuerdo de Fernando Vela BIDEA . Año XXXI, Septiembre –diciembre nº 92, y existen además trabajos en el nº 99: 101 y 105-106.
[5] Más trabajos biográfico y de acercamiento a su personalidad se pueden encontrar en La Nueva España  del 6/03/1983  y del  9 /05/2000 firmado por Ramón Baragaño el primero y por Bastián Faro el segundo. Y Frenando Vela en el recuerdo  del 23 /09/1999 : La Nueva España firmado por Víctor Guerra.
[6] Cansinos- Asséns; Rafael: La novela de una literato. Tomo I Edt. Alianza Tres.  pag. 42 y 43
[7] Artículo “Sobre el Arte Real” firmado por el hermano\ “Bolívar” simbólico correspondiente a Pedro Glez. Blanco y que se imprimió en la Revista Latomía volumen II. Madrid 1933. Una amplia referencia a la logia Unión y sus conflictos y el papel de Pedro González Blanco se puede encontrar en el trabajo de Mª Dolores Gómez Molleda de “La masonería en la crisis española del siglo XX 
[8] Saborit; Andres: Asturias y sus Hombres.
[9] Bolado, José M: EL Cuerpo de los Vientos. Cuatro literatos gijoneses. Biblioteca Gijonesa del Siglo XX. Edt. Gran Enciclopedia Asturiana.
[10]  Oliveros; L. Antonio: Asturias en el  resurgimiento español . Edt. Silverio Cañada
[11] AHPA. Expediente Personal Nº 7 A Legajo 68. 
[12] Por un lado esta la obra ya citada de José M. Bolado y la referencia de Ana Isabel Llaneza Vioque presenta en el II Congreso de Bibliografía Asturiana de 2000, una ponencia Bibliografía de inéditos de José Díaz Fernández. Además de diversa colaboraciones en prensa sobre su figura entre las que destacan las Gracia Noriega en La Nueva España (Oviedo) y Miguel A . Serrano Monteavaro en La Comarca de Eo (Lugo).

24 abril 2019

PRENSA Y PERIODISTAS EN LA MASONERÍA ASTURIANA (1ª Entrega)


 
Continuando con el nivel de aportaciones historiográficas sobre la historia de la masonería asturiana, hace unos día cerraba la correspondiente a la de los fotógrafos, litógrafos y otras profesiones gráficas que se dieron en el seno de la masonería astur tanto del siglo XIX como del XX, hoy traigo a colación un capitulo que está dentro de la Historia de la Masonería gijonesa del siglo XIX como de XX. 

Se trata de la prensa masónica, y del papel jugado por los diferentes masones  tanto en la prensa propia, como el que jugaron como masones en la llamada prensa "profana" , en la cual se denotan abundantes presencias.

Les dejo con el aporte 

Los francmasonería como institución no ha tenido a lo largo de su historia en Asturias una excesiva presencia en los medios de comunicación, los periódicos o revistas propias han sido escasas y, las colaboraciones periodísticas en otros medios a través de manifiestos o documentos similares tampoco han sido abundantes.

 Esa falta de medios de expresión viene explicada en parte por el control inquisitorial que la Iglesia y, los poderes políticos conservadores desarrollaron durante mucho tiempo en el seno de la sociedad asturiana, lo que dificultaba cualquier labor de difusión masónica[1].
Téngase en cuenta que por ejemplo en Oviedo el Obispo Martínez Vigil en marzo de 1897 realiza un decreto con estas características:
 “Prohíbanse también las obras que establecen que el duelo, el suicidio o el divorcio son lícitos, que tratan de las sectas masónicas u otras sociedades del mismo género, y pretenden que son útiles y no funestas a la iglesia y a la sociedad, y las que sostienen errores condenados por la Sede Apostólica[2]

El Decreto del 23 de octubre de 1868 de Sagasta, Ministro de la Gobernación y, reafirmado por la Constitución de 1869 que serán los elementos que institucionalicen la libertad de pensamiento y su libre expresión oral y ello permitirá un gran desarrollo de la prensa regional que se consolidará durante la Restauración, donde la prensa de opinión y la surgida de los partidos políticos conoció un gran auge.

Estos decretos tendrán luego ciertas restricciones, pero aún así,  ello va a suponer una apertura de todo el cauce de expresión del cuerpo intelectual y político del momento.

La Orden masónica en un primer momento no parecía, dada su peculiar idiosincrasia y discreción, muy proclive a una labor publicista, ni a una a la labor proselitista a través de la prensa y, menos en las circunstancias temporales en que nos estamos refiriendo, a excepción de aquella que se expresaba en los órganos oficiales recogida en diversos Boletines, que tenían más un carácter informativo que doctrinal, de ahí que estuvieran constituidos como nexos de unión entre las logias, capítulos y los distintos organismos superiores de las Obediencia, contribuyendo a dar cuerpo y forma al sentido de pertenencia a una Obediencia, a la vez que marcaban las pautas del debate interno y las diferencias con el resto de las Obediencias. Ese es pues el ámbito en que se van a mover dichas publicaciones que además no van a ser de carácter regional sino que estaban en su mayoría radicadas en los valles donde se asentaba el Consejo de la Orden.

En Asturias la situación sociopolítica colaboró para que la la prensa masónica en nuestra región fuera más bien exigua si cabe, arrojando este saldo: un solo periódico en el siglo XIX, y  dos publicaciones en el primer tercio del siglo XX, que tienen como cara que tienen como característica común entre todos ellos, el haber sido publicaciones de muy corta vida.

Esa necesidad de salir del anonimato que se registró en algunos momentos,  fue más bien fruto de las circunstancias externas, como podían ser los ataques que se prodigaban desde distintos púlpitos y, también por la presión que había con la puesta en marcha de las ligas antimasónicas, lo que obligó a distintos colectivos masónicos a generar una prensa propia, fundamentada en dos objetivos:
1º/ Que les sirviera de ariete contra las ligas antimasónicas que los “cogolludos” les estaban orquestando.
2º/ Poder salir del estrecho cíngulo del secretismo al que estaban sujetos los miembros de la Orden y, que en parte les impedía dar a conocer las propuestas que la masonería aportaba ante la situación social y política del momento.

Esa circunstancia también se conjuga con una membresía de alto nivel económico y con un bagaje cultural que se va a dar en las logias ovetenses del siglo XIX, compuesta en una buena parte por una burguesía progresista de empleados, abogados, y catedráticos como: Fermín Canella, Braulio Vigón, Collar del Peso, Vega Isla, Inocencio Sela, Alarcón Jimeno, habituados todos ellos al mundo de la escritura y la prensa, que van a buscar otros cauces de expresión fuera de los “raquíticos” boletines oficiales de las Obediencias.

Este abundante caudal de recursos humanos de extensa formación, capaz de afrontar los retos que desde los estamentos católicos se les estaban planteando van a entrar en el mundo del periodismo bajo un amplio espectro de vinculaciones, como colaboradores, propietarios de periódicos, periodistas profesionales etc.

 Aunque no todos esos recursos se van a lanzar a una campaña a pecho descubierto sino que muchos de ellos van a  escribir en diversos periódicos o revistas de la época, de muy distinta tendencia y, no siempre de una forma concordante con los presupuestos masónicos de la Obediencia a la que pertenecían pero sin que ello les presuponga dar a conocer su condición masónica, o dar a conocer temas internos o ser divulgadores de las posibles directrices masónicas, si es que las había .

Podemos afirmar que las colaboraciones periodísticas entroncan más bien con la filosofía de la cual bebe la masonería, como es el krausismo personificado en la Institución Libre de Enseñanza y, por tanto el tono de esas colaboraciones van a estar en la línea de una apuesta social por la educación, o la mejora social y laboral y, la divulgación antropológica. Algunos de los masones incardinados en la política van a emprender aventuras periodísticas importantes en dicha época y, sin embargo en esos medios que dirigen o coordinan tampoco se ve de forma clara esa tarea difusora de las ideas masónicas al menos de una forma clara.

Cierto es que no se ha abordado un estudio cuantitativo de las distintas colaboraciones periodísticas de los masones asturianos y, tampoco se ha hecho un análisis profundo de sus contenidos y, menos desde la perspectiva del metalenguaje, de cara a rastrear en ellos, la existencia de un mensaje transmisor de la “esencia masónica”.

Ello necesitaría de un examen crítico y profundo, cuestión compleja y ardua, que sobrepasa los límites de este trabajo; metiéndonos a su vez, en el complejo nudo gordiano del que ya Aldo .A Mola en su artículo sobre “Prensa masónica, liberal y anticlerical” nos adelanta:
“Debemos preguntarnos si todos los colaboradores de las revistas que analizamos fueron masones, y en caso afirmativo, si sus artículos respondían a las directivas de la Orden,( y en particular, a directivas de las que los interesados y sus lectores eran conocedores y a su respecto, estaban de acuerdo) o se trataba de elaboraciones subjetivas, dictadas por la creatividad individual, sin tener en cuenta “planes” o, cuando menos, una orientación o programa, en cierta forma discutido, aprobado, promovido, y traducido precisamente, en estos o aquellos artículos”. :[3]
 Aún así y con todo, la actividad de los masones asturianos del siglo XIX, aparte claro está, del trabajo interior y personal de labrar su propia piedra y, el abordaje de diversos proyectos de beneficencia que les son propios, podemos que su grado de influencia va a ver tener muy poco reflejo en la sociedad asturiana que se pueda reconocer a través de la prensa, y tal como explica Luis P. Martín, tal vez esa incapacidad de emisión es muy posible que tenga este origen:

“La dificultad que entrañaba a los masones definir la masonería, les obligaba incluso a definirla por negación y esto demuestra una instrucción masónica insuficiente o tendenciosa, aunque , no obstante algunos miembros de la Institución son capaces de ofrecer una visión más conforme y concisa [...] aborda la cuestión de la religión y nos dice que la masonería no es una religión, ni una secta, ni un partido político; que es una asociación fundada en el libre examen y que ni impone ninguna creencia religiosa”[4]

 A este respecto hay constancia de una acción más publicitaria y proclive a la participación política de carácter republicano y que proviene de la logia Luz Ovetense, que va a poner en la calle en 1886 [5], una publicación semanal que se denominará “La VerdadSeminario Democrático, a través de cuyas páginas habrá un continuo llamamiento a la unidad republicana y masona, dando a conocer tanto la vida republicana zorrillista en la que se encarnaban parte de los masones ovetenses, como una buena parte también de la vida interna de las logias ovetenses.

En los talleres gijoneses (que llegan a la suma total de ocho formaciones masónicas entre 1850 y 1898),[6] les pasa algo parecido, aunque estos últimos no sienten en principio la necesidad de sacar a la luz un medio de expresión que diera a conocer sus ideales o propuestas y, la confirmación a ésta aseveración, es que dado el componente profesional, cultural y económico de las logias de aquellos momentos, hubiera sido fácil poner en la calle un medio de expresión a pesar de las trabas legislativas y de censura (que las había), al igual modo que lo habían hecho algunos miembros de la masonería, que en función de sus intereses ideológicos y partidistas, como era el caso del francmasón Apolinar Menéndez Acebal que editaba un periódico republicano La Aurora.

Los distintos publicistas y escritores masones encuadrados en las logias gijonesas, tienen cabida en los diferentes medios de expresión que se dan dentro fuera de la región, aunque no con tanta proliferación como sus hermanos los ovetenses, que copan buena parte del mundo periodístico. Aunque en general siguen tanto ovetenses como gijoneses  la misma pauta de comportamiento no abordar o realizar tareas de difusión, ni de una defensa abierta frente a los ataques, al menos de una forma individual sobre la francmasonería.

Aún con dicha situación dentro de las logias gijonesas del XIX, se recoge la presencia de un periodista, concretamente de Nicolás Antonio Peña Pintado, natural de Oviedo, que se encuadra dentro de la singular logia Perla del Cantábrico (logia de la cual se habla en el capítulo Masonería y Milicia), que trabajaba en los valles de Gijón. En dicho taller Peña Pintado ejerce en el curso masónico de 1891 de Orador, y responde al simbólico de Aristogiton, ostentando en aquel momento el grado de Maestro Masón (3º)

 De las pocas noticias escritas que nos han llegado de este periodista, está un pequeño discurso que realizó en el acto de instalación del taller en el cual habló a sus hermanos masones sobre el “concepto de masonería y la ineficacia en todas la épocas de las religiones positivas, puesto que ni antes ni ahora han podido cumplir el fin para que fueron creadas”[7]

Otro de los publicistas gijoneses y miembros de la masonería del siglo XIX, es Apolinar Menéndez Acebal, que colaboró en diversos periódicos democráticos: La República Española (1869)[8] de Gijón; El Eco de Asturias (1877) de Oviedo y, en la Ilustración Gallega y Asturiana (1880-1) de Madrid. Así mismo fundó y dirigió su propio semanario de carácter republicano titulado La Aurora”, y también el Municipio.

Apolinar Menéndez se encuentra en los cuadros lógicos de dos talleres: La Razón en 1878, y más tarde se convertirá en el Venerable de la logia Amigos de la Naturaleza y de la Humanidad (1879-1886) durante el curso masónico de 1879-1880.

Así mismo dentro de las logias gijonesas, hay distintos hiramitas relacionados con el sector de las artes gráficas, como el impresor Vicente González Palermo, adscrito al primer taller gijonés: Los Amigos de la Naturaleza y Humanidad (1850-1854) donde ejercía de Guarda Sellos. Nacido en Oviedo en diciembre de 1821y residía en la Plaza Mayor n1 5  de Gijón.
También estaban el tipógrafo Francisco Díaz y el cajista Agapito Llames Umaña; amén de los dibujantes Emilio Schmidt, y Antonio Ángel todos ellos miembros del último taller gijonés del siglo XIX, la logia Amigos de la Humanidad, formación que ya hemos vista implicada en varios temas como la dignificación de cementerios, o la enconada lucha que mantuvieron ante el elemento clerical de la ciudad.

Como conclusión, podemos decir que dentro de los masones que salen a la palestra pública, concretamente en los periódicos, principal medio de expresión de la vanguardia liberal del siglo XIX y, sin entrar en un análisis minucioso de sus escritos, en líneas generales no se registra un afán proselitista, ni parece  existir una mentalidad de querer atrincherarse en una  defensa a toda ultranza  de la Orden, que es lo que  parecería normal  frente a los ataques que ésta recibe, que son muchos y abundantes.

Realizado un somero análisis, se puede comprobar que son escasas las referencias bibliográficas sobre la masonería tanto en artículos  como en  folletos, salvo el caso aislado del periódico antes mencionado editado por la logia Luz Ovetense, [9]

la prensa y los masones en el siglo XX.

El siglo XX, en su primer tercio  arroja un panorama distinto, habrá una mayor vinculación de los masones con el mundo de la prensa, ocupando diversas posiciones, desde la propiedad, a las tareas de dirección o redacción y,  a diferencia de lo que sucedía en el siglo anterior,  algunos de ellos dejaran al descubierto su condición de francmasones, bien por su posición como  directores o redactores de los distintos periódicos masónicos o paramasónicos, o bien como una opción personal en la cual se encuentran: Avelino González García, o Isaac Pacheco, que pueden ser claros ejemplos de lo que se expone.

Al producirse la atomización de talleres masónicos en Gijón,  en torno a la sede de la Gran Logia Regional del Noroeste (que se consigue tras no pocos esfuerzos), será en estos valles donde concentren también su labor profesional y social los diversos hiramitas. que la componen  y,  que se  nuclearan  alrededor de otras publicaciones que en esta ocasión van a cubrir un mayor espectro sociopolítico que  va desde el órgano oficial del socialismo: El Avance, al diario confederal del sindicato “CNT”.

Aunque en este siglo la masonería no tendrá un medio oficial en Asturias, al margen de los intentos que luego referiré, habrá un medio que  oficiará como órgano extraoficial de la masonería y será   El Noroeste,  periódico reformista en el cual encontremos continuas referencias, sobre los  distinguidos masones que actuaban en la vida pública y, sobre las actividades o actuaciones de las logias. Constituyéndose en una prensa paramasónica (publicaciones que, sin ser órganos oficiales de logias y de obediencias, sus directores o redactores eran, masones, o aquellas otras publicaciones que desde sus columnas se sintonizaba ideológicamente con los planteamientos de los hermanos masones)[10] claramente diferenciada de otra estrictamente masónica. En realidad la prensa paramasónica es difícil de precisar y determinar. Nos faltan estudios; aún así podemos considerar que toda prensa republicana lo era.

Dentro de las logias jovellanistas, de siglo XX,  se encuentra una amplia nómina de periodistas: Fernando García Vela, Pedro González Blanco, José María Suárez, Avelino González García, Valentín Ochoa; José Díaz Fernández; Juan Menéndez Arranz; Benigno Fernández Martínez, etc.

Existen otros periodistas masones, que no se han traído hasta éstas páginas por estar en un ámbito geográfico distinto al gijonés, como es el caso del periodista del periódico Avance: Jesús de la Vallina, natural de Oviedo y miembro de una logia ovetense; o el de Valentín Ochoa y Francisco Caramés Riopedre, miembros el primero de la logia Riego y, el segundo vinculado documentalmente a la Argüelles, los cuales desarrollan sus periplos periodísticos y literarios en la cuenca del Nalón; paralelamente lo mismo hacía en la cuenca del Caudal el francmasón del triángulo Costa: Cándido Barbón, que sacaba a la calle El Despertar de Turón.[11]

Víctor Guerra Garcia. Historiador de la Masonería Asturiana




[1] En aquellos momentos la Iglesia había sacado las encíclicas “Qui Pluribius” Pío IX, y León XIII. Humanun Genus” en 1884.
[2] Martínez Vigil; Obispo:. Prohibición y Censura de Libros, capítulo V , apartado 14. 
[3] Dicho trabajo se encuentra en el libro “Masonería y Periodismo en la España Contemporánea” Prensa Universitaria.
[4] Martín, P. Luis: La Masonería en Castilla y León. Diputación Prov. De Salamanca. 1996 . pag 248.
[5][5] Álvarez Lázaro, Pedro: En su libro “La Masonería , escuela de formación del ciudadano” hace referencia en la parte documental a diversos números: 16 de junio; 7 de julio; 25 de agosto; 8 de septiembre; 15 de septiembre; 22 de septiembre; 1 de noviembre y 17 de noviembre, todos ellos de 1889.
[6] Las logias gijonesas eran: logia Los Amigos de la Naturaleza y Humanidad (1850-1854); Los Amigos de la Naturaleza y Humanidad (1871-1875); Amigos de la Naturaleza y de la Humanidad (1879-1888); Amigos de la Humanidad (1889-1894; logia La Perla del Cantábrico (1891-1892); logia La Razón ( 1874-1888); logia Ciencia y Virtud, y el Capítulo Provincial Juan Padilla.
[7] Noticia recogida del Boletín de Procedimientos del Soberano Gran Consejo General Ibérico, año III. Madrid 12 de abril de 1891.
[8] Este periódico era el órgano del embrionario partido Republicano Federal, en el cual encontramos a los francmasones Eduardo Guilmain, al propio Apolinar, que colaboraban en la redacción y como redactor trabajaba Braulio Vigón. El periódico se editaba en la imprenta del alcalde de Gijón Nemesio Sanz Cespo, era dirigido por Eladio Carreño. 
[9] Hay que tener en cuenta que no se ha hecho un rastreo de toda la hemerografía asturiana para ver con detalle tal cuestión. 
[10]  De hecho van a ser diversas las veces que la logia o la GLRN se dirija a Antonio Oliveros , Director de Noroeste, dándoles las gracias por lo artículos publicados o los toques de atención que se daban desde el periódico. Así pues tenemos en el  libro de Oliveros, pag. 180 y 181  unos comentarios al respecto y la reproducción de varias cartas que Alberto de Lera  envía a modo de felicitación  reconociendo “lo justificado de los propósitos de su campaña a fin de levantar el espíritu, y con ello despertar los sentimientos de humanidad, es por lo que esta Logia se honrad dedicar a usted, respetable señor , estas líneas. Reciba usted, pues nuestra enhorabuena y sepa nos tiene a su disposición” 
[11] Este periódico era de tirada mensual y de carácter socialista, su primer número se editó el 2 de julio de 1919, alcanzó una tirada de cuatro números, de los cuales solo se conservan el nº 3 y 4. Recogido del trabajo publicado en el BIDEA nº LVI “Periódicos publicados en Mieres” por Antonio Pérez Feito. pag. 82. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...