Mostrando entradas con la etiqueta masón. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta masón. Mostrar todas las entradas

12 febrero 2019

Sefarditas y Masones en Oviedo: Jaime Viliesid (II)











Jaime Viliesid (Ben Grandpa) en Oviedo en 1936

En la anterior entrega había mencionado como posible miembro de la comunidad sefardita a Manuel Toledo Benito, por sus apellidos que se inscriben dentro de la órbita sefardita, y de cuya persona desconocíamos todo salvo su membresía masónica y su profesión y algunos avatares profesionales.

Ahora presento a quien sí de verdad tiene antecedentes sefarditas, y que resultó ser todo un descubrimiento personal y una sorpresa para algunos que conocieron de cerca a su familia, y que puedo rememorar parte de su vida gracias a la aportación de su nieto y bisnieto Francisco Viliesid Alonso.[1]

Lo primero que sorprende es saber de la existencia de sefarditas  y sobre todo convertidos al protestantismo, no sé si será normal o paradójico pero en esta familia sefardita se dio en varios momentos.

En este caso estoy hablando de Jaime Benjamín Viliesid,[2] nacido en la tierra de mi abuelo, en Jerez de la Frontera, el 13 de octubre de 1881,  y era precisamente  hijo de Joseph Viliesid Seby, nacido en Salónica el 23 de diciembre del 1845.

Este era un predicador evangélico, ya su padre Mercado Villesid había sido un notable rabino, que a su vez se había convertido a la fe evangélica.

Joseph Viliesid[3]  fue enviado muy pronto a  Inglaterra (con 9 años), a un colegio dedicado a los hijos de los misioneros evangélicos, del cual regresa a España con 24 años, luego su periplo existencia le llevaría a Edimburgo para ordenarse y volver de nuevo a la península a Gibraltar para casarse con Raquel Ben Oliel, hija del médico personal de Sultán de Marruecos y descendiente de judíos sefardíes refugiados en Orán, cuyo hermano fue fundador de la Iglesia evangélica en San Fernando, Cádiz, la cual fue inaugurada en mayo de 1872.

Joseph se instala en Cádiz en 1870 donde ejercen como misioneros de la iglesia presbiteriana de Escocia   y luego pasan a Jerez en 1871, gracias a diversas aportaciones y en nombre de la Iglesia Presbiteriana de Unida de Escocia promueve en 1872 la construcción del templo y dos aulas de enseñanza para niños y niñas de la comunidad, encargando la obra de estilo neogótico al arquitecto de Cádiz, Manuel García del Álamo. El edificio aún se mantiene sito en la calle Argüelles. Joseph tras jubilarse y pasar a residir a Madrid, falleció en Bogonor (Inglaterra) el 2 de agosto 1917.[4]



Logia en la que fue recogido Jaime Viliesid en México

En el trabajo sobre las Congregaciones Protestantes en España en el siglo XIX se dice esto: decir antes que con el propósito de evangelizar a los judíos y al éxito de los trabajos de los judíos Abraham Ben Oliel y José Viliesid a principios de 1869, sirvieron para estimular el Comité de Exteriores de la UPCS para la evangelización en España. Ben Oliel llevaba más de veinte años de servicio entre los wesleyanos en Gibraltar.

Conocido como un evangélico dedicado a la obra, se había formado en el Seminario Teológico de Edimburgo y había recibido su comisionado misionero en España, especialmente a los judíos. La UPCS proporcionó fondos para que Ben Oliel y Viliesid estableciesen una iglesia en Cádiz en diciembre de 1869. 

Años después fundaría las congregaciones de Linares (1870) y Jerez de la Frontera (1871) lugar donde se compró una antigua iglesia católica. Las congregaciones de ambos crecieron con el apoyo de las escuelas que estaban regidas por maestros titulados. Ben Oliel daba este informe en 1872: " El Señor ha prosperado nuestro trabajo más allá de todas nuestras esperanzas. Tengo probablemente el más grande y sin duda el lugar de culto más cómodo en uso en España, con cuatro servicios regulares completos semanales y una clase de Biblia. La asistencia que oscila entre 300 y 600 en cada servicio, y en ocasiones.[5]

Estos eran los ancestros de mi biografiado Jaime Benjamín Viliesid, de profesión odontólogo que además había creado su propia empresa de medicamentos e implementos dentales, llamada Vilco (por Viliesid Company), con distribución en toda España.

Ignoro de cómo terminó Jaime Viliesid en Asturias, ya que su padre no consta que hubiera ejercido en Asturias

Este había ingresado en la logia Jovellanos el 15 de marzo de 1914, aunque en su carnet del Gran Oriente Español, indica que fue en agosto, siendo Venerable de la logia, como se puede comprobar en el cuadro adjunto en 1925.

Al grado de Compañero (2º) se le exaltó el 18 de noviembre de 1916, y el 17 de julio de 1922 se le exalta al grado de Maestro Masón (3º). En una información reglamentaria de Supremo Consejo del Grado 33º, del tercer trimestre de 1922 se le informa que se le exalta al grado 4º del REAA.

 Obtuvo su baja del taller el 31 de diciembre de 1931, sin Plancha de Quite, según el artículo 495 de los Reglamentos del GOE, que dice: «La logia tiene facultades para negar la concesión de la plancha de quite a un hermano que la solicite, limitándose a darle de baja en las listas de los afiliados, pero tendrá que dar cuenta motivada de esto al Gran Consejo Federal Simbólico según el caso para que este lo ratifique si lo cree oportuno) el 31 de diciembre de 1931.



Despacho de dentista de Jaime Viliesid

Esta cuestión no será menor ya que dicha nota la recogerá el director de los Servicios de Represión de la masonería en carta el 11 de julio de 1945, dirigida a Señor Juez Instructor del juzgado nº 1 del Tribunal para la Represión de la Masonería y del Comunismo, por los efectos que esto pudiera tener, de eso habla algo una carta la Gran Logia Regional del Noroeste dirigida al Gran Consejo Federal Simbólico con sede en Sevilla , con fecha del 27 de marzo de 1928, donde informaba que Jaime Viliesid no podría ser Delegado Suplente ante la Gran Asamblea Masónica de la República Argentina, de la que sería Delegado Antonio Villar, pese a la petición de la Agrupación masónica de dicho país y «no podrá dársele posesión, por hallarse sub-judice, al efecto de responder a unos cargos que contra él tiene presentados la Logia Argüelles nº3 a la cual pertenece».[6]

En la casa-clínica de la calle Uría 28 de Oviedo, se recibía el correo postal de la logia, y es muy posible que allí se reuniera en un primer momento la logia durante sus trabajos.

Jaime Benjamín era además un notable del republicanismo que había militado en el partido Radical-Socialista, que fundara otro notable masón como Domingo Sanjuán. Más tarde Viliesid se pasará a Izquierda Republicana, donde militaba por ejemplo José Maldonado,[7] que llegó a presidente de la República Española en el exilio y notable francmasón tanto del Gran Oriente de Francia como de la Gran Logia de Francia.

Como me relataba un bisnieto de Jaime «empezada la guerra se marcharon de la casa dejando todo detrás. Un amigo, no obstante, pese a ser falangista, les avisó que les iban a aprehender al día siguiente, puesto que era un conocido partidario de la República. Desde Oviedo se fueron hacia Portugal, donde, al cruzar la frontera, el encargado de la estación de tren reconoció la señal de auxilio masónica que hacía Grandpa (abuelo Jaime) por lo este les ayudó para que llegaran a Lisboa, donde aún la embajada de la república española en activo les ayudó para llegar a París por mar».[8]

En París se quedó la familia, y Jaime Viliesid se fue hacia Madrid para poder colaborar con el gobierno de la república española, principalmente con responsabilidades diplomáticas, dado que Jaime poseía la facilidad de los idiomas, hablaba siete idiomas.

José Giral desde el Ministerio de Estado en septiembre de 1937 le va encomendar al odontólogo y Hermano masón la representación de España ante la Sociedad de Naciones, como secretario de la Delegación de España en la Asamblea de la reunión ordinaria de la Sociedad de Naciones que se celebraría días después.





Finalmente, Jaime Viliesid pasa al Oriente Eterno, y el Gran Oriente en el exilio hace esta nota que recojo para la Memoria Histórica: «Ha pasado al O.E. Acompañamos su cadáver hasta el horno crematorio que le convirtió en cenizas. Hombre de convicciones muy arraigadas las mantuvo con entereza hasta el último instante.

Tan inteligente como modesto no sintió en su espíritu ninguna perturbación ambiciosa. Educado en la vida profana en principios de alta moralidad completó después de esta educación en nuestros templos.

Prefirió ser soldado a general. Tenía méritos y talento para haber ocupado los cargos de dirección de mayor responsabilidad. No quiso seguir este camino.

Bien a su pesar se destacó en nuestra ORDEN. Sus intervenciones en Logia, su constancia y amor a los trabajos de la institución junto con sus acuerdos y su desinterés le crearon sin el proponérselo un nombre esclarecido y un puesto de relieve en la masonería.

Fundó en el destierro la Logia de españoles de nuestra Obediencia que reside en Londres. En su tierra natal Asturias con el fervor que le daba sus firmes convicciones.

Hombre bondadoso, espléndido siempre respondió a los llamamientos que le hicieron en favor de los sufre en la España franquista.


En nuestros cuadros lógicos habrá un hueco  que no será fácil llenar, el que ocupó durante muchos años nuestro Jaime. Que la le acompañe como le sigue nuestro recuerdo»

Victor Guerra


[1] https://www.tarbutsefarad.com/noticias-jerez/5835-el-tataranieto-del-rabino-sefardi-de-salonica-en-el-siglo-xix-visita-jerez.html
[2] CDMH. Expediente SE-MASONERIA_B, C.384, EXP.32.
[3] https://www.tarbutsefarad.com/articulos-los-albarizones/4252-misioneros-sefardies-en-jerez-de-la-frontera.html
[4] https://es.wikipedia.org/wiki/Joseph_Viliesid_Seby
[5] https://archive.org/stream/6122017Tomo1LasPrimerasCongregaciones/6-12-2017%20Tomo%201%20Las%20primeras%20congregaciones_djvu.txt
[6] Ibidem.
[7] https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3660513.
[8] Referencias aportadas por su nieto Francisco Viliesid, en cartas personales del 2007. Archivo Masónico de Victor Guerra.

18 febrero 2016

ELEUTERIO QUINTANILLA. LA ESCUELA NEUTRA Y LA MASONERÍA

Captura de pantalla 2016-02-17 19.55.42

Siguiendo con idea de ir exponiendo los diferentes actos habidos en torno a la figura de Eleuterio Quintanilla, del cual ya he hecho una reseña de la recepción oficial que recibieron sus familiares en el Ayuntamiento de Gijón, o de la colocación de la placa en la calle Covadonga de Gijón, lugar donde estuvo la Escuela Neutra.

No estuve presente en las conferencias tanto de Ángeles Barrio sobre el Anarcosindicalismo gijonés, de la cual les dejo un enlace al audio de esta. No puedo hacer lo mismo con la conferencia de Jesús Jerónimo Rodríguez, aunque ya le había escuchado una conferencia en el año 2009 de cuyo acto dejé en su día constancia, no sé si esa nueva conferencia de EQ. Biografia de un líder anarquista, aportaría algo más, pero siempre es bueno escuchar a Jesús Jerónimo.

Al acto al que asistí junto con el compañero Macrino Fernández, fue a una conferencia que dimos a dúo en la sede del Ateneo Obrero de Gijón el 3 de febrero.

LA ESCUELA NEUTRA

Macrino Fernández. Profesor del IES Rosario de Acuña, e investigador con un conocimiento profundo de la Escuela Neutra a cuyo proyectó dedicó un trabajo titulado La Escuela Neutra Graduada de Gijón.

El profesor Macrino, trajo a la conferencia sus notas escritas, que leyó en buen tono y concordancia con el auditorio que llenó por completo el aulario del Ateneo, con caras muy conocidas.


En general Macrino no se separó de su tesis ya expuesta sobre la Escuela Neutra, no tanto como un producto masónico, que no lo fue en sus comienzos, ya que fue producto del revulsivo ambiente de colaboración entre el naciente reformismo gijonés, las bases obreras socialistas y anrcosindicalistas, y una incipiente masonería que se va a ir incardinando en el proyecto.

Nada que objetar pues la verdad es que el nacimiento de la idea y desarrollo del proyecto así fue, aunque a partir de unos años las organizaciones obreras van declinando su colaboración a la Escuela Neutra, en la cual termina desembarcando con todo su poderío la masonería gijonesa, por mor de las circunstancias a la vez que la Escuela Neutra, la Escuela Sin Dios que llamaban los conservadores y la cetrina derecha asturiana va mudando de Escuela Neutra a la Escuela de Eleuterio Quintanilla, a pesar de que el sufragio, lo locales y el apoyo administrativo y financiero ya fue hasta su conclusión un trabajo que auspició la masonería. En esta tesis más o menos se mantuvo el profesor Macrino Fernández

Y aquí tienen el video que se grabó de dicha intervención.

ELEUTERIO QUINTANILLA COMO MASON

La segunda parte de esa conferencia, me tocó a mí desarrollarla, y lo hice a cuatro fechas que tenemos con relación al periplo masónico del anarcosindicalista y profesor de la Escuela Neutra.

Eleuterio Quintanilla, no se vincula a la masonería ni al proyecto de la Escuela Neutra desde sus inicios, sino que tardará unos años, y por tanto los inicios de la Escuela va a estar en manos de otros referentes como Aurelio Guerra, muy silenciado en cuanto al desarrollo de este proyecto.


Eleuterio Quintanilla lo tenemos iniciándose en Julio de 1917 en la logia Jovellanos nº 337, con el nombre simbólico de Floreal, luego esta logia se renumeraría como la Jovellanos nº1 dependiente de la Gran Logia Regional del Noroeste (GLRN) bajos los auspicios del Gran Oriente Español (GOE).

La segunda fecha que tenemos de Eleuterio Quintanilla en el seno de la masonería se produce por una información de 1933 en el cual se informa que se le da de baja Por falta de Pago y Asistencia. En todo ese tiempo, hasta 1928 que hay registros en los que aparece como miembro Eleuterio Quintanila, hay una casilla que no se mueve, y es la de su grado, o sea que salvo que aparezca otra información Eleuterio Quintanilla no pasó de ser, en 14 años de Aprendiz Masón (1º). Luego comentaré este tema.

Otra noticia relacionada con la actividad masónica y anarco sindicalista es cuando en el seno de la confederal de la FAI, (1937)el grupo específico ORTO, al que pertenecía E. Quintanilla, Acracio Bartolomé y Gonzalez Mallada entre otros, tratan el tema de conciliación entre Masonería y anarcosindicalismo, y donde el maestro Quintanilla contesta que él ha sido masón, y que muchos grandes hombres del anarquismo han sido masones -y se extiende en explicar lo que representa el orden internacional y la masonería-. Finalmente «se acuerda que no procede por el momento declarar la incompatibilidad de la FAI con las Masonería»

 
Y la cuarta fecha de relación masónica es cuando en 1945 le encontramos vinculado a la logia Ambrosio Ristori de Burdeos, vinculada a la Gran Logia de Francia, aunque en su documento nada dice de su grado o cualidad.

Hasta aquí todo los que tenemos relacionado con la masonería de forma directa, más a allá de su figura central en la cuestión de la Escuela Neutra, que lo fue.

PERIPLO MASONICO 

Pongámonos como nos pongamos, por mucho cariño que le profesemos al viejo anarquista gijonés, faista de pro y autodidacta insigne, cuyas coordenadas vivenciales, con el cual tengo muchas concomitancias comunes, a partir de los datos y de esa experiencia común, entiendo que todo el periplo masónico de Eleuterio Quintanilla quedó en algún momento estancado, arrinconado a modo de una propuesta existencial de primera magnitud, pero que no para vivirla en el seno orgánico de una estructura como la que representaba la GLRN, cada vez más inclinada hacia el reformismo melquiadista. 

Dentro de la experiencia vital masónica, uno sabe que cuando alguien durante años no pasa del 1º Grado, es que algo está pasando, y si está dentro de la organización y no avanza en grado, al menos hasta Maestro Masón, es que algo sucede, y eso fue lo que creo que sucedió a Eleuterio Quintanilla, que el centro de su trabajo fue la Escuela Neutra, y no la masonería como tal, más allá de sentirse masón, que a buen seguro que lo era de los pies a la cabeza dentro de esa concepción masónica -anarquista que buscar al hombre dentro de una concepción positivista y su proyección como tal que tanto atrajo a los libertarios a la masonería.

Digamos que Eleuterio llega a la masonería con un proyecto en marcha como es la Escuela Neutra en la cual va acomodándose de tal manera que llega a ser su alma mater, pero esa misma vinculación le despega de la estructura masónica por la entrega al proyecto educativo, aunque en parte esa misma vinculación que aunque no es plena, ya que apenas sí asiste a los trabajos masónicos, pues le vincula sin mucho problema con la Escuela Neutra, pues no en vano era un «hermano» que por su entrega, le estaba sacando las castañas del fuego a la Logia Jovellanos, pues el proyecto era llevado en todo momento por Eleuterio Quintanilla, al cien por cien.


El viejo anarquista supo hacerse un hueco dentro de la Escuela Neutra, hasta ser insustituible, pues trabajar por 200 pesetas al mes como director, dando clases nocturnas, y con una dedicación plena, resultaba para él bueno pues tenía el trabajo que quería, y para la masonería asturiana no tener una preocupación diría era toda una garantía. Por tanto, se respetaban los espacios de cada uno, aunque estos no fueran del todo canónicos.

Supongo que cuando ya no le era posible a Eleuterio Quintanilla asistir a las tenidas y pagar sus capitaciones, su logia y la GLRN tampoco pudieron hacerse cargo de ellas, pues en esos momentos se le expulsa como a otros muchos Hermanos, es de este modo como Eleuterio Quintanilla, se le da de baja en la masonería gijonesa, por falta de asistencia y pago de capitaciones, y ya no volverá a estar vinculado a la masonería al menos hasta 1945. 

Sin embargo, sí que estuvo vinculado incluso cuando tomó camino del Exilio, pue la Escuela Neutra no fue disuelta como tal, y Eleuterio Quintanilla pasó la frontera con una colonia de chavales.

Tras ese periplo volvemos a encontrar a Eleuterio vinculado con la masonería a través de la Gran Logia de Francia, de la cual dependía una logia de exiliados como la Ambrosio Ristori, ¿Qué hacía en esa logia, o cómo llega a incorporarse a ella y sus trabajos? Eso a día de hoy todavía sigue siendo una incógnita.

Les dejó con los videos que se grabaron sobre dichas conferencias.

Victor Guerra

12 febrero 2016

MEMORIAL INSTITUCIONAL A ELEUTERIO QUINTANILLA

Foto Recpeción

Los actos del 50 aniversario de su muerte han traído consigo, amén de lo que ha comentado, otros dos actos institucionales, en pro recuperar la memoria de este singular ciudadano gijonés nacido en los finales del siglo XIX.

Uno de ellos estos actos ha sido la recepción que dio la Corporación gijonesa, o una parte, pues no sé muy bien porque en la representación tan solo estaba o eso creo una parte de esta, la que corresponde o yo identifico como Podemos  y Foro, que tuvo lugar el día 29 de Enero del 2016, y que ha tenido cierta repercusión en la prensa regional como pueden ver en este enlace.

Por mi parte llegué tarde, o el acto se adelantó unos minutos, por lo cual me perdí las postrimerías de la recepción, en la que ya de mano digamos que no había mucha presencia, pues un Viernes a las torera hora de las 12,00 horas pues no es muy buena hora para que a estas cuestiones asista el personal, aunque a decir verdad tampoco el institucional era nutrido, pues eché de menos en la fila institucional la figura de la Sra. Alcaldesa,Carmen Morillón, como seria de menester para un acto de esta naturaleza, pues la Sra. Alcaldesa  nos representa a todos,más allá de estuviera representada la izquierda política.

Pero ya sabemos cómo va el tema de las filias y las fobias en este país, cuando puede situarme en la fila de visitantes a la recepción, no solo atisbé algunos de los integrantes de la familia Quintanilla, los directos y los indirectos, sino que me dejé llevar por el suave decir del discurso preparado para la ocasión por Helios Privat, en representación de la familia.

Discurso cargado de emoción y guiños, con menciones a la libertad de conciencia, como directriz de conducta que el abuelo Eleuterio Quintanilla, le ofrecía al huérfano de padre, Helios Privat, que rememoraba una cuestión que debería estar presente en el quehacer de la ciudadanía, «honrar el trabajo y la trayectoria de los hombres, como Eleuterio Quintanilla, «supieron cumplir con su deber y dar un sentido a su existencia»

En el regio salón gijonés lleno de retratos de próceres de rango abolengo gijonés sonaban extrañas las palabras muy hiramistas que encarnaron el deseo de Eleuterio Quintanilla «la emancipación de todos los hombres y mujeres para lograr una enseñanza libre, para unir lo que estaba diseminado» en un proyecto común «para caminar en pro de una humanidad mejor», aunque el ritual masónico nos habla de una «sociedad esclarecida»

En el homenaje familiar se obviaban las referencias masónicas indirectas, pero su nieto, estaba dejando sonar en el regio auditorio los sones más masónicos, no con fechas o citas respetando el silencio del viejo abuelo en los temas masónicos, pero esa membresía se hizo patente para oídos atentos al traer al hilo párrafos que debió leer tantas veces el Hermano Floreal (ese era el nombre simbólico del masón Eleuterio Quintanilla).

Bueno era que sonaran altas y claras estas palabras, e incluso las citas de una membresía como la masónica que dos veces dio el «do pecho» presentándose en las consistoriales los primeros para comunicar de forma institucional la derogación de un poder conservador que debía dejar paso a la república, en Gijón lo hicieron por veces los masones gijoneses, siendo los primeros en alzar las banderas de las dos Repúblicas la de 1871 y la de 1931, y eso también debe de decirse y escucharse.

Pero aun así, el maduro Helios que mamó las primeras lecciones un agotado anarcosindicalista y masón abuelo, trajo al cierre de esos trabajos otras máximas que me devolvieron al recuerdo de las viejas columnas de mi logia adoptiva: La Zelé de Bayona, donde escuche también algo que Privat comentó sobre la soledad y el silencio, el silencio que se pide en los trabajos masónicos, y que en el caso del exilio español- el masónico- entre las columnas «J» y «B» eso iba acompañado de soledad y amargura por un fracaso común y una tierra lejana aunque sus predios estuvieran a alcance de sus dedos.

Helios Privat, y su familia nos dejó un encargó y es que «España no puede renunciar a la memoria histórica, no puede callarse, quizá – nos dijo no puede callarse, quizás la nostalgia no es sana, pero el olvido es criminal»

Un encargo que venía de la mano de una dura enseñanza que también comentó «durante años, refugiados o hijos de refugiados tuvimos vergüenza frente a los que vivíamos como una humillación. Parta el abuelo, como par otros muchos- ser digno era callarse. Nuestros padres callaron, nosotros también, aunque ello no es olvido…»

Culminó su alocución- Helios- con la lectura de un duro poema a cerca del destierro, y de la soledad que me retrotrajeron a otro  poema-canción de Victor Manuel, que recuerda esa soledad:

Sé que la noche es larga,
y debo andarla sin una mano amiga;
porque así lo he querido;
porque aún no he aprendido
a manejar recuerdos a mi antojo.
Y porque soy consciente
de que solo soy eso:
un hombre solo.

La recepción daba a su fin, y vinieron las fotos de unos a otros, saludo al amigo Helios y algunos familiares, pues me siento extraño y extrañado, ante la presencia de los Quintanilla, y el dolor que media en otros lares por ese largo y cabal destierro que acabó con la vida del abuelo Floreal

placa07

Además tenía otras urgencias como era irme de viaje Madrid a unos trabajos los cuales «empiezan al mediodía en punto y cierran a la media noche en punto», y donde también tuvimos un minuto para recordar al viejo Hermano Floreal en su Oriente Eterno en medio de una Cadena de Unión fraternal.

Eché de menos no estar en la colocación de la placa en memoria del Eleuterio Quintanilla, que he visto estos días, expresada en asturiano, lo cual me ha resultado chocante, como extraña es su colocación a modo de placa de dentista a un lado del portal, cuando la entrada de la Escuela Neutra, si mal no recuerdo tenía su entrada por un lateral que daba a la calle Concepción Arenal.

Echo de menos en esta placa la simbología de la adscripción anarcosindicalista de Eleuterio Qunitanilla, la CNT, así como los símbolos masónicos, pues la Escuela Neutra, tuvo como patrocinador en todo momento (1911-1937) a la masonería asturiana encarnada en la figura de la Logia Jovellanos y de la Gran Logia Regional del Noroeste.

Y en las fotos que luego vi, sobre la colocación de la placa, eché de menos las representaciones ciudadanas y políticas de la ciudad, por las que tanto abrogó Eleuterio Quintanilla, y por supuesto eché de menos las bandas de mi propia institución, la masonería, tan ocupados estaban unos como invisibilidades otros, tal vez ignorantes del gran acontecimiento que se estaba produciendo en Gijón donde la masonería debiera haber tomado como suyo el homenaje al viejo Hermano y director del proyecto que fue buque insignia de la acción formadora de la masonería asturiana, a cuyo recuerdo y compromiso parece que se le da la espalda, más empeñados en estar presentes en homenajes ajenos.

Tal vez el viejo anarquista como representante de  una masonería pequeño burguesa debiera haber tenido en su recuerdo una imagen de este tipo, hubiera sido un buen cierre conmemorativo para el viejo compañero de bancada,

IMG_0061

Quede al menos en el recuerdo lo acontecido, y perdonen que revindique la membresía masónica, pero esta no la he visto reflejada en casi ningún sitio, y este es el momento de hacerlo. Gracias,
Aunque alguna bandera rojinegra no hubiera estado nada mal, a buen seguro que si el amigo Garay hubiera estado entre nosotros hubiera entornado esa bandera como buen representante también del anarquismo gijonés, aunque ello hubiera molestado a la bien pensante progresia local gijonesa.

imgres

En fin, son las cosas de la España actual, bien porque unos ya no recuerdan y porque otros están ocupados, los actos han quedan reducidos a importantes  testimonios de esforzadas voluntades  avencidadas en torno al Aula Popular de J. Luis Rúa  y el Ateneo Obrero,  quedando la ciudadanía y sus conformaciones sociopolíticas entredicho por la falta de apoyo y coherencia fraternal…


He dicho Victor Guerra

20 enero 2016

ELEUTERIO QUINTANILLA. IN MEMORIAN


La figura de Eleuterio Quintanilla, ha sido todo un referente para mí, pues digamos que dicho personaje lo he ido encontrando en diversas fases de mi vida, en la militancia sindicalista como miembro de CNT, en la anarquista como miembro de la FAI, años 70-80 y luego como un activo autodidacta masón en el seno de la masonería gijonesa, (2000) y finalmente o transitoriamente se vuelve a cruzar en mi vida, aunque ya lo había hecho anteriormente cuando conocí hace unos años  en la Logia La Zele, de Bayona a su nieto Floreal Rodriguez.

En estos dias he vuelto a reencontrame gracias a Chema Castiello del Grupo Eleuterio Quintanilla, con este anarcosindicalista libertario y masón: Eleuterio Quintanilla,  y eso me ha hecho volver a escarbar en los papeles intentando encontrar su huella que en ocasiones, y dependiendo de sus actividades, como las masónicas digamos que Eleuterio Quintanilla se vuelve un tanto esquivo, tal vez fue un hombre a contracorriente, pues ya en las tesis sindicalistas perdió la batalla, que años más tarde estarían de moda en el anarcosindicalismo, masónicamente cuando todos pujan por sus grados, el se queda como simple Aprendiz Masón , y solo hay una pasión que es una constante y esa es la enseñanza y los niños, con lo cual se vincula casi toda su vida.

Pues bien a este personaje, después de 50 años de su pase al Oriente Eterno, el grupo Eleuterio Quintanilla, de la mano de Chema Castiello retoma al personaje central que da nombre a su grupo, y articulan una serie de actos, como bien reflejan los tarjetones de invitación para los actos   in memorian de este gran personaje que fue Eleuterio Quintanilla.

A dicho actos quedan ustedes invitados

Victor Guerra

06 julio 2010

FERNANDO VELA y LA MASONERIA


IMG
 Hace unos días se hablaba en la prensa regional de Fernando Vela , con motivo de la presentación de sus “Ensayos”  una recopilación que ha publicado la Fundación  Banco Santander en su colección  Obra Fundamental , donde además de recoger algunos de sus textos, pues hay una bibliografía  de Eduardo Creus Visiers  y que se recogía en la LNE el 23/Junio/2010,

Tres días más tarde escribía sobre su vida como “Aduanero de las IdeasJavier Neira  en el mismo periódico , y me ha extrañado entre tanto sesudo intelectual  de tan profunda investigación, no se haya ido más allá de lo ya conocido y haya profundizado por ejemplo en la esfera masónica de Fernando Vela , como además siempre da la casualidad de que es una membrecía o inclinación que se le suele olvidar al personal, propio y ajeno, como hemos visto, pues traigo hasta este pizarrón unos apuntes de carbayón metido a Playu como fue Fernando Vela , y lo hago por Eduardo Creus, ignorante o no de la membresía masónica de Vela, la ha dejado fuera y creo que es interesante como referencia, que además puede explicar algunas cuestiones.

Uno de los grandes publicistas francmasones, que irá desgranando toda una visión singular y, sobre la cual sería interesante realizar un estudio crítico para comprobar cuanto hay de realidad en su obra de esa esencia masónica, es Fernando García Vela,[1] aunque es nacido en Oviedo (27octubre de 1.888), su vinculación con la vida cultural de la ciudad y sus trabajo en el diario El Noroeste y, la logia Jovellanos le van convertir en todo un “playu[2]

Su recuerdo se nos va desdibujando, tal vez como él quería, pero le debemos un homenaje que se le ha hurtado y, que merece este homenaje por intelectual y por hombre de bien y hombre leal. En él se dan dos ambiciones supremas: el periodista y el periodismo. Las dos en una y, en sí mismo y para los demás, aquí radica la significación del ser periodista y la ambición que quiere satisfacer el periodismo fundamentalmente, faceta a la cual se dedicaba con total ansia de conocimiento y aplicación, sabiendo los sinsabores que ya recogía en su libro “El grano de pimienta”:

“Las condiciones de la vida literaria española obligan al escritor a gastar buena parte de sus esfuerzos en artículos de periódicos.... El escritor no puede encerrarse en su poesía, en su novela o su filosofía; tiene que estar al tanto, al tanto de todo y hablar de ello”.

Fernando Vela, al que tenemos batiéndose como articulista en el extinguido periódico: El Noroeste y, como redactor de la Revista Región (Revista de Asturias)[3]. Desde sus inicios  como masón  en cuyo seno de la Orden  entra un  11 octubre de 1912 como aprendiz masón adoptando  el simbólico “Platón” en la logia Jovellanos, desarrolla no solo importantes “planchas”, sino que andando el tiempo va a  desempeña el cargo indispensable para la buena armonía del taller de Orador.

Pero antes deberá ir saltar desde la columna del Norte  a la del Mediodía como Compañero  cosa que logra el 4 de abril de 1913  en la logia Jovellanos, En dicha logia compartía ilusiones y ansiedades culturales y filosóficas con el anarquista Eleuterio Quintanilla; Teodomiro Menéndez, diputado socialista y con el carreñense Bango León.

Su periplo masónico prosigue  y es elevado a la Maestría en la misma logia   el 19 de diciembre  de 1913, siendo como antes comentaba Orador en  curso de 1914-1915 y 1916.

Se inicia en los Altos Grados del Rito Escocés Antiguo y Aceptado el 30 de octubre de 1916 y aparece  anotado con el numero 19 de la logia con el grado 4º.  se exalta  al 9º grado  de Maestro Elegido de los Nueve (9º) del REAA como miembro en los cuadros lógicos de la Gran Logia Regional del Noroeste el 31 de Mayo de 1917 y así irá apareciendo en los años sucesivos  1921. 1923 –1924- 1925 y 1926 en lso distintos cuadros lógicos que emite la logia.
Luego desaparece de la logia sin que se sepa muy bien la causa.
Pero además entre las funciones profesionales como empleado de aduanas, García Vela ejerce como un activo secretario del Ateneo Obrero de Gijón que consigue de Magnus Blisktad una contribución de 50.000 pts que permitió llevar a cabo el traslado a su nueva sede en la calle Escurrida, en dicha asociación vamos a encontrará a varios hermanos de logia como fieles asociados.
Será pues con la organización de unos de estos actos del Ateneo cuando conozca a Ortega y Gasset. En un posterior reencuentro en Madrid, ambos “se reconocen” y serán ya inseparables, hasta tal punto que Ortega en 192o le reclamará para que ocupe una plaza como redactor del Diario Sol, pasando a prestar a su vez sus servicios en la Dirección General de Aduanas.

En Madrid asiste a los cursos universitarios de Ortega y, a la tertulia diaria que éste tenía en el Café de la Granja de Henar, su relación va en aumento hasta tal punto que 1923 se materializa un querido proyecto de Ortega y reclamará a Vela que pase a ser precisamente su principal apoyo y, mano derecha, ejerciendo hasta 1936 como secretario en la revista: Cuadernos de Occidente. Revista que pretendía poner a los españoles en contacto con Europa y con la intelectualidad más moderna del mundo.

Vela sigue con sus colaboraciones como redactor en el diario El Sol que abandona en 1930 cuando éste cambia de orientación ideológica. Pasa por los periódicos Crisol, y Luz, retornando a el Sol, cuando éste cambia de orientación, como director, aunque por poco tiempo. Dirige el Diario Madrid entre 1934-1935, que es el exangüe período de vida del diario. Con el gobierno republicano se le desposee de su cargo de funcionario (1937) y una año más tarde lo hace el general Franco. Fue alertado por Marañón y se refugió en el consulado de Haití en Madrid, para después dirigirse a Francia y finalmente medio oculto se estableció en San Sebastián donde conoce a Gregorio Corrochano con quien funda en 1938 el Diario España, pasa a exiliarse a Tánger residiendo en dicha ciudad hasta 1943, donde colabora con el realizado la crónica internacional con lo seudónimos de Luís Longoria.

Este periplo le llevó primero a encontrarse con el gobierno republicano y ser repudiado por estos y luego por el bando franquista, cuestión muy habitual de todo aquel que militaba o militó en las filas reformistas, y así les sucedió a diversos masones militantes del reformismo.

El duro exilio, es algo que le puede y tras la muerte de su amigo y mentor Ortega y Gasset regresa a España; con esa muerte se cierra un ciclo que él exponía así: “...mi vida- quiero decir, la parte de actividad intelectual, literaria que puede haber en ella; en suma, mi vida- está comprendida entre las muertes de Leopoldo Alas y Ortega y Gasset – que muere en 1955-. Se abre con una y se cierra - virtualmente se cierra- con la otra”

En 1963 reaparece de nuevo la Revista de Occidente y existe un intento de recuperar a Fernando Vela para la secretaría, cuestión que no acepta, sin que ello signifique que se desvincule del proyecto en el cual seguirá durante años colaborando, aunque esta vez dentro del Consejo Asesor y, publicando algunas notas, artículos y, recensiones filosóficas, pues como antes comentaba él mismo, su ciclo intelectual había concluido.

Como decía Avello, en el homenaje que la Sociedad Asturiana de Filosofía le dedicó en 1977 a Vela:
“Tuvo que pasar algo para que Vela no haya llegado a ser bien conocido, algo que es suyo y no solo imputable a la modestia o la timidez. Algo que no fue suyo. Un quiebro, vibración, descuido...” [4]
¿Tal vez el haber sido masón influyó para ese olvido histórico? Es más que posible si nos atenemos a que a día de hoy los masones asturianos y españoles siguen si tener un reconocimiento oficial, como lo han tenido otros colectivos que sufrieron las consecuencias de la Guerra Civil.

La vinculación de Vela con Asturias se acentúa y volverá de forma intermitente a Llanes, donde finalmente recalará donde una tarde de 6 de septiembre 1966 jugando una partida de ajedrez en l Café Pinín partirá hacia la Logia Eterna.[5]


[1] AHN Expediente 42. Legajo 412. También se puede leer el libro de Teófilo Rodríguez Neira “Fernando Vela y Asturias. Biblioteca Académica Asturiana (Caja de Ahorros de Asturias) 1985.
[2] A los naturales de Gijón, también se les denomina “playos” como a los ovetenses “carbayones”.
[3] Se sacaron muy pocos números, y era editada en los talleres del periódico El Noroeste. Este periódico tenía dos cabezas redactoras: una en Oviedo y otra en Gijón que dirigía Fernando García Vela.
[4] Avello F; Manuel: Recuerdo de Fernando Vela BIDEA. Año XXXI, Septiembre –diciembre nº 92, y existen además trabajos en el nº 99: 101 y 105-106.
[5] Más trabajos biográfico y de acercamiento a su personalidad se pueden encontrar en La Nueva España del 6/03/1983 y del 9 /05/2000 firmado por Ramón Baragaño el primero y por Bastián Faro el segundo. Y Fernando Vela en el recuerdo del 23 /09/1999: La Nueva España firmado por Víctor Guerra.

Víctor Guerra. Maestro Masón
Miembro del Centro de Estudios de la Historia de la Masonería Española (CEHME), y del Institut d´etudes et de Recherche Maconnique (IDERM) del Gran Oriente de Francia,  y Presidente del Círculo de Estudios del Rito Francés Roettiers de Montaleau.

09 abril 2010

El Semanario “ La Verdad” y su pieza capital: Juan Fernández Llana

image
Sobre mediados del año 1889 aparecen ya en la cabecera los nombres de dos de sus responsables: José María Villanueva y Fernández Llana, este último  como Redactor Jefe.

Juan Fernández Llana[1], de simbólico “Fernández de Córdoba”, es como decía “El Españolito” uno de esos casos que tanto llama la atención, puesto que su importancia dentro del republicanismo es primordial, y sin embargo cuando su nombre apenas si se encuentra nada más que unas breves líneas en algunos textos. Su biografía se aborda desde el seguimiento en prensa que nos aporta la peripecia vital de muchos de los personajes astures que pululan por nuestra historia regional

Por esa búsqueda en diarios y semanarios, sabemos que este activo abogado nació en Oviedo en 1865, que fue Decano del Colegio de Abogados en dos elecciones, que ejercía de periodista liberal y republicano, y que actuó como director en 1902 del Eco de la Exposición, Es autor así mismo de una Monografía sobre el Concejo de Corvera publicada en la Revista Asturias de Bellmunt y Canella.

Pero su periplo más vital lo vamos a encontrar en el semanario La Verdad donde hallamos a este inquieto francmasón realizando las funciones de redactor jefe, y además ocupándose de relatar desde, un banquete masónico o informando de los trabajos realizados durante el año por su logia, o versificar un largo poemario a la memoria del ilustre general Villacampa, en la tenida fúnebre que la logia celebró el 23 de marzo de 1889.

Es un ejemplar secretario y uno de los mas activos militantes del partido zorrillista de Oviedo, y por tanto es fácil hallarle en varios actos y mítines políticos. Participó, así nos lo relata Constantino Suárez:
“En el movimiento revolucionario que derribó el trono de Isabel II (1868) y más tarde cooperó con la implantación de la 1ª República (1873). Desde entonces parte de su renombre de orador y publicista, iniciado esto último con la fundación del periódico ovetense El Eco de Asturias, sin perjuicio de mostrarse un excelente combatiente a favor de los ideales republicanos”.

De esta elocuente forma se expresaba Fernández Llana en un mitin en la Cuenca del Nalón, donde participaba junto a Melquíades Álvarez:

“Sed libres felguerinos que para eso sois republicanos. Si encontráis por medio un cacique, inutilizarlo, que si los medios pacíficos no bastan para la conquista del derecho, ya lo sabéis; con trincheras y barricadas se conquista la República.”[2].

Este apoyo que entregó primero a Nicolás Salmerón y luego a Melquíades Álvarez en su proyecto reformista no se vio recompensado como deja traslucir la crónica de El Españolito:
Prestó entusiástico apoyo al movimiento republicano promovido por Melquíades Álvarez, contribuyendo no poco al encumbramiento de éste. Parece que disconforme con las rectificaciones en la orientación de este movimiento y dolido de las ingratitudes cosechadas como premio al esfuerzo, se mantuvo alejado de la política en los postreros años”.

Fernández Llana va a recibir como militante librepensador fuertes presiones por parte del Obispo Martínez Vigil, que el abogado ovetense se pasa poco menos que por el “arco del triunfo” puesto que por su posición y su situación en la Orden, como activo francmasón que asiste en varias ocasiones a las Grandes Asambleas de la Obediencia, celebradas en 1889 y 1890, y en las que aparece como un gran defensor de las posturas anticlericales, poco daño le podía hacer el obispo.

Hay que tener en cuenta que en sus manos tenía un arma arromadiza como el semanario masónico y republicano, que hacía un fiero seguimiento a la curia asturiana, tanto del obispo Martínez Vigil, como a otros eclesiásticos, a través de la sección titulada Verdades, en las que realizaban toda una labor de seguimiento al clero asturiano en sus “andanzas y mandangas”, poniendo en solfa las debilidades y usuras de los ministros de la iglesia católica, amén de realizar un férreo marcaje al Obispo Martínez Vigil, al que no dudan de poner de chupa dómine, dado que este tenía montada toda una liga antimasónica que puso en más de una ocasión, en peligro a la propia logia Juan G. Río, debido a las múltiples presiones habidas.

Como ejemplo veamos un suelto titulado “Verdades” publicado en el nº 114 se hace esta advertencia:
“A Ciprianín el de Nava, curiosín jesuita, sigue tu camino y deja tranquilos a los masones, sino quieres que te den un disgusto ¿Qué te importa si oyen o no misa, si confiesan o comulgan o no lo hacen.... [...] Ya sabes que te conocemos, bien, pillín que estamos enterados de lo bien que finges, que te queremos mucho y por eso te aconsejamos”[3]

La aparición de este semanario en los ámbitos de la investigación masónica y política es trascendental, puesto que aporta una visión distinta sobre el mundo político y religioso ovetense, ya que son muchas las referencias a personas y organizaciones que citan en sus artículos y van desde la propia iglesia asturiana y a sus párrocos, y al quehacer de los jesuitas, a los cuales les dedica su buena ración de crudos artículos y críticas referencias.

Como cara pública de todo ese proyecto editorial tenemos a Juan F. Llana, que en 1908 se le nombra Ilustre Proyector del III Centenario de la Universidad de Oviedo y deja como obra escrita Memoria de los trabajos académicos de 1880 a 1881 de la Universidad de Oviedo, 1881; y Los Pastos de la dehesa de Valgrande. Pleito entre Lena y Mieres, 1907.

Fernández Llana va entrar en masonería vistiendo como es preceptivo el mandil de Aprendiz Masón, se inicia en la logia Nueva Luz, de Oviedo y adopta el simbólico de Fernández Córdoba.

En dicha logia está muy poco tiempo, pues pronto pasa a ocupar su puesto en los bancos de la logia Juan González Río, donde se le halla entre los años 1888 y 1890[4], que son las fechas de los cuadros lógicos que quedan como legado documental de dicho taller, y donde está inscrito con el cargo de Orador, y con el grado Maestro Elegido de los Nueve ( 9º) del Rito Escocés Antiguo y Aceptado. (REAA).

En esos mismos tiempos en la logia Juan González Río, cohabita con buen parte de los hombres que conforman el grupo zorrillista dentro d el masonería. La membresía del taller es y la conforman hombres como Cristóbal de la Torre, José María Estrada, José Villanueva Manuel Álvarez Pintado, Benigno Bances, Alejandro Nespral. Braulio Vigón, el zapatero socialista Juan Neponucemo, Silverio Álvarez de la Escosura, Manuel del Truébano y así hasta completar un listado de 87 miembros. Nombres algunos de ellos, que luego vamos a encontrar en el seno de la administración local y en los Comités Republicanos.

Fernández Llana, fallece en diciembre de 1914.

Pero antes de cerrar el  capitulo enterrando a Fernández LLana , creo que merece la pena posar la mirada en este curioso e importante personaje del cual casi andei ah escrito nada.

Juan Fernández de la Llana, es un acreditado abogado ejerciente en Oviedo “ con fama de republicano radical, y como tal le encontramos en las filas zorrilistas”.
¿Pero quién es este olvidado personaje? Su figura cobra sentido porque va a ser, nada más y nada menos, que el punto de unión y de fusión de varios proyectos socio- políticos.
Es una figura con la cual uno se tropieza muy a menudo, pero del que apenas se sabe nada tal y como dice el Españolito:

“ Hombre de extensa cultura jurídica y general, de pluma ilustrada y amena, de conducta social sin tacha. No obstante haber reunido condiciones suficientes para que la posteridad no le tuviese olvidado, se reconocerá por la lejanía del eco que produce su recuerdo que no parece se trata de un contemporáneo. Es poco lo que se ha escrito de él o, por lo menos, tan escasa las noticias adquiridas por nosotros a `pesar de la larga y minuciosa rebusca desarrollada, que no podemos dar como quisiéramos una información detallada de su vida”.
La primera noticia que yo personalmente tengo de Fernández de la Llana, me viene de mis trabajos de investigación sobre la masonería asturiana, en los cuales dicho personaje no tenía en principio una posición muy destacable, pues era un miembro más de la prestigiosa logia ovetense Nueva Luz.

Su figura empieza sernos primordial, como muñidor republicano, sin embargo cuando se rebusca su nombre en las escasas bases bibliográficas ovetenses, apenas si se encuentra nada más que unas breves líneas. Su biografía y andanzas, hay que abordarlas desde el seguimiento en prensa, que es el testigo mudo de nuestra memoria histórica, y es la que nos aporta la peripecia vital de muchos de los personajes que hasta estas páginas traemos.

Por esa búsqueda entre los amarillentos diarios y semanarios políticos asturianos, sabemos que este activo abogado nació en Oviedo en 1865, fue Decano del Colegio de Abogados en dos elecciones, y que ejercía de periodista liberal y republicano, actuando como director en 1902 del Eco de la Exposición, “desde el cual luchaba por el progreso regional”. Es autor así mismo de una Monografía sobre el Concejo de Corvera publicada en la Revista Asturias de Bellmunt y Canella.

En 1908 se le nombra Ilustre Protector del III Centenario de la Universidad de Oviedo, y deja como obra escrita: Memoria de los trabajos académicos de 1880 a 1881 de la Universidad de Oviedo, 1881; y Los Pastos de la dehesa de Valgrande. Pleito entre Lena y Mieres, 1907.

Florencio Friera, nos comenta que este abogado tenía buena posición económica l
o que le permitió llevar adelante varios proyectos, y articular diversas ayudas a figuras republicanas del momento, (Melquíades, Indalecio Prieto). Es posición de bienestar venía reforzadazo solo por su patrimonio sino también por su matrimonio con Teresa Pulido y Quevedo[1], “ligada a la familia avilesina Pulido, ligada al barco que hacía la carrera de las Américas, y de lejano parentesco con la novia conocida de Pérez de Ayala en Oviedo, Paz Pulido”.[2]

Tal vez esa vinculación indirecta con Avilés, es la que le lleva a participar en una tradicional sociedad literaria y gastronómica denominada "El Bollo", dirigida durante sus primeros años por el mismo y el periodistas de entonces: Florentino Mesa Arroyo.

Finalmente fallece en diciembre el 5 de noviembre de 1914. Parece que sus últimos años por diferencias con aquellos que ayudó aupar en la cúspide política y “dolido por las ingratitudes cosechadas como premio, se mantuvo alejado de la política en sus postreros años”.[3]

La figura de Juan Fernández de la Llana, la podemos ver reflejada y también confundida con otros perfiles como el Álvaro de Albornoz, Alejandro Lerroux y Melquíades Álvarez, -los tres reconocidos documentalmente como francmasones-, en la del personaje de D. Epaminondas en la novela de Ramón Pérez de Ayala de El Último Vástago. Novela de cinco capítulos seguidos de un epílogo, parte de la trama se corresponde a un domingo en la Asturias central, donde se celebra un mitin de propaganda electoral republicana.[4]


Texto @ Victor GUERRA. 


[1] GUERRA. Víctor: El Masón Juan F. Llana al Socaire de las visitas a Asturias de Nicolás de Salmerón. Comunicación presentada en el Congreso sobre: NICOLAS SALMERON y ALONSO (1873-1908) A propósito del centenario de la Unión Republicana)Almería 2 al 4 de abril del 2003
[2] PALACIOS, Francisco.: Caciquismo, lucha localista y revolución en el Langreo contemporáneo. Gijón, 1992.
[3] LA VERDAD. Oviedo Nº 114.
[4] Hay que tener en cuenta que los listados o “cuadros lógicos de las logias que poseemos de dicha época no son correlativos, hay grandes saltos temporales, por lo cual es difícil documentar el tiempo de estadía en las diferentes logias.
[1] Aquí debemos divergir de Constantino Suárez, que nos indica en su referencia hagiográfica que estaba casado con Maximina Pulido y García, y esta observación la pudimos sacar de la esquela que se publicó el día 6 del 12 de 1914 en El Carbayón. La aclaración a este pequeño entuerto viene de la mano de la genealogía de Fdez. de la Llana, recogido de la biblioteca del Padre Patac en el cual nos indica que primero estuvo casado con Maximina Pulido Quevedo con la cual tiene tres hijos: Maximina, Antonio y Juan, su mujer muere en 1898 y se casa en segundas nupcias con la hermana de su mujer: Teresa Pulido Quevedo, con la cual tuvo otros 3 hijos más: Teresa, Crisanta y Antonia. (Biblioteca Padre Patac Bª-FF 192-22.
[2] Florencio Friera. Ibidem pag. 456.
[3] Constantino Suárez:.: Escritores y Artistas asturianos. Oviedo 1955.
[4] Florencio Friera Suárez. obra citada .pag. 347 sgtes.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...