Mostrando entradas con la etiqueta masonería. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta masonería. Mostrar todas las entradas

14 marzo 2019

Fotógrafos en la masonería asturiana: Gijón (2ª Entrega)


Foto Archivo de Salamanca. Masones españoles en Covadonga

Las Artes liberales en la masonería asturiana: Pintores, litógrafos y fotógrafos 

Siguiendo con la línea ya emprendida hace tiempo de ir entregando retazos de la historia masónica asturiana, esa que se entrega en otras latitudes y por otros autores bajo los sellos de los prejuicios, las envidias y las invisibilizaciones, pues dentro de esa historia de la masonería gijonesa, escrita hace tiempo pero que reposa tranquilamente en espera de un cuidado repaso, pues hago está entrega de un capítulo que puede ser interesante y es la aportación de profesiones como los pintores , litografos o fotógrafos que los hubo y en cierta abundancia en las filas masónicas que se dieron en Asturias tanto en el siglo XIX como en el XX. de lo cual ya hice un primer acercamiento:


Por tanto aquí les dejo con el texto de la la segunda entrega:

Como hemos podido observar la logia Amigos de la Naturaleza y de la Humanidad, se constituye en un auténtico vivero de fotógrafos, tal vez la relación de unos con otros, era la mano que mece el picaporte de la puerta masónica y el aval necesario para poder entrar dentro de la hermética orden. Así, es como dentro del mismo taller encontramos al hermano Gutemberg, cuyo simbólico nos despistó al vincularlo con la tipografía y más siendo su signación profesional en el cuadro logial el de industrial, pero será de nuevo Crabifosse el que nos aporte la pista necesaria para luego ir reconstruyendo el discreto currículo masónico de este ambivalente tipógrafo: Juan Arranz de la Torre,[1] al que seguimos  a través del citado estudioso de la fotografía asturiana.

            Arranz de la Torre, nace en Vigo hacia 1825. Sus padres Fernando Arranz de la Torre y Narcisa Barredo son naturales respectivamente de Fuente Saúco (Zamora) - no Salamanca como indica Crabifosse - y, Santander. La familia se estableció en Oviedo a mediados de la década de los cuarenta, dedicándose probablemente ya el padre, a las labores de imprenta. Juan Arranz continuó la tradición familiar ejerciendo la profesión de impresor en dicha ciudad. [...] «Personalidad inquieta, participó en diversas empresas editoras»

Arranz de la Torre va a trabajar en la galería de los señores Crespo y Cruz, a los cuales terminaría adquiriendo su establecimiento pasando a denominarse la empresa Torre y Compañía , cuya sede se situaba en la calle Libertad 32.

Juan se inició masónicamente el 31 de enero de 1877, en una logia dependiente del Gran Oriente de Francia, la cual no podría ser otra que la logia Los Amigos de la Naturaleza y Humanidad que Victoria Hidalgo da como concluida en 1875, sin embargo las fechas de diversos iniciados datan de 1877, salvo que Amigos de la Naturaleza y de la Humanidad no empezara a trabajar en 1879 bajo el GONE, como indica la historiadora Victoria Hidalgo, sino bajo el GOdF dos años antes y luego cambiara más tarde al GONE, cuestión muy típica esta de cambios de Obediencia que ha llevado a más de una confusión a los estudiosos del tema.

Juan Arranz de la Torre en el último cuadro lógico que se posee de la logia, que data de 1880, consigna que posee el ribeteado mandil de Maestro Masón (3º). Con setenta años pasa al Oriente Eterno. Como anécdota casual decir que fallece el mismo día en que se había iniciado, un 31 de enero, pero evidentemente unos años antes en 1895. Un nieto suyo también formará parte de la masonería: Juan Méndez Arranz de la Torre, cuya referencia se puede encontrar en el capítulo: Prensa y Periodistas

Ricardo del Río,[2] es francmasón, y uno de los pocos fotógrafos gijoneses. Nacido en 1857 del matrimonio luanquín formado  por Bernarda Fernández Ricardo y Santos del Río Artime, que se había ubicado en Gijón, puesto que trabajaba en la Fundición Kessler, Laviada y Cía.

Ricardo, como otros muchos hombres de la época con la inocencia aún colgada de la primera pelusilla viril entró a trabajar en la fabrica de vidrios La Industria, donde su afición por la fotografía fue en aumento hasta llegar a iniciarse en tal actividad en 1881,  desarrollando las labores de fotógrafo ambulante, especialidad en la cual perdurará unos cuantos años, pues en febrero de 1896 pulula por Villaviciosa donde anuncia sus servicios durante algunos días, trasladándose al Monasterio de Valdediós, para realizar las clásicas fotografías de grupos escolares, en las cuales parece ser era todo un especialista.

Hay un momento en la vida de Ricardo, intenso, pues no solo gana el «Premio al Mérito» en la Exposición Local de 1891, sino que contraerá matrimonio con Escolástica Bárzana y Fontán, que fallecería unos años más tarde dejando como fruto de su relación con Ricardo, cinco hijos. Será por esas mismas fechas cuando Ricardo del Río levante el picaporte de la puerta de la masonería, concretamente lo hace ante las puertas de la logia Amigos de la Humanidad y, a buen seguro que de la mano de alguno de sus colegas fotógrafos y, será mediante esta membresía, cuando conozca a Antonio M. Quiroga, miembro de la misma logia y colabore con él en el proyecto de expansión que este último estaba desarrollando, y en esos entretiempos también visita como fotógrafo la villa de Grado, tal y como comenta Crabiffosse en su libro sobre la Historia de la fotografía en Gijón.

Ricardo del Río se inicia en los misterios del maestro Hiram, en cuya ceremonia se autoimpone el simbólico de Daguerre como no podía ser menos para un fotógrafo. En el seno de esta formación alcanza el grado de Maestro Masón (3º), al menos así lo recoge el cuadro lógico de 1894. Dado el vacío documental, no podemos definir cuales fueron ni sus cargos ni sus años de trabajo masónico, y menos aún sus aportaciones como masón.

Tres años más tarde en 1897, inaugurará su propia galería en el antiguo estudio de Enrique Marquerie ubicado en la calle Libertad 43, realizando trabajos baratos que publicita de este modo «Visitas por 10 reales» , compaginando tales trabajos con copias fotográficas de cuadros como La familia de un anarquista el día de la ejecución del pintor Ventura Álvarez Sala, conectando  así con la radicalidad que se da en la formación masónica en que milita, pues como ya expusimos este taller gijonés es uno de los más combativos contra la presencia en Gijón de los denominados «cogolludos».

Aunque también el taller en que se incardina es combativo con los Jesuitas no deja por ello de hacer hincapié en las labores de beneficencia. Es este taller Amigos de la Humanidad,  un tanto heterodoxo si lo comparamos con los que le precedieron o con sus propios contemporáneos, pues sus ataques a la iglesia van a ser sonados, a lo cual se suma su labor de caridad y beneficencia, y  si ello fuera poco, el liderazgo del taller va a recaer durante algún tiempo en la persona de un pastor evangélico, lo que le convierte en un taller singular.

Las evoluciones de Ricardo del Río nos las relata ampliamente Crabriffosse, detallándonos sus distintos periplos al frente de los cuales no solo estará él mismo, sino algunos de los hombres que conformaran la masonería del siglo XX Así es, como encontramos a Luís Medina Farias que será el encargado de la sucursal que Ricardo abra en la Calle Corrida 37. Ricardo dejará este mundo el 25 de enero de 1921 con 64 años de edad.

Pese a morir en pleno siglo XX, en cuyos comienzos tenemos una masonería que se irá consolidando desde la primera década del siglo, el nombre de Ricardo aparece como uno de los puntales masónicos en los que supuestamente debería haberse apoyado esa nueva masonería. ¿Cuál fue la razón para esa ausencia?

En realidad no la sabemos, pues el vacío documental existente en las logias llevó a la creencia de que ésta había naufragado a la par que el desastre del 98, luego por otros pequeñísimos indicios vemos que no, y comprobamos que una pequeña parte de esa masonería siguió adelante. De hecho, ahí tenemos a Ricardo del Río firmando en 1905 un reconocimiento de méritos masónicos.

También hay que pensar en otra dirección, y es que los nuevos puntales masónicos del siglo no salen por arte de magia o cábalas alquímicas, sino de la vinculación con los viejos hombres del siglo XIX, que de alguna manera les insuflan un nuevo espíritu ya que ellos se sienten ya muy vencidos por la historia y por el tiempo, aunque ,ya digo que son especulaciones pues las nuevas fuentes documentales masónicas que vamos a manejar correspondientes al primer tercio del siglo nada nos digan sobre ello y, todo parezca indicar que esta nueva masonería del siglo XX nace como por generación espontánea.

Hasta ahora hemos hablado de los fotógrafos, pero habría que hacerse una pregunta ¿Qué hay de masónico en sus obras? La verdad es que es un trabajo de investigación difícil y que aún no se ha abordado y que dada su escasa presencia, es posible que hubiera que ampliarlo a todo el territorio peninsular para que dichos datos pudieran tener alguna consideración, fuera de lo puramente anecdótico.

            Con respecto a los que estamos tratando hay un trabajo de Ricardo del Río muy relacionado con la masonería y, es un excepcional documento fotográfico[3] , en el cual vemos a Marcelino Aguirre Vitorero, vestido de Maestro Masón[4]. El estudio en que se realiza la fotografía estaba ubicado entre las calles Cabrales 55 y Corrida 37. Existen en el fondo documental de Salamanca, que no tienen asignada autoría y que bien pudiera ser de Ricardo del Río, o de algunos de los fotógrafos que actuaban en Asturias, pues en ellas aparece la construcción del edificio de la sede de la Gran Logia Regional del Noroeste.

También en la ciudad de Gijón tenemos a otro reconocido fotógrafo francmasón Julio Peinado Alonso.  A éste se le había vinculado a la nueva masonería que se va a dar en el siglo XX, de él nada nos dice la profesora Victoria Hidalgo sobre su posible membresía en la masonería del XIX, y sin embargo entre los papeles de la logia Amigos de la Humanidad, encontramos el documento, ya citado, que firman: Nicanor Alonso como ex Venerable, Luciano Coste como 1º ex Vigilante, Ricardo del Río como Maestro de Ceremonias y como ex Secretario de la logia Amigos de la Humanidad en los valles de Gijón, Julio Peinado Alonso con el grado de Maestro Masón (3º). Lo cual nos está indicando que su membresía a la Orden de los Hijos de la luz viene de lejos.

Peinado Alonso se va a constituir como el profesional por excelencia que se adapta a una ciudad en continuo proceso de cambio sabiendo dosificar su talento para ir dando todas las novedades que ofrece el medio y una demanda cada vez más interesada en sus productos..

Julio Peinado es un natural de Valladolid, ciudad donde le traen al mundo el 21 de septiembre de 1868[5], sus padres Rafaela y Juan.  La familia al completo y con un mozalbete que ya tiene catorce años, arriba a Gijón de la mano de la profesión de su padre, que buscaba mejores perspectivas para su prole instalando de esta manera un primer estudio fotográfico en la calle San Bernardo, en cuyo edificio vivía toda la familia.

Con apenas 19 años, Julio Peinado se casa con Joaquina González Guinea, de familia que como dirían los castizos, era de pura cepa gijonesa. Con dicha señora llega a tener ocho hijos, y pasando a trabajar profesionalmente a Oviedo, a un estudio que abrirá en la calle Fruela desde el cual irradiará una intensa labor que le lleva a contar con  la presencia de aprendices deseosos de iniciarse en la aventura de la fotografía.

En su labor de innovación se destaca, como así lo hace la prensa ovetense, la adquisición de «un nuevo aparato de luz de 6.000 bujías mediante el cual hace por la noche fotografías instantáneas con igual perfección que valiéndose de la luz solar»[6]

La era de los Peinado en el mundo de la fotografía es amplia, pues tal y como indica Adúriz en su libro, va desde 1883 hasta 1940, trayecto en el cual se va perfilando un avanzado industrial y, un preocupado francmasón de reconocido prestigio en ambos campos.

Su colaboración con otro hermano francmasón, también fotógrafo Antonio Quiroga le obliga abandonar Oviedo e instalarse de nuevo en Gijón, aunque tendrá que encargarse de buena parte de las tareas y compromisos que va adquiriendo Quiroga en su labor de expansión industrial.

Así, vemos a Pintado encargándose de la sucursal que Quiroga había montado en Ferrol, lo cual conlleva que dada su profesionalidad, y la hermandad existente entre ellos y la fraternidad a la que les obliga el ser miembros de los Hijos de la Viuda, termine asociándose como «representante en propiedad administrativa con firma autorizada ante notario -indicando Quiroga- que todos los trabajos del estudio están a cargo del inteligente artista fotógrafo D. Julio Peinado Alonso»[7]

            La ascendencia de Quiroga, tal y como expresa Crabiffosse se va dejar notar tanto en la apuesta profesional, como en el ingreso en la masonería de su colega y amigo al que en 1898 vemos entrar en la cámara de reflexión,[8] y momentos más tarde iniciar los tres viajes que debe realizar el profano que desea adentrase en el mundo de la masonería, y así es como Julio Peinado, con 30 años entra en la logia Amigos de la Humanidad, y escoge como nombre simbólico el de Nipse.

No sabemos con fecha exacta cuando abandona la masonería, puesto que su logia se va ir extinguiendo en el tiempo y, parece que tan solo queda la parte administrativa, tal y como lo demuestra un escrito que se realiza en 1905 y que ya se comentó en varias ocasiones.

Su presencia, la vamos a echar de menos en el nuevo renacimiento masónico y,  comprobamos  que es del todo reacio a incorporarse a los nuevos e ilusionantes trabajos masónicos, y todo ello a pesar de que tiene conocidos y amigos que en parte están liderando la puesta en escena de nuevas columnas sobre las cuales se asentarán los nuevos cimientos de la masonería gijonesa.

Su reincorporación no está exenta de cierta presión y hasta de una posible maquinación, puesto que por un lado se estaba preparando la reorganización del GOE en Grandes Logias Regionales y por otra, ciertas personalidades de la masonería gijonesa estaban preparándose para abordar ese salto organizativo y necesitaban de pesos pesados como Julio Peinado.

Durante ese renacer masónico, el prestigio de Peinado es inmenso ya que en 1916, goza de fama al proclamarse oficialmente como fotógrafo de S.A.R. la Infanta doña Isabel, y es en medio de esa aureola profesional en la que se circunscribe su reconocimiento como masón, que se produce el 5 de enero de 1923, en el seno de la logia Jovellanos nº 337, que le reconoce como procedente del Gran Oriente Ibérico, y como no, también del grado que ostentaba de Maestro Masón (3º), aunque un mes más tarde Julio Peinado está pidiendo la plancha de quite para levantar las columnas de la logia Riego nº 2, y en cuyo taller ocupará el cargo de Secretario.

Su permanencia en la masonería se va a registrar hasta 1926, luego su estela desaparece dado que hay un vacío documental que no nos permite saber como prosiguió el currículo de Julio Peinado, que debía estar muy metido en sus trabajos profesionales, pues desde su salto a la logia Riego como Secretario, no se le encuentra entre las grandes dignidades que presiden la logia ni dentro de la estructura de la Gran Logia Regional del Noroeste.

Sabemos que en 1925 presentó una selección de fotografías en la Exposición de la Hulla Blanca de Grenoble y, que partir de aquí sus descendientes serán quienes se vayan haciendo cargo del negocio y que en 1926, «tras el cierre del Teatro Jovellanos, se integra en aquel Gijón Cinema inaugurado el 15 de julio de 1926 con la celebérrima serie muda El Prisionero de Zelda. Yo recuerdo como si fuese ahora que, ya embalados por la década de los treinta, los mocosos del barrio del Carmen andábamos a la caza de aquel amable operador que era Julio Peinado para, día tras día, pedirle vistas que él nos proporcionaba a montones y gozando como un verderón»[9]

El 17 de diciembre de 1940 fallecía en su casa de la calle San Bernardo y, con él, como decía Patricio Adúriz «perdíamos a lo que vino a simbolizar lo que por antonomasia denominaremos la belle epoque de la calle Corrida»

Victor Guerra Garcia. Historiador de la Masonería Asturiana



[1] Ibidem . Pág. 124.
[2] Ibidem Pág. 182.
[3] AHN. Signatura SE-MASONERIA-A foto 333.
[4] Marcelino Aguirre fue exaltado al grado 3º el cinco de diciembre de 1914.
[5] Crabiffosse en su libro sobre la fotografía en Gijón, al igual que Patricio Adúriz en su libro Crónica de la Calle Corrida exponen que Julio Peinado había nacido en 1869, sin embargo en los documentos masónicos se consigna con fecha de 1868.
[6] El correo de Asturias, Oviedo, 17 de octubre 1891.
[7] Ibidem. Pag. 173 y sgts.
[8] Habitación de muy reducidas dimensiones y casi en plena oscuridad y donde se encierra al profano con una serie de símbolos y frases antes de dar comienzo a las ceremonias de iniciación.
[9] Adúriz, Patricio: Crónica de la calle Corrida. Biblioteca Julio Somoza. Ed. Silverio Cañada Gijón 1990.


16 enero 2019

MASONES SEFARDITAS EN ASTURIAS (I)

clip_image001


Mucho se ha escrito sobre la raíz y presencia judaica en la masonería, lo cual se deja traslucir en leyendas, rituales, grados, y como no en la membresía, o sea en la presencia de notables judíos en la masonería, sin olvidar los problemas que hubo en diferentes épocas y logias sobre dichas pertenencias y su influencia.

Tema capital, además para los antimasones que han hecho de esta cuestión el martillo pilón de su juego contra la masonería.

Pero en este caso no entraré aquí a desarrollar estos complejos temas, bastante bien estudiados en Francia, sino de las posibles presencias, en este caso de sefarditas masones en Asturias.

En el seno de la masonería asturiana del siglo XIX, tal vez podemos identificar por su apellido a Manuel Toledo Benito, al cual encontramos en Llanes, aunque su nacimiento hay que situarlo en Madrid, de donde es originario.

Manuel Toledo, es un industrial con asentamiento en la villa llanisca, aunque en uno de los cuadros lógicos de miembros de la masonería asturiana de 1886 se le consigna con la profesión de telegrafista.

¿En realidad quién era Manuel Toledo? Un pequeño apunte sobre las imprentas y publicaciones llaniscas[i] nos da el perfil de este inquieto francmasón:

«Grande era la necesidad sentida, de establecer una nueva imprenta y un nuevo periódico, que diera a conocer a los naturales del partido judicial, residentes en América, cuanto aquí ocurriese, y comprendiéndolo así D. Manuel Toledo y Benito, natural de Madrid y vecino de la villa de Llanes, adquirió la maquinaria, tipos y útiles necesarios para llenar aquél vacío».
Bajo la mano de Manuel Toledo se funda por segunda vez el 28 de marzo de 1885, El Oriente de Asturias que ya había visto la luz por primera vez allá por el año 1868. En esta ocasión se constituye en una publicación semanal que tendrá una vida de ocho años, existencia nada desdeñable por aquél entonces.

Manuel Toledo, como Oficial de 1ª de Telegrafía debió pedir cierta excedencia para dedicarse a las labores de impresor, pues sabemos por el periódico El Telegrafista. Revista de Comunicaciones, editado en Madrid, y cuya noticia se da en el número 8 de 3 de abril de 1891 a Oviedo, o sea que había reingresado y había obtenido el destino en Oviedo.

Tal vez eso explique por qué nuestro francmasón vende no solo la cabecera del semanario sino también su maquinaria, será en el mes de diciembre de 1892. (año en precisamente recibe el grado 18º de Soberano Príncipe Rosacruz). Que está muy en consonancia con la labor desempeñada por Manuel “este grado se consagra al triunfo de la Sabiduría y la Ignorancia, al desarrollo máximo de la Fraternidad y la Libertad de la palabra, a la propaganda y educación del pueblo”.

Si superponemos esta encomienda con los objetivos del semanario, podremos comprobar la identidad de criterios que se estaban dando desde un claro matiz masónico, y que bien parece que el semanario por programa y objetivo: “Defender los intereses generales de la zona Oriental de Asturias: proponer las reformas y mejoras que fuesen posibles en la vida local, siempre que representarán los deseos de la opinión pública y persiguiesen el mejor éxito con elevación de miras”

Manuel Toledo trabaja masónicamente, primero bajo los auspicios de la Respetable logia Nueva Luz, en cuyo cuadro lógico lo encontramos con el grado de Compañero (2º).
Cuando esta logia sé disuelve, al igual que otros convecinos del oriente asturiano, Manuel se integra en la logia ovetense Juan González Río, donde le encontramos con el grado de Maestro Perfecto; (5º).

En el cuadro de honor de 1892 de dicha formación masónica aparece con el grado (18º) anteriormente comentado.

Pero como las imprentas de aquellos momentos, en ella no solo se imprimía como es el caso que nos ocupa el seminario del Oriente…, sino que trabajaba como impresor y cuya denominación del negocio respondía a su titular, como nos lo recuerda el Reglamento de la Sociedad Casino-Teatro de Llanes, editado en 1892, Imprenta de Manuel Toledo.

Utiliza como simbólico el nombre de Salmerón.

Indicar así mismo que esa misma columna de honor del taller, donde sólo hay cuatro personas, una de ellas es una joven de apenas 30 años, y que parece ser también de ascendencia sefardita: Eulalia Menéndez Vizcaíno, que posee el grado de Maestra Elegida de Los Nueve (9º) y que a su vez es una de las dos mujeres que tuvieron sitial de pleno derecho dentro de la francmasonería, pero de la cual se ignora prácticamente todo.

En la logia ovetense, Manuel Toledo alcanza el grado de Gran Elegido Caballero Kadosh (30º), grado que según el dominico Obispo dominico Martínez Vigil, era el grado capital para concluir que la masonería era una sociedad inmoral, antirreligiosa, antimonárquica y criminal, según explica en su sermón: «..A continuación su tercer capítulo describe la ceremonia de iniciación de un Caballero Kadosh, es decir , de un grado 30 y también de un explotador de los que existen , a su juicio, en la masonería, ceremonia que, dice, se realiza en cuatro cámaras distintas: “sepulcro, altar, areópago, y senado “, en las que se ha de superar diversas pruebas y prestar diversos juramentos. En la primera cámara, el masón jura odio y persecución a los Papas, desde San Pedro a León XIII y los que le sucedan, y a los reyes. En segunda, se renuevan el juramento anterior y jura trabajar por la emancipación humana y destruir la religión católica. En la tercera, ante los Jueces francos, realiza un juramento en el que se renuevan aún los odios y propósitos anteriores, después de haber firmado una profesión de fe masónica, que le compromete de por vida. Y así llegaremos a la cuarta en donde el masón jura guardar secreto sabiendo... que la menor “indiscreción le costará vida. En este momento le es revelado el verdadero secreto de la masonería.

Pero, ¿Cuál es el verdadero secreto? La respuesta no puede ser más simple y menos contundente: En las liturgias masónicas está representado por puntos suspensivos: no se escribe nunca, se transmite verbalmente, pero se comprende cual sea, por los ritos que se verifican después de esa manifestación»[ii]

El hermano Salmerón, debía ser ajeno a todas esas supersticiones pues se encuentra de forma muy activa en los cuadros de miembros activos de la citada logia de Oviedo en los períodos 1888-1889, 1892-1893.

Lo que nos he podido comprobar es si el divertido autor Manuel Toledo Benito, fue quien redactó un texto en 1926, que aparece en el libro de José D. Forgione  Ortografía intuitiva, el cual fue editado por Kapelusz en Buenos Aires en 1963.

Texto de Manuel Toledo:

Cuéntase de un señor que, por ignorancia o malicia, dejó al morir el siguiente escrito, falto de todo signo de puntuación:

Dejo mis bienes a mi sobrino Juan no a mi hermano Luis tampoco jamás se pagará la cuenta al sastre nunca de ningún modo para los jesuitas todo lo dicho es mi deseo
Fulano

Se dio lectura del documento a las personas aludidas en él, y cada cual se atribuía la preferencia. Mas a fin de resolver estas dudas, acordaron que cada una presentara el escrito corriente con los signos de puntuación cuya falta motivaba la discordia. Y, en efecto, el sobrino Juan lo presentó de esta forma:

Dejo mis bienes a mi sobrino Juan, no a mi hermano Luis. Tampoco, jamás, se pagará la cuenta al sastre. Nunca, de ningún modo, para los jesuitas. Todo lo dicho es mi deseo.
Fulano

Como puede verse, el favorecido resultaba ser Juan; más no conformándose el hermano Luis, este lo arregló así:

¿Dejo mis bienes a mi sobrino Juan? No: a mi hermano Luis. Tampoco, jamás, se pagará la cuenta al sastre. Nunca, de ningún modo, para los jesuitas. Todo lo dicho es mi deseo.
Fulano
El sastre, a su vez, justificó su reclamación como sigue:

¿Dejo mis bienes a mi sobrino Juan? No. ¿A mi hermano Luis? Tampoco, jamás. Se pagará la cuenta al sastre. Nunca, de ningún modo, para los jesuitas. Todo lo dicho es mi deseo.

Fulano
De este modo, el sastre intentó cobrar su cuenta; pero se interpusieron los jesuitas, reclamando toda la herencia, y sosteniendo que la verdadera interpretación del escrito era esta:

¿Dejo mis bienes a mi sobrino Juan? No. ¿A mi hermano Luis? Tampoco, jamás. ¿Se pagará la cuenta al sastre? Nunca, de ningún modo. Para los jesuitas todo. Lo dicho es mi deseo.

Fulano
Esta lectura motivó gran escándalo entre los concurrentes y, para poner orden, acudió la autoridad. Esta consiguió restablecer la calma, y después de examinar el escrito, objeto de la cuestión, exclamó en tono severo:

-Señores: aquí se trata de cometer un fraude. El finado no ha testado y, por tanto, la herencia pertenece al Estado, según las leyes en vigor. Así lo prueba esta verdadera interpretación:

¿Dejo mis bienes a mi sobrino Juan? No. ¿A mi hermano Luis? Tampoco. Jamás se pagará la cuenta al sastre. Nunca, de ningún modo para los jesuitas. Todo lo dicho es mi deseo.

Fulano
“En su virtud, y no resultando herederos para esta herencia, yo, el Juez ..., etc., etc., me incauto de ella en nombre del Estado. Queda terminado este asunto”.
Conclusión: El uso de los signos de puntuación viene determinado por el sentido de las frases y es necesario usar los que en cada caso convengan y precisamente donde convengan.

Hasta aquí el famoso texto

Victor Guerra

[i]Apuntes históricos, genealógicos y biográficos de Llanes y sus hombres”. de Manuel García Mijares. Edt. Oriente de Asturias, Llanes 1990
[ii] Extraído este punto del trabajo de Victoria Hidalgo. Como complemento puede leerse el estupendo trabajo de A de L. Frau y R. Arús. Diccionario Enciclopédico de la Masonería”. Sobre los grados filosóficos.

06 junio 2018

LA MASONERÍA Y COVADONGA.

clip_image002

En la fotografía aparecen entre otros los hh.:. De Buen, Anguiano, Marco Miranda, Estruch, Martinez Barrio, Gómez Márquez, Mata, Aguirre, Infante, Morón, López del Villar, Torres Campañá, Alvarez, Lezama y Merino.

El mito covadonguista como cuna de la Reconquista no dejó de estar presente entre las élites políticas y culturales de este país, importancia que nos dejan de mostrar insignes historiadores de muy distinta procedencia y tendencia más allá de la presencia de la Santina, el lugar muestra una simbiosis que le hace destacar por encima de otras bellezas astures, y por tanto ante esa unión de lo histórico, de lo religioso y lo natural se rindieron los más diversos viajeros, y hasta las sociabilidades más progresistas de este país.

Si bien, el historiador Juan Carlos de la Madrid, confirmaba en su trabajo Turismo de Milagro, exponiendo a «Covadonga como pieza básica en el intento de crear el primer producto turístico en Asturias» lo cual corrobora ese espíritu relatándonos la presencia de muy distintos viajeros y colectivos, entre estos últimos destacaba la presencia la Institución Libre de Enseñanza, capitaneada por Francisco Giner y Manuel Cossío que el mes de octubre de 1883 recalaron en Covadonga.

Pues dentro del catálogo de las sociabilidades que se allegaron al lugar de Covadonga, se cuenta la presencia de la masonería española, altamente representada por sus más alta dignidades.

En junio de 1928, la masonería española , representada por un activo Grande Oriente Español, pone en marcha los trabajos de la VII Asamblea Nacional Simbólica del Grande Oriente Español, la cual va a celebrarse en la ciudad de Gijón, que cuenta como Gran Logia Regional del Noroeste, con un estupendo edificio, que albergaba no solo las actividades masónicas sino también el desarrollo de la Escuela Neutra, que había ido quedando en manos de la masonería asturiana en tanto que los organismos obreros habían ido abandonando sus patronazgo, para lanzar sus propios proyectos socioeducativos.

A0001 (2)
 Edificio de la GLRN en Gijon 

La fuerte actividad de la masonería asturiana encabezada por el reformista Alberto de Lera, y con una importante membresía masónica de importante talla, logra que la VII asamblea del GOE se celebre en Asturias.

No deja de ser curioso, pues entre los historiadores de la cuestión astur, siempre hay una cierta desidia en consultar los trabajos y bases documentales masónicas, y en esta ocasión en junio de 1928, confluyen en Gijón, las figuras más destacadas de la intelectualidad, la política siendo todos ellos miembros del Grande Oriente Español bajo cuya égida Miguel de Morayta había logrado unir todas las más diversas masonerías españolas.

Tan paradójica resulta la cuestión de esa reunión en Asturias, que prácticamente los medios de comunicación de la época no se hacen eco de tales presencias, que no son menores, pues estamos hablando de personalidades como Odón de Buey que como Gran Maestro presidió y abrió la Asamblea con un elocuente discurso de salutación.

Durante los días 18 al 24 de junio de 1928 en Gijón se celebra la VII Gran Asamblea del GOE, que contaba con la presencia de los distintos delegados territoriales masónicos:

Gran Logia Regional del Centro: Gran Maestro regional: José Giral Pereira; Daniel Anguiano; Manuel Torres Campañá; Manuel M. Alvarez, Antonio de Lezama.

Regional del Noroeste: Alberto de lera Alvarez, como Gran Maestro regional; Luis Alonso Miyar; Gerardo Abad Conde; Máximo Mata Cubría y Luis Santos Freire.

Gran Logia Regional del Levante: José Estruch, Gran Maestro regional, Vicente Marco Miranda; Julio María López Orozco; Pedro Vargas Guerendiain y Marín Civera.

Gran Logia Regional de Mediodía: Diego Martínez Barrio, Gran Maestro regional; Fernando de los Ríos Urruti; José María Infante Franco; Gabriel Morón Díaz, Ramón Gonzalez Sicilia.

A esta asamblea asisten también los Maestros Masones astures con diversas representaciones: Antonio Villar López (agrupación Masónica Española de la República Argentina que delega en Jaime B: Viliesid, estando presente también el masón Melquiades Álvarez que dirigió un saludo a la Asamblea.

Faltó a la asamblea la Gran Logia Regional del Nordeste, por disolución de esta y pro tanto dirige un escrito a la VII Asamblea razonando algunas cosas al respeto lo cual va firmado por el Gran Maestro A. Montaner,

Por la nómina de presencias vemos que muchos de ellos van a ocupar u ocupaban puestos importantes, no solo en la masonería a lo largo de la década, sino también en los ámbitos políticos.

Veamos quienes eran estos importantes miembros de la masonería que terminaran visitando Covadonga:

Odón de Buey. Fundador de la oceanografía española, catedrático de biología en Barcelona. Colaborador de las Dominicales del Librepensamiento, fue concejal del Ayuntamiento de Barcelona, y Senador (1907-1910) falleció en el exilio 1945.

Jose Giral fundador junto con Manuel Azaña de Acción Republicana (1925) sería Diputado por Cáceres en 1931 y 1936, siendo además Rector de la Universidad Central de Madrid y presidió el Gobierno en 1936, y fue en exilio 1945-1947 Presidente de la República.

Daniel Anguiano. * Socialista y miembro de la UGT, y el rechazo de sus tesis concluyó con la creación de Partido Comunista Obrero de España, en el cual se incorporó. Fue un importante activista masónico.

Manuel Torres Campañá. * Diputado por el Partido Republicano Radical en 1934, y por el Frete Popular en 1936, en el exilio formará parte de gobierno de Giral

Antonio de Lezama. Periodista, co-fundador del periódico Libertad de carácter radical socialista. Sería director de la Escuela Superior de Comisarios de Guerra del Ejército del Centro.

Gerardo Abad Conde. Abogado. Alcalde de La Coruña 1918-1919. Vocal del Tribunal de Garantías Constitucionales. Presidente del Patronato e incautación de los bienes de los Jesuitas. Ministro de Marina (1935). Siendo asesinado en la Cárcel de Porlier.

Jose Estruch Rippol. Medio y Cirujano. Militante de Izquierda Republicana y activo miembro de la logia Constante Alona. Se inició en 1920. Estuvo en el exilio.

Vicente Marco Miranda. * Periodista y concejal en el Ayuntamiento de Valencia, siendo nombrado Gobernador Civil de Córdoba (1931) Fue uno de aquellos que vinieron a Asturias a recoger datos sobre la represión de Octubre del 34 de Asturias.

Julio María López Orozco. Médico Miembro de la Logia Constante Alona nº3 donde se inició en 1920. Miembro del partido radical Socialista, por cuyo partido fue Diputado.

Pedro Vargas Guerendiain* .Abogado también radical socialista por cuyo partido fue elegido Diputado por Valencia en 1931 y 1936 por el Frente Popular. Primer gobernador civil republicano de Oviedo. Durante la Guerra Civil fue subsecretario de comunicaciones y Presidente del Tribunal de Garantías Constitucionales.

Marín Civera. Miembro de la CNT y editor de Cuadernos de Cultura. Miembro de la logia Patria Nueva en 1925.

Diego Martinez Barrio. * Presidente de las Cortes y del Consejo de Ministros. Presidente interino de la República y de la República en el Exilio. Iniciado en la logia Fe de Sevilla, llegando a ostenta el cargo de Gran Maestro del Grande Oriente Español. (GOE).

Fernando de los Ríos Urruti. Profesor de la Institución Libre de Enseñanza. Militante del PSOE, Ministro de Justicia en la Segunda República, Diputado en 1933, y embajador de España en Francia y en Estados Unidos. Sobrino de Giner de los Ríos de cuya visita a Covadonga el recordará asistiendo a esa visita 45 años más tarde que lo hiciera Giner.

Jose María Infante Franco. Maestro, y alcalde Utrera, en 1931 había sido declarado Patriarca de los Republicanos españoles. Perteneció a la masonería desde 1890. Su nombre simbólico era Confuccio. En 1908 formó parte de la Logia Germinal de Sevilla; en 1910, de la Logia Justicia y Libertad; en 1918, de la Logia Isis y Osiris, y desde 1926, de la Logia Rizal de los valles de Utrera, de la que fue Venerable Maestro, según consta en los documentos de su expediente como masón, conservados en el Archivo General de Andalucía.

Gabriel Morón Díaz. Miembro de UGT y del PSOE. Concejal y alcalde de Puente Genil. Diputado por Córdoba y Gobernador Civil de Almería, Subdirector y Director General de Seguridad.

Ramón Gonzalez Sicilia. *Catedrático de Historia y Derecho por la Universidad de Sevilla. Republicano radical Socialista. Elegido en 1931 Diputado por Sevilla y luego con el Frente Popular en 1936 por la provincia de Sevilla, de la cual además fue Gobernador Civil y Subsecretario de Instrucción Pública y Director General de Primera Enseñanza.

Gran parte de estos personajes de gran relevancia masónica haciendo un hueco en sus trabajos masónicos se les agasajó el día 21 de junio con un viaje por el oriente astur que tuvo con motivo de su realización, una foto de recuerdo que acompaña a esta reseña, y que formó parte del informe de la VII Asamblea del Grande Oriente Español, que la consigna en su boletín en la pagina 121, bajo el pie de Grupo de asambleístas en Covadonga.

El día 24 estos asambleístas masónicos realizaban un Banquete de Clausura en Veriña, es de suponer que lo que fue el restaurante Venecia.

clip_image004

Tras la visita a Covadonga, viaje del cual carecemos de toda noticia de cómo se articuló y se desarrolló, no parece que tuviera mucha repercusión en Asturias, pese a que un par de meses más tarde buena parte de los asistentes * a esta VII Asamblea Masónica, fueron detenidos por oposición al régimen de Primo Rivera. La prensa gijonesa y asturiana no recoge las presencias de estos personajes, muchos de ellos aún no estaban en el ejercicio pleno de sus desarrollos curriculares en la vida pública y política española, pero eran nombres conocidos y con presencia muchos de ellos en la prensa.

Quede como documento significativo que los temidos anticlericales masones de 1928 habían estado visitando el Real Sitio de Covadonga.

Más datos sobre tal magna Asamblea celebrada  en Gijón https://www.asturmason.net/2009/06/vii-asamblea-nacional-simbolica-del-goe.html


Victor Guerra.

14 abril 2018

La Masonería Femenina en Gijón, representada por Patricia Planas

Patricia Planas

La presencia de la Gran Maestra de la Gran Logia Femenina de España, ha causado cierta sensación en la ciudad de Gijón, no es  que la charla de la Patricia Planas , haya movido a las masa populares como lo hacía en su tiempo Rosario de Acuña. pero no deja de ser cierto que no se veía un auditorio tan lleno en una charla de masonería, y menos de mujeres, en cuyo acto se podía contar algún hombre, aunque éramos una auténtica rareza…

Sorprende  además que los periódicos con presencia en la ciudad  pues tuvieran a bien  entrar en liza y proponerle a la Gran Maestra, la correspondiente al  Diario el Comercio, ya lo publiqué hace unos días, digamos que una entrevista llena de preguntas tópicas ante las cuales poco se podía contestar dado lo manido del tema. Quien realmente fue incisivo fue Argüelles del Diario La Nueva España, que puso a la Gran Maestra ante un  par de  preguntas, complejas y comprometidas, como el tema constitucional frente a la cuestión de una masonería de género, y si  la GLFE representa un masonería feminista, lo cual no deja de ser importante, pues es uno de los debates más importantes que se está dando en el seno de la masonería femenina y mista , por ejemplo en Francia.

Aunque aquí ese tema es todavía un tanto tangencial, y no está tan presente en los perfiles de muchas Hermanas masonas que conocemos, ni parece que haya una logia española   que lidere de una posición más sufragista, esto no es Francia, aunque las Hermanas masonas de la logia Estrella del Norte (GLFE) con sede en Gijón, no por ello dejan de tener sus propias opiniones e inclinaciones sobre dicho asunto.

En fín… Patricia Planas  con su charla interesante y atrayente en tanto que poner en solfa una cuestión también candente sobre la función  y el objetivo de la masonería, la Gran Maestra lo expuso desde una óptica de crecimiento personal.. pero evidentemente hay otras vertientes que entienden la masonería desde otras ópticas y funcionalidades.

VGG

"La Gran Logia Femenina de España no se define como feminista, pero lucha por la igualdad"

"La historia de nuestro país es la de la persecución de la masonería; aún no nos hemos recuperado de la del franquismo"

De palabra suave y maneras sonrientes, la Gran Maestra de la Logia Femenina de España huye del sectarismo. Invitada por la Logia Estrella del Norte, la barcelonesa Patricia Planas conferenció ayer en Gijón sobre una pujante masonería española en manos de mujeres.

970604_10153793448510187_446835949_n

-¿Por qué una Gran Logia Femenina de España?
-¿Y por qué no? Asume la herencia de todas las mujeres que se iniciaron en las logias españolas en el siglo XIX. Recogemos ese gran legado que fue interrumpido por la Guerra Civil y, también, la de la masonería que resurge después de la Segunda Guerra Mundial de la mano de una serie de mujeres, la mayoría hijas de exiliados, que vivía en el sur de Francia. Pasan los Pirineos y abren en Barcelona una Gran Logia Femenina. Posteriormente se abrirían otras hasta conformar la Gran Logia Femenina de España.

-Parece casi inconstitucional que la Gran Logia de España no acepte mujeres.
-Tampoco a ningún hombre que no pertenezca a su obediencia. Sigue una tradición. ¿Inconstitucional? Nosotras no iniciamos a hombres, pero sí los reconocemos y trabajamos con ellos.

-Hay logias mixtas, por lo que mantener logias masculinas y femeninas ¿no resulta anacrónico?
-La libre agrupación de los ciudadanos forma parte de la sociedad. Por ejemplo, hay gimnasios exclusivamente masculinos, femeninos o mixtos. Y la gente elige cómo se siente mejor para hacer gimnasia.

-¿Cuántas masonas son y dónde tienen presencia?
-En la Gran Logia Femenina de España somos unas doscientas mujeres. Tenemos tres logias en Barcelona, dos en Madrid y, luego, una en Gerona, Alicante, Canarias y Gijón. Hay otra itinerante que da cobertura a aquellas mujeres que quieren iniciarse y no tiene una logia próxima.

-¿Cuál es la función de una Gran Maestra?
-Son nombres un poco pomposos, pero soy la persona encargada de llevar la representatividad de la logia en los distintos ámbitos.

-Usted ha alcanzado ese grado muy rápido, en una década. Algo raro dentro la masonería.
-Sí, no es habitual. Creo que he llegado a Gran Maestra un poco por accidente, porque se dieron una serie de circunstancias.

-Bueno, supongo que se habrá formado y esforzado a fondo en esos diez años...
-Cada uno tiene su recorrido y a mí me ha tocado ser una Gran Maestra todavía joven.

-No se le escapa que hay quien tiene a la masonería por algo similar a una secta.
-La única manera de combatir esa opinión es informando y explicando lo que somos; hay que normalizar nuestra presencia en la sociedad y dar a conocer qué es la masonería.

-Usted es psicóloga de formación. ¿Qué le atrajo de la masonería?
-Las ganas de perfeccionarme como persona y de ampliar el conocimiento. Me he sentido atraída desde siempre por el simbolismo, por las alegorías, por la mitología.

-¿Y es compatible la dedicación a la Psicología con todo ese mundo simbólico y, en ocasiones, hermético?
-Totalmente compatible. De hecho, en la charla que voy a dar hoy (por ayer) hay una mezcla de cuestiones de la Psicología con otras de la masonería.

-El franquismo persiguió a la masonería de manera implacable. ¿Se han recuperado de aquellos cuarenta años?
-La masonería fue duramente perseguida durante el franquismo, pero no sólo. Creo que la historia de España es la de la persecución de la masonería, salvo períodos en los que ésta floreció. Creo que aún no nos hemos recuperado de la persecución a que fue sometida por el franquismo. Las obediencias tenemos el deber de normalizar e informar. Los masones trabajamos para lograr esa normalización y, poco a poco, lo vamos consiguiendo.

-Clara Campoamor, Emilia Pardo Bazán, Rosario de Acuña... ¿Cuál es su modelo de masona?
-Me gusta mucho Clara Campoamor. Leo las biografías de todas estas mujeres y me emocionan y admiran. Ojalá tuviéramos más mujeres como ella. Como catalana, también Teresa Claramunt o Clotilde Cerdá.

-La masonería quiere contribuir a un mundo mejor mediante el perfeccionamiento personal. ¿Cómo ligamos una cosa y otra?
-A través de las herramientas simbólicas que la masonería pone a nuestro alcance; tienen como objetivo el desarrollo integral del ser humano. Y todo se tiene que implementar en la sociedad a través de nuestro comportamiento en el trabajo, con la familia, en la sociedad. Como organización colaboramos con otras, en España y en todo el mundo, para llevar a la sociedad los valores masónicos. El deber de las logias y el de los masones es intentar ser útiles; somos conscientes de que la perfección no existe pero sí creemos en la perfectibilidad humana.

-¿La Gran Logia Femenina de España es feminista?
-No la definiría así. Puede que muchas masonas se sientan también feministas, pero la logia no se declara como tal. Sí luchamos, cada una en su circunstancia, por la igualdad.

-¿Cuestionan el patriarcado?
-Nosotras luchamos por una igualdad social real entre hombres y mujeres. También luchamos por los derechos humanos. El problema es que el término "feminismo" es, a veces, malinterpretado. Si se entiende feminismo como lucha por la igualdad entre hombre y mujer, sí.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...