07 agosto 2017

MASONERIA EN GRANDAS DE SALIME

IMG_5228

Ya he comentado alguna que otra vez, que el perfil territorial del desarrollo de la masonería en Asturias, tuvo muy distinto desarrollo, bien se trate del siglo XIX, o del Siglo XX.

Durante el siglo XIX, la masonería astur tuvo en dicho siglo un modelo, en cierto modo expansivo, teniendo en cuenta varios factores como eran los efectivos masónicos astures, la conformación poblacional de la región y sus comunicaciones, y teniendo en cuenta además los modelos de sociabilidad masónica, muy relacionados con el republicanismo a través de los cuales extendieron sus redes por buena parte de la región, con este espectro:
Formaciones masónicas en la Asturias del siglo XIX[1]
GIJON:
  • v Logia Los Amigos de la Naturaleza y Humanidad, 1850-1854 (31 miembros).
  • v Logia Los Amigos de la Naturaleza y Humanidad, 1871-1875 (34 miembros).
  • v Logia Amigos de la Naturaleza y de la Humanidad, 239; 1879-1888 (76 miembros).
  • v Logia Amigos de la Humanidad, nº 61; 1889-1894 (59 miembros).
  • v Logia La Perla del Cantábrico, nº 75; 1891-1892 (16 miembros).
  • v Logia La Razón, n º l24; 1878-1888 (8 miembros).
  • v Logia Ciencia y Virtud, nº 128 .
OVIEDO:
  • v Logia Luz Ovetense, 1874-1877 (52 miembros).
  • v Logia Nueva Luz, 1877-1886 (98 miembros).
  • v Logia Los Caballeros de la Luz 1886-1888 (11 miembros).
  • v Logia Juan González Río, nº 42; 1888-1893 (129 miembros).
  • v Capitulo Vigilantes de Asturias, 1889-1892 (29 miembros).
  • AVILES:
  • v Logia Justicia, nº 123; 1879 (24 miembros).
  • v Logia Concordia, nº 375; 1887 (24 miembros).
BELMONTE: Logia Fraternidad, nº 128; 1879 (11 miembros).
BIMENES: Logia Simbólica Luz de Bimenes, nº 87; 1891
LUARCA:
  • v Logia Estrella Benéfica, nº 169; 1882
  • v Logia Luz de Luarca, nº 236; 1883-1888 (12 miembros).
  • v Logia Jovellanos, nº 128; 1891(18 miembros).
NAVIA:
  • v Logia Antorcha Civilizadora, 1879-1888 (20 miembros);
  • v Triángulo Rafael del Riego, 1892 (5 miembros);
TRUBIA: Logia El Trabajo, nº 39; 1872 (53 miembros)

Sin embargo, en el siglo XX, hasta el momento en que la masonería se extinguió debido a las persecuciones franquistas, durante este primer tercio del siglo, esta sociabilidad mostró menos ímpetus en cuanto a la expansión, debido por un lado a la atomización del reformismo melquiadista, muy celoso de dar rienda suelta a inquietudes masónicas ligadas a otros movimientos como pudiera ser el socialista, y dada la precariedad de efectivos para la expansión, fue como Gran Logia Regional del Noroeste remisa a promover o facilitar proyectos fallidos.

Por tanto, la configuración resultante de ese establecimiento masónico, va a estar muy ligado a la ciudad de Gijón, con una casi que nula presencia en el resto de la región, pese a las posibles potencialidades que pudieran tener algunas localidades de levantar columnas logiales
Formaciones masónicas en la Asturias del siglo XX [2]
GIJON:
  • v Triángulo AMESE, n0 68; 1911. (GOE).
  • v Logia Jovellanos, n0 337-1912. (GOE).[3]
  • v Logia Jovellanos, n10; 1924- 1936. (GOE).
  • v Logia Riego, n 02; 1923. (GOE).
  • v Logia Astúrica, n° 27; 1925. [4] (GLE).
  • v Logia López del Villar, n° 14; 1933. (GOE).
  • v Capitulo Rosacruz Alberto de Lera, 78, 1933. (S. Gr. Consejo del Grado 33º ).
  • v Triángulo Evaristo S. Miguel de Jove, 1923. (GOE).
  • v Gran Logia Regional del Noroeste.[5] (GOE).
AVILES: Triángulo José Rizal, nº 13, 1934. (GOE).
GRANDAS DE SALIME: Logia Amor y Trabajo, 10. (GOE).
OVIEDO: Logia Argüelles, nº 3; 1931-1936. (GOE).
TURON: Triángulo Costa, nº 5,1928. (GOE).
NAVA: Triángulo Ferrer, nº 2, 1924. (GOE).

Masonería en Grandas de Salime
En este contexto, y con algunas peculiaridades más, nace en diciembre de 1931 al calor del nacimiento de la II República, como lo hbia sucedido en Oviedo, y en el occidente astur se encienden las pasiones de una serie de masones indianos que levantará un taller en Grandas de Salime.

No sabemos muy bien su tendencia, ya que la información que hay es muy poca, al menos documental, más allá de la que se pudiera obtener por los trabajos de investigación oral, sobre militancias y sociabilidades de los masones que componían un pequeño grupo, un triángulo masónico en el apartado rincón de Grandas de Salime, un concejo del occidente interior astur, ubicado en los límites geográficos con Galicia. Según algun historiador astur, Jose Naveiras, era del Frente Popular...?

En ese contexto politico y social, nace junto con el proyecto ovetense de la Logia Arguelles, la posibilidad de alzar columnas de logia en Grandas, mediante un primer paso,que es la constitución de un triángulo masónico, constituido al menos por tres masones. Uno de ellos vemos que aporta el alto grado 18º  de Caballero Rosacruz  del REAA.

La primera noticia documental que tenemos es la comunicación ante la secretaría del Gran Consejo Federal Simbólico por parte de la Gran Logia Regional del Noroeste, cuya misiva firman Alberto de Lera como Gran Maestro de la regional y Arturo del Villar como Gran Secretario, en la cual comunican que habiendo sido presentados los Queridos Hermanos regularmente documentados en toda regla se ha constituido con fecha (1 de diciembre 1931 de nuestra Regional en Grandas de Salime, el triángulo masónico Amor y Trabajo nº 10, cuyas condiciones detallamos en el cuadro lógico adjunto.

En la escasa documentación existente de la Gran Logia Regional del Noroeste, no constan comentarios acerca de la creación de este taller, del cual tampoco hemos tenido noticias por otros medios, y queda la duda razonable sobre la procedencia de tales masones ya que no estaban registrados en los circulos masónicos astures, pero pronto la duda se deshace ya que una una nota al margen, del cuadro lógico, nos indica que todos los componentes del triángulos proceden de la Gran Logia de la Isla de Cuba.

El cuadro lógico que se adjunta, aporta también poca información, ya que este nos indica lo siguiente

Nombre y apellidosProfesiónFecha nacimientoResidenciaGrado y Cargo
José Naveiras Pastur
Comerciante
1 marzo 1888
Grandas
18º. Presidente
J. Antonio Rodriguez Braña
Comerciante
6 septiembre 1890
3º. Secretario
Antonio Alvarez Mesa
Comerciante
3 febrero 1892
2º. Tesorero

De este taller nunca más se tendrá noticia, al menos por los papeles incautados a la masonería española por el franquismo, por tanto, ignoramos su duración, aunque en líneas generales debió ser muy corta, pues ya en 1934 la Regional del Noroeste, daba instrucciones de depuración de los elementos reformistas que secundaran el pacto de los melquiadistas con la CEDA, y luego ya en 1936 se llama a la reunificación de efectivos masónicos de cara a la graves situación que se avecinaba.

De los miembros del taller, sabemos por un lado que Antonio Alvarez Mesa, fue alcalde de Grandas de Salime, y que fue ejecutado el 24 de febrero de 1937 en Lugo. Consta un expediente simple en el Archivo de Salamanca por el delito de Comunismo.

Del que si sabemos algo más, es del sastre Jose Naveiras Pastur, pariente de de otro José Naveiras, el famoso Pepe el Ferreiro, quien fue el impulsor del Museo Etnográfico de Grandas.

En el expediente de Naveritras Pastur, contienen tres menciones, siendo la ES.37274.CDMH/10.8.8.11//SE-MASONERIA B,C.642,EXP.14, la más voluminosa.con 32 hojas.
Parte de ese expediente además de los datos masónicos, está la condena a muerte a la cual fue condenado  y dice: Arturo García Perez. Secretario de Causas del Jugado Militar nº 5 de Gijón y siendo juez Instructor el alférez honorífico del Cuerpo jurídico Militar D. Antonio Nores Castro, se certifica un Sumarísimo de Urgencia nº 74 contra Jose Naveiras Pastur , en la plaza de Gijón a 6 de diciembre de 1937. SGUNDO AÑO TRIUNFAL Reunido el Consejo Permanente de Guerra nº 1 de Asturias. Y dada cuenta de la causa en audiencia pública y citadas la acusación fiscal y defesan y RESULTANDO que al iniciarse la revolución marxista en España durante la dominación en la provincia de asturias, Jose Naveiras Pastur de ideas avanzadas se distinguió antes del Movimiento Nacional por su propaganda subversiva con la cual logró envenenar a todo el pueblo. Masón, se le considera organizador de la Logia Masónica de Grandas de Salime, alma de los dirigentes revolucionarios ¡y autor moral de todos los atropellos y desmanes cometidos en dicho pueblo. Después de las elecciones de febrero de 1936 fue elegido Delegado Gubernativo, donde se distinguió por las persecuciones que hizo objeto a los elementos de Falange Española, más tarde fue nombrado Gestor Municipal… FALLAMOS que debemos condenar uy condenamos a Jose Naveiras Pastur a la PENA DE MUERTE, lo que mandamos y firmamos: Luis de Vicente; Manuel Tiomil; Benigno Lebon, Jose Álvarez Vazquez. 11 de diciembre de 1937.

José Naveiras Pastur sería fusilado el 21 de diciembre de 1937.

Así concluyó la existencia de algunos de los masones que tuvieron el honor de ser fundadores de un triángulo masónico en su tierra natal.

Victor Guerra

[1] El número y la adscripción de las distintas logias a veces no corresponderá con otras informaciones, puesto que al haber logias que unas veces pertenecieron a un Oriente u Obediencia, y luego se pasaron a otro, dichas numeraciones sufrieron alteraciones, de ahí que haya una misma logia con dos o tres números distinto, según el cambio obediencial que hubiera hecho y la política de numeración que tuviera dicha Orden, las hubo que respetaron el numeral y otras que reasignaron nuevos números.
[2] Hay que tener en cuenta que este estudio solo alcanza hasta 1938, al final del siglo XX se registran otros proyectos masónicos: Gran Logia Asturiana; la Logia Rosario de Acuña; Logia Amigos de la Naturaleza y Humanidad; Logia Caballeros de la Luz; que merecen un estudio aparte.
[3] Esta Logia pasaría más tarde a redefinirse como Jovellanos nº 1, cuando el Gran Oriente Español, pasa constituirse como un conglomerado federal de grandes Logias Regionales.
[4] La noticia de la creación de este triángulo no está clara, se da como fecha de levantamiento de columnas 1925, puesto que así se recoge en el Boletín de la Gran Logia de española de Marzo de 1925.
[5] Existe ya una referencia a este proceso de las Grandes Logias Regionales en la nota nº 12 que en parte explica la creación de estos entes regionales. Sí se desea profundizar más en el tema debe consultarse a Mª Dolores Gómez Molleda, obra citada pag. 3.

30 mayo 2017

LA MASONERIA EN AVILES. Siglo XIX (1)

P^laca Obelisco
Placa del Obelisco masónico en Las Meanas

Introducción.

Hace ya un tiempo, el periodista Fernando del Busto, en el periódico la Voz de Avilés, escribía un artículo sobre La Masonería resiste en Avilés.

Un artículo que trataba más bien, de la presencia de masones individuales en la Comarca avilesina, bien porque éstos fueran oriundos de esta, o porque se fueron asentando en este territorio por unos u otros motivos, evidentemente no se podía hablar de organismos masónicos en Avilés, puesto que no hay masonería orgánica en la Comarca de Avilés.

Pero no por ello Avilés y sus entornos aportan su correspondiente cuota de miembros a la masonería, pero digamos que los «secretos de pertenencia» y la discreción de algunos de los masones que residen o son oriundos de la zona, prefieren situarse en zona de penumbra, pese a los esfuerzos estructurales de las Obediencias masónicas por hacerse ver, pero pese a ese arranque y exposición, la losa del miedo, de los prejuicios, y algunas que circunstancias no son bien entendidas, y como de por medio está el derecho a la propia intimidad, pues al final todo ese conjunto hace que cuando se habla de masonería pues se vean más sombras que luz, para luego extrañarnos del imaginario colectivo que se ha creado con respecto a estas cuestiones de la presencia de masones en la sociedad, como es este caso de Avilés.

La Masonería en Asturias

La radiografías que hemos hecho con relación a la historiografía masónica asturiana, arroja unos perfiles muy definidos y diferenciadores sobre masones y masonerías, y más aún si hablamos de territorios y épocas, cuestiones que ya he tratado en algunos libros como La Masonería en el Oriente de Asturias.

La masonería en la región asturiana podemos datarla orgánicamente como presente en la región en la segunda mitad del siglo XIX, en concreto se fija un primer taller en Gijón con obreros y técnicos cualificados, relacionados con el vidrio y la loza, y con algunas presencias de miembros en Avilés. Este proyecto masónico de 1850 se viene abajo en apenas tres años por las presiones monárquicas y eclesiales, con lo cual terminará disolviéndose y sus jerarquías terminarán algunas de ellas en prisión en galeras, de las cuales se terminaran librando por la mediación del Gran Oriente de Francia y de su Gran Maestro el Príncipe Joaquim Murat.

Es una alarga historia que he contado en Las logias del Gran Oriente de Francia en Asturias (1850-2004).

A la región asturiana no volverá a renacer la Acacia hasta principios del último cuarto del siglo XIX, cuando los cambios políticos en el seno de la sociedad española que virará hacia un matizado progresismo permitan dicho retorno.

En ese momento (1871) tendremos una masonería que se irá nucleando en torno a las elites culturales e industriales y progresistas de la región, sin que ello signifique dejar de lado a una incipiente clase media compuesta por comerciantes y empleados que se reunirán bajo las columnas hirámicas, en general bajo el banderín de enganche de ese progresismo que van a encarnar los partidos políticos y organizaciones progresistas y republicanas, a las cuales unirán sus destino durante esos veinticinco últimos años del siglo XIX, las distintas organizaciones y logias que se va a implantando en Asturias.

Por otro lado, este incipiente desarrollo masónico asturiano de dicho último cuarto de siglo, podemos decir que tendrá una noción muy abierta en cuanto a la difusión e implantación del quehacer masónico en cuanto a lo territorial, y por tanto no será extraño ver florecer la Acacia, en territorios como Belmonte, Luarca, Navia, Bimenes, sin olvidar los dos grandes núcleos urbanos, que se constituyeron en verdaderos epicentros masónicos por excelencia, como fueron Gijón y Oviedo.

Sin embargo al observar ese reparto territorial, se observan algunas lagunas importantes, las cuales a dia de hoy no sabemos explicar, dado que por el ala Oriental astur, la presencia masónica concluye en Villaviciosa y Bimenes, y no entendemos la gran esterilidad que reúne en tono a los temas masónicos el Oriente astur, en cuyos territorios no se dio nunca, ni siquiera un intento de proyecto masónico, pese a las notables presencias de masones oriundos de esa zona como Manuel Cué, Argüelles el Divino, o el que fuera ministro en Puerto Rico Manuel Fernández Juncos, o el clan de Ribadesella de los Fernández Ruisanchez, y otros indianos.

Algo parecido pasó con las zonas mineras astures, aunque las circunstancias son distintas y se pueden vincular personajes de esas zonas en las logias ovetenses de la época, pero como digo las circunstancias sociales, territoriales y políticas son distintas, y este permite que se puedan aventurar hipótesis acerca de estas situaciones, pero nada más que especulaciones, pues no tenemos base documental, acerca de cómo con una masonería «abierta» a la expansión no traspasó determinadas barreras territoriales, aunque algunas claves podemos aventurar las cuales pueden venir de los desarrollos políticos –republicanos que se dieron en dichos territorios.

En general y como conclusiones del perfil de la masonería en Asturias entre 1871 y 1900, indicar que fue una masonería plural, con diverso tipo de Obediencias, ligadas en al progresismo y a los variados ideales republicanos, que su expansión vino a través de las elites sociales, industriales y comerciales, con una acción radial por buena parte del territorio, con referentes muy claros en cuanto a la proyección masónica, Juan Ríos en Oviedo, Álvarez Cascos en Luarca, Rafael Calzada en Navia. Etc.

El caso de Avilés en el Siglo XIX

En ese contexto, cuando abordamos el cuadro de implantaciones masónicas en Asturias en el siglo XIX, vemos que pese a la presencia de ciertas elites industriales reunidas en torno al puerto de Aviles y a los tinglados industriales que se desarrollaron en dicha zona , por lo general esa presencia masónica, se circunscribe únicamente a la ciudad, y a unos periodos muy concretos, y a través de unos determinados talleres.

A lo cual hay que sumar que nos tenemos gran información sobre dichos talleres, en concreto sobre los dos que se dieron entre 1879 y 1888, y sobre los que trabajó Victoria Hidalgo Nieto, que fue la gran pionera en el desarrollo historiográfico masónico en Asturias.

Dicha autora a la cual seguiré en su exposición y documentación, ya nos advierte «que la documentación es escasa, y que es casi que imposible rehacer su historia».

La Logia La Justicia (1879)

De esta logia se conoce su dato de fundación a través del Boletín Oficial del Gran Oriente Nacional de España del 30 de abril 1895, que recoge la noticia de que en Avilés fue fundada el 22 de enero de 1879.

La prueba de su área de influencia lo deja entrever la membresía que se reunía entorno a la logia en agosto de ese mismo años, cuya componente sociocultural era la siguiente: de los veintiuno miembros: siete eran industriales, cuatro empleados, tres abogados, dos comerciantes, un militar, un librero, un médico, un propietario y un vidriero. De entre todos ellos catorce residían en Avilés.

El aumento de miembros en la exponente clásica en aquellos momentos, ya que al año siguiente en 1880, ya contaba con treinta siete miembros, contando pues con 18 nuevas altas en apenas un año, y cuyas nuevas adquisiciones entraban en este clasificatorio: cuatro comerciantes, tres empelados, tres fabricantes. Etc..

Y aquí se acaba toda la historia de esta logia, de la cual ignoramos cual fue su desarrollo y su final, tal vez un trabajo prosopografico sobre su membresía pudiera arrojar algún dato más, pero en general esto es lo que nos aporta Victoria Hidalgo en su libro: La Masonería en Asturias en el siglo XIX (1985).

Tal vez un rastreo más meticuloso por otras fuentes masónicas, pudieran darnos algún datos más con relación a la logia, porque con respecto a los miembros sí que cruzando varios cuadros de miembros de otras logias, pues podemos ver su procedencia o su deriva una vez su logia abatió columnas.

Nombre/Apellidos
Nombre simbólico
Cargo en Logia
Fecha del cargo
Profesión
Año en logia
Arias Carbajal, Armando
Aranda


Propietario
1879
Arias Carbajal, Froilán
Jovellanos
Venerable
1879/1880
Abogado
1879/1880
Bango, Gregorio
Saavedra
1º Vigilante
1879/1880
Abogado
1879/1880
Baragaño, Dioniso
Porlier


Alférez Infanteria
1879/1880
Beze, Ernesto
Baynot


Aplanador
1880
Bock, Erneste
Voltaire


Vidriero
1880
Cuesta, Alejandro de la
Descartes
Tesorero y /MC
1879/1880
Comerciante
1879/1880
Cueto González, José
Argüelles


Propietario
1880
Chevenot, Agustín
Rousseau


Comerciante
1880
Duque, Anselmo
Lavoisier


Empelado Aduanas
1879/1880
Fernández, Armando
Calatrava


Ebanista
1880
Fernández, Rafael
Murillo
Arquitecto Revisor
1880
Industrial
1879/1880
Ferreros, Ramón
Arquímedes


Fabricante
1880
García, Indalecio
Vicente Paul
2º Vigilante
1879/1880
Librero
1879/1880
García Gonzalez, José
Castelar
Orador adjunto
1879
Industrial
1879/1880
García San Miguel, Eladio
Colón
2º Experto
1880
Abogado/Comerciante
1879/1880
García Somines, BenitoCarpintero1880
García Somines, David
Marx


Ingeniero mecánico
1880
García Somines, Galo
Belisario
Industrial
1879/1880
Girard, Juan Bautista
Enfantin


Aplanador
1880
González, Timancio
Padilla
Limosnero
1880
Industrial
1879/1880
González García, José
Garrido
G.Templo/ 1º Experto
1880
Industrial
1879/1880
González Llanos, Francisco
Campomanes


Estudiante
1880
Heres González, Agustín
Camoens
Hospitala/secretar
1879/1880
Industrial
1879/1880
Ibarra, Ramón
Cortés


Propietario
1880
Javaloy, Louis
Acuña


Empleado Aduanas
1879/1880
Lamboley, Louis
Petit


Empelado /vidrio
1880
Linares, José
Quevedo
Secretario
1879
Empleado/Aduanas
1879/1880
López Gutiérrez, Julián
Pelayo


Comerciante
1879
Martínez, Antonio
Morse


Empelado/Aduanas
1880
May, Juan
Urbino


Ebanista
1880
Plaza Castaños, José
Anaxagoras
Orador
1879/1880
Médico
1879/1880
Py, Joseph
Hugo


Aplanador
1880
Rodríguez Trabanco, Francisco
Cicerón


Comerciante
1880
Sicilia, Juan
Manzoni


Empleado
1879
Valle, Ángel del
Prim


Comerciante
1880
Vikel, Etienne
Fabricante
1880
Walter, Agustín
Thiers
M. Ceremonias
1880
Vidriero
1879/1880

Este es el listado que tenemos de los distintos miembros que se han registrado en esta logia, de la cual tenemos constancia de su existencia durante dos años (1879 y 1880).

Por otro lado los datos de quienes fueron sus oficiales, ya nos indican que a su vez fueron los impulsores de ese taller de Avilés, ya que como cabeza visible tenemos a Froilán Arias Carbajal, como Venerable los dos años, que se tienen registrados, pero no se tiene constancia de que estuviera en otras logias, o de donde podría provenir, en los mermados documentos que tenemos, solo hay tenemos constancia de que estuviera en esta logia, tanto el cómo su hermano.

La 1ª Vigilancia la ejercía Gregorio Bango, abogado que tendremos incardinado en la logia ovetense Nueva Luz, en 1886. Este fue profesor de la Escuela de artes y Oficios de Avilés.

La 2ª Vigilancia la ejercía el librero Indalecio García, que tenía su comercio en la calle Galiana, pero tuvo otros emplazamientos, y va participar en la logia Concordia también de Avilés.

El Orador, no era otro que el médico José Plaza Castaños que más tarde estaría en la otra logia avilesina. Este escribió Memoria del análisis cualitativo y cuantitativo de las aguas potables de Avilés, de algunas de sus inmediaciones y... (1878)

La secretaría la desempeñó José Linares, un empleado de Aduanas.

De la tesorería de la logia estaba al cargo del comerciante Alejandro de la Cuesta.

Y luego tenemos varios miembros que ya son un tanto más antiguos en masonería como Erneste Bock (Voltaire) al que tenemos en la logia gijonesa de Amigos de la Naturaleza y Humanidad (1871-1875).

En la logia participaran los notables Eladio García San Miguel, que fue Diputado Provincial, y hermano del Marqués de Teverga. Este falleció el 4 de diciembre de 1910.

Por otra parte tenemos a los hermanos García Somines, David ocupó varios puestos en la Escuela de Oficios de la Villa del Adelantado, y fue un activo concejal.

Francisco González Llanos, que ya estaba en la logia ovetense Nueva Luz, y participará en los dos proyectos masónicos avilesinos.

Aunque el más veterano de todos ellos será Louis Lamboley, vidriero y originario de Ronchange (Francia), este ya había estado en el primigenio taller gijonés de Los Amigos de la Naturaleza y Humanidad de 1853, y también estuvo en la segunda acción de recuperar este primer taller, que se levantó entre 1871-1875, ambos pertenecían al Gran Oriente de Francia.

Del quehacer de la logia, cuales fueron sus preocupaciones como nueva sociabilidad en la villa del Adelantado, nada sabemos, salvo lo expuesto, y algunos otros detalles que dejamos para que los trabaje el amigo Fernando del Busto. 

Expediente de la logia en el AMH 739-A-9

Víctor Guerra. Venerable de la logia Investigación Los Modernos

30 abril 2017

La masonería resiste en Avilés

Un grupo de masones en el taller de la logia El Progreso, la que cuenta en la actualidad con más avilesinos en sus filas.

Un grupo de masones en el taller de la logia El Progreso, la que cuenta en la actualidad con más avilesinos en sus filas. / ÁLEX PIÑA /Texto de FERNANDO DEL BUSTO, AVILÉS    el 30 abril 201708:55
  • Diez avilesinos pertenecen a las cuatro logias masónicas que hay en Asturias

Escribir sobre masonería siendo «profanos» no es una tarea fácil, pues hay mucho desconocimiento y bastantes prejuicios y mucho t´poicos de por medio, y que lo haga una periodista pues a veces más de los mismo, unido a la dificultad de los anonimatos, los enmudecimientos,  etc. lo que al final da como resultado una experiencia muchas veces frustrante para todos, entrevistados y entrevistador.

Por tanto cuando la prensa se acerca a la masonería siempre hay muchas reticencias, muchas esquina que no se doblan, y muchos rincones oscuros, Todo eso ha sido ampliamente esquivado por la labor de Fernando del Busto, que ha sabido abordar con seriedad y buena óptica y con distancia el tema, dando una pincelada al tema de los masones avilesinos, a los cuales este blog alguna vez he sacado a loa luz, y que este reportaje publicado en  LA VOZ DE AVILES, ha sido todo un acicate

Víctor Guerra

Avilés es una de las ciudades de Asturias que cuentan con un monumento masónico: el monolito situado en el parque de Las Meanas. Es lo que más sobresale de los masones avilesinos, un colectivo pequeño de unas diez personas que actualmente participan en las cuatro logias existentes en Asturias: Jovellanos,  (GLE) Estrella del Norte, GLFE)  El Progreso (DH)  y Rosario Acuña. (GOdF)

La cifra de masones avilesinos se puede considerar normal, habida cuenta que en toda la región su número ronda el centenar. El dato exacto es complicado de certificar, porque los integrantes de este movimiento que tiene más de filosófico, esotérico y cívico que de religioso, optan por la discreción y la prudencia. «El secreto nace con la masonería, pero en la actualidad se trata más de prudencia ante el qué dirán. Aún queda un resto de la represión franquista y la gente siempre es precabida», explica Víctor Guerra, hermano masón desde los noventa y uno de los pocos masones asturianos que hablan abiertamente, como también es el caso de Paulino Lorences o Pedro José Vila.

«Otras veces he salido, pero por temas familiares prefiero no hacerlo en esta ocasión», explica Mar, apodo masónico de una avilesina que actualmente es la Venerable Maestra de la logia El Progreso, que pertenece a la obediencia Derecho Humano. Este grupo es el que cuenta con mayor número de avilesinos en sus filas, cuatro personas. Además, otras tres se encuentran en proceso de incorporación.

Los masones se agrupan en organizaciones locales. Son las logias. Éstas se federan y forman una obediencia que respeta unos criterios y ritos similares. Derecho Humano es una obediencia nacida en Francia en 1893. Es mixta, no exige la creencia en un ser superior para pertenecer a ella y no cuenta con estructuras nacionales. Es una federación internacional donde cada país dispone de un representante en lo que denominan Consejo Supremo que se reúne cada tres meses en París. En la actualidad, este cargo lo ostenta en España Xuan, nombre simbólico, un masón avilesino iniciado en la masonería en 1995 y cuyo mandato vencerá el próximo mayo.

Xuan es de los escasos masones que, al menos en Avilés, dispone de antecedentes familiares. «Mi bisabuelo y mi abuelo eran masones. Yo lo tuve como un movimiento oscuro, sólo de hombres, un patriarcado de gente mayor y no me parecía interesante. Conocí a una persona que me habló de El Derecho Humano (DH) y me acerqué», comenta a LA VOZ.

No son los únicos masones avilesinos con responsabilidades, actuales o pasadas. En la logia Rosario Acuña, de la obediencia del Gran Oriente de Francia, (GOdF) su actual tesorero es Khana. Los avilesinos que acuden a las tenidas o reuniones masónicas en la Logia Jovellanos, de la Gran Logia de España (GLE), optan por su perfil discreto. «Hemos tenido experiencias desagradables en el pasado», explican a través del correo electrónico con el que respondieron a las preguntas de este periódico. «La pertenencia a una logia es algo que pertenece a la esfera íntima y cada uno decide si la revela o no», comentan. El panorama se completa con Estrella del Norte, de la Gran Logia Femenina de España, (GLFE) e integrada exclusivamente por mujeres, con una avilesina.

Además, existe un triángulo (una estructura más pequeña que la logia, generalmente de tres o cuatro personas) del Gran Priorato de España, pero donde no participa ninguna persona de la comarca.

Las personas acceden a la masonería de diferentes maneras. «Hoy en día, con las nuevas tecnologías es mucho más fácil. Mandan un correo y contactan con nosotros. Cuando yo me inicié era más complicado. A veces me ha pasado dar una charla y, al final, una persona me dice que quiere ser masón», comenta Pedro José Vila, de El Progreso. Y nunca hacen proselitismo.

La vida masónica
Los masones diferencian entre lo profano (todo lo que no pertenece a su mundo) y lo masónico. Una persona que quiera ser masón es profano, hasta que se convierta en masón. Ahí recibirá el primer grado: aprendiz. Posteriormente podrá solicitar ser compañero y, posteriormente maestro. Es el mayor grado que un masón puede alcanzar por voluntad propia, Desde ese momento, existe una escala (en función del rito que aplica cada logia) donde «los hermanos masones» son propuestos.

Para ser masón se exige ser mayor de edad. Algunas logias fijan el límite en los dieciocho años, aunque otras lo elevan para asegurar que es una persona con unos principios claros. Lo habitual viene a ser iniciarse entre los 30 y 40 años.

De manera general, las obediencias se dividen en dos grandes grupos: regulares y las liberales. La diferencia fundamental es que las primeras exigen creer en un ser supremo, no necesariamente el Dios cristiano, es suficiente con admitir el Arquitecto del Mundo.

En el movimiento liberal se considera la religión como un aspecto de la intimidad personal y no se exige ninguna creencia. Tan sólo capacidad de respetar y el convencimiento de mejorarse a sí mismo como persona para mejorar la humanidad.

«Son ideales masónicos, pero que en mis once años los he vivido. La masonería es una escuela de ciudadanía, ayuda a la mejora personal», asegura Mar. Convertirse en hermano masón obliga a un desembolso económico que oscila entre los 30 y 40 euros al mes.

En función de la logia (existe una gran autonomía y matices entre ellas) se solicita una cuota de inscripción y pueden terminar sus reuniones con el 'tronco de la viuda', la recogida de un dinero para obras sociales y un pequeño almuerzo. Aunque los masones con los que habló LA VOZ aseguran que «el dinero no es freno para ser masón. Durante la crisis, varios hermanos estuvieron en paro y la logia asumió su cuota», dice Pedro José Vila.

Cada aspirante será entrevistado en tres ocasiones por tres maestros distintos que, durante todo el proceso, no podrán hablar entre ellos. Las entrevistas abordan ámbitos concretos: un plano más personal (trabajo, quien es), sus ideas sobre filosofía y política y, por último, su concepción de la masonería y aspiraciones en ella.

Terminado ese proceso, los maestros informan al resto de integrantes de la logia. El aspirante vivirá su primer rito masónico: el pase bajo venda. El aspirante acudirá a un taller y entrará en él con los ojos vendados, de ahí su nombre. Los demás integrantes preguntarán todas las dudas a raíz de los informes.

Terminado el interrogatorio, se votará con bolas blancas y negras la aceptación o no del futuro aprendiz. «He visto de todo. Informes favorables que se rechazan y alguna persona a la que se veían aspectos negativos y se la acepta. Nunca se sabe lo que pasará», comenta Paulino Lorences, veterano masón de la Rosario Acuña. El desconocimiento de la masonería es una de las principales causas de rechazo. «He hecho pocos informes negativos: a unos ingleses que se mudaban a Asturias y buscaban un club social; a una persona que tenía una idea muy rara», comenta Vila. Lorences señala que «una vez vimos que buscaba aprovecharse económicamente con temas de brujería y lo desestimamos».

Dentro de la logia
Actualmente El Progreso es la única logia con solicitantes de la comarca. Tres, según indican. Cuando sean aceptados, deberán participar en las tenidas. Lo habitual es celebrar dos al mes. «Resulta muy complicado preparar más, no se resistiría el ritmo», comenta Mar. ¿Y de qué hablan los masones? De todo, con dos límites: religión y política. Aunque siempre respetando un método. Son encuentros alejados de la tertulia de bar.

Xuan explica su vivencia como «una evolución, con ilusiones y engaños. No es una estructura perfecta. Encontré lo que venía buscando. Es una vivencia personal para el encuentro con otros, de educación de ciudadanos».

En la actualidad, los talleres o sedes masónicas se encuentran en Gijón y en Oviedo. En La Calzada, comparten taller Rosario Acuña y Estrella del Norte. También en Gijón se encuentra la Logia Jovellanos. Oviedo acoge el taller de El Progreso.

En Avilés, en los años 90 del pasado siglo, los integrantes de la logia Amigos de la Naturaleza y Humanidad, de la Gran Logia Simbólica Española, celebraban sus tenidas en el San Félix, según recuerda Paulino Lorences, uno de sus cofundadores junto con Víctor Guerra, entre otros. «Alquilábamos una sala y nos encerrábamos en ella. No sé si los propietarios llegaron a sospechar algo o no, pero si lo hacían disimulaban muy bien», comenta Lorences, que destaca el espíritu progresista de la masonería. «Los masones somos un movimiento de origen burgués y progresista, no revolucionario. Respetamos las leyes y tratamos de mejorarlas. Nuestras tenidas siempre finalizan con un ¡Viva la Constitución!».

Durante la tenida se desarrollan ritos. Una búsqueda por internet permite acceder a todos. Apenas quedan secretos en el mundo masónico, aunque es cierto que a sus integrantes no les gusta desvelarlos.

Y es que, para un masón, un rito es iniciático, una experiencia única que, si conoce antes de vivirla, se desvirtualiza. «Cuando me propongan para mis próximos grados, no leeré el rito, porque lo que me interesa es vivirlo», asegura Vila.

Lorences defiende el rito como una manera de «desconectar del mundo exterior» y centrarse en el trabajo masónico. Al igual que los antiguos canteros, los masones aspiran a tallar la piedra de su personalidad. Es uno de los primeros símbolos. Otro símbolo son las espadas, que representa el honor.

Son claves que los aprendices aprenderán hasta que soliciten convertirse en compañeros. Normalmente, suele ser un año. Durante ese tiempo, solo hablarán en la logia si el Venerable Maestro o su máximo responsable lo autoriza. Y no está obligado. «Es una época importante en la formación porque, para hablar bien, primero hay que saber escuchar», concluye Lorences.

29 marzo 2017

La Masonería en Bimenes en el Siglo XIX

17362059_1031916983619732_3925267672708786797_n[4]
Introito

Ya cuando se publicó el libro de la Masonería en la Comarca de la Sidra,1 fue todo un bombazo, en unos lugares más que en otros, pues el trabajo prosopográfico de sacar a flote la memoria olvidada de mucho masones, de los cuales apenas se habían más datos que su nombre , pues en la zona digamos que se armó la de dios, como fue en Nava con la cita de Gustazo Acebo, Y Rafael Zapatero, ambos muy conocidos en la zona, y no digamos el lío que montó en una tierra como Villaviciosa.

Sacar a luz publica la existencia de casi 350 masones en esa Comarca de la Sidra, con abultadas membresías en concejos como Cabranes o Bimenes, fue todo un revulsivo, como lo ha sido la reciente charla que se efectuó en el Concejo Yerbato, con la puesta en valor de la existencia de Salvadora Rodríguez Vigón.

Si no hay más datos de algunos personajes, es porque no se quiso molestar a la familias con temas controvertidos, como la masonería,  y aunque no se crea, aún son heridas no cerradas y que son dolorosas para algunos familiares. Por tanto todo aquello que no está en los archivos, o voluntariamente facilitado por la familia, pues simplemente no está.

Por otro lado las autoridades administrativas y políticas el Concejo, en aquellos años, nunca estimaron pertinente que el Concejo acogiera una charla sobre la masonería, y es curioso, porque el socialismo tiene una larga presencia en las filas masónicas ya desde los socialistas utópicos, pero es más no se compró ningún lote de libros que yo sepa para las bibliotecas publicas  de  la Comarca, luego se fue comprando por parte de algunas de ellas, y na ayuda prometida mediante la compra de unos ejemplares fue ejecutada. Creo que solo hubo una presentación del tema y el libro en Villaviciosa  y por parte de la Asociación Cubera .

Puesto que el Concejo ha estado como interesado en que se basaba el trabajo de la masonería en el Concejo , le facilito el texto que redacté en su momento, amén de que hay alguna nota marginal, y sobre todo algún apunte sobre los masones del siglo XX, en Bimenes, que hubo alguno.

Víctor GUERRA.
 (1 ) este libro luego tendría una re-edición  en Masónica.es 

 LA MASONERIA EN BIMENES EN EL SIGLO XIX

El Concejo de Bimenes, está situado, como se expresa en algunos documentos pertenecientes a la masonería, en los Valles de Asturias, dicho concejo está ubicado entre los 43º 2´27´´ y los 43º,17´32´´ latitud N y los 01º 55´8´´ y los 01º 49´2´´ latitud O de Madrid, es decir, en la zona centro-suroriental de la región asturiana.

En ese contexto geográfico, y en uno más prosaico como el económico, Bimenes oscilaba entre el desarrollo agrario en un primer término, y la combinación con la incipiente industria minera, que le da al Concejo una singular idiosincrasia combativa tanto en lo ideológico como en lo social; tal vez en ese contexto pueda explicarse como es posible el levantamiento de columnas masónicas en este apartado rincón, dando origen a una logia como la Respetable Logia Simbólica Luz de Bimenes.

Dicha logia se inspira en ese período de ilustración que sé da en la Asturias, con Jovellanos a la cabeza seguido de una serie de ilustrados como Argüelles “el Divino”, Flórez Estrada. Más tarde esa tradición será secundada por la presencia dentro de los primeros talleres masónicos de pensadores y hombres tremendamente inquietos, donde cabe destacar no solo a Fermín Canella, los García Somines o Braulio Vigón, sino aquellos otros que estando fuera de las logias creaban “modelo de conducta y comportamiento”, cuya trayectoria estaba a su vez muy cercana a los perfiles masónicos, en los cuales a veces se les encuadraba sin tener en principio nada que ver con la masonería, salvo su inquietud personal, y que los distintos ideales que profesaban y, cómo no, los lazos de amistad con reconocidos francmasones, a veces les hacía pasar por tales.

Entre estos hombre considerados como perfiles paramasónicos se encontraban Felix Aramburu, Adolfo Posada, o el propio Rafael Altamira,[i] cuyas ideas de igualitarismo y republicanismo impregnan a la sociedad en general y a los movimientos asturianos más progresistas, entre los que se encontraban los talleres masónicos.

Del taller simbólico Luz de Bimenes nº 87 no tenemos más referencia que la aportada por la historiadora  Victoria Hidalgo en su trabajo sobre la masonería, donde nos dice que es un taller de escasa vida, dependiente de la Gran Logia Simbólica Española del Rito Menphis y Mizrain [ii].

Tal obediencia estaba inspirada en la denominada masonería egipciaca, y ello conlleva la creación de un nuevo Gran Oriente bajo un Rito, hasta ese momento desconocido en la península, con una proyección exterior un tanto singular y muy politizada, donde prima la preocupación por los problemas sociales, dentro de una órbita burguesa reformista con notables inclinaciones republicanas federalistas,  apostando por una decidida inclinación hacia la igualdad de la mujer. Dicha masonería no será bien vista por el resto de las masonerías, pero se constituye como una auténtica alternativa, y por tanto como una ventana abierta a los nuevos tiempos.

En Asturias dicho Gran Logia, contaba con efectivos de cierta importancia, pues tenía como logias dependientes de su Oriente a la ya citada de Bimenes, más la logia Perla del Cantábrico, que como curriculun vitae presenta un balance de 16 miembros y un año de vida, también dependiente de este Oriente, había un Capítulo [iii] en Gijón y otro en Oviedo [iv], de los cuales ignoramos su composición y trabajos. Del cuadro lógico de la Perla del Cantábrico sorprende encontrar a un militar: Arturo García Lerroux, hermano del presidente masón Alejandro García Lerroux.

La logia Luz de Bimenes, cuyo cuadro lógico, se nos aporta,  que está compuesto por cinco miembros, entre los que se detecta la presencia de una mujer, Salvadora Rodríguez Vigón, una de las dos mujeres que encontraremos dentro de los talleres masónicos asturianos durante todo el siglo XIX; la otra es Eulalia Menéndez Vizcaíno, que en 1888 trabaja en el seno de la ovetense logia Juan González Río.

Esta cuestión de la presencia de ambas mujeres en los talleres masónicos es de mucha importancia, puesto que no se trataba de logias de adopción,[v] en las cuales estaban adscritas las mujeres del siglo XIX.
Pero si bien podía tolerarse la presencia de una mujer en una obediencia como la que auspiciaba al taller yerbato[vi], que hubiera otra en la una logia como la ilustrada logia Juan González Río, que no profesaba un Rito tan avanzado llama la atención.

Aunque la sorpresa de la presencia de Salvadora R. Vigón, en un taller tan avanzado no sería tanto si estuviera en ciudad, pero que ello se dé en un taller en una pequeña villa, con una sociedad tan cerrada como la de Bimenes es cuando menos atrevido.

Lo que demuestra no sólo la valentía personal, sino lo progresista y democrático de los talleres masónicos al dar cabida dentro de sus cuadros al elemento femenino, que por otra parte no hacían nada más que empatar con las distintas corrientes del movimiento emancipativo que se estaba dando a finales de siglo, y que buscaron en ocasiones la alianza y el cobijo tanto de los círculos librepensadores como de las logias masónicas, como fue el caso de los talleres Constancia de Madrid,o Hijas de la Regeneración en Cádiz. etc.[vii]

Hay que aclarar que el taller de Bimenes estaba bajo los auspicios de una obediencia progresista en la cual tuvo mucho que ver un venerable maestro, el italiano Garibaldi, que ya en aquellos tiempos criticaba el retraso social que significaba negarse a la enmacipación femenina; aunque en la Asturias rural pudiera sonar un tanto lejanos esos sones, no lo eran en las urbes industriales, pues por esas mismas fechas tenemos a una sufragista como Rosario Acuña, reconocida francmasona y librepensadora, iniciada en Alicante, con residencia en Gijón, que estaba en sintonía con aquellas otras mujeres de la logia Creación del Grande Oriente Español que se expresaban de esta forma:

“ EL fin de la masonería es el perfeccionamiento social y en particular la emancipación de la mujer, Para lograrlo resulta indispensable que la mujer, parte integrante y factor clave de la humanidad, aporte sus propios esfuerzos con miras de impulsar esta evolución favorable a su sexo. Y aunque no se den hoy las condiciones necesarias para ello, las conseguirán por medio de la instrucción. La mujer podrá así desarrollar sus fuerzas intelectuales y llegará a conocer sus derechos y deberes para con la humanidad”[viii].

Es esta proclamación de 1889, junto con el de la instrucción a los más necesitados, será uno de los temas principales de la masonería no sólo española, sino internacional, durante el siglo XIX.

Logia Simbólica Luz de Bimenes nº 87

Nombre y apellidos Profesión Años
Bernardo Montes Iglesias
Militar 1892
José Linares Lobato 1892
Antonio Cerujedo Carbajal 1892
Manuel Rodríguez 1892
Salvadora Rodríguez Vigón Sus ocupaciones 1892

En el cuadro lógico [ix] de miembros de la Luz de Bimenes, encontramos a un viejo masón que debió ser el alma mater de la logia, éste era Bernardo Montes Iglesias un militar, Teniente de Infantería que proviene de la logia Juan González Río de Oviedo donde lo encontramos con el simbólico de “Ordoño” entre 1881 y 1888, donde obtiene el grado de Soberano Príncipe Rosacruz (18º), pasando más tarde a formar parte de la logia La Perla del Cantábrico, y dar vida paralelamente a la logia Luz de Bimenes, todo ello en muy corto espacio de tiempo

¿ Qué estaba pasando? A juzgar por las fechas, se trata de una doble afiliación o pertenencia, cuestión muy típica en la masonería, se pertenece a una logia mientras se ayuda a levantar columnas a otra, de la cual al final se forma parte.

Eso fue lo que debió pasar, salvo que tras la publicación del Boletín de Procedimientos del Soberano Gran Consejo General Ibérico del 14 de febrero de 1892, donde se da noticia de las altas y bajas de los miembros de la logia Perla del Cantábrico, (entre los que se encuentra Montes Iglesias), y el boletín del 21 de Febrero, en que se da noticia de la constitución de la logia Luz Bimenes nº 87, la logia Perla del Cantábrico ya hubiera fenecido o estuviera a punto de sucederle de un momento a otro.

Puesto que además, ninguna de las dos logias de tal obediencia se dejan ver en el año 1892, que no pasa desapercibido para la familia masónica.

En concreto para algunas masonerías como la Gran Logia Simbólica, puesto que en ese año se celebraba el IV Centenario del Descubrimiento de América, y dadas la componente americana de la masonería española, donde a decir de algunos autores: del total de aproximadamente 1.762 logias que se formaron entre 1868 y finales de siglo, la quinta parte lo fueron en ultramar.

Este IV Centenario fue celebrado por la masonería española en los día 25, 26 y 27 de Noviembre y entre los talleres que asisten no se encuentran los dos logias asturianas, registrándose la presencia de otras dos logias del mimo Oriente, pertenecientes a la provincia de León.

Efectivamente el declive que ya debía estar cebándose en las logias Perla del Cantábrico y la recién levantada Luz de Bimenes, poca disposición podían tener como para enviar una delegación a tal evento.

Con relación a la logia Luz de Bimenes, nada sabemos de los componentes de este taller, salvo que Bernardo Montes Iglesias, que era compañero de armas de los francmasones: Elvira Prida, natural de Libardón, y de Arturo García Lerroux.

Los archivos municipales de Bimenes tampoco nos aportan o indican razón alguna de un acuartelamiento en esa zona, ni dan noticia de militares destacados o residentes en dicho Concejo. Las hipótesis para disipar la duda es que algunos fueran nada más que residentes de forma temporal en el concejo, o fuera un natural de este queriendo dejar en su tierra cierta huella,  y tal vez eso sirva para explicar el porqué, salvo la mujer, no aparece ningún otro miembro en los registros municipales.

¿ Cómo es posible que un militar funde un pequeño taller en un Concejo tan apartado como Bimenes? Esta será pues una de esas dudas a despejar, y más cuando en ese taller existe un miembro de condición femenina: Salvadora Carmen Rodríguez Vigón, por sus papeles eclesiásticos: partidas de bautismo y matrimonios[x], sabemos que era hija de Manuel Rodríguez Rodríguez, natural de Valdesoto, y de Josefina Vigón Llamedo natural de Cuestaverniz, ésta última aldea pertenecía a la parroquia del Concejo de San Emeterio ( Bimenes) en la cual nace Salvadora el 14 de Marzo de 1864, y como tal es vecina de Bimenes.

Contrae matrimonio en 1888 con José García Piñera, natural de la misma parroquia, aunque no obtuvo del padre, “el consejo matrimonial positivo, razón por la estuvo en depósito el tiempo legal.”
Apenas pasan seis años cuando de nuevo la vemos sobre el altar, pues ha quedado viuda y contrae matrimonio de nuevo en 1894, con Vicente Canteli Campal aunque pocos datos más se pueden aportar al respecto, puesto que los archivos municipales y parte de los parroquiales fueron quemados durante la Guerra Civil.

Los pocos registros existentes en el Archivo Municipal de Bimenes con respecto a esa época, nos dicen que entre los años 1910 y 1912, Salvadora está pleiteando en diversos casos por falta del recibo de deudas, o bien por la falta de pago en el arrendamiento de sus fincas, [xi] y acude en demanda de los tribunales municipales para recabar los dineros adeudados.

En esos pleitos actúa con el poder de su marido, Vicente Canteli Campal, que no pertenece a la masonería, y que unos pocos años antes, exactamente en el año en que se constata la presencia del taller masónico en Bimenes (1892), aún faltarían dos años para que se casase con él, lo encontramos en los archivos municipales, concretamente en el Padrón de Incorporaciones a Filas, pidiendo se le considere como exento de la milicia por tener que cuidar de sus padres, cuestión que logra dada la situación de su familia.

Otra duda que entra en juego. ¿Es sí Manuel Rodríguez, del cual no se aportan más datos y que está inscrito en el taller de Bimenes es el padre de Salvadora, y es el mismo que aparece en la logia Juan González Río con el simbólico de “Robespierre en 1983 también sin más datos de apellidos y profesión.?

Ese vacío documental con respecto a este avanzado taller, nos impide también saber cuáles fueron los trabajos que desarrolló dicho la logia en un Concejo, tan activo socialmente como Bimenes, que ya en el siglo XIX contaba con una intensa vida cultural. La única noticia que volvemos a tener de que haya vecinos de este Concejo que estén adscritos a otras logias de la región es ya en el siglo XX.

CONCLUSIONES    RECAPITULACIÓN  EN EL 2107

Como resumen indicar que Luz de Bimenes, fue una taller, que más bien se le llame logia, sería un triángulo, menos de 7 miembros, el cual no parecía tener mucho futuro o proyección, ya que su mentor no acudió en busca de otros hermanos masones, oriundos de zonas aledañas para que le ayudaran a consolidar su grupo, tal vez el estar auspiciado a una Gran Logia tan singular Gran Logia Simbólica Española del Rito Menphis y Mizrain , ya era toda una losa, primero porque su presencia en Asturias era muy escasa, y luego porque no todos los masones estaban por la inclusión de una mujer en los trabajos masónicos, en esto fue rompedora la logia Luz de Bimenes, otra cosa es saber cuanta gente sabía de esta novedad.

En Bimenes creo que esa presencia de una logia, no la conocía nadie, que yo sepa nadie se hizo eco de la existencia de masones en la zona, no  hay informes policiales, no ha citas en la prensa regional “amiga o antimasónica, no hay citas  entre los diversos curatos y el arzobispado de Oviedo, porque se haya dado la existencia de un taller masónico.

Por no tener no tenemos ni noticia alguna acerca , de ¿cuanto duró, o si tuvo varias reuniones, y en dónde…?  la clave pasa  en parte por escudriñar la figura, no de Salvadora, pues esta tiene el recorrido que tiene, que es eminentemente profano, estuvo en ese taller, se la inició masona, no sabemos por quien, ni en donde… y por circunstancias se hizo masona, cuando su  realidad personal y social era complicada, madre soltera , con 28 años…

Por eso la clave es Bernardo Montes Iglesias,  que es el alma mater que levanta el taller en Bimenes, y a partir de situarle adecuadamente, se puede hacer alguna otra cábala de los movimientos que dieron via libre  a Luz de Bimenes.

Estamos, por tanto ante un taller, accidental? no es Logia, tuvo una presencia menor a un año, no dejó actas, y material alguno del cual podamos tirar para ver que era lo que se esperaba de tal grupo, y desde luego no tuvo, a mi juicio, ningún peso en el concejo yerbato, al revés de otras significadas logias , tanto ovetenses como gijonesas, incluso de Luarca y Navia que si tuvieron proyección como tales sociabilidades, llegando a  tener un periódico masónico-republicano como La Verdad.

La presencia de Salvadora Rodríguez Vigón, todo hace pensar que fue circunstancial, sin que sepamos el motivo de su presencia, bien por el grado de amistad o parentesco, y lo que es evidente, que tampoco siguió en masonería, aunque tampoco se le hubiera dejado hueco en otras logias de otros Orientes, y en la masonería del siglo XX, es evidente que no tendría hueco como tampoco lo tuvo Rosario de Acuña.
Una cosa curiosa es que pese a que murió a avanzada edad, no parece que fuera encausada en la Causa General  155,  puesto que debió pasar desapercibida para las autoridades represoras del régimen franquista, tampoco sabemos si tuvo contacto con el masón y secretario del Ayuntamiento de Bimenes, que fue masón en el siglo XX, es de imaginar que tampoco.  

Esta esa la realidad, o al menos lo que se puede conjeturar con los datos que tenemos en las manos, y por tanto ese titular de que la masonería luchó por las libertades de las mujeres en el Concejo, no es acertado,  salvo que alguien tenga datos de esa certeza de proyección masónica en el seno de la sociedad yerbata, pero  creo que dada la poca consistencia del taller, su composición , etc, creo que ese tema es más un deseo del siglo XXI que una realidad de finales del siglo XIX, en cuyas fechas se estaban perdiendo las colonias y se le echaba la culpa a la masonería.



[i] De hecho hay un trabajo sobre Rafael Altamira, de Rafael Asín Vergara: “ Relaciones e influencias entre masonería y la Institución Libre de Enseñanza: el caso de Rafel Altamira., Publicado en el libro La Masonería en la España del Siglo XX (VII Symposiun Internacional de Historia de la Masonería Española. Toledo 1995. Personalmente sostengo que es muy probable que el periplo americanista de Rafael Altamira sea más bien obra de un masón como Fermín Canella, en cooperación con las entidades masónicas americanas. Bajo ese prisma es posible entender algunas cuestiones de ese viaje y sus repercusiones.
[ii] Dicha Obediencia data su creación de 1887, puede consultarse el excelente trabajo de Pedro Alvarez Lázaro “ La masonería, escuela de formación del ciudadano. Universidad Pontificia de Comillas
[iii] Capítulo Nombre que reciben los talleres capitulares en los grados filosóficos.
[iv] El capítulo que aquí se cita es el Juan de Padilla, e ignoramos que Logia era la radicada en Gijón.
[v] Logia de Adopción o de Damas, se llama así al taller que está compuesto exclusivamente por mujeres, pero que tenían que estar bajo la protección de un taller simbólico regular (masculino) que velaba y atendía sus trabajos. (Diccionario de Francmasonería . J.C. Daza.)
[vi] Denominación que reciben los originarios de Bimenes
[vii] Hay un excelente trabajo sobre la Mujer en la masonería con abundante bibliografía en el libro de Pedro Alvarez Lázaro “La masonería escuela de formación del ciudadano” Edit. Universidad Pontificia de Comillas 1998.
[viii] Esta cita está tomada de Francesca Vigni sobre: Emancipación femenina y masonería a fines del XIX y en siglo XX, publicado en el tomo I , del VII Symposiun Internacional de Historia de la Masonería Española. Toledo 1995
[ix] Se denomina así al listado de masones que constituyen la logia
[x] Datos facilitados por el Párroco José Manuel Fueyo, de la Parroquia de San Emeterio de Bimenes
[xi] Pleito contra Celestino Montes con fecha del 24 de 1910 "Juicio verbal" Ref. 4200, 293, 3193. Archivo Municipal de Bimenes. "Juicio verbal" Ref. 4200, 295 , 3296 . Archivo Municipal de Bimenes

Víctor Guerra. MM.:. Historiador de la Masonería 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...